(337) Pecado –8. Pecados mortales y veniales

 porca miseria

–Padre nuestro, perdona nuestras ofensas.

–Como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.

Pecado mortal y pecado venial. Juan Pablo II, en la exhortación apostólica Reconciliatio et pænitentia (1984, 17), expone los fundamentos bíblicos y doctrinales de la distinción real entre pecados mortales, que llevan a la muerte (1Jn 5,16; Rm 1,32), pues quienes persisten en ellos no poseerán el reino de Dios (1Cor 6,10; Gal 5,21), y pecados veniales, leves o cotidianos (Sant 3,2), que ofenden a Dios, pero que no cortan la relación de amistad con Él. Ésta es, en efecto, la doctrina tradicional, que Santo Tomás enseña (STh I-II,72,5), como también el concilio de Trento (Dz 1573, 1575, 1577).

–El pecado mortal es una ofensa a Dios tan terrible, y trae consigo unas consecuencias tan espantosas, que no puede producirse sin que se den estas tres condiciones: –materia grave, o al menos apreciada subjetivamente como tal; –plena advertencia, es decir, conocimiento suficiente de la malicia del acto; y –pleno consentimiento de la voluntad. Un solo acto, si reune tales condiciones, puede verdaderamente separar de Dios, es decir, puede causar la muerte del alma. En este sentido, dice Juan Pablo II, se debe «evitar reducir el pecado mortal a un acto de “opción fundamental” contra Dios –como hoy se suele decir–, entendiendo con ello un desprecio explícito y formal de Dios o del prójimo» (Reconciliatio 17).

La maldad del pecado mortal consiste en que rechaza un gran don de Dios, una gracia que era necesaria para la vida sobrenatural. Mata, por tanto, ésta; separa al hombre de Dios, de su amistad vivificante; desvía gravemente al hombre de su fin verdadero, Dios, orientándolo hacia bienes creados. En este último sentido ha de entenderse la expresión «actos desordenados», que hoy –desafortunadamente– vienen a ser un eufemismo frecuente para evitar la palabra «pecado».

–El pecado venial rechaza un don menor de Dios, algo no imprescindible para mantenerse en vida sobrenatural. No produce la muerte del alma, sino enfermedad y debilitamiento; no separa al hombre de Dios completamente; no excluye de su gracia y amistad (Trento 1551, Errores Bayo 1567: Dz 1680, 1920); no desvía al hombre totalmente de su fin, sino que implica un culpable desvío en el camino hacia él. Un pecado puede ser venial (de venia, perdón, venial, perdonable) por la misma levedad de la materia, o bien por la imperfección del acto, cuando la advertencia o la deliberación no fueron perfectos.

No siempre el pecado venial es sinónimo de pecado leve, apenas culpable, sin mayor importancia. Conviene saber esto y recordarlo. Así como la enfermedad admite una amplia gama de diversas gravedades, teniendo al límite la muerte, de modo semejante el pecado venial puede ser leve o grave, casi mortal. Imaginen este diálogo: –¿Esa enfermedad es mortal? –No, gracias a Dios. –Bueno, entonces es leve. –No, es bastante o muy grave, y si no se sana a tiempo, puede llegar a ser una enfermedad mortal.

Juan Pablo II, en el lugar citado, recuerda que «el pecado grave se identifica prácticamente, en la doctrina y en la acción pastoral de la Iglesia, con el pecado mortal». Sin embargo, ya se comprende que también el pecado venial puede tener modalidades realmente graves. Cayetano usa la calificación de «gravia peccata venialia», y Francisco de Vitoria, con otros, emplea expresiones equivalentes (M. Sánchez, Sobre la división del pecado, «Studium» 1974, 120-123). Pero, como es lógico, son particularmente los santos, quienes más aman a Dios, los que más insisten en la posible gravedad de ciertos pecados veniales.

Así Santa Teresa: «Pecado por chico que sea, que se entiende muy de advertencia que se hace, Dios nos libre de él. Yo no sé cómo tenemos tanto atrevimiento como es ir contra un tan gran Señor, aunque sea en muy poca cosa, cuanto más que no hay poco siendo contra una tan gran Majestad, viendo que nos está mirando. Que esto me parece a mí que es pecado sobrepensado, como quien dijera: “Señor, aunque os pese, haré esto; que ya veo que lo véis y sé que no lo queréis y lo entiendo, pero quiero yo más seguir mi antojo que vuestra voluntad”. Y que en cosa de esta suerte hay poco, a mí no me lo parece, sino mucho y muy mucho» (Camino Perf. 71,3). La reincidencia desvergonzada agrava aún más la culpa: «que si ponemos un arbolillo y cada día le regamos, se hará tan grande que para arrancarle después es menester pala y azadón; así me parece es hacer cada día una falta –por pequeña que sea– si no nos enmendamos de ella» (Medit. Cantares 2,20).

* * *

–Imperfecciones. Por otra parte, grandes autores nos hablan de las imperfecciones, junto a los pecados mortales y veniales (San Juan de la Cruz, 1 Subida 9,7; 11,2). La imperfección suele definirse como «la deliberada omisión de un bien mejor». Pudiendo hacer un bien mayor, se elige hacer un bien menor… ¿Realmente es pecado? Otros piensan que, más bien, la imperfección es una obra buena, pero no perfecta. Otros –y yo con ellos– estimamos que es simplemente un pecado venial, aunque sea muy leve.

No creemos que existan actos humanos moralmente indiferentes (decimos actos humanos, por tanto conscientes y deliberados). Podrá haber actos del hombre (andar, comer, escribir) indiferentes por su especie, es decir, considerados en abstracto. Pero considerados en concreto, en la acción individual, tales actos serán buenos o malos, según la moralidad derivada de las circunstancias y del fin del agente (STh I-II,18,9). Ahora bien, si no hay actos morales indiferentes, no hay imperfecciones: los actos humanos o son buenos o son malos –venial o mortalmente pecaminosos–. Así pues, «la imperfección moral es pecado venial» (B. Zomparelli, imperfection morale, Dict. de Spiritualité, París 1970, 1625-1630).

