7.12.19

La Iglesia Católica no es una secta

secta

Del lat. secta.

1. f. Doctrina religiosa o ideológica que se aparta de lo que se considera ortodoxo.

2. f. Conjunto de seguidores de una secta. La secta de los esenios.

3. f. Comunidad cerrada, que promueve o aparenta promover fines de carácter espiritual, en la que los maestros ejercen un poder absoluto sobre los adeptos.

sectarismo

De sectario e -ismo.

1. m. Fanatismo e intransigencia en la defensa de una idea o una ideología.

Resulta alarmante el grado de sectarismo que se está alcanzando dentro de un amplio sector de la Iglesia Católica. Espero que al Papa no se le ocurra cualquier día de estos decretar que vienen los alienígenas a buscarnos y que tenemos que suicidarnos todos para preparar su llegada; o bien que nos tenemos que abrir las venas para evitar que con tantos habitantes se recaliente más nuestro planeta y evitar el colapso total de nuestra casa común. Las consecuencias podrían ser terribles. Porque hay un amplio sector de católicos papólatras que, al grito de “cum Petro et sub Petro”, son capaces de provocar una verdadera “catástrofe humanitaria”[1]. Debe de tratarse de eso que el propio Papa Francisco llama “clericalismo”, una especie de obnubilación del entendimiento que lleva a considerar como magisterio infalible de la Iglesia hasta los eructos del romano pontífice. Esa ofuscación de la razón provoca que se exija asentimiento de fe a todo lo que tenga que ver con el Vaticano, con la Santa Sede, con el Papa o incluso con los obispos y cardenales en determinados casos. Si estos papólatras papanatas hubieran estado presentes cuando el Señor abroncó a Pedro llamándolo ni más ni menos que Satanás, estos habrían sido capaces vayan ustedes a saber de qué (¿traicionarlo, crucificarlo? Cualquiera sabe…). Como decía Chesterton, «para entrar en la Iglesia hay que quitarse el sombrero, no la cabeza».

Les pondré un ejemplo: los pactos entre el Estado Vaticano y China. Se trata de pactos secretos (mal rollo cuando son secretos) que nadie, salvo los firmantes conocen. Sabemos que la Santa Sede ha reconocido como obispos a los que antes había nombrado como tales el Partido Comunista Chino dentro de la hasta hace poco excomulgada Iglesia Patriótica China.

Leer más... »

30.11.19

Ecología Integral: aportación a la Cumbre del Clima

La Cumbre del Clima de Madrid comienza el día 2 de diciembre a las 10:30 horas de la mañana con una inauguración oficial. Pedro Sánchez, como presidente del Gobierno de España en funciones, intervendrá en la misma. El resto de días el horario será de 10:00 horas de la mañana a 18:00 horas de la tarde. El evento durará hasta el día 13 de diciembre, habiendo hasta entonces reuniones, talleres y conferencias a diario con intervenciones de diferentes países y organismos.

En el marco de la Cumbre del Clima (COP 25), diversas organizaciones vinculadas a la Iglesia convocan un Encuentro con el lema “La Cumbre del cambio climático y el cuidado de la casa común”. La Iglesia está unida ante el desafío del cambio climático.

El Foro se celebrará el jueves 5 de diciembre a partir de las 10:00 horas en la Fundación Pablo VI y está organizado de manera conjunta por la Comisión de Pastoral Social de la CEE, la Fundación Pablo VI; el Movimiento Católico Mundial por el Clima; la Comisión Diocesana de Ecología Integral de Madrid; Escuelas Católicas; Movimiento Scouts Católico; Enlázate por la justicia; Cáritas; CONFER; Justicia y Paz; Manos Unidas; Redes; CEDIS y Entreculturas.

Esta es mi humilde aportación a la causa.


Leer más... »

24.11.19

Cristo es Rey

Dios ha querido que vivamos justamente en este momento de la historia de la humanidad y de la Iglesia. Demos gracias a Dios. Él nos ha elegido para ser sus testigos, para ser luz en estos momentos de oscuridad en los que parece que el pecado está triunfando sobre la santidad. Pero eso es solo una apariencia. No es la verdad. La verdad es que Cristo es el Rey de la Historia, es el Rey del Universo, es la Cabeza de la Iglesia.

No vacile vuestra fe. Parece que la barca de la Iglesia se hunde en medio de una terrorífica tormenta en mitad de la noche. Parece que el Señor duerme. Pero Él no ha abandonado la barca. Y basta con que el Señor lo ordene para que recobremos la paz y vuelva la luz. No hay nada que temer.

