12.02.22

El descendiente del apache Gerónimo: «¿Pedir perdón? Pide tú gracias por todo lo que los españoles nos dejaron»

Reproducimos el artículo aparecido hoy en ABC de España donde Alfonso Borrego, bisnieto del líder apache Gerónimo, desmonta el mito de la leyenda negra antiespañola para,

Que no te la cuenten…

P. Javier Olivera Ravasi, SE


El descendiente del apache Gerónimo: «¿Pedir perdón? Pide tú gracias por todo lo que los españoles nos dejaron»

Fuente: ABC

Por César Cervera

Alfonso Borrego, descendiente directo del líder apache GerónimoAlfonso Borrego, descendiente directo del líder apache Gerónimo, aprendió desde pequeño en la escuela y en su familia, asentada en la región de El Paso (Texas, EE.UU.), que los españoles habían venido un día y habían arrasado con todo y matado a todos los hombres, mujeres y niños de su tierra. «Las tribus te dicen que los españoles cometieron muchas atrocidades y lo robaron todo, pero no tienen nada escrito, nada consistente, simplemente es una historia que está en la tradición oral y así se cuenta generación tras generación. Y la gente no piensa, no se hace preguntas, solo repite lo que ha oído», afirma en una entrevista con ABC.

Leer más... »

9.02.22

Corrección fraterna y denuncia pública

Muchas veces, algunos, con las mejores intenciones seguramente, entienden que, antes de hacer una denuncia pública se debe corregir en privado al hermano. Esta mañana, por gracia de Dios, nos topamos con este clarísimo texto de Santo Tomás de Aquino, el doctor universal, cuyo extracto presentamos pues puede servirnos para “avivar el seso". 

Que no te la cuenten…

P. Javier Olivera Ravasi, SE


En la corrección fraterna, ¿debe preceder la amonestación secreta a la denuncia? 

(los resaltados de este extracto son propios)

Suma de Teología, II-II, q.33, a.7, corpus.


El tema de la denuncia pública de los pecados exige una distinción, ya que los pecados pueden ser públicos u ocultos. Si son públicos, no hay que preocuparse solamente del remedio de quien pecó para que se haga mejor, sino también de todos aquellos que pudieran conocer la falta, para evitar que sufran escándalo. Por ello, este tipo de pecados debe ser recriminado públicamente, a tenor de lo que escribe el Apóstol en 1 Tim 5,20: “Increpa delante de todos al que peca, para que los otros conciban temor“. Esto se entiende de los pecados públicos, según el parecer de San Agustín en el libro De verb. Dom.

En cambio, si se trata de pecados ocultos, parece que debe tenerse en cuenta lo que dice el Señor: Si tu hermano te ofendiere (Mt 18,15). En verdad, cuando te ofende en presencia de otros, no sólo peca contra ti, sino también contra los otros a quienes ha causado perturbación. Mas dado que incluso en los pecados ocultos se puede ofender al prójimo, es preciso establecer una distinción. Hay, en efecto, pecados ocultos que redundan en perjuicio corporal o espiritual del prójimo. Por ejemplo, si uno maquina la manera de entregar la ciudad al enemigo, o si el hereje privadamente aparta a los hombres de la fe. En esos casos, como quien peca ocultamente, peca no sólo contra ti, sino también contra otros, se debe proceder inmediatamente a la denuncia para impedir tal daño, a no ser que alguien tuviera buenas razones para creer que se podría alejar ese mal con la recriminación secreta. Pero hay también pecados secretos que solamente redundan en perjuicio de quien peca y de ti contra quien peca, porque resultas dañado por quien comete el pecado o simplemente por conocimiento de ello. Entonces solamente hay que buscar el remedio del hermano delincuente". (S. Th., II-II, q.33, a.7, resp.)

8.02.22

La Revolución Francesa y los ahogamientos de Nantes

Nuestros cuerpos serán tirados a las olas y nuestros nombres deshonrados.

Nuestro único honor en el mundo, es el de Nuestro Señor Jesucristo

Canto vendeano

El drama del Loire al desnudo

Por la Hna. Marie de la Sagesse Sequeiros

Dos valientes

Generalmente relacionamos la Revolución Francesa con la guillotina, y está bien que así sea, por más que el invento jacobino no haya sido el único instrumento para “reducir la población” rebelde… aunque sí el más popular, aplicado en todo el territorio.

Sin embargo, hubo otros métodos de exterminio masivo empleados con relativo éxito, principalmente en la Vendée, como por ejemplo: los ahogamientos colectivos, los fusilamientos en masa y el envenenamiento de agua con arsénico. Claro está que, de estos horrores, nadie se quiere acordar y menos aun, conmemorar… salvo valientes excepciones como es el caso que hoy traemos a colación.

Daphné du Barry, de quien ya hemos hablado AQUÍ, nos ha sorprendido nuevamente en Francia con su escultura original y políticamente incorrecta. Esta vez inmortalizando los “ahogamientos de Nantes” efectuados en el Loire durante el Terror Revolucionario (1793-1794).

Leer más... »

2.02.22

Sara Baartman, la "Venus negra": otro caso de racismo evolucionista

Ya hemos visto más de una vez en este sitio cómo la ideología del evolucionismo (la del macro-evolucionismo, es decir, la que plantea lo de los “saltos específicos”) no se queda sólo en el cacareo constante del mito del paso del mono al hombre.

No. No termina allí. Porque este planteo, como venimos diciendo desde hace años, es el soporte intelectual que los imperialistas del siglo XIX utilizaron para demostrar la “conveniencia” de sus colonialismos en los países sub-desarrollados.

- “Ustedes son negros y, por ende, cercanos al mono, por eso conviene que nosotros los dominemos” -sería el mensaje no tan subliminal.

Y, si a eso le agregamos la doctrina de la predestinación calvinista, donde los pobres se van al infierno y los ricos al cielo, estamos listos.

Ya hemos hablado del tema cuando tocamos el caso de Ota Benga o, más aún, cuando realizamos nuestro Curso sobre el Evolucionismo (aquí)

Con el fin de continuar con este planteo es que resumimos aquí el caso de Sara Baartman, la “Venus Negra”, el trágico caso de la mujer africana, esclavizada prostituida y exhibida como un “eslabón perdido” para,

Que no te la cuenten…

Javier Olivera Ravasi, SE

2/2/2022


La multitud[1] se agolpaba en el callejón. La tarde recién arrancaba en Piccadilly Circus. Todos peleaban por entrar al Egyptian Hall. Es que por sólo dos chelines tendrían la posibilidad de ver la mejor atracción que ofrecía Londres en aquel 1810.

Leer más... »

29.01.22

Era MENTIRA: no han encontrado ningún cuerpo enterrado en las escuelas residenciales en Canadá

Publicamos aquí, con permiso de su autor, Pablo Muñoz Iturrieta, este excelente artículo acerca de las mentadas “tumbas” de niños en Canadá, “masacrados” por la Iglesia.

Vale la pena difundirlo para,

Que no te la cuenten…

P. Javier Olivera Ravasi, SE


Era MENTIRA: no encuentran ningún cuerpo enterrado las escuelas residenciales en Canadá

Por Pablo Muñoz Iturrieta

¿Se acuerdan la historia de los cientos de niños encontrados junto a las escuelas residenciales de Canadá? Era todo mentira, como lo explico en este nuevo video:

Leer más... »