Cuatro reflexiones sobre el castigo divino

Recientemente, varios compañeros de InfoCatólica (José Miguel Arráiz, Néstor Martínez, Fray Nelson Medina OP) escribieron brillantes artículos contra el grave error doctrinal que se comete al afirmar que Dios no castiga. Dada la importancia de la cuestión, quiero realizar un aporte a esta controversia, aunque sea muy modesto.

En primer lugar, recuerdo un breve artículo sobre este tema que publiqué en InfoCatólica hace tres años: Dios castiga. Lo principal que quise transmitir allí es que la existencia del castigo divino es una obviedad en la Biblia, algo que está presente en ella de punta a punta, del Génesis al Apocalipsis.

En segundo lugar, quisiera ilustrar hasta qué punto la tesis de que Dios no castiga es novedosa y contraria a la doctrina católica tradicional. Lo haré citando un viejo catecismo español que, nada menos que al presentar a Dios, enseña lo siguiente:

“¿Quién es Dios? - Dios es nuestro Padre, que está en los cielos, Creador y Señor de todas las cosas, que premia a los buenos y castiga a los malos.” (Catecismo de la Doctrina Cristiana, Primer Grado, sexta edición, Madrid 1964, n. 7).

Lo que pretendo hacer comprender con esta cita es que la doctrina de que Dios castiga a los malos es una parte tan obvia de la fe cristiana que, hasta hace 50 años, todos los niños católicos la aprendían al principio de su catequesis, generalmente a los 6 o 7 años de edad.

En tercer lugar, subrayo que la doctrina sobre el juicio divino (el juicio particular inmediatamente después de la muerte y el juicio final en la Parusía) es una parte irrenunciable del dogma católico. El juicio final figura incluso en el Credo de los Apóstoles: “desde allí (Jesucristo) ha de venir a juzgar a vivos y muertos”.

Es sabido que en algunos sistemas judiciales existe la figura del jurado, cuya función es determinar la inocencia o culpabilidad de la persona juzgada. Cuando hay un jurado, el juez se limita a dirigir el proceso judicial y, si el jurado encontró culpable al acusado, a establecer la pena que se le debe aplicar. Pues bien, según la Divina Revelación, en el juicio divino Jesucristo no actúa como Jurado sino como Juez, y Juez sin jurado. Él mismo absuelve o condena a cada uno y además, cuando corresponde, establece las penas.

En cuarto y último lugar, subrayo que la tesis (a mi juicio herética) de que Dios no castiga puede conducir fácilmente a una noción típica de las religiones hinduista y budista, pero ajena y contraria a la fe cristiana. Me refiero al Karma, una ley impersonal y suprema que determina “mecánicamente” las consecuencias necesarias de los actos humanos buenos o malos, tanto en esta vida terrena, como en las sucesivas vidas de la larga cadena de las reencarnaciones del alma.

En efecto, si las penas (=castigos), temporales o eternas, no son impuestas por Dios, si Él mismo querría evitarlas pero no puede hacerlo, entonces no estamos hablando ya del Dios todopoderoso de la fe cristiana, sino de un ser que, por muy excelso que sea, está él mismo sometido a una ley superior a su voluntad.

Daniel Iglesias Grèzes


InfoCatólica necesita vuestra ayuda.


Para suscribirse a la revista virtual gratuita de teología católica Fe y Razón , por favor complete y envíe este simple formulario. Recomendamos dejar el formato HTML.
Se enviará automáticamente un mensaje a su email pidiendo la confirmación de la suscripción. Luego ingrese a su email y confirme la suscripción, presionando el enlace correspondiente.

26 comentarios

  
Tony de New York
Amen!!!
14/06/14 2:50 PM
  
Ricardo de Argentina
Hará cosa de 15 años atrás, quien era nuestro párroco nos pidió a mi esposa y a mí que, al menos por un año, diésemos catequesis en una escuelita rural que él no podía atender. Aceptamos, pero, ¿cómo hacerlo?. Nuestra única catequesis había sido la que habíamos dado a nuestros niños con los rudimentos aprendidos en la infancia.
Descartamos los manuales "catequéticos" que circulaban, por confusos, y optamos por un viejo Catecismo de San Pío X, el cual nos resultó una guía valiosísima. Y allí, lo recuerdo bien, se enseñaba esa verdad de a puño: "Dios premia a los buenos y castiga a los malos".
Punto.
14/06/14 3:08 PM
  
Daniel Riquelme
Excelente post.

Para contribuir a la tesis de que Dios sí castiga, copio el punto 126 del Catecismo Mayor de san Pío X (negrita mía).

126.- ¿Qué nos enseña el séptimo artículo: DESDE ALLÍ HA DE VENIR A JUZGAR A LOS VIVOS Y A LOS MUERTOS? - El séptimo artículo del Credo nos enseña que al fin del mundo Jesucristo, lleno de gloria y majestad, vendrá del cielo para juzgar a todos los hombres, buenos y malos, y dar a cada uno el premio o el castigo que hubiere merecido.

Saludos.
14/06/14 3:34 PM
  
Renzo
Daniel y resto de colaboradores de Infocatólica que han escrito sobre este tema,

Si tan claro lo tenéis no entiendo vuestra pretensión de anticiparos al castigo divino aquí y ahora exigiendo condena y castigo para cualquiera que haga o diga lo que os parece inadmisible desde vuestra fe. Una de dos, o no tenéis mucha confianza en que Dios haga su trabajo o pensáis que sois como Él y os arrogáis el derecho a juzgar y castigar como Él lo haría.

Saludos.



---

DIG: No pido el castigo divino. Sostengo que la Divina Revelación afirma la existencia del castigo divino.

