28.02.20

(411) La herejía que sigue y crece

85.- El neomodernismo se metastatiza con facilidad.Asimila sin dificultad todo tipo de conceptos tradicionales, conservándoles el término, pero corrompiéndolos levemente, sin que se note, de tan sumergidos en ambigüedad que ni sí ni no, ni todo lo contrario; reseteando su semántica general, recontextualizándolos de forma que al oído del creyente son lo mismo pero no lo son. 

La disonancia interna se percibe, se siente su chirrido, pero no se sabe, del todo, precisar de dónde viene; suena consonante o lo parece, pero no lo es.

Y así, al no poderse terminar de reposar en los neoconceptos, se recurre, para difundirlos, al sentido de la obediencia, pero sólo material; y no aplicada al Magisterio como tal, sino a los neoteólogos, a los especialistas, usurpadores de la autoridad y “traductores” de la función docente de la Iglesia.

 

86.- El modernismo era frío y vacío, y por eso no cuajó del todo. Para compensar su racionalismo, el neomodernista lo viste de anti-intelectualismo, y entonces habla de misterio y más misterio, subordinando el conocimiento de Dios al amor (natural).

Para compensar su inmanentismo, el neomodernista habla de espiritualismo y de resurrección, como un más allá prometido a todos; para compensar su sentimentalismo teórico, el neomodernista habla de experiencias místicas emocionales y de afectos personalísimos. Para compensar, en fin, lo demasiado moderno del modernismo, el neomodernista habla de piedad para dotar de cierto calor católico las frías teorizaciones del pensamiento moderno.

Leer más... »

24.02.20

(410) Neomodernismo y principio hegeliano

82.- Los neomodernistas pretenden que el alma de la Modernidad, es decir, el principio de subjetividad, anime el pensamiento católico. En esta animación encuentran su modernización. Para hacer posible esta supuesta actualización del catolicismo, imaginan un componente subjetivo en la teología moral a tener en cuenta, aunque no saben exactamente cómo ni con qué implicaciones.

Sólo protestan por el objetivismo tradicional y apelan a la experiencia de cada uno, a su hipotética singularidad irrepetible, no se sabe con qué consecuencias doctrinales. Recientemente, sin embargo, Amoris laetitia ha dado el paso que faltaba, y ha afirmado sin tapujos la supuesta necesidad de incorporar el juicio subjetivo de la conciencia singular a los principios doctrinales y pastorales. De forma que, gracias a esta incorporación subjetivista, la calificación moral del adulterio no sea ni blanca ni negra, ni buena ni mala, sino abierta y matizada por aspectos intangibles del fuero interno.

 

83.- El recurso al mundo interior de la conciencia subjetiva es una artimaña típica del existencialismo ético. La ley moral es reducida a inspiración, la ley deja de ser aplicable a todo caso y por tanto pierde universalidad; el juicio moral se considera incompleto sin el aporte de la subjetividad; y los principios morales se difuminan en consideraciones fatuas sobre el mundo de la conciencia.

 

84.- No lo confiesan explícitamente, pero del principio de subjetividad los neomodernistas deducen implenitud de la ley moral. Amoris laetitia es la constatación de la insana “creatividad” situacionista, conforme a la asimilación irresponsable del alma de la Modernidad. Amoris laetitia es consecuencia del personalismo y de la Nueva Teología. Porque personalismo y Nueva Teología son los responsables de la introducción del principio hegeliano de la subjetividad en el numen católico.

 

La Iglesia en el Maelstrom, XI, Subjetivismo pastoral, XII: Domesticar la RevoluciónXIII: Sin Cruz y sin justiciaXIV: Titanismo y caídaXV: La ofensiva marxista y conservadoraXVI: Conservadurismo neomodernista, XVII: Falsas doctrinas redivivasXVIII: Metástasis del Leviatán, XIX: Burocrativismo teológico, XX: Doctrina ensordecida, XXI: Neomodernismo y principio hegeliano

 

21.02.20

(409) Doctrina ensordecida

78.- Los neomodernistas ensordecen la función docente de la Iglesia con interferencias conceptuales extrañas de diversa procedencia: fenomenología, filosofía de la acción, deconstruccionismos, situacionismos, normativismos, etc. Para el neomodernismo creer es amar, pero no creer. Por ello les parece que cualquier concepto amable es bien recibido, porque lo importante es amar, y para ellos, en realidad, no la verdad, sino sólo el amor es digno de fe, no la doctrina.

Y es que en su mentalidad la fe no consiste en asentir verdades sino en sentir, experimentar, confiar, pero no creer. Hibridan la fe con el amor humano y minimizan la doctrina, que queda reducida a ensayismo y discursismo teórico, diálogo sin mayéutica y cavilación.

 

79.- El ejercicio liberal de la docencia implica no querer utilizar la autoridad sino la reflexión, a la manera en que el pensamiento moderno se mal posiciona ante la verdad, como si fuera abusivo creer que es posible conocerla y formularla en enunciados inequívocos. Para ello disimula su desistimiento cognoscitivo con apelaciones al misterio, en clave de teología negativa, o de estética teológica balthasariana.

