(127) Filo-lefebvrianos -II

–¿Ha visto usted qué escandalera ha producido su primer artículo sobre los filolefebvrianos?
–Bueno, el alboroto escandaloso no lo ha producido mi artículo, sino los filolefebvrianos, que se han visto retratados del natural. Lo que demuestra, por si alguno lo dudaba, que haberlos, haylos.

—Señalo brevemente algunos argumentos que los filolefebvrianos aducen para justificar a Mons. Lefebvre y a la FSSPX, defendiendo las ordenaciones episcopales prohibidas y otras actitudes y palabras suyas contra el Concilio Vaticano II, contra los Papas y contra la liturgia del postconcilio. Los filolefebrianos toman esos argumentos de los lefebvrianos, y los hacen suyos, unos más y otros menos. Y hago notar en esto que tanto entre los lefebvrianos como entre los filolefebvrianos hay grados muy diversos en la fuerza de sus aprobaciones y condenas.

1. El principio del mal menor justifica a Mons. Lefebvre. Ante un mal enorme, la perdición de la doctrina de la fe y la profanación de la liturgia, y un mal menor, la desobediencia material a una ley eclesiástica, Mons. Lefebvre se vió obligado a elegir entre dos males y, heroicamente –pues bien sabía que caería sobre él y sobre los Obispos ordenados la excomunión– optó por el mal menor. «Le lien officiel à la Rome moderniste n’est rien à côté de la préservation de la foi!» (Tissier 589) [1].

–El fin no justifica los medios. Jamás. Nunca «hagamos el mal para que venga el bien» (Rm 3,8). –El principio del mal menor nunca justifica la comisión de una acción mala, como lo es una ordenación episcopal prohibida por la Ley de la Iglesia y por mandato expreso del Papa. –Obviamente, Mons. Lefebvre «no se vió obligado» a elegir entre dos males. No se daba una necesidad de elegir, porque otros medios había y hay para luchar, dentro de la obediencia al Papa y a la Iglesia, en favor de la ortodoxia doctrinal y de la mejor liturgia. –Muchos defensores de la ortodoxia en tiempos postconciliares han sufrido el martirio de unas persecuciones verdaderamente horribles –prohibiciones, por ejemplo, en un Seminario de rezar el rosario, arrodillarse ante el Santísimo, leer a Santo Tomás, etc.–, y libraron y libran su combate, perdiendo a veces por ello la salud y toda forma de prosperidad en su vida, sin acudir a la realización de «actos cismáticos». –Justificar una desobediencia gravísima a la Ley eclesial y al mandato del Papa por los presuntos buenos efectos que de ella se esperan es un consecuencialismo moral inadmisible.

2. Gracias a Mons. Lefebvre y a la FSSPX se formó la Comisión Pontificia Ecclesia Dei (motu proprio Ecclesia Dei, 1988), gracias a ellos existen los grupos católicos a ella acogidos, y se salvó la Misa antigua (motu proprio Summorum Pontificum, 2007).

–Igual: consecuencialismo moral inadmisible. –Es indudable que Dios puede sacar el bien de los pecados que cometemos (Rm 8,28), y que «no hay mal que por bien no venga». Pero no por eso los pecados dejan de ser pecados, y los males, males. Como después veremos, otros grupos católicos tradicionales, adictos sin reservas al Concilio Vaticano II, a los Papas postconciliares y a la Liturgia antigua, se han mantenido en perfecta comunión con la Iglesia. Ellos, con otras fuerzas interiores de la Iglesia, han contribuido positivamente a la promulgación de los documentos pontificios Écclesia Dei y Summorum Pontificum. Por el contrario, Mons. Lefebvre y la FSSPX han contribuido a ellos negativamente, manteniendo de modo pertinaz durante decenios reservas sobre la autoridad del Concilio y de los Papas postconciliares. Por eso el Papa Benedicto XVI, después de levantar las excomuniones de los Obispos, les llama «al arrepentimiento y a la vuelta a la unidad» (10-III-2009).

3. La decisión de Juan Pablo II de excomulgar a los Obispos lefebvrianos fue una opción pastoral, y por tanto no infalible. Se produjo partiendo de un discernimiento pastoral erróneo.

–La obediencia al Papa no se fundamenta en el convencimiento de que sus mandatos prudenciales son infalibles, sino en la fe de que por elección de Dios es Vicario de Cristo, Sucesor de Pedro, Pastor universal de la Iglesia. Es obvio, por ejemplo, que un sacerdote debe obediencia a su Obispo no por que crea que sus mandatos pastorales son de infalible prudencia pastoral, sino porque reconoce en el Obispo al Sucesor local de los Apóstoles, al portador de la Autoridad apostólica. A fortiori ocurre en la obediencia muy especialmente debida al Papa.

4. La excomunión de los Obispos lefebvrianos fue injusta, y por tanto inválida. Y fue revocable, como se ha podido comprobar recientemente, al levantar Benedicto XVI la excomunión.

–La excomunión intimada por el Card. Gantin, prefecto de la Congregación de los Obispos (17-VI-1988), el día anterior a las ordenaciones, y declarada por la Congregación después de su realización (1-VII-1988) y por el Papa Juan Pablo II en su carta apostólica Ecclesia Dei (2-VII-1988), no fue injusta y no procedió de un discernimiento equivocado, ya que fue automática, latæ sententiæ. –Por otra parte, el levantamiento de la excomunión no expresa en modo alguno un reconocimiento de que antes fuera injusta e inválida, sino que ha de entenderse como un «gesto de misericordia hacia los cuatro Obispos, ordenados válidamente pero no legítimamente», como se expresa en el mismo Decreto de levantamiento (21-I-2009) y en la Carta pontificia explicativa del mismo (10-III-2009).

5. Lefebvre reconocía el Primado romano, y justamente por eso no dió misión canónica alguna a sus Obispos auxiliares. «Ce seraient mes auxiliares, sans aucune juridiction, tout en pouvant avoir una fonction dans la Fraternité» (Tissier 573) [2]. Esta actitud le eximía, pues, de la desobediencia. Lo que él pretendía era solamente asegurar la existencia de la FSSPX, necesaria «para la continuidad de la Iglesia» en la ortodoxia doctrinal y en la liturgia verdadera.

–Nadie puede dar lo que no tiene. Mons. Lefebvre no podía conferir misión canónica dentro de la Iglesia a sus Obispos, confiándoles, por ejemplo, una diócesis católica, como es obvio. –La ley de la Iglesia ordena, bajo pena de excomunión, «no ordenar Obispos» sin autorización de la Santa Sede. Nada dice de la missio que normalmente va adjunta a la ordenación.

6. La obediencia ciega puede ser moralmente mala en ciertas circunstancias extremas. En el caso de Mons. Lefebvre, enfrentado a una situación de degradación doctrinal, disciplinar y litúrgica de la Iglesia nunca antes conocida, había una obligación moral de conciencia de hacer prevalecer sobre toda Ley eclesiástica y sobre todo mandato personal del Papa la «lex suprema: salus populi». Como él decía: «Nous sommes en un temps dans lequel le droit divin naturel et surnaturel passe avant le droit positif ecclésiastique lorsque celui-ci s’y oppose au lieu d’en être le canal» (Tissier 494) [3]. Hay una «Roma eterna» y una «Roma temporal», y «c’est la Roma éternelle qui condamne la Rome temporelle. Nous préférons choisir l’éternelle» (ib.) [4]. «Le coup de maître de Satan a été de jeter toute l’Église, par obéissance, dans la désobéissance à sa Tradition» (ib.) [5].

–Todos los herejes y cismáticos siguieron y siguen con absoluta convicción ese mismo principio. Pero nosotros lo rechazamos también con firmeza absoluta: es inconciliable con la doctrina de la Iglesia sobre la autoridad apostólica y la obediencia eclesial. –El mejor modo de servir al bien común del pueblo de Dios, lex suprema, salus populi, es orar y trabajar en perfecta fidelidad a la Ley eclesial y a los mandatos del Papa. La desobediencia eclesial nunca viene del Espíritu Santo. Y siendo el Señor el único Salvador de la Iglesia y del mundo, no dispone jamás la colaboración positiva de quienes resisten a la Iglesia y al Papa.

7. Mons. Lefebvre se equivocó en la ordenación de los Obispos, pero lo hizo por amor a la Iglesia. Su intención era buena, y su conciencia buena y recta. Así argumentan los filo-lefebvrianos «más abiertos», aquellos que llegan a reconocer la «equivocación» de Mons. Lefebvre. En un acto de suprema magnanimidad, él vino a hacer suya la actitud de San Pablo: «siento una gran tristeza y un dolor continuo en mi corazón, porque desearía ser yo mismo maldito (anatema), separado de Cristo, en favor de mis hermanos», los judíos (Rm 9,1-5). «Conviene que un hombre muera por todo el pueblo, y no que muera todo el pueblo» (Jn 11,50).

–Nunca es lícito procurar el bien espiritual de los otros con perjuicio del bien espiritual propio. Recordemos la doctrina de Santo Tomás sobre el orden de la caridad. La caridad es universal, se dirige a todos los seres, pero dada la limitación del hombre, en el ejercicio concreto de la caridad hay un orden objetivo de prioridades, que debe ser respetado (STh II-II,26,1). Entre Dios y nosotros, es claro que debemos amar a Dios más que a nuestra propia vida, nuestros familiares, amigos o bienes propios (Lc 14,26. 33). Entre nosotros y el prójimo, es indudable que debemos amarnos más a nosotros mismos, pues es Dios quien propone al hombre el amor a sí mismo como modelo del amor al prójimo; y el ejemplo es mayor que su imitación (II-II,26,4 sed contra). Y aunque en ocasiones el bien material del prójimo puede ser preferido al propio, por el contrario, el bien sobrenatural propio debe preferirse siempre al bien sobrenatural del prójimo. No es, pues lícito cometer el más leve pecado, aunque ello, presuntamente, trajera consigo un gran bien espiritual para nuestro hermano (26,4). Así han obrado y obran siempre los santos.

8. San Atanasio, por defender la fe católica en tiempos de enorme difusión del arrianismo en la Iglesia, fue excomulgado por el Papa. Y la pena de excomunión sufrida por Mons. Lefebvre y sus Obispos hay que entenderla en circunstancias e intenciones análogas.

–El caso histórico aludido no sirve como argumento. En primer lugar, porque Mons. Lefebvre no fue excomulgado por mantener doctrinas falsas, sino por realizar una celebración episcopal gravemente prohibida por la Ley y por el Papa. Y en segundo lugar, porque la excomunión de San Atanasio fue claramente inválida, al no ser firmada por el Papa libremente. Según el testimonio del propio San Atanasio, «Liberio, habiendo sido desterrado, cedió al cabo de dos años y, temiendo la muerte con la que le amenazaban, firmó» (Historia Arrianorum ad Monachos 4). El Papa Liberio, antes y después de esa excomunión, siempre apoyó a San Atanasio, superando terribles presiones y hasta intentos de soborno por parte del Emperador arriano.

Todos los santos que han buscado la reforma de la Iglesia la han procurado siempre por el camino de la obediencia. Y es preciso señalar que no pocos de ellos hubieron de vivir circunstancias de Iglesia tan espantosas –aunque quizá no tanto– como las que hubieron de vivir en el postconcilio muchos católicos del Occidente descristianizado, cuando en no pocas Iglesias locales había Obispos, sacerdotes y teólogos empeñados al parecer en destruirles la fe y en separarles por completo de las tradiciones doctrinales y espirituales de la Iglesia católica.

San Francisco de Asís prohibía a sus frailes predicar el Evangelio sin el permiso del Obispo o del párroco, y prestaba obediencia absoluta al Papa: «puesto de rodillas, prometió humilde y devotamente al señor papa obediencia y reverencia» (Leyenda tres compañeros 52). San Ignacio de Loyola y la Compañía de Jesús se afirmaban siempre en sus 18 Reglas para sentir con la Iglesia (Ejercicios 352-370). Santa Teresa de Jesús declaraba: «tengo por muy cierto que el demonio no engañará, ni lo permitirá Dios, a alma que de ninguna cosa se fía de sí y está fortalecida en la fe […] y que siempre procura ir conforme a lo que tiene (mantiene) la Iglesia» (Vida 25,12). «En cosa de la fe contra la menor ceremonia de la Iglesia que alguien viese yo iba […] me pondría yo a morir mil muertes», antes que desobedecer (33,5). Los santos jamás concibieron siquiera la posibilidad de que una desobediencia grande o pequeña a la Ley eclesial y a los mandatos del Papa pudiera causar algún bien para la reforma de la Iglesia.

—Son muchas las comunidades católicas tradicionales, que en perfecta comunión con el Papa y la Iglesia, aceptan sin reservas el sagrado Concilio Vaticano II, profesan la doctrina tradicional y, con las debidas licencias, celebran normalmente la Liturgia antigua, respetando al mismo tiempo la Liturgia postconciliar. En este sentido, puede decirse que la Fraternidad Sacerdotal San Pío X, en el momento presente, se ha quedado prácticamente sola en su deficiente comunión con la Iglesia católica. Presento a continuación una lista, probablemente incompleta, y quizá inexacta en algún caso, de las Comunidades religiosas y sacerdotales que siguen actualmente la liturgia tradicional en unión plena con Roma. Algunas de ellas celebran la Liturgia en las dos formas del rito latino.

Abadía Notre Dame de Fidélité de Jouques, Abadía Notre Dame de Miséricorde de Rosans, Abbaye Notre-Dame de l’Annonciation, Abadía Sainte-Madeleine de Le Barroux, Abadía Notre Dame de Fontgombault y sus casas filiales: Abadía Notre Dame de Randol, Abadía Notre Dame de Triors, Abadía Notre Dame de Donezan, y Abadía Notre Dame de Clear Creek; Administración Apostólica San Juan María Vianney, Adoratrices del Corazón Real de Cristo Rey Sumo Sacerdote, Benedictinas de María, Reina de los Apóstoles, Benedictinos de la Inmaculada, Canónigos Regulares de la Madre de Dios, Canónigos Regulares de la Nueva Jerusalén, Canónigos Regulares de San Juan Cancio, Clarisas de la Inmaculada, Comunidad Misionera de Jesús, Confraternidad de Cristo Sacerdote, Dominicas del Espíritu Santo, Fraternidad de la Divina Misericordia, Fraternidad Sacerdotal de San Pedro, Fraternidad San Vicente Ferrer, Fraternidad Santo Tomás Becket, Hermanitas de la Consolación, Hermanos Ermitaños de la Santísima Virgen María del Monte Carmelo, Hijos del Santísimo Redentor, Instituto Cristo Rey Sumo Sacerdote, Instituto del Buen Pastor, Instituto Inmaculado Corazón de María y San Miguel Arcángel, Instituto San Felipe Neri, Instituto Santa Cruz de Riaumont, Misioneros de la Misericordia Divina, Monjes Carmelitas del Inmaculado Corazón de María, Oasis de Jesús Sacerdote, Religiosas Víctimas del Sagrado Corazón de Jesús, mis nietos de Schola Veritatis, Siervos de Jesús y María, Siervos Reparadores del Corazón Eucarístico de Jesús.

Los ritos de la Liturgia tradicional, tan duramente impugnados durante decenios, han sido elegidos por todas esas comunidades por tres causas fundamentales: 1.-por la profundidad doctrinal y la belleza sagrada del Rito antiguo; 2.-para testimoniar la continuidad homogénea de las formas litúrgicas de la Iglesia; y 3.-para favorecer la reconciliación interna de la misma Iglesia, que con ocasión de la renovación litúrgica postconciliar hubo de sufrir muy duras tensiones. Son los fines, precisamente, pretendidos por Benedicto XVI en su motu proprio Summorum Pontificum (2007). La existencia de estas comunidades en la Iglesia es hoy tanto más valiosa cuanto mayor es el rechazo del motu proprio Summorum Pontificum en no pocas Iglesia locales del Occidente descristianizado. Es un rechazo tan grande como el que en su día halló la Humanæ vitæ e igualmente lamentable.

El nacimiento de algunas de estas comunidades tradicionales nos muestra claramente que la Pontificia Comisión Ecclesia Dei no se constituyó gracias a Mons. Lefebvre y a la FSSPX, sino precisamente para acoger a los que abandonaban la Fraternidad a causa de la ordenación y excomunión de sus Obispos. El motu proprio Ecclesia Dei aflicta (2-VII-1988) establece:

«se constituye una Comisión con la tarea de colaborar con los obispos, con los dicasterios de la Curia Romana y con los ambientes interesados, para facilitar la plena comunión eclesial de los sacerdotes, seminaristas, comunidades, religiosos o religiosas, que hasta ahora estaban ligados de distintas formas a la Fraternidad fundada por el arzobispo Lefebvre, y que deseen permanecer unidos al Sucesor de Pedro en la Iglesia Católica, conservando sus tradiciones espirituales y litúrgicas».

Merece la pena que comente brevemente la historia de alguna de esas comunidades, que tienen como denominador común la sana doctrina, la alegría, la sagrada liturgia antigua y el gran número de vocaciones.

La Fraternidad Sacerdotal de San Pedro (FSSP) nació con ocasión de las ordenaciones episcopales realizadas por Mons. Lefebvre. Su segundo asistente, el P. Josef Bisig, abandonó la FSSPX con quince sacerdotes y una quincena de seminaristas. Recibido por Juan Pablo II (5 y 6 de julio), fue confortado por el Papa en su intento de formar una nueva Fraternidad, que nació el 18 de julio en la antigua Abadía cisterciense de Hauterive, próxima a Friburgo. Después de poco más de veinte años de existencia, la FSSP está presente en más de 100 diócesis, repartidas en 17 países y cuatro continentes. Su principal implantación se da en Alemania con 24 comunidades, en Suiza con 8 y en Austria con 5.

Mons. Lefebvre se sintió muy herido por la salida del P. Bisig de la FSSPX, y escribió a un sacerdote (18-III-1989): «Il est évident qu’en se mettant dans les maines des autorités actuelles conciliaires, ils admettent implicitement le concile et les réformes qui en son issuees […] Leur parole est paralysée par cette acceptation. Les évêques les surveillent» (Tissier 600) [6].

La Fraternidad San Vicente Ferrer (FSVF) fue iniciada por el P. Louis-Marie de Blignières (1949-), que realizó sus estudios sacerdotales en la FSSPX, y que fue ordenado sacerdote en 1977 por Mons. Lefebvre. En 1979 funda en Chéméré-le-Roi, en Mayenne, una nueva comunidad religiosa de inspiración dominicana. Y en 1988 la FSVF es erigida canónicamente como Instituto Religioso de Derecho Pontificio y realiza sus primeras ordenaciones sacerdotales.

Esta Fraternidad, orante, estudiosa y apostólica –dominicana–, profundamente arraigada en la tradición, el tomismo y la liturgia antigua, al mismo tiempo afirma las verdades católicas, sobre todo las más silenciadas, y mantiene una actitud crítica hacia ciertas desviaciones hoy frecuentes en la Iglesia. En las publicaciones de la FSVF, y concretamente en la revista Sedes Sapientiæ, que el P. de Blignière dirige, pueden hallarse numerosos estudios que demuestran la continuidad homogénea del Magisterio de la Iglesia, no alterada por el Vaticano II, hasta nuestros días.

El Monasterio benedictino de Le Barroux, a través de su Abad Dom Gérard Calvet, estuvo muy vinculado a Mons. Lefebvre y a la FSSPX, pero se distanció por completo con ocasión de las ordenaciones episcopales prohibidas. Dom Gérard, con el acuerdo unánime de su comunidad, escribió al Papa: «Rechazamos toda idea de separarnos de la Iglesia por la aprobación de una ordenación episcopal conferida sin mandato apostólico» (8-VII-1988) (Tissier 599).

Le Barroux floreció notablemente, y ya hacia el 2000 había cerca de 70 monjes en su comunidad. Un grupo de ellos salió para fundar el Monasterio de Sainte-Marie de La Garde (2002).

El Monasterio benedictino de Fontgombault fue fundado en 1948 por una veintena de monjes de Solesmes. En 1989 obtuvieron de Juan Pablo II licencia para celebrar habitualmente la Liturgia tradicional. Su comunión con Roma ha sido siempre plena. Y actualmente es quizá el Monasterio benedictino más floreciente de toda la Iglesia, con sus 70 monjes. Ha realizado varias fundaciones: en Francia, la Abadía Nôtre Dame de Randol (1971), la Abadía Nôtre Dame de Triors (1984) y la Abadía Nôtre Dame de Donezan (antes Gaussan) (1994); y en Estados Unidos, Nôtre Dame de Clear Creek (priorato en 1999, y abadía en 2010).

Pidamos al Señor la reintegración de la FSSPX a la unidad de la Iglesia. Éste ha sido el fin principal pretendido por Benedicto XVI al levantar la excomunión que pesaba sobre los Obispos lefebvrianos. Así lo explicaba él mismo: «la remisión de la excomunión tiende al mismo fin al que sirve la sanción: invitar una vez más a los cuatro Obispos al retorno» (10-III-2009). De ello he de tratar, con el favor de Dios, en el próximo artículo.

Oremos, oremos, oremos.

José María Iraburu, sacerdote


Índice de Reforma o apostasía


Traducción de los textos en francés

[1] La vinculación oficial con la Roma modernista no es nada, si lo comparamos con la preservación de la fe.

[2] Serían mi auxiliares, sin ninguna jurisdicción, pudiendo tener una función en la Fraternidad.

[3] Vivimos en unos tiempos en los que el derecho divino natural y sobrenatural precede al derecho positivo eclesiástico cuando éste se opone a aquél, en lugar de ser su canal.

[4] La Roma eterna condena la Roma temporal. Por eso preferimos elegir la eterna.

[5] La jugada maestra de Satán ha sido llevar a toda la Iglesia por la obediencia a la desobediencia a su Tradición.

[6] Es evidente que poniéndose en manos de las autoridades actuales conciliares, aceptan implícitamente el concilio y las reformas que le han seguido… Su palabra queda paralizada por esta aceptación. Los obispos les vigilan.
.
.

InfoCatólica se mantendrá si la mantienen sus lectores. Haga clic aquí

149 comentarios

  
hugo daniel
¿Alguien quiere sacarme de una duda? ¿Es cierto o no que en octubre de 1973, por instrucciones de la Secretaría de Estado, el Secretario de la Congregación para el Culto Divino escribió al Secretario del Consejo de las conferencias episcopales europeas:"El misal de Pío V ha sido definitivamente abrogado por la Constitución Apostólica Missale Romanum"?
13/03/11 1:48 PM
  
Miguel Antonio Barriola
Gracias, P. Iraburu, por reemprender su enjundioso estudio, por la abundancia de datos concretos y la claridad para explicarlos.
Anima a quienes son tachados inconsideradamente de "neocons" y hasta de "masones", por intentar comprender el diálogo con otras religiones, confesiones cristianas y la misma cultura actual.
Cosa que jamás ha significado "mimetización" con el interlocutor por el afán de caer en simpatía demagógicamente.
Ha habido quien, por el solo hecho de que alguien sea "uruguayo", o sea: nacido en la "República Oriental del Uruguay", ha sido catalogado de simpatizante del "Gran Oriente". Fuera del mero e infeliz retruécano, ignora el acusador cuántos uruguayos católicos han sufrido por parte de otros compatriotas y sedicentes católicos, por el solo hecho de permanecer "Fieles al Papa desde América Latina", defendiendo la liturgia correcta y piadosamente celebrada, tanto la pre - como la postconciliar.
Sirva de ejemplo el heroico testimonio del P. H. Bojorge, que no obstante el asedio de incomprensión de muchos de sus propios hermanos, permanece en obediencia al Papa, a la tradición y al Vaticano II, que no significó una ruptura con la sana doctrina, sino su florecimiento.
Que hay fallas en este último concilio, nadie lo negará. Pero echarlo por la borda íntegralmente, como tantos pretenden, es una total desmesura.
13/03/11 1:55 PM
  
In diebus illis
Díganos rvdo: Después de la escandalera no ha dado verdadera respuesta a tres réplicas que le han dado desde: Ex Orbe, Desde mi campanario y desde Asando la Manteca. Usted como muy bien sabía Terzio volvería como la burra al trigo. E intentaría justificar que se puede ser tradicionalista adminitiendo una misa bastarda. ¿Por qué no hace un examen comparativo del nuevo happening protestante con la verdera misa católica? Intente rebatir a los cardenales Bacci y Ottaviani o una conferencia muy sencilla del profesor Ossandón que ya le pasaré. No responde a Petrus Romanus. O ¿para cuándo un arbolito como Lutero a Monseñor Lefebvre en San Pablo Extramuros? Otra pregunta ¿irá usted a Asís en Octubre a rezar cada uno a sus ídolos? O participará usted de esos diáconos que salen a recoger las Santas Hostias esparcidas por el suelo tras un "happening" multitudinario. Tendremos que seguir aguantando las herejías que dicen nuestros párrocos y obispos para no tener que desplazarnos centenares de kilometros para no oir una aberración. Denos soluciones porque esto se derrumba, usted guarda la ropa y el resto nos toca bregar contra los frutos del modernismo implantado y consentido desde la cabeza de la Iglesia Romana.
13/03/11 2:03 PM
  
Maricruz Tasies
Tomo un ejemplo muy sencillo que leí en un libro extraordinario hoy, dice así: sucede que, cuando una madre llama la atención de su hijo sobre las cualidades que tiene o no tiene su reciente novia con la finalidad de hacerle ver lo que le conviene o no, el hijo -porque su afecto está apegado a su idea sobre la muchacha- rechaza lo que su madre le dice.

El joven desprecia la verdad para colocarla por debajo de su afecto por la muchacha, reduciéndola y provocándose un extravío moral.

De la misma forma, padre, sus ideas han sido rechazadas por los filo-lefevbrianos, como las ideas de una madre interesada y comprometida con el bienestar de sus hijos; y las rechazan, nada más, porque les parecen mejor las propias, reduciendo la verdad y provocándose un extravío moral.

Qué diáfana sencillez la de la verdad, eso siempre me deja apabullada.

Buen domingo, padre.
13/03/11 2:12 PM
  
Julia María
Totalmente de acuerdo con Vd. D. José María: oremos, oremos, oremos....con la esperanza en Áquel a quien pertenece la Iglesia.
Católico de a pie, fiel al Magisterio de la Iglesia, me gustaría, si es posible y Vd lo considera conveniente, conocer cómo se produjeron los hechos que originaron esta dolorosa separación y cuáles fueron sus causas. En mi ya dilatada experiencia profesional he observado que muchas veces se discute, incluso se polemiza, desde la ignorancia.
¡Que Dios le bendiga!
13/03/11 2:12 PM
  
Tulkas
Dentro del lefevrismo hubo una escisión por el peligro de cisma al que la desobediencia de Lefebvre conducía, ¡en 1988!

¿Cuántas décadas llevaba ya de andadura la FSSPX cuando se dio tal escisión? ¿Cuántas décadas de defensa a ultranza de la sacralidad de la Santa Misa y de la "continuidad homogénea" de la Tradición?

Yo no digo que se compare a Lefebvre con san Atanasio ni que se le llame santo, pero en justicia se le podría compara con Salomón o con Tertuliano. Los tres fallaron hacia el final y ¡cuánto mejor hubiera sido que se hubiesen mantenido fieles!

Pero no se puede negar: a uno le debemos el Templo, a otro los escritos cristianos primitivos latinos más importantes y al tercero la supervivencia de la Forma de la Santa misa a la que acabo de acudir.

