22.07.18

Quien vota a favor del aborto peca gravemente pero no está excomulgado

Cada vez que se produce un debate sobre la aprobación de una ley a favor del aborto, surgen voces dentro de la Iglesia asegurando que los que voten a favor de leyes así, especialmente en el caso de que sean diputados, ministros o presidentes del gobierno, quedan excomulgados. Pues bien, no es cierto.

Los obispos de EE.UU emitieron una consulta a la Santa Sede en la que se abordaba esa cuestión.  Respondió el por entonces Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, cardenal Josep Ratzinger. En su carta “Dignidad para recibir la Sagrada Comunión. Principios Generales” leemos:

3. No todos los asuntos morales tienen el mismo peso moral que el aborto y la eutanasia. Por ejemplo, si un católico discrepara con el Santo Padre sobre la aplicación de la pena de muerte o en la decisión de hacer la guerra, éste no sería considerado por esta razón indigno de presentarse a recibir la Sagrada Comunión. Aunque la Iglesia exhorta a las autoridades civiles a buscar la paz, y no la guerra, y a ejercer discreción y misericordia al castigar a criminales, aún sería lícito tomar las armas para repeler a un agresor o recurrir a la pena capital. Puede haber una legítima diversidad de opinión entre católicos respecto de ir a la guerra y aplicar la pena de muerte, pero no, sin embargo, respecto del aborto y la eutanasia.

4. Aparte del juicio de un individuo respecto de su propia dignidad para presentarse a recibir la Santa Eucaristía, el ministro de la Sagrada Comunión se puede encontrar en la situación en la que debe rechazar distribuir la Sagrada Comunión a alguien, como en el caso de un excomulgado declarado, un declarado en entredicho, o una persistencia obstinada en pecado grave manifiesto (cf. canon 915).

5. Respecto del grave pecado del aborto o la eutanasia, cuando la cooperación formal de una persona es manifiesta -entendida, en el caso de un político católico, como hacer campaña y votar sistemáticamente por leyes permisivas de aborto y eutanasia-, su párroco debería reunirse con él, instruirlo respecto de las enseñanzas de la Iglesia, informándole que no debe presentarse a la Sagrada Comunión hasta que termine con la situación objetiva de pecado, y advirtiéndole que de otra manera se le negará la Eucaristía.

6. Cuando «estas medidas preventivas no han tenido su efecto o cuando no han sido posibles», y la persona en cuestión, con obstinada persistencia, aún se presenta a recibir la Sagrada Comunión, «el ministro de la Sagrada Comunión debe negarse a distribuirla» (cf. Declaración del Pontificio Consejo para los Textos Legislativos «Sagrada Comunión y Divorcio, Católicos vueltos a casar civilmente» [2002], n. 3-4). Esta decisión, propiamente hablando, no es una sanción o una pena.

Como bien deberían saber todos, no es lo mismo no poder tomar la Sagrada Comunión que recibir la pena de excomunión. 

Leer más... »

19.07.18

Breves reflexiones (XII)

Sin cruz no hay santidad. Quien no es probado, no crece en la fe. La gracia nos capacita para llevar la cruz y soportar la prueba.

Bienaventurada es el alma que cuando reza, adora; que cuando implora, reconoce y acepta la soberanía divina.

Dichoso aquel que cuando reza es guiado por el Espíritu Santo para pedir lo que conviene.

El llanto de arrepentimiento del alma contrita es agua viva salvífica.

Anhela la santidad y llegarás a ser siervo de Dios.

Pide a María que te enseñe a amar a Cristo. Pide a Cristo que te enseñe a amar a María. Asienta tu corazón sobre el trono de sus Sagrados Corazones.

Descálzate de apetencias carnales cuando entres en oración. Estás en lugar santo.

Busca el bien que Dios quiere regalarte cuando el mal o el dolor parezcan rodearte por completo.

El alma llagada por el dolor que se ofrece a Dios es instrumento de redención.

Nada bueno tienes o haces que no sea don divino. La humillación y la gratitud te vacunan contra el orgullo.

Luis Fernando Pérez

Breves reflexiones (XI)
Breves reflexiones (X)
Breves reflexiones (IX)
Breves reflexiones (VIII)
Breves reflexiones (VII)
Breves reflexiones (VI)
Breves reflexiones (V)
Breves reflexiones (IV)
Breves reflexiones (III)
Breves reflexiones (II)
Breves reflexiones (I)

14.06.18

Perros mudos

Palabra del Señor por medio del profeta Isaías:

Oráculo del Señor Dios, que congrega a los dispersos de Israel. «Aún congregaré a otros, con los ya congregados». Fieras todas del campo, venid a comer, fieras todas del bosque.  Sus guardianes son ciegos todos ellos, no se dan cuenta de nada; todos son perros mudos, incapaces de ladrar, soñolientos, tumbados, amigos de dormitar. Y los perros voraces fueron insaciables. Son pastores que no saben discernir. Todos ellos se volvieron a sus caminos, cada cual a su interés, sin excepción.  «¡Venid! ¡Voy a tomar vino! ¡Emborrachémonos de licor! Y mañana será como hoy, y aún mucho más».
Isaías 56,8-12

Como ocurrió hace poco en Irlanda, en el día de hoy, Argentina ha cruzado el dintel de la puerta ancha hacia la ignominia, dando el primer paso para despenalizar el aborto. 