 

80.- Para reformar la función docente de la Iglesia será preciso declarar la inidoneidad de las exposiciones que utilizan expresiones vagas, difusas o ininteligibles por su ambigüedad o su carácter meramente ensayístico, y plantear cuáles son los requisitos para considerar adecuado un texto docente. Porque un acto docente no es un acto de potencia absoluta sino un acto ordenado. No todo acto de la Iglesia docente es acto docente.

 

81.- Terribilidad docente. Claridad, precisión, clasicismo, sencillez, profundidad, sobrenaturalidad, son algunas de las virtudes que tradicionalmente han otorgado excelencia a la enseñanza eclesiástica.

La motivación esencial, aparte de la entrega del legado recibido, es decir la traditio, debe ser la salud de las mentes y las almas, para que se cumpla la Escritura, que asegura que la Iglesia es columna y fundamento de la verdad (Cf. 1 Tim 3, 15); sí, de la verdad, no de la teoría.

La mens católica habrá de conducirse, de nuevo, con temor y temblor, conforme a la responsabilidad terrible del acervo. Porque no hay doctrina recta sin sacrificios.

16.02.20

(408) Burocratismo teológico

74.- Del nominalismo de Ockham viene la idea de que la naturaleza del hombre, la vida humana en general, el bien, la belleza, la religión, la verdad, y toda noción universal, no tienen derechos, y que por tanto los individuos, en que existen las realidades universales y supraindividuales, no tienen deberes para con ellas, sino sólo derechos individuales.

El neomodernista no mira este deber para con las realidades universales sino los derechos que reclaman y contrarreclaman los individuos, como si éstos, en su subjetividad pretenciosamente única e irrepetible, no portaran realidades universales. Pero lo común obliga.

 

75.- La doctrina moderna de los derechos personales, para desvincularlos de las nociones universales, expulsa a Dios de su fundamento, que mal sustenta en la dignidad subjetiva del hombre. Serán los personalistas y neoteólogos los encargados de introducir en la mente católica esta reducción al vacío de los principios tradicionales, que quedarán privados de contenido trascendente y común. Es la secularización y pulverización de la función docente de la Iglesia en general, contemplada como una especie de actividad reguladora del “poder doctrinal” institucional al modo liberal.

 

76.- Soberanía, para Bodino, es poder originario, no delegado, y supremo, no sometido a leyes. El neomodernista entiende la autoridad política al modo de Bodino, y esto contamina su visión de la autoridad eclesiástica. No cabe, en esta concepción, la realeza social de Cristo, porque ésta enfatiza que toda potestad humana es delegada de la única potestad de Cristo; ni el ordenamiento de la autoridad al bien común y a las realidades universales, porque la obediencia es entendida, bajo esta perspectiva, como lealtad arbitraria, como compromiso subjetivo a un ordenamiento administrativo al servicio de las individualidades; como “fidelidad creativa” a un ordenamiento en que las leyes son meramente penales, convencionales, no morales, sino orientativas, no universales, sino meramente generales.

Leer más... »

10.02.20

(407) Metástasis del Leviatán

71.- La gran privatización. La revolución liberal asimila el dominio de la religión al de la propiedad privada. Como el propietario su propiedad, el creyente su religión. De ahí el supuesto derecho subjetivo a comerciar con ella, cambiarla por otra o no tener ninguna.

 

72.- De la propiedad a la conciencia. El Estado liberal combate los cuerpos intermedios devorando su obra, que es asumida por Administración Publica. El Estado como una Máquina administrativa es el monstruo geométrico realizado por Napoleón. El vencindario es sustituido por la cuadrícula y la gracia por Pelagio. Los engranajes surgidos de la Revolución Francesa fueron insertados en la comunidad política, dando lugar a múltiples metástasis del Leviatán.

El liberalismo, de igual forma que suprime vinculaciones de tierras, pasos de pastos y montes; gremios y mayorazgos y fideicomisos y patronatos y cualesquiera potestades intermedias que impidan el egoísmo particular, desvinculando la propiedad del bien común—; de igual forma suprime ligazones de religión, deberes legislativos, pedagogías subordinadas a la tradición, instituciones, y cualesquiera postestades intermedias que impidan el egoísmo particular -desvinculando la religión del bien común.

 

73.- La evolución social, aplicada a la religión. Los teóricos de la sociedad liberal, como Spencer, interpretan la vida social en clave evolucionista. La humanidad industrial pasaría de una etapa de homogeneidad incoherente a otra de heterogeneidad coherente. Esta visión paradigmática, disfrazada de comunitarismo, fue incorporada a la mente del catolicismo por la Nueva Teología. El mutacionismo teológico moderado, bajo apariencia de reforma, constituiría un estado más avanzado de cristianismo, heterogéneamente coherente, multidimensional y prismático, en que la homogeneidad doctrinal escolástica es considerada un atraso. La religión habría evolucionado, bajo este punto de vista, a la par que evoluciona el orden social, de antiguo a nuevo orden, de cosa antigua, común y pública, a cosa nueva, particular y privada.

 

La Iglesia en el Maelstrom, XI, Subjetivismo pastoral, XII: Domesticar la RevoluciónXIII: Sin Cruz y sin justiciaXIV: Titanismo y caídaXV: La ofensiva marxista y conservadora, XVI: Conservadurismo neomodernista, XVII: Falsas doctrinas redivivas, XVIII: Metástasis del Leviatán,