Hoy celebramos la solemnidad de Cristo Rey. Y en esta fiesta quiero recomendarles la lectura del artículo de Cristina de Magistris, publicado en la versión española de Correspondencia Romana, titulado “Sínodo del Amazonas: lo han destronado”.

Leer más... »

19.11.19

Protesta contra los Actos Sacrílegos

Mi amigo y hermano Roberto de Mattei me hizo llegar hizo llegar el 11 de noviembre pasado el documento que reproduzco aquí debajo (no lo he visto publicado en InfoCatólica) por si yo lo quería firmar. De hecho ese documento de protesta se publicó al día siguiente (el 12 de noviembre) con la firma de cien personalidades e intelectuales católicos, a los que se han ido sumando cada día más firmantes: entre ellos, el arzobispo Viganò y el obispo holandés Robert Mutsaerts.

Como dice Eleazar en el Segundo Libro de los Macabeos, a nuestra edad no está bien finjir ni disimular y no seré yo quien calle ante los actos idolátricos de adoración a la Pachamama que tuvieron lugar en el Vaticano durante la celebración del Sínodo sobre la Amazonia. Yo he condenado la idolatría de esos actos en varios artículos:

Jamas adoraré a la Pachamama ¿Y tú?

Ecoteología y estupidez

Tiempo de héroes y de santos

Dice el Catecismo:

2069 El Decálogo forma un todo indisociable. Cada una de las “diez palabras” remite a cada una de las demás y al conjunto; se condicionan recíprocamente. Las dos tablas se iluminan mutuamente; forman una unidad orgánica. Transgredir un mandamiento es quebrantar todos los otros (cf St 2, 10-11). No se puede honrar a otro sin bendecir a Dios su Creador. No se podría adorar a Dios sin amar a todos los hombres, que son sus creaturas. El Decálogo unifica la vida teologal y la vida social del hombre.

Pues bien, en los últimos tiempos se empezó quebrantando el Sexto Mandamiento para justificar el adulterio y se ha terminado por violar el Primero. Porque los Mandamiento son un todo indisociable: forman una unidad orgánica. Y cuando se abre la mano para transgredir uno, detrás van el resto. Y así vemos cada día cómo hay religiosos, teólogos y clérigos de renombre mundial que promueven las uniones homosexuales, a las que bendicen en actos públicos dentro de nuestros templos; otros que justifican el aborto o la eutanasia y así uno tras otro: cada día un escándalo. 

Los mandamientos forman parte de la revelación de Dios. No son un invento de los hombre.

2072 Los diez mandamientos, por expresar los deberes fundamentales del hombre hacia Dios y hacia su prójimo, revelan en su contenido primordial obligaciones graves. Son básicamente inmutables y su obligación vale siempre y en todas partes. Nadie podría dispensar de ellos. Los diez mandamientos están grabados por Dios en el corazón del ser humano.

La revelación de Dios no está grabada en cinta magnetofónica: está grabada en el corazón del hombre, en su conciencia más auténtica. Y nadie puede justificar el incumplimiento de los mandamientos. Y si un obispo o un religioso pretendiera cambiarlos o dispensar su cumplimiento caería en un pecado grave contra la fe. 

Lo que está ocurriendo cada día en la Iglesia es un escándalo tras otro, lo que supone un atentado contra el Quinto Mandamiento:

2284 El escándalo es la actitud o el comportamiento que induce a otro a hacer el mal. El que escandaliza se convierte en tentador de su prójimo. Atenta contra la virtud y el derecho; puede ocasionar a su hermano la muerte espiritual. El escándalo constituye una falta grave si, por acción u omisión, arrastra deliberadamente a otro a una falta grave.

2285 El escándalo adquiere una gravedad particular según la autoridad de quienes lo causan o la debilidad de quienes lo padecen. Inspiró a nuestro Señor esta maldición: “Al que escandalice a uno de estos pequeños que creen en mí, más le vale que le cuelguen al cuello una de esas piedras de molino que mueven los asnos y le hundan en lo profundo del mar” (Mt 18, 6; cf 1 Co 8, 10-13). El escándalo es grave cuando es causado por quienes, por naturaleza o por función, están obligados a enseñar y educar a otros. Jesús, en efecto, lo reprocha a los escribas y fariseos: los compara a lobos disfrazados de corderos (cf Mt 7, 15).