Por otra parte, la voluntad del cristiano debe obedecer a la voluntad de Dios, Quien no quiere el pecado pero, dado el pecado, quiere la pena que castiga el pecado con justicia.
14/06/14 3:38 PM
  
JGC
En Sodoma y Gomorra la totalidad de la población, por unanimidad (no había ni siquiera diez discrepantes, segun el relato bíblico) había escogido libremente un tipo de "orientación sexual". De acuerdo con las "normas democráticas" hoy día imperante, este opción sexual libremente adoptada por abrumadora mayoría debería ser no solo respetada, sino casi obligatoria. Pero Dios no lo aceptó y destruyó a los habitantes de Sodoma y Gomorra, a todos, con la sola excepción de la familia de Lot que fue avisada para escapar a tiempo.

Se pueden sacar conclusiones obvias a estas dos preguntas, teniendo en cuenta que la Biblia es palabra de Dios: ¿Dios no castiga? ¿Dios se somete a la voluntad mayoritaria libremente expresada (democracia)?. Me temo que algunos, especialmente aquellos más vinculados a la política moderna, incluso dirían que Dios es fascista. Pero ya sabemos lo que podemos esperar en el tiempo que nos ha tocado vivir, si de verdad creemos en la Verdad Revelada, desde el Génesis al Apocalipsis: un tremendo y merecido CASTIGO, que por desgracia parece inevitable.

---

DIG: La democracia se convierte en un grave error cuando se considera que la soberanía popular es absoluta, no limitada por la ley de Dios, ni mucho menos por la Constitución.
14/06/14 4:04 PM
  
Martin Ellingham
No sólo "puede conducir fácilmente a una noción típica de las religiones hinduista y budista" sino a una forma de deísmo en la que el "gran arquitecto" no puede ejercer su justicia vindicativa mediante castigos temporales, o a un "buenismo correccionalista" que no toma en consideración que el pecado introduce un desorden que Dios repara mediante el justo castigo (que tiene un fin retributivo y no sólo correccional).

Saludos.
14/06/14 4:40 PM
  
Luis Fernando
Muy buen post, Daniel.

Renzo, usted no entiende nada. No es que nosotros tengamos o dejemos de tener nada claro. Es que la doctrina católica sobre este tema es muy clara. Y el que la niega pertinazmente, incurre en herejía.

Por otra parte, la ley canónica indica que el castigo de la herejía es excomunión "lateae sententiae", es decir, que se está en ella sin necesidad de que la misma se declare públicamente por la autoridad eclesiástica. Es decir, no tenemos que pedir ningún "castigo", pues ya lo marca dicha ley.
14/06/14 5:41 PM
  
Adrián Ferreira (UnCatolico)
Efectivamente es herética la postura "Dios no castiga"


Satisfacemos a Dios por los pecados (en cuanto a la pena temporal) de 3 modos:

•con los castigos que Dios nos inflige
•con los castigos que el sacerdote nos impone
•con los castigos espontáneamente tomados


Censura: Herejía Pena: Excomunión


« Can. 13. Si alguno dijere que en manera alguna se satisface a Dios por los pecados en cuanto a la pena temporal por los merecimientos de Cristo con los castigos que Dios nos inflige y nosotros sufrimos pacientemente o con los que el sacerdote nos impone, pero tampoco con los espontáneamente tomados, como ayunos, oraciones, limosnas y también otras obras de piedad, y que por lo tanto la mejor penitencia es solamente la nueva vida, sea anatema [cf. 904 ss] » Concilio Dogmático de Trento, Sesión XIV, Cánones sobre el sacramento de la penitencia (cf. Dz 1713)
14/06/14 5:44 PM
  
Néstor
Muy buena presentación, Daniel.

Saludos cordiales.
14/06/14 7:25 PM
  
Renzo
Luis Fernando, lo entiendo muy bien, en realidad esta es una de las cuestiones en que se os entiende perfectamente.
Por otra parte esa ley canónica a la que haces referencia puede servir para quienes son creyentes pero ¿por qué tendría que aplicarse a quien no cree en Dios ?. No es que me importe que se me excomulgue, me preocupa más que exijáis castigos más directos y de efectos físicos e inmediatos. Las leyes divinas deberían quedar reservadas para quienes creen en la divinidad, para el resto están las leyes humanas, imperfectas pero que se pueden cambiar y mejorar ya que no son dogmas.

Saludos.

---

DIG: La Iglesia Católica, como toda institución, tiene una legislación interna (en su caso, el derecho canónico) que prevé la aplicación de sanciones contra quienes violan sus propias normas. Eso es absolutamente razonable. No se puede prohibir a la Iglesia lo que se permite a cualquier club deportivo o social: que exija a sus miembros un mínimo de lealtad.

El derecho canónico no prevé castigos físicos, así que tu preocupación no tiene fundamento. Por otra parte, obviamente el derecho canónico se aplica en principio sólo a los católicos. Se aplica a los no católicos sólo en la medida en que se relacionan con la Iglesia Católica, como por ejemplo en los matrimonios mixtos o con disparidad de culto.

Las leyes divinas, en cambio, se aplican a todos los hombres, creyentes o no, porque Dios es el Creador de todos y juzgará a cada uno, retribuyéndolo según sus obras buenas o malas.

14/06/14 9:06 PM
  
Teo
Si Dios no castiga, ¿por qué Pío XII dijo lo que sigue?

Tampoco podemos pasar en silencio un nuevo crimen llevado a cabo, y contra el cual vivamente deseamos reclamar, no sólo vuestra atención, sino también la de todo el clero, la de cada uno de los padres y la de los mismos gobernantes: Nos referimos a determinados designios perversos de la impiedad contra la cándida inocencia de los niños. Ni siquiera se ha perdonado a los niños inocentes, pues, por desgracia, no faltan quienes, temerarios, osan hasta arrancar aun las mismas flores que crecían como la más bella esperanza de la religión y de la sociedad en el místico jardín de la Iglesia. Quien meditare sobre esto no se extrañará de que por todas partes los pueblos giman bajo el peso del divino castigo y vivan temiendo desgracias todavía mayores. (Encíclica Ingruentium Malorum, Pío XII).
14/06/14 9:27 PM
  
Luis Fernando
Oiga, Renzo, yo a Dios le pido que perdone, no que condene.
Si en ese proceso del perdón, Dios quiere usar el castigo para corregir o como penitencia, es cosa suya, no mía. Pero jamás se me ocurriría pedir a Dios que castigara a alguien físicamente.
15/06/14 1:10 PM
  
Ricardo de Argentina
"Las leyes divinas deberían quedar reservadas para quienes creen en la divinidad,..."
---

Renzo, el Liberalismo Dogmático que profesas te ha jugado una mala pasada, llevándote a afirmar algo impropio de una persona inteligente.

