Carta abierta a César Vidal Manzanares

Estimado César, han pasado ya más de doce años desde nuestro primer encuentro personal. Tuvo lugar en la vieja casona que tenían tus padres en Vallecas. Precisamente tu progenitor, Carlos, estaba contigo cuando me presenté allá con un montón de libros sobre la Nueva Era que te quería entregar por si te eran útiles. Años antes, cuando me convertí en cristiano evangélico, había decidido deshacerme de ese material entregándoselo a un pastor holandés experto en esoterismo que dirigía una pequeña comunidad evangélica en el barrio del Pilar (luego se fue a Fuencarral). Pero cuando leí tu libro "Lo que necesita saber sobre la Nueva Era", creí que era mejor que fueras tú el depositario de esos libros. Te localicé, creo que a través de José de Segovia, y desde entonces hemos mantenido una relación de amistad en la que, sin lugar a dudas, he sido yo el principal beneficiario porque he sacado y aprendido mucho más de ti que tú de mí.

Precisamente al poco de conocerte cometiste, según mi opinión de entonces en la que ahora me ratifico, el error de escribir un libro, The Myth of Mary (creo recordar que lo escribiste primero en inglés), sobre la figura de la Virgen María en el catolicismo para la editorial Chick. Una editorial que se caracteriza por un anticatolicismo rancio e intelectualmente nulo. Como quiera que yo era protestante no me pareció mal tu postura teológica contraria a la práctica totalidad de los dogmas católicos sobre la Madre del Señor y creí que tu forma de abordar el tema de la relación entre la mitología pagana y dichos dogmas era correcta. Hoy estoy convencido de que cometiste un error similar al que cometió Ralph Woodrow cuando escribió "Babilonia, misterio religioso", del cual por cierto se retractó con otro libro. Pero mira, eso es lo de menos en estos momentos. No escribo esta carta para criticar aquella decisión tuya.

Recuerdo perfectamente la primera vez que estuviste como contertulio en el programa de La Linterna en la Cope, dirigido entonces por Federico Jiménez Losantos. Entre los otros contertulios en aquel tu primer programa estaba Alberto Recarte, pero no me acuerdo de los restantes. Saliste bastante satisfecho y aquel fue el principio de una meteórica carrera en la cadena de los obispos, interrumpida sólo parcialmente por el año en que el inefable Apezarena sustituyó a Fede en la Linterna cuando éste se ocupó del programa de La Mañana. Tras el previsible fracaso apezarenil, tuve la intuición de que precisamente tú podrías ser su sustituto en la tarde-noche de Cope. Así, cuando me llamaste para decirme que tenías que darme una gran noticia pero que todavía no podías decirme en qué consistía yo te pregunté si no era el que te iban a poner a dirigir La Linterna. Te saliste por peteneras pues no querías confirmarme nada hasta que no el asunto no fuera oficial pero es obvio que di en el centro de la diana.

Dado que hacía ya un tiempo que me había ido a vivir lejos de mi añorado Madrid, no pude asistir a tu primer programa como director de La Linterna pero lo escuché enterito por la radio. Te salió bordado. Y a los dos o tres días parecía que llevaras haciendo el programa toda la vida. Sin duda contabas con un muy buen equipo y, sobre todo y por encima de todo, con la ayuda de nuestro Señor. Súmesele a eso tu capacidad de trabajo y tu capacidad de comunicación -se nota que has sido un buen profesor y conferenciante-, así como tu posicionamiento político-social -ciertamente en tí se dio una evolución hacia posicionamientos liberal-conservadores mientras escribías libros sobre la Guerra Civil y sus protagonistas- y el éxito en audiencia del programa estaba garantizado.

