Dos enseñanzas postreras del Papa Benedicto XVI

En el último mes de su pontificado, Benedicto XVI nos está dejando muchas enseñanzas preciosas. Destacaré aquí sólo dos de ellas.

En primer lugar citaré parcialmente la lectio divina del Santo Padre Benedicto XVI del 8 de febrero de 2013 (tres días antes del anuncio de su renuncia), durante una visita al Pontificio Seminario Romano Mayor. Estas palabras forman parte de un excelente comentario espontáneo del Papa a un texto de la Primera Carta de San Pedro (1,3-5), ante los seminaristas de la Diócesis de Roma.

“Herencia es algo del futuro, y así esta palabra dice sobre todo que los cristianos tenemos el futuro: el futuro es nuestro, el futuro es de Dios. Y así, siendo cristianos, sabemos que el futuro es nuestro y que el árbol de la Iglesia no es un árbol moribundo, sino un árbol que crece siempre de nuevo. Por lo tanto, tenemos motivo para no dejarnos impresionar –como ha dicho el Papa Juan– por los profetas de desventura, que dicen: bien, la Iglesia es un árbol venido del grano de mostaza, crecido en dos milenios, pero ahora tiene el tiempo detrás de sí, y ahora es el tiempo en que muere. No. La Iglesia se renueva siempre, renace siempre. El futuro es nuestro. Naturalmente, hay un falso optimismo y un falso pesimismo. Un falso pesimismo que dice: el tiempo del cristianismo ha terminado. No: ¡comienza de nuevo! El falso optimismo era aquel de después del Concilio, cuando los conventos cerraban, los seminarios cerraban, y se decía: pero… no pasa nada, todo va bien… ¡No! No todo va bien. Hay también caídas graves, peligrosas, y debemos reconocer con sano realismo que así no funciona, no funciona donde se hacen mal las cosas. Pero también estamos seguros, al mismo tiempo, que si aquí y allá la Iglesia muere a causa del pecado de los hombres, a causa de su increencia, al mismo tiempo nace de nuevo. El futuro es realmente de Dios: ésta es la gran certeza de nuestra vida, el optimismo grande y verdadero que sabemos. La Iglesia es el árbol de Dios que vive eternamente y lleva en sí la eternidad y la verdadera herencia: la vida eterna.”

El texto original, en italiano, se encuentra aquí:
http://www.vatican.va/holy_father/benedict_xvi/speeches/2013/february/documents/hf_ben-xvi_spe_20130208_seminario-romano-mag_it.html (la traducción al español es mía).

En segundo lugar citaré la parte final del discurso del Santo Padre Benedicto XVI del 14 de febrero de 2013 (tres días después del anuncio de su renuncia), durante un encuentro con los párrocos y el clero de Roma. Con estas palabras concluyó una magnífica charla improvisada sobre el Concilio Vaticano II, ante los sacerdotes de la Diócesis de Roma.

“Quiero agregar ahora un tercer punto: estuvo el Concilio de los Padres –el verdadero Concilio–, pero estuvo también el Concilio de los media. Era casi un Concilio en sí, y el mundo ha percibido el Concilio a través de éste, a través de los media. Por lo tanto el Concilio inmediatamente eficiente llegado al pueblo fue el de los media, no el de los Padres. Y mientras el Concilio de los Padres se realizaba al interior de la fe, era un Concilio de la fe que busca el intellectus, que busca comprenderse y busca comprender los signos de Dios en aquel momento, que busca responder al desafío de Dios en aquel momento y encontrar en la Palabra de Dios la palabra para hoy y mañana, mientras todo el Concilio –como he dicho– se movía al interior de la fe, como fides quaerens intellectum, el Concilio de los periodistas no se realizó, naturalmente, al interior de la fe, sino al interior de las categorías de los media de hoy, es decir fuera de la fe, con una hermenéutica diversa. Era una hermenéutica política: para los media, el Concilio era una lucha política, una lucha de poder entre diversas corrientes en la Iglesia. Era obvio que los media tomarían posición por aquella parte que a ellos les parecía más congenial con su mundo. Estaban los que buscaban la descentralización de la Iglesia, el poder para los Obispos y después, a través de la expresión “Pueblo de Dios”, el poder del pueblo, de los laicos. Existía esta triple cuestión: el poder del Papa, después transferido al poder de los Obispos y al poder de todos, soberanía popular. Naturalmente, para ellos era ésta la parte a aprobar, promulgar y favorecer. Y así también para la liturgia: no interesaba la liturgia como acto de la fe, sino como algo donde se hacen cosas comprensibles, algo de actividad de la comunidad, algo profano. Y sabemos que había una tendencia que invocaba incluso un fundamento en la historia para decir: La sacralidad es una cosa pagana, eventualmente incluso del Antiguo Testamento. En el Nuevo vale sólo que Cristo ha muerto afuera: o sea fuera de las puertas, o sea en el mundo profano. Por lo tanto hay que acabar con la sacralidad; profanidad incluso del culto: el culto no es culto, sino un acto del conjunto, de la participación común, y así también participación como actividad. Estas traducciones, banalizaciones de la idea del Concilio, fueron virulentas en la praxis de la aplicación de la Reforma litúrgica; nacieron en una visión del Concilio por fuera de su propia clave, la de la fe. Y así, también en la cuestión de la Escritura: la Escritura es un libro, histórico, que ha de tratarse históricamente y nada más, etc.