Tanto las Leyes Divinas como las Leyes Naturales han sido creadas por Dios con Jurisdicción Universal. ¿O acaso llueve sólo sobre los buenos? ¿O el sol no ilumina también a los impíos?
Te hago mención de las Leyes Naturales, en las que crees, para que entiendas por analogía que otro tanto sucede con las Leyes Divinas, en las que no crees. Pero de las que no obstante te consideras autorizado a opinar alegremente.
...


(Que una criatura se crea con autoridad, derechos o lo que sea, para determinar, él, los límites del alcance de las Leyes de Dios, no es solamente una insolencia sino además, es una ofensa a la inteligencia.
Lo cual demuestra, una vez más, que Dios confunde a quienes lo desafían.)
15/06/14 3:44 PM
  
Pol Llaunas
""""la tesis (a mi juicio herética) de que Dios no castiga puede conducir fácilmente a una noción típica de las religiones hinduista y budista, pero ajena y contraria a la fe cristiana. Me refiero al Karma, una ley impersonal y suprema que determina “mecánicamente” las consecuencias necesarias"""

La experiencia contemporánea es exactamente la contraria.

La idea -bastante lógica y razonable para quien cree en una vida eterna ligada a los actos terrenales- de que el pecado nos lleva de forma impersonal a un castigo eterno (el "karma", en lenguaje popular) hace que acudamos a Cristo, Salvador, para salvarnos por su gracia (como explicaba Bono el de U2 en varias ocasiones: por ejemplo, en Espada de Doble Filo, Bono-el-karma-y-la-gracia)

En cambio, el Dios Castigador asusta al hombre como un niño se asusta de un padre airado, o bien, como sucede en Haití y otras culturas fatalistas (y en casi todo el paganismo) le esclaviza por el temor de que cualquier cosa puede ser un castigo divino: "somos malos y merecemos ser castigados", dicen en Haití los que siguen la religiosidad natural ante cada desastre, pobreza, etc...

Es mentalidad de esclavo: "si el Amo me pega, será que algo he hecho..." En cambio, en Haití los verdaderamente cristianizados saben que el terremoto no era castigo, que Dios es amor, y le alaban... es mentalidad de hijos. [Lo explica bien una misionera catalana en Haití: en ForumLibertas, noticia 21157]

Moral de esclavos frente a moral de hijos... ahí está el asunto.

Al hijo se le corrige.
Al esclavo se le castiga, usa, abusa y hace cualquier cosa..¡que por eso uno es Amo!

---

DIG: Tu error principal está en asimilar el castigo divino al abuso y separarlo de la corrección. El castigo divino no es ningún abuso, sino una pena justa, merecida por el pecador. Las penas temporales tienen, entre otros fines, un fin correctivo, medicinal. También es un error contraponer la misericordia divina a su justicia. Dios es infinitamente misericordioso e infinitamente justo. Que esto sea un misterio para nosotros no quita que sea cierto, según la Revelación.

El Dios revelado por Cristo no es Castigador sino, Creador, Salvador, Santificador y... Remunerador: premia a los buenos y castiga a los malos, porque es justo. Si no, finalmente los malos se saldrían con la suya, burlándose de Dios.

En realidad, la tesis herética de que Dios no castiga puede desembocar en distintos errores: 1) Negar la existencia del castigo; 2) aceptar la existencia del castigo pero sostener que no es impuesto por Dios sino autoimpuesto; 3) aceptar la existencia del castigo pero sostener que es impuesto por una ley o fuerza impersonal, no por Dios.

Los padres buenos corrigen muchas veces aplicando penas justas, es decir castigos justos, a sus hijos. Revisa el diccionario y verás que el castigo no guarda ninguna relación necesaria con el abuso o la crueldad.
16/06/14 10:25 AM
  
Renzo
Luis Fernando, pues me alegro de que sea como dices, ahora sólo falta que tampoco se lo pidáis a los jueces (lo del castigo físico, cárcel incluida, quiero decir).

Ricardo de Argentina,

Lo inteligente es no creer en seres imaginarios, no creer que hay unas leyes divinas a las que todos debemos someternos simplemente por que alguien dice que debe ser así. En resumen lo inteligente es no ser como vosotros.
¿Daniel, me permitirás que me exprese de ese modo después de haberme llamado insolente y falto de inteligencia, o censurarás mi mensaje?

Saludos.

---

DIG: Hay muchas excelentes razones para creer en Dios. No es razonable creer que en el principio fue la Nada, el Caos, el Vacío, el Absurdo o lo Irracional. En el principio fue el Logos. Por eso el mundo creado por Él es racional, ordenado, inteligible, etc.

El perdón cristiano no es un acto de indiferencia moral. Los cristianos debemos amar y perdonar como Dios ama y perdona. Pues bien, Dios ofrece siempre y a todos su perdón, pero sólo lo reciben los que se arrepienten y convierten. Dicho de otro modo, debemos estar siempre dispuestos a perdonar a todo aquel que quiera recibir el perdón.

El orden moral es distinto al orden jurídico, y el perdón no anula la justicia. La víctima de un delito puede perdonar al delincuente, pero ese perdón no implica que el delincuente no deba cumplir una pena justa.

