(358) Santa Inés, mártir de 12 años

Niña de 12 años

Una niña cristiana de 12 años, Inés, da en favor de Cristo un testimonio que sella con su sangre. Esto sucedió en Roma hacia el 304, en los años del emperador Diocleciano (284-305), y  después de 1700 años seguimos recordando siempre en la Iglesia la firmeza de su fe y el heroísmo de su amor a Cristo. Faltaban unos pocos años para que el emperador Constantino cesara la persecución anticristiana (edicto de Milán, 313). Y ya durante su imperio se edificó una basílica en honor de Santa Inés, en la vía Nomentana, donde se conservaba su sepulcro. Poco después se invocaba su santo nombre durante la Misa en el Canon romano, cuya formulación, muy semejante a la actual, se inicia en la segunda mitad del siglo IV.

Entre tantos miles de cristianos, de toda edad y condición, que hasta entonces habían padecido el martirio, concretamente en Roma, algo tuvo que haber en el martirio de Santa Inés que fomentara una devoción tan pronta y grande en la Iglesia.

El papa San Dámaso (304-384), nacido el año del martirio de Santa Inés, le dedica un epitafio largo y precioso en dieciséis versos, que se conservan grabados en mármol en el sepulcro de la basílica Nomentana: «… ¡Oh digno objeto de mi veneración, santa gloria de la pureza, excelsa mártir, muéstrate benigna a las súplicas de Dámaso». Este santo Papa poeta, tan devoto de los mártires, se informaba muy cuidadosamente de los casos de martirio que cantaba en sus poesías, y esa alusión a la «santa gloria de la pureza» de Inés confirma la tradición conservada por varios autores de que Inés murió mártir por rechazar los requerimientos de un alto dignatario de Roma. Mártir de la pureza y de la virginidad. 

Aurelio Prudencio (318-413), poeta, en el Peristephanon, le dedica uno de los catorce poemas, basándose en las Actas martiriales. Y no pocos Santos Padres le dedicaron homilías y escritos. Destaca entre ellos

San Ambrosio de Milán (340-397), en su tratado De virginibus, que recoge un conjunto de sus homilías, trata con especial admiración de Santa Inés, dando por supuesto que su auditorio conoce los gloriosos detalles de su martirio. Y aludiendo a la etimología de su nombre (en latín agnes, de agnus, cordero; en griego agnos, pura), escribe: «¿Qué podemos decir nosotros que sea digno de aquella cuyo nombre mismo entraña un elogio?… Esta mártir tiene tantos heraldos que la alaban como personas que pronuncian su nombre». Transcribo el texto ambrosiano que nos ofrece hoy, 21 de enero, la Liturgia de las Horas:

Celebramos hoy el nacimiento para el cielo de una virgen, imitemos su integridad [de pureza]; se trata también de una mártir, ofrezcamos el sacrificio. Es el día natalicio de santa Inés. Sabemos por tradición que murió mártir a los doce años de edad. Destaca en su martirio, por una parte, la crueldad que no se detuvo ni ante una edad tierna; por otra, la fortaleza que infunde la fe, capaz de dar testimonio en la persona de una niña.

¿Es que en aquel cuerpo tan pequeño cabía herida alguna? Y, con todo, aunque en ella no encontraba la espada donde descargar su golpe, fue ella capaz de vencer a la espada. Y eso que a esta edad las niñas no pueden soportar ni la severidad del rostro de sus padres, y si distraídamente se pinchan con una aguja, se poner a llorar como si se tratara de una herida.

Pero ella, impávida entre las sangrientas manos del verdugo, inalterable al ser arrastrada por pesadas y chirriantes cadenas, ofrece todo su cuerpo a la espada del enfurecido soldado, ignorante aún de lo que es la muerte, pero dispuesta a sufrirla. Al ser arrastrada por la fuerza al altar idolátrico, entre las llamas tendía hacia Cristo sus manos [en oración], y así, en medio de la sacrílega hoguera, significaba con esta posición el estandarte triunfal de la victoria del Señor. Intentaban aherrojar su cuello y sus manos con grilletes de hierro, pero sus miembros resultaban demasiado pequeños para quedar encerrados en ellos.

¿Una nueva clase de martirio? No tenía aún edad de ser condenada, pero estaba ya madura para la victoria. La lucha se presentaba difícil, la corona fácil. Lo que parecía imposible por su poca edad lo hizo posible su virtud consumada. Una recién casada no iría al tálamo nupcial con la alegría con que iba esta doncella al lugar del suplicio, con prisa y contenta de su suerte, adornada su cabeza no con rizos, sino con el mismo Cristo, coronada no de flores, sino de virtudes.