¡Ojalá no hubiera desobedecido incoando un peligro de cisma en la Iglesia! ¡No habría cargado de razones a los enemigos de la Cruz de Cristo!
13/03/11 2:14 PM
  
Luis Fernando
Vuelvo a decir lo que con el anterior post. Como director de InfoCatólica subscribo este artículo en su integridad.
13/03/11 3:14 PM
  
joseph
Lo evidente no se puede demostrar. Si en nombre del Concilio Vaticano II se han cometido los abusos litùrgicos, doctrinales y morales de los que todos hemos sido testigos en màs de una ocasiòn. Si del texto de los documentos conciliares se debe pasar al “espiritu” del concilio para poder justificar lo que cada uno quiere. Cuando el Papa debe llamar al orden recordàndonos la “hermeneutica de la continuidad” … tal vez el concilio (magisterio màs alto de la Iglesia) ha fracasado en lo que es màs proprio del ensenar: ser claro. El Papa (al que Dios conserve por muchos anos) si tiene que echar mano al texto conciliar para ensenar, es màs el tipempo que pasa en “afilar” el instrumento que en usarlo.
Vemos todos los dìas la “solicitud” con la que los obispos aplican el motu proprio Summorum pontificum. Todas las reticencias y aùn la desobediencia positiva a lo que es la volutad del Papa. No es viable que “ecclesia Dei” haya nacido de la voluntad de acoger a los de “sensibilidad tradicional” sino de procurar que el acto cismàtico tuviera la menor entidad posible para que esos cuatro nostàlgicos se quedaran en nada y se disolvieran con el paso del tiempo. El mismo San Alfonso de Liguori acepta que se corte (un mal) un pie cangrenoso para preservar un bien mayor (la vida).
Le admiro, don Jose Maria, y aprendo mucho de Ud., pero esta vez no estoy de acuerdo. De todas formas, gracias por estar ahì.
13/03/11 3:31 PM
  
Cipitria
P. Iraburu

He leído todos los comentarios hechos a su primer artículo, e insólitiamanente he encontrado uno o dos comentaristas contrarios a sus desafortunadas tesis, que justifiquen plenamente las ordenaciones sacerdotales.

Está disparando usted contra molinos de viento, refugiándose en adversarios que no existen, para argumentar con pereza. Sinceramente, siendo un lector habitual hasta hoy de sus libros contenidos en esa buena obra de GRATIS DATE, me decepciona usted muchísimo. Su postura, pretendidamente moderada, en el justo medio,es decir, tibia y la más generalizada e instalada, es la que permite con advertencia o sin ella, la deriva de una Iglesia que quiere la paz del mundo a través de encuentros como el de Asís.

En cuanto a las críticas a las interpretaciones rupturistas que se han venido haciendo del C.V. II, son muchos los cardenales que las hicieron y las hacen, porque tal como se han redactado algunos textos anfibologicos del mismo, han traido esta gravísima crisis. Que algunos textos fueron redactados de forma sospechosamente liberal, lo demuestra el intento del Papa de instaurar una hermenéutica de la continuidad.

He aquí una crítica moderada:

Es necesario admitir con realismo, y con profunda y atormentada sensibilidad, que los cristianos hoy, en gran parte, se siente extraviados, confusos, perplejos, e incluso desilusionados; se han esparcido a manos llenas ideas contrastantes con la verdad revelada y enseñada desde siempre; se han propalado verdaderas y propias herejías en el campo dogmático y moral, creando dudas, confusiones, rebeliones; se ha
manipulado incluso la liturgia; inmersos en el relativismo intelectual y moral, y por esto en el permisismo, los cristianos se ven tentados por el ateísmo, el agnosticismo, el iluminismo vagamente moralista, por un cristianismo sociológico, sin dogmas definidos y sin moral objetiva ( Juan Pablo II:
discurso en el Congreso de Misiones Populares, O:R. 7/02/1981).

Sin embargo, haciendo un buen diánóstico, suma un acto más a esa confusión y concoca Asís ¡ Dios mío !

He aquí una crítica más moderada aún:

"En los decenios sucesivos al Concilio, algunos interpretaron la apertura al mundo como un pasaje a la secularización, entreviendo en ésta valores de enorme espesor cristiano como la igualdad, la libertad y la solidaridad, y mostrándose dispuestos a hacer concesiones y a descubrir campos de cooperación"..."Hemos asistido a intervenciones en debates éticos de responsables eclesiásticos que iban al encuentro de las expectativas de la
opinión pública, sin hablar de ciertas verdades fundamentales como la fe, el pecado, la gracia, la eternidad"....”Poco a poco esto causó la
autosecularización de muchas comunidades eclesiásticas, las cuales esperando agradar a los que luego no llegaron, causaron la retirada de los
que se sintieron traicionados y desilusionados"..."Actualmente existe una
nueva generación, nacida en este ambiente eclesial secularizado, que en lugar de registrar apertura y consensos, ve en la sociedad que la brecha de
las diferencias y contraposiciones al magisterio de la Iglesia, sobre todo en el campo ético, se alarga cada vez más" (Benedicto XVI: discurso a los obispos
de Brasil en visita “ad limina”)

No siendo miembro yo de ninguna Fraternidad, ni habiendo asistido nunca a una de sus iglesias para oír Misa, está demostrado que durante décadas se impuso de hecho en la Iglesia, la idea de que la Misa tridentina estaba abrogada y se denostó a todo aquel que resistiera y se empeñase en celebrar la Santa Misa con el antiguo Misal de Juan XXIII. Contra éstos se opusieron los papas Pablo VI y Juan Pablo II. Al frente de esta justa lucha, defendiendo que
jamás la Misa tridentina había sido, ni puede ser abrogada, se puso el Arzobispo Lefebvre. Sin embargo, hubo que esperar al Papa Benedicto XVI para saber lo
obvio: que el denostado Monseñor Lefebvre había tenido siempre la razón, a pesar de su error de consagrar obispos y que no justifico como casi nadie (eso sólo lo dice usted), frente a la opinión de la mayoría en la Iglesia, respecto a la Misa tridentina, porque la Misa tridentina nunca fue abrogada, según el Motu Propio Summorum Pontificum del actual Papa.

Ante esto, cabe lógicamente preguntarse ¿Si Monseñor Lefebvre tuvo razón en su postura respecto a la Misa Tradicional, no podría tener, al menos, algo de
razón en relación al falso ecumenismo, a la libertad religiosa y a la colegialidad ? ¿ o es que para su dialéctica hegeliana la verd no es verdad si la dice alguien que no le es nada afecto ?

Como ni pienso dar culto de Latría, que sólo se debe a Dios, ni de Hiperdulía, que sólo se debe a la Virgen María, a ningún papa, ni tampoco a ningún Lefebvre,
considero legítima la pregunta, ante la cuál sitúo a los lectores para responderse con honestidad al amparo de la Madre de Dios y de San Vicente de Lerins, cuyo
Communitorio recomiendo encarecidamente leer, para entender el manifiesto error de esta serie de artículos.

Con el debido respeto, la tendencia adoptada por los responsables de infocatolica últimamnte es decepcionante, y parece ser que aquellos brotes verdes que había en su comienzo se han marchitado definitivamente. No sólo eso, sino que se ha impuesto la censura más descarada a los que aman la Santa Tradición, sólo por exponer argumentos. Casí nada han hecho por obedecer al Papa respecto al Summorum Pontificum, y personalmente, según toda aparencia, tampoco los sacerdotes que aquí escriben, porque no consta que hayan celebrado ninguno de ellos la Misa Tridentina ni una sola vez ¡ Ah ya sé, es que no se la han pedido!

Decepcionante infoCatolica y muy hábil dividiendo a la Iglesia. Eso es muy grave

Santos Sofronio y Máximo: Ayudadnos contar componendas de Honorios y Sergios

Gratia et pax Christi tecum
13/03/11 3:44 PM
  
jose de maria
Felicidades Padre Iraburu, mas claro no puede ser. Donde esta Pedro esta la Iglesia de Cristo, en ningun otro lado. Los que se apartan de la Iglesia de Cristo son cismaticos. Podran tener bella liturgia como la oriental pero estan fuera del cuerpo mistico. Cuando hay humildad y amor se identifica a Cristo no hay mejor ejemplo en estos dias de anglicanos, luteranos, etc. Vivan los corazones de Jesus y Maria
13/03/11 4:00 PM
  
Eleuterio
Me parece, la suya, una explicación más que importante al respecto del asunto de los llamados "filolefrebvrianos" que debería hacer callar muchas voces que se han manifestado, en el otro artículo y seguro que también en éste y fuera en otras páginas internáuticas donde se está expandiendo la eficacia de lo que Ud. ha escrito.


De todas formas, estoy más que seguro que sus argumentos, para más de uno, tampoco serán suficientes. Están a lo que están y no quieren, por supuesto, abrir los ojos. Pero, dicho con toda claridad, más claro... agua.
13/03/11 4:10 PM
  
Álvaro
Padre, usted y los filo-bugninianos como usted odian a la FSSPX porque, en el fondo, saben que la FSSPX es la voz de la conciencia que les recuerda de forma constante lo mucho que la Iglesia se ha apartado de la tradición católica de siempre. Monseñor Lefebvre es un héroe de la Fe católica que, tarde o temprano, acabará siendo rehabilitado por la Santa Sede. Tal vez no vivamos ni usted ni yo para verlo, pero estoy convencido de que así será.

13/03/11 5:12 PM
  
Miguel Vinuesa
Me ha tocado ser el 13 (mientras escribo).

Las puntualizaciones hechas aquí ya no responden a la mera opinión. Son hechos. Yo, desde luego, me felicito por todos los institutos y comunidades "Ecclesia Dei", todos ellos premiados con abundantes vocaciones y fieles que los apoyan.

Mi deseo y mis oraciones, con las del P. Iraburu, a que la Hermandad encuentre de nuevo su apoyo en un estátus canónico pactado con Santa Sede y que sus obispos puedan trabajar para el bien espiritual de toda la Iglesia.

Feliz domingo.
13/03/11 5:31 PM
  
Guillermo Juan Morado
Muchas gracias por este artículo tan claro y valiente. El ejemplo de los santos, al que usted alude, es una "prueba de fuego".

13/03/11 6:31 PM
Al igual que el anterior estoy absolutamente de acuerdo con el artículo y elogio la claridad que ha tenido el padre Iraburu para poner en relieve como no es necesaria ni la desobediencia ni el disenso al Magisterio de la Iglesia (ya sea ordinario o extraordinario) para permanecer fiel a la Tradición.

Los ejemplos de las comunidades tradicionales citadas son clarísimos, y el crecimiento que han tenido no puede ser atribuido a otra cosa sino a la gracia de Dios.
13/03/11 6:33 PM
  
Hermenegildo
P. Iraburu: ¿cuáles son esos "otros grupos católicos tradicionales, adictos sin reservas al Concilio Vaticano II, a los Papas postconciliares y a la Liturgia antigua, se han mantenido en perfecta comunión con la Iglesia"?

Antes de las ordenaciones episcopales de 1988, todos los grupos católicos de sensibilidad tradicional estaban más o menos vinculados de la HSSPX, la cual llevaba varias décadas amonestada desde Roma. El mismo Monseñor Lefebvre, con el que estos grupos no rompieron hasta 1988, estaba suspendido a divinis desde hacía tiempo.
13/03/11 6:41 PM
  
Francisco José Delgado
Volvemos a lo mismo de siempre. Como mostró con toda claridad Benedicto XVI en aquel memorable discurso a la curia romana, el problema está en la hermenéutica a la que se someta el concilio. Claramente el concilio debe ser leído en una clave de continuidad, al estilo de como la Biblia debe ser leída en el espíritu de la Tradición.

En el caso de la Misa pasa lo mismo, pudiendo discutir si la reforma litúrgica estuvo mejor o peor hecha, si las traducciones son más o menos precisas, si el sacerdote que celebra lo hace en continuidad con la tradición y en obediencia a las normas litúrgicas, la mayoría de las críticas de los que atacan el novus ordo caerían por los suelos.

De hecho, creo que la intención del Papa de que se facilite el acceso a la que se ha llamado "forma extraordinaria", obedece a la vez que a un gesto de apertura hacia los cismáticos, a un empeño en que se interprete el novus ordo desde la continuidad con el uso anterior.

En cuanto a los que cuestionan cosas de más altura, recordar, como ha hecho el P. Iraburu, que los santos que han contribuido en su momento a reformar la Iglesia, nunca lo han hecho desde la soberbia y la desobediencia, sino desde la humildad y el sometimiento. Los que, teniendo algunas buenas intuiciones y posturas dentro de la verdad, patinan hacia esa cómo actitud rebelde, están trombosando la renovación continua de la Iglesia en la santidad y obediencia al Espíritu Santo, haciendo muchas veces de estos asuntos cuestión de cabezonería que de amor humilde y sumiso a la Madre Iglesia.

Me resulta curioso que al P. Iraburu se le tache de equidistante, cuando en realidad se está situando en lo profundo de la obediencia, mientras que los que pretenden estar en el extremo del tradicionalismo se acaban encontrando con los "progres" en lo recalcitrantes de sus posturas "contra-todo".
13/03/11 7:29 PM
  
Jeronimo del Rey
San Atanasio, ora pro nobis.
13/03/11 7:33 PM
  
Franco
-Liberio, habiendo sido desterrado, cedió al cabo de dos años y, temiendo la muerte con la que le amenazaban, firmó - (quisiera usar comillas francesas, pero...) Gracias a Dios que lo "apoyó" al menos 'moralmente' supongo, pues con 6 destierros encima, la fe personal pudo haberse tambaleado. San Atanasio es mi santo preferido de la antiguedad.Qué amarga esa firma para su alma.Mi alma se identifica tan fácil con la suya.
Pero, Padre, yo conozco casi todos sus escritos, y son poderosamente descriptivos de la situación eclesial, pero, por favor, y no me lo tome a irrespeto, pues lo quiero mucho, enfrente cara a cara esos errores denunciados tan magistralmente por usted... y conocerá entonces que amargo es el destierro.
Sentirá, entonces, la "Iglesia en estado de necesidad" Hoy,sí, sí que va en serio la cosa.No habrá necesidad de hacer un acto ilegal para verse como fuera de la Iglesia, como bicho y ente extraño. Afirme Ud. públicamente desde el pulpito, haga un movimiento militante promoviendo la ortodioxia, y ya veremos las consecuencias.

Para juzgar de las intenciones de una persona, más si es de alguien respetable, yo necesitaría saber bien la historia del asunto, no basarme en un hecho, nada más. Es fácil juzgar cuando la autoridad institucional me ampara.Sé de eso de sobra.Se lo dice alguien que ha sufrido 20 años en su corazón y alma, y en su sistema neurológico, la apostasía de la Iglesia postconciliar, un hecho histórico.Sólo un tenue ejemplito, el 'menor': el clero actual reacciona "personalmente" vacilantemente ante la herejía. No se de muchas locuciones latinas, ponga una apropiada aquí por favor.

Y volviendo. Haciéndola de mal pensado ¿Habrá empujado alguien en el Vaticano a Mons. Levebre a realizar un acto quizá imprudente? El para qué y por qué, deduzcalo quien lea, ya que veo que hay muchos pensantes por aquí.Ojalá que no haya acontecido así... por lo menos hay queda esa ligereza para novela.
Ah, pero sí, es lógico pensar que MUCHOS hicieron fiesta con ese acontecimiento.
13/03/11 7:42 PM
  
José María Iraburu
Comentario general a los comentarios
Como uds. bien saben, el tratamiento que se da a los comentarios es muy diverso en unos y otros blogs. / Unos no admiten comentarios. / Otros los admiten, dejan que entren todos, y no los contestan. / Otros admiten todos los que entran, e incluso comentan buena parte de ellos. / Otros (y entre éstos me encuentro yo) sujetan los comentarios a moderación, aceptando normalmente la gran mayoría, pero rechazando algunos pocos que consideran ajenos por completo al tema del post, insultantes contra el Papa, contra el propio bloguer, contra otros blogueros compañeros de InfoCatólica, contra ciertos grupos o institutos aprobados por la Iglesia, etc., o simplemente los rechazan por repetidos. Hay comentaristas que no se cansan de introducir su idea, siempre la misma, con muy pocas variantes, diez, veinte veces... las que sean precisas. Incluso en ocasiones son comentarios (copiar/pegar) que ya los ha publicado el comentarista en otros dos o tres blogs. Los hubo así en (126).

La alternativa que el bloguer elige está condicionada por varios factores: / la idea que tiene de lo que deben ser los comentarios en un blog / el tema propio de su blog (hay blogs históricos, noticiosos, polémicos, etc.), y según su género son muy diversas sus posibilidades respecto de los comentarios / las posiblidades personales del bloguer: unos disponen de mucho tiempo, y pueden invertir horas y horas en dialogar en el blog con los comentaristas; en tanto que otros tienen otras actividades y trabajos diversos del blog, y no pueden dedicar mucho tiempo a comentar los comentarios.

Éste último es mi caso. Ordenado en 1963, en tantos años de actividad apostólica en España y en Hispanoamérica, se han juntado muchas relaciones, compromisos, encargos, gestiones, escritos, predicaciones, cartas, visitas... Es lógico, y así debe ser: doy gracias al Señor. Pero les recuerdo este dato para que me excusen si no atiendo todos y cada uno de sus comentarios como quisiera. Fíjense lo que son las cosas: cada vez tengo más años, menos fuerzas y más trabajos. No alcanzo ni de lejos a hacer "todo lo que tendría que hacer" (o que quisiera hacer). Reunir en un libro, por ejemplo, los treinta articulos sobre "Católicos y política" sería un trabajo muy interesante... ¿Cuándo podré hacerlo? Puede que pasen meses sin que llegue el día en que Dios me dé hacerlo. Y otra cosa: habrán notado uds. que mis artículos van, digamos, más trabajados de lo normal. Cuando acabo uno, ya empiezo a trabajar el siguiente.

Otro ejemplo de trabajos: se me juntan cartas de dirección espiritual o de consulta (como ahora) de personas muy unidas a mí y que no alcanzo a contestar, quedándose a la espera durante semanas. O entrevistas y visitas que me veo obligado a demorar indefinidamente.. ¿Qué hacer, acepto predicaciones, recibo o hago visitas, contesto cartas, escribo libros, etc. o me pongo a comentar-comentarios en el blog, como si fuera mi tarea prioritaria?

Bueno, pues eso. Que pidan mucho al Señor por este pobre cura y que tengan paciencia con él.

13/03/11 8:08 PM
  
Franco
En el respeto que se merece el buen padre Ira, mencioné yo hace unos minutos sobre qué sería si él tuviera que sufrir destierros por la fe. No quiero ser injusto. A lo mejor sí a sufrido, aunque de otras maneras por la misma causa.Dios lo sabrá.
Monseñor Levfebre pudo haber esperado o tomar otras acciones.
Sobre algunos puntos de este artículo.

1.Estoy de acuerdo que siempre se ha de obedecer, aunque 'cueste', excepto cuando es para hacer positiva o negativamente un mal.Dios tendrá sus formas de que su reino salga adelante.

2.En este y el anterior artículo, no me acuerdo de que nuestro buen padre Ira, acepte como principio de hecho que un Papa pueda equivocarse en sus actos personales y que esto pueden afectar a la Santa Iglesia. Evita considerar el asunto.

3.El concilio vaticano II es sí pastoral, y como tal nos sometemos a él de corazón (que fácil le es a un católico cuando algo viene de su Madre) mientras... no se demuestre lo contrario, sea por ponencias de gente capaz o por los hechos.
La experiencia de cuarenta años de post concilio demuestran que hay 'algo' que no funciona en la Iglesia.Y hay serios escritos al respecto.

Que se haga un 'Simposio'en Roma sobre los puntos discutidos y que se invite a estos feligreses para exponer sus posturas y discutirlas a la luz de la fe católica y de la razón.
Ah... y por qué no? Tendré derecho a pedir un concilio vaticano III, pero éste ahora dogmático?
¿Tengo el derecho?
Le respondo al que lee, la salvación de las almas lo merece, la de la tuya, la de la mía.

En situaciones de menor coyuntura y crisis lo ha hecho la Iglesia, ¿por qué no HOY?

Se ríen de esto: naufragaron en la fe: no creen en la infalibilidad de la Iglesia.

Yo, simple centroamericano, sí creo en ella, y por eso lo solicito.Desde la pobre pero creyente Centroamérica lo pido al Papa, por la llagas de Cristo y los dolores de su Santa Madre, convoque el Concilio Vaticano Tercero (en letras para se lea bien), para la salvación de su único negocio y teología: la salvación de la almas.
¿Quién me niega ese derecho? ¿Los que hablan tanto de pelagianos derechos humanos?

Ja já, el cristiano usará su derecho cuando el bien y la verdad así lo exijan.

13/03/11 8:12 PM
  
Álvaro
Francisco José Delgado, es el colmo que se acabe acusando de connivencia con el progresismo precisamente a quienes se han posicionado de manera más contundente contra la deriva modernista adoptada por la Iglesia a raíz del Concilio Vaticano II.

Le diré, para su información, quiénes son los auténticos progresistas: progresistas son los que han incurrido públicamente en sincretismo; progresistas son los que rehabilitan a Lutero mientras que denuestan a Monseñor Lefebvre; progresistas son los que han renunciado cobardemente al Reinado Social de Ntro. Señor; progresistas son los que durante décadas han proscrito el rito tridentino. Ésos son los progresistas.

Y frente a ellos, la doctrina católica de siempre, la verdadera "hermenéutica de la continuidad" representada por la FSSPX.
13/03/11 8:15 PM
  
Adrián "UnCatolico"
Lo ha bordado padre, excelente, de verdad excelente!!//////////////////////
---------------------
JMI.- Lo que sigue lo quitamos. Así es mejor. Es demasiado duro.
13/03/11 8:23 PM
  
Miguel
Querido P. Iraburu.
Muchas gracias por seguir exponiendo sobre este tema a pesar de todo lo que se ha dicho y se seguirá diciendo.
Totalmente de acuerdo en todo. Y se agradecen los buenos datos aportados.
Cipitria esto que dice usted: "No sólo eso, sino que se ha impuesto la censura más descarada a los que aman la Santa Tradición, sólo por exponer argumentos", es lo más falso que hay, solo mire la cantidad de comentarios y argumentos que hay en infocatólica de estos censurados, y verá que de censura nada. Por qué se victimiza??
En mis oraciones, para que siga escribiendo sobre este tema.
13/03/11 8:23 PM
  
Eduardo Jariod
Sólo puedo darle las gracias. Ni estoy capacitado para comentar nada ni su texto los precisa: habla por sí solo. Sencillamente excelente.

En lo que a mí respecta, sepa que tiene mis oraciones, D. José María. Tiene mucha labor por delante. Que Dios le conceda una muy larga vida de plenitud física, espiritual e intelectual. Lo necesitamos. Como le dije a D. Guillermo, otro sacerdote "infocatólico" al que quiero mucho, sabremos esperarle. No se preocupe. Reciba un saludo afectuoso.
13/03/11 8:41 PM
  
Leyendo este inacabable articulo...
lo unico que saco en conclusion es que la Iglesia esta compuesta por un grupo terriblemente cerrado de personas que simplemente se consideran a si mismos en el camino correcto, y todos los demas en el camino de la condenacion. Es una vision terriblemente oscurantista. El sacerdote que escribe, sin duda un hombre muy leido, simplemente aburre con sus argumentos. Esos argumentos pueden ser muy contundentes, pero la iglesia de hoy va por otro lado. Afortuadamente tenemos otros sacerdotes, monjes y religiosos en quienes sentirnos reflejados. Todos sus doctos argumentos, P. Iraburu, carecen de valor para mi, por que son el producto de la cerrazon mental.
13/03/11 8:42 PM
  
J.Mª.
Supongo de que eso de "el fin no justifica los medios lo dicen por la CEE, con Mons.Rouco a la cabeza, que pide a sus feligreses consagrados que no voten a partidos pequeños en aras del bien posible (circunloquio edulcorado del mal menor), en lugar de pedir que no voten a partidos abortistas (y eludir enseñar cuáles son estos)

Hay que aplicar la misma medida SIEMPRE Y A TODOS
13/03/11 8:47 PM
  
José María Iraburu
Comentario a los comentarios precedentes

Después de un partido de fútbol, comentaba uno que acerca de la actuación del árbitro hubo división de opiniones: "Unos se metían contra su padre y otros contra su madre".

En el caso presente, como uds. ven, hay una abismal diferencia de opiniones: unos están muy de acuerdo con mi artículo, y otros echan pestes contra el mismo. Pues bien, yo he de confesarles que estoy de acuerdo con los primeros. Creo que aciertan de lleno.

El Sr. Cipitria, en un comentario larguísimo, en el que copia/pega largas citas que ya él ha publicado estos días, tomadas de Papas recientes (alguna quizá de citas de "Reforma o apostasía"), confiesa: "me decepciona usted muchísimo", y también InfoCatólica, donde "se ha impuesto la censura más descarada a los que aman la Santa Tradición". Qué cosas... Y nosotros que pensábamos estar luchando por la Tradición católica y el Magisterio apostólico...

Hay varios que parecen ignorar que llevo 45 años (los últimos en "Reforma o apostasía") peleando por la ortodoxia contra las herejías, y hablan como si estuviera yo instalado desde siempre en un cómodo oficialismo buenista, calladito y acrítico. No tienen uds. más que ver el cúmulo de altas prebendas eclesiásticas que he reunido yo en casi medio siglo...

In diebus illis me conmina: "Denos soluciones porque esto se derrumba, usted guarda la ropa y el resto nos toca bregar contra los frutos del modernismo implantado y consentido desde la cabeza de la Iglesia Romana". Ahí tienen: el modernismo, suma de todas las herejías, implantado y consentido por Roma... Mons. Lefebvre puro y duro. Y yo "guardando la ropa", como un miserable oportunista consentidor... Por cierto, en el blog de In diebus illis pueden ver uds. un retrato de "MARCELLUS FRANCISCUS LEFEBVRE. Ora pro nobis". Conmovedor.

Termino. Un denominador común a todos los comentarios adversos: son tristes, muy tristes, y no aluden ni de lejos al tema que expongo yo en mi artículo, bien documentado y argumentado. Ellos van a su bola. Pero no deben esperar que yo corra tras ella.

Que Dios les bendiga a todos, coincidentes y contrarios.




13/03/11 8:52 PM
  
Luis Fernando
Yo es que cuando leo algo como esto...

... E intentaría justificar que se puede ser tradicionalista adminitiendo una misa bastarda...

... no puedo pensar otra cosa que estoy ante un protestante rabioso. Y entonces doy gracias a Dios por tener entre nosotros al P. Iraburu, que dedica los dones que el Señor le ha dado al servicio de la Iglesia, aunque ello le implique llevarse un caterva de críticas, insultos y desprecios de los que se creen más santos, más católicos y más apostólicos que la propia Iglesia.