(Advertencia a todos los comentaristas: los insultos no están permitidos en este blog).
16/06/14 11:45 AM
  
Pol LLaunas
"""Dios es infinitamente misericordioso e infinitamente justo. Que esto sea un misterio para nosotros no quita que sea cierto, según la Revelación.""

Yo no dudo eso. Yo lo que dudo es que castigos dolorosos y no educativos sean justos o misericordiosos, y por eso dudo que vengan de Dios.

---

DIG: ¿Dudas de la Palabra de Dios y del dogma de la Iglesia Católica? Si es así, no tienes la fe católica. Quien cree, no duda; quien duda, no cree. Otra cosa es tener dificultades intelectuales. Como dijo Newman, "mil dificultades no hacen una sola duda".

---


""El Dios revelado por Cristo no es Castigador"""

Estoy de acuerdo: por eso, si Dios castiga con castigos dolorosos, estériles y no educativos, dudo que sean de Dios, o dudo que sea dios quien lo haga (o dudo que sean castigos).

---

DIG: Pienso que la expresión "Dios Castigador" pretende expresar la idea de un dios que se complace y regodea en castigar; que goza sádicamente al castigar. Es evidente que no es el caso del Dios revelado por Cristo. Dios quiere que todos los hombres se salven, pero premia a los buenos y castiga a los malos. No quiere el mal, pero lo permite, porque hizo al hombre libre. No quiere el castigo de por sí pero, dado el pecado, quiere la pena para restablecer el orden de la justicia y (en el caso de las penas temporales) para corregir o purificar a quien pecó.

---

"""Remunerador: premia a los buenos y castiga a los malos, porque es justo."""

Pero no hay ningún mortal justo: el justo peca 7 veces (sí, la Biblia no dice "al día", pero 7 veces ya basta para condenarse en justicia). Si es remunerador, ninguno nos salvamos. Así que su función como remunerador -si es que alguien se salva- es irrelevante, un pie de nota teórico-bizantino, ante su función como Salvador.

---

DIG: La palabra "pecador" tiene varios significados distintos, que no conviene confundir. Por ejemplo, puede designar a quien sólo tiene pecados veniales o a quien está en pecado mortal. En el sentido más fuerte de "pecado" (el pecado mortal), no todos los hombres son pecadores. Muchos son "justos" (están justificados), es decir, están en estado de gracia. La Redención objetiva causada por el sacrificio de la Cruz no ha sido absolutamente ineficaz en el plano histórico y subjetivo. Muchos han alcanzado definitivamente la santificación y la salvación gracias a Dios, Redentor y Remunerador.

---

"""Si no, los malos se saldrían con la suya, burlándose de Dios.""

Un Dios que no castiga sino que rehace el mundo (un cielo nuevo y una tierra nueva), incluyendo quizá el rehacer a los "malos", no resulta burlado: Dios puede quitar el mal sin necesidad de castigos, y sin ser burlado. No necesitamos predicar el castigo de Dios para evitar que Él sea burlado.

---

DIG: ¿Y cómo haría Dios para rehacer a los malos, sin violar su libertad, que optó definitiva e irrevocablemente contra Dios en la vida y en la muerte? ¿Destruyéndolos? Dios no deja de amar a la obra de sus manos. ¿Convirtiéndolos a la fuerza? Dios respeta nuestra libertad; no quiere robots, sino hijos. ¿Llevándolos al Cielo tal como es, en pecado mortal? Dios es justo, y no se deja burlar. No permitirá que los violadores, torturadores, corruptos, sádicos, genocidas, etc. no arrepentidos destruyan la justicia, la felicidad y la armonía del Cielo. Además, el Cielo no es un campo de concentración, al que uno es llevado a la fuerza.

---


""1) Negar la existencia del castigo; 2) aceptar la existencia del castigo pero sostener que no es impuesto por Dios sino autoimpuesto; 3) aceptar la existencia del castigo pero sostener que es impuesto por una ley o fuerza impersonal, no por Dios.""

Hay puntos intermedios que se pueden concebir. Imaginemos que Dios te revela en el Juicio el mal que has hecho. Revelar conocimiento es un bien. Pero a ti ese conocimiento te duele, porque es conocer y admitir -ya sin engaños, a tu vista- el mal que hiciste. ¿Ese dolor que viene del conocimiento te lo impone Dios? No lo parece: parece más bien que es una consecuencia ontológica, inevitable, de entrar en ese estado en que "ninguna cosa quedará oculta". No es "autoimpuesto" pero tampoco es algo que haga Dios sobre ti.


---

DIG: El dolor de los condenados no tiene nada que ver con el dolor de los pecados de un pecador arrepentido. Nadie puede arrepentirse después de la muerte. Sólo se vive una vez y después viene el juicio. La purificación que experimentan las almas del Purgatorio es benéfica; el Purgatorio es una preparación y una antesala del Cielo. En cambio, las penas infernales son eternas. ¿También se aplican por bien del condenado (quizás un condenado que viera a Dios sería aniquilado)? Son meras especulaciones. Lo que sabemos con certeza por la Revelación es que esas penas tienen un sentido de justa remuneración por las obras malas del pecador endurecido en su pecado.
16/06/14 2:23 PM
  
Pol LLaunas
"""Los padres buenos corrigen muchas veces aplicando penas justas, es decir castigos justos, a sus hijos."""

No tengo nada contra el "castigo educativo", es una pedagogía. Sí lo tengo contra el que no educa. El terremoto de Haití puede educar o no educar, pero desde luego no es a la vez castigo y educativo: si es castigo, no es educativo [pues el Educador no nos ha dicho "lo hago para educarte"]; si es educativo para alguna persona -podemos educarnos en la adversidad-, no lo es por tener categoría de castigo.

---

DIG: Tu razonamiento es confuso. Las penas temporales que Dios impone tienen dos fines: restablecer el orden de la justicia (porque Dios es Justo) y corregir al pecador y a la vez disuadir a otros de emprender el camino del mal (porque Dios es Sabio). Que en un caso particular la pena temporal no logre su fin correctivo no significa que ese fin no exista. Es una de las contingencias posibles debido a la libertad humana.