Dejemos a un lado en esto si tal cosa es de precepto o consejo, si es un bien en sí mayor o menor, etc., y veamos la cuestión sencillamente. Siempre que el hombre rechaza la íntima moción de la gracia de Dios, peca –venial o mortalmente–; trátese de precepto o consejo, bien mayor o menor. Si, por ejemplo, una persona tiene conciencia moral cierta de que Dios quiere darle su gracia para que vaya a misa diariamente, si no va y se aplica a otra obra buena (trabajar, estudiar, lo que sea), no incurre simplemente en una imperfección, sino en un pecado venial –pues el don rechazado no es vital, sino sólo conveniente y precioso–. Y ya sabemos, por supuesto, que no hay precepto que mande participar diariamente en la Misa.

* * *

Evaluación subjetiva del pecado concreto

La división teórica de la gravedad de los distintos pecados es relativamente sencilla. Pero a la hora de evaluar en concreto la gravedad de ciertos pecados cometidos, surgen a veces en las conciencias problemas no pequeños. Señalemos, pues, algunos criterios en orden al discernimiento.

1.–Aunque somos personas humanas, hacemos pocos «actos humanos», si entendemos por éstos los que proceden de razón y libertad  (ST I-II, 1,1; ib. ad 3m). Los hombres espirituales tienen una vida muy consciente y deliberada, pero son pocos. La mayoría de los hombres son carnales, y el sector consciente y libre de sus vidas es bastante reducido. Obran muchas veces movidos por su costumbre, por la moda, por las circunstancias, por lo que le apetece, por lo que le piden. En gran medida, pues, «no saben lo que hacen» (Lc 23,34; cf. Rm 7,15). Más aún, los que pecan mucho ponen sus almas tan oscuras, que acaban confundiendo vicio y virtud, mal y bien. Todos, más o menos, sufrimos estas oscuridades, y todos hemos de decir ante el Señor: «¿Quién conoce sus faltas? Absuélveme de lo que se me oculta» (Sal 18,13).

Ahora bien, si en aquello que en nuestra conciencia hay de consciente y libre nos empeñamos sinceramente en no ofender a Dios, llegaremos a no ofenderle tampoco en aquellas cosas de las que hoy todavía apenas somos conscientes. Es decir, la reducción de los pecados formales, amplía e ilumina cada vez más nuestra conciencia, y nos va librando incluso de aquellos que llamamos pecados materiales, que no son realmente culpables, por faltar en ellos el conocimiento o la voluntariedad. Por el contrario, en los cristianos plenamente crecidos en la gracia casi todos los actos son humanos, pues en ellos la voluntad obra según la razón y según «la fe operante por la caridad» (Gal 5,6).

2.–La gravedad o levedad de un pecado concreto ha de ser juzgada según el pensamiento de la fe, esto es, a la luz de la sagrada Escritura y de la enseñanza de la Iglesia; y no según el temperamento personal o el ambiente en que se vive. De otro modo, los errores en la evaluación pueden ser enormes.

Las personas juzgan frecuentemente la gravedad de un pecado según su temperamento y modo de ser. Tal caballero antiguo no hace casi problema de conciencia si mata a otro en un duelo de pura vanidad; pero si dijera una mentira grave sentiría terriblemente manchado su honor y su conciencia. Esta señora rezadora es incapaz de faltar contra la castidad en los más mínimo, pero maltrata a su empleada, y no ve en ello nada de malo; ve en ello, más bien, una muestra noble de energía y autoridad.

Influye también mucho el ambiente, y también, por supuesto, el mismo medio eclesial concreto. Faltas, por ejemplo, contra la abstinencia penitencial que son muy tenidas en cuenta en tal época o Iglesia particular, en otro tiempo y lugar apenas se consideran. Se dan, pues, en esto errores de época, graves errores colectivos, de los cuales, por supuesto, no se libran los cristianos carnales de nuestro tiempo. Tantos de ellos, por ejemplo, no consideran pecado mortal la inasistencia a la Misa dominical durante años. Su conciencia está deformada, quizá a causa de predicaciones falsas.

3.–A todo pecado, sea mortal o venial, hay que dar mucha importancia. El dolor por la culpa ha de ser siempre máximo, y en este sentido no tiene mayor interés llegar a saber si tal pecado fue mortal o venial, venial leve o grave. Por lo demás, insistimos en que un pecado, aunque no sea mortal, puede ser muy grave. En pecados, por ejemplo, contra la caridad al prójimo, desde una antipatía apenas consentida, pasando por murmuraciones y juicios temerarios, hasta llegar al insulto, a la calumnia o al homicidio, hay una escala muy amplia, en la que no se puede señalar fácilmente cuándo un pecado deja de ser venial para hacerse mortal.

4.–EI pecado de los cristianos tiene una gravedad especial. «Si pecamos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad» ¿qué castigo mereceremos? Si era condenado a muerte el que violaba la ley de Moisés, «¿de qué castigo más severo pensáis que será juzgado digno el que haya pisoteado al Hijo de Dios, y haya profanado la sangre de su Alianza, en la que fue santificado, y haya ultrajado al Espíritu de la gracia?» (Heb 10,26. 29). A éstos «más les valía no haber conocido el camino de la justificación, que, después de haberlo conocido, echarse atrás del santo mandamiento que se les ha transmitido. Les ha pasado lo del acertado proverbio: “El perro ha vuelto a su propio vómito”, y “el cerdo, recién lavado, se revuelca en el lodo”» (2Pe 2,21-22).

5.–El cristiano que habitualmente vive en gracia de Dios, en la duda, debe presumir que su pecado no fue mortal. Y la presunción será tanto más firme cuanto más intensa y firme sea su vida espiritual. Recordemos que gracia, virtudes y dones son hábitos sobrenaturales infundidos por Dios en el hombre. Y el hábito es «qualitas difficile mobilis»: implica permanencia y estabilidad, como dice Santo Tomás (STh I-II, 49,2 ad 3m). La gracia da al hombre una habitual inclinación al bien, así como una habitual tendencia a evitar el pecado (De veritate 24,13). Por eso tanto la vida en pecado como la vida en gracia poseen estabilidad, y la persona no pasa de un estado al otro con facilidad y frecuencia. Por eso aquellos buenos cristianos que con excesiva facilidad piensan que tal pecado suyo fue mortal suelen estar equivocados, quizá porque recibieron una mala formación o porque son escrupulosos. Estiman que puede perderse la gracia de Dios como quien pierde un paraguas, por puro olvido o despiste.