Salvando las distancias que hay entre un Papa y un "simple" sacerdote, estos artículos del P. Iraburu son una especie de "Exsurge domine" destinado al neo-protestantismo solatraditio.
13/03/11 9:06 PM
  
Esteban
Interesante pero el Padre Iraburu jamás menciona que no existía la tal necesidad de ordenar obispos, ni de conservar la liturgia de San Pío V. Pues las formas de los ritos son temporales, no así la esencia del mismo, y para sostener tales ordenaciones habría que decir que el Misal de Pablo VI no es católico o no hay consagracion, y lo mismo con el rito de ordenación actual.
13/03/11 9:09 PM
  
Álvaro
Luis Fernando, ¡ojalá el tradicionalismo fuese realmente una corriente protestante! En ese caso sólo recibiría parabienes y aclamaciones por parte de los filo-bugninianos. E incluso tal vez los invitasen a participar en alguno de esos eventos sincréticos que tanto gustan a los modernistas.
13/03/11 9:51 PM
  
Lefebvrista
¿Cómo va a ser válida la misa nueva? Por favor; esa misa neoliberal y neoprotestante a la que se le han alterado todos los ritos centrales de la consagración. En cuanto a la voluntad de sus redactores, se ha querido eliminar el sacrificio como profetizó Daniel.
-----------------------
JMI.- Haberlos, haylos.
13/03/11 9:55 PM
  
percival
Creo que el P. Iraburu está haciendo una magnífica labor de clarificación, al ritmo humanamente posible, en su caso. Yo no pido sino que siga, porque hace bien. Los argumentos son tan desnundos y claros que no se pueden negar. Y dentro de la tónica general de Infocatólica de ofrecer y llamar a la comunión en la verdad, estos posts están también saneando y poniendo a la luz los peligros de algunos filolefebvrianos y del lefebvrismo puro y simple.
13/03/11 9:58 PM
  
Luis Fernando
Álvaro, yo lo que sé es que el desprecio, la blasfemia patente y el odio hacia la Iglesia -para ellos la iglesia "conciliar"- que yo veo en algunos lefebvrianos sólo lo he encontrado en los sectores más conservadores-fundamentalistas del protestantismo y en las sectas tipo Testigos de Jehová y adventistas.

Un tipo que llama misa bastarda a la misa que celebra cada día el Papa y la totalidad del episcopado católico, no tiene el más mínimo derecho a llamarse católico. Es un blasfemo merecedor del mayor de los drespecios por parte de un católico que ame a la Iglesia.

13/03/11 10:25 PM
  
Lucas
Vayan por delante tres cuestiones:

1) Cuando la orientación de la Santa Sede es la de iniciar un claro movimiento de acercamiento hacia la FSSPX, buscando puntos de encuentro doctrinales, va usted y saca estos dos artículos que lleva hasta el momento. ¿Por qué lo hace? Por este motivo, y a pesar de las meritorias intervenciones en los comentarios de diversos lectores en este blog y en el de Bruno, particularmente, considero un error entrar a valorar la naturaleza del acto llevado a cabo por Mons. Lefébvre en 1988, si fue un pecado, si no lo fue, si hubo soberbia, si no la hubo...
Yo no oigo ni he oído nunca a nadie en la Santa Sede en los últimos 15 años hablar así de Mons. Lefébvre, ni empeñarse en reabrir heridas y sacar a relucir las diferencias.

2) Aunque comprendo el afán que ha llevado a diversos comentaristas (Walter Kurtz, luis, Martin y otros) a poner en claro puntos como los diversos grados de las verdades de la Fe, el Magisterio y los hechos teológicos, si los documentos del Concilio son dogmáticos, no dogmáticos, pastorales, o qué son, hasta qué punto el "estado de necesidad" pudo justificar las ordenaciones de 1988. Dejarse llevar a la discusión sobre estos puntos creo que es un error, por cuanto la tesis inicial del P. Iraburu era que -recordemos- los filo-lefebvrianos impiden la plena comunión de los lefebvrianos con la Iglesia (eso sin entrar en la cuestión de que los "lefebvrianos" ni están ni nunca estuvieron excomulgados, puesto que la pena de excomunión era única y exclusivamente para los 5 Obispos. Posteriormente Mons. de Castro Mayer fue reintegrado a la comunión).
Esa tesis no se ha demostrado en ningún sitio más allá de vagas indefiniciones y sentimentalismos sin ninguna raíz lógica con base en la cual empezar a discutir.

3) Por supuesto, siguen sin acotarse los términos de la discusión, y así no se avanza más que dando palos de ciego: en primer lugar, se trata como si siguiesen estando excomulgados a los cuatro Obispos de la FSSPX. En segundo lugar, se sigue considerando como apestados a los fieles seguidores de la FSSPX, cuando sobre ellos nunca pesó sanción canónica alguna, y no han sido censurados de ninguna manera. Y en tercer lugar, permanece irresuelta la definición de filo-lefebvriano.
Un ejemplo de esto es que usted emplea grandes esfuerzos en demostrar la maldad del acto de 1988, cuando aquí los comentaristas más señalados han dejado claro explícitamente que no justifican dichas ordenaciones. Entonces, ¿por qué lo hace?

Paso a comentar algunas afirmaciones del artículo:

"Todos los santos que han buscado la reforma de la Iglesia la han procurado siempre por el camino de la obediencia".

Esto sencillamente no es cierto. Desde San Pablo reconviniendo a San Pedro, pasando por San Hipólito de Roma, autodeclarado antipapa contra el verdadero Papa [ambos dos se excomulgaron mutuamente], pasando por San Vicente Ferrer, obediente hasta la muerte a alguien considerado hoy antipapa, o Santa Teresa, que hace su reforma contra su orden, etc.

"Son muchas las comunidades católicas tradicionales, que en perfecta comunión con el Papa y la Iglesia, aceptan sin reservas el sagrado Concilio Vaticano II, profesan la doctrina tradicional y, con las debidas licencias, celebran normalmente la Liturgia antigua, respetando al mismo tiempo la Liturgia postconciliar"

Como usted mismo reconoce más adelante, más de 3/4 partes de esas comunidades católicas tradicionales que pone proceden del movimiento iniciado por Mons. Lefébvre, separándose de él en sucesivos momentos, y en particular, tras 1988. Pero casi todas proceden del mismo tronco.

Luego sigo comentando.
-----------------------------
JMI.- Los filolefebvrianos dificultan la reintegración de los lefebvrianos a la plena unión con la Iglesia apoyándolos, ignorando que sus ministros "no ejercen legítimamente ministerio alguno en la Iglesia" y que el Papa les llama a "arrepentimiento y a la vuelta a la unidad. Por desgracia, veinte años después de la ordenación, este objetivo no se ha alcanzado todavía".

No estoy fijo sádica e inútilmente en el año 1988. Todavía en la excelente biografía principal que actualmente difunde la FSSPX el Ob. Tissier de Mallerais califica la ordenación episcopal de "L'acte victorieux" y lo describe como acto heroico y magnánimo.

No he extendido yo la excomunión que afectaba a los Obispos a los miembros de la FSSPX: es falso.

Los ejemplos de "santos desobedientes al Papa" que ud. pone no valen nada. SPablo no desobedeció a SPedro, sino que le hizo ver que su acción podía ser malentendia, y SPedro lo aceptó inmediatamente. SHipólito murió mártir, y su encontronazo de antaño con el Papa quedó borrado por la sangre. Cuando el Cisma de Occidente no había modo de saber quién era el Papa verdadero, que llegó a haber tres, y hubo santos de una y de otra opinión. StaTeresa nunca rompió la obediencia en sus pasos de reformadora. Al poner esos ejemplos tan mal puestos, tan absolutamente precarios, ve uno a dónde tienen que agarrarse uds. con tal de defender a Mons. Lefebvre y en su desobediencia y descalificación del Papa. Es una defensa patética.

13/03/11 10:29 PM
  
Ricardo de Argentina
Querido P. Iraburu:
Ya era hora que alguien dijera bien alto y claro que para ser buen católico no es indispensable echar incienso a Mons. Lefebvre. Que no es ni el "salvador" de la Iglesia ni la causa necesaria de todo lo bueno que tiene la Esposa de Cristo, pues hasta cosa parecida se había llegado a insinuar.

Era hora de que alguien autorizado como usted denunciara la existencia del activísimo filo-lefebrismo y explicara sus características, para que deje de una buena vez de hacerse creer que es muy difícil ser un buen católico dentro de la Iglesia!!!, absurdo al que ya casi estábamos llegando.

La mejor demostración de que usted ha dado en la tecla con su diagnóstico-denuncia es la polvareda internética que han levantado los mismos que usted certeramente dibuja, intentando matar al mensajero.

Muchas gracias por los esfuezos grandísimos que hace por transmitirnos estas enseñanzas tan importantes. Dirán sus críticos que usted no es más que un "simple" sacerdote (como bien ha entrecomillado LF), pero no advierten que esa misma circunstancia lo enaltece de manera especialísima, porque es a todos evidente que su capacidad le hubiese permitido hacer una carrera eclesiástica brillante. Pero Dios lo ha querido en esta trinchera, bendito sea Dios.
13/03/11 10:29 PM
  
Infocaótico
El comentario de "Lefebvrista" es mío; lo puede comprobar por el correo electrónico. Me ha llamado la atención el que no lo censurase por las barbaridades que contiene, que calificaría de cuasi-blasfemias. Cualquiera puede poner comentarios caricaturizando la posición "tradicionalista" para subsumirla en una especie de lefebvrismo loco, con el fin de desprestigiar tales posiciones, que se dan en la Iglesia y en las cuales absolutamente nadie dice tales cosas. Que tampoco Lefebvre las decía, aunque muchos neocons exulten tamquam angelica turba caelorum, cuando leen este tipo de barbaridades para confirmar sus tesis.
13/03/11 10:31 PM
  
Católico
Muy correcto el post, padre.
Le vuelvo a decir, los católicos de a pie, estamos perplejos con estos movimientos a los que sólo les interesa la supuesta ortodoxia y ya se han olvidado de la ortopraxis. ¿Donde queda el seguir a Cristo?
Filantropía pura, lo único que les interesa es que triunfe "su razón" por encima del Amor.
Mucha palabreria, mucho rito, muchos textos,....pero les falta lo principal, se nota en su comportamiento y en lo que destilan sus posts.
Se han olvidado de la caridad, de que en la vida lo verdaderamente importante es imitar a Cristo.
13/03/11 10:40 PM
  
Tony de New York
"Y frente a ellos, la doctrina católica de siempre, la verdadera "hermenéutica de la continuidad" representada por la FSSPX."

Dios mio! Que HEREJíAS tiene uno que leer.




41 Jesús les contestó:

--Si ustedes fueran ciegos, no tendrían culpa de sus pecados. Pero como dicen que ven, son culpables.
San Juan 9, 41.
13/03/11 10:46 PM
  
ayante
Estimado P. Iraburu: yo creo que lo que pasa es que cada comentarista intenta llevar el debate al terreno que más le interesa, lo cual no sé si es un vicio congénito a la dialéctica humana. No sé cómo solventarían esto en los rigurosos debates aristotélicos de la Edad Media.
A mí me da la impresión de que en el fondo casi todos estamos de acuerdo, al menos en los puntos fundamentales que usted ha expresado hasta ahora. Yo estoy impaciente por conocer su opinión sobre la terrible infiltración masónica en el Concilio, y sobre el hecho alucinante de que el máximo responsable designado por el Papa para reformar la liturgia le entregase un ritual inaceptable desde el punto de doctrinal, hasta el punto de que el Papa tuvo que imponer las correciones oportunas. ¿no arroja esto una sombra de sospecha sobre la rectitud de todo la reforma litúrgica, aunque al final pasase el examen?Y otro punto que necesita aclaración es la manera en que hay que acoger todas y cada una de las acciones de los pastores. Por ejemplo: durante décadas muchísimos obispos, depositarios de la sucesión apostólica, han llenado los seminarios de profesores herejes, infectando a su clero y a su grey con malas doctrinas. Me imagino que usted, por edad, habrá conocido de cerca esto.
13/03/11 10:59 PM
  
Catecúmeno
Estimado padre Iraburu:

En estos días estoy leyendo "Carta a los Amigos de la Cruz" de San Luis María Grignion de Monfort y algo sobre la vida de este santo. ¡Qué distinto a los Lefebvres que en el mundo han sido!. Hizo suyo lo dicho por el Señor: "Si alguno quiere venirse conmigo, que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz y que me siga" (Mt 16,24). Incomprendido, rechazado y perseguido por obispos jasnenistas, expulsado de varias diócesis, pero fiel a Jesucristo OBEDECIENDO AL PAPA Y DENTRO DE LA IGLESIA (aún en medio de grandes errores por parte de alguno de sus miembros). Confió en el Señor y en su gracia, no soltó la cruz que Él le entregó, no se montó un "chiringuito" por su cuenta, no buscó atajos... y dió mucho fruto. Como ya han dicho otros comentaristas, "Dios no manda herejes ni cismáticos para reformar y sanar su Iglesia, envía santos".

Otro ejemplo son las comunidades católicas tradicionales que se citan en el texto: seguro que han tendido que sufir lo suyo, pero se han mantenido fieles, humildes y con la mirada puesta en Dios: los logros se empiezan a ver.

Por último, permitame citarle como ejemplo a usted también. Pienso que nuestro Señor debe tenerle en gran estima cuando le "regala" unas cruces de tanto valor y le da la gracia para sufrirlas con paz; por otro lado, creo que debe usted amarle enormemente cuando da la cara y se la deja partir por Él, frente a Tirios y Troyanos. Será digno de verse el abrazo que le dará a usted el día en que le llame a su lado: "siervo bueno y fiel... entra a participar del gozo de tu señor".

Que Dios le bendiga para seguir con su labor y San Luis María interceda por usted y por la Iglesia.
13/03/11 11:04 PM
  
Nova
Su artículo me parece impecable, padre Iraburu. En materia de fe y moral católicas: Obediencia, obediencia, obediencia al Santo Padre. Ése es el deber de todo católico, ésa es la Voluntad de Dios.

¿Y si uno se queda perplejo ante actos como el de Asís? Pues yo entiendo que, entonces, lo que hay que hacer es confiar en el Papa. Además, ¿No tenía Pedro el poder de atar y desatar, recibido del mismo Cristo?
He leído críticas brutales a Juan Pablo II por ese acto de Asís, respecto al que el biógrafo de ese gran Papa, George Weigel, ha escrito que es falso que Juan Pablo II rezara con los líderes de otras religiones. Una cosa es convocar a todos los líderes religiosos para rezar por la paz y, otra muy distinta, rezar con ellos en plan sincrético; lo segundo no lo hizo Juan Pablo II.

Sobre lo de la "misa bastarda" y el Modernismo introducido en el Magisterio de la Iglesia, quienes tales cosas escriben no son católicos, efectivamente.



13/03/11 11:12 PM
  
Tulkas
"Misa bastarda".

Sí, ¿por qué no?

//////////////////////////////////////////////
---------------------------
JMI.- Fin de sus comentarios.
Hasta aquí llegó la riada.
13/03/11 11:25 PM
  
Fredense
Padre Iraburu, excelente artículo, que suscribo al 100% y que le agradezco infinitamente. A mí lo que me aburren son los argumentos farragosos y marea-perdices de los filo-lefebvrianos, repetidos en uno y otro blog hasta la saciedad.

Desgraciadamente, no tengo tiempo para entrar en discusiones, pero sí daré mi humilde punto de vista, personal e intransferible: Lefebvre y los suyos están fuera de la Iglesia. Yo sigo a Pedro, y soy partidario de lo que algunos han denominado "obediencia ciega" al Papa. He asistido a alguna misa tridentina, y luego tengo la experiencia que me han contado mi madre y abuelos: en mi modesta opinión, se trata de una liturgia pesada e infumable, en un idioma incomprensible y que en la que la gran mayoría aprovechaba para pensar en sus cosas, rezar por su cuenta o dormitar un rato. Sin el Concilio Vaticano II la Iglesia se habría dirigido hacia un desastre auténtico, dominada como estaba por la hipocresía y el moralismo. Doy gracias, pues, al Señor por el Concilio que ha traído la renovación a la Iglesia y, en particular, a mí me ha conservado en su seno.

Ya digo, se trata de la humilde y personal opinión de un obsecuente papólatra juanpablista sin remedio.

Un saludo muy cordial.
------------------------------
JMI.- La Misa tradicional es una maravilla de verdad y belleza. Tenía ud. que asistir a una en Fontgombault OSB o en la iglesita de mis nietos de Schola veritatis, cerca de Córdoba...
13/03/11 11:25 PM
  
Infocaótico
Fontgambault y Schola veritatis;¿ y las que se dicen en Gijón, Madrid, Galicia, Cataluña, Madrid, Sevilla, Murcia, Mallorca, Pamplona y Córdoba? !Ah! son filolefebvrianas, es verdad
14/03/11 12:03 AM
  
Saulo
Don José María, gracias mil por su artículo. Gran capacidad de síntesis, gran capacidad de ir a los hechos objetivos. Los críticos se empeñan en colocarse cada uno en el punto que más les apetece, confirmando punto por punto su análisis. La verdad es que hay que reconocer que se lo han puesto en bandeja, con el primer artículo lanzó el anzuelo, después sólo ha hecho falta leerse los comentarios de una y otra parte y sistematizarlos en este estupendo artículo.

Sabe, también yo me he preguntado la conveniencia o inconveniencia de los artículos que han salido sobre el tema tanto en ReL como en Infocatólica y en otras publicaciones. Porque entiendo que la mayoría no queremos que vuelva a crecer la brecha entre Fraternidad y Santa Sede y rezamos para que se alcance la comunión plena. He llegado a dudarlo muy seriamente, especialmente viendo un claro sesgo en la noticia publicada inicialmente por ACI/EWTN y reproducido en ReL, que analizaba la entrevista a Fellay a propósito de la marcha de las conversaciones con la Santa Sede. De verdad que ahí me pareció un poco de mala idea y que alguien estaba interesado en sabotear las conversaciones. Pero qué cosas, la denostada Infocatólica no entró al trapo y no publicó tal noticia, indicio, creo yo, de un buen criterio que no han sabido o no han querido ver aquellos que se han sentido atacados por Infocatólica. De hecho alguno de sus bloggers llamó a la prudencia y a hacer una lectura más mesurada de la entrevista original.

La conclusión final es que sí, hacían falta estos artículos. De todas formas el detonante pienso yo ha sido tanto el artículo sesgado de ACI/EWTN como la entrevista original mantenida por Fellay que de todas formas ofrece puntos preocupantes y dan razones para no ser muy optimista. Incluso en esta se aprecia un distanciamiento de la Fraternidad, y hay que tener en cuenta que Fellay es de los más moderados. Y una posición clara de la Fraternidad, son ellos los que tienen que hacer que la Santa Sede modifique sus planteamientos, no ellos. Ante el peligro de ruptura muchos fieles nos hemos indignado ya que juzgamos que el Papa ha puesto toda la carne en el asador, ha puesto en juego parte de su autoridad y de su prestigio, exponiéndose al ataque encarnizado de los progresistas tanto paganos como intraeclesiales, como para que ahora la Fraternidad se permita el lujo de rechazarlo públicamente. Por ello era necesario. Y por un segundo hecho muy importante: en la misma línea, no pocos de la Fraternidad como sus simpatizantes han aprovechado los pasos dados por el Papa, por pura misericordia, y los han utilizado para justificar sus posiciones y presentarse al resto de la Iglesia como unos mártires que han sido injustamente tratados. El propio Fellay adujo después del Summum que lo que habían hecho no era desobediencia, por poner un ejemplo. Algún comentarista dijo que la "Tradición" ha retornado a la Iglesia por la puerta grande con Benedicto XVI, afirmación totalmente injusta. Y la cuestión es que no pocos, especialmente los que ya eran proclives a ello, han picado el anzuelo. Y peligrosamente han cobrado carta de naturaleza las afirmaciones que muchos comentaristas suelen hacer en diversos post: la dudosa validez o eficacia de la misa ordinaria, los actos del denostado Juan Pablo II, etc. En defensa de la fé de muchos sencillos que como yo nos hemos podido sentir un poco avasallados e impresionados por kilómetros de datos, principios teológicos y citas, había que salir al paso con estos artículos.
Eran necesarios, y hemos aprendido mucho con la serie de artículos, tanto de los infocatólicos como de los críticos como ya reconocí en uno de los comentarios. Gracias don José María, gracias Bruno, gracias José Miguel, gracias don Guillermo Morado, gracias Luis Fernando, etc. Cada uno en su estilo (personalmente me agrada mucho la finura y delicadeza de D. Guillermo aunque él se puede permitir el lujo estando respaldado por sus incombustibles turiferarios, qué gracia me hacen).
Y, saben, no es menos importante para mí, la buena disposición que han tenido para soportar horas interminables de paciente argumentación adobada por grandes dosis de buen humor. Ni punto de comparación con otros muchos blogs de información católica.
Y es que para mí, el pesimismo de los críticos es ya un indicio (ciertamente, triste, muy triste). Por mucho que comprenda lo mucho que duele estar dejado de lado en la familia de la Iglesia, no es por falta de sensibilidad hermanos. Ciertamente debemos ser realistas y ver los grandes problemas y retos que tiene la Iglesia, y no dejarnos robar la cartera por el primero que pasa (con ínfulas de progresista o de rigorista), pero creo que es una gran ceguera y un pecado de omisión no ver los grandes milagros que podemos presenciar cada día en la Iglesia, muchos de ellos fruto de la Tradición expuesta en el Concilio Vaticano II.
Vaya al final me ha salido un comentario muy largo, lo siento. La Paz y nuevamente las gracias (volveré).
14/03/11 12:20 AM
  
Álvaro
Tony de New York, ¿cómo puede usted considerar una herejía el hecho de afirmar que la FSSPX defiende la Fe católica de siempre, sin innovaciones modernistas? A mí me parece bastante evidente.

Que usted esté encantado con las innovaciones modernistas, ésa ya es otra cuestión, pero lo que es indudable es que la FSSPX no se ha echado en brazos del liberalismo.

Y sí, en mi humilde opinión la auténtica "hermenéutica de la continuidad" es la que representa la FSSPX. Son los que continúan defendiendo la doctrina católica sin mácula modernista.
14/03/11 12:26 AM
  
Saulo
Me gustaría tratar algunos puntos controvertidos que han vuelto a salir:

- Lo primero, para mí queda demostrada la tesis: los simpatizantes (tampoco a mí me gustan las etiquetas, se lo dice un Neocon) de la Fraternidad refuerzan, consciente o inconscientemente, la sensación de que está justificado, o no fue tan grave el actuar de Lefebvre y las posiciones mantenidas hoy por la Fraternidad, de que son necesarios para que la Iglesia no apostate. El ejemplo paradigmático es que si Lefevbre no hubiera actuado el usus antiquior hubiera desaparecido, que por eso hemos de estarle agradecido. Por mi parte se lo agradezco a BXVI, que ya tenía esa sensibilidad y sentido común, al igual que muchos hermanos fieles a la Iglesia. Es más, yo digo que fue una decisión que fue madurada progresivamente por JPII junto con Ratzinger que finalmente ejecutó este.
- Me parece que una gran distorsión tachar de protestantización cualquier modificación introducida a nivel pastoral, de exposición de la doctrina o de la liturgia. Y más cuando esas modificaciones tratan de recuperar o revigorizar aspectos esenciales de nuestro depósito de la fé que quizás se había oscurecido en ciertos periodos de la Iglesia. Sólo porque los protestantes hayan hecho un excesivo o sesgado hincapié en ellos. Es decir, muchas veces cedemos alegremente a los protestantes aquello que es totalmente católico: el sentido de agapé pascual de la eucaristía inverosímilmente opuesto al sacrificio de Cristo o el mayor peso de la Palabra en la Eucaristía por mencionar lo que me parece la distorsión más escandalosa. Como ha dicho Luis Fernando, pasamos de la Sola Fides a la Sola Traditio. Con ello, no puedo evitar la ironía, no es que se dificulte la vuelta de la Fraternidad si no que de paso se dificulta la vuelta de los protestantes a la Iglesia Católica, por cuanto les hace sentirse garantes de una parte de la auténtica Tradición de la Iglesia. O cedemos al Estado moderno o a los progresistas intraeclesiales aquello que es totalmente cristiano, como es la libertad o la capacidad de un diálogo veraz que no implique un abandono o falta del anuncio de la verdadera religión.
- ¿Se va a rebajar el P. Iraburu a contestar a Petrus Hispanus? Qué quieren que le presente un curriculum vitae demostrando que sí está capacitado para discutir ciertos temas, seamos serios.
- ¿Asís fue un gesto arriesgado? Sí. ¿Fue un acto sobre el cual se puede discutir y puede haber posiciones críticas legítimas? Sí. ¿Pudo ser malinterpretado por no pocos? Sí. Personalmente creo que fue un acto donde JPII literalmente se la jugó, y se la jugó por la causa de la Paz que algunos minusvaloran. Y no sólo por el peligro bélico de la Guerra Fría y de los Balcanes si no porque las religiones se decantaran por proponer sus credos por la vía pacífica. Y la Iglesia Católica, entendión el Papa debería liderar esa iniciativa y la sorpresa es que muchos líderes de otras religiones lo secundaran. Y se presentaron no como una práctica ordinaria sino como totalmente excepcional, justificada sólo por esas circunstancias (así lo explicó el propio Ratzinger). Todos aquellos que nos sentíamos en comunión afectiva (qué importante es esto) con JPII así lo entendimos aunque fueramos conscientes de los peligros. Pero algunos son más dados a disculpar a Lefebvre que a JPII. No seré yo quien lo juzgue, ni quien juzque a BXVI sigue decide reeditarlo. Y por supuesto no voy a pedir a los bloguers que se retraten diciendo si ellos van a ir o no, me parece impresentable.
- Y hablando de retratos inverosímiles. Ahora para dar carné de buen sacerdote, incluido el P. Iraburu, es necesario presentar credenciales de haber oficiado según el rito extraordinario. Sorprendente.
- !!!!Iraburu o Infocatólica equidistante!!!!
- Uno o dos comentaristas que justifiquen las ordenaciones de Lefebvre. Estimado Cipitria, de lo poco que nos conocemos de los debates, he llegado a tenerle afecto y le sigo agradeciendo las numerosas informaciones aportadas, pero la verdad por delante. Usted y yo hemos estado en algún debate donde ha sido frecuente la justificación de las ordenaciones.
- Tampoco me parecen adecuados los usos que a veces hace de las citas descontextualizadas. Extractar a JPII y a BXVI para hacer ver que ellos hicieron cuando menos críticas moderadas al Concilio no es para nada correcto. Lo que ambos criticaban eran las interpretaciones interesadas o ingénuas que se habían hecho del mismo, eso está meridianamente claro.
- No es creible aquella comunión con el Papa que admite críticas veladas o ironías malintencionadas, muy muy reiteradas en Internet, sobre los papas o sus acciones.
- Sigo pensando que una de las razones por las cuales necesitábamos estos artículos era para aprender, tanto sobre el contenido del CVII (¿cuánta gente invoca el Concilio sin haber leído los documentos o habiendolos leído someramente?) como del magisterio anterior. Para mí ha habido una exegesis de gran altura, reconocida por infos y críticos. Muchas gracias.
- Para mí sigue siendo cierto que gran parte de simpatizantes y de miembros de la Fraternidad hacen lo que hacen movidos por buenos sentimientos y por amor a la Iglesia y no les guardo rencor. Eso sí, la corrección fraterna se debe tanto a la caridad como a la verdad.
Muchas gracias y perdón por la extensión. La Paz, les dejo tranquilos.
14/03/11 1:16 AM
  
Tony de New York
Álvaro, yo pregunto:

Que doctrina Juan XXIII, Pablo VI, Juan Pablo I, Juan Pablo II y Benedicto XVI representan, sino es la doctrina católica de siempre, la verdadera "hermenéutica de la continuidad"?
14/03/11 1:19 AM
  
Beatriz
del blog "El Sacristán Serrano" un tradicionalista sensato y moderado, fiel al Papa (por lo menos hasta donde he leído):

http://sacristanserrano.blogspot.com/2006/09/ltimo-minuto-se-crea-nuevo-instituto.html


"Lo más interesante de todo es la identidad del Superior: El Reverendo Padre Philippe Laguérie.