2286 El escándalo puede ser provocado por la ley o por las instituciones, por la moda o por la opinión.

Así se hacen culpables de escándalo quienes instituyen leyes o estructuras sociales que llevan a la degradación de las costumbres y a la corrupción de la vida religiosa, o a “condiciones sociales que, voluntaria o involuntariamente, hacen ardua y prácticamente imposible una conducta cristiana conforme a los mandamientos del Sumo legislador” (Pío XII, Mensaje radiofónico, 1 junio 1941). Lo mismo ha de decirse de los empresarios que imponen procedimientos que incitan al fraude, de los educadores que “exasperan” a sus alumnos (cf Ef 6, 4; Col 3, 21), o de los que, manipulando la opinión pública, la desvían de los valores morales.

2287 El que usa los poderes de que dispone en condiciones que arrastren a hacer el mal se hace culpable de escándalo y responsable del mal que directa o indirectamente ha favorecido. “Es imposible que no vengan escándalos; pero, ¡ay de aquel por quien vienen!” (Lc 17, 1).

Los ritos amazónicos con estatuas de la Pachamama y las procesiones con canoas a hombros de obispos y monjas por Roma, además de estupideces, suponen igualmente un escándalo. Y a quienes consienten y promueven estos escándalos más les valdría colgarse una piedra de molino al cuello y tirarse al mar. 


Leer más... »

14.11.19

Por el Reinado Social de Cristo

 

Hay dos cosmovisiones, dos maneras de entender la vida y el hombre, que se oponen absolutamente entre sí.  Para los católicos, en el centro está Dios. Para los liberales, en el centro está el hombre.

La cosmovisión católica

Dios es el único Señor. Cristo es el Rey del Universo y de la Historia: el único Salvador. Cristo ha derrotado con su muerte y su resurrección el poder del pecado y de la muerte. Cristo nos salva porque Él es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Y la gracia de Dios nos permite liberarnos de nuestros pecados mediante los sacramentos: primero el bautismo y después la penitencia. Cristo derramó su sangre y se sacrificó. El Señor recibió el castigo que nosotros nos merecemos por nuestros pecados. Él murió para que nosotros tuviéramos vida eterna, siempre que lo sigamos a Él y no al Demonio.

Sólo Cristo nos salva. Nadie más. Por nuestros primeros padres entró el pecado y la muerte en el mundo. Por Cristo, el pecado y la muerte han sido derrotados para siempre. Por eso es urgente que nos arrepintamos de nuestros pecados y hagamos penitencia para que el Señor tenga compasión de nosotros, perdone nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna.

La cosmovisión cristiana entiende la vida como un combate contra el pecado en el que somos auxiliados por la gracia de Dios y que solo termina más allá de la muerte. Por eso conviene vivir en gracia de Dios y estar siempre preparados porque el día y la hora nadie la sabe.

El Reinado social de Cristo implica que los gobernantes deben procurar el bien común, cumpliendo y procurando que todos cumplan los mandamientos de la Ley de Dios. Todas las leyes deben promover el bien y combatir el mal; buscar la justicia y la paz. El gobernante debe tener la caridad como fin primordial y también como medio para alcanzar ese fin. El gobierno debería procurar la gloria de Dios y la santidad del pueblo; el bienestar material de todos en este mundo y la salvación de las almas en el otro.

Cosmovisión liberal

En cambio, la cosmovisión liberal prescinde de Dios y de los mandamientos. Así lo explica León XIII en su Encíclica Libertas:

12. El naturalismo o racionalismo en la filosofía coincide con el liberalismo en la moral y en la política, pues los seguidores del liberalismo aplican a la moral y a la práctica de la vida los mismos principios que establecen los defensores del naturalismo. Ahora bien: el principio fundamental de todo el racionalismo es la soberanía de la razón humana, que, negando la obediencia debida a la divina y eterna razón y declarándose a sí misma independiente, se convierte en sumo principio, fuente exclusiva y juez único de la verdad. Esta es la pretensión de los referidos seguidores del liberalismo; según ellos no hay en la vida práctica autoridad divina alguna a la que haya que obedecer; cada ciudadano es ley de sí mismo. De aquí nace esa denominada moral independiente, que, apartando a la voluntad, bajo pretexto de libertad, de la observancia de los mandamientos divinos, concede al hombre una licencia ilimitada. Las consecuencias últimas de estas afirmaciones, sobre todo en el orden social, son fáciles de ver. Porque, cuando el hombre se persuade que no tiene sobre si superior alguno, la conclusión inmediata es colocar la causa eficiente de la comunidad civil y política no en un principio exterior o superior al hombre, sino en la libre voluntad de cada uno; derivar el poder político de la multitud como de fuente primera. Y así como la razón individual es para el individuo en su vida privada la única norma reguladora de su conducta, de la misma manera la razón colectiva debe ser para todos la única regla normativa en la esfera de la vida pública. De aquí el número como fuerza decisiva y la mayoría como creadora exclusiva del derecho y del deber.