Todos lloraban, menos ella. Todos se admiraban de que, con tanta generosidad, entregara una vida de la que aún no había comenzado a gozar, como si ya la hubiese vivido plenamente. Todos se asombraban de que fuera ya testigo de Cristo una niña que, por su edad, no podía aún dar testimonio de sí misma. Resultó así que fue capaz de dar fe de las cosas de Dios una niña que era incapaz legalmente [según las leyes del Derecho Romano] de dar fe de las cosas humanas, porque el Autor de la naturaleza puede hacer que sean superadas las leyes naturales.

El verdugo hizo lo posible para aterrorizarla, para atraerla con halagos, muchos desearon casarse con ella. Pero ella dijo: «Sería una injuria para mi Esposo esperar a ver si me gusta otro; él me ha elegido primero, él me tendrá. ¿A qué esperas, verdugo, para asestar el golpe?…».

Se detuvo, oró, doblegó la cerviz. Hubieras visto cómo temblaba el verdugo, como si él fuese el condenado; como temblaba su diestra al ir a dar el golpe, cómo palidecían los rostros al ver lo que le iba a suceder a la niña, mientras ella se mantenía serena. En una sola víctima tuvo lugar un doble martirio: el de la castidad y el de la fe. Permaneció virgen y obtuvo la gloria del martirio». Santa Inés, virgen y mártir.

Oración.– Dios todopoderoso y eterno, que eliges a los débiles para confundir a los fuertes de este mundo, concédenos a cuantos celebramos el triunfo de tu mártir santa Inés imitar la firmeza de su fe. Por nuestro Señor Jesucristo.

Gloria a Santa Inés bendita, pero aún más gloria, honor y gratitud a nuestro Señor y Salvador Jesucristo, que la re-creó con su gracia sobrenatural, sobrehumana, y la sostuvo firme y alegre en el martirio. Esto es lo que da de sí la gracia de Cristo en una persona humana, aunque tenga pocos años. Y como con ella, ha hecho Cristo con muchos, con muchísimos, también hoy.

Gloria tibi, Domine!

José María Iraburu, sacerdote

Papa entrega palio a ArzobispoPost post 1.– El pallium se confecciona con lana de corderos que el Papa bendice en una capilla del Vaticano el día de Santa Inés. Se le presentan dos corderos adornados uno con flores blancas (recordando la virginidad de Santa Inés) y el otro con flores rojas (en honor de su martirio). Luego, los corderos son llevados a la Basílica de Santa Inés, en la Via Nomentana de Roma, donde está su sepulcro. Y son criados en la Abadía trapense de las Tres Fuentes. Una vez confeccionados los palios por las benedictinas de Santa Cecilia, con la lana recién esquilada, son colocados en un cofre sobre la tumba de San Pedro. Y en la Misa de la fiesta de San Pedro y San Pablo (29 de junio) son bendecidos y entregados solemnemente por el Papa a los nuevos Arzobispos nombrados durante el año.

Post post 2.– Filósofos, políticos y juristas romanos –los creadores del Derecho Romano, quizá el más perfecto conocido en la historia–, no impugnaron jamás la eliminación de los cristianos, que de vez en cuando se produjo durante tres siglos, ni siquiera cuando quien sufría el martirio era una niña de 12 años. No movían ni una ceja: lo consideraban perfectamente tolerable. Más o menos como hoy… Esto es lo que da de sí la sabiduría del mundo, cuando no ha recibido o cuando ha rechazado a Cristo y a su  Iglesia, Madre y Maestra… Compárese la apoteosis fúnebre organizada por los grandes Jefes de Estado occidentales con ocasión de los asesinatos de aquellos periodistas de Charlie Hebdo y su reacción ante la masacre actual de miles y miles de cristianos. O ante el asesinato por el aborto de más de 40 millones de niños al año.

Índice de Reforma o apostasía

11 comentarios

  
hidaspes
Que el ejemplo de castidad y entrega a Cristo de esta valiente niña Santa ilumine a nuestra juventud. Que se dejen abrazar por el Esposo Divino que es Cristo. Y ya por último, que Santa Inés, en cuyo recuerdo bautizé a una de mis hijas, interceda por todos nosotros ante Dios Padre todopoderoso.
---------------------
JMI.-Amén.
21/01/16 1:41 PM
  
Miriam de Argentina
Que maravilla obra el Señor en los que lo aman! Verdaderamente a mi me sorprende más la obra de santidad (pureza y martirio en este caso) obrada por el Espíritu Santo en una persona (tierna niña de la edad de una de mis hijas) que cualquier otra maravilla del mundo natural. "Y eso que a esta edad las niñas no pueden soportar ni la severidad del rostro de sus padres, y si distraídamente se pinchan con una aguja, se poner a llorar como si se tratara de una herida." ¡Bendito sea Dios en sus santos! ¡Que grande, hermoso y poderoso es el Señor!
21/01/16 3:23 PM
  