¿Quién es este buen abbé? Nada más ni nada menos que un antiguo folk heroe -en palabras de Peter Vere- de los seguidores de Monseñor Lefebvre en Francia, pues encabezó la toma (a viva fuerza) de la Iglesia de Saint Nicholas De Chardonnet hará más de veinte años. Era un personaje legendario en las filas lefebvrianas. Sin embargo, en el año 2004, después de una carta donde denunciaba ciertas irregularidades y desviaciones del espíritu de Monseñor Lefebvre, el buen padre Philippe acabó siendo expulsado de la FSSPX y se armó la mar y morena, con asalto de parroquia incluido, peleas entre boy scouts rivales y gran desmadre general . Uno más de la vieja guardia lefebvriana se había ido. Seguidamente se desató una suerte de purga stalinana dentro de la FSSPX para quien osase defenderlo; cayendo junto a él su abogado canónico, el padre Héry, y el padre De Tanoüarn, joven promesa intelectual del catolicismo francés, quien alzara también la voz ante la injusticia."

Al parecer el Padre Philippe Laguérie, uno de los elegidos por Mons. Lefebvre, denunció en el 2004 en una carta "ciertas irregularidades y desviaciones del espíritu de Monseñor Lefebvre" y por eso fue expulsado de la FSSPX.

A mí me da la impresión que sus seguidores en realidad no lo siguen tanto...


14/03/11 1:23 AM
  
percival
Los filolefebvrianos no sólo no ayudan a los lefebvrianos en la ruta de la reconciliación y la comunión, sino que espantan a los católicos de a pie, los "sin-más-distinciones", con sus denuncias destempladas y sin atenuantes al Concilio Vaticano II, y los improperios contra la Misa y la liturgia posconciliar (y ¡contra los Papas y su Magisterio! a veces incluso con un tono despectivo que ya quisiera haber usado Calvino). Soy alérgico a los abusos litúrgicos (y super alérgico a las distorsiones del dogma o la moral), pero me parece aberrante echarle la culpa al Concilio o a los Papas. Como si no estuviésemos en un mundo donde el pecado se propaga y hace mella entre los mismos cristianos, desde la época preconciliar... y hacia atrás hasta Adán. ¿Acaso el Concilio propone las infidelidades que generamos nosotros mismos? ¿Eran metafísicamente imposibles los hubo abusos litúrgicos antes del Concilio..., y hasta herejías, con todo el trasfondo y el peso de Trento y del Vaticano I para atajarlas?
14/03/11 1:52 AM
  
 
P. Iraburu:

Me he tomado el tiempo de leer bien lo que ha Ud. escrito y me parece que no consigue Ud. llegar a la nuez del asunto. Sería más fácil si partiera Ud. de la proposición que quiere Ud. demostrar. ¿Cual es?, ¿que la FSSPX no es católica?, ¿que la FSSPX es herética?, en fin, qué es lo que quiere Ud. demostrar en concreto.

¿Para cuando le gasta tinta, tiempo y esfuerzo a escribir de la Asociación Católica Patriótica, esa sí, cismática?
14/03/11 2:11 AM
  
Lucas
P. Iraburu: sigue usted sin aclarar cuál es el motivo que le ha llevado a publicar su serie sobre los "filo-lefebvrianos, ni sin definir lo que es un filo-lelfebvriano. La Santa Sede lleva años en un proceso de acercamiento con los cuatro Obispos de la FSSPX, ¿y va usted y publica este artículo?

¿Para qué, con qué objeto?

Y por cierto, cuando usted dice en respuesta a mi último comentario que "Los filolefebvrianos dificultan la reintegración de los lefebvrianos a la plena unión con la Iglesia apoyándolos, ignorando que sus ministros "no ejercen legítimamente ministerio alguno en la Iglesia" y que el Papa les llama a "arrepentimiento y a la vuelta a la unidad", ¿quiere decir que los cuatro Obispos de la FSSPX están en un proceso de arrepentimiento y son los filo-lefebvrianos quienes les jalean para que no sigan por ese camino, ¿o qué es lo que quiere decir?

Y los ejemplos de S. Hipólito, San Vicente Ferrer y San Pablo no son ninguna "defensa patética" (le agradecería un poco de respeto) de Mons. Lefébvre, sino que son la demostración de que su afirmación de que "todos los santos que han buscado la reforma de la Iglesia la han procurado siempre por el camino de la obediencia" sencillamente no es cierta.

Quien pretende asimilarlos al comportamiento de Mons. Lefébvre es usted.

14/03/11 2:13 AM
  
Nelson Medina
P. Iraburu,

Altamente agradecido con su postura, plenamente católica, valiente, informada, instructiva. Le ofrezco mi oración y apoyo. ¡Qué oportunos estos artículos! La furiosa protesta de quienes se ven desenmascarados lo demuestra.
--------------------------
JMI.- Gracias, Nelson.
14/03/11 5:21 AM
  
Fijo Ð Algo
Hermanos lefebvrianos, filo-lefebvrianos y pseudo-tradicionalistas:

Ya lo dijo Nuestro Señor, que "Nadie puede servir a dos señores; porque aborrecerá a uno y amará al otro; o bien se entregará a uno y despreciará al otro. [...]"

Pues bien; explíquenme ustedes: ¿Como se puede servir a la Iglesia Católica, rechazando precisamente a la Iglesia Católica? El que lea, que entienda.

Aparte de esto, ¿como se explica, precisamente, la actitud de ciertos ex-lefebvrianos, que aún estando comprometidos con la Liturgia Tridentina, abandonaron precisamente a la FSSPX, por el motivo de desobediencia al mismo Santo Padre? Algunos tardaron 20 años en "caer de la burra". Pero a fuerza de oración, se dieron cuenta de su error.

Háganse ustedes mismos un favor por el bien de su propia alma, y LEAN los testimonios y razones de estos ex-lefebvrianos, que haberlos haylos.

A vueltas, y erre que erre, con el 'Anno Domini' de 1988. Alguno, es tan insensato de echarle en cara al propio Padre D. José María "razones" a la manera de la siguiente 'perla':

"[...]Como usted mismo reconoce más adelante, más de 3/4 partes de esas comunidades católicas tradicionales que pone proceden del movimiento iniciado por Mons. Lefébvre, separándose de él en sucesivos momentos, y en particular, tras 1988. Pero casi todas proceden del mismo tronco.[...]"

¿Pero...es que acaso y por ventura, a parte de la FSSPX, (que hasta precisamente 1988, ESTABAN EN COMUNION PLENA) nadie celebraba la Sagrada Liturgia por la forma tradicional? Pues resulta que NO, y va a ser que SI.

Para empezar... Pablo VI, (un 'anti-papa' según que filo-lefebvrianos) permitió que los sacerdotes que debido a su edad, no se viesen capacitados para celebrar la Liturgia por el Novus Ordo, podrían seguir celebrando la Misa Tridentina por el Misal de 1962.

Esto no acabó aquí. En la protestante y pérfida Albión, resultó que protestar protestaron... y puesto que lo pidieron, les fué concedido: El indulto "Agatha Christie" de 1971, para celebrar la Misa Tridentina en Inglaterra y Gales. Está bien claro, que ya en 1971 no existian los filo-lefebvrianos 'hispanicus'; porque de insistir un tercio de lo que insisten en el blog de este venerable Pater, Pablo VI no se hubiese hecho de rogar. Asi es que nadie dijo nada 'in illo tempore de MCMLXXI'. Al menos nadie en la toda la Católica Hispanidad.

Pero es que esto, tampoco acaba aquí. El 3 de Octubre de 1984 la 'Congregatio de Cultu Divino et Disciplina Sacramentorum' (a ver si con el Latín alguno cae de la burra) en su íncipit de la carta a las Conferencias Episcopales, se decretó el "Quattuor abhinc annos", que debido a su relevancia y a lo brebe de la misma (y con el permiso del Padre D. José María) la expongo íntegra:


+ + +

Carta Circular enviada, en fecha 3 de octubre de 1984, por la Congregacion para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos a los Presidentes de las Conferencias Episcopales
Excelencia Rev.ma.
Cuatro años son ya, que por voluntad del Santo Padre, los Obispos de toda la Iglesia fueron invitados a presentar un informe:
- acerca del modo segun, sacerdotes y fieles de sus diocesis habian recibido el Misal promulgado en 1970 por el Papa Pablo VI, en cumplimiento a las decisiones del Concilio Vaticano II;
- acerca de las dificultades surgidas en la actuacion de la reforma liturgica;
-acerca de las eventuales resintencias que podían presentarseles.
El resultado de la consulta fue enviado a todos los Obispos. En base a sus respuestas parecia haber sido resuelto casi completamente el problema de sacerdotes y fieles unidos al "rito tridentino".
Persistiendo el problema, el Santo Padre con el deseo de ir al encuentro también de estos grupos, ofrece a los Obispos diocesanos la posibilidad de ofrecer un indulto, por el cual, concedan a los sacerdotes junto a los fieles que seran indicados en la carta de solicitud presentada al propio Obispo, poder celebrar la Santa Misa usando el Misal Romano segun la edicion de 1962 y absteniendosen a las siguientes indicaciones:
a) Con toda claridad se dede constatar aunque publicamente que estos sacerdotes y respectivos fieles en ningun modo comparten las ideas de aquellos que ponen en duda la legitimidad y la exactitud doctrinal del Misal Romano promulgado por el Papa Pablo VI en 1970.
b) Tal celebracion sea realizada solo para la utilidad de estos grupos que la piden; en las iglesias y oratorios indicados por el Obispo (no, sin embargo, en las iglesias parroquiales, almenos que el Obispo lo haya concedido en casos extraordinarios); y en los dias y bajo las condiciones fijadas por el Obispo sea en general al igual que en casos particulares.
c) Estas celebraciones deben ser realizadas segun el Misal de 1962 y en lengua latina.
d) Debe ser evitada toda mezcla entre textos y ritos de los dos Misales.
e) Cada Obispo informe a esta Congregacion sobre las concesiones por él dadas y transcurrido un ano de la concesion del indulto, informe sobre el éxito de su aplicacion.
Esta concesion, indicativa del cuidado que el Padre comun tiene por todos sus hijos, debera ser usada en modo que no cause prejuicio a la observacion fiel de la reforma liturgica en la vida de las respectivas Comunidades eclesiales.
Aprovecho con mucho gusto de la circunstancia para confirmarme, con sentimientos cordiales de estimacion,
a Vuestra Excelencia Reverendisima en el Senor.
AGUSTIN MAYER(Pro Prefecto).
VIRGILIO NOE(Secretario).

+ + +

Si alguno no ha caído aún de la burra, porque estamos hablando de 1984 Y NO DE 1988, resulta que en 1988 Juan Pablo II (otro anti-papa, según algún que otro filo-lefebvriano) emite el Motu Proprio 'Ecclesia Dei adflicta', en la que también se recomienda una aplicación generosa y amplia de las directrices dadas ya en 1984.

La tremenda verdad, que los filo-lefebvrianos no pueden ver,( aunque tengan ojos) es que la Sagrada Liturgia del Rito Romano por la Forma Extraordinaria, no se celebra ampliamente en territorio hispánico, PORQUE NO HAY SUFICIENTES FIELES QUE LA PIDAN. Tampoco hay suficiente apostolado para propagar tan bella forma de celebrar la Santa Misa.

La prueba de esto, es que solo en la ciudad de Londres, en una nación mayoritariamente apóstata, se celebran más misas por la Forma Extraordinaria que en toda la totalidad del territorio, de la de en un antaño, Catolicísima España.

* * *

Pater Iraburu: Ora pro nobis et pro filo-lefebvrianus.
14/03/11 5:53 AM
  
Luis Fernando
Saulo:
De todas formas el detonante pienso yo ha sido tanto el artículo sesgado de ACI/EWTN como la entrevista original mantenida por Fellay que de todas formas ofrece puntos preocupantes y dan razones para no ser muy optimista.


LF:
Pues no, no ha sido ese el detonante. No es tu caso, pero algunos están cayendo en un histerismo paranoico sobre las razones que han llevado al P. Iraburu a escribir estos artículos. La verdad es que tanto el consejo de redacción de InfoCatólica como un servidor se lo hemos pedido hace tiempo. Nos pareció que era un tema sobre el que convenía tener una voz autorizada y sabia en este portal. Y sin desmerecer al resto de bloguers, el más indicado para tal cosa era, y es, el P. Iraburu. Tanto por su trayectoria de defensa activa de la fe -este blog es ejemplo de ello- como por su condición de autor muy leído precisamente entre el sector eclesial que más interés puede tener en el contenido de estos artículos.

Una vez acabada su serie sobre los católicos y la política, encontró tiempo para este tema. Y eso es todo, tanto si se lo creen los cospiranoicos como si no.
14/03/11 10:29 AM
  
Álvaro
Tony de New York, usted dirá lo que quiera, pero en ciertos aspectos clave hay que ser muy imaginativo para ver esa supuesta "continuidad" tras el CVII. Pero que muy imaginativo, oiga.

Yo percibo mucho mejor la continuidad en la FSSPX, que (al contrario que muchos otros) no ha asumido ni un ápice de modernismo, y que defiende la doctrina católica de siempre sin doblegarse ante las innovaciones liberales.
14/03/11 11:02 AM
  
Saulo
Muchas gracias Luis Fernando, yo desde luego me creo lo que dices y no me dejo llevar por el conspiranoismo, aunque no ignoro que hay algunos grupos que estarían encantados del fracaso de las conversaciones con la Fraternidad.
Aunque, quizás no lo dejé demasiado claro, me estaba refiriendo no solo a los artículos habidos en Infocatólica. En otras publicaciones digitales ha habido artículos de la misma temática que sí es posible que se activaran ante tal noticia.

Saludos, la Paz.
14/03/11 11:07 AM
  
santodomingo
Al Padre Iraburu le tengo una profunda admiración y estoy muy agradecido a él por sus magníficos artículos, que suelo leer con mucho interés. Sin embargo, con estos dos artículos sobre Mons. Lefebvre estoy en total desacuerdo.

Voy por puntos:

1. Un Papa puede actuar injustamente. Fue el caso de Pablo VI con los seguidores de Mons. Lefebvre y todos los que tenían devoción a la Misa de San Pio V (antes de 1988 eran sinónimos). Pablo VI se saltó todas las normas del Derecho Canónico en su persecución contra Lefebvre y su obra. Para Mons. Lefebvre no hubo ni derecho a recurso, ni derecho de apelación, fue suspendido a divinis de forma absolutamente injusta. Esto es aún más grave si se recuerda que fue durante la época de las grandes herejías campando a sus anchas por toda la Iglesia, sin que nadie hiciera nada por combatirlas.

Esto en sí no justifica la ordenación episcopal del ´88. El trato injusto por parte de Roma no justifica la desobediencia. Muchos santos, como dice el P. Iraburu han obedecido pese a grandes dificultades y persecuciones. Sin embargo, conviene apuntar esto para situar las ordenaciones en su contexto. Los siguientes puntos sí pueden justificar la desobediencia en materia grave de Mons. Lefebvre.

2. Un Papa puede actuar EN CONTRA de la misión que le fue encomendada por Dios. El Papa como Pastor Supremo de la Iglesia tiene el deber de PRESERVAR las tradiciones eclesiásticas, además de la fe (la Tradición con mayúscula). Para los que no se lo creen, les cito la primera frase del Juramento Papal, que data del siglo VII y que Juan Pablo II no quiso decir. "Yo prometo: No cambiar nada de la Tradición recibida, y en nada de ella —tal como la he hallado guardada antes que yo por mis predecesores gratos a Dios— inmiscuirme, ni alterarla, ni permitirle innovación alguna."

Cuando un Papa se propone desmontar la Liturgia para fabricar algo totalmente nuevo, y prohibe la celebración de un rito como el de San Pio V, sólo podemos decir que no actúa como un Papa, sino como un anti-papa. Es como si un padre, en vez de proteger a sus hijos, fuera el mayor peligro para su vida. En este caso hay que resistir y, si es necesario, desobedecer al Papa.
14/03/11 11:13 AM
  
Lucas
Fijo D Algo:

"Pues bien; explíquenme ustedes: ¿Como se puede servir a la Iglesia Católica, rechazando precisamente a la Iglesia Católica? El que lea, que entienda."

Ningún lefebvriano rechaza a la Iglesia Católica, sino la deriva modernista dentro de ella. Si todavía no se ha enterado de esto, es que no merece seguir leyéndose lo que ha escrito.

Vamos, que el propio P. Iraburu lo dice en su primera entrega: "Por el contrario, los seguidores de Lefebvre confiesan con nosotros esa «una sola fe» de la Iglesia, y por eso les tenemos estima, y denunciamos todo intento de demonizarlos".

Pero contestaré a esto que escribe usted al final de su mensaje:

"La tremenda verdad, que los filo-lefebvrianos no pueden ver,( aunque tengan ojos) es que la Sagrada Liturgia del Rito Romano por la Forma Extraordinaria, no se celebra ampliamente en territorio hispánico, PORQUE NO HAY SUFICIENTES FIELES QUE LA PIDAN. Tampoco hay suficiente apostolado para propagar tan bella forma de celebrar la Santa Misa".

Dejando antes claro que no sé para qué narices mezcla usted la Misa según la Forma Extraordinaria con el tema de los filo-lefebvrianos, en primer lugar, fieles apegados a dicha Forma del Rito Romano no hay muchos, cierto, pero cuando la Misa de Pablo VI es que no había ninguno apegado a la nueva Misa, y mire usted dónde estamos... Además de las denegaciones y obstáculos inmotivados de los párrocos y los Obispos, en el Motu Proprio Summorum Pontificum se ordena claramente a los Obispos y responsables de seminarios que los seminaristas aprendan latín en ellos, así como la Forma Extraordinaria. Si los responsables desobedecen también en esto al Papa, ¿cómo va a haber fieles que pidan la Forma Extraordinaria, si para empezar los propios sacerdotes tienen que aprenderla fuera de los seminarios?

Pero sigo insistiendo que entrar en estas cuestiones no penetra en el núcleo de esta serie de dos artículos. El comentarista anónimo de este mensaje (http://infocatolica.com/blog/reforma.php/1103131254-127-filo-lefebvrianos-ii#c212832) lo ve igual que yo: ¿qué es lo que pretende el P. Iraburu con estos dos artículos? En su primer artículo lo deja usted claro: "Quiero tratar de la actitud nociva de los filo-lefebvrianos dentro de la Iglesia católica, no sin antes describir muy brevemente la posición de lefebvrianos y anti-lefebvrianos. Trato especialmente de los filo-lefebvrianos porque nos quedan cerca, y rondan continuamente a los confesores y defensores de la ortodoxia católica".

Y más adelante: "Los filo-lefebvrianos... les fortalecen en sus posiciones, y por eso, sin duda, están dificultando gravemente su reincorporación a la plena comunión de la Iglesia católica. Consiguen de hecho justamente lo contrario de lo que pretenden".

Esto es lo que queda de lejos sin demostrar, desde el momento en que la definición de "filo-lefebvriano" apuntada ("Quien comparte en mayor o menor medida las posiciones de los lefebvrianos") es vaga, indefinida e imprecisa, cosa que usted mismo reconoce a continuación: ("ya se comprende que su identidad no puede ser definida con exactitud, pues se realiza en innumerables grados"), para pasar a continuación, sobre esta indeterminación de origen, a la acusación de que los filo-lefebvrianos, por supuesto, "no reconocen en modo alguno su condición", estableciendo acto seguido una desafortunada comparación con los semipelagianos o pelagianos (que asumen proposiciones heréticas) por lo que puede tener de ofensivo comparar a un hereje con alguien que nunca ha sido hereje ni de lejos.

¿Y qué "condición" tendrían que reconocer?

¿Y cuál es exactamente la "nocividad" que introducen en la Iglesia?

¿Y qué significa que "rondan contínuamente" a los confesores y defensores de la ortodoxia?

Porque aparte que no conozco que se haya considerado alguna vez a los "filo-lefebvrianos", ni a los propios lefebvrianos como heterodoxos, rondar, hay muchas cosas que "rondan" a todo el mundo, y no le veo la mayor trascendencia.

A continuación, establece que los filo-lefebvrianos no reconocen algunas actitudes cuando se les reprochan ("por ejemplo, algunas palabras publicadas que nos parecen inconciliables con la plena fidelidad al Papa, al Vaticano II y a la Iglesia").

Pues bien, si esa es la conclusión de su tesis: que hay gente más o menos afín al movimiento iniciado por Mons. Lefébvre que no reconoce su actitud (¿Pero qué "actitud" es ésa, qué pena canónica o censura eclesiástica merece?) cuando se les reprocha que algunas afirmaciones suyas son inconciliables con la plena fidelidad al Papa, al Vaticano II o a la Iglesia, ¿usted cree que poner de manifiesto tal cosa, que es evidente por sí misma a cualquier lector de Infocatólica que sepa leer sin necesidad de mayores explicaciones, merece una serie de dos artículos, más los que queden, además de una especie de encarnizado alineamiento de los blogueros de Infocatólica y de algunos lectores sobre este particular?

Hablemos claro, P. Iraburu:

¿El propósito de sus artículos es decir a los filo-lefebvrianos (definición inconclusa) que se larguen de Infocatólica?
14/03/11 11:14 AM
  
Daniel Iglesias
Muchas gracias, P. Iraburu.
Excelente artículo, como el anterior.
14/03/11 11:29 AM
  
Lucas
"Conspiranoicos", "patéticos", "soberbios", "ciegos", son los calificativos que me he encontrado aquí por parte de los "ortodoxos" hacia quienes simplemente están en desacuerdo con el fondo, la forma o la oportunidad de esta serie de artículos.

¿Acaso es "conspiranoico" preguntarse por el motivo de la redacción de un artículo? Será conspiranoico el que formule una teoría, no el que haga una pregunta.

¿Así pretenden ustedes cargarse de razón?

En fin, está casi todo dicho en los comentarios al primer artículo, aún sin responder.
14/03/11 11:30 AM
  
santodomingo
3. Hubo un estado de necesidad. Es muy fácil decir hoy, a toro pasado, que existen muchos grupos que están "en plena comunión" con Roma y que celebran con la Misa de San Pio V. Pero desde 1970 hasta 1988, es decir durante 18 años, era prácticamente imposible hacerlo. Choque esto frontalmente con la Bula de San Pio V "Quo Pimum Tempore", donde dice acerca de "su" Misa: "Nos hemos decidido y declaramos que los Superiores, Administradores, Canónigos, Capellanes y otros Sacerdotes o religiosos de una Orden cualquiera, no pueden ser obligados a celebrar la Misa de otra manera diferente a como Nos la hemos fijado y que JAMÁS NADIE, quienquiera que sea podrá contradecirles o FORZARLES A CAMBIAR DE MISAL"

La Misa llamada Tridentina fue proclamada A PERPETUIDAD. Esto, para las víctimas de la LOGSE, significa PARA SIEMPRE. Siempre no es hasta 1970 sino SIEMPRE. Termina con estas tremendas palabras de advertencia a los futuros innovadores: QUE ABSOLUTAMENTE NADIE, POR CONSIGUIENTE, PUEDA ANULAR ESTA PAGINA QUE EXPRESA NUESTRO PERMISO, NUESTRA DECISIÓN, NUESTRA ORDEN, NUESTRO MANDAMIENTO, NUESTRO PRECEPTO, NUESTRA CONCESIÓN, NUESTRO INDULTO, NUESTRA DECLARACIÓN, NUESTRO DECRETO, NUESTRA PROHIBICIÓN, NI OSE TEMERARIAMENTE IR EN CONTRA DE ESTAS DISPOSICIONES. SI, A PESAR DE ELLO, ALGUIEN SE PERMITIESE UNA TAL ALTERACIÓN, SEPA QUE INCURRE EN LA INDIGNACIÓN DE DIOS TODOPODEROSO Y SUS BIENAVENTURADOS APÓSTOLES PEDRO Y PABLO.

Por tanto, si el Papa actua en contradicción a una orden tajante de otro Papa, ¿a quién hay que obedecer? ¿Acaso es menos válida la autoridad de San Pio V, cuando habla de forma dogmática, por estar muerto, que el Papa actual? La ÚNICA FORMA de preservar la Santa Misa en su integridad, tal y como ordenaba San Pio V era desobedecer al Papa (en este caso Juan Pablo II). DESPUÉS de este acto de desobediencia se concedió el indulto de la Misa Tridentina con Ecclesia Dei. Pero evidentemente esto nunca se hubiera conseguido si no hubiera sido por las ordenaciones episcopales.

La argumentación del P. Iraburu es como el pacifista que dice que nunca hay que usar la violencia, viviendo protegido de sus enemigos, gracias al ejército de su nación. Es una postura cómoda pero incoherente. Mons. Lefebvre simplemente se agarró a lo que era el derecho de cualquier católico; recibir y enseñar la recta doctrina, celebrar y oír Misa según el rito de San Pio V, y continuar su obra que había sido aprobada por Roma. Tenía todo el derecho del mundo de recibir esos obispos. Roma se los negaba porque quería que su resistencia se extinguiera para siempre. Le daban largas con la esperanza de que se muriera sin poder ordenar más obispos.

Y por querer garantizar un futuropara sus seguidores, con la doctrina íntegra no-adulterada, con la Misa de siempre, no había otra vía que una ordenación episcopal.

Espero haber expuesto claramente mi postura, y que le sirva a alguien. También rezo por una reconciliación. Pero no a cualquier precio. Primero tiene que haber unidad en la doctrina, luego todo lo demás se arreglará. Quizá yo nunca lo vea, pero tengo confianza de que finalmente se llegará a buen término. Nosotros sólo podemos mantener la fe y luchar por ser santos en este mundo desorientado.
------------------------
JMI.- Que la orden de SPío V, enérgicamente expresada, manifieste una realidad disciplinar-litúrgica DE CARÁCTER DOGMÁTICO y que por tanto debe REGIR PARA SIEMPRE es falso: eso se lo cree ud., pero no SPío V.

Un Papa o una Congregación romana, en tiempos de grave peligro protestante de "libre examen", puede dar unas normas sobre la lectura de la Biblia, y cinco siglos más tarde otro Papa o Congregación, sin desobedecer la orden primera, puede dar otras distintas, y aún contrarias. Se entiende perfectamente: siempre, claro, que la cabeza esté libre en el ejercicio de la razón ilustrada por la fe.


Por lo demás, es preciso reconocer que su argumentación es impecablemente lefebvriana. Aunque, la verdad, creo que va ud. más lejos que los lefebvrianos más moderados. Hay grados en todo.
14/03/11 11:37 AM
  
Gabar
Un pregunta P. Iraburu. ¿Me parece a mí, o están seguros los lefebvristas y similares, que los que vamos a la misa ordinaria, estamos cayendo casi en herejía?

Entonces no se diferencian mucho de los protestantes, lo digo por la simpatía que nos tienen, y porque...está claro,... la salvación la tienen en exclusiva.

