InfoCatólica / Schola Veritatis / Categoría: Sagrada Liturgia

16.04.21

Pascua, anticipo de eternidad

Resurrección

HOMILÍA

Padre Pedro Pablo Silva, SV

Iº Domingo del Tiempo Pascual

La Pascua en la Liturgia, un anticipo de la eternidad

Hemos terminado hace poco el tiempo de Cuaresma que la Liturgia nos hace vivir tan intensamente. La Cuaresma es como una mala noche en una mala posada – que diría Santa Teresa-, como la vida humana, pero con esperanza…, mirando una luz lejana que ha de venir al final de esos 40 días.

Y luego viene la Semana Santa que es muy intensa, muy fuerte, donde la Sagrada Liturgia nos lleva a vivir, como en carne propia, la pasión, la muerte, la negación de los discípulos, el significado de nuestro propio pecado en la crucifixión del Señor y, finalmente, su Resurrección. Luego, la Sagrada Liturgia nos ha hecho vibrar con la Octava de Pascua. Y actualmente entramos en este tiempo Pascual de 40 días, los cuales son como haber traspasado el umbral de esta vida -luego de la noche del Viernes Santo- para vivir en la eternidad, estando aún en este mundo.

Mirar la vida de los discípulos nos ayuda a nosotros a entender cómo vivir mejor esta etapa en que estamos, el tiempo Pascual. Mirar a San Pedro, a Santa María Magdalena y a los demás, atemorizados después de la Pasión del Señor, pero felices después de la Resurrección…, después de la venida del Espíritu Santo…, con una certeza, una valentía y una fortaleza interior que realmente nos admiran, pues no nos debemos olvidar que ellos negaron y apostataron de Cristo prácticamente todos.

Leer más... »

10.04.21

Resurrección de Cristo y pandemia

HOMILÍA

Padre Pedro Pablo Silva, SV

PASCUA – 04 abril 2021

Pandemia viral y misterio de la Resurrección

Ha sido a través de las ideas de la Ilustración en el siglo XVIII, y sobre todo de su difusión con la Enciclopedia, cuando empezó a correr la idea de que el mundo era independiente de Dios. Dios creó el mundo, le dio un puntapié, le dio sus leyes y el mundo ya podía correr por sí solo; Dios, ocupado en lo suyo, y nosotros en lo nuestro. Por lo tanto, el mundo se rige por sus propias leyes con absoluta independencia de Dios.

Leer más... »

14.03.21

Nuestra victoria en Cristo contra Satanás

HOMILÍA III SEMANA DE CUARESMA

Padre Pedro Pablo Silva, SV

Lc 11,14-28

JESÚS Y BELZEBÚ

Una casa dividida contra sí misma

Estaba expulsando un demonio que era mudo; sucedió que, cuando salió el demonio, rompió a hablar el mudo, y las gentes se admiraron. Pero algunos de ellos dijeron: «Por Beelzebul, Príncipe de los demonios, expulsa los demonios».

Otros, para ponerle a prueba, le pedían una señal del cielo. Pero él, conociendo sus pensamientos, les dijo: «Todo reino dividido contra sí mismo queda asolado, y casa contra casa, cae. Si, pues, también Satanás está dividido contra sí mismo, ¿cómo va a subsistir su reino? Porque decís que yo expulso los demonios por Beelzebul. Si yo expulso los demonios por Beelzebul, ¿por quién los expulsan vuestros hijos? Por eso, ellos serán vuestros jueces.

Pero si por el dedo de Dios expulso yo los demonios, es que ha llegado a vosotros el Reino de Dios. Cuando uno fuerte y bien armado custodia su palacio, sus bienes están en seguro; pero si llega uno más fuerte que él y le vence, le quita las armas en las que estaba confiado y reparte sus despojos». «El que no está conmigo, está contra mí, y el que no recoge conmigo, desparrama».

Leer más... »

5.11.20

Tiempos de oración eucarística

En tiempos de tribulación, de oscuridad, de pecado, a la vista de un mundo que se precipita a su ruina y de nuestra dolorosa infidelidad como Iglesia de Cristo, los medios humanos y naturales no son proporcionados. De rodillas ante la presencia real y substancial de Jesús en la Eucaristía, en el Corazón Inmaculado de la Virgen María, es donde se da el verdadero y gran combate.

La Sagrada Liturgia de la Iglesia ofrece a la piedad del pueblo cristiano un alimento sólido y seguro. A continuación, para esos momentos de adoración silenciosa -que es de esperar todos tengamos-, compartimos la traducción de algunos cantos eucarísticos muy antiguos, cuya belleza, en sus letras y melodías gregorianas, han embellecido el culto católico durante siglos.


1. Adoro te devote

Te adoro devotamente, Deidad latente, que bajo estas figuras verdaderamente estás escondida: a ti se entrega totalmente mi corazón, porque contemplándote enteramente desfallece.

Oh memorial de la muerte del Señor, pan vivo que das la vida al hombre, otorga a mi alma vivir de ti y gustar siempre tu dulzura.

Jesús, a quien velado ahora contemplo, te pido se cumpla aquello que tanto ansío: que contemplándote cara a cara, sea bienaventurado con la visión de tu gloria.

Amén.

Leer más... »

6.08.20

Hagamos una tienda junto a Cristo Transfigurado

Teófanes el Griego (+1410), La Transfiguración

De los sermones de San Agustín, obispo, sobre los Evangelios Sinópticos

Hermanos amadísimos, debemos contemplar y comentar esta visión que el Señor hizo manifiesta en la montaña. En efecto,a ella se refería al decir: En verdad os digo que hay aquí algunos de los presentes que no gustarán la muerte hasta que vean al Hijo del hombre en su reino. Con estas palabras comenzó la lectura que ha sido proclamada. Después de seis días, mientras decía esto, tomó a tres discípulos, Pedro, Juan y Santiago, y subió a la montaña. Estos tres eran de los que había dicho hay aquí algunos que no gustarán la muerte hasta que no vean al Hijo del hombre en su reino.

El mismo Señor Jesús resplandeció como el sol; sus vestidos se volvieron blancos como la nieve y hablaban con él Moisés y Elías. El mismo Jesús resplandeció como el sol, para significar que él es la luz que ilumina a todo hombre que viene a este mundo. Lo que es este sol para los ojos de la carne, es aquél para los del corazón. Sus vestidos, en cambio, son su Iglesia. Los vestidos, si no tienen dentro a quienes los llevan, caen. ¿Qué tiene de extraño señalar a la Iglesia en los vestidos blancos, oyendo al profeta Isaías que dice: Y si vuestros pecados fueran como escarlata, los blanquearé como nieve? ¿Qué valen Moisés y Elías, es decir, la ley y los profetas, si no hablan con el Señor? Si no da testimonio del Señor, ¿quién leerá la ley? ¿Quién los profetas? Ved cuan brevemente dice el Apóstol: Por la ley, pues, el conocimiento del pecado; pero ahora sin la ley se manifestó la justicia de Dios: he aquí el sol. Atestiguada por la ley y los profetas: he aquí su resplandor.

Leer más... »