Tengamos en cuenta ante todo que cuando el Señor agarra al hombre fuertemente por su gracia, no consiente tan fácilmente que por el pecado mortal se le escape. Viviendo normalmente en gracia, caminamos fuertemente tomados de la mano de Dios. Y como dice Jesús, «lo que me dio mi Padre es mejor que todo, y nadie podrá arrancar nada de la mano de mi Padre» (Jn 10,29). Y San Pablo: «¿Quién podrá arrancarnos al amor de Cristo?… [Nada] podrá arrancarnos al amor de Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro» (Rm 8,35.39).

–No conviene cavilar en exceso tratando de evaluar exactamente la gravedad de un pecado. Lo que hay que hacer es arrepentirse de él con todo el corazón. Y aunque el pecado fuere pequeño, sea muy grande el arrepentimiento.

Los que atormentan su alma intentando evaluar su culpa, dándole vueltas y más vueltas, no sacan nada en limpio. Muchas veces son escrupulosos. Imaginemos que un niño, desobedeciendo a su madre, ha dado un portazo –por prisa, por enfado, por negligencia, por lo que sea–. Triste sería que luego el niño, encogido en un rincón, se viera corroído por interminables dudas: «¿Fue un portazo muy fuerte?… No tanto. ¿Quizá trato de quitarme culpa? Muy suave no fue, ciertamente. ¿Pero hasta qué punto me di cuenta de lo que hacía?» etc. … Poco tiene eso que ver con la sencillez de los hijos de Dios, que viven apoyados siempre en el amor del «Padre de las misericordias y Dios de todo consuelo» (2Cor 1,3). En no pocos casos, estas cavilaciones morbosas proceden en el fondo de un insano deseo de controlar humanamente la vida de la gracia y cada una de sus vicisitudes. Pero muchas veces la evaluación del pecado concreto es moralmente imposible: «Ni a mí mismo me juzgo –decía San Pablo–. Quien me juzga es el Señor» (1Cor 4,3-4).

* * *

todo va bien

–Pecados de omisión. Todos los días pedimos al Señor en la Misa que perdone nuestros pecados de «pensamiento, palabra, obra u omisión». Estos pecados de omisión pueden ser muy graves: vivir habitualmente desvinculado de la santa Misa, ignorar más o menos conscientemente la situación de un familiar que necesita una ayuda con urgencia, no prestar suficiente atención de amor al cónyuge, centrándose durante los tiempos libres en alguna de las tantísimas aficiones que pueden cautivar a la persona; etc. Muchas veces los pecados de omisión van unidos a pecados de obra. En todo caso, al ser omisiones, con frecuencia no son advertidos por la conciencia, que capta con más facilidad los pecados de obra positiva.

Cristo señala y reprueba en varias ocasiones pecados que son de omisión. Condena la higuera infructuosa (Mc 11,12-14, 20-21). Las vírgenes imprudentes de la parábola no se ven privadas del banquete por pecado de comisión, sino de omisión (Mt 25,11-13). Igualmente es castigado el siervo que no empleó debidamente su talento (Mt 25, 27-29). En el Juicio final el Señor castiga por los muchos bienes que, pudiendo hacerlos, no fueron hechos (Mt 25, 41-46). El rico de la parábola es condenado no por haber causado algún mal al pobre Lázaro, sino por haberlo ignorado, teniéndolo en la misma puerta de su casa, sin prestarle nunca ayuda (Lc 16,19-3 l). La omisión de aquellas buenas obras debidas en justicia o en caridad, que son posibles, ciertamente constituyen un pecado, un pecado de omisión. Esta verdad nos lleva a reafirmar otra verdad fundamental que le precede.

* * *

–Las buenas obras son necesarias para la salvación. Dice Jesús: «Sed perfectos, como perfecto es vuestro Padre celestial» (Mt 5,48). «En esto será glorificado mi Padre, en que deis mucho fruto, y así seréis discípulos míos» (Jn 15,8). Nosotros,  pues, como hijos de Dios, hemos de «andar de una manera digna del Señor, procurando serle gratos en todo, dando frutos de toda obra buena» (Col 1,10). Por lo demás, al final de los tiempos vendrá el Señor «para dar a cada uno según sus obras» (Ap 22,12; cf. Mt 25,19-46; Rm 14,10-12; 2Cor 5,10). Y entonces «saldrán los que han obrado el bien para la resurrección de vida, y los que han obrado el mal para la resurrección de condena» (Jn 5,29).

El cristiano está destinado a la perfección, y exige obras la perfección (per-fectus, de per-facere). En efecto, «la operación es el fin de las cosas creadas» (STh I,105,5), pues las potencias se perfeccionan actualizándose en sus obras propias. Por eso los cristianos, cooperando con la acción de la gracia divina –que es la que actúa en la persona «el querer y el obrar» (Flp 2,13)–, alcanzamos la perfección actuando las virtudes y dones en sus propias obras. Es fácil de entenderlo: si no nos ejercitáramos en las obras buenas, resistiríamos la gracia de Dios, pues Él quiere fecundar nuestra libertad dándole una operosidad abundante, de modo que por ella lleguemos nosotros a la perfección, y al mismo tiempo ocasionemos la de otros. «Así ha de lucir vuestra luz ante los hombres, para que viendo vuestras buenas obras glorifiquen a vuestro Padre, que está en los cielos» (Mt 5,16).      

Advirtamos, en todo caso, que cuando hablamos de obras nos referimos igualmente a las obras externas, que tienen expresión física, como a la realización de obras internas, de condición predominantemente espiritual –como, por ejemplo, orar, perdonar una ofensa, renunciar a una reclamación justa, acordarse de Dios al paso de las horas, etc.–.

El peligro de tener muchas palabras, y pocas obras siempre ha sido denunciado por los maestros espirituales, comenzando por los mismos Apóstoles. San Pedro nos dice que Jesús «pasó haciendo el bien» (Hch 10,38). Y San Pablo: «Dios no reina cuando se habla, sino cuando se actúa» (1 Cor 4,20). Y San Juan: «No amemos de palabra ni de boca, sino con obras y de verdad» (1Jn 3,18). Los pecados de omisión van directamente en contra de esa operosidad benéfica, que no es sino docilidad a la gracia de Dios.

