14.12.11

(165) De Cristo o del mundo -VII. La gran Catedral profanada

–Emplea usted imágenes muy fuertes y palabras muy duras.

–Ya mostré y demostré que este lenguaje claro y fuerte es el de Cristo, los Apóstoles y los santos (24-32). Y aún siendo así son muchos los que no entienden ni reciben este lenguaje. Calcule, pues, qué entenderán y aceptarán si se les habla confusa y débilmente.

Si ustedes vieran un día una Catedral convertida en un night club –por el acabamiento de sus fieles o por las agresiones de poderes políticos o por otras causas– se quedarían tremendamente doloridos y espantados ¿no?… Pues miren al mundo, y ya pueden dolerse y espantarse, porque motivos para ello no faltan. Miren al mundo actual y al de siempre, y no sean de aquellos que «miran y no ven» (Mt 13,13).

El mundo secular es como una grandiosa Catedral que ha sido profanada y degradada. La gran Catedral del mundo fue creada para la glorificación de Dios y la santificación de los hombres en la paz y la alegría. Fue creada como un mundo maravilloso, como una obra digna de su Autor divino. Y ya se comprende que, si «Dios vió todo lo que había hecho, y era muy bueno» (Gen 1,31), no hay palabras humanas capaces de calificar la bondad y belleza del mundo. Aún después del pecado conserva muchos rasgos de su formidable majestad originaria.

Leer más... »

7.12.11

(164) De Cristo o del mundo –VI. A Jesús le duele el mundo, y es libre de él

–Eso de que a Cristo le duele el mundo no lo entiendo.

–Lea el artículo completo y quizá lo entienda. Puede también intervenir en la Sala de Comentarios.


Mundo pecador. Ya comprobamos cómo los Evangelios muestran que el pecado del mundo causa en Cristo un horror permanente (163). Ve un mundo configurado por la desobediencia a los mandamientos de Dios, manifestados en la naturaleza y en la Revelación. Ve un mundo que, sujetado a la arbitrariedad humana, ha sido robado por el hombre a Dios. El Rey del mundo es el hombre, no Dios, y puede disponer de él como quiera, con libertad ilimitada. Es el hombre, no Dios, quien debe decidir qué es bueno y que es malo. Pues bien, sigamos contemplando la relación de Cristo con el mundo, para conocer así cuáles deben ser hacia el mundo los pensamientos, sentimientos y actitudes de los cristianos.

Leer más... »

2.12.11

(163) De Cristo o del mundo –V. Jesús, el hombre más sufriente de este mundo

–Perdone, pero yo creo que cuando se inicia una serie de artículos, lo que hay que hacer es…

–Ya, ya, sí: escribirlos en forma continua. Pero hay circunstancias que a veces aconsejan lo contrario. Tranquilo.

En esta serie tratamos de conocer bien cómo debemos los cristianos pensar y sentir del mundo en el que vivimos, y cómo debemos situarnos en él. Para ello lo que más nos importa es ver la relación de Cristo con el mundo, pues ésa ha de ser la nuestra. Hemos de sentir sus mismos sentimientos. Él nos ha dado el ejemplo para que sigamos sus pasos. Y ya vimos (162) que Jesús es el hombre más feliz del mundo. Hoy completamos nuestra contemplación considerando que Él ha sido el hombre más sufriente de toda la humanidad. Y cuando los cristianos pensamos en los dolores de Cristo los concentramos con frecuencia en su Cruz, pero no pensamos tanto en los sufrimientos permanentes de su vida. El amor que le tenemos nos obliga ahora a contemplarlos.

Leer más... »

30.11.11

27.11.11