(427) Minusvaloración de la verdad

23

La mentalidad moderada, personalista y neoteológica, es anti-intelectualista. Debe serlo, necesariamente, si quiere mantenerse en los parámetros de la Modernidad. Pero no de tal forma que niegue la verdad, pues pretende al mismo tiempo permanecer católica. Minusvalorará la eficacia cognoscitiva de la doctrina, cuyas proposiciones le parecerán siempre inadecuadas, irrespetuosas con el misterio y meramente aproximativas; y sobrevalorará la experiencia estética o vivencial de lo nouménico, radicando en ella la esencia de la fe. De esta manera, aplicará un escepticismo moderado al objeto de la fe. Ésta ya no consistirá en creer una doctrina, pues ninguna doctrina será digna de fe, será tan sólo un acercamiento. Sólo el amor es digno de fe, dirá Hans Urs von Balthasar.

 

24

El pensamiento católico tradicional diferencia en la fe un objeto material y un objeto formal.

El objeto material de la fe, es decir, qué es lo que hay que creer, constituye «todo lo que se contiene en la Palabra de Dios escrita o transmitida por la Tradición», y que la Iglesia, columna y fundamento de la verdad (Cf 1 Tim 3, 15)  «propone como divinamente revelado», por «definición solemne» o por su «magisterio ordinario y universal» (ROYO MARÍN, Teología moral para seglares, BAC, Madrid, 1957, págs. 224-225).

El objeto formal de la fe es doble: por una parte, el objeto formal principal, que se dice quod, es Dios mismo en cuanto primera y suma Verdad (Cf.,Ibid, pág. 226), y por otra parte, el objeto formal quo, por así decir, la razón, el motivo, el medio por el que se percibe el objeto principal, «la autoridad de Dios que revela; fundada en la infinita sabiduría de Dios,que no puede engañarse, y en su infinita veracidad, que no puede engañarnos» (Ibid., pág. 227).

En definitiva, el objeto de la fe es material (qué verdades se cree), y formal (por Quién se creen esas verdades), siendo este porqué Dios mismo (objeto formal quod) que no engaña (objeto formal quo).

 

25

Pero como el pensamiento moderno desconfía de toda formulación de la verdad, el católico moderno desconfiará, también, de la formulación doctrinal de las verdades que ha de creer, esto es, desconfiará del objeto material de la fe, aunque sin llegar a negarlo. Lo relativizará para dar pie a un pluralismo dogmático que permita diversas interpretaciones doctrinales siempre y cuando no sean cacofónicas, como dirá Balthasar.

 

26

Los moderados católicos opinan que Dios no revela verdades, sino sólo a Sí mismo, sólo su presencia, siendo la fe un encuentro ante lo misterioso de su automanifestación, informulable por incognoscible. La fe consistirá entonces no en creer verdades sino en experimentar la presencia mistérica de la Palabra, que es Jesús; no talmente creer sus palabras, su doctrina, sino solamente relacionarse con su misterio. La fe tendría objeto material, pero dado que es aproximativo y por tanto mutable; dado que ninguna proposición puede significar eficazmente lo revelado por Dios, tendría un valor puramente relativo; lo dogmático no pertenecería propiamente al objeto de la fe, siendo éste, tan sólo, formal. La fe, de esta manera, puede reducirse a experiencia de lo misterioso sin participación del entendimiento, como quiere el pensamiento fideísta moderno. La puerta al subjetivismo ha sido abierta.

 

14 comentarios

  
Palas Atenea
Cierto. Es una especie de misticismo personal mediante el cual cada uno de nosotros interpela al Misterio y deja a los filósofos cristianos sin nada a lo que asirse-¡Pobre Robert Spaemann!-y simula que todos somos, o debemos ser, San Juan de la Cruz, cuando la verdad es que ninguno de ellos lo es.
03/06/20 1:05 PM
  
Palas Atenea
He nombrado a Spaemann por reciente, pero todos tenemos presente que el más afectado por esta minusvaloración de la verdad es Santo Tomás de Aquino. Sin embargo, he aquí su punto flaco, para el conocimiento de la verdad-para la razón-Santo Tomás de Aquino es indispensable y para lo que ellos pretenden huelgan sus aportaciones. Los místicos no los necesitan para nada, ya los había antes y los seguirá habiendo aunque prescindan de sus melifluas enseñanzas.
03/06/20 1:12 PM
  