San Juan de la Cruz advierte que «para hallar a Dios de veras no basta sólo orar con el corazón y la lengua, sino que también, con eso, es menester obrar de su parte lo que es en sí. Muchos no querrían que les costase Dios más que hablar, y aun eso mal, y por El no quieren hacer casi nada que les cueste algo» (Cántico 3,2). Santa Teresa insiste siempre: «Vosotras, hijas, diciendo y haciendo, palabras y obras» (Camino Perf. 32,8). El amor que tenemos al Señor ha de ser «probado por obras» (3 Moradas 1,7; cf. Cuenta conc. 51). «Obras quiere el Señor» (5 Moradas 3,11). Y en la más alta perfección cristiana no queda el cristiano inerte y quieto, sino que, por el contrario, es entonces cuando florece en cuantiosas y preciosas obras buenas: «De esto sirve este matrimonio espiritual, de que nazcan siempre obras, obras» (7 Moradas 4,6). Y lo mismo dice Santa Teresa del Niño Jesús: «los más bellos pensamientos nada son sin las obras» (Manuscritos autobiog. X,5).

Así pues, la fe fiducial luterana, sin obras, es una fe muerta, sin caridad, pues si estuviera vivificada por la caridad, florecería necesariamente en obras buenas. No es, por tanto, una fe salvífica: «la fe, si no tiene obras, es de suyo muerta» (Sant 2,17).

La fe fiducial presuntamente salvífica es, pues, una caricatura de la fe viva cristiana, que es, bajo la acción de la gracia de Dios, «la fe operante por la caridad» (Gal 5,6) . En efecto, «no son justos ante Dios los que oyen la Ley, sino los que cumplen la Ley: ésos serán declarados justos» (Rm 2,13). Tampoco basta con clamar al Señor, abandonándose pasivamente a su misericordia, pues «no todo el que dice “¡Señor, Señor!” entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre, que está en los cielos» (Mt 7,21).

Pues bien, el campo católico de trigo no está hoy libre de la cizaña luterana. Cuando un cristiano deja de ir a Misa, cuando la comunión frecuente no va acompañada de la confesión frecuente, cuando la absolución sacramental se imparte y se recibe sin esperanza real de conversión, como una imputación extrínseca de justicia, cuando tantos creyentes viven tranquilamente en el pecado mortal habitual –adulterio o lo que sea–, confiados a la misericordia de Dios, que es tan bueno, ¿no estamos con Lutero ante una vivencia fiducial de la fe? ¿No se da, aunque sea calladamente, una instalación pacífica en el simul peccator et iustus?

José María Iraburu, sacerdote

Post post. –Con ocasión del Sínodo 2014-2015, hemos oído hablar con cierta frecuencia, incluso a Obispos y Cardenales, de la situación de los adúlteros y de las parejas homosexuales  con planteamientos netamente luteranos, no católicos.

Índice de Reforma o apostasía

 

31 comentarios

  
Anónimo
Excelente post.
07/09/15 3:00 AM
  
Miguel García Cinto
Qurido padre Iraburu: Paz y Bien. Es un placer empaparse de su sabiduría profunda y sanamente católica. Ruego a Dios le mantenga saludable de cuerpo y de mente durante muchos años.
------------------------
JMI.-Gracias. Bendición +
07/09/15 7:34 AM
  
UNO
Da miedo leerle porque al segundo párrafo ya se da uno cuenta de que esta incumpliendo algo. En fin gracias por la formación, aunque duela. Dios se lo pague.
------------------
JMI.-Crecer en el conocimiento de la verdad siempre ha de alegrarnos.
07/09/15 10:20 AM
  
Gorka
Habría que hacerse mirar ese gusto que está cogiendo la Iglesia a los eufemismos en la predicación y declaraciones públicas. Un pecado puede ser un "acto desordenado" o puede "dañar la dignidad del hombre", en efecto. Pero sobre todo es una ofensa a Dios, que nos aleja o aparta de Él.

Hablemos claro, Cristo no se anda con remilgos. Es especialmente patético que navarros y vascos -habitualmente parcos al hablar- hablemos como monjas cuando se trata de estas cosas.
-------------------------
JMI.-"Actos desordenados".
Le digo yo a usted...
Venga ya.
De pena.
07/09/15 12:01 PM
  
O. V
Muchísimas gracias!
07/09/15 12:07 PM
  
Juan Manuel
Acertado y clarificador. Gracias, padre. Personalmente me ha venido como anillo al dedo.
07/09/15 12:42 PM
  
estéfano sobrino
Muy buena explicación!
--------------------
JMI.-Lo mismo digo.
07/09/15 12:42 PM
  
Juan
El adulterio de corazón es un pecado que me causa desazón e infelicidad, tengo la tentación muchas veces de discernir si es sólo Satán que me está tentando o he caído en la tentación. En esas situaciones -generalmente se producen cuando ando por la calle- hago una oración mental a la vez que bajo la mirada y desaparece ese estado de turbación anímica.
-------------------
JMI.-Eso es lo que hay que hacer.
Bendigamos al Señor.
07/09/15 12:55 PM
  
José Luis
Sabemos que los Santos tenían mucho cuidado en no terminar en pecado mortal, pero incluso huía velozmente de los pecados veniales.


Hoy parece que no es tan grave permanecer en pecados veniales, ¿por qué será que ya ni el sacerdote, y hablo en mi ciudad, y en algunas parroquias, está rehuyendo del confesionario? No hace mucho, este verano pasado, vino un sacerdote, y cuando alguien le dijo que quería confesarse, enseguida se puso en el confesionario, y luego cuando terminó su confesión, otras personas, con muchos deseos de confesarse también. Hay feligreses que desean encontrarse con sacerdotes en el confesionario, esto hay que tenerlo en cuenta,

• «...pecado de muy de advertencia, por pequeño que sea, Dios nos libre de él» «Oh, que quedan unos gusanos que no se dan a entender... hasta que nos ha roído las virtudes». «Miren que por muy pequeñas cosas va el demonio barrenando agujeros por donde entren las muy grandes» [Santa Teresa de Jesús, Moradas 5, cap.3,6. Pág. 399, Obras completas. BAC 1982].