---

""Revisa el diccionario..."

Necesito un diccionario de hebreo de Antiguo Testamento. He visto muchos posts sobre "castigo" y ninguno me dice cuántas palabras usa el hebreo para ese concepto, si todos son "castigo educativo" o si existe en hebreo el concepto "castigo vindicativo", etc... Aquí mucha gente aplica categorías del derecho romano... que me parecen tan irrelevantes como si me hablasen del derecho zulú.

---

DIG: La noción de castigo divino está muy presente en los textos originales de la Biblia, en hebreo y en griego; no procede de las traducciones de la Biblia al latín. La Biblia está bastante bien traducida al español. No hay motivo alguno para sospechar que nuestras traducciones están tergiversadas en este punto concreto. La noción de "castigo divino" no está presente sólo en pasajes en los que aparece explícitamente una expresión con ese significado, sino también implícitamente en muchísimas acciones divinas narradas en la Biblia.

---

Hace 5 años Fray Nelson predicó en Madrid esto: ---""Efesios 6,1-9: "Padres, no exasperéis a los hijos; formadlos con instrucción; amos, tratad a vuestros esclavos sin amenazas, recordad que tenéis un Amo en el Cielo". "No exasperar" implica conocer los límites de nuestros subordinados, y no rebasarlos. "Instrucción" significa explicar los porqués, razonar las cosas, no limitarse a aplicar la autoridad". ----

Si Dios es Padre ¿será distinto a este modelo que San Pablo enseña? Formará con instrucción, sin exasperar... y predicar castigos exaspera a muchos de sus hijos.

---

DIG: ¿Por qué habría de exasperar a un buen cristiano que Dios sea Sabio y Justo?

---

Y si es Amo, ¿será distinto al modelo de amo bueno que San Pablo enseña? Tratará sin amenazas... ¿y no es amenaza predicar que te pueden castigar -muy distinto a avisar de que cierta vía lleva a un desastre o precipicio-?

---

DIG: El Dios revelado por Cristo "no se limita a aplicar su autoridad". Se revela, educa, etc. Pero llegado el momento, también juzga y eventualmente condena. Esto es meridianamente claro en la Biblia y en toda la Tradición eclesial.
16/06/14 2:28 PM
  
J.
"Cuando hay un jurado, el juez se limita a dirigir el proceso judicial y, si el jurado encontró culpable al acusado, a establecer la pena que se le debe aplicar. Pues bien, según la Divina Revelación, en el juicio divino Jesucristo no actúa como Jurado sino como Juez, y Juez sin jurado. Él mismo absuelve o condena a cada uno y además, cuando corresponde, establece las penas."

Pienso que hay una perícopa que informa que quien acusa es la Palabra y que quien condena son las obras propias.



---

DIG: El Credo de Nicea-Constantinopla dice: "Y de nuevo (Jesucristo) vendrá con gloria, para juzgar a vivos y muertos, y su Reino no tendrá fin".

Jesucristo vendrá de nuevo para juzgarnos, no para acusarnos. Él es el Juez del juicio final (cf. Mateo 25).
16/06/14 4:04 PM
  
M. Virginia
Enhorabuena por tu sintético y muy preciso post, Daniel. Muchísimas gracias!
16/06/14 4:39 PM
  
Martin Ellingham
Daniel: Te envié por correo un texto que es un poco largo para dejarlo como comentario. Espero te sea de utilidad.
Saludos.

---

DIG: Lo leí. Está muy bueno. Muchas gracias, Martin.
17/06/14 10:02 AM
  
Pol Llaunas
Publico "de atrás para adelante" para que aparezcan en orden, a ver si se entiende.

- DIG: No hay motivo alguno para sospechar que nuestras traducciones están tergiversadas en este punto concreto.

- POL: Hay muchos motivos para sospechar. Mil conceptos que Dios inspiró en hebreo a una cultura los intentamos leer en español con conceptos grecorromanos. Quizá para el texto bíblico y los autores bíblicos el "castigo de un padre", el "castigo de un rey" o "el castigo de un juez" eran conceptos distintísimos con palabras distintas. Los esquimales usan muchas palabras para blanco. Quizá para castigar a un hijo se usaba un término y para hacerlo a un animal o esclavo otro. Tengo derecho a sospechar del filtro grecorromano que hemos aplicado en Occidente.

---

DIG: Te basas en un "quizás". Es decir, tu sospecha no tiene ningún fundamento. La Iglesia Católica enseña indefectiblemente la verdad revelada por Dios en Cristo sin distorsionarla, sin hacerla pasar por ningún "filtro grecorromano". Evangeliza las distintas culturas y se enraíza en ellas (inculturación), pero no se deja corromper por ellas. Dios no lo permite.

---

Por otra parte, la gran diferencia entre los castigos de Dios en la Biblia y los de fuera de la Biblia es que los de la Biblia sabemos que son castigos y nos educan por estar en la Palabra, que es "útil para educar"; los de fuera de la Biblia ni sabemos si son de Dios, ni si son castigos, ni educan... y por lo tanto son dolorosos e inútiles.

---

DIG: Todas las penas de esta vida terrenal son educativas (correctivas) por definición, ya sea que lleguemos o no a conocer con certeza que son castigos divinos.

---

-POL: "Efesios 6,1-9: "Padres, no exasperéis a los hijos; formadlos con instrucción

-DIG: ¿Por qué habría de exasperar a un buen cristiano que Dios sea Sabio y Justo?

