18.06.21

Impresentable

Dice el comunicado de los obispos catalanes sobre el indulto a los traidores sediciosos catalanes:

«Como hemos afirmado en numerosas ocasiones, nos mostramos convencidos de la fuerza que tienen el diálogo y las medidas de gracia en todas las situaciones de conflicto. Creemos que el logro de un recto orden social que permita el desarrollo armónico de toda la sociedad necesita algo más que la aplicación de la ley.

Es por este motivo que hay que proponer el diálogo siempre como vía efectiva que da respuesta a la esperanza de resolver las divisiones. Si el diálogo es serio, capaz y abierto, y si se admite que dialogar siempre significa renunciar a las propias exigencias para encontrarse en el camino con las renuncias del otro, habrá avances. Además, avanzar teniendo sentimientos de misericordia y perdón sinceros, respetando la justicia, ayudará a que los acuerdos que todos esperamos se logren pronto.

Hay que imaginar una solución satisfactoria que se aleje de actitudes inamovibles que no ayudan a construir armónicamente la sociedad. Será entonces cuando se irán venciendo las dificultades y la capacidad de diálogo empezará a aportar posibles soluciones».

Este comunicado que acaban de emitir los obispos catalanes a favor de los indultos a los políticos independentistas presos no hay por dónde cogerlo. Calificativos como “lamentable”, “indignante” o “patético” se me quedan cortos para referirme a tal declaración.

Leer más... »

16.06.21

Resilientes, inclusivos, sostenibles y saludables

Dice la ministra de educación, Isabel Celaá, que España “suele penalizar los errores” por “tradición", en lugar de “convertirlos en resiliencia".

Según el Diccionario de la RAE, la “resiliencia” es la capacidad de adaptación de un ser vivo frente a las situaciones adversas; o la capacidad de un material de recuperar su estado inicial cuando cesa la perturbación a la que había estado sometido.

Convertir los errores en resiliencia, en el ámbito educativo, consiste, para que usted se entere, en que todos los niños y jóvenes aprueben, aunque no sepan nada de nada; consiste en que nadie debe repetir curso y en que todos los españoles tengan el derecho a una carrera universitaria y dos posgrados, por lo menos. Así empoderamos a nuestros jóvenes para que puedan ser felices disfrutando de una renta básica universal y una solución habitacional. Todos tenemos derecho a un título, a una casa, a un sueldo y a disfrutar de la vida.

Leer más... »

10.06.21

La Escuela Católica

La vida tiene sentido

Dios es el principio y el fin último de todo el universo. Y el hombre debe dirigir su mente y su conducta hacia la única meta de la perfección, que es Dios mismo. Como dice San Agustín: Nos hiciste, Señor, para ti y nuestro corazón está inquieto hasta que descanse en ti. Hemos sido creados por Dios y para Dios y por ello aspiramos a la justicia, a la paz, al bien, a la verdad y a la belleza, que son atributos del Creador. Nuestra verdadera patria es el cielo y no estaremos satisfechos ni seremos plenamente felices hasta que lleguemos a esa deseada “morada sin pesar”[1]

El pecado original ha provocado efectos devastadores: la privación de la gracia, la pérdida de la bienaventuranza, la ignorancia, la inclinación al mal, todas las miserias de esta vida y, en fin, la muerte [2]. Después del pecado original, el hombre no podría salvarse, a no ser por la misericordia de Dios. Y esa misericordia consistió en la encarnación del Hijo de Dios para liberar al hombre de la esclavitud del demonio y del pecado. Todos nacimos esclavos y hemos sido comprados al precio de la preciosísima sangre de Cristo.

“El pueblo que andaba a oscuras vio una luz grande. Los que vivían en tierra de sombras, una luz brilló sobre ellos.” Isaías 9, 1-2.

“Pues de su plenitud recibimos todos gracia sobre gracia. Porque la ley fue dada por Moisés; la gracia y la verdad vino por Jesucristo.” Jn. 1, 16-17

Cristo pagó con su sangre el precio de nuestra redención, el precio de nuestra liberación de la esclavitud del pecado y, así, nos abrió las puertas del cielo y dio la esperanza de la salvación a cuantos creen en su Nombre:

“Vino a los suyos, pero los suyos no le conocieron. Pero a cuantos le recibieron les dio poder de convertirse en hijos de Dios, a aquellos que creen en su nombre”. Jn. 1, 11-12.