Permítame la broma, pero es que ciertas obcecaciones, aunque tengan alguna base, son demasiado para los que somos del montón.
------------------------------
JMI.- Una persona, que yo estimo mucho, y ella a mí, con gran formación y gran amor a la Iglesia, no puede asistir a mi Misa porque cree que es inválida. Y por tanto, ilícita.
Y lo mismo pensará, claro, de los cientos de miles de sacerdotes y de Obispos de la Iglesia católica.
14/03/11 11:53 AM
  
zuma
Fijo de algo,"Conceder un indulto"... a un Rito,que NUNCA fue derogado,pero sí silenciado y perseguido.
Padre, es verdad que muchos sufrian en silencio la persecución, pero no veo argumentado en su artículo que la existencia de esas comunidades no deban a Lefebvre el impulso en la defensa de la tradición.
En estos dos artículos no estoy de acuerdo con usted, infatigable misionero de la verdad.Que el Señor nos ayude.
14/03/11 12:38 PM
  
Ricardo de Argentina
También rezo por una reconciliación. Pero no a cualquier precio. Primero tiene que haber unidad en la doctrina, luego todo lo demás se arreglará. (Santodomingo)
---
He aquí una típica extorsión filo y no filo: entrar a la comunión plena "bajo condición". Condiciones impuestas por el lefebrismo, claro.
Y si uno les llega a decir que no están "demasiado" adentro, o que están en un "cuasi" cisma, ¡agarrate!!
Y quien no lo crea, que haga penitencia cuaresmal leyéndose los 300ypico de Bruno.
14/03/11 12:44 PM
  
francisco
El artículo contiene ignorancias y errores crasos. Sostiene que "Dios puede sacar el bien de los pecados que cometemos". Ésta es una aberración filosófica: del mal, que es una privación, jamás se puede producir el bien. Bien distinto es afirmar que, con ocasión del mal, Dios puede valerse de las circunstancias para producir el bien, pero del mal no se puede extraer bien de ninguna especie. El artículo lo saca a colación del efecto benéfico de lá obra de Monseñor para la Tradición de la Iglesia. Observo incluso cierto cinismo en este argumento, por cuanto resulta obvio que la autoridad ha sido y sigue siendo un obstáculo a la propagación de la Tradición en la Iglesia, siendo ésta tolerada y en ningún caso querida por el grueso de los obispos del mundo. Sin la obra de Lefebvre, los conciliaristas habrían arrasado con todo vestigio de Tradición en la Iglesia y eso es una verdad a estas alturas, evidente. Su acción fue buena, porque bueno ha sido el fruto que se extrajo de ella: la conservación de un clero sin trazas de humanismo conciliar, amén de la salvaguarda de la verdadera liturgia católica.

Monseñor Tissier, les aseguro, conoce perfectamente el principio moral de que el fin no justifica los medios. Él jamás ha afirmado que Lefebvre hiciera un mal menor con las consagraciones, está simplemente señalando que la vulneración de la materialidad de la norma en función del sentido último del derecho es un bien, que es cosa muy distinta. Es tan estúpida la refutación, que es como si alguien culpara al que destruye la pared del vecino para salvar su casa, que se está quemando y dijera, cual fariseo, "pero vulneró la propiedad privada, es digno de reprensión". Jesús mismo ya refutó esta clase de rigorismo farisaico de "la Ley" cuando confrontó a los judíos por el trabajo y el sabath.

Por último, no deja de llamar la atención que sean los destructores de la Iglesia quienes hoy rasguen vestiduras con los "Lefebvrianos", cuando tiene convertida la casa del padre en un sitial de escándalo como nunca en la historia.
14/03/11 1:13 PM
  
Ricardo de Argentina
A mí me da la impresión que sus seguidores en realidad no lo siguen tanto...
----
Beatriz, yo hace muchos años que vengo siguiendo/padeciendo/lamentando el desarrollo de lo que ha dado en llamarse el "lefebvrismo", y tengo exactamente la misma percepción tuya. Estoy plenamente persuadido de que el grueso de sus "seguidores" se ha independizado en ciertos aspectos de los propósitos de su fundador.

Yo he prestado atención a un aspecto no muy comentado de este fenómeno: ¿Qué actitud han tomado los enemigos de la Iglesia con respecto al lefebrismo?
Expongo a continuación las dos conclusiones a las que he llegado:

1. Favorecer la difusión de la contestación en los medios masivos (recordar la cobertura mediática del caso Williamson, por ejemplo).
2. Radicalizar las posiciones de los lefebristas a fin de entorpecer el entendimiento con la jerarquía.
Como consecuencia de ésto se habría producido una deriva en los objetivos que se proponía Mons. Lefebvre, tal como tú lo sospechas y yo también.
14/03/11 1:15 PM
  
Adrian L.
Lefebre tendría que haber imitado al Padre Buela. Sin desobedecer al Papa consiguió sobrevivió a todas las persecuciones. Su fundación, el Instituto del Verbo Encarnado, es una obra de Dios maravillosa, que hoy está extendida por todo el mundo y floreciente de vocaciones.

14/03/11 1:21 PM
  
Maricruz Tasies
Toda esta gente le pregunta, padre, el motivo que tuvo para escribir sus artículos. Se darán cuenta que es por amor a sus almas? Me parece que no.


-----------------------------------
JMI.- A mí también me parece que no.
El motivo de estos artículos es patente y declarado por mí.
14/03/11 1:50 PM
  
Menka
No se puede ser más "lefebvrista" que el que dejó la FSSPX y inició la FSSP.
Este sacerdote pensaba como Lefebvre, pero sabía muy bien dónde está el límite, al cual no quiso traspasar.
Y allí está la FSSP presente en 100 diócesis, luchando por lo que luchó antes del fatídico día, y por lo visto cada vez con más fuerza.
"Dios proveerá leña para el sacrificio hijo mio." Hay que confiar en Dios, la Iglesia es suya, esa es la mayor.
14/03/11 1:57 PM
  
Fijo Ð Algo
Hermano Lucas:

Deje de marear la perdiz y céntrese en sus propias observaciones:

"Dejando antes claro que no sé para qué narices mezcla usted la Misa según la Forma Extraordinaria con el tema de los filo-lefebvrianos, en primer lugar, fieles apegados a dicha Forma del Rito Romano no hay muchos, cierto, pero cuando la Misa de Pablo VI es que no había ninguno apegado a la nueva Misa, y mire usted dónde estamos... "

¿Qué no sabe usted por que "mezclo" la Misa Tridentina con el tema de los filo-lefebvrianos? ¿Entonces? ¿De que rayos hablan si no ustedes? ¿Cual es su supuesto "signo de identidad" si no la tan cacareada "misa de siempre" como la llaman ustedes? Déjense de demagogias baratas usted y los suyos y ARGUMENTEN.

Por otro lado, y en sus propias palabras:

"pero cuando la Misa de Pablo VI es que no había ninguno apegado a la nueva Misa, y mire usted dónde estamos..."

¿Qué insinua o deja de insinuar con tal sentencia? Deje usted de exijirle al Pater que hable claro y sin embargo díganos que narices insinua usted con tal afirmación.

Mas perlas suyas:

"Además de las denegaciones y obstáculos inmotivados de los párrocos y los Obispos, en el Motu Proprio Summorum Pontificum se ordena claramente a los Obispos y responsables de seminarios que los seminaristas aprendan latín en ellos, así como la Forma Extraordinaria. Si los responsables desobedecen también en esto al Papa, ¿cómo va a haber fieles que pidan la Forma Extraordinaria, si para empezar los propios sacerdotes tienen que aprenderla fuera de los seminarios?"

Para empezar y que conste en acta: el Motu Proprio Summorum Pontificum, es del Papa, y no de Marcel Lefebvre. El Papa nos ha regalado A T-O-D-O-S Summorum Pontificum; y nos lo ha regalado para que mendrugos filo-lefebvrianios nos nos vengan a romper las narices con que si los obispos obedecen o no obedecen y que si hay que ordenar nuevos obispos para mantener la "tradición". Mueva usted y todos los filo-Lefebvrianos su santo trasero y RECLAMEN A SUS RESPECTIVOS PARRACOS la Misa Tridentina. Si no les hacen caso, escriban a Ecclesia Dei.

Tambien les recomiendo que escriban a la Santa Sede en relación al tema del Padre José María Iraburu si es que tanta confusión les genera, y dejen de hacer el pardillo por la blogosphera virtual tradicionalista.

Y para terminar, el término de "filo-lefebvriano" felizmente acuñado por el Padre Iraburu, y su definición, lejos de ser ambigua, deficiente y retorcida tal y como ustedes nos tratan de hacer creer: no es más que un reflejo de la pura realidad. Ni hasta yo mismo, me habría dado cuenta de no haber sido por el Pater, indicándonos esta subespecie de católico heterodoxo; aunque tengo que reconocer que siempre me mosqueó el tufillo de superioridad de ciertos círculos tradicionalistas. El caso es que es de lo mas hipócrita, que sin tener que sufrir las penas de la excomunión, y no solo eso si no que también la pena de encontrarse en irregularidad canónica a la hora de celebrar los sacramentos, ustedes los que sin ser miembros de la Sociedad de San Pio X, nos vengan con el cuento, de que no existió ni excomunión, ni irregularidad ni desobediencia, y todo lo justifican en un supuesto estado de "necesidad".

Una sola pregunta y que me contesten los Filo-Lefebvrianos:

¿Qué "estado de necesidad" puede justificar el que HOY POR HOY la FSSPX, rompa continuamente la ley canónica, ejerciendo un ministerio ciertamente ilegitimo y muy probablemente inválido, cuando todo sacerdote TIENE PERMISO desde Septiembre de 2007 para celebrar Misa Tridentina, oir confesiones o celebrar bodas por la Forma Extraordinaria, de forma totalmente regular y legítima?

Hagan el favor y respondan.

Quiero saber.
----------------------
JMI.- Inválido no, pero ilegítimo sí: lo han dicho varias veces el Papa, la Comisión Ecclesia Dei, etc. Pero ya se ve que ese espanto habitual (celebrar día a día, durante muchos años, la Eucaristía y los sacramentos ilegítimamente) lo tienen por "peccata minuta".
14/03/11 2:04 PM
  
Fijo Ð Algo
Hermano "Zuma":

Ya empezamos con las disculpas baratas... Usted se justifica con un

'Fijo de algo,"Conceder un indulto"... a un Rito,que NUNCA fue derogado,pero sí silenciado y perseguido.'

No me venga con esas lerias. Si los carlistas se dedicasen a pedir un indulto en el 71 al igual que los ingleses, en vez de dedicarse a subirse por los cerros de Montejurra, usted hoy no me vendría con estas. El caso es que los tradicionalistas se dedicaban a subir cerros en el 71, en vez de pedir indultos por la Liturgia Tridentina.
14/03/11 2:20 PM
  
Catholicus
La FSSP va como los protestantes, subdividiéndose y creando subgrupos como crecen los champiñones en el campo.

No puede ser de otra forma, si por conciencia un simple Obispo puede desobedecer al Papa , a ver quien le niega el mismo derecho a hacerlo con Lefevre o quien se tercie.

Si es que hay que ser burro....
---------------------------------
JMI.- ¿Cree ud. necesario para su discusión llamar "burros" a sus contradictores?
Queda ud. muy mal. Y desprestigia la causa que defiende.

Lo dejo por una vez, sin que siente precedente, pues está mandado que no se admitan insultos en los comentarios. Léanlo, por favor, al final de los comentarios, un Aviso que da InfoCatólica.
14/03/11 2:22 PM
  
Fijo Ð Algo
"JMI.- Inválido no, pero ilegítimo sí: lo han dicho varias veces el Papa, la Comisión Ecclesia Dei, etc."

Pues no es por nada, ¿pero celebrar por ejemplo el matrimonio sin jurisdicción y sin delegación no podría invalidarlo en ciertos casos?
14/03/11 2:29 PM
  
Jonathan
En otra web han replicado su artículo, permítame tomar unos fragmentos de esa réplica:

"Usted apela a que “el mal no justifica los medios”; aquí no se habla de la relación medios-fines, sino a un problema muy clásico en moral, a la concurrencia de incertidumbre con respecto a una determinada ley (haremos abstracción de su cualidad) y la certeza práctica de la conciencia. Dice San Alfonso que “En lo que atañe al acto concreto (operario), hay que distinguir siempre dos verdades: una, la verdad especulativa de la cosa (verdad objetiva); otra la verdad práctica (prácticamente práctica) por la que la acción es honesta”. El problema se puede plantear así : Dada una ley objetiva que tenga razones para imponerse a la conciencia y tenga razones contrarias que permitan una cierta autodeterminación de conciencia tradicionalmente los moralistas católicos han afirmado que se puede salir de esta duda en virtud de principios que son "extrínsecos" a la verdad objetiva de la ley. Son los llamados “principios reflejos” frente a los “directos” que emanan de suyo de la ley objetiva. Si partimos de un planteamiento moral de tipo “objetivista” (al estilo del tuciorismo, probabilismo, probabiliorismo) cuyo modo de solventar la duda sería aplicando el principio “en caso de duda, hay que seguir la opinión más segura”. ¿Pero más segura respecto a qué? Pues precisamente a lo que manda la ley objetiva. En el caso que nos ocupa, la ley objetiva es la consabida ley que obliga a tener mandato apostólico para proceder a una consagración episcopal. Pero no se trata de una ley absoluta, pueden darse excepciones; y las excepciones están determinadas por la imposibilidad física o moral de obtener el mandato apostólico. Y es aquí donde entra la duda. Aunque se nos repita insistentemente a día de hoy que la Misa tradicional nunca fue abrogada, si lo fue “de facto”. A eso hay que sumarle toda la nueva pastoral y la nueva liturgia que entraba en una degradación creciente. Por no mencionar los seminarios y la vida religiosa. Así como los encuentros de Asís, encuentros ecuménicos devenidos en puro sincretismo (tenemos cientos de ejemplos, con cardenales y obispos de oficiantes mayores). Y en esta situación de duda ante la ley, San Alfonso enseña que la verdadera seguridad (a la que antes hacíamos referencia) consiste en estar seguros de hacer una elección moral correcta, con la que no se cometa un pecado formal, y tal seguridad se obtiene asumiendo como norma en tal situación la norma que se opone a la ley dudosa (Theologia moralis, 1.1, trat.1, n.82). Y la norma que se opone a la ley dudosa es que no es posible, en la situación eclesiástica del momento, llevar una vida católica normal, sin estar sujetos a los desviacionismos teológicos y las innovaciones litúrgicas, que en ese momento cada vez iban en un ritmo ascendente. Dice usted, padre Iraburu que “Justificar una desobediencia gravísima a la Ley eclesial y al mandato del Papa por los presuntos buenos efectos que de ella se esperan es un consecuencialismo moral inadmisible”. Eso lo podemos decir desde nuestra actual situación. Los abusos litúrgicos más graves suceden en la década de los ochenta. Sólo será en los años posteriores a los acontecimientos de que nos ocupamos, de la necesidad de frenar los abusos, quizás por el peligro de nuevas reacciones similares, a las que ya se habían sumado dos obispos más, el obispo Castro Mayer en Brasil, y el obispo Lazo, en Filipinas. Y probablemente, lo doloroso de aquellos acontecimientos –doloroso para todos- introdujese en la vía de la reflexión a las autoridades romanas, como podemos vislumbrar en el “Informe sobre la fe”, que el Cardenal Ratzinger reportaba a Vittorio Messori, reflexionando precisamente sobre las causas, que pudiéndose haber evitado, desembocaron en los acontecimientos de 1988."

"Concluyendo:creo que todo el mundo es consciente de que la ordenación de obispos sin mandato apostólico conlleva la excomunión latae sententiae, para el obispo que ordena y para los ordenandos. Pero no vale reducirlo todo a un problema de obediencia-desobediencia, sino que todo esto hay que integrarlo en el “Status Ecclesiae”, sin lo cual todo esto resulta incomprensible. Lo que no es de recibo es reducir el ámbito del llamado “tradicionalismo” a un acto que conlleva una pena canónica haciendo abstracción de que estamos hablando del problema central de la Iglesia del postconcilio. ¿Qué problema, ah Lefebvre claro? No. El problema del desmantelamiento de todo aquello que pudiese suponer un indicio de “retorno” al preconcilio, indicio que hasta hace unos pocos años podría conllevar las más variopintas acusaciones. Pero vuelvo a lo que decía al principio. Retomar la polémica de las consagraciones episcopales de Ecône, no es sino una manera disfrazada de apuntar al “tradicionalismo”, que tanto incomoda a los obispos, por insinuar que ya es hora de ir acabando con todo este circo en el que han convertido a la Santa Iglesia."
-------------------------------
JMI.- Lefebvrianismo puro y duro.
Las circunstancias pésimas de la Iglesia en doctrina, disciplina y abusos litúrgicos justificaron a Mons. Lefebvre para ordenar obispos contra la Ley de la Iglesia y contra el mandato expreso del Papa.

Su argumentación demuestra que aquel acto cismático de gravísima desobediencia, realizado en 1988, sigue hoy tan vivo como entonces entre lefebvrianos y filolefebvrianos. Y que por tanto estos artículos míos son sumamente necesarios.

14/03/11 2:49 PM
  
Ricardo de Argentina
todo sacerdote TIENE PERMISO desde Septiembre de 2007 para celebrar Misa Tridentina, oir confesiones o celebrar bodas por la Forma Extraordinaria, de forma totalmente regular y legítima?
----
FijoDAlgo: Pues ni tanto ni tan poco.

El día 11 de setiembre de 2007 a las 11:00 hs, día en que comenzaba la mentada autorización, un párroco celebró su primera la misa tridentina. Lo hizo con torpeza, ayudado por un feligrés que acolitaba en las misas de la Fraternidad, y lo hizo A ESCONDIDAS. Fue una misa clandestina. Pero todo se sabe. Un mes aproximadamente después, el párroco era echado como un perro de su parroquia, merced a una conspiración progre que consiguió, con el apoyo de la prensa y los políticos locales y hasta porteños, armarle una "cama" con anónimos y organizarle manifestaciones que "abrazaban" al predio parroquial. Su ordinario, buena persona pero débil, no fue capaz de enfrentarse con los amotinados y lo sacrificó.
Ésa fue la UNICA misa tridentina que se ofició en mi ciudad, que no es pequeña. Y estimo que ningún sacerdote en su sano juicio intentaría repetir el intento en un futuro mediato.
¿Quieres saber cómo sigue la historia? El sucesor del epíscopo pusilánime está muy preocupado porque "aún" hay muchos feligreses en la diócesis que ¡no comulgan en la mano!!!

Cuidado con la novelas rosas, que alimentan el lefebrismo. La situación actual de la Iglesia es dramática, como bien lo saben y señalan repetidamente el P. Iraburu y el Papa, entre muchísimos otros.
14/03/11 2:53 PM
  
Infocaotico
Las excomuniones han sido levantadas por Benedicto XVI, ¿se acuerda, don Josemaría? Este tema de las consagraciones del 1988 no son analizadas por lefebvritas ni filolefebvristas, sino por quienes, en su sistema estímulo-respuesta no soportan ese acto del Papa. Habitualmente tras decir, "que bien! oremos!" vuelven y vuelven reiteradamente a tratar el asunto de 1988. Porque es el único recurso que tienen.
----------------------------
JMI.- Las excomuniones fueron levantadas, bendigamos al Señor.
Pero los defensores de las consagraciones episcopales de 1988 siguen defendiéndolas hoy, como se ve en muchos de los comentarios lefebvrianos o filo publicados. El tema, pues, sigue perfectamente actual.
14/03/11 3:04 PM
  
Luis Fernando
Cuanto más replican al P. Iraburu, más en evidencia quedan los filo-lefebvrianos y más demuestran la absoluta necesidad de estos artículos. Tanto, que empiezo a ver la mano de la Providencia en ello.
14/03/11 3:05 PM
  
zuma
Je,je, pero si no teníamos que pedir indulto..DPFR
14/03/11 3:07 PM
  
infocaotico
Es como si alguien dijese "todos los sacerdotes riverianos son jansenistas". En seguida -supongo- unos cuantos sacerdotes protestarían por el calificativo. Y de manera complaciente podríamos responder: "veis? Haberlos haylos".
--------------------
JMI.- Muy sutil.
14/03/11 3:08 PM
  
Luis Fernando
Lucas:
¿El propósito de sus artículos es decir a los filo-lefebvrianos (definición inconclusa) que se larguen de Infocatólica?


LF:
Ya he dicho la razón por la que se han escrito estos artículos. Ahora bien, si como efecto colateral vienen efectos altamente beneficiosos como ese que señala usted, yo daré gracias a Dios, porque aquí necesitamos a gente fiel a la Iglesia y no fiel a quien se considera a sí mismo como salvador de la Iglesia desobedeciendo a un Papa.

Aunque el efecto más beneficioso, sin lugar a dudas, sería la conversión de los que viven o justifican el error de Lefebvre. Con que sólo uno de ellos dé marcha atrás, estos artículos habrán merecido la pena.
14/03/11 3:15 PM
  
Francisco José Delgado
Sobre el tema de la ordenación, creo que el argumento lefebvriano no es tanto "el fin justifica los medios", sino todavía más, en el colmo de la obstinación: "las circunstancias justifican los medios".

Es decir, el argumento que se suele usar es que las ordenaciones ilícitas fueron necesarias no porque persiguieran un fin bueno, sino porque las circunstancias (lo que llaman "Status Ecclesiae") modifican los criterios de la moral y hacen bueno algo que en otras circunstancias sería malo. ¿Puede caber mayor relativismo?
14/03/11 3:32 PM
  
Juanb
Bueno, yo no pedí al P, Iraburu que escribiese sobre esto, pero a Dios sí que le pedí lo hiciera.
Gracias de nuevo Padre.
En efecto como P. Iraburu ha dicho, la Missa Tridentina es una preciosidad verdaderamente y el latín en ella no es difícil de seguir con un poco de esfuerzo y estudio.
Pero me encuentro tan confortable con esta otra, y por supuesto tan cerca de Dios.
Se acusa al Padre de todo hasta uno se la apaña para decir que no usa lengua sino de insultos. (no distinguen entre verdad e insulto son)
Los que son insultones (incluyendo el cura errante) son los que dicen ver y se tapan los ojos para abrir la boca.
Padre Iraburu, bórreme esto que viene si erro que no por experto me tengo: No me cabe duda que la Misa Tridentina y la Nueva son creación de Dios, También los rituales del Templo y la Ley fueron ordenadas por Dios. El problema fue en mi opinión que entonces faltó el Amor y muchos se olvidaron que la Ley fue hecha para los hombres no para al revés. Dios no necesita de Rito alguno, pero nos provee para que le adoremos en perfección, pero siempre con amor por Dios primero y segundo por el prójimo.

Gracias Padre por su obediencia y por creer que Dios en efecto prometió que no nos abandonaría jamás. Apesar de nosotros.
---------------------------------
JMI.- Por supuesto que la Misa SPío V y la Misa Pablo VI, siendo ambas aprobadas por Vicarios de Cristo, ambas son dones de Cristo, dones de Dios.

En esta Sala de Comentarios se han dicho barbaridades sobre la Misa establecida en el postconcilio: Misa bastarda, Misa contra la prohibición DOGMÁTICA (sic) de SPío V, herética, por tanto, por ir contra un dogma...

Han ido mucho más lejos que Mons. Lefebvre, que decía: "no puede afirmarse de una manera general que la misa nueva sea inválida o herética", sin embargo "conduce lentamente a la herejía", "es ambivalente, equívoca" (Tissier 489). Y con el tiempo se opuso Lefebvre cada vez más tajantemente a ella: "debemos evitar, yo diría que casi de una manera radical, toda asistencia a una misa nueva" (491).


14/03/11 3:58 PM
  
Santiago
Muchas gracias por estos dos artículos. Descubrí Infocatólica hace poco, y ha supuesto toda una fuente de agua viva para mí.

Pero habiendo aprendido a amar la Iglesia (y por tanto la Tradición) en los Ejercicios Espirituales ignacianos, cada vez más me estaban chirriando más algunas cosas, sobre todo provenientes de los comentarios. Ya sé que los comentarios no son la opinión editorial, pero también forman parte de Infocatólica.

Igual que a través de sus artículos he descubierto una forma de plantear la política nueva para mí (y que le agradezco, aunque me ha hecho replantearme mis propias posiciones de años), en los comentarios he descubierto últimamente ideas que no conocía pero que me inquietaban por lo que implicaban: todo eso de llamar neocons, oficialistas o juanpablistas a sacerdotes y obispos; tanto tiempo y palabras dedicadas a investigar si una decisión o una palabra del Papa es o no infalible, para según eso criticarla o no... ahí no noto yo al Buen Espíritu, sino una semilla de desobediencia diabólica.

Por eso me gusta especialmente el punto 3 de este post: eso es obedecer a la Iglesia (o a cualquiera: a ver quién en mi trabajo diría que "no obedezco al jefe porque no es infalible en lo que dice").

Estos dos artículos me han aclarado que sí he llegado a un sitio donde aprender sin inquietarme.

Y es que yo soy gente menuda, de la que habla la décima regla para sentir con la Iglesia, de San Ignacio: «Debemos ser más pronto para abonar y alabar así constituciones, comendaciones como costumbres de nuestros mayores; porque, dado que algunas no sean o no fuesen tales, hablando contra ellas, sea predicando en público, sea platicando delante del pueblo menudo, engendrarían más murmuración y escándalo que provecho; y así se indignaría el pueblo contra sus mayores, sean temporales sean espirituales. De manera que así como hace daño el hablar mal en ausencia de los mayores a la gente menuda, así puede hacer provecho hablar de las malas costumbres a las mismas personas que puedan remediarlas»

Muchas gracias
14/03/11 4:55 PM
  
Ricardo de Argentina
Infocaótico,
al margen de la sutileza que señala el Pater, que yo no pesco aunque me la imagino, debes tener en cuenta una circunstancia que hace que tu analogía sea inaplicable a este caso: salvo algunos casos puntuales -que siempre calificaron al p. Iraburu con el mote de "neoconservador" y ahora se enojan porque el padre los moteja a ellos - , la mayoría de los que ahora saltan de sus asientos eran fanáticos o entusiastas iraburianos (perdón Padre, es por facilidad expresiva y comprensiva, no se enoje).

Entonces, al reaccionar como lo hacen están demostrando que aceptan las demás tesis del P. Iraburu menos ésta. Que justamente ésa es la característica del camaleonismo filo.

No es tan difícil de entender. En mis pagos a éso lo llamamos "picardía criolla", pero al P. Iraburu no le van a ganar en sagacidad, seguro.
14/03/11 4:59 PM
  
Jorge
Muy interesante esta nueva reflexión. Estoy deseando que toque Vd. algunos temas espinosos, como el de la libertad religiosa, el Syllabus, el beso al corán de JPII, etc. ya que se ha escrito o hablado bastante sobre ello pero casi siempre desde una posición lefebvreriana y uno a veces ya no sabe qué pensar.

Un cordial saludo
14/03/11 5:33 PM
  
Fijo Ð Algo
"Zuma: Je,je, pero si no teníamos que pedir indulto..DPFR "

Antes si dependiendo de cada caso. Ahora no.

-En cualquier caso, antes cuando debió ser pedido, muy pocos lo pidieron. ¿Por qué? No lo sé. Habrá que preguntárselo a la feligresía.

-Ahora, que no necesita ser pedido un indulto, muy pocos piden celebrar la Misa Tridentina ¿Por qué? Pues tampoco lo sé. Habrá de nuevo que preguntárselo a la feligresía.

Algo, desde luego que me llama la atención en todo este asunto, es que no entiendo la actitud de Msgr. Lefebvre consagrando 4 obispos cuando ya se había firmado el acuerdo protocolario entre la FSSPX y la Santa Sede el 5 de Mayo de 1988. ¿De qué le han servido estos 4 obispos a la FSSPX, cuando con 1 solo,(que ya lo tenían concedido) no se hubiesen metido en todo este berenjenal de obediencias, dimes y diretes?

