18.08.21

(654) Elogio y defensa de la Misa de S. Pío V

–¿Celebró usted alguna vez la Misa antigua?

–Recién ordenado, la celebré siete años.

Ya vimos en (653) Elogio y defensa de la Misa de S. Pablo VI. Hago ahora el elogio y defensa de la Misa de San Pío V

Génesis primera del Misal tradicional

Jesucristo instituyó la Eucaristía en la Última Cena, en el contexto de la Cena Pascual judía, con variaciones considerables, tal como lo narran los Evangelistas (Mt 26,26-29; Mc 14,22-25; Lc 22,19-20) y San Pablo (1Cor 11,23-26). Tomó en sus manos el pan y el cáliz con vino, los bendijo, los consagró como carne y sangre suya, y los dio en comunión a los Apóstoles. «Haced esto en memoria mía». Pronunció un largo y grandioso discurso, recogido por San Juan (Jn 14-17). «Levantaos, vámonos de aquí» (14,31). Y con Pedro, Santiago y Juan se fueron a Getsemaní.

Leer más... »

11.08.21

(653) Elogio y defensa de la Misa de S. Pablo VI

–Con la Traditionis Custodes se ha armado un buen lío…

–Así es. Yo publico ahora esto, y proyecto otros dos artículos. Sea lo que Dios me conceda.

 

Precedentes históricos de cambios (a grandes rasgos)

(En realidad, a los «grandes rasgos» habría que llamarlos «pequeños rasgos»).

La historia da grandes bandazos alternantes a un lado y al otro, como bien sabemos. Veámoslo en Roma, como ejemplo típico. –Con la expulsión de último rey (509 a.Cto.), se terminó la Monarquía (uno). –Y se inició la República (todos), Senatus Populusque Romanus, que duró algo menos de tres siglos, y que acabó en un caos de guerras civiles. –Después de la Dictadura de Julio César (100-44 a.Cto), –comenzó el Imperio romano que se inició con el emperador Octavio (27 a.Cto.) (uno), y que duró unos cinco siglos, cayendo por las invasiones bárbaras (476 d.Cto)…

Leer más... »

4.08.21

(652) El Santo Cura de Ars


–Danos, Señor, sacerdotes
–¡Danos sacerdotes santos!

–Jesús salvará al pueblo de sus pecados

«Un ángel del Señor le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María, tu esposa, porque lo que ella ha concebido es del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará de sus pecados al pueblo» (Mt 1,20-21). Y Juan Bautista, al bautizar a Jesús junto al río Jordán, lo presentó a los penitentes que habían venido a recibir de Juan el bautismo: «Éste es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo» (Jn 1,29).

Leer más... »

28.07.21

(651) Vendemos todo, para tener a Jesucristo

Ése es el Evangelio de hoy, miércoles de la 17ª semana.

–Sí, ya me he dado cuenta al celebrar la Misa.

Pues sí, al celebrar temprano la Misa con la comunidad que atiendo he leído este Evangelio:

«En aquel tiempo dijo Jesús a la gente: “El Reino de los cielos se parece a un tesoro escondido en el campo; el que lo encuentra, lo vuelve a esconder, y, lleno de alegría, va a vender todo lo que tiene y compra el campo» (Mt 13,44). Y en la breve homilía que suelo predicar cada día les he dicho más o menos lo que sigue, y que ahora escribo a vuelapluma.

Leer más... »

14.07.21

(650) Ángeles, y 7. -Finalmente

Ghirlandaio - Virgen y Niño, ángeles y santos

–Parece increíble que muchos teólogos, incluso los especializados en espiritualidad, ignoren tanto a los ángeles.

–Algunos hay que se parecen al autor hipotético de un libro de 450 páginas sobre estrategias militares, que dedicara al Arma de la Aviación un nota de tres líneas a pie de página. ¡Y es sin duda en la guerra el Arma más fuerte y decisiva!

 

Termino esta serie sobre los Ángeles con algunas aclaraciones y complementos que pueden ayudar a los más interesados en el tema. Este artículo final se ha visto ayudado en varios puntos por el estudio del jesuita luxemburgués P. Joseph Duhr (1885-?): –Anges, voz del Dictionnaire de Spiritualité - Ascétique et Mystique - Doctrine et Histoire (Beauchesne, Paris 1937, tome I, col. 580-625).

Leer más... »