• «En lo interior tened en cuenta hasta que os veáis con gran determinación de no ofender al Señor, que perderíades mil vida por no hacer un pecado venial y os dejaríades perseguir por todo el mundo. Esto, que veáis es con determinada consideración —digo de advertencia—, que de otra suerte, ¿Quién estará sin hacer mucho más? Hay una advertencia muy pensada; otra tan de presto, que hasta está hecha una culpilla, hasta que se hizo parece no se entendió, aunque en alguna manera se entiende. Más pecado por chico que sea, que se entiende muy de advertencia que se hace, Dios nos libre de él. Yo no sé cómo tenemos tanto atrevimiento como es ir en contra un tan Gran Señor, aunque sea en muy poca cosa, cuantimás que no hay poco siendo contra una tan Gran Majestad, viendo que nos está mirando. Que esto me parece pecado sobre pensado, como quien dice: Señor, aunque os pese, yo haré esto; que ya veo que lo veis y sé que no lo queréis y lo entiendo, más yo quiero seguir mi antojo que Vuestra Voluntad Y que en cosa de esta suerte hay poco, a mí no me lo parece, sino mucho y muy mucho.» (Santa Teresa de Jesús: Camino de Perfección, 71, 3. Pág. 326. BAC. 1982. Madrid)

Del libro: Orar con el Padre Pío, Prefería ser hecho mil pedazos antes que ofender a Dios lo más mínimo, una sola vez» (página 129. Desclée De Brouwer. Serie: Hablar con Jesús, 9ª edición. 2013).

Cuando decimos; "somos pecadores", pero nos falta dolor de corazón para convencernos de esta triste realidad, y suplicar al Señor que nos perdone, porque el pecado más mínimo, ya lo dijo Santa Teresa, que Dios nos libre de ellos.

• «Más ¡ay de nosotros, qué pocos debemos de llegar a ella, aunque a quien se guarda de ofender al Señor (…)¡Oh!, que quedan unos gusanos que no se dan a entender, hasta que, como el que royó la yedra a Jonás [4, 6 y 7], nos han roído las virtudes, con un amor propio, una propia estimación, un juzgar los prójimos, aunque sea en pocas cosas, una falta de caridad con ellos, no los queriendo como a nosotros mismos; que, aunque arrastrando cumplimos con la obligación para no ser pecado, no llegamos con mucho a lo que ha de ser para estar del todo unidas con la voluntad de Dios.» (Obras completas de Santa Teresa de Jesús, doctora de la Iglesia Católica, Moradas quintas, cáp, 3, 6. página 399. BAC. 1984. Madrid)

Si en el pasado, nuestras críticas y juicios al prójimo, quien sea, esto no complace al Señor, y salimos perdiendo, y el demonio gana terreno en nuestra vida. Pero con el arrepentimiento de corazón, hemos de superar esa mala costumbre, y perder la vida antes que hacer juicio al prójimo. Arrepentirnos de corazón, estar bien despierto para que el demonio no se salga con la suya y nos manchemos de nuevo con una u otras culpas.

No soportaban los santos que quien estuviera cerca de ellos, por ejemplo el Santo Padre Pío, se hiciera la más mínima injuria, critica a cualquier otra persona.
07/09/15 2:13 PM
  
Gabriela de Argentina
El padre Antonio Royo Marín sostiene que las imperfecciones no son pecados veniales, pues son obras intrinsecamente buenas, aunque perfectibles. Me parece la postura más correcta, ya que no puede asimilarse un bien (aunque no sea perfecto) con un mal (pecado). Hay una diferencia que no es de mero grado, sino de naturaleza.
--------------------
JMI.-Fuera de las obras místicas, realizadas bajo el don del ESanto, que son perfectas, todas las obras buenas que realizamos bajo la gracia "al modo humano" son perfectibles, es decir, no las obramos de modo absolutamente perfecto. Por eso identificar obras buenas perfectibles con "imperfecciones" es un error. El cristiano virtuoso, que habitualmente está realizando obras buenas, en la práctica estaría cometiendo "imperfecciones" continuamente, hasta que llegara ya a la plenitud de la vida mística, en la que se participa de la vida sobrenatural "al modo divino" por obra de los dones del ESanto.


07/09/15 10:06 PM
  
Alejandro Colombia
Escuché en una conferencia del padre Royo Marín, que circula en estos días por la web, que aunque la confesión de los pecados veniales es muy conveniente, siempre es bueno callarse voluntariamente alguno cuando se es escrupuloso o para evitar los escrúpulos. Ergo, en ese caso parece que sí es importante juzgar si fue mortal o venial, porque el mortal no puede callarse nunca, pero vuelven los escrúpulos....

Para mi ha sido muy importante hoy su afirmación que ante la duda, el criterio general es que no se está en pecado mortal, pues Dios no nos permite desaferrarnos de su gracia fácilmente. Sé que no a pocos les ocurre, como a mi, que se abstienen de comulgar por estas dudas y la confesión se les hace pesada, como exagerada... Que cada día confiemos más en el amor de Dios, en su perdón y en su gracia santificante...
07/09/15 10:50 PM
  
Gabriela de Argentina
Seguramente no me he expresado bien, ya que no soy teóloga. Pero el padre Royo Marin si lo era y dice bien claro que a su criterio las imperfecciones no son pecados veniales. Pero por supuesto, es materia opinable, y en ese sentido es que expreso que a mi me resulta mas convincente la postura del padre Royo Marin, sin por ello desacreditar la suya ( y de otros).
08/09/15 12:26 AM
  
Gabriela de Argentina
Alejandro Colombia: yo escuche esa conferencia que Ud. cita. Esta dirigida a monjas, las cuales es altamente improbable que esten en pecado mortal. El mismo padre Royo Marin aclara explicitamente que ese consejo que le da a las monjas NO se lo da a la gente común que vive en el mundo. Cuidado.
08/09/15 12:30 AM
  
Gabriela de Argentina
Alejandro Colombia: a mi tambien me pasa como a Ud., ante la menor duda dejo de comulgar. Es algo que supongo hay que tratar de resolver buscando un buen confesor y, en lo posible, director espiritual. Saludos.
08/09/15 12:36 AM
  
Francisco
Excelente post, pero no comparto en absoluto lo de la imperfección como pecado venial. Me parece un error porque crea pecados donde no los hay.