Porque suerte han tenido, que fué precisamente Benedicto XVI el que siendo Cardenal Ratzinger, llevaba todas las negociaciones con Lefebvre antes de las excomuniones. Sale otro Papa menos caritativo para con estas ovejas descarriadas e igual los deja excomulgados per omnia saecula saeculorum ó hasta que San Juan baje el dedo...
14/03/11 5:35 PM
  
Huntington
Hay un excelente postura por parte de M. Ellingham en el anterior (126) que ni el P. Iraburu ni ningún otro blogger preocupado por el filolefebvristas ha responded aun. Están escapando con sofismas al núcleo del problema.
Por comodidad de los lectores lo reproduzco aquí:

Veinticuatro tesis anti-filolefebvrianas que se desprenden del escrito del P. Iraburu.
////////////////////////////////////////////////////

12.- Desde la perspectiva de la moral cristiana toda desobediencia es «cisma material». Así, por ejemplo, los clérigos desobedientes, que no llevan traje eclesiástico, incurren en el pecado de «cisma material».
////////////////////////////////////////////////////7
_____
Disculpe Sr. Ellingham por este mi atrevimiento y gracias a todos en antemano por sus comentarios al respecto.
-------------------------------------------
JMI.- El Sr. Huntington, como uds. ven, pretende que yo dé difusión en mi blog al escrito "Veinticuatro tesis"... que el Sr. Martín Ellingham ha publicado ya y que ha sido reproducido en varios medios. En él se ridiculiza y falsifica en clave jocosa mi artículo "Filo-lefebrianos-I". He mantenido a modo de ejemplo, de las 24 tesis, solo la nº 12. Una perla... ¡Qué nivel!

Y el Sr. Huntington, con ingenuidad sorprendente, espera que yo publique íntegras "Las 24" en mi blog.
Les digo yo...

14/03/11 6:15 PM
  
un sacerdote catolico
“Aquí teneis documentos que prueban la existencia de una intriga contra la Iglesia, de ese “atentado supremo” contra el papado. Los papeles secretos", etc. etc. etc.
///////////////////////////////////////
Ecône, 21 de noviembre de 1974
-----------------------------------------------------
JMI.- Elimino casi por completo el "comentario" que "Un sacerdote católico" envía. Es larguísimo. Debe ser más o menos tan largo como mi artículo, que ya es decir, cinco o seis páginas. Impublicable.

En él extracta la obra de Mons. Lefebvre "Le destronaron", añadiendo sus personales consideraciones, entre las que dice que "ahora la Iglesia se destruye por obediencia a una jerarquía modernista"... y lamenta "la próxima beatificación de JPII el papa más escandaloso de la historia de la Iglesia".


14/03/11 6:36 PM
  
Lautaro
Padre Iraburu:
Lo he seguido durante años; he repartido sus obras entre mucha gente, por el bien que hacía Ud. /////////////////////////////////
Déjeme Ud. decirle que lo considero un hipócrita y un cobarde. Romperé todas sus obras y las reemplazaré por las de alguna persona que no se parezca tanto a los fariseos de los tiempos de N. Señor y quienes, a fin de cuentas, lo mandaran al cadalso.
/////////////////////me confirman que ha hecho Ud. todo esto como un "servicio" bien remunerado, precisamente por ser quién es, y que ha partido más de su soberbia que de su entendimiento.
/////////////////////
------------------------------------
JMI.- Borro unas 3/4 partes de este comentario.
Realmente es un comentari ejemplar.
14/03/11 7:00 PM
  
Quaerens
El mencionado "indulto Agatha Christie" es poco menos que una vergüenza, a tenor de las razones que allí se emplean.

La petición hecha a Pablo VI venía de grupos de intelectuales fundamentalmente, católicos en su minoría, y por motivos histórico-estético-artísticos sobre todo. En ese texto no hay ni siquiera un argumento a favor de la Santa Misa en sí misma, "fuente y cumbre de la vida cristiana".

Es como si, en la España de hoy y si nuestros cineastas supieran siquiera la primera declinación, ellos y otros elementos del mundo de la cultura, solicitaran el mantenimiento de la Misa Tridentina por sus ciertos valores visuales.

¡A Pablo VI se le pidió conservar una pieza de museo, de tan alto valor espiritual para la mayoría de los firmantes como las momias del British Museum!
Y el Pontífice accedió, ¡Dios sabrá por qué motivo!, a esta petición y no a las de los hijos de la Iglesia.

El "indulto Agatha Christie" es una broma de muy mal gusto, y su concesión una vergüenza, a pesar de sus hermosos frutos.
14/03/11 7:27 PM
  
Infocaotico
Evidentemente, en este asunto todas las analogías son inadecuadas, vagas imprecisas y lefebvrianas. No es nada personal. Simplemente que algunos de los que somos denominados "filolefebvristas" es posible que tengamos un historial de defensa del Papa -con incomodidades personales y "profesionales" bastante pintorescas- probablemente más amplio que los que aquí se dedican a llamarnos "luteranos". Aquí se aduce que los luteranos y filolefebvristas son lo mismo. Eso es un genérico. Lo que sí puedo decir es que estas expresiones "conservadoras" las he oído mil veces en boca de "ultraprogresistas". Curiosa coincidencia, cuando se trata de justificar el estado actual de la Iglesia parece que se ponen de acuerdo. De todos modos, a ver si djamos de caer en el "psicologismo". Se trata de argumentar; a un argumento se le opone otro, no un "filolefebvrista" o "luterano", como podría yo utilizar un "idiota" o "gilipollas", pero para eso me voy a la taberna de mi pueblo, de la que voy a salir con las mismas luces pero con el estómago lleno.
Y no suelo participar en blogs.
14/03/11 7:35 PM
  
Gabar
Padre Iraburu, quería darle ánimos.

A mí no me parecía que estuvieran tan alejados los lefevbristas, de los que no nos consideramos "progres" ,claro está.

Eso fue antes de leer todo lo que se está comentando aquí. Lo peor es que se empeñan en aumentar la distancia, y da algo de tristeza ver como rechazan la mano tendida del Santo Padre.

Que Dios nos ilumine a todos.
14/03/11 7:45 PM
  
Catholicus
No era mi intención llamar "burros" a nadie, sino a la lógica de las cosas elegidas, visto el resultado del protestantismo. Pido disculpas a cualquier hermano ofendido, subrayando que siempre he opinado que tienen inmensa razón en tantas cosas, pero que no se puede cruzar determinada raya o lo que supone santificación pasa a ser condenación.

Es como quien tiene la desdicha de tener una mala esposa.Aguantarla santifica, si adulteras te condenas.La línea es muy estrecha.

Todos sabemos la podredumbre que se metió en la Iglesia pero fuera no hay salvación. Hay que trabajar desde dentro.

Pensar en la "necesidad" de desobedecer es voluntarismo y una falta absoluta de Fe en los tiempos y señorío de Dios.
14/03/11 7:55 PM
  
Fernando
Me pregunto que busca el padre Iraburu con este ataque frontal, extemporáneo e inicuo contra la Fraternidad, justo ahora cuando está más cerca del Papa que nunca. A quién responde, padre? Debía algún favor que tuvo que pagar?
Por otro lado no creo que esto le haga mella a la Fraternidad, verá como lo ignoran olímpicamente y siguen adelante con más vocaciones y más feligreses sirviendo a la salvación de las almas que no encuentran contención entre el modernismo que reina en la Iglesia y que Ud. apoya con artículos como este.
Y no me venga con decretos que nadie cumple como Summorum Pontificum, que son olimpicamente ignorados por la mayoria de los obispos, mientras el Papa no se decide a usar de su autoridad. Si Ud. no sabe estas cosas, no sé dónde vive.
Haber mi me pude indicar dónde ir a Misa Tradicional en Buenos Aires, por ejemplo, que no sea en la Fraternidad. Aquí no hay San Pedro ni San Juan maría Vianney ni dada que se le parezca y se trata de una ciudad de 15 millones de habitantes.
Déjese de joder, padre, porque va a despertar las iras de muchos católicos como yo.
14/03/11 9:02 PM
  
Longinus, Lefebvrista
Los últimos eventos de la Iglesia justifican plenamente las acciones de Msr. Marcel Lefebvre, ergo la beatificación de Juan Pablo II, la reunión de Asís y la crítica al Evangelio de San Mateo.

Primero católico y despúes lefebvrista, oro porque NO se llegue a la plena comunión, si es que el resultado va a ser la demolición o emasculación de la Fraternidad de San Pío X, lo que ya ha pasado repetidas veces con otros institutos Tradicionales. He asistido a misas de la FSSP y los sermones son francamente descafeinados, a diferencia de la FSSPX.

Nosotros compramos la Iglesia donde celebramos la Santa Misa Tridentina con el sudor de muchos años de trabajo y no la vamos a entregar a ningún burócrata diocesano.

La FSSP X ha crecido saludablemente en un 7000 %, a Dios sean las gracias. Ha dado sacerdotes a la FSSP y a otros grupos tradicionales. Sería un crimen entregarla a quienes sus propias vocaciones han caído estrepitosamente. Seguiremos siendo la iglesia de las catacumbas.
14/03/11 9:22 PM
  
Ricardo de Argentina
Fernando, tu falta de respeto por un sacerdote, anciano y sabio por añadidura, te retrata. Y retrata a tu grupete, sea filo o sea "hard".

Se ofician misas dominicales tradicionales legítimas en Buenos Aires, es cuestión de averiguar la hora y el lugar.
14/03/11 9:44 PM
  
Oscar
Yo gracias al Hermano Padre Iraburu de Filolefebvrista me voy a hacer Lefebvrista mañana mismo dejo de asistir a mi parroquia para irme a una que tengo cerca de casa en Barcelona,o a otra en Argentona, de las que me han hablado mucho y muy bien y tengo ganas de ir.
Para sucedáneos no estoy yo, vaya, como que la verdad esta en todas las religiones pero en unas más que otras según dicen los modernistas pues me voy con Lefebvre que la tiene toda, los demás no sé. Lefebvre no besó el coran.
14/03/11 9:44 PM
  
Quaerens
Por su interés, y dado que ha salido a colación muchas veces, pongo el texto del "indulto Agatha Christie", para que se vea con meridiana claridad las razones que sedujeron al Vicario de Cristo.

"“Si algún decreto insensato llegase a ordenar la destrucción total o parcial de las basílicas o las catedrales, obviamente serían las personas beneficiadas por la cultura -cualesquiera fuesen sus creencias personales-, quienes se alzarían horrorizadas en oposición a una posibilidad tal. Ahora el hecho es que las basílicas y catedrales fueron construidas para celebrar un rito que, hasta hace unos meses, constituía una tradición viva. Nos estamos refiriendo a la Misa Romana Tradicional. Aún así, de acuerdo a las últimas informaciones provenientes de Roma, existe un plan para hacer desaparecer dicha Misa hacia fines del año en curso. Uno de los axiomas de la publicidad contemporánea, tanto religiosa como secular, es que el hombre moderno en general, y los intelectuales en particular, se han vuelto intolerantes a toda forma de tradición y están ansiosos por suprimirlas y poner alguna otra cosa en su lugar. Pero, como muchas otras afirmaciones de nuestras máquinas publicitarias, este axioma es falso. Hoy, como en los tiempos pasados, la gente culta está a la vanguardia, allí donde es necesario el reconocimiento del valor de la tradición, y son los primeros en dar la voz de alarma cuando ella es amenazada. No estamos considerando en este momento la experiencia religiosa o espiritual de millones de individuos. El rito en cuestión, en su magnífico texto latino, ha inspirado una pléyade de logros artísticos invalorables, no sólo obras místicas sino la de poetas, filósofos, músicos, arquitectos, pintores y escultores de todos los países y épocas. De este modo pues, el Rito pertenece a la cultura universal, tanto como a los hombres de Iglesia y a los cristianos formales. En la civilización materialista y tecnocrática de hoy con su creciente amenaza para la mente y el espíritu en su expresión creativa original -la palabra- parece especialmente inhumano privar al hombre de formas verbales que han alcanzado su más excelsa manifestación. Los firmantes de este pedido, que es completamente ecuménico y apolítico, proceden de cada una de las ramas de la cultura europea y de otras partes, quieren llamar la atención de la Santa Sede sobre la apabullante responsabilidad en la que incurriría en la historia del espíritu humano si se negara a permitir la subsistencia de la Misa Tradicional, incluso aunque esta subsistencia tuviera lugar junto con otras formas litúrgicas”.

Lo siento señores, pero esto no es serio.

Lefebvre cometió un acto cismático que la valió la excomunión a él y a cuatro obispos. Los seguidores del obispo tienen serios problemas de integración en la Iglesia no sólo de orden disciplinar y jurídico, sino ante todo doctrinal por negarse a interpretar en continuidad los desarrollos doctrinales, o bien incluso sus formas de expresión, del Concilio Vaticano II y de los Pontífices que le siguieron.

No obstante no se puede negar que si hoy tenemos Forma Extraordinaria es por Lefebvre, ¡ojo!, no por el acto cismático de Lefvbre, ni por su desobediencia manifiesta, sino por su defensa cerrada de la "continuidad homogénea" de la tradición litúrgica romana.

¿Animó Lefevbre a no acudir a Novus Ordo? Sí, es cierto. Pero habría que contextualizar. Me parecen de gravedad pareja el decir que no se vaya a Novus Ordo o, por ejemplo, el publicar un libro titulado "Cómo ir a Misa y no perder la Fe" (Nicola Bux). Es decir: ninguna gravedad y mucho realismo en algunas circunstancias.
Basta haber ido (como yo) el Domingo a Usus Antiquior y hoy (Feria secunda) a Novus Ordo... ¡ni punto de comparación! ¿Cómo ir a Misa y no perder la Fe?
14/03/11 9:58 PM
  
Quaerens
Oscar:

NO a tu difamación.

En Barcelona NO hay iglesias de lefebvrianos.

Hay, eso sí, un puñado de templos en los que se celebra Usus Antiquior y si lo precisas te digo dónde.

Ahora, no me extraña que uno, viviendo en Barcelona, desee huir del Novus Ordo que por allá se estila.
14/03/11 10:22 PM
  
Raúl
"La desobediencia eclesial nunca viene del Espíritu Santo. Y siendo el Señor el único Salvador de la Iglesia y del mundo, no dispone jamás la colaboración positiva de quienes resisten a la Iglesia y al Papa".

Exacto. Ahí está la clave del asunto. Esa frase debería ser recordada constantemente a tantos y tantos desobedientes en la Iglesia de Cristo. Desobedientes de todos los bandos, tanto a los progresistas disidentes como a los que se quieren considerar más papistas que el Papa, por ejemplo, los lefebvrianos y filo-lefevbrianos.



"Et ego dico tibi quia tu es Petrus et super hanc petram aedificabo ecclesiam meam et portae inferi non praevalebunt adversum meam" (Matthaeum, 16, 18).
14/03/11 10:25 PM
  
Pedro Cisterna
Le escribo desde Chile. Más allá de la disputa concreta sobre el caso Lefevbre -de quien no soy seguidor-, me parece que estos dos artículos explicitan, Reverendo Padre, su tendencia a no mirar a la alta jerarquía de la Iglesia como responsable por la tremenda crisis que existe. Es una tendencia que ya manifestó en su libro "Infidelidades en la Iglesia", a otros títulos excelente.
Se diría que a priori la apostasía profetizada por San Pablo es para usted creíble si y sólo si no miramos al alto Clero. Algo así como si en el deicidio la responsabilidad mayor cupiera no a los sumos sacerdotes y custodios del templo sino a los hijos de Israel.
Yo en cambio, en estos temas tocantes a la crisis de la Iglesia (crisis de fe, crisis de moral, principalmente), creo que "la responsabilidad no es del cerdo, sino de quien le da afrecho", como se dice en mi país.
Lamento su toma de posición, pues en general admiro sus libros. Pero esta vez discuerdo profundamente de usted.
Saludos en Cristo y María,
Pedro
----------------------------
JMI.- En este mismo blog, consulte por favor los artículos (04) Qué ha de reformarse en la Iglesia, (05-06) Decálogo para las reformas de la Iglesia I-II, (39) Innumerables herejías actuales, (41-42) La Autoridad apostólica debilitada I-II, (45-47) Reprobaciones tardías I-III. Y recuerde que en "Infidelidades" se adelantaban todos esos temas, desarrollados después en este blog REFORMA O APOSTASÍA.

A lo mejor no estamos tan distantes uno del otro en esta grave cuestión. Y afectivamente seguro que tampoco, pues los dos llevamos a Chile en el corazón.
14/03/11 10:55 PM
  
Álvaro
Dice un comentarista: "La desobediencia eclesial nunca viene del Espíritu Santo".

Genial, entonces supongo que también habrá que denunciar la grave desobediencia que tuvo lugar al aprobarse el Novus Ordo Missae. Desobediencia, en concreto, a San Pío V. Así pues, siguiendo su razonamiento, debemos inferir que el Novus Ordo no viene del Espíritu Santo.

Siguiendo, insisto, su razonamiento.
-----------------------------------------
JMI.- En mis notas a comentarios puestas hoy a las 11:37 y 15:58 se niega el carácter "dogmático" del rito de la Misa de SPío V. Ni los mismos dogmas son indesarrollables. Vea ud. p.ej. los dogmas cristológicos, cómo van desarrollándose admirablemente en los primeros Concilios ecuménicos. Y son dogmas.

La promulgación del Novus Ordo por Pablo VI no es en modo alguno una desobediencia a SPío V.

14/03/11 11:37 PM
  
Luis Fernando
Gaabr:
A mí no me parecía que estuvieran tan alejados los lefevbristas, de los que no nos consideramos "progres", claro está.


LF:
Esa es otra de las virtudes de estos posts. Demuestran la lejanía REAL respecto a la "Iglesia conciliar" -término usado por ellos- en la que están los lefebvrianos no "oficiales". Con lo de "oficiales" me refiero a los que hablan públicamente en nombre de la SSPX. Posiblemente Mons. Fellay no sería tan radical como están siendo algunos comentaristas lefebvrianos y filo-lefebvrianos.
14/03/11 11:54 PM
  
Lucas
Pariente Hjo D Algo: tras leer su respuesta y quedar de manifiesto su falta de conocimiento básico sobre una porción de cosas, no había pensado en contestarle, pero recordando las Siete Obras de Misericordia, pienso que procede enseñar al que no sabe.

Yo no soy quien marea la perdiz, pero como llevamos ya en tres entradas distintas más de 400 comentarios, le remito a su lectura si es que es capaz de entresacar los que pretenden aportar algo de sustancia y los que no.

Sobre la Forma Extraordinaria, y a pesar de que el P. Iraburu y otros se esfuerzan en demostrarlo, debe ser usted el único aquí que no se entera que FSSPX y Forma Extraordinaria del Rito de la Misa son cosas distintas y no necesariamente relacionadas.

Cuando usted dice: ¿De qué rayos hablan ustedes?.. Déjense de demagogias baratas usted y los suyos y ARGUMENTEN, ¿a quién se refiere con "ustedes" y "los suyos"? Porque yo no vengo aquí con ningún grupo, ni soy lefebvriano, ni me he tenido nunca por filo-lefebvriano, ni nada parecido.

"pero cuando la Misa de Pablo VI es que no había ninguno apegado a la nueva Misa, y mire usted dónde estamos..."

¿Qué insinua o deja de insinuar con tal sentencia? Deje usted de exijirle al Pater que hable claro y sin embargo díganos que narices insinua usted con tal afirmación
.

Aparte que yo no exijo nada a nadie, sino que pregunto, y lo haré cuando me parezca, pues es muy fácil: que para difundir un rito o una forma de un rito en la Iglesia Católica no es necesario que existan muchos o pocos fieles que lo pidan, como afirmó usted en un mensaje anterior en lo que debió parecerle un sensacional descubrimiento. Basta conque existan sacerdotes que lo oficien.

el Motu Proprio Summorum Pontificum, es del Papa, y no de Marcel Lefebvre. El Papa nos ha regalado A T-O-D-O-S Summorum Pontificum; y nos lo ha regalado para que mendrugos filo-lefebvrianios nos nos vengan a romper las narices con que si los obispos obedecen o no obedecen

Esto más que una perla es bisutería de la mala. ¿En serio Summorum Pontificum es del Papa? Y yo sin enterarme, qué cosas. Por cierto, he conocido de cerca varias solicitudes de Misa por la Forma Extraordinaria, y en breve presentaré una en una cierta basílica. Mantengo estrecha relación con varias organizaciones de Una Voce, Sevilla y Málaga, principalmente y su voluntad de ayudar se aprecia, pero no es necesaria ahora mismo.

Por cierto, aunque a mí no me gusta vincular FSSPX y Forma Extraordinaria, hay un hecho objetivo e incuestionable, que a lo mejor usted ignora: el Motu Proprio Summorum Pontificum fue dado al orbe católico porque era una de las dos condiciones que pusieron los cuatro Obispos de la FSSPX (el indulto universal de la misa tridentina) para entablar relaciones con la Santa Sede. Sé que es muy duro encajarlo, pero es así.

Tambien les recomiendo que escriban a la Santa Sede en relación al tema del Padre José María Iraburu si es que tanta confusión les genera, y dejen de hacer el pardillo por la blogosphera virtual tradicionalista.

Insisto en que yo no pertenezco a ningún grupo, ni me genera ninguna confusión lo que escribe el P. Iraburu, ni necesito escribir a ningún sitio, ni menos me es preciso escuchar sus consejos estridentes.

Y para terminar, el término de "filo-lefebvriano" felizmente acuñado por el Padre Iraburu, y su definición, lejos de ser ambigua, deficiente y retorcida tal y como ustedes nos tratan de hacer creer: no es más que un reflejo de la pura realidad.

Le agradecería que pusiese en claro tal definición, ya para terminar, pues como ha dejado claro el director del portal, no ve mal que se produzcan ciertos "efectos colaterales", como que esas personas borrosamente englobadas como filo-lefebvrianos se marchen del portal.

"Ni hasta yo mismo, me habría dado cuenta de no haber sido por el Pater, indicándonos esta subespecie de católico heterodoxo"

La verdad que es admirable, que ni "hasta usted" se había dado cuenta de tal cosa. Y además le revelo un secreto: nadie más se ha dado cuenta todavía, porque no conozco a nadie que acuse de heterodoxia a esa "subespecie de católico" (ay, ay, si es católico, no es hereje, hombre), así que debe ser usted una eminencia luminosa, sin duda.

Una sola pregunta y que me contesten los Filo-Lefebvrianos:

¿Qué "estado de necesidad" puede justificar el que HOY POR HOY la FSSPX, rompa continuamente la ley canónica, ejerciendo un ministerio ciertamente ilegitimo y muy probablemente inválido, cuando todo sacerdote TIENE PERMISO desde Septiembre de 2007 para celebrar Misa Tridentina, oir confesiones o celebrar bodas por la Forma Extraordinaria, de forma totalmente regular y legítima?

Hagan el favor y respondan. Quiero saber.


Primero tendría que concretar qué ley canónica rompe contínuamente la FSSPX, hermano.


La verdad es que me sorprende que el P. Iraburu y demás no se den cuenta de lo que han conseguido: que una porción de lectores habituales que ni son lefebvrianos ni nunca se han considerado "filo-lefebvrianos" -como yo, que jamás me he considerado tal cosa, pues en mi vida habré asistido poquísimas veces a una Misa de la FSSPX, repartiendo mi precepto dominical entre Misas por la Forma Ordinaria y Extraordinaria- se hayan ofendido, y con razón, por verse metidos en el mismo saco que otros muchos, fieles o no de la FSSPX, de forma burda e inconsiderada, sin ningún rigor y sin atender a ninguna de las razones que han aportado. Aun más, ante las protestas de estos, la reacción de Iraburu y los demás ha sido:

"- ¿Véis? Se quejan, luego son filo-lefebvrianos. A la hoguera con ellos".

La verdad es que ha sido lamentable.
----------------------------------
JMI.- Yo he señalado en estos dos artículos ciertas posiciones condenatorias de los Papas del postconcilio y del el Vaticano II, el rechazo del Novus Ordo, la condenación de Roma "apóstata, modernista, caída en la apostasía", la justificación de las ordenaciones episcopales de 1988, etc. que me parecen gravemente malas. Y lo he argumentado y documentado con diagnósticos de los Papas, desde Juan Pablo II hasta Benedicto XVI, que llama al "arrepentimiento y el retorno a la unidad" de la Iglesia.

Pero no he señalado a personas ni a grupos concretos. Yo no he "metido en el mismo saco" a ninguno. Simplemente, al ser mi retrato del natural, no una ficción imaginada, todo los lefebvristas o filolefebvristas que se han visto retratados en mis descripciones se han sentido tremendamente ofendidos. Son ellos mismos los que se han metido en el saco. Y han puesto el grito en el cielo. Varios de ellos me han insultado concienzudamente. Pero yo no he creado "división" alguna. La división la crean ellos, y si les damos la razón histórica de sus hechos y de sus actitudes presentes, es previsible que no retornen a la unidad. Que es lo que yo, con todos los católicos de buena voluntad, queremos.
14/03/11 11:55 PM
  
de nuevo
Dios me perdone pero estoy hasta el forro de los enteraillos estos. Siguen con su bola erre que erre. Poco a poco se van destapando ellos solitos. Pero no es cosa nueva para mí yo ya les había calado.
Que Dios se apiade de nosotros y cómo no de tanto filo maleducado, y soberbio y en fin en imitación al P. Iraburo lo dejo ahí. Yo al lado de él siempre que esté con Dios y Su Iglesia que así pido siempre sea.
14/03/11 11:59 PM
  
Infocaotico
Tiene razón don Josemaría. Álvaro, no digas barbaridades. Si abres el misal tradicional, verás dos documentos después del de San Pío V, de los papas Urbano VIII y Clemente VIII, si no me falla la memoria, que introdujeron algunas modificaciones. Ninguna ley eclesiástica (meramente eclesiástica) de un Papa ata a un sucesor. Esa expresión está introducida precisamente porque los luteranos, a pesar de que Lutero indicó que celebrasen la "cena" mirando al pueblo y en lengua vernácula, aconsejó que fuese algo gradual, de modo que los luteranos usaban el ordinario de la misa muy semejante al modo católico, simplemente que eliminando el ofertorio, y el canon.
Tan gradual fue, que solo comenzaron a orientarse hacia el pueblo desde hace unos pocos años, gracias al ejemplo ecuménico (al nuestro, vaya). Incluso algunos siguen "actuando" de espaldas al pueblo, como se gusta de decir por aquí.
De hecho, precisamente San Pío V lo que intentaba era unificar las ediciones del misal romano, en donde muchas ediciones diferían textualmente entre sí, justamente para evitar lo que he comentado antes. Y de suyo no se impuso a Occidente -como algunos creen- del modo como se impuso el misal de Pablo VI. Se respetaron los ritos existentes, e incluso costumbres inmemoriales se dispensaron en forma de privilegios.
15/03/11 12:13 AM
Lo que más me molesta de algunos de estos comentarios es la cantidad de insultos que algunos lefebvristas y filo-lefebvristas iracundos están soltando al padre Iraburu (Y eso que solo vemos los que deja pasar, porque quizá habrá algunos que no pasan el filtro de la censura).

No puede haber mejor evidencia de lo peligrosa y nociva que es la tendencia filo-lefebvrista, y lo agresivos que son algunos de sus adeptos.