[…] si el juicio sobre la verdad y el bien queda exclusivamente en manos de la razón humana abandonada a sí sola, desaparece toda diferencia objetiva entre el bien y el mal; el vicio y la virtud no se distinguen ya en el orden de la realidad, sino solamente en el juicio subjetivo de cada individuo; será lícito cuanto agrade, y establecida una moral impotente para refrenar y calmar las pasiones desordenadas del alma, quedará espontáneamente abierta la puerta a toda clase de corrupciones. En cuanto a la vida pública, el poder de mandar queda separado de su verdadero origen natural, del cual recibe toda la eficacia realizadora del bien común; y la ley, reguladora de lo que hay que hacer y lo que hay que evitar, queda abandonada al capricho de una mayoría numérica, verdadero plano inclinado que lleva a la tiranía.

Y por ese tobogán hacia la tiranía estamos deslizándonos… Si la mayoría considera que está bien el aborto o la eutanasia, se aprueba una ley que conviertan la crueldad inhumana en virtud y sanseacabó. No nos olvidemos de que Hitler llegó al poder democráticamente y sus leyes antisemitas eran legítimas legalmente, aunque fueran monstruosas moralmente.

Cuando el hombre se aparta de Dios, su vida es desgraciada. Cuando un pueblo prescinde de Dios y legisla contra Dios o al margen de Dios, se pierde la paz y la justicia y la nación acaba siendo un infierno, cruel, bárbaro e inhumano.  Siempre que el hombre se aleja de Dios, el resultado es el infierno. Donde no reina Dios, no reina la caridad: reina el pecado, el mal, la injusticia, la anarquía, la violencia…

Arrepentimiento y conversión

Nos toca predicar el arrepentimiento y la conversión. Solo en la medida en que todos vivamos en gracia de Dios, el mundo será más justo, más humano y habitable. Pero si vivimos en pecado mortal, no nos extrañemos de que proliferen las violaciones, la corrupción, los divorcios, los abortos, las mentiras, las blasfemias; el abandono y la soledad de los ancianos, los asesinatos y malos tratos a mujeres y niños… Y así un largo etcétera de calamidades que acarrean sufrimiento, dolor y muerte; injusticias y explotación de los más débiles. El Reino de Dios y el Infierno no están solo más allá. También están aquí entre nosotros. San John Henry Newman, en el Sermón «El mundo invisible», señala:

¿Le es difícil a la fe admitir las palabras de la Escritura que se refieren a nuestras relaciones con un mundo superior a nosotros?… Este mundo espiritual está presente aunque es invisible; es ya presente, no sólo futuro, y no nos es distante. No está por encima del cielo ni más allá del sepulcro; está presente ahora y aquí: «El reino de Dios está dentro de nosotros». Es san Pablo que habla de él: «No nos fijamos en lo que se ve, sino en lo que no se ve. Lo que se ve es transitorio, lo que no se ve es eterno» (2C 4,18)…

Así es el reino de Dios escondido; y de la misma manera que ahora está escondido, de esta misma manera será revelado en el momento oportuno. Los hombres creen ser los amos del mundo y que pueden hacer de él lo que quieran. Creen ser sus propietarios y poseer un poder sobre su curso… Pero este mundo está habitado por los sencillos de Cristo a quienes desprecian y por sus ángeles en quienes no creen. Éstos son los que tomarán posesión de él cuando se manifestarán. Por ahora «todas las cosas» aparentemente «continúan tal como eran desde el principio de la creación» y los que se burlan de él preguntan: ¿Dónde queda la promesa de su venida?» (2P 3,4). Pero en el tiempo señalado habrá una «manifestación de los hijos de Dios» y los santos escondidos «brillarán como el sol en el Reino de su Padre» (Rm 8,19; Mt 13,43). 