Palas Atenea
Creo que fue Karl Ranher quién dijo: "El S. XXI o será místico o no será nada". Llevamos veinte años de este siglo y ya vemos que su profecía nos lleva a la nada.
03/06/20 1:15 PM
  
Scintilla
Le recuerdo, querida Palas, que san Juan de la Cruz cursó los cuatro cursos de teología correspondientes para un fraile prometedor en la Universidad de Salamanca en una época en la que el tomismo reverdecía enfrentado a los desafíos puestos por el nominalismo, por un lado, y se enriquecía por la lectura directa de la patrística y del estudio de la Biblia. En sus años de estudiante tuvo a los dominicos Juan de la Peña, Juan Gallo y Mancio de Corpus Christi, los agustinos Juan de Guevara y Luis de León (maestro en la cátedra entonces de santo Tomás) y en Biblia, el amigo de fray Luis, el único que le llevó una cátedra, Gaspar de Grajal o Grajar. O sea, que nuestros místicos no tienen, me parece, nada que ver con los iluminados con los que soñaba Rahner. Qué pesadilla. Y por eso leer a san Juan es leer buena doctrina, doctrina de tomo, que se decía entonces.
03/06/20 7:18 PM
  
Reggie Dunlop
Palas Atenea
Creo que fue Karl Ranher quién dijo: "El S. XXI o será místico o no será nada". Llevamos veinte años de este siglo y ya vemos que su profecía nos lleva a la nada.
______________________________________

Rahner y otros del XX lo que dicen es que para profundizar en la verdad hay que ser un místico y tratar con la Verdad. Un ejemplo, lo tiene usted en Santo Tomás de Aquino. Profundizó en las verdades de la Fe por tener un trato místico con la Verdad.

Rahner o de Lubac hicieron un crítica a los neotomistas del XX que volvieron a cometer el error escolástico de poner el acento en el objeto material de la fe en vez de ponerlo en el objeto formal, error que Aquino no cometió, pero si algunos de sus seguidores, lamentablemente,

Deduce usted precipitadamente de la cita de Karl Rahner : No está siendo un siglo de místicos, o por lo menos no los vemos aún, y precisamente por eso, el siglo XXI está resultando un desastre, que es lo que vaticinó Rahner.


__________
A.G.:
NO es cierto, en absoluto, que la escuela tomista pusiera énfasis en el objeto material descuidando el objeto formal. Eso es un falsísimo tópico inventado por los personalistas para subjetivizar la fe. Entre ellos, ese heterodoxo de Rahner, que tanto daño a hecho a la Iglesia.
03/06/20 7:55 PM
  
Alonso Gracián
Palas Atenea, le agradezco sus comentarios, que son muy ilustrativos, y que comparto. Lo que Ud. quiere decir, es que la minusvaloración de la verdad ha producido que se menosprecie el magisterio de Santo Tomás, porque la verdad es crucial en su obra, como lo es en la síntesis tradicional, sin que ello supona que se minusvalore a Dios mismo como autoridad, como objeto formal, todo lo contrario.
03/06/20 8:06 PM
  
Alonso Gracián
De lo que hablan los personalistas y neoteólogos, cuando se refieren a mística, no es a la mística tal y como se entiende tradicionamente, sino a ese encuentro anti-intelectual con lo misterioso incomprensible.

Sobrevaloran la experiencia, porque hacen de ella una alternativa al conocimiento sobrenatural de la fe, y porque la entienden en clave nominalista y existencialista.