-POL: Si Dios fuera sabio y justo, no exasperaría a los buenos cristianos.... Parece que Job no se exaspera... pero tampoco le convence lo que dicen sus amigos de que está siendo castigado. Si Dios es sabio y justo, no aplica castigos no educativos. Saber que Dios es Sabio y Justo y que no nos castiga estérilmente (excepto en el sentido de pruebas y pedagogías) nos libra de exasperarnos con Dios. Y sigue Pablo: "amos, tratad a vuestros esclavos sin amenazas". Si Dios es Amo ¿será distinto al modelo de amo bueno que San Pablo enseña? Tratará sin amenazas... ¿y no es amenaza predicar que te pueden castigar -muy distinto a avisar de que cierta vía lleva a un desastre o precipicio-?

---

DIG: El libro de Job nos enseña, entre otras cosas, que no todos los males que sufrimos son castigos divinos por pecados previos. No nos enseña, en cambio, que ninguno de los males que sufrimos son castigos divinos por pecados previos. El castigo no exaspera a quien reconoce que lo merece. La amenaza es mala sólo cuando es injusta.

- DIG: El Dios revelado por Cristo se revela, educa, etc...

- POL: Claro, pero a lo que yo objeto es a castigos no revelados (es decir, extra-bíblicos, indemostrables) y castigos no educativos...

- DIG: Llegado el momento, también juzga y eventualmente condena.

- POL: Pero eso es en la otra vida, y a eso yo no le pongo objeción alguna.


---

DIG: El hecho de que Dios castiga también en esta vida forma parte de la Divina Revelación. Por otra parte, los castigos en esta vida son siempre "educativos".
17/06/14 11:08 PM
  
Pol Llaunas
- DIG: Lo que sabemos con certeza por la Revelación es que esas penas tienen un sentido de justa remuneración por las obras malas del pecador endurecido en su pecado.

- POL: Es que el concepto "justa remuneración" es el que yo podría, supongo, entender en el caso de las penas del infierno (aunque yo lo veo más como una consecuencia lógica y ontológica que como la decisión de una Personalidad que Castiga), pero no lo veo en absoluto en la vida mortal, donde castigos dolorosos no educativos son estériles e injustificables por parte de un Dios bueno, Padre, Maestro y Creador.

---

DIG: Un castigo en vida, sea o no físicamente doloroso, es "educativo" (correctivo) por definición.

---

- DIG: Las penas temporales que Dios impone tienen dos fines: restablecer el orden de la justicia (porque Dios es Justo) y corregir al pecador y a la vez disuadir a otros de emprender el camino del mal (porque Dios es Sabio).

- POL: Vuelves a presentar a Dios como una especie de arconte o semidivinidad sometida a un ente fantasmagórico llamado "Orden de la Justicia" que parece mayor, más simple y contundente que Dios mismo,y que convierte a Dios en un "aplicador de penas de su superior El Orden de la Justicia".

Además, que no veo que un castigo restablezca nada. Con o sin justos latigazos, el jarrón sigue roto. Si 1 millón de haitianos hicieron vudú, un terremoto no lo "restablece". Y respecto a disuadir: si no hay certeza de que el terremoto fue respuesta a que 1 millón de haitianos hicieron vudú, no es disuasivo. Porque ese es el gran problema de los supuestos "castigos divinos" fuera del texto bíblico: que no educan porque no hay forma de saber si son castigos divinos (como nos previene el libro de Job y Jesús al hablar de "ni ellos pecaron ni sus padres").

---

DIG: 1) El orden de la justicia es establecido por Dios mismo, infinitamente Justo.

2) Los castigos hacen recapacitar, arrepentirse y convertirse a muchos. Y aunque un torturador no se convierta, su castigo es merecido, y así restablece el orden de la justicia.

3) El Libro de Job y la frase de Jesús que citas niegan que todos los males sean castigos divinos. No afirman que ningún mal es castigo divino. Entre "todos" y "ninguno" está "algunos".

---

- DIG: Que en un caso particular la pena temporal no logre su fin correctivo no significa que ese fin no exista.

- POL: Si nunca se puede saber -fuera de la Biblia- si es castigo u otra cosa, nunca logrará un fin correctivo (excepto por la vía del "cambio de vida práctica": desde que la enfermedad me castró, ya no soy lujurioso"... pero ¿es eso un castigo o una prueba o un don?

---

DIG: Un buen discernimiento espiritual puede llegar a darnos la certeza de si tal o cual mal que nos ha sobrevenido es o no un castigo divino. La Biblia no nos habla de un mundo paralelo, de una realidad totalmente ajena a nuestro mundo.
17/06/14 11:10 PM
  
Pol Llaunas
- DIG: [Sin castigo] los malos se saldrían con la suya, burlándose de Dios.

- POL: Un Dios que no castiga sino que rehace el mundo (un cielo nuevo y una tierra nueva), incluyendo quizá el rehacer a los "malos", no resulta burlado: Dios puede quitar el mal sin necesidad de castigos, y sin ser burlado. No necesitamos predicar el castigo de Dios para evitar que Él sea burlado.

- DIG: ¿Y cómo haría Dios para rehacer a los malos, sin violar su libertad, que optó definitiva e irrevocablemente contra Dios en la vida y en la muerte?

- POL: Dios puede rehacer a los malos con pedagogía, pruebas, etc... lo que llamo el castigo pedagógico, que acepto. Lo que no acepto es el castigo doloroso no educativo. Ojo: no niego el infierno en la otra vida.

---

DIG:

Concilio de Trento (XIX Ecuménico) Decreto sobre el Sacramento de la Penitencia (año 1551)

“Y tengan en cuenta [los sacerdotes] que la penitencia que impongan no esté destinada únicamente a salvaguardar la nueva vida y a curar la enfermedad, sino también sirva para satisfacción y castigo ("vindictam") de los pecados pasados. Porque las llaves de los sacerdotes no fueron concedidas únicamente para desatar; sino también para atar (cf. Mt 16,19; 18,18; Jn 20,23; canon 15), cosa que también lo creen y enseñan los Padres antiguos.”