Feri del Carpio Marek
Gracias, querido Padre, por esta buena lectura que nos ha brindado hoy. Dos observaciones: la primera es que sentí la falta de sus exquisitos diálogos con los que suele comenzar sus posts; la segunda es que hay un error del año en «El papa San Dámaso (304-366)»: san Dámaso murió el 384. El 366 fue el año de inicio de su pontificado.
-------------------------
JMI.-Muchas gracias. Lo corrijo ahora mismo.
21/01/16 4:45 PM
  
Beatriz Mercedes Alonso (Córdoba - Argentina)
"Gloria a Santa Inés bendita, pero aún más gloria, honor y gratitud a nuestro Señor y Salvador Jesucristo, que la re-creó con su gracia sobrenatural, sobrehumana, y la sostuvo firme y alegre en el martirio. Esto es lo que da de sí la gracia de Cristo en una persona humana, aunque tenga pocos años. Y como con ella, ha hecho Cristo con muchos, con muchísimos, también hoy". ¡¡¡Qué maravilla!!!

Muchísimas gracias Padre Iraburu. Que el Espíritu Santo lo siga iluminando.
Santa Inés ruega por nosotros.
----------------------------------
JMI.-Amén.
21/01/16 5:03 PM
  
Margarita
solamente agregaría al segundo post del Padre ...y de niños abortados que ya no pueden ofrecer su martirio por la conversión de este mundo
--------------------------------
JMI.- Gracias.
Ya lo he añadido al final del Post post 2.
21/01/16 7:26 PM
  
Cristina de San Pedro
Cuando era niña, las religiosas salesianas nos enseñaban un poema del que sólo recuerdo el inicio:
¡Oh, invicta Santa Inés modelo de pureza y fortaleza cristiana...!

Alguien lo sabe?
Es necesario promover la lectura de la vida de los santos para dar más modelos de vida cristiana a nuestros jóvenes.
Gracias.
----------------------------
JMI.-En la Tradición católica, después de las Sgdas. Escrituras, la lectura espiritual más frecuente han sido las Vidas de los Santos, y las Actas de los mártires especialmente. Ahí es donde se halla la exégesis más fide-digna del Evangelio de Cristo. La mayor luz de fe y el mayor fuego de caridad.
23/01/16 8:15 AM
  
María A
Preciosa entrada. Lo que no entiendo es la causa de la fotografía de Lia Mills a los 12 años. Cf. proyecto-raquel. com/es/node/ 357
------------------------------
JMI.-Poner en el art. sobre Sta. Inéa la imagen de Lia Mills, activista pro-vida ya a los 12 años, no significa nada especial. Y sin nombrarla, el 99% de lectores ni sabe que es ella.
Por otra parte, nada impide que una actriz , p.ej., preste su imagen a una santa de hace 17 siglos. Ya se ve ve que solamente, aunque Lia no sea actriz, hace lo mismo: un préstamo de su imagen.
21/01/18 8:13 PM
  
Adrián Ferreira
La foto hizo imaginarme a santa Inés fue un acierto ponerla. Muchas gracias
21/01/18 10:29 PM
  
Teodoro Rivas de Nicaragua
Gracias padre por sus escritos.
Extraño su sabiduría en relación a la actualidad de la iglesia de hoy.
------------------------------
JMI.-Cualquiera que se adhiera a Escritura, Padres, Magisterio, Doctores de la Iglesia, buen autores modernos, por la gracia de Dios, puede ver libre de las tinieblas del error, y guardado en el esplendor de la verdad, que es Cristo.
22/01/18 6:16 AM
  
rosa
Une Señor por tu Misericordia a tantos niños y niñas violados que no vuscaron este martirio y riega sus almas virgenes con el olvido de este suplicio.Virgen Santisima protejelos para que los niños sean respetados .
22/01/18 7:47 AM
  
Beatriz Mercedes Alonso (Córdoba - Argentina)
"Cualquiera que se adhiera a Escritura, Padres, Magisterio, Doctores de la Iglesia, buenos autores modernos, por la gracia de Dios, puede verse libre de las tinieblas del error, y guardado en el esplendor de la verdad, que es Cristo".

Muchísimas gracias, Padre Iraburu, por estas sabias palabras. Me han llenado de paz. Que el Espíritu Santo lo siga iluminando y la Santísima Virgen María y San José lo protejan siempre.
----------------------------------
JMI.-Amén.
Y que se cumpla lo mismo en Beatriz.
22/01/18 12:25 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.