Por eso cuando se habla de mística, en este contexto, se habla de un supuesto encuentro con la presencia divina que no es fruto del desarrollo de la gracia santificante y los dones del Espíritu Santo; sino de una supuesta vivencia dialógica y directa en que la fe no es medio de unión.
03/06/20 8:23 PM
  
Reggie Dunlop
__________
A.G.:
NO es cierto, en absoluto, que la escuela tomista pusiera énfasis en el objeto material descuidando el objeto formal. Eso es un falsísimo tópico inventado por los personalistas para subjetivizar la fe. Entre ellos, ese heterodoxo de Rahner, que tanto daño a hecho a la Iglesia
________________________________________

Oiga, yo no he dicho eso de la escuela tomista. He dicho que algunos de sus seguidores (de Santo Tomas) sí lo hicieron, en concreto, los neo-tomistas. Y tampoco he dicho que los neotomistas descuidarán el objeto formal. He dicho que los neotomistas pusieron el acento en el objeto material en vez del formal. Es como lo de Misericordia y Justicia. El acento, o el sobrepuje, en la Misericordia, pero eso no hace de menos a la Justicia.

Una cosa es descuidar el objeto formal y otra distinta poner el acento en el objeto material.



_________
A.G.:
Vale, entendida la matización.
03/06/20 9:15 PM
  
Ester
Sr. Gracián no veo mucha diferencia entre lo que dice un pensador dialógico anclado fuertemente en la fe y lo que decía Santa Teresa respecto a la oración:

"Tratar de amistad estando muchas veces tratando a solas con quien sabemos nos ama”.

"Para mí la oración es un impulso del corazón, una sencilla mirada al cielo, un grito de agradecimiento y de amor en las penas como en las alegrías.”
·


_________
A.G.:
Pero estamos hablando de la fe teologal en cuanto asentimiento intelectual a verdades reveladas, no de la oración.
03/06/20 9:38 PM
  
Ester
Me refería a su comentario sobre la mística.
Con respecto a lo que usted dice de que los pensadores díalógicos sobrevaloran la experiencia, este no sería el caso del católico Ferdinand Ebner:
"Yo he atacado el sentimiento, la fantasía, la idea como las esferas en las cuales en vano se buscarán las realidades supremas y más características de la vida espiritual".
La siguiente frase es la que me recuerda a lo dicho por Santa Teresa:
" Dios o tiene una existencia personal o no existe en absoluto. Su personalidad no puede el hombre captarla especulativa mente sino relacionándose con Él personalmente, es decir, tomándole como el tú de su yo".
_________
A.G.:
No se trata de buscar semejanzas entre frases o ideas sueltas, sino de las concepciones teológicas de fondo, que son muy distintas.

La mística forma parte del desarrollo normal de la gracia santificante y la acción de los dones de Espíritu Santo. Y esto está muy lejos de la cosmovisión personalista, que lo entiende de otra manera.
03/06/20 10:16 PM
  
El gato con botas
Ahora me explico que hayan desaparecido la enseñanza a base de los catecismos y se les insista a los niños en pinta y colorea. Nada de dogmas.
06/06/20 4:31 PM
  
Adriana
El gato con botas: me he puesto en función de buscar por internet los catecismo en pdf: 1) El catecismo histórico del Abate Fleury, 2) El catecismo Astete y el 3) El catecismo Ripalda. Muy concretos. Tengo el de Juan Pablo II, que es muy bueno también. Los quería conocer porque mi generación no creció con esos catecismos, sino con los de edición para cada curso de primaria según la editorial que contratara el Colegio. No eran malos pero no cabe duda que los nombrados son sintéticos, precisos y me los estoy leyendo con tanto gusto. Esto aprendido de memoria, y luego cuando se crece si uno profundiza, en lámpara para tu camino.
_________
A.G.:
Le falta el Catecismo de San Pío X y el Romano. Son magníficos.
07/06/20 1:08 AM
  
Ester
A mí me gusta lo que dice el Papa Benedicto XVI sobre el catecismo de Juan Pablo II:

"En una obra de este tipo son muchos los puntos discutibles: todo lo que los hombres hacen es insuficiente y se puede mejorar, y a pesar de ello se trata de un gran libro, un signo de unidad en la diversidad. A partir de muchas voces se pudo formar un coro porque contábamos con la partitura común de la fe, que la Iglesia nos ha transmitido desde los Apóstoles a través de los siglos hasta hoy".
07/06/20 12:25 PM
  
Adriana
Alonso Gracián: Muchísimas gracias, procedo a bajarlos ya de internet. Sigo aprendiendo mucho de su blog y otros de IC, Dios le bendiga.
07/06/20 3:30 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.