“Canon 13. Si alguno dijere que en manera alguna se satisface a Dios por los pecados en cuanto a la pena temporal por los merecimientos de Cristo, ni con las penas que Dios nos inflige y nosotros sufrimos pacientemente o con las que el sacerdote nos impone, pero tampoco con las espontáneamente aceptadas, como ayunos, oraciones, limosnas o también otras obras de piedad, y que por lo tanto la mejor penitencia es solamente una nueva vida, sea anatema.”

“Canon 15. Si alguno dijere que las llaves han sido dadas la Iglesia únicamente para desatar y no también para atar, y que, por tanto, cuando los sacerdotes imponen penas a los que se confiesan, obran contra la intención del poder de las llaves y contra la institución de Cristo, y que es una ficción que, quitada en virtud de las llaves la pena eterna, queda las más de las veces por pagar la pena temporal, sea anatema.”

---

- DIG: El Cielo no es un campo de concentración, al que uno es llevado a la fuerza.

- POL: Precisamente, lo que parece es que todos somos llevados a la otra vida a la fuerza; lo que los santificados viven como el Cielo con sus goces, es lo que los condenados, no preparados, no purificados ni purificables ya, sienten como un campo de concentración; el mismo sol que alegra a los hobbits enfurece a Gollum; el pan que alimenta a los hobbits provoca vómito a Gollum. Lewis lo desarrolla bien en "El gran Divorcio". Parece más una condición ontológica que una decisión de ese Ser Personal que toma decisiones que es Dios.

---

DIG:

Concilio de Florencia (XVII Ecuménico) –Decreto para los griegos (año 1439)

“Pero las almas de aquellos que mueren en pecado mortal actual o con sólo el pecado original, bajan inmediatamente al infierno, para ser castigadas, si bien con penas diferentes.”

---

- DIG: El dolor de los condenados no tiene nada que ver con el dolor de los pecados de un pecador arrepentido. Nadie puede arrepentirse después de la muerte.

- POL: No lo niego. El condenado sabe que hizo mal, lo ve con total claridad; quizá querría no haberlo hecho, pero no se arrepiente, se reafirma, echa la culpa a otros, vuelca sus culpas sobre Dios -pese a que sabe que no es cierto-, etc... y así

- DIG: ¿Quizás un condenado que viera a Dios sería aniquilado?

- POL: Nada quedará oculto. El condenado ve a Dios... y le duele, y le molesta, y querría ocultarse de su Presencia, pero Él lo llena todo, y le quema. No hay salida porque ya no puede autoengañarse con efectividad ni cambiar ya; de hecho, probablemente si se imaginase cambiando lo haría con tanta rabia que no lo desearía.

---

DIG: El condenado no ve a Dios. La pena principal del infierno es la privación de la visión de Dios.
17/06/14 11:11 PM
  
Pol Llaunas
- DIG: Dios no quiere el castigo de por sí pero, dado el pecado, quiere la pena para restablecer el orden de la justicia.

- POL: Se habla de "el orden de la Justicia" como si fuera una entidad cósmica superior al Creador, a quien el Creador está sometido, con unas reglas previas y externas que el Creador se ve obligado a aplicar. Pero nuestra experiencia como padres, maestros y artistas-creadores es que el padre, maestro y artista es más grande que las "reglas" y tiene mil formas de conseguir una "nueva creación". Más aún, mil veces vemos que aplicar "la regla" es antipedagógico y estropea a nuestros hijos. "Hágase justicia y perezca el mundo" no es un lema de Padre, Maestro ni artesano.

---

DIG: El orden de la justicia es un orden establecido por Dios, que es Justo. Al contrario de lo que dices, si existen penas vindicativas no establecidas por Dios, es entonces cuando "el orden de la justicia" asume la forma de una ley impersonal superior al mismo Dios: el Karma, el Destino, la Fatalidad, etc.

---

Dios no me parece obligado por ese misterioso y cósmico "Orden de la justicia" a ejercer castigos dolorosos y no educativos. Ni veo que un castigo consiga "restablecer un orden". Imaginemos que el terremoto de Haití fue castigo de Dios: ¿qué "orden de la Justicia" restableció? Y yo el otro día me confesé: me impusieron una pequeña penitencia. ¿En qué sentido real mi penitencia "restablece el orden" del mal que ya se produjo? Yo ni lo veo ni lo entiendo ni nadie me lo explica bien. Mi mal está ahí: Dios lo ha perdonado pero el demonio se lo puede mostrar en una tablet a Dios cuando quiera repitiendo "lo que pasó, pasó, lo tengo apuntado..." ¿Cuántos terremotos de Haití serían necesarios para ese fantasmagórico "orden de la justicia"?

---

DIG: Afirmar que existen penas temporales en esta vida no implica afirmar que todo mal sufrido en esta vida es un castigo divino. Y no siempre es fácil discernir si un mal concreto es o no un castigo divino. Fray Nelson Medina lo explicó muy bien en un post reciente, aquí en InfoCatólica. Yo no sé si el terremoto de Haití fue un castigo divino. Me inclino a pensar que no. No obstante, en cualquier caso es claro que la terrible experiencia de un terremoto puede impulsar a muchos hacia la conversión.

La doctrina católica sobre la penitencia es riquísima y no la puedo resumir aquí y ahora. Digo simplemente que si uno robó, parte de su penitencia es devolver lo robado; y que si alguien calumnió, parte de su penitencia consiste en tratar de devolver la buena fama al calumniado (cosa mucho más difícil que devolver lo robado).

---

- DIG:...y para corregir o purificar a quien pecó.

- POL: Si corregir y purificar son sinónimos de entrenar, formar, educar... no pongo objeción. Entiendo el "castigo pedagógico" o educativo. Es el castigo doloroso no educativo del que dudo.

---

DIG: Un cristiano no puede dudar de la Palabra de Dios.

---

- DIG: La palabra "pecador" tiene varios significados distintos...

- POL: Sospecho que en hebreo antiguo palabras como "juzgar" y "castigar" también tenían muchos significados distintos; y que los distintos significados españoles de "castigar" probablemente contaban con distintas palabras hebreas...