Reacciones como estas son las que me hicieron ver en su momento lo necesario que es tratar estos temas y dedicar varios post a lo mismo. Y veo que sigue siendo necesario.
15/03/11 12:31 AM
  
Marcos W
Estimado Quaerens

(toma su nombre de la máxima de Anselmo de Canterbury: Fides Quaerens Intellectum padre de la escolástica S XI)

1. No debería usted menospreciar a toda una nación de católicos, su iniciativa, petición para conservar la venerable Misa tradicional y mucho menos arrogarse el derecho de calificarlo con estas palabras rastreras: "A Pablo VI se le pidió conservar una pieza de museo, de tan alto valor espiritual para la mayoría de los firmantes como las momias del British Museum!

2. Usted está insultando a unos católicos tradicionales a los que no les llega ni al pie izquierdo y que van a Misa Usus Antiquior cada día ,como es mi caso, gracias a aquella petición de su Primado y con el respaldo social, en plena comunión con Roma.

Viéndole hablar, ni soñaría usted con tener el 10% de su ética y honorabilidad. Se trata de sumar, "señor", para la tradición, no de andar con pataletas rabiosas propias del cuento de la zorra y las uvas.

3. Si usted es un defensor de Lefebvre y necesita -para defenderle- tirar por tierra, menospreciar a otros católicos tradicionales, empezando por la honorabilidad de su Primado en Roma en aquellos tiempos - Mons John Heenan - y que han defendido la Santa Misa Usus Antiquior mucho antes que Lefebvre, años 60, en plena comunión con Roma, que es lo que a usted obviamente le molesta; le informo que es una pésima estrategia y un insulto que yo no le voy a tolerar. Understood?

4. A un grupo católico, "señor", siempre se le considera que está en control de sus propias iniciativas, defensa de la verdad, honorabilidad y transparencia, cuando no tienen que recurrir a menospreciar a los demás sino a convencer por ellos mismos conservando la unidad eclesial que es inherente a la Traición.

Espero, deseo, que usted no sea un miembro de la FSSPX. Es más, no suelo entrar a debate de tan baja estofa leyéndole, pero no provoque a quienes dedican esfuerzo, tiempo y trabajo para mayor gloria de Dios y su iglesia. A quienes han mantenido la Santa Misa tradicional en UK.

Dedíquese a resolver sus problemas internos que son graves y variados en sus diversas facciones. Rezaré por el regreso a la plena comunión de la FSSPX, pero le advierto: Lanzando dentelladas al aire en un intento desesperado de atribuirse y utilizar lo que no es suyo, sino de todos los católicos, no lo van a resolver. Mucho menos convencer.

Cordially
15/03/11 12:37 AM
  
clara
No entiendo cómo a lefevbristas y sucedáneos no se les remueven las entrañas con el levantamiento de las excomuniones y rebosan agradecimiento por el abrazo tendido. Pienso que los años pasados en rebeldía aíslan a las personas en su mismidad y atrofian el entendimiento para todo lo que no sea justificar la desobediencia de Lefevbre. Sólo el Espíritu Santo, del que se han alejado y dudado de Su presencia en estas décadas, podrá tocar los corazones de los rebeldes. Rezo por ello.

Gracias Padre Iraburu. Hacían mucha falta estos articulos tan esclarecedores.

Serviam!!
15/03/11 12:39 AM
  
Fernado
Ricardo:

No hay Misa Tridentina en Buenos Aires fuera de la Fraternidad. La que se dice una vez al mes en San Miguel, es una burda falsificación y la del Carmen, más o menos lo mismo.
Si Ud. es de por aquí y se informa va a coincidir conmigo.
El padre Iraburu se equivoca en esto y mucho. Le quisiera recordar que antes del codigo actual, la ordenación sin mandato pontificio no estaba penada con la excomunión, aunque sea algo grave. Y no se puede salir de golpe a hablar como si esas ordenaciones hubieran ocurrido ayer. Yo no conozco al padre y si Ud. dice que es anciano, a lo mejor la edad le juega una mala pasada. Esta jugada lo único que hace es dañar más a la Iglesia y molestar innecesariamente a la gente como yo que no tendría a donde ir si no existiese la Fraternidad.
Por qué no analiza el padre el beso del Corán o la profanación de Asís por el mismo Papa. ¿No hay excomunión para un Papa que permite la profanación de los altares católicos? ¿O por ejemplo el recibir falsas bendiciones de chamanes y varias cosas más?
¿Por qué no dice nada de la inaceptable permisión conque varios pontífices han consentido el sacrilegio de la comunión en la mano? Porque hay que saber que cada vez que una partícula del santo Cuerpo de Nuestro Señor es pisoteada (y esto ocurre todos los días en todas las misas) el responsable último es el Papa de turno que con su autoridad (la misma de la que es tan celoso el padre Iraburu) lo permite.
Uds. no quieren aceptar que el Papa se equivoca como cualquier mortal y mucho, como palpablamente se equivoca al consentir esta práctica aberrante.
¿Qué es más importante, la excomunión hoy inexistente a Lefebvre o la Comunión en la Mano permitida por el Papa? ¿Por qué no se juzga a todos con la misma medida?
Me parece que si nosotros somos filolefebvristas, a uds la papolatría los lleva al filoprogresismo.
15/03/11 12:46 AM
  
Qvo Vadis, Ecclessia?
Se están colando algunos trolls, que ofenden soezmente al padre Iraburu haciéndose pasar por filo o lefebvristas para desprestigiar nuestra causa y afirmo sin temor a equivocarme de que la SSPX ha llevado la bandera de la Tradición y ha conservado incólume, impoluta la Santa Misa de siempre, no tenemos necesidad de insultar a nadie. Y la lucha seguirá hasta que Dios y la Virgen quieran.

Los hechos hablan por sí sólos, porque si los hombres callaran, gritarían las piedras del campo en esta crisis de nuestra querida Madre, la Santa Iglesia. No hay necesidad de exagerar el estado de necesidad, todavía hoy día. Si monsén Fellay se quiere hacer cardenal, que se vaya, pero que no dé el beso de Judas a la Fraternidad.
15/03/11 1:22 AM
  
Edwin
Aunque no estoy de acuerdo con Mons. Lefebvre, creo que llamar lefebvriano, o filo-lefebvriano es ignorancia o falta de caridad.
---------------------------------
JMI.- En el mismo término lefe o filo-lefebriano no hay nada de peyorativo. Al hombre que es de Valencia le llamamos valenciano; al que sigue a San Ignacio de Loyola, ignaciano; al que coincide con los pensamientos de Mons. Lefebvre y aprueba o "comprende" los actos suyos, incluso los que fueron objeto de excomunión, le decimos lefebvriano o filo-lefebvriano.

Así es la cosa. Sin más.
No hay falta de caridad en el mismo término.
15/03/11 1:50 AM
Y dado que algunas personas piden una definición concreta de lo que son las tendencias filo-lefebvristas dentro del tradicionalismo, y aunque el padre Iraburu ha sido bastante explícito, aprovecho de volver a compartir la que el reconocido apologeta Dave Armstrong escribe en su libro Pensées on Catholic Traditionalism

1. Muchos “tradicionalistas” creen que la Misa del Novus ordo es o inválida o
“objetivamente ofensiva a Dios”
2. Muchos “tradicionalistas” creen que el Concilio Vaticano II es cualitativamente diferente de los concilios anteriores, o inválido, o intrínsecamente herético, o un concilio con pensamientos con “ambigüedad modernista” o una corrupción o “evolución” de la doctrina católica dogmática, como opuesta al consistente desarrollo (Newmaniana, Vicenciana o Tomista), tal que no es vinculante a los católicos y puede ser no obedecido.
3. Muchos “tradicionalista” creen que el Vaticano II es la raíz y causa central de la presente crisis modernista.
4. Muchos “tradicionalistas” creen que el pontificado de Juan XXIII, Pablo XI y Juan Pablo II son cualitativamente diferentes de sus predecesores, o que ellos conscientemente (o incluso inconscientemente) presiden sobre la destrucción de la tradicional fe católica.
5. Muchos “tradicionalistas” creen que el ecumenismo o la noción de libertad religiosa, o la salvación fuera de la Iglesia, propiamente entendida a la luz de la Sagrada Tradición – como promulgada y desarrollada especialmente por el Vaticano II – es una radical innovación no presente en la previamente recibida tradición católica.
6. Muchos “tradicionalistas” creen que la Iglesia Católica institucionalmente hablando puede actualmente alejarse de la verdadera fe (defectibilidad). Esto incluye nociones conspiratorias de que la iglesia podría substancial e institucionalmente ser infiltrada por movimientos como la masonería, nuevo orden mundial, secularismo radical o humanismo, elementos protestantes, etc.
7. Los “tradicionalistas” juegan al cisma, a la desobediencia, al juicio privado en nombre de la “Tradición Católica”, por lo que terminan terminan jugando con la verdadera Tradición y construyendo una pseudo-tradición basada en su propia manera de pensar (las tradiciones humanas que hace referencia la Escritura), inmune a cualquier desarrollo posterior, por decir, a 1958.

Que algunos se identifican con unos puntos mas que en otros, es innegable. Recuerdo que cuando yo coloqué este post, muchos también se sintieron retratados, siendo que tampoco mencioné a nadie.
15/03/11 1:52 AM
  
Lucas
Bueno, P. Iraburu, ¿y entonces yo soy filo-lefebvriano o no lo soy?

Seguiré leyendo, pero corto aquí mis intervenciones.
15/03/11 2:10 AM
  
Don Diego
Esta es la primera respuesta que escribo en toda esta discusión, aunque he leído todo lo que se ha escrito en este y varios otros blogs al respecto.
Ante todo, debo decir que yo sí me considero filo-lefebvrista, pero en su sentido literal. Si "filo" significa "amigo de", la verdad es que tengo varios amigos lefebvristas, con lo que lo de "filo-lefebvrista" me calza perfecto.
Con estos amigos he discutido mucho respecto de la actuación de Mons. Lefebvre, de su desobediencia (para mí, inacepatble) y de la postura de la Fraternidad respecto de la Iglesia y de la jerarquía romana. Reconozco, por ello, que no pocos lefebvristas están muy ideologizados, que algunos están de verdad muy lejos de la Iglesia (aunque esos terminan, casi inevitablemente, en algún grupo sedevacantista, como hace poco ocurrió con el P. Méramo aquí en Argentina).
Pero debo decir algo en defensa de muchos de mis amigos lefes: desde que el Obispo local (soy de la ciudad de Salta, en el norte argentino), en respuesta a una carta de varios fieles y en cumplimiento del MP Summorum Pontificum, destinó un cura para que aprenda y celebre la misa según la Forma Extraordinaria en una parroquia de la Diócesis, varios de estos lefes han empezado a acudir sistemáticamente a esta misa, en detrimento de la que celebra la FFSPX aquí. El cura es excelente y esta pequeña feligresía ha puesto lo suyo, con lo cual ya hay hasta un organista que toca en esta misa.
Yo, que jamás en mi vida había acudido a una misa tridentina hasta el año 2008, comencé también a asistir (aunque con menos frecuencia) y lo que he visto es que ellos (los que van a la misa MP) sólo querían eso: una misa tridentina a la que asistir, un cura que la celebre como corresponde, un obispo que los comprenda. Estos fieles tienen tanto amor a la Iglesia como muchos otros católicos.
Es cierto que hay otros lefes que jamás pisarían un templo de lo que llaman “la Iglesia Conciliar”, pero desde hace un tiempo he descubierto que utilizar la etiqueta “lefebvrista” como un mote despectivo, es muy injusto, por lo heterogéneo del grupo. Y, si me parece injusto ese mote, ni le cuento el de “filo-lefebvrista”.
15/03/11 2:28 AM
  
Capistrano
No he leído ningún escrito de Monseñor Lefèbvre, pero la fidelidad de Benedicto XVI al sentir unánime de los Padres ha quedado evidenciada en su última publicación sobre el Pueblo Deicida y sus distinciones entre el Cristo histórico y el Cristo de la Fe.

Eso me lo ha dicho todo y me ha indicado dónde debo ir a Misa.
15/03/11 6:13 AM
  
Fijo Ð Algo
Hermano Lucas:

El Padre D. José María ya le ha contestado ampliammente. Tambien ha gastado su tiempo y su ingenio para describir claramente en dos artículos que es el filo-lefebrismo y como son sus sus adeptos. El insistir y re-insistir en la misma monserga ( la definición de "filo-lefebvriano" apuntada ("Quien comparte en mayor o menor medida las posiciones de los lefebvrianos") es vaga, indefinida e imprecisa), esto en mi tierra es 'marear la perdiz'. Nadie le ha obligado ha comentar en estos artículos. Es usted quien se aviene a ello. Esto por un lado.

Por lo que respecta a la FSSPX y a la Misa Tridentina que usted afirma que :

"[...]FSSPX y Forma Extraordinaria del Rito de la Misa son cosas distintas y no necesariamente relacionadas[...]".

Que son cosas distintas por supuesto. Pero la primera no tiene razón de existencia sin la segunda; por lo tanto eso de que "no estan necesariamente relacionadas", tiene 'trampa'. La 'trampa' es que la Misa Tridentina no esta ligada a la FSSPX, y es lo que usted no parece darse cuenta.

Pero el 'Summorum Perlorum', de su respuesta y que lo retrata a usted y a los filo-lefrebvianos es para llevarlo a la página principal de L'Osservatore Romano:

"Por cierto, aunque a mí no me gusta vincular FSSPX y Forma Extraordinaria, hay un hecho objetivo e incuestionable, que a lo mejor usted ignora: el Motu Proprio Summorum Pontificum fue dado al orbe católico porque era una de las dos condiciones que pusieron los cuatro Obispos de la FSSPX (el indulto universal de la misa tridentina) para entablar relaciones con la Santa Sede. Sé que es muy duro encajarlo, pero es así."

Asi que ¿el orbe católico tiene que estar agradecido a la FSSPX, pues el Summorum Pontificum fue impuesto como condición a la Santa Sede para entablar 'relaciones'? ¿¿La FSSPX IMPONIENDO CONDICIONES A LA SANTA SEDE? ¿Ellos? ¿Y esto encima, a los católicos no filo-lefebvrianos nos tiene que ser 'duro de encajar'?

Simplemente: INAUDITO.

En referencia a :

"Primero tendría que concretar qué ley canónica rompe contínuamente la FSSPX, hermano".

A esto, RESPONDO:

1o- Los obispos de la FSSPX estuvieron excomunicados por prescripción de cann. 1382 "El Obispo que confiere a alguien la consagración episcopal sin mandato pontificio, así como el que recibe de él la consagración, incurre en excomunión latae sententiae reservada a la Sede Apostólica."
http://www.vatican.va/archive/ESL0020/__P52.HTM

2o- Los sacerdotes de la FSSPX están válidamente ordenados. Pero están suspendidos, es decir, tienen PROHIBIDO ejercer sus funciones sacerdotales
a) Porque no están en comunión plena con la Santa Sede según cann. 265 "Es necesario que todo clérigo esté incardinado en una Iglesia particular o en una prelatura personal, o en un instituto de vida consagrada o en una sociedad que goce de esta facultad, de modo que de ninguna manera se admitan los clérigos acéfalos o vagos."
http://www.vatican.va/archive/ESL0020/__PW.HTM

Y esto A DIA DE HOY.

b) Ademas, a esto se añade que los que fueron ordenados por un obispo excomunicado, por este mismo motivo.

3o- Esto significa, que las misas ofrecidas por sacerdotes de la FSSPX, son válidas pero ilícitas. y aqui se rompe la ley canónica DIARIAMENTE.

4o- Además, los sacramentos del matrimonio y de la penitencia, requieren que el sacerdote este en posesión de las facultades de la diócesis correspondiente. Como este no es el caso, estos sacraméntos son INVALIDOS.

5o- Por virtud del cann. 144
§ 1. En el error común de hecho o de derecho, así como en la duda positiva y probable de derecho o de hecho, la Iglesia suple la potestad ejecutiva de régimen, tanto para el fuero externo como para el interno.

§ 2. La misma norma se aplica a las facultades de que se trata en los cc. ⇒ 882, ⇒ 883, ⇒ 966 y ⇒ 1111 § 1.

http://www.vatican.va/archive/ESL0020/__PE.HTM

Esto se traduce, en que el sacramentos de la penitencia será válido mientras los fieles que lo reciban, sean genuinamente ignorantes de que los sacerdotes de la FSSPX no tienen esta facultad para dar la absolución, y será entonces la Iglesia quien supla este defecto.

Ahora bien, como yo ya lo he dicho, AQUI YA NO HAY EXCUSA QUE SIRVA, para todo aquel que lo lea.

En relación al sacramento del matrimonio, tengo entendido que aquí ya no hay can.144 que valga.


Espero haberle dejado satisfecho, hermano Lucas. Sin embargo, yo sigo esperando su respuesta.

-----------------------------------
JMI.- En la pág-web de secretum meum mihi (12-VII-2008) se reproducen unas respuestas de Mons. Camille Perl, Vicepresidente de la Pontificia Comisión Ecclesia Dei a preguntas del Sr. Brian Mershon. Añado a lo escrito por Fijo De Algo una de las frases de Mons. Perl:

"Los sacerdotes de la Sociedad de San Pío X están válidamente ordenados, pero suspendidos, eso es: prohibidos de ejercitar sus funciones sacerdotales porque no están propiamente incardinados en una diócesis o instituto religioso en plena comunión con la Santa Sede (Código Derecho Canónico, c. 265) y también porque aquellos ordenados después de las ordenaciones Episcopales fueron ordenados por obispos excomulgados".

"Concretamente, esto significa que las Misas ofrecidas por los sacerdotes de la Sociedad de San Pío X son válidas, pero ilícitas, i.e., contrarias a la Ley Canónica. Los Sacramentos de la Penitencia y del Matrimonio, sin embargo, requieren que el sacerdote goce de facultades de la diócesis o tenga delegación propia. Como ése no es el caso con etos sacerdotes, estos sacramentos son inválidos. Queda cierto, sin embargo, que, si los fieles son genuinmente ignorantes de que los sacerdotes de la Sociedad de San Pío X no tienen facultad propia para absolver, la Iglesia suple estas facultades para que así el sacramento sea válido (cf. Código Derecho Canónico, c. 144)".

La remisión de las excomuniones a los Obispos de la FSSPX no cambia la situación canónicamente ilegítima de la FSSPX y no modifica lo afirmado por Mons. Perl. Alegando las mismas causas, Benedicto XVI dice que "sus ministros, no obstante hayan sido liberados [sus Obispos] de la sanción eclesiástica, no ejercen legítimamente ministerio alguno en la Iglesia" (10-III-2009).

Pero esto, según parece, viendo p.ej., los comentarios que han ido llegando, no tiene gravísima importancia para los lefebvrianos y filolefebvrianos. Casi parece que "pasan" de ello, como suele decirse hoy.

15/03/11 8:34 AM
  
Fijo Ð Algo
Tenía intención de responder al 'hermano' Quaerens, pero veo que Marcos W, ha respondido mas que bien: excelentemente.

Algo me dice, que este tema de los Filo-lefevriannos, ha destapado la caja de Pándora, y que esto está a puntito de internacionalizarse, en el momento en que se enteren de esto a lo largo del orbe católico.

-Por lo de pronto, se ha puesto a caer de una burra al Padre D. José María, y esto sin consideración por sus años y por su condición sacerdotal.

-El ataque filolefebvriano se ha propagado por extensión a Infocatólica.

-A la Misa por el Novus Ordo se la ha llegado de tachar de "bastarda". Se cuestiona su validez.

- Aparentemente la FSSPX no rompe ninguna ley canónica; celebran los sacramentos válida y legítimamente; nunca han estado excomunicados e imponen condiciones a la Santa Sede. Que alguien avise al Obispo Bernard Fellay...!

- El indulto "Agatha Christie" es aparentemente, "una broma de muy mal gusto, y su concesión una vergüenza, a pesar de sus hermosos frutos".

- El beso al corán de JPII es peor que las excomuniones de la FSSPX que 'nunca' existieron.

- El orbe católico tiene que agradecer el Summoum Pontificum, no a SS Benedicto XVI, si no a la FSSPX. Aparentemente, es muy duro encajarlo, pero es así.

-La Misa Tridentina fue 'preservada' gracias a Lefebvre. Si no fuese por él, se habría extinguido.

Me pregunto yo si llegaremos a tener un Filo-Lefebvrianos III.

Esto es fuertísimo hasta para los tradicionalistas. Aunque claro, habría que saber que es un tradicionalista para un Filo-Lefebvriano.



15/03/11 9:39 AM
  
Luis Fernando
José Miguel Arraiz, a mí me parece sumamente injusto acusar a todos los tradicionalistas de los errores de los lefebvrianos y filo-lefebvrianos.

Existen muchos tradicionalistas perfectamente fieles a la Iglesia. Quien sugiera lo contrario, falta a la verdad y atenta contra la comunión de la Iglesia.
----------------------------------
JMI.- Yo, personalmente, procuro no hablar nunca de tradicionalistas. Mejor queda, me parece, emplear el término tradional. Católicos tradicionales, espiritualidad tradicional, liturgia tradicional, etc. La terminación "ista" suele, aunque no siempre (telefonista), expresar un exceso en lo designado por la palabra.

La Iglesia Católica vive de Biblia, Tradición y Magisterio apostólico (Dei Verbum 10). Por tanto, decir cristiano tradicional debe sonarnos tan bien como decir cristiano bíblico.
15/03/11 9:49 AM
  
Miguel Vinuesa
Pater, un telefonista también abusa del teléfono, ¡Jejeje!
-----------------------
JMI.- Bien observado, Miki.
15/03/11 11:08 AM
Luis Fernando, la definición que he dado no pretendo aplicarla a todos los tradicionalistas, claro está en la definicíón y en otros mensajes aquí mismo. Allí se habla de un cierto tipo de tradicionalismo que se identifica con esas características y que el p. Iraburu llama filo-lefebvrismo.
15/03/11 12:25 PM
  
Ricardo de Argentina
José Miguel, la observación del Padre me ha parecido de lo más acertada y está en línea con lo conversado contigo en el blog de Daniel. Es que en el medio de la confusión diabólica en la que estamos, la falta de precisión o concisión en los términos puede resultar fatal. Fijate si no la polvareda que ha levantado una palabra-talismán :"filolefebrismo".
15/03/11 1:46 PM
  
Ricardo de Argentina
Fernando,
"luis" también se queja de las misas tradicionales porteñas, pero no obstante concurre a una de ellas.
Tengo entendido que en San Justo o en Lomas del Mirador también se oficia, y de manera muy digna. Hoy me encontraré con un amigo de esos lares en la misa por el 30ª aniversario de la muerte del P. Castellani en San Ignacio y le preguntaré para pasarte el dato, por si te interesa.
15/03/11 1:54 PM
  
Ricardo de Argentina
Con la venia del P. Iraburu, quisiera invitar a quienes puedan concurrir a la misa que se oficiará hoy martes, a las 19:00 hs en San Ignacio - Bolívar 225 - Buenos Aires - para pedir por el alma del P. Leonardo Castellani, fallecido hace 30 años.
---------------------------------
JMI.- Yo excuso mi asistencia, Ricardo, pues me queda muy lejos. Pero si no voy, ciertamente no es por falta de ganas. Siempre que he ido a Argentina he conseguido libros suyos, y los he leído. Todos formidables. El PCastellani es un grandísimo autor católico. Si fuera, pongamos, francés, estaría traducido hoy a todas las lenguas de la Cristiandad.
15/03/11 1:57 PM
  
Saulo
Pues tristemente el blog del padre D. Ángel David Rubio, si os acercáis a él, veréis que está consiguiendo el efecto que se quería evitar. Allí, aquellos más alejados y radicalizados están llegando a un éxtasis al comprobar que no son ni uno ni dos los que tienen esas ideas. Aunque me consuela que los post de Infocatólica al respecto han vacunado a aquellos que no sabían muy bien de que se hablaba y que podían estar desorientados ante la avalancha de datos y principios teológicos o de entusiasmo rigorista. El debate me temo ha dado ya todo lo que tenía que dar de sí, con frecuencia el resto de comentarios son radicalizaciones, insultos y calentones. ¿Tienen noticias los obispos de este panorama? La Paz.
15/03/11 3:03 PM
  
Dr. Sonnel
Leo con cierto estupor como en Religión en Libertad un blogger presta el espacio a alguien que actúa bajo pseudónimo para quasi insultar al Padre Iraburu. Si cada tanto tengo dudas de que los lefrevistas estan realmente equivocados, cada vez que escucho a alguno de ellos o aun filo lefevrista, me ratifico en que están totalmente errados y que su pecado es el orgullo. Se cuenta -lo más probable es que sea apócrifo- pero lo leí en la prensa en su momento que Pablo VI le dijo a Lefevre algo así como "pero lo que Ud. quiere realmente es ser papa en lugar mío". Por supuesto que los abusos terribles que se cometieron en el novus ordo, y toda la progresía no ayuda a convencer a los filo lefrevista. Pero abusos también los hubo y puede haberlos usando el rito anterior. En mi pais la gente que vivió la misa antigua y que la quiere mucho (desde el uso del latín, hasta el gesto de espaldas al pueblo o mejor dicho precidiento a éste en dirección a Jesús) también recuerda a la porción del pueblo que por su humildad o su falta de formación no entendían nada de nada y por ejemplo rezaban "lo suyo" mientras se celebraba la misa. Si el nuevo rito se celebra bien no hay abuso posible. Si el antiguo se celebra mal también de él puede abusarse. Por otra parte el misterio de la Misa es tan grande que creo que no hay rito que pueda expresar toda su riqueza. Es una cuestión prudencial que debe establecer la jerarquía de qué manera se debe celebrar y a ese juicio debemos someternos. Por tanto los Obispos deberías preocuparse por que el nuevo rito se celebre dignamente y que si hay fieles que establemente pidan misas con el antiguo los mismos sean atendidos. Quizás algunos Obispos se resisten cuando ven que esos grupos no es que quieren participar de la belleza del antiguo rito solamente sino que lo hacen como una manera de denostar e incluso -como vimos en los comentarios de algunos opinadores- impuganar su validez.
15/03/11 3:20 PM
  
Fernando
Gracias Ricardo por su preocupación. Y disculpe un poco mi vehemencia, lo mismo le pido disculpas al padre si en algo se siente ofendido, no ha sido mi intención.
Es que me ha dado rabia lo que a mí me parece un ataque imprevisto ahora que se está cerca de la solución como nunca antes. Benedicto XVI ha tenido un coraje a toda prueba en sostener la línea de apertura hacia la Fraternidad, algo que le ha costado carísimo. Por otro lado, dentro de la Hermandad, han triunfado los "moderados" como Felay. Todo parece propicio. Y hablar de cosas del pasado no va a ayudar.
Quizá tenga que haber más comprensión desde el lado de la Fraternidad, sabiendo que el Papa no puede cambiar de golpe la situación, aunque esté de acuerdo con muchas cosas que ellos sostienen.
Me enteré que ahí también se rezará la misa por Castellani en el día de hoy.
Me disculpo nuevamente y gracias.
15/03/11 3:30 PM
Claro Ricardo, pero recuerda que en ese mismo post te expliqué:

“ he utilizado la palabra "tradicionalismo" para hacer referencia al filo-lefebvrismo (Lo mismo lo hacen autores como Dave Armstrong u otros apologetas). Estoy de acuerdo 100% con lo que comenta Daniel, lo importante cuando se usa una terminología es que se deje claro el sentido en que se está usando. Precisamente de eso en mi post "Meditaciones sobre el tradicionalismo (http://infocatolica.com/blog/apologeticamundo.php/1007240513-meditaciones-sobre-el-tradici-1) coloco cuales son las notas características del mismo:


Y más adelante añadí:

“Ricardo, no tengo problemas con llamarlo filo-lefebvrismo, de hecho es el termino que he venido usando últimamente para evitar equivocos. Pero no te equivoques, el término tradicionalismo en su significado no es desacertado porque lleva intrínseco una noción imperfecta de la tradición”

Lo que sucede es que apologetas como Dave Armstrong, Patrick Madrid, Pete Vere entre otros usan esta terminología, dejando siempre claro a que tendencia se refieren, y yo como les leo a menudo y en el caso de la definición la he tomado directamente de uno de ellos, suelo tender a usarla. La razón es porque quizá en el idioma inglés no se maneja la palabra “Filo-lefebvrismo”.(Otros prefieren usar el término “Ultratraditionalism” (ultratradicionalismo) que es como yo he etiquetado la categoría en mi blog de temas referentes a esta temática.

