3.08.22

La Religión del Anticristo

El Cardenal Biffi predicó el retiro de cuaresma de 2007, al que asistieron el papa Benedicto XVI y la Curia Romana, y en él, disertó sobre el pensamiento de Vladimir Soloviev. El cardenal Biffi explicó la figura del Anticristo, según el texto del escritor ruso y advirtió sobre «el peligro que los cristianos corren en nuestros días»: «el Hijo de Dios no puede ser reducido a una serie de buenos proyectos homologables con la mentalidad mundana dominante».

El predicador de los ejercicios precisó que «hay valores relativos, como la solidaridad, el amor por la paz y el respeto por la naturaleza. Si estos se convierten en absolutos, desarraigando o incluso oponiéndose al anuncio del hecho de la Salvación, entonces estos valores se convierten en instigación a la idolatría y en obstáculos en el camino de la Salvación».

Efectivamente, según Soloviev, «el Anticristo se presenta como pacifista, ecologista y ecumenista». El Anticristo nos lo ofrece todo: bienestar, paz, amor, seguridad, el fin de las guerras, la fraternidad universal… Pero todo, a cambio de renunciar a Cristo.

El Emperador de El Relato del Anticristo de Soloviev le pregunta al remanente fiel que se mantiene firme en la fe después de que la mayoría de los crisitanos hubiera apostatado:

«¿Qué cosa es para vosotros lo más valioso en el cristianismo?»

Ante esto el Anciano Juan se levantó como una blanca llama y respondió pausadamente:

«¡Gran Emperador! Para nosotros lo más precioso en el cristianismo es Cristo mismo. Él mismo, ya que todo viene de Él, porque sabemos que en el Verbo encarnado habita toda la plenitud de la Divinidad. Mi señor, nosotros estaríamos prestos para recibir cualquier regalo vuestro si tan sólo reconociéramos que vuestra generosidad proviene de las benditas manos de Cristo. Nuestra cándida respuesta a su pregunta sobre qué puede hacer por nosotros es ésta: confiese ahora y delante de nosotros que Jesucristo es el Hijo de Dios, que se ha hecho carne, que resucitó de entre los muertos y regresará nuevamente; confiese su nombre y nosotros lo recibiremos con amor como precursor de su Segunda Venida gloriosa».

El Nuevo Orden Mundial representa exactamente los valores del Anticristo. Nosotros tenemos un solo Señor: Jesucristo. Los superhombres modernos se quieren autónomos y no admiten la soberanía de Dios sobre sus vidas ni sobre la sociedad. Rechazan a Cristo, rechazan los mandamientos de la Ley de Dios. No obedecen a Dios, igual que nuestros primeros padres, y llenos de soberbia, dictan sus leyes inicuas, violando las leyes sagradas: divorcio, aborto, eutanasia…

Leer más... »

31.07.22

Felicidad y Bien Común

Todos queremos ser felices. Todos queremos vivir en paz. Todos ansiamos un mundo donde reine la justicia, sin guerras, sin corrupción, sin violaciones; sin violencia contra las mujeres ni contra los niños ni contra nadie. Todos queremos vivir en un mundo donde todos podamos vivir como hermanos, donde no hay ricos ni pobres.

Y sin embargo, el mundo sigue lleno de maldad. Sabemos que matar inocentes está mal, pero seguimos haciéndolo. Sabemos que la guerra es una barbaridad, pero sigue habiendo guerras mortíferas y salvajes. Sabemos que pegar o matar a las mujeres es una canallada y una cobardía descomunal, pero no hay día que no nos enteremos de alguna mujer asesinada por sus maridos o parejas. Sabemos que violar es un crimen atroz (¿quién no lo sabe?), pero siguen violando a mujeres y niñas, los muy hijos de puta. Robar está mal y todo el mundo lo sabe; pero sigue habiendo corrupción por todas partes. Y viene un gobierno a combatir la corrupción del anterior y acaba resultando que el nuevo gobierno todavía roba más. Y así sucesivamente. El pecado llena el mundo de tinieblas.

Señala con acierto Benedicto XVI que «existe una contradicción en nosotros mismos. Por una parte, todo hombre sabe que debe hacer el bien e íntimamente también lo quiere hacer. Pero, al mismo tiempo, siente otro impulso a hacer lo contrario, a seguir el camino del egoísmo, de la violencia, a hacer sólo lo que le agrada, aun sabiendo que así actúa contra el bien, contra Dios y contra el prójimo». Esa realidad empírica que cualquiera puede ver es el pecado original.