“Si por el delito de uno solo murieron todos ¡cuánto más la gracia de Dios y el don otorgado por la gracia de un solo hombre, Jesucristo, se han desbordado sobre todos! Así pues, como el delito de uno solo atrajo sobre todos los hombres la condenación, así también la obra de justicia de uno solo procura toda la justificación que da la vida.” Romanos 5, 15, 18

La vida tiene sentido: hemos sido creados por Dios y para Dios. Y vivimos para dar gloria y alabanza a Dios, amándolo a Él sobre todas las cosas y al prójimos como a nosotros mismos, y así salvar nuestra alma. En Dios vivimos, nos movemos y existimos. Nuestra esperanza es Cristo. Él es el alfa y la omega, el principio y el fin. Todo fue hecho y es hecho por Él y para Él. No hay otro Salvador que Nuestro Señor Jesucristo. Esa es nuestra fe. Y la fe es necesaria para nuestra salvación. El Señor mismo lo afirma:

“El que crea y sea bautizado, se salvará; el que no crea, se condenará” (Mc 16,16). (Catecismo 183).

Leer más... »

4.06.21

El que obedece no se equivoca

secta

Del lat. secta.

1. f. Doctrina religiosa o ideológica que se aparta de lo que se considera ortodoxo. Rechazan que una secta se equipare a una religión.

2. f. Conjunto de seguidores de una secta. La secta de los esenios.

3. f. Comunidad cerrada, que promueve o aparenta promover fines de carácter espiritual, en la que los maestros ejercen un poder absoluto sobre los adeptos.

Dice el cardenal Gerhard Müller en un texto titulado In dubio pro DEO:

El cristiano cree en Dios como la primera verdad y reconoce al Papa y a los obispos como sucesores de Pedro y los otros apóstoles.

La lealtad al Papa es algo diferente de la papolatría idolátrica, similar al principio según el cual el líder o el partido siempre tiene la razón.

Cuando surgen tensiones entre la Palabra de Dios obvia y la interpretación infalible por un lado y las expresiones privadas de opinión incluso de las más altas autoridades eclesiásticas’, se aplica siempre el principio: in dubio pro DEO.

Y el propio Papa Francisco rechaza de plano que se le tome por una especie de superman, rayando el culto a la personalidad: 

«Si no me equivoco, Sigmund Freud dijo que en toda idealización existe agresión. Describir al Papa como una especie de Superman, una estrella, es ofensivo para mí».

Y de papolatría (que es una forma de idolatría) y de sectarismo vamos a escribir hoy.

Leer más... »

1.06.21

Dos Iglesias

En la Iglesia Católica conviven dos “sensibilidades”. Yo diría que en realidad conviven dos Iglesias bajo un mismo techo: una Iglesia moderna (modernista) y otra tradicional.

La “Iglesia Liberal” del “nuevo paradigma” es un apéndice del globalismo que pretende imponer su nuevo orden mundial. Es una Iglesia con pretensiones de convertirse en religión universal y que aspira a agrupar en una sola institución todas las religiones que existen: budismo, hinduismo, panteísmo, cristianismo, judaísmo, islam… Para esa iglesia universalista lo importante es el amor. Lo importante es que nos abracemos y nos besemos; que terminemos con las guerras y con las armas; que se abran todas las fronteras; que cuidemos el medio ambiente y vivamos en armonía con la Madre Tierra para que todos podamos vivir en un mundo sostenible y respetuoso con los ecosistemas; que acabemos con la contaminación, con los combustibles fósiles; que dejemos de comer carne y que se acabe con la pobreza (siendo todos pobres, no habrá diferencias entre ricos y pobres: “no tendrás nada y serás feliz”, dicen estos malvados impresentables que te quieren tener cogido por tus partes para sojuzgarte y maniatarte). Esa Iglesia Liberal Antropocéntrica y Kantiana predica el indiferentismo y el sincretismo religioso: todas las religiones son caminos válidos para la salvación por eso no hay que hacer proselitismo ni bautizar a nadie. Cada uno se salva desde su cultura y su religión: nada de conversiones de unas religiones a otras, porque, en realidad son todas igualmente buenas.

Leer más... »