Sabemos cómo este Concilio de los media fue accesible a todos. Por lo tanto, esto fue lo dominante, lo más eficiente, y creó tantas calamidades, tantos problemas, realmente tantas miserias: seminarios cerrados, conventos cerrados, liturgia banalizada… y el verdadero Concilio ha tenido dificultad para concretarse, para realizarse; el Concilio virtual era más fuerte que el Concilio real. Pero la fuerza real del Concilio estaba presente y, poco a poco, se realiza siempre más y se convierte en la verdadera fuerza que después es también verdadera reforma, verdadera renovación de la Iglesia. Me parece que, 50 años después del Concilio, vemos cómo este Concilio virtual se rompe, se pierde, y aparece el verdadero Concilio con toda su fuerza espiritual. Y es nuestra misión, precisamente en este Año de la fe, comenzando en este Año de la fe, trabajar para que el verdadero Concilio, con su fuerza del Espíritu Santo, se realice y sea realmente renovada la Iglesia. Esperamos que el Señor nos ayude. Yo, retirado con mi oración, estaré siempre con ustedes, y juntos seguiremos adelante con el Señor, en la certeza: ¡El Señor vence! ¡Gracias!”

El texto original, en italiano, se encuentra aquí:
http://www.vatican.va/holy_father/benedict_xvi/speeches/2013/february/documents/hf_ben-xvi_spe_20130214_clero-roma_it.html
(la traducción al español es mía).

Daniel Iglesias Grèzes


InfoCatólica necesita vuestra ayuda.



Para suscribirse a la revista virtual gratuita de teología católica “Fe y Razón”

Por favor complete y envíe este formulario. Se enviará automáticamente un mensaje a su email pidiendo la confirmación de la suscripción. Luego ingrese a su email y confirme la suscripción.

3 comentarios

  
Ricardo de Argentina
Certerísimo análisis de lo que sucedió con el CVII, por cierto.
El cual deja al desnudo una tragedia: la Iglesia ha perdido la batalla contra los Media, los cuales se han interpuesto entre los pastores y la feligresía reinterpretándolo todo. Ya no hay un contacto directo entre la feligresía y la Iglesia.
A este gran problema, que sigue vigente y que ha sido la causa principal de "hermenéutica de la ruptura", el Papa no lo menciona, lo cual se echa en falta.
Infocatólica es uno de los sitios de Internet adonde los fieles acudimos para tener un contacto con la Iglesia que no pase por el filtro de los media.
18/02/13 12:57 PM
  
Chimo Vice
Ricardo, aquí no se trata de ganar o perder batallas, sino de la existencia de dos lenguajes, el de la Iglesia, que es el de la razón objetiva, y el de mundo, que es el del subjetivismo utilitarista. La Verdad es la que siempre se impone y por eso la Iglesia Católica es Quien tiene la batalla ganada al fin de los tiempos.
18/02/13 3:09 PM
  
Ricardo de Argentina
Al CVII nos lo dieron vuelta como un guante los enemigos de la Iglesia, que siempre están batallando contra ella. A ver si te enteras, que como bien lo dijo Santa Teresa y también San Ignacio, la vida del cristiano es milicia, o sea un batallar permanente por Dios. Y las batallas se ganan o se pierden.
Que la victoria final sea de Dios, no quita que mientras tanto aquí abajo no nos puedan hacer picadillo. Como de hecho ha sucedido con la difusión a nivel popular del CVII, adonde hemos perdido por robo, como bien lo ha expresado Benedicto XVI.
18/02/13 4:14 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.