El caso es que hoy eres ya todo un personaje en esta España de principios del siglo XXI. El único protestante español con cierta relevancia social. Es más, me atrevería a decir que en toda la historia de España, ningún protestante evangélico ha sido tan conocido y tan influyente como lo eres tú ahora. Para más inri eso ha ocurrido sobre todo por tu presencia en la cadena "de los obispos". Ironías del destino dirán algunos. Providencia divina pensarán otros. Y antes de seguir, déjame que te diga, y que diga a mis lectores, que en esencia sigues siendo exactamente la misma persona que conocí hace más de una década. Con tus virtudes y tus defectos, pero sin que éstos últimos se hayan acentuado o aumentado por la fama que has alcanzado. Y eso, en sí mismo, es una virtud. Creo que tu condición de cristiano tiene mucho que ver con ese hecho.

Ocurre, querido César, que algunos de los que han convertido el acoso a los profesionales más destacados de la Cope en su pan nuestro de cada día, han creído encontrar en "El mito de María" un misil nuclear tierra-aire que puede desalojarte de la cadena de los obispos. Claro, ellos no saben que cuando todavía eras un simple tertuliano de La Linterna el bueno de Don Bernardo ya te llamó para preguntarte sobre el tema. Es obvio que tú nunca habías -ni has- difundido en la emisora católica las tesis de dicho libro, pero entiendo que el por entonces director general te quisiera tantear. Como quiera que tú le diste las referencias a tus artículos sobre María en el judeocristianismo publicados en las "Ephemerides Mariologicae" y le aseguraste que no estaba entre tus planes el hablar de dogmas católicos en la Cope, Don Bernardo se quedó tranquilo. Han pasado ya unos cuantos años desde entonces y si el hoy presidente honorario de la Cope tuviera que decir algo al respecto, sin duda que ratificaría la impresión que sacó entonces de aquel encuentro contigo.

No hace falta que te diga que en la intención de los redactores de esta "novedosa noticia" no está precisamente la reivindicación de la doctrina católica. Tampoco el buen nombre de la Madre de Cristo. Acudir a un libro del año 94 para enemistarte con los accionistas de la emisora donde trabajas es señal de la desesperación que tienen por tu éxito radiofónico. El último EGM les ha hecho más pupita porque no sólo confirma la buena línea de éxito de audiencia en que seguís tanto tú como Fede y Nacho Villa, sino que demuestra que los posibles recambios que algún [email protected] hubiera podido tener en mente para ocupar vuestro lugar, sólo llevaría a la emisora a la ruina económica en menos que canta un gallo. Y por si eso fuera poco, más les ha debido de molestar el dato de que tu programa es, en el sector de la radio española, el más descargado en Internet para los ipods, cosa que como bien has reconocido cabe atribuir al bueno de Isaac (buen fichaje te recomendé con él, ¿verdad?). Pues aunque yo no soy el Quijote ni tú Sancho Panza, sí te digo: Ladran César, luego cabalgas. Y si se cumple el deseo de Monseñor Cañizares de que renovéis contrato antes de estas Navidades, más vais a cabalgar a lomos de ese Rocinante radiofónico.

Tanto si ocurre eso como si no, cuídate, que bien sabes que posiblemente estás entre aquellos que determinados miserables querrían ver o empujar a dar el paso a la otra vida. Aunque tú sabes, pues así me lo has dicho, que el Ángel del Señor acampa alrededor de los que le temen, no está de más que tomes todas las precauciones posibles. Queda mucho por hacer para defender los valores comunes que compartimos todos los cristianos, católicos, protestantes y ortodoxos y parece ser que a Dios le ha parecido bien que tú seas uno de esos defensores. Sólo a Él sea la gloria.

Tuyo siempre en Cristo,
Luis Fernando Pérez Bustamante.

22 comentarios

  
sofía
Siempre hay que fijarse más en lo que nos une que en lo que nos separa. Esto es más fácil cuando se tienen amigos con ideas diferentes a las nuestras.
Deberíamos considerar a todo el mundo amigos, al menos en potencia, porque así intentaríamos comprender sus puntos de vista, aun sin compartirlos, y todos saldríamos ganando.
13/12/06 9:22 PM
  
matias
César Vidal siempre ha sido muy respetuoso con la religión católica en todos sus programas. Y a él en la COPE se le ha respetado su condición de protestante. Esa generosidad mutua, ese respeto, ese pluralismo es impensable en medios de comunicación "laicos y lacistas", donde si no comulgas con la secta, te echan.