Usted pone un ejemplo que no vale, pues para que exista verdadero pecado deben haber evidencias, no conjeturas o suposiciones subjetivas. Si veo a alguien que debido a un accidente necesita ayuda y paso de largo y me voy a Misa, cometo un verdadero pecado de omisión, pecado contra la caridad. Pero mi acto de asistir a Misa para adorar al Señor no pierde su bondad esencial.
Sin embargo, si creo que Dios me está pidiendo la asistencia diaria a Misa y en su lugar rezo el rosario ¿cómo puede ser esto pecado si no me consta tal mandato (salvo revelación divina)?. Solo puede haber pecado sobre obligaciones que conocemos con certeza objetiva. Si se trata de un 'consejo' para que exista verdadero pecado el Señor debe manifestarse de tal modo que no quede la más mínima duda de que se trata de un mandato expreso Suyo, y en ese caso se convierte en precepto. Un ejemplo clarísimo, el 'fiat' de la Virgen María, Lc. 1, 26-38.

Es por esto que el pecado se refiere siempre a preceptos, no a consejos.

El catecismo en su numero 1862 enseña: "Se comete un pecado venial cuando no se observa en una materia leve la medida prescrita por la ley moral, o cuando se desobedece a la ley moral en materia grave, pero sin pleno conocimiento o sin entero consentimiento."

Por otro lado, tenemos el testimonio de los grandes maestros espirituales y doctores de la Iglesia, san Juan de la Cruz, Santa Teresa de Jesús, etc. que distinguen entre pecados mortales, pecados veniales e imperfecciones. Y si estos santos, con tal criterio, llegaron a tan grandes alturas, prefiero ceñirme a la opinión de éstos, que a otros autores más 'rigoristas' de los que ni siquiera sabemos si alcanzaron tan feliz término.

----------------------------
JMI.-Tengo que salir y tardaré en volver. Cuando vuelva, con el favor de Dios, le respondo con más calma. Entre tanto le aconsejo (consejo, no precepto) leer el nº 17 de la Reconciliatio et poenitencia. Cuando el gran Santo papa Juan Pablo II hace la división del pecado, distingue solamente mortal y venial, fiel a la tradición bíblica, patrística y magisterial. Cuando alguien peca, o es venial o es mortal su pecado (con la inmensa gama diversa de gravedades posibles, incluso en los veniales, que ya he señalado). La imperfección o no es propiamente pecado o lo es. Si es pecado, si realmente hay culpa, una de dos, o es mortal o venial. No hay un tertium quid.
----------------------
JMI.-Ya he vuelto y sigo, pero con prisa, porque tengo la mañana muy recargada. "Solo puede haber pecado -dice usted- sobre obligaciones que conocemos con certeza objetiva (...) el pecado se refiere siempre a preceptos, no a consejos".

Creo que está usted equivocado. Si una persona, volviendo al ejemplo de la Misa diaria, tiene conciencia moral cierta de que el Señor quiere "concederle" (mejor que "pedirle", como dice usted) esa preciosa gracia, y tiene conciencia moral cierta de que no la recibe por pura pereza o por preferir otras ocupaciones vanas (quedarse, p. ej., a ver en la TV un programa que le apasiona, y que coincide justamente con la Misa), hará muy bien en tener conciencia de pecado, de pecado venial, y hará muy bien en confesarse: "Padre, me acuso de que por apego desordenado a otras cosas no he ido a Misa teniendo clara conciencia de que el Señor me quería conceder asistir a ella". Y ya sabemos que la Misa diaria es aconsejable, pero no es un precepto, por supuesto.

Los autores espirituales muy santos a los que se refiere usted emplean el término "imperfección" en contextos muy varios y en sentidos bastante diversos. Cuando la imperfección de la que hablan es claramente culpable, es pecado, ciertamente o es venial o es mortal. En otras palabras, cuando la imperfección es pecado es pecado venial. Y aquí estamos hablando de la división del pecado, no de hechos de la vida espiritual más o menos deficientes, que los hay a miles, por supuesto, por acción o por omisión.


Eso de que solo puede haber pecado si hay infracción de precepto patente no es verdad. Lo que dice el Catecismo en n. 1862 es verdad, pero no es toda la verdad.
08/09/15 4:31 AM
  
Gabriela de Argentina
Errata: en el comentario a anterior quise decir que NO me he expresao bien pues NO soy teologa. Mil disculpas.
08/09/15 12:08 PM
  
Roblete
Desde hace algún tiempo, Padre Iraburu, tengo por cierto que cuando me confieso la gracia actúa de algún modo también en mi entorno y lo mismo ocurre con mis pecados. Lo noto muy especialmente en mi mujer. No entro en detalles por ser temas personales, pero algunas cosas son realmente milagrosas. No puedo concebir ya la salud de las almas como algo exclusivamente personal, al punto que esa actitud tan extendida de que cada uno haga lo que quiera me parece un disparate mayúsculo.

Determinadas situaciones de pecado muy aceptadas socialmente, que antes simplemente me parecían mal, ahora me entristecen profundamente. Por el contrario, otras cosas provocan en mí un gozo espiritual que antes no sentía. El otro día me cruce en la calle con dos monjitas Guadalupanas. Iban hablando entre ellas y la alegría que transmitían sus caras sonrientes y la imagen de la Santísima Virgen en su hábito produjeron al instante en mí una enorme alegría y un profundo amor a la Iglesia.

--------------------------
JMI.-Bendigamos al Señor siempre y en todo lugar.
08/09/15 1:21 PM
  
Cayetano
Gracias padre, grande su enseñanza¡¡ Esto a mi no me lo había explicado nadie antes con tanta claridad. Aporta mucha luz a un tema primordial, del que mis hijos, con 11 años, 14....me preguntan con cierta frecuencia. ¿Cuál es la diferencia entre pecado mortal y venial? ¿papá es pecado mortal esto....?La explicación de catecismo no la entendían a la hora de la práctica, y era la única explicación que yo sabía darles....a todas luces insuficiente. Esta catequesis ha sido grande para mí y lo va a ser para mis hijos, que en breve, me preguntarán, papá ¿es pecado venial o mortal el haber insultado a un compañero de clase que le quitó unos cromos a mi hermano?.....
Qué grande padre, Dios lo guarde muchos años dándonos luz¡¡ Gracias.
--------------------------------------
JMI.-Bendigamos al Padre de las luces, de quien desciende todo buen don y toda dádiva perfecta (Stgo 1)
Bendición +
08/09/15 4:37 PM
  
sergio
Nos estamos superando cada vez más con las imagenes, le felicito, no hay que perder el humor.Que es para perderlo tal como estás el patio.
-----------------------------
JMI.-Gracias.
Servid al Señor con alegría.
Alegraos, alegraos siempre en el Señor.
08/09/15 10:31 PM
  
