¿Sola Escritura? (3)

3. “Sola fe”

Tiempo después, Scott Hahn realizó otro importante descubrimiento:

“descubrí que en ningún lugar enseñó San Pablo que nos salvamos sólo por la fe. El “por la sola fe” (sola fide) no estaba en la Escritura. […]

Para muchos, este hecho no parecería capaz de provocar una gran crisis, pero para alguien empapado de protestantismo y convencido de que el cristianismo dependía de la doctrina de sólo por la fe (sola fide), esto significaba que el mundo se venía abajo.

Recordaba lo que uno de mis teólogos favoritos, el Dr. Gerstner, había dicho una vez en clase: que si los protestantes estaban errados en lo de sola fide y la Iglesia católica tenía razón al sostener que nos salvamos por la fe y las obras, “yo estaría mañana mismo de rodillas delante del Vaticano para hacer penitencia”. […]

En efecto, toda la Reforma protestante nacía de esa diferencia. Lutero y Calvino habían afirmado frecuentemente que éste era el artículo sobre el cual la Iglesia de Roma se levantaba o se caía; para ellos, ése era el motivo por el cual la Iglesia católica había caído y el protestantismo se levantó de sus cenizas. Sola fide fue el principio esencial de la Reforma y yo estaba llegando ahora al convencimiento de que San Pablo nunca lo enseñó.

En la Carta de Santiago 2,24, la Biblia enseña que “el hombre se justifica por las obras, y no sólo por la fe”. Además, San Pablo dice en I Corintios 13,2: “Aunque tenga una fe capaz de mover montañas, si no tengo caridad, no soy nada”.

Para mí supuso una transformación traumática tener que reconocer que en este punto Lutero estaba fundamentalmente equivocado.”

(Scott y Kimberly Hahn, Roma, dulce hogar. Nuestro camino al catolicismo, Ediciones Rialp, Madrid 2001, pp. 46-48).

Acerca de este punto, Kimberley añade lo siguiente:

“Poco a poco llegamos a convencernos de que Martín Lutero había dejado que sus convicciones teológicas personales contradijeran la propia Biblia, a la cual supuestamente había decidido obedecer en lugar de a la Iglesia católica. Él había declarado que la persona no se justifica por la fe obrando en el amor, sino sólo por la fe. Llegó incluso a añadir la palabra “solamente” después de la palabra “justificado” en su traducción alemana de Romanos 3,28 y llamó a la Carta de Santiago “epístola falsificada” porque Santiago dice explícitamente: “Veis que por las obras se justifica el hombre y no sólo por la fe”.

De nuevo, y por mucho que nos extrañara, la Iglesia católica tenía razón en un punto fundamental de la doctrina”
(Ídem, p. 57).

Daniel Iglesias Grèzes


InfoCatólica necesita vuestra ayuda

Haz click aquí

4 comentarios

  
Ricardo de Argentina
Había una buena parte de los príncipes alemanes que consideraban a Roma un estorbo para sus ambiciones, continuando la vieja rencilla que tantas veces confrontó al imperio germánico con el Papado. Así las cosas, Lutero les "vende" la excusa que estaban necesitando y ellos la "compran" con todo entusiasmo y la imponen a sangre y fuego, dando inicio a un régimen totalitario desvinculado de frenos morales, cuya primera manifestación fue la masacre de los campesinos sublevados a causa de sus abusos, y la última, el nazismo.
09/12/10 12:54 PM
  
Francisco Javier
No es que San Pablo dijera en "Romanos" que solo la Fe justifica...

En parte tenía razón porque San Pablo hablaba de que la Fe en Cristo justificaba, y no la ley. Solo la fe.

Y es cierto, la ley judía no justifica: "impureza de la mujer por la mestruación", "circunsición al hombre", "prohibición de hacer cosas en sábado"...

Esta es la ley de la carne que dice San Pablo que no justifica y por eso pone toda su esperanza y FE en Cristo ¡¡que sí justifica!!

Ahora bien, San Pablo se refería a la ley mosaica y sus preceptos... pero no ni al Amor (como bien hace hincapié el artículo) ni a los Mandamientos.

Lutero estaba completamente equivocado.

---

DIG: Romanos 3,28 dice: "Porque pensamos que el hombre es justificado por la fe, sin las obras de la ley."

Lutero, en su traducción de la Biblia al alemán, agregó por su cuenta un "solamente" ("solamente por la fe"), que no está en el texto bíblico, y que lo tergiversa, para hacerlo concordar con el punto central de su teología personal: la justificación por la sola fe.

Que esa doctrina luterana es contraria al Evangelio se ve fácilmente, por ejemplo, en la parábola del juicio final (Mateo 25).
09/12/10 4:43 PM
  
Mariano (Argentina)
Es verdad lo que dice Francisco Javier. Incluso, hay una homilía de Benedicto XVI del año pasado o del anterior, donde explica este error de Lutero muy claramente.
09/12/10 11:45 PM
  
Luis López
"pecca fortiter, sed crede fortius", peca fuertemente, pero cree más fuertemente aún (Lutero)

Y un individuo que ha evacuado estupideces como la anterior, ha producido el cisma más importante de la Iglesia de la era moderna. Ver para creer.
10/12/10 10:00 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.