Ser el marido de una santa

No yo, malpensados —o sí, ahora que recapacito—. El Sábado Santo moría a los 97 años Pietro Molla, esposo de Santa Gianna Beretta.

Conocí la historia Gianna hace ya muchos años gracias a Galsuinda, veterana internetera, que tenemos la suerte poder leer en los blogs de InfoCatólica. Me llamó la atención la fotografía de esa señora con su hijo en brazos que presidía su página.

Gianna era pediatra, una mujer que supo «conciliar» la vida profesional y la personal, y por supuesto con la vida interior, esa siempre es ‘conciliable’. Madre de cuatro hijos, deportista y amante de la música. Supongo que vivir en Milán debe ser como vivir en Salzburgo, lo de la música: pura ósmosis.

A los 39 años, esperando al cuarto hijo, le diagnosticaron un cáncer de útero. Necesitaba una intervención quirúrgica. Antes de ser intervenida, suplica al cirujano que salve, a toda costa, la vida que lleva en su seno, y se confía a la oración y a la Providencia. La criatura se salva. Da gracias al Señor y pasa los siete meses antes del parto con incomparable fuerza de ánimo y con plena dedicación a sus deberes de madre y de médico. Se estremece al pensar que la criatura pueda nacer enferma, y pide al Señor que no suceda tal cosa. La mañana del 21 de abril de 1962 da a luz a Gianna Emanuela. El día 28 de abril, también por la mañana, entre indecibles dolores y repitiendo la jaculatoria «Jesús, te amo; Jesús, te amo», muere santamente.

Así lo relata su marido:

Temía que nuestro hijo naciera con alguna enfermedad. Rezaba y rezaba para que no sucediera así. Muchas veces me pidió perdón por si acaso era causa de mi preocupación. Me dijo que nunca había necesitado tanto cariño y comprensión como entonces. Cuando se acercaba el momento del parto, me dijo con tono firme y sereno, con una mirada profunda que nunca olvidaré: Si tenéis que elegir entre mí y el niño, no lo dudéis; exijo que elijáis al niño. Salvadlo a él.

Como Gianna decía, «toda vocación es vocación a la maternidad material, espiritual o moral, y prepararse significa prepararse a ser donantes de vida», y ella lo cumplió, usque ad mortem. La mayoría de las madres que he conocido ‘opinan’ lo mismo y actuarían igual.

Durante el papado de Pablo VI se inició el proceso que culminaría con la canonización el 16 de mayo de 2004, la última canonización de Juan Pablo II. Hoy es patrona de las embarazadas y de muchos movimientos provida, un ejemplo para muchos, e intercesora, desde luego.

Father Thomas Rosica, CSB, espera que se abra pronto el proceso de beatificación de Pietro, su esposo, como ya lo ha sido el de su hermano, Fray Alberto Beretta, en Bérgamo.

El 7 de marzo de 1955 —medio año antes de la boda—, Pietro escribía es su diario: «cuanto más conozco a Gianna más estoy convencido de que el mayor regalo que Dios me ha dado es su amor y su compañía», así fueron sus siete años de matrimonio y sus cuarenta y ocho de espera.

Después de los «descerebrados» comentarios del post anterior, en los todavía hay gente que no entiende lo que es la fidelidad conyugal, no me atrevo a plantearme en público ninguna cuestión.

Seguro que para a esos mismos, lo de Gianna y lo de Pietro, cinco hijos en siete años, amor y entrega, no es más que una locura o una necedad, ¡hummmm!, ¿dónde he oído esto antes?

20 comentarios

  
Victor Doominical
Es maravillosa la historia de amor entre estas dos personas y que mas alla de la muerte aun se pueda seguir amando.
Y como me he sentido zaherido e insultado por lo descerebrado, le conmino a que rectifique o a que haga una aclaración ya que sino recuerdo mal, los insultos no deberían aparecer en los posts ni en los comentarios o acaso hay algunos mas iguales que otros.
06/04/10 4:03 PM
  
Juanjo Romero
Estimado Victor, gracias por sus apreciaciones, no sabía que era Vd un "comentario" ;-). En todo caso será un "comentarista", es el problema de no distinguir las personas de sus actos. Yo he escrito post que son una basura, aunque seguro que algunos me considerarán como tal no lo soy.

Por otro lado si Vd sabe lo que es la fidelidad conyugal y sabe distinguir una "snuff movie" y una "escena pornográfica", no debe darse por aludido.

Y sin segundas, me sorprende gratamente que considere "descerebrado" como algo que zahiere (zaherir = Decir o hacer algo a alguien con lo que se sienta humillado o mortificado). Qué bonito lo de "mortificado", ¿no le parece?, se está quedando como una palabra de diccionario.





06/04/10 4:27 PM
  
Victor Doominical
En fin, ya veo que no va a rectificar el insulto, ya veo que hay personas que son mas iguales que otras, no entiendo lo que ha entendido de mi comentario, pero le reitero que retire el insulto.
Lo que he querido decir, es que me he sentido humillado por esas palabras, vuelva a leer mi comentario y a entenderlo y despues si quiere vuelva a escribir otros post.
06/04/10 4:53 PM
  
E. O.
Ánimo, que te deja escribir otros posts.
06/04/10 5:06 PM
  
una
!QUé buen ejemplo nos traes, Juanjo!
Supongo que, como ella, habrá más mujeres santas, que ponen por delante la vida de sus hijos a la propia.
A mi madre le dijeron que no tuviese más hijos, que sería malo para su salud. Ella siguió su conciencia y detrás de mi, tuvo cinco hijos sanos. Y ahí está como un roble, rezando por nosotros y dándonos ejemplo de vida católica.
06/04/10 7:17 PM
  