Horacio Castro
Yo sin embargo pienso que esta fotografía lo desfavorece Padre Iraburu.
09/09/15 2:13 AM
  
Francisco
Ha cambiado el ejemplo. Ahora habla Vd. de un programa que apasiona. No consiste la elección pues entre dos bienes sino entre un bien y un mal. De lo que tendrá que confesarse ciertamente es de ese apego desordenado a la TV, no de una supuesta infidelidad a la gracia.
Ya que Vd. cita ese documento del santo papa Juan Pablo II aprovecho para decirle que cuando en él se habla de pecado se refiere siempre "a la desobediencia a Dios, a su ley, a la norma moral que él dio al hombre...". Los consejos no pertenecen a la ley moral y los quiere incluir Vd. Ahí está el problema.

Vd ha dicho "En otras palabras, cuando la imperfección es pecado es pecado venial.".
La imperfección, en cuanto obra buena, no puede pertenecer nunca al orden del mal. Está en la linea del bien. Una oración hecha con apego a las consolaciones espirituales es una oración imperfecta pero no mala. Ese apego es otro acto diferente, sobreañadido a la acción buena de la oración.
No existen imperfecciones que sean pecado porque entonces no son imperfecciones. El pecado es siempre transgresión, violación de la ley moral. La imperfección por el contrario es siempre 'perfección' en algún grado. Y en la medida en que es 'perfecta' no puede jamás ser un mal.

"Eso de que solo puede haber pecado si hay infracción de precepto patente no es verdad." De acuerdo, ahí no me expliqué correctamente. Puede haber pecado aun con un conocimiento confuso de la ley, que todos llevamos grabada. Pero los consejos no pertenecen a la ley. Son otra cosa.

09/09/15 2:50 AM
  
Francisco
San Juan Pablo II en una audiencia general del 19-6-1996. Puede consultarlo en la website del vaticano.

"La Iglesia ha reconocido constantemente que María fue santa e inmune de todo pecado o imperfección moral."

"Algunos Padres de la Iglesia de los primeros siglos, al no estar aún convencidos de su santidad perfecta, atribuyeron a María imperfecciones o defectos morales. También algunos autores recientes han hecho suya esta posición. Pero los textos evangélicos citados para justificar estas opiniones no permiten en ningún caso fundar la atribución de un pecado, ni siquiera una imperfección moral, a la Madre del Redentor."

El santo papa hace aquí una distinción esencial entre el pecado y la imperfección moral.
Conclusión: La imperfección moral no es un pecado ni siquiera venial, aunque puede ir acompañada -y frecuentemente lo irá- de pecados veniales.
09/09/15 5:57 AM
  
Gonzalo
Estimado Padre,

Me ha gustado el buen humor con que explica que no hay que atormentarse intentando evaluar la culpa, el ejemplo del niño y el portazo es muy bueno. Lo que tiene que hacer ese niño es levantarse, dar un beso a su madre y pedirle perdón con sencillez.

No obstante, en el caso de las ofensas a Dios no es tan sencillo. Por supuesto que hay que dejar de dar vueltas al pecado y acercarse a Dios para pedirle perdón. Pero a veces (cuando nos gustaría acercarnos a comulgar, por ejemplo) puede ocurrir que evaluar la gravedad del pecado sea necesario para decidir si uno puede comulgar o debe confesarse antes (cosa que en ocasiones no es tan fácil, puede requerir un desplazamiento largo, acudir al sacerdote en un horario que uno no tiene disponible por otras obligaciones familiares o profesionales, etc.).

Entonces, (1) es necesario evaluar la gravedad del pecado (¿puedo comulgar o no?); pero al mismo tiempo (2) "la evaluación del pecado concreto es moralmente imposible", y además es psicológicamente contraproducente tratar de evaluarlo exactamente.

No me estoy refiriendo a faltas insignificantes que uno pueda magnificar escrupulosamente, sino más bien a verdaderos pecados cuyo carácter venial/mortal no queda claro ante la conciencia.

Gracias de antemano.
.............................
JMI.-Es verdad que, concretamente para comulgar, es preciso discernir con el favor de Dios y su luz el estado de nuestra conciencia. Pero fuera de los casos de escrupulosos, no es tan difícil conocer cuándo el pecado cometido, por su objeto, por su grado de voluntariedad, es mortal o venial.

Siendo una persona que habitualmente vive en gracia, como ya digo arriba, la presunción va favorable a que no fue mortal (aunque por supuesto personas tales son capaces de cometerlo; digo, en la duda). Lo mejor, claro, es confesar el pecado y comulgar. Pero si la confesión es muy difícil, por la distancia al confesor o por lo que sea, lo aconsejable es hacer un acto de contrición ante el Señor lo más perfecto que podamos hacer con la ayuda de la Virgen, y seguir comulgando. Y buscar con empeño confesar cuanto antes se pueda.
09/09/15 4:04 PM
  
Feri del Carpio Marek
Qué bueno leerle padre. Es curioso que después de leer su post, puedo apreciar mucho mejor el punto 1863 del Catecismo, que por mi estado aún demasiado carnalizado, no daba la debida atención.

En otro punto, el 1856, me deja perplejo los ejemplos de pecado venial que da el Catecismo, citando a Santo Tomás de Aquino: «una palabra ociosa, una risa superflua, etc.» Palabras ociosas y risas superfluas cometo muy a menudo, y ni siquiera me da remordimiento de conciencia. Entonces me sorprende que sean esos los ejemplos de pecado venial que proponga el Catecismo.

..................................
JMI.-Mt 12,36. "Yo os digo que de toda palabra vana que hablen los hombres, darán cuenta de ella en el día del juicio".
El ejemplo, como ya sabe usted, está tomado del propio Maestro y Señor nuestro Jesucristo.
09/09/15 11:14 PM
  
Feri del Carpio Marek
Sí, padre, bien lo sé, pero como ya lo notó, tiendo a olvidarlo con facilidad. Gracias por recordármelo.
10/09/15 12:00 AM
  
Grace del Tabor - Argentina
Gracias, Padre. Es un gusto leerle. Dios lo siga bendiciendo !
-----------------------
JMI.-Bendición +
10/09/15 8:03 AM
  
José Luis
Ciertamente, cuando nos tomamos en serio el conocimiento de la Sagrada Escritura nuestra vida cambia, y el Catecismo de la Iglesia Católica también es importante. En el pasado, cuando no estaba interesado por la Sagrada Biblia, la veía como si nada, pero el Señor que tuvo misericordia conmigo, me hizo ver todas mis equivocaciones. Yo obraba de mala manera, pero no pensaba que estaba pecando, no pensaba en ello. El Señor me iba educando mediante la Sagrada Biblia, y lo que yo pensaba que no era pecado, el Señor me iba mostrando en distintos pasajes, que si, que lo era, las carcajadas, la ociosidad, y por si fuera poco, aún me encaminó hacia otro libro, esa vez de San Alfonso María de Ligorio, que me ayudaba a mirar en mi interior, y me espantaba de esos pecados que aún no había salido para la confesión.

El Señor nos muestra distintos caminos para que veamos la peligrosidad de todo tipo de pecado, San Juan Crisóstomo, San Agustín , el referido San Alfonso María de Ligorio, Santa Teresa de Jesús y muchos más, nos va ayudando en nuestra vida interior.

Que peligroso es para nosotros tener un corazón endurecido, conocer el pecado, pero no salir de esos pecados. O que alguno diga, cuando busca ayuda y consejos espirituales, que eso no es pecado, las discusiones con quien sea no son pecados, pero el demonio sabemos que es mentiroso, y tiene demasiada influencia para los tibios.

Es un bien en todos los sentidos cuando salimos de ese camino peligroso, pues hay muchos, pero uno de ellos, son las palabras ociosas.
---------------------------------
JMI.-Cito de memoria a Santa Teresa de Jesús:
Mucho daño hicieron a mi alma confesores semiletrados que a pecados leves me decía que no eran nada, y a otros graves que eran veniales. Y no lo hacían con mala voluntad, sino por que no era letrados de verdad en la doctrina de la Iglesia.
10/09/15 5:15 PM
  
nikol
me gusta la pagina me ayudo mucho gracias😊😊



-------------------------------------
JMI.-Bendigamos al Señor, fuente de toda verdad.
11/09/16 3:39 AM
  
Fat
Muy interesante tema Padre y de mucha ayuda, tengo una duda en cuanto al sexto y noveno Mandamientos, cuándo es pecado mortal y venial? Por ejemplo si tengo un novio y no tengo relaciones sexuales pero cometo algunos excesos en besos y caricias esto se considera venial o mortal ?
-----------------------------------------
JMI.-No hay un metro ni un peso para medir la mayor o menor gravedad de los pecados de lujuria. Ni de otros, p.ej., de caridad. ¿Cuándo una ofensa al prójimo comienza a ser pecado mortal: una mala mirada - un gesto público despectivo - una zancadillaCuán que lo tumba - una calumnia - una patada - un pinchazo con un alfiler - con una navaja - con un cuchillo de cocina - etc. etc. etc.? ¿Cuándo las muestras sensibles de afecto, en gradación ascendente, comienzan a ser pecado mortal?

La virtud de la castidad en la persona ya le hace distinguir entre la mera muestra de afecto y la excitación sexual despertada, que habitualmente está (debe estar) como dormida.
02/11/17 9:13 PM
  
jose carlos
Buenos dias padre,soy una persona que he estado perdida de la iglesia hace muchos años,Ahora gracias a Dios he vuelto a reconciliarme con ella,encuentro muchisimos cambios que no conocia,estoy leyendo mucho para estar informado,soy una persona muy sencilla,y tengo una pregunta para vd ¿, la masturbacion personal es pecado mortal ? ( por problemas de enfermedad no puedo tener relaciones con mi esposa ) veo en misa que va mucha gente a comulgar sin confesion,leo que se puede comulgar si no estas en pecado mortal.Por favor padre puede aclararme esta situacion,pues no se que hacer.
-------------------------------------
JMI.-Copio/pego del Catecismo de la Iglesia Católica: « “ ” »

2352 «Por la masturbación se ha de entender la excitación voluntaria de los órganos genitales a fin de obtener un placer venéreo. "Tanto el Magisterio de la Iglesia, de acuerdo con una tradición constante, como el sentido moral de los fieles, han afirmado sin ninguna duda que la masturbación es un acto intrínseca y gravemente desordenado". "El uso deliberado de la facultad sexual fuera de las relaciones conyugales normales contradice a su finalidad, sea cual fuere el motivo que lo determine". Así, el goce sexual es buscado aquí al margen de "la relación sexual requerida por el orden moral; aquella relación que realiza el sentido íntegro de la mutua entrega y de la procreación humana en el contexto de un amor verdadero" (Congr. Doctrina de la Fe, decl. "Persona humana" 9)».

«Para emitir un juicio justo sobre la responsabilidad moral de los sujetos y para orientar la acción pastoral, ha de tenerse en cuenta la inmadurez afectiva, la fuerza de los hábitos contraídos, el estado de angustia u otros factores psíquicos o sociales que reducen, e incluso eliminan la culpabilidad moral».

Para que haya pecado mortal hace falta que se den tres factores: 1) objeto moral gravemente malo, 2) conocimiento suficiente y 3) libertad de la voluntad. En principio, como declara Trento, Dios da su gracia para posibilitarnos el cumplimiento de sus mandatos. Pero puede haber casos, como los que indica el Catecismo en el último párrafo citado, en que la voluntad esté psicológicamente enferma, perdida en relación a ciertos actos. Un alcohólico profundo, p.ej., por mucha buena voluntad que ponga, se emborrachará a veces. Son casos en los que la liberación del acto en sí malo exige oración, sacramentos, evitar las ocasiones próximas de pecado... y también a veces un tratamiento psiquiátrico o en centros especializados, como Alcohólicos Anónimos.

22/11/17 10:24 AM
  
Edgard
Disculpe mi ignorancia. Entonces cuando pienso o hago o dejo pasar algo que:
1 se que es malo
2 soy libre de poder evitarlo
Es un pecado mortal?
-------------------------------------
JMI.-El pecado mortal se da sólo si la materia es grave, y si tanto el conocimiento como la libertad de la voluntad son suficientemente plenos.
09/02/18 10:24 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.