Pero te reitero lo que le comenté a Luis Fernando, que basta leer mis intervenciones para darse cuenta de que no pretendo que haya lugar a equívocos y menos por cuestiones de terminología. Inclusive en este mismo post yo escribí:

“Al igual que el anterior estoy absolutamente de acuerdo con el artículo y elogio la claridad que ha tenido el padre Iraburu para poner en relieve como no es necesaria ni la desobediencia ni el disenso al Magisterio de la Iglesia (ya sea ordinario o extraordinario) para permanecer fiel a la Tradición.

Los ejemplos de las comunidades tradicionales citadas son clarísimos, y el crecimiento que han tenido no puede ser atribuido a otra cosa sino a la gracia de Dios.”

(Por supuesto, si escrito eso aquí mismo, no pretendo atribuir a todos los tradicionalistas los errores del filo-lefebvrismo)


15/03/11 3:34 PM
  
Arnaldo Romero
Excelente artículo, padre.

De los comentarios ( algunos comentarios ) a mi me sorprende la forma en que algunos se dan por aludidos.
15/03/11 4:20 PM
  
Arnaldo Romero
Tal vez sería bueno recordar que los ministros de la FSSPX cada vez que dicen una misa pecan en tanto desobedecen al Papa que les ha suspendido a divinis.

Apoyar a quienes pecan cada vez que lo hacen es un ejercicio de irresponsabilidad.
15/03/11 4:23 PM
  
Mª del Carmen
Muchas gracias Padre por su gran labor, para mi ha sido de una gran ayuda todos sus blogs.Pido al Señor que le de fuerzas ante tanto ataque.
15/03/11 4:29 PM
  
Piel de Toro
Don Jose Maria, solo decirle que casi me desmayo leyendo lo del "sagrado" CVII."Sagrado"?Por favor, nos lo puede explicar lo de "Sagrado"?!!!!!!!!!!!. Siento dos cosas, haberle hecho enfadar con mi primer comentario y segundo desilusionarle, no soy ningun Lefevrista ni Filo-Lefevrista, no conozco nadie de ellos ni les he frecuentado jamas.Soy Simplemente un CATOLICO APOSTOLICO ROMANO, que no entiende que es lo que UD. quiere decir con eso de filo- lefevrista y tengo casi la seguridad que la mayoria de los comentaristas,son como yo, simples catolicos normales que estan HARTOS, ESCANDALIZADOS e INDIGNADOS de lo que sucede en nuestra Iglesia,y de lo que se ha hecho de nuestra Religion Catolica por una gran parte de nuestra Jerarquia que ha perdido la fe. Y por favor no insistamos en si los Lefevristas desobedecen al Papa,como prueba contundente de su perversidad, Al Santo Padre le desobedece hoy practicamente las tres quartas partes del clero, y de la Jerarquia Catolica desde lo mas alto hasta lo mas bajo y creo que me quedo corto, y no solo desobedecen y se jactan de ello, (cada dia lo podemos leer y escuchar en los medios, dede ilustres purpurados hasta simples sacerdotes pasando por Conferencias Episcopales , superiores religiosos a simples monjas, es que ademas, han perdido la fe y predican otra doctrina. Los Lefevrianos al menos conservan la doctrina y la Fe que naturalmente es la CATOLICA APOSTOLICA ROMANA. Y lo unico importante que tienen que hacer desde el PAPA hasta el ULTIMO sacerdote es TRASMITIR y CONFIRMAR en la FE CON LA RECTA DOCTRINA la que han recibido de generacion en generacion desde hace 2000 años, a los fieles creyentes,que es la mision que se les ha encomendado.
Y sin darse cuenta nos ha puesto usted en un aprieto,
nunca debemos admitir el mal menor? cierto, esa es la doctrina, exceptuando por ejemplo, el caso de grave necesidad considerado por la propia IGLESIA CATOLICA,...... pues,.. vamos a ver,........... podiamos empezar por el preservativo, claro que en principio la Maxima Autoridad hablando fuera de Magisterio,habla de "Male prostitute" ya que no implica la concepcion, y es solo P. Lombardi quien dice que se extiende a las prostitutas............. pues,....... Dios mio ayudanos y ayuda a Tu Iglesia. Una ultima duda, ¿Santa Caterina di Siena era filo-lefevrista? No olvidemos que la gran apostasia y el anticristo no nos lo hemos inventado los tradicionalistas, viene en las sagradas, estas si SAGRADAS... ESCRITURAS
---------------------------------------
JMI.- Sagrado Concilio Vaticano II, XXI Ecuménico, celebrado por unos 2.500 Padres Obispos, y aprobados todos sus documentos por una casi unanimidad, que incluía la firma de Mons. Marcel Lefebvre. Sagrado Concilio Vaticano II.

Mi blog "Reforma o apostasía" continuamente está señalando las infidelidades que en la Iglesia se dan en materias doctrinales, disciplinares, litúrgicas, espirituales, en Pastores, sacerdotes, religiosos y laicos. No estoy mirando los grandes errores y males que en la Iglesia se dan hoy con los brazos cruzados y calladito.

Pero el "acto cismático" de ordenar Obispos contra la Ley de la Iglesia y el mandato expreso del Papa tiene una gravedad y unas consecuencias muy especiales. Creer al hacerlo que está justificado para de ese modo, con la mediación imprescindible de la FSSPX, asegurar "la continuidad de la Iglesia" es un error enorme.

Obispos que desobedecen al Papa y no secundan sus directivas ni colaboran con él en la lucha contra herejías está muy mal, y yo lo he señalado en montón de artículos de mi blog. Pero que un Obispo diga "Roma ha perdido la fe, ha apostatado, es adúltera", etc., como lo hizo Lefebvre y hoy le citan con gran satisfacción sus seguidores, es OTRA COSA MUY DISTINTA Y MUCHO MÁS GRAVE, que en modo alguno se justifica por la desobediencia generalizada en tantos ambientes de Iglesia. La invasión de desobediencia solamente puede superarse con UNA OBEDIENCIA EXTREMA, la que mantuvieron todos los santos reformadores de la Iglesia, siempre dóciles al ESanto, que siempre mueve on-line con la obediencia a la Iglesia, Esposa de Cristo, Mater et Magistra.
15/03/11 4:30 PM
  
Lucas
Pariente Fijo D Algo:

"Por cierto, aunque a mí no me gusta vincular FSSPX y Forma Extraordinaria, hay un hecho objetivo e incuestionable, que a lo mejor usted ignora: el Motu Proprio Summorum Pontificum fue dado al orbe católico porque era una de las dos condiciones que pusieron los cuatro Obispos de la FSSPX (el indulto universal de la misa tridentina) para entablar relaciones con la Santa Sede. Sé que es muy duro encajarlo, pero es así."

Asi que ¿el orbe católico tiene que estar agradecido a la FSSPX, pues el Summorum Pontificum fue impuesto como condición a la Santa Sede para entablar 'relaciones'? ¿¿La FSSPX IMPONIENDO CONDICIONES A LA SANTA SEDE? ¿Ellos? ¿Y esto encima, a los católicos no filo-lefebvrianos nos tiene que ser 'duro de encajar'?

Simplemente: INAUDITO.


¿Se refiere a que sus conclusiones son inauditas? Pues nada, medítelas un rato.
15/03/11 5:15 PM
  
Quaerens
Marcos W:

Yo de lefebvriano cero.

Y con respecto al "indulto de Agatha Christie":

a.-no he juzgado ni menospreciado la intención de los firmantes católicos del mismo

b.-lo que en ese escrito se pide a Pablo VI es la conservación de lo que ellos definen con todas las características de una "pieza de museo", explicitando solamente un interés cultural y estético

c.-yo no digo que algunos firmantes (los católicos, pocos) tuvieran santas intenciones, pero sí digo que el texto que leyó Pablo VI no las refleja

A ver si me explico: no es lo mismo rezar ante la Pieta de Miguel Ángel que declarar a la estatua Patrimonio de la Humanidad. ¿Me explico?

Lo que me parece mal del indulto de Agatha Christie no es, por otro lado, ni siquiera el texto. En cierto modo refleja lo que protestantes, judíos, agnósticos, podían pedir sobre la Missa Usus Antiquior. Lo que me molesta es la actitud de Pablo VI.

¿Por qué? ¿Debió éste, acaso, no haber concedido el indulto? Pues en mi opinión lo que debí haber hecho, al menos, es desestimar los argumentos.

Lamento haber herido tu orgullo patrio.

Y por otro lado yo también me he beneficiado del "indulto Agatha Christie" en Bromptom y en Oxford. ¡Vaya que sí! Allí LO descubrí.
15/03/11 7:23 PM
  
Quaerens
Fijo d Algo:

No vayas tan demasiado rápido.

De todas las afirmaciones que tú escribes en lista yo sólo he hecho una, y la más pequeña de todas.

Bueno, hice otra, pero se borró. Intenté explicar que lo de "bastarda" se puede equiparar (salvando lo malsonante del término y la intención evidentemente ofensiva) a lo que Benedicto XVI quiere decir al referirse al Novus Ordo como "artefacto inventado". ¿O es que ahora también va a ser uno lefevriano por repetir una terminología que el Papa emplea? ¡No!

Con respecto al "indulto Agatha Christie" reafirmo y completo mi opinión: la argumentación es una broma, los solicitantes en su mayoría no católicos, y la concesión en función de esa argumentación me parece una vergüenza, por parte de Pablo VI.

Otra cosa diferente sería, por ejemplo, que la solicitud de indulto que conocemos sea sólo la punta del iceberg de la petición que se hizo al Papa. Pero a todas luces parece que NO es así.
15/03/11 7:36 PM
  
Histeria colectiva
A uno que ha dicho esto:

"Lefebvre cometió un acto cismático que la valió la excomunión a él y a cuatro obispos. Los seguidores del obispo tienen serios problemas de integración en la Iglesia no sólo de orden disciplinar y jurídico, sino ante todo doctrinal por negarse a interpretar en continuidad los desarrollos doctrinales, o bien incluso sus formas de expresión, del Concilio Vaticano II y de los Pontífices que le siguieron."

Le han llamado lefebvriano y filo-lefebvriano.

¿No nos estamos pasando ya todos un pelín más de la cuenta?
-------------------------------------
JMI.- Perdone, pero no conviene escribir comentarios en un mismo blog utilizando nombres distintos. Un saludo.

15/03/11 7:39 PM
  
Fijo Ð Algo
Querido Padre D. José María:

Sin querer disculpar la actitud nefasta, de los filolefebvrianos, y su ceguera espiritual, tengo alguna conclusión que veo necesario hacerle partícipe.

En primer lugar, creo que el filolefebrismo, tiene su origen en el lefebvrismo. Ahora bien, mientras el lefebvismo estuvo reducido al ámbito de los fieles que atendían los 'servicios espirituales' de la FSSPX, o de aquellos que compartían su pensamiento mediante la lectura de libros de la FSSPX, pues resultó que este movimiento quedó difuso y reducido al ostracismo; al menos en el ámbito hispano. No así en la nación Gala.

Prueba de esto es que aún hoy en día, el número de misas de la FSSPX en España, según sus propias fuentes que publican en DICI, es ínfimo. En algún sitio celebran una única misa cada 2 meses.

Ahora bien, ¿De dónde sale todo este filolefebvrismo a día de hoy? Pues me temo, que únicamente de internet. Con el internet, y especialmente con blogger, hasta un idiota tiene una página web, al presionar 4 botones. El resto es sencillo: se copia un artículo 'buenisimo' de un blog amigo de la 'Tradición'; pegamos una imagen de Msgr. Lefebvre con el consiguiente 'ora pro nobis'; una bandera con el aspa de San Andrés, no queda mal; surtimos la página con abundantes 'links' y listos: a desbardallar contra el Papa, el CVII, el Novus Ordo y contra el Padre Iraburu.

No obstante, sigo en mis trece, y estoy convencido de que son minoría los que realmente asisten o asistieron alguna vez a una misa por la Forma Extraordinaria.

Pero por una extraña razón parece que el 'neo-carlismo digital' (me duele hasta a mi este término, pero no sé como describirlo de otra manera), se ha incardinado en el defensor único de la Tradición Católica verdadera y de Las Españas de siempre. Todo lo que se salga de ciertos parámetros es 'herejía'. Y como lo que usted dice, se sale de lo que proclaman en sus consignas, pues "leña al Páter"

En Gran Bretaña por ejemplo, no se andan con estas tonterías. Los católicos tradicionalistas ( o tradicionales) son por lo general, gente piadosa, comprometida con la Forma Extraordinaria y también con el Novus Ordo. No es infrecuente verles el mismo día en ambas misas. Son gente extremadamente formada. Y saben en su gran mayoría que los abusos litúrgicos de nuestros días, NO PROVIENEN DEL CONCILIO VATICANO II, si no que provienen del Movimiento Litúrgico; cuyo precursor sea probablemente Dom Guéranger.

Tambien desconocen los filolefebvrianos, que hay otros católicos tradicionalistas, que se dan cuenta de hasta que punto es una incongruencia, el mismo nombre de San Pio X en relación a cierto tradicionalismo supuestamente 'incambiable'. Fué el propio S. Pío X quién dijo: "Un gran período de años debe de pasar antes de que el edificio litúrgico, el cual ha sido formado con gran celo y entendimiento por la Esposa Mística de Cristo para proclamar su piedad y su fé, pueda aparecer de nuevo con dignidad y armonía, limpio de las acumulaciones del tiempo". (Motu proprio, 23 de Octubre de 1913). También fué el propio S.Pío X quien modificó las rúbricas del misal y también reformó el breviario. Y esto me lo han apuntado los tradicionalistas del tan denostado indulto "Agatha Christie".

En fin Padre, no sé como reparar tanto agravio gratuito e injusto hacia su persona, porque se podrá estar en desacuerdo con sus planteamientos, y yo mismo lo he estado en mas de una ocasión. Pero hay maneras y maneras de decir las cosas. Y lo penoso es que alguno no sabe reconocer la líneas que separan lo correcto de lo incorrecto; lo incorrecto de la impertinencia; la impertinencia del insulto.

Que Dios lo bendiga.

TVENSJC

-------------------------
JMI.- Gracias, Fijo, por la cita de SPío X, muy oportuna.
No así el término de "neo-carlismo", pero se lo perdonamos cordialmente.
15/03/11 7:56 PM
  
Dr. Eladio José Armesto
Los que son y los que no son

Estimado Padre: Pax et Bonum!

No soy sacerdote, teólogo y mucho menos el Papa. Soy un sencillo católico de a pie que no cobra un cheque o está en la nomina de ninguna facción en la Iglesia. Pero al analizar el tema de la grave crisis contemporánea en la Iglesia, entiendo que hay tres puntitos bien sencillitos que no deben despreciarse.

Primero, que a menudo las apariencias engañan y lo que parece ser desobediencia es realmente obediencia; lo que parece ser fidelidad es realmente infidelidad. Aquí vale recordar lo afirmado sabiamente por San Pedro Canisio: “Mas que al Señor Papa, debemos complacer al Señor del Papa”.

Segundo, que no son todos los que están, ni están todos los que son. Hoy, hay quienes parecen estar con Pedro y no lo están y hay quienes parecen no estar con Pedro y de hecho si lo están.

Tercero, el que siempre ha sido una cosa y nunca ha cambiado sigue siendo esa cosa. O sea, deja de ser una cosa el que cambia, no el que permanece igual.

Así que ahorrémonos esfuerzo, tinta, saliva, tiempo, el lucubrar fatuo y la argumentación intelectualoide. En un final los que han cambiado son los que han dejado de ser lo dicen que eran.

Según Mons. Marcel Lefebvre y Mons. Antonio de Castro Mayer, Juan Pablo II les ordenó que incumplieran lo que ellos consideraban un ineludible deber para con Cristo, la Iglesia y el propio Papado. Por ende, los dos obispos cometieron una “desobediencia” técnica al Papa y cumplieron con lo que entendían era su “sagrado deber” con Cristo. ¿Y por esto supuestamente son “herejes”, “cismáticos” o “anticatólicos”? Por favor, ¡no nos hagan reír!

Es bufonesco, ridículo y risible acusar a Mons. Marcel Lefebvre --o a cualquier católico que prudencialmente adopte su posición-- de dejar de ser católico por continuar actuando, pensando, creyendo y orando como siempre lo había hecho. ¿Para qué complicar las cosas tanto, Padre? ¿Para qué? ¿No creé que es mejor invertir nuestro valioso tiempo corrigiendo a los verdaderos enemigos de la Fe?

Dr. Eladio José Armesto, Gran Caballero, Caballeros de Colón; Tesorero, Una Voce Miami, vice decano, Colegio Nacional de Periodistas de la República de Cuba (Exilio)
[email protected]
15/03/11 9:12 PM
  
Dahrendorf
Dos matizaciones a lo escrito por el padre Iraburu que, por lo demás, suscribo totalmente.
La primera, no estoy de acuerdo en absoluto que el Motu Proprio Ecclesia Dei no sea consecuencia de los actos, ilícitos, de Lefebvre. No sólo, digamos, por la concatenación histórica de acontecimientos, sino porque, en el fondo, Ecclesia Dei se publica para rescatar a los lefebvristas. A veces Dios escribe recto con renglones torcidos. Más que por amor a la tradición litúrgica milenaria de la Iglesia se produjo con la finalidad concreta (y explícita)de practicar ecumenismo con los lefebvristas. Estoy íntimamente convencido que sin excomuniones no habría habido misa tradicional, al menos tal y como la tenemos hoy.
Y segundo. Las comunidades en comunión con Roma que usan el misal antiguo también tienen a menudo una cuarta intención. La de plasmar litúrgicamente con más claridad verdades de fe que hacen resaltar más intensamente la sacralidad de la misa, su carácter sacrificial y la presencia real. Características que, sin negarlas, quedan plasmadas con menos intensidad en la nueva. De ahí la gran cantidad de comunidades contemplativas que lo usan, en contraste con las activas, mucho menores.
15/03/11 9:42 PM
  
Quaerens

"En este sentido, el contenido de la liturgia participa del contenido de la Fe misma y, ciertamente, contribuye a protegerla. Nunca se ha visto, entonces, en ninguno de los ritos cristianos católicos, una ruptura, una creación radicalmente nueva – a excepción de la reforma postconciliar. Pero el Concilio pidió, una y otra vez, que la reforma se adhiriera a la tradición."

-Cardenal A. Sticker.

Es cierto que no se refiere a una ruptura con la Tradición, pero sí a una ruptura metodológica.

Está claro que dentro de la Iglesia (lo que está dentro sin problemas jurídicos, me refiero) hay una cierta corriente crítica, cuyo exponente máximo es el texto de los cardenales Bacci y Ottaviani.

Se le puede dar todas las vueltas que se desee, pero yo, desde que lo leí, voy siempre a Novus Ordo con un Misal Usus Antiquior.

A mi entender, si bien la actitud de Lefevbre antes del cisma fue la columna del tradicionalismo, la desobendiencia cismática dañó, primero de todo, al Usus Antiquior, a los libros de 1962 y al "tradicionalismo" sensu lato.

15/03/11 10:04 PM
  
Corrección
"A mi entender, si bien la actitud de Lefevbre antes del PELIGRO de cisma fue la columna del tradicionalismo, la desobendiencia CONSUMADA dañó, primero de todo, al Usus Antiquior, a los libros de 1962 y al "tradicionalismo" sensu lato.
--------------------------
JMI.- Corrección
Ya me corregirá si me equivoco, pero creo que éste es el tercer nombre que usa en los comentarios a este artículo. No conviene.

15/03/11 10:15 PM
  
zuma
En el documento conciliar que ordena la sagrada Liturgia se explicita que TODOS LOS RITOS,"T O D O S,gozan DE LOS MISMOS DERECHOS Y DIGNIDAD en la Santa Iglesia Católica,Apostólica y Romana.Quiere decir que es erróneo y DESOBEDIENCIA al CVII, cualquier instrucción posterior que contradiga dicha afirmación, luego el "INDULTO" NO ES conciliar ni legítimo.
En mi modesta opinión ya está dicho todo referente a los artículos.
15/03/11 10:48 PM
  
Fijo Ð Algo
Quaerens tuve la intención de responderle, pero no lo hice debido a que ya le respondió magistralmente Marcos W.

No obstante, en su nueva réplica resulta sorprente su pensamiento:

"Lo que me parece mal del indulto de Agatha Christie no es, por otro lado, ni siquiera el texto. En cierto modo refleja lo que protestantes, judíos, agnósticos, podían pedir sobre la Missa Usus Antiquior. Lo que me molesta es la actitud de Pablo VI.

¿Por qué? ¿Debió éste, acaso, no haber concedido el indulto? Pues en mi opinión lo que debí haber hecho, al menos, es desestimar los argumentos."

De esto se deduce clarísimamente:

a) Los firmantes son equiparados a protestantes, judíos y agnósticos.

b) Le molesta la actitud de Pablo VI.

c) Pablo VI debió desestimar los argumentos.

d) Como no lo hizo, esto es de "vergüenza".

e) Además, con respecto al "indulto Agatha Christie" reafirma y completa su opinión: la argumentación es una broma.

f) La mayoría de los firmantes de la petición del indulto no son católicos según sus propias palabras: 'los solicitantes en su mayoría no católicos'. (Ya nos explicará como lo sabe)

g) Sin embargo usted descubrió la liturgia tradicional gracias al indulto de los que usted desprecia:

"Y por otro lado yo también me he beneficiado del "indulto Agatha Christie" en Bromptom y en Oxford. ¡Vaya que sí! Allí LO descubrí."

ABSOLUTAMENTE CONMOVEDOR.

No se como ha pasado la censura del Páter. Ahora bien, usted se ha pasado la mitad de los pueblos de la Ruta Jacobea... insultando a Pablo VI (un papa católico), insultando y ofendiendo reiteradamente a los católicos tradicionalistas anglosajones y encima se queda tan pancho. Y no oculta que usted descubrió la liturgica tradicional en los templos de aquellos que mayoritariamente según usted no eran católicos, y si lo eran, sus ideas eran próximas mas bien a los protestantes, judíos y agnosticos.

Esto ya es de traca.

Y ya lo de su último comentario:

"Se le puede dar todas las vueltas que se desee, pero yo, desde que lo leí, voy siempre a Novus Ordo con un Misal Usus Antiquior."

Pero no vaya al Novus Ordo. Y si va, no trate de mezclar las formas del rito, buen hombre!

¿O es que acaso se le ocurre asistir a misa por la Forma Extraordinaria con un misal de la Liturgia Maronita?

Lo dicho: de traca.


15/03/11 10:50 PM
  
apasionante
Encuentro apasionante esta trifulca en la caverna sobre asuntos que no les interesan más que a ustedes. Animo, hacia la total sectarización!!!
15/03/11 11:10 PM
  
Marcos W
Estimado Quaerens (un alias mejor que el anterior, dado que creo intuir saber quién eres)

No, no es como dices. Mi respuesta no tiene nada que ver con patrias, sino con ser católico y hacer honor a la verdad.

Fue el Cardenal J. Heenan, Primado de Inglaterra y Wales, el que durante el Concilio Vaticano II ya le pidió a Pablo VI que la reforma litúrgica no incluyera abrogar el Usus Antiquior.

Su petición fue para toda la iglesia, pero viendo ciertas resistencias en sectores progresistas durante el Concilio, insistió incansablemente para Inglaterra dado que el culto litúrgico y la tradición es parte intrínseca del ethos de un católico inglés.

Todo esto está documentado en los textos oficiales y, también, de su puño y letra en su libro "A Crown of Thorns" 1974

Cardenal Heenan ya recibió un indulto del Usus Antiquior en 1967 para Inglaterra y Gales. Era un indulto parcial y no se conformó con ello.

Regresó a UK, recabó todo el apoyo que existe aquí para la tradición litúrgica católica, y ese apoyo también incluye a algunos anglicanos de la High Church, los cuales siempre miran a la liturgia católica tradicional como espejo.

Cardenal Heenan regresó a Roma con todo el apoyo social y respaldo de los católicos británicos como petición a Pablo VI para que se pudiera mantener el usus antiquior sin ningún tipo de restricción parcial.

Esa es la carta que llevó consigo a Roma en 1971, con la firma de más de 80 distinguidos escritores, académicos e historiadores. No sólo católicos, sino anglicanos también.

Asi fue cómo el Cardenal Heenan recibió,en 1971, el -coloquialmente- llamado indulto Agatha Christie para la permanencia de la tradicional misa sin las restricciones.

Aquí no hizo falta Ecclesia Dei.

También, como apoyo determinante a lo anterior, en 1965 y antes de que terminara el Concilio Vaticano II, se fundó The Latin Mass Society. Laicos católicos comprometidos con la tradición litúrgica en todo el territorio de UK a disposición de las parroquias.

http://www.lms.org.uk/about-us

Luego vinieron 6 asociaciones tradicionales más.

Es por todo lo anterior que intento explicar la necesidad de un gran compromiso por parte de la sociedad, de los católicos laicos también, porque si el Cardenal Heenan pudo apelar a la bondad de Pablo VI en esto, y "pelear" frente el sector progresista del CVII, es porque aparte de que él creía en lo que pedía, también tenía todo un respaldo social en UK pidiendo ídem.
------------------------------------
JMI.- Gracias por la información. Muy interesante y bien documentada.


15/03/11 11:20 PM
  
Fijo Ð Algo
Hermano Lucas:

Pregunta y responde usted:

"¿Se refiere a que sus conclusiones son inauditas? Pues nada, medítelas un rato."

Mas le valdría a usted mismo, por el bien de su alma, meditar sobre las leyes canónicas que la FSSPX rompe continuamente, ya que usted me pidió que se lo concretase. Medite y medite bien, porque en la ley canónica, le guste o no, solo existe una autoridad y esta proviene de Roma. Es la FSSPX quien se tiene que sujetar a Roma y no Roma la que se tiene que sujetar a la FSSPX. Medítelo. Y cuando lo acabe de meditar medítelo otra vez. Y otra. Y otra. Y otra. Este es mi consejo. Ahora hermano, haga usted lo que le venga en gana.
15/03/11 11:51 PM
  
José María Iraburu
Señores, se cierra la Sala de los Comentarios. En dos días y medio han entrado 150, y algunos bastante largos. Ya son bastantes.

Además, como tengo otros trabajos (y no es el menor escribir el próximo artículo), y como moderar los comentarios lleva mucho tiempo, no puedo seguir en esa labor.

Gracias a todos los comentaristas.
Dios les bendiga.

16/03/11 12:09 AM

Los comentarios están cerrados para esta publicación.