Dr. Sonnel
Estimado Juanjo:
No se si en este ni en otro blog alguién llamó la atención que el seudónimo "Emil Blönsky" hacía referencia a un espía del este en los comics del Increible Hulk de Marvel. Llama la atención que el mismo vaya desapareciendo y aparezca un Victor Doominical. Victor Doom es un conocido villano de la editorial Marvel sobre todo en las historietas de los cuatro fantásticos. ¿Nos invaden los villanos de los comics? o algunos se divierten molestando en los blogs cambiando seudónimos o siguiendo iguales propósitos. Un abrazo. Felices Pascuas.
06/04/10 9:51 PM
  
Jacobita
Descanse en paz. También su última hija, Gianna Emanuela, nació un Sábado Santo, sufriendo su madre con Cristo durante el Viernes Santo.

La Fundación Santa Gianna Beretta Molla fue tan amable de enviarme estampas para distribuirlas por las parroquias de mi ciudad. Es una Santa a la que tenemos que rogar en estos momentos.

Por último, creo que hay un pequeño error en el artículo. Santa Gianna tuvo cuatro hijos, no cinco: Pierluigi, Mariolina, Laura y Gianna Emanuela.

Santa Gianna, ruega por nosotros.
06/04/10 9:56 PM
  
Juanjo Romero
E.O., menos mal, hay que reconocerle que al menos, en su reparto de carnés me perdona la vida.

una, a eso me refiero, que madres como la suya hay un montón, gracias a Dios. Y reconozco que es heroísmo, pero es que hay muchas madres heroicas.

Dr. Sonnel, sí es el mismo, de ahí la respuesta. La verdad es que si no hay intento de simulación o de autorespuestas me da un poco igual. También es Logansin, El hombre que rie, PorcoRosso, pero no mezcla nicks en el mismo post. Felices Pascuas.

Jacobita, toda la razón del mundo, gracias y corregido. No había caído en el dato. Sí, Santa Gianna, ruega por nosotros.

06/04/10 10:47 PM
  
Victor Doominical
Estimado Juanjo, me congratula que aun te quede un poco de tiempo como para preocuparte de mi, que grande que eres.
07/04/10 9:00 AM
  
Juanjo Romero
Víctor, de nada, pero no se crea nada especial, intento hacerlo con todos.
07/04/10 9:20 AM
  
Victor Doominical
Jajaja, que modestia...
07/04/10 9:33 AM
  
Galsuinda
¡Qué hermosa entrada te ha quedado! Por muchas razones la podemos considerar intercesora. En cuanto a su marido será interesante conocer su vida: seguro que fue un santazo.
07/04/10 12:06 PM
  
Rovirosa
"Comentario de Victor Doominical
En fin, ya veo que no va a rectificar el insulto, ya veo que hay personas que son mas iguales que otras, no entiendo lo que ha entendido de mi comentario, pero le reitero que retire el insulto.
Lo que he querido decir, es que me he sentido humillado por esas palabras, vuelva a leer mi comentario y a entenderlo y despues si quiere vuelva a escribir otros post."



Estimado Victor:

No se tenga usted por ofendido. El bloger ha calificado de "descerebrado" a algunos comentarios no a comentaristas. Ha criticado una opinión, no a usted ni a nadie.
08/04/10 3:24 AM
¡Gracias a Dios que se dé un testimoniio como éste. Una madre con tantos hijos-en un mundo de tan "elevada explosión demográfica" (sofisma de distracción global) y tan moderno en las tecnologías de muerte a neonatos y más,sea una SANTA... SÍ UNA SANTA MUJER Y SU ESPOSO TAMBIÉN SEA UN SANTO. quizás puedan serlo sus hijos. Todos estamos llamados a serlo, según palabras del evangelio. Todo esto es posible con la fortaleza, sabiduría y demás dones del Espíritu Eanto, LA ORACIÓN CONSTANTE, Y SIGUIENDO EL EJEMPLO DE HERMANOS COMO ESTA PAREJA.
01/05/10 8:08 PM
  
Carolina Guevara
Un ejemplo de amor y fidelidad conyugal.
28/04/14 8:18 PM
  
verónica
¿Que pequeños somos,pobres de espíritu. Agradezco que esta bella Familia,su Amor a Dios,a sus hijos y semejantes,me demuestre que Dios si existe.Y que los hombres buenos existen,aunque uno ve tanta maldad
29/04/14 5:32 PM
  
Emilio
Que bella historia, gracias por compartirla. Nunca había comentado en este blog, pero sugiero que no le des más cuerda a Víctor, ni rectifiques nada. En todo caso, que se busque otro blog en donde puedan "entender" su punto de vista.

Un saludo,
28/04/20 3:45 PM
  
Javier Vicens
Gracias por dar a conocer a los Santos. Dios lo bendiga.
28/04/20 8:12 PM
  
Paulina Orellana
Hermosa historia de amor conyugal y vocación del matrimonio. Cordialmente no creo que ella le haya puesto a su esposo en la disyuntiva de escoger entre su vida y la de su hijo como católicos sabemos que es únicamente la voluntad de Dios. Bendiciones.
28/04/20 8:42 PM
  
Nelida Reyna Briceño
Gracias por hacernos recordar la vocación a la que hemos sido llamados todos los cristianos: la santidad, a veces parece inalcanzable, pero como vemos en esta maravillosa familia ha sido una realidad. Es un modelo de familia que debemos imitar donde el don de la Vida, la fidelidad, el amor, la familia, la libertad son los principales valores que debemos cuidar.
29/04/21 6:54 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.