Y sigue el Papa Benedicto XVI en su Discurso:

San Pablo en su carta a los Romanos expresó esta contradicción en nuestro ser con estas palabras: “Querer el bien lo tengo a mi alcance, mas no el realizarlo, puesto que no hago el bien que quiero, sino que obro el mal que no quiero” (Rm 7, 18-19). Esta contradicción interior de nuestro ser no es una teoría. Cada uno de nosotros la experimenta todos los días. Y sobre todo vemos siempre cómo en torno a nosotros prevalece esta segunda voluntad. Basta pensar en las noticias diarias sobre injusticias, violencia, mentira, lujuria. Lo vemos cada día: es un hecho.

Y concluye el Papa afirmando que «el hecho del poder del mal en el corazón humano y en la historia humana es innegable». Y ciertamente, lo es.

Por el pecado original, las tinieblas se difundieron en la mente y la voluntad quedó inclinada al mal. La doctrina católica enseña que el pecado dejó estas dos consecuencias en los hijos de Adán: la ausencia de la gracia santificante y el estado de debilidad de la misma naturaleza humana.

Incluso la naturaleza quedó afectada por el pecado de Adán: las espinas y los abrojos forman parte de la maldición de Dios.

«Por haber escuchado a tu mujer, comiendo del árbol de que te prohibí comer, diciéndote: “No comas de él,” por ti será maldita la tierra; con trabajo comerás de ella todo el tiempo de tu vida; te dará espinas y abrojos y comerás de las hierbas del campo. Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, pues de ella has sido tomado, ya que polvo eres y al polvo volverás.»

Leer más... »

27.07.22

Solo Cristo

No creo que quede ninguna duda de que vivimos en Sodoma. El mundo se rebela contra Dios, blasfema y desprecia al Creador. Su necio corazón fue entenebrecido y creyéndose sabios, se hicieron necios. Por eso, Dios los entrega a la inmundicia. Cambian la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Se avergüenzan de Dios y rinden culto al hombre, que se cree principio y fin de sí mismo y autónomo incluso respecto a Dios. ¿Habrá necedad mayor? ¿Quién puede añadir un solo segundo a su vida? Es Dios quien rige el universo y nuestra vida, que está en sus manos en cada instante.

¿Alguien puede poner en cuestión que hoy se cumple lo escrito por el apóstol San Pablo en el capítulo 1 de su Carta a los Romanos?

Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío.

Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen; estando atestados de toda injusticia, fornicación, perversidad, avaricia, maldad; llenos de envidia, homicidios, contiendas, engaños y malignidades; murmuradores, detractores, aborrecedores de Dios, injuriosos, soberbios, altivos, inventores de males, desobedientes a los padres, necios, desleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia; quienes habiendo entendido el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no solo las hacen, sino que también se complacen con los que las practican.

El pecado lo anega todo hasta amenazar con ahogarnos. Esa es la verdadera pandemia que sufrimos. Y todos estos males los sufrimos porque los individuos, las familias y las naciones han renegado de Dios y de su Ley Santa. Cuanto más se rebelan contra Dios, más almas devora Satanás y más avanza la muerte: ateísmo, agnosticismo, blasfemias, sacrilegios, herejías, apostasías, cismas… Ya nadie va a misa los domingos ni las fiestas de guardar; nadie se confiesa; cada vez se bautizan menos niños porque nadie cree que sea necesario ni creen que exista la vida eterna ni el cielo ni el infierno. Privados de la gracia, proliferan la impureza, la lujuria, el pecado nefando, la falta de pudor, la prostitución, la pornografía, la violencia, los malos tratos a mujeres o niños; aumenta el uso de anticonceptivos, el aborto, el divorcio, la eutanasia… El asesinato de inocentes; la envidia, el egoísmo, la soberbia, la vanidad, la mentira; la opresión de los pobres, la explotación de los trabajadores… No nos falta de nada.

Leer más... »

29.06.22

Ideologías

Dice el Diccionario de la RAEL que una ideología es el conjunto de ideas fundamentales que caracteriza el pensamiento de una persona, colectividad o época, de un movimiento cultural, religioso o político, etc.

Sin embargo, en un sentido más estricto, todos entendemos por ideologías al conjunto de ideas que caracterizan a un determinado grupo político. Las ideologías dominantes hoy en día nacen todas ellas a partir de la Revolución Liberal. Y de un modo u otro, las demás ideologías son hijas más o menos bastardas del Liberalismo.

El Liberalismo parte de la autonomía del ser humano. El hombre es libre y cada uno decide qué hacer con su vida o cómo buscar su felicidad. Cada hombre se dicta sus propias leyes morales y se rige por sus propios principios, sin admitir ningún tipo de coacción por parte de nadie: ni siquiera de Dios. Ahora bien, lo que para uno está bien puede estar mal para otro.

¿Cómo organizamos la sociedad para evitar los choques de intereses permanentes entre individuos y colectivos? Mediante el Estado de Derecho: mediante las leyes aprobadas en los parlamentos por las mayorías. La estadística se convierte así en la última instancia de legalidad y de moralidad. Dice Kant que una sociedad llena de demonios funcionaría bien siempre y cuando se cumplieran las leyes positivas aprobadas por la mayoría.

El liberal niega la obediencia debida a Dios y a su Ley Eterna y determina que cada ciudadano es ley de sí mismo. De esa ideología de inspiración claramente luciferina («non serviam») provienen todos los males que hoy nos aquejan.

Los primeros que empezaron la persecución religiosa en el siglo XIX fueron los liberales que incautaron los bienes de la Iglesia, quemaron templos y asesinaron curas, monjas y frailes, por ser enemigos de la libertad y de la Revolución.

El climax del liberalismo es la Ideología de Género, que eleva la propia voluntad, por disparatada o absurda que sea, a categoría de ley. Cada uno se autodetermina y decide cuál es su opción «de género» favorita en cada momento. Los deseos del hombre se vuelven así realidad y sin necesidad de genios ni de lámparas: puedo ser lo que yo quiera ser. Sin límites. Sin cortapisas. Mis deseos se imponen a la realidad misma, a la biología, a la ciencia, al sentido común… La ideología de género es el último escalón que le faltaba por subir al Liberalismo más feroz. 

Leer más... »

26.06.22

Reflexiones sobre el aborto, el infanticidio y la eutanasia en Peter Singer

Hoy se ha celebrado una manifestación multitudinaria en Madrid contra el aborto. Hace unos días el Tribunal Supremo Norteamericano derogaba el derecho al aborto en los Estados Unidos.

Pero si quieren ustedes conocer y comprender el pensamiento del progresismo moderno sobre los temas de bioética, tienen ustedes que leer el artículo Reflexiones sobre el aborto, el infanticidio y la eutanasia en Peter Singer (pinchen en «Download full-text PDF») del doctor Leopoldo José Prieto López, profesor de la Universidad Francisco de Vitoria. Si pinchan en el enlace que hay en el título del artículo, podrán descargar el PDF y leerlo con tranquilidad. Les garantizo que no tiene desperdicio, que es sencillo de leer y que resulta sumamente revelador para entender en qué mundo vivimos y qué piensan los progresistas, profundamente anticristianos y neopaganos e inmorales hasta la náusea. Sobre todo, si tenemos en cuenta que Singer es uno de los gurús más influyentes en el progresismo globalista que nos domina. 

Yo solo voy a hacer un resumen lo más breve posible del artículo del doctor Prieto, con algún comentario de cosecha propia. Pero les acosejo ir directamente a la fuente.


Para Singer, «todos los animales son iguales». Amparado en esta esencial igualdad, Singer rechaza el llamado principio de la santidad o sacralidad de la vida humana. Como el mismo autor se pregunta: «¿Por qué la vida humana habría de tener un valor especial?».

Y digo yo: empezamos diciendo que todos los animales son iguales y acabamos tratando al ser humano peor que a las bestias.

Singer distingue entre ser humano y persona, afirmando que no a todo ser humano (como miembro de la especie Homo Sapiens) le corresponde la dignidad de ser persona, mientras que ciertos animales no humanos, sobre todo los grandes simios, serían personas. «Los dos sentidos de “ser humano”, es decir, el biológico y moral, se solapan, pero no coinciden. El embrión, el feto en los últimos estadios, el niño intelectualmente discapacitado en grado profundo, incluso el recién nacido, todos son indiscutiblemente miembros de la especie Homo Sapiens, pero ninguno de ellos es autoconsciente», o, lo que es igual, ninguno de ellos es persona.

Leer más... »