---

DIG: Yo expliqué algunos de los sentidos distintos de la palabra "pecador". Tú, en cambio, te limitas a sospechar que nuestras Biblias están mal traducidas sin dar razones de tu sospecha. Lo que gratuitamente se afirma, gratuitamente puede ser negado.

---

- DIG: no todos los hombres son pecadores. Muchos son "justos" (están justificados), es decir, están en estado de gracia.

- POL: si quieres decir que todos somos pecadores pero algunos somos pecadores perdonados (yo mismo, que me confesé ayer), lo acepto. Si quieres decir que hay algunos seres humanos tan buenos que nunca han pecado (exceptuando a Jesucristo y la Llena de Gracia), lo dudo porque dice San Pablo "todos pecaron" y la Palabra dice también: "el justo peca 7 veces". Lo gracioso es que si Dios castiga con el terremoto de Haití -o guerras nucleares o lo que sea- afecta también a santos santísimos y perdonadísimos. Es más razonable seguir el libro de Job, que muestra que no es Dios castigando: ¡Job era inocente! Y regaña a los amigos que buscan "castigos de Dios".

---

DIG: Lo que yo quise decir ya lo expliqué claramente, pero lo repito aquí. En un primer sentido, todos los hombres menos Jesús y María somos pecadores, porque tenemos o tuvimos el pecado original y/o hemos cometido pecados personales veniales o mortales. En un segundo sentido, muchos hombres no son pecadores, porque no están en estado de pecado mortal sino en estado de gracia.

En los próximos días procuraré responder tus tres comentarios que aún esperan mi moderación.
17/06/14 11:12 PM
  
Pol Llaunas
PRIMER POST EN FORMA DIALOGADA:

- Pol Llaunas: "dudo que castigos dolorosos y no educativos sean justos o misericordiosos, y por eso dudo que vengan de Dios"

- DIG: ¿Dudas de la Palabra de Dios y del dogma de la Iglesia Católica?

- POL: Dudo que la Palabra se haya entendido correcta o completamente en este tema por parte de muchos, y dudo que la parte de dogma que lo aborda lo haya desarrollado por completo. (Igual que "en fuera de la iglesia no hay salvación" los conceptos "fuera" e "iglesia" no se entendían igual en el s.XVI que en el XXI, por ejemplo.)

---

DIG: Ningún dogma es "completo" en el sentido de que agote un misterio divino. Todos los dogmas son "correctos". La garantía de esto es la asistencia del Espíritu Santo a la Iglesia para que ésta sea indefectible en la fe. Dudar acerca de si un dogma de fe católica es correcto o incorrecto es no tener fe católica.

---

- DIG: "Otra cosa es tener dificultades intelectuales. Como dijo Newman, "mil dificultades no hacen una sola duda".

- POL: Me gusta Newman. Llamémosle dificultades intelectuales, si queremos. Es intelectualmente dudoso.

---

DIG: Dudar de un dogma de fe es no decidirse acerca de si es verdadero o falso. Tener dificultades intelectuales al respecto es aceptarlo como verdadero, pero sin entender cómo es posible o cómo se compagina con otras verdades de fe.

---

- DIG: Pienso que la expresión "Dios Castigador" pretende expresar la idea de un dios que se complace y regodea en castigar.

- POL: No hace falta que se regodee en el castigo. Repugna igualmente al intelecto (al menos al mío) si no se regodea, si mantiene una ataráxica o incluso robótica imperturbabilidad de ánimo mientras inflige castigos dolorosos y no educativos, repitiendo, como esos padres maltratadores y no empáticos, "lo hago por tu bien, hijo". O peor: "lo hago porque me obliga el ORDEN COSMICO DE LA JUSTICIA". Lo cierto es que si no es educativo, no se ve qué bien hace al hijo, y si es doloroso y no hace bien, es un mal.

---

DIG: El orden de la justicia es establecido por Dios. Dios es inmutable, pero no indiferente. Ama al pecador, e incluso al condenado, pero no por eso deja de aplicarle las penas que merece su rechazo definitivo del amor de Dios.

---

- DIG: Dios no quiere el mal, pero lo permite, porque hizo al hombre libre.

- POL: No me preocupa el problema del mal: un enemigo malo vino por la noche, sembró la cizaña y crece junto con el grano, es difícil de separar y no se podrá hacer hasta la Cosecha (Juicio Final). Jesús eso lo explica clarito. Mi problema es con los supuestos castigos dolorosos y no educativos de un Dios Bueno y Poderoso, no con las maldades del enemigo malo o las limitaciones de un mundo caído.

---

DIG: El infierno no corrige al condenado pero disuade a muchos pecadores de seguir pecando.

Por otra parte, ¿acaso Dios deberá someterse a la insolencia de un pecador que diga: "Voy a torturar, violar y asesinar a muchos, regodéandome en ello, y me burlaré de la justicia divina, porque al final Dios no tendrá más remedio que perdonarme y aceptarme en el Cielo y sentarme allí junto a los santos, los mártires e incluso mis víctimas". ¿Acaso Él cederá al chantaje emocional de un pecador que diga: "o me dejan entrar en el Cielo tal como soy, enemigo de Dios y de los hombres, o les arruino su felicidad perfecta por toda la eternidad"?

Por último, una de las reglas de los comentarios en este blog es que cada lector puede dejar un máximo de dos comentarios por día y por post. El objetivo de esta regla es evitar que alguien monopolice el espacio de comentarios o se apropie de él, terminando incluso por escribir un "comentario total" mucho más largo que el mismo post que se está comentando.
17/06/14 11:15 PM
  
Luis Fernando
Martin, mándame ese texto también a mí, :)

Pablo (Pol), una pregunta. ¿A ti qué te parece el castigo de Dios a Ananías y Safira? ¿No fue "doloroso" y "educativo" para el resto de la Iglesia?
18/06/14 12:35 AM

Los comentarios están cerrados para esta publicación.