La aparición de los ángeles a los pastores fue de manera súbita: «De pronto, en torno al ángel, apareció una legión del ejército celestial» (Lc 2,13). Inmediatamente antes la noche era igual a otra noche cualquiera –los pastores vigilaban sus rebaños- y observaban el curso de la noche: las estrellas seguían su curso; era medianoche; de ninguna manera esperaban semejante cosa cuando se les apareció el ángel. Así son el poder y la fuerza escondida en las cosas visibles. Se manifiestan cuando Dios lo quiere.

«No tienes aquí domicilio permanente» (Hb 13,14). Dondequiera que estuvieres, serás «extraño y peregrino» (Hb 11,13), y no tendrás nunca reposo, si no estuvieres íntimamente unido a Cristo. Volvamos a Dios. Vivamos el mandamiento del amor. Aborrezcamos el pecado y la mentira; arrodillémonos ante Cristo para que perdone nuestros pecados y nos dé la gracia que necesitamos para vivir con la dignidad de los hijos de Dios y algún día podamos disfrutar de la contemplación beatífica en el Cielo.

Así lo enseña el Catecismo:

1020 El cristiano que une su propia muerte a la de Jesús ve la muerte como una ida hacia Él y la entrada en la vida eterna. Cuando la Iglesia dice por última vez las palabras de perdón de la absolución de Cristo sobre el cristiano moribundo, lo sella por última vez con una unción fortificante y le da a Cristo en el viático como alimento para el viaje. Le habla entonces con una dulce seguridad:

«Alma cristiana, al salir de este mundo, marcha en el nombre de Dios Padre Todopoderoso, que te creó, en el nombre de Jesucristo, Hijo de Dios vivo, que murió por ti, en el nombre del Espíritu Santo, que sobre ti descendió. Entra en el lugar de la paz y que tu morada esté junto a Dios en Sión, la ciudad santa, con Santa María Virgen, Madre de Dios, con san José y todos los ángeles y santos […] Te entrego a Dios, y, como criatura suya, te pongo en sus manos, pues es tu Hacedor, que te formó del polvo de la tierra. Y al dejar esta vida, salgan a tu encuentro la Virgen María y todos los ángeles y santos […] Que puedas contemplar cara a cara a tu Redentor» (Rito de la Unción de Enfermos y de su cuidado pastoral, Orden de recomendación de moribundos, 146-147).

1021 La muerte pone fin a la vida del hombre como tiempo abierto a la aceptación o rechazo de la gracia divina manifestada en Cristo (cf. 2 Tm 1, 9-10). El Nuevo Testamento habla del juicio principalmente en la perspectiva del encuentro final con Cristo en su segunda venida; pero también asegura reiteradamente la existencia de la retribución inmediata después de la muerte de cada uno como consecuencia de sus obras y de su fe. La parábola del pobre Lázaro (cf. Lc 16, 22) y la palabra de Cristo en la Cruz al buen ladrón (cf. Lc 23, 43), así como otros textos del Nuevo Testamento (cf. 2 Co 5,8; Flp 1, 23; Hb 9, 27; 12, 23) hablan de un último destino del alma (cf. Mt 16, 26) que puede ser diferente para unos y para otros.

1022 Cada hombre, después de morir, recibe en su alma inmortal su retribución eterna en un juicio particular que refiere su vida a Cristo, bien a través de una purificación (cf. Concilio de Lyon II: DS 856; Concilio de Florencia: DS 1304; Concilio de Trento: DS 1820), bien para entrar inmediatamente en la bienaventuranza del cielo (cf. Concilio de Lyon II: DS 857; Juan XXII: DS 991; Benedicto XII: DS 1000-1001; Concilio de Florencia: DS 1305), bien para condenarse inmediatamente para siempre (cf. Concilio de Lyon II: DS 858; Benedicto XII: DS 1002; Concilio de Florencia: DS 1306).

Rechacemos el pecado y vivamos en gracia de Dios para que, por la gracia de Dios, podamos ser perfectos como nuestro Padre Celestial es Perfecto. Nosotros solos no podemos liberarnos de la esclavitud del pecado: necesitamos la gracia de Dios, que recibimos sobre todo por los sacramentos. Sin Dios no podemos hacer nada. Pero todo lo podemos en Aquel que nos conforta. Al final, el Inmaculado Corazón de María reinará y nuestra Madre Santísima pisará la cabeza de la Serpiente.


Leer más... »