Muchos han sido los argentinos que han elevado su voz contra esta desgracia. Pero también han habido silencios.

Leer más... »

5.06.18

Mons. Ladaria: dos de dos

En apenas una semana hemos publicado en Infocatólica dos noticias realmente importantes que tienen como protagonista al arzobispo jesuita que ha recibido el encargo del Papa de la promoción y defensa de la fe católica:

Mons. Luis Ladaria, Prefecto de la CDF, en un artículo publicado en L´Osservatore Romano, lamenta que, pese al carácter definitivo de la doctrina sobre la ordenación sacerdotal reservada solo para hombres, sigue habiendo quienes confunden a los fieles.

Por medio de una carta enviada por Mons. Luis Ladaria, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, y con la aprobación del Papa, la Santa Sede ha ordenado no publicar la guía de la Conferencia Episcopal Alemana a favor del acceso a la comunión de los cónyuges protestantes de matrimonios mixtos.

Efectivamente, la Congregación para la Doctrina de la Fe (CDF) es el dicasterio encargado de promover y defender la fe. Ambas realidades necesariamente han de ir de la mano. El actual Prefecto, y en breve cardenal, Mons. Ladaria, explicaba tal hecho en una entrevista concedida a Vatican.news

… si nosotros tenemos como función promover y defender la fe pues, evidentemente, la promoción de la fe tiene que ver con el anuncio, es algo eminentemente pastoral. Defender también la fe, porque si en algún momento la fe está amenazada por una razón o por otra, también defenderla es algo eminentemente pastoral.

La fe es algo que nos lleva a la salvación, ¿verdad? Y por consiguiente todo lo que sea promover, defender la fe, es eminentemente pastoral. Sin olvidar que nosotros tenemos una responsabilidad en el campo disciplinar. Y también aquí, no es indiferente para la vida de la Iglesia, que estos casos muchas veces tristes, con los cuales nos encontramos, sean tratados también con justicia y sean tratados teniendo muy presente que también esto incide muy profundamente en la vida de fe de las personas.

Si todo dicasterio vaticano está al servicio del ministerio petrino, y por tanto al servicio de la Iglesia, el que preside el prelado español tiene una misión especialmente “delicada". Sobre todo en tiempos donde la sana doctrina está siendo sacudida tanto desde fuera como, y esto es lo más grave, desde dentro de la propia Iglesia.

Leer más... »

28.05.18

La educación católica y su impacto en la sociedad

Según un estudio de impacto socioeconómico que ha realizado PwC, por cada euro que se invierte en la educación católica, la sociedad recibe cuatro veces más. Dando por hecho que el estudio está bien hecho, la conclusión es que, a nivel económico la educación católica le sale rentable a España.

Ahora bien, ¿cuál es el factor esencial para medir la repercusión de dicha educación? El dinero no, desde luegoMás del 18% de la educación en el nivel no universitaria está atendida por instituciones vinculadas a la Iglesia católica. ¿Cúantos alumnos de esos centros son católicos practicantes? ¿Cuántos en relación a los colegios públicos? ¿Cuántos de los más de cien mil profesores? ¿Alguien lo sabe?, ¿alguien lo estudia?, ¿alguien lo analiza y saca consecuencias? 

Según los datos del CIS del año 2017, el porcentaje de jóvenes entre 18 y 24 años que son religiosos practicantes -lo cual no incluye solo a los católicos- es del 3,4%. El de aquellos que no creen en nada alcanza el 47,7%. El resto creen pero no practican nada o practican muy poco.

No hace falta ser un lince para llegar a la conclusión de que el impacto religioso de la escuela católica es mínimo. Estamos ante un fracaso histórico. 

No sería justo atribuir solo a la escuela católica dicho fracaso. La familia debería ser el lugar principal donde se transmite la fe. Lo que ocurre es que estamos ya en una generación de padres que en su mayor parte no son católicos practicantes. Y no se puede transmitir lo que no se tiene. Si hubiera una escuela que mereciera realmente el nombre de católica, esa drama familiar podría amortiguarse. Pero díganme ustedes cuántos colegios católicos conocen a los que NO se puede aplicar lo que tan brillantemente ha definido Pedro Luis Llera como “La Escuela Intranscendente del Nuevo Paradigma”.

De hecho, raro es el mes en que InfoCatólica, a través de RIES, no informa sobre alguna actividad llevada a cabo en un centro católico incompatible con la espiritualidad cristiana. Esos centros no solo no forman en la fe católica, sino que deforman.

Si el presente es sombrío, el futuro puede ser tenebroso por completo. Con apenas un 3% de católicos practicantes entre los jóvenes, ¿qué posibilidades hay de que haya familias auténticamente cristianas en los próximos 20 años? Ni aunque tuvieran la “suerte” de casarse entre sí o, cosa que no suele ser fácil que pase, los practicantes casados con no practicantes consiguieran educar a sus hijos en la fe, el porcentaje de jóvenes católicos dentro de dos décadas puede ser absolutamente marginal, inferior al 1%. Es más, ¿de dónde van a salir los futuros profesores católicos para las escuelas católicas?

Decir esto no es ser profeta de calamidades, sino analista de los hechos. El catolicismo español está en plena agonía y va a desaparecer casi por completo si nada cambia. 

Leer más... »