Sigue así César, y como católico que soy, algún día espero que des el mismo paso que dio en su momento Luis Fernando y vuelvas a la casa común, a la Iglesia. Si no, que también Dios te bendiga.
14/12/06 12:40 AM
  
Hermenegildo
César Vidal (que no me cae mal, ojo) dice en el libro en cuestión: "María...Centenares de millones la adoran". ¿De verdad César Vidal, hombre culto donde los haya, cree los católicos adoramos a María? No me lo puedo creer. ¿Se trata entonces de intoxicar sobre la religión católica? ¿Qué piensas, Luis Fernando?
14/12/06 12:55 AM
  
maricarmen
Oye Luis Fernando, y tu no podrías ocupar el puesto que debieras en la cope? . Contesto a la cuestion surgida en el JAY; se me ocurre que sí.
14/12/06 2:14 AM
  
Avelino Soutelo
La carta de ese señor es muy buena, quiero decir que está muy bien escrita. Lo cual no me parece que le dé la razón.
No tengo la paciencia ni la experiencia de haber escuchado a C. Vidal, entre otras razones porque en simultáneo hay otros programas radiofónicos con los que sintonizo más.

En todo caso, la línea de la Cope, sobre todo en algunos programas, como el del tal Fede, lejos de convertírmela en "la bendición de Dios" que dijo un mal día el Arzobispo de Sevilla, me parece poco menos que un instrumento de perversión, desde luego, nada cristiana.

No otra fue la razón de que, cuando en la más reciente declaración del IRPF surgió la alternativa de marcar la famosa casilla, hui convencidísimo (por primera vez) de que el entonces creo 0'5% fuera para quien es titular de una emisora poco menos que vendida al diablo por la cúpula de la Conferencia Episcopal, sin responsabilidad de Ricardo Blázquez, bien lo sé. Sí de los Rouco-Cañizares-Camino y compañero...
14/12/06 4:11 PM
  
Luis Fernando
Ocurre una cosa. Cuando uno se niega a marcar la casillita de la Iglesia en la declaración de la Renta, no le está negando ese dinero ni a la Cope ni a los obispos, sino a TODA la Iglesia. Incluída la que dedica gran parte de su tiempo y dinero en atención social.

Pero nada oye, allá cada cual con su conciencia.
14/12/06 4:27 PM
  
Luis Fernando
Mari Carmen, no sé de qué cuestión en JAI hablas.
Respecto a lo que sugieres, ni está en mi mano ni desde luego podría trasladarme a Madrid a trabajar. Y en la emisora local de Huesca supongo que tienen todo cubierto.


Hermenegildo, los protestantes no diferencian entre culto religioso de latría, hiperdulía y dulía. Para ellos todo culto religioso es esencialmente el mismo. Por eso el culto a María o a los santos les parece idolátrico.
14/12/06 4:31 PM
  
Hermenegildo
Sí, Luis Fernando, pero supongo que un hombre culto como César Vidal debe de conocer la distinción entre latría e hiperdulía, aunque no la comparta.

Por otra parte, me planteo si los evangélicos permitirían en una cadena de radio de su propiedad que un católico militante fuese una de sus estrellas. Sospecho que no. Hace poco, Carlos Valverde, colaborador de "El blog de las Iglesias Béticas", escribía en un "post" los siguiente: "Hace poco escribí a la publicación "Protestante digital" ofreciendo mi colaboración escrita; y, ante mi asombro, me contesta el director que conoce la alta calidad de mis artículos por otras publicaciones, pero que no puede ser, porque "soy católico" y no pertenezco a su facción "evangélica"". Hace poco escribí a la publicación "Protestante digital" ofreciendo mi colaboración escrita; y, ante mi asombro, me contesta el director que conoce la alta calidad de mis artículos por otras publicaciones, pero que no puede ser, porque...
14/12/06 8:16 PM
  
Hermenegildo
(SIGUE)... no puede ser, porque "soy católico" y no pertenezco a su facción "evangélica". ¡Olé la "grasia"! ¡Buena razón cristiana! Desde luego, en su derecho está. Pero, muy buena, sí, señor".

14/12/06 8:17 PM
  
Luis Fernando
Hermenegildo, él sabe que los católicos hacemos esa distinción. Pero al escribir dicho libro sostuvo la postura protestante que no establece la diferencia.

Respecto a lo otro que dices, es una buena pregunta.
14/12/06 8:23 PM
  
Silveri Garrell
En la Iglesia Católica se dan situaciones que me atrevo a calificar de "grotescas". A ninguna secta y ni siquiera a las iglesias protestantes se les ocurriria colocar a un predicador en el púlpito que fuera de religión diferente a la de la iglesia o secta respectiva. Solo en el Catolicismo se da esta obertura que califico de generosidad injusta puesto que existen muchos católicos sin trabajo que muy bien harian la faenita de locutores de La Cope. La elección de un locutor estrella protestante en La Linterna puede ser debido a cuestiones economicistas de audiencia, pero en una "linterna" católica para alumbrar espiritualmente, un protestante no puede dar "lo que no tiene". Este sistema no es "comunitario", este dar el trabajito y el enchufe a otro de fuera no hace piña unitaria, esto decepciona al más inteligente pensador, esto es injusto puesto que en una familia, iglesia o comunidad, cuando sale un trabajo remumerado, para contentar al grupo se suele regalar a un miembro del grupa ant...
14/12/06 9:36 PM
  
Silveri Garrell
(continuación del anterior)....antes que a un alienígena. No és extraño que a La Iglesia le pasen problemas que no debieran.
14/12/06 9:39 PM
  
Luis Fernando
Ocurre que La Linterna no es un púlpito para predicar el evangelio sino un programa de información y tertulia.
14/12/06 11:01 PM
  
Hermenegildo
Silveri: por desgracia, no hay muchos católicos capaces de hacerlo tan bien como César. Además, su función no es hablar de religión, sino de actualidad.
15/12/06 12:06 AM
  
somosaguas
Buenos artículos de don César Vidal en la revista Calibán
15/12/06 12:43 AM
  
Hermenegildo
Luis Fernando, por cierto, el suplemento de religión de "La Razón" informaba en viernes de que una famosa ex tenista norteamericana, Andrea Jaeger, ha decidido ingresar en un monasterio de Madres Dominicas anglicanas. ¿Qué quiere decir esto de anglicanas, porque no creo que sean monjas protestantes?
15/12/06 1:43 AM
  
Hermenegildo
¿Existen monjas protestantes o algo parecido?
15/12/06 2:23 AM
  
Luis Fernando
Sí, desde hace ya cierto tiempo existen monjas luteranas y anglicanas. Es un fenómeno curioso, sobre todo en el luteranismo dado la adversión que el propio Lutero tuvo contra la vida religiosa tras separarse de la Iglesia.
15/12/06 9:19 PM
  
Yalosabes.
jejeje, Don Luis Fernando...saludos, saludetes, machote.

Manuel C.
17/12/06 5:16 PM
  
Manuel C.
Cita:
..César Vidal (que no me cae mal, ojo) dice en el libro en cuestión: "María...Centenares de millones la adoran".

Respondo:
Lo cual en esencia responde a la profecía que el mismísimo Espíritu Santo hace recitar a María en el Magnificat

"Y todas las generaciones me llamarán bienaventurada".

Cientos de millones de voces, en todas las naciones, por todos los siglos clamarán a María... necesariamente ya muerta. Como curiosamente así ocurre en los 5 continentes.

Si el bueno de César Vidal meditara honestamente sobre esa frase con espíritu tan grande como la frase "todas las generaciones", sabría que es cumplimiento profético bien bíblico. "Abre tus ojos" dijo alguno.
17/12/06 5:27 PM
  
Manuel C.
Po cierto Luis, hay por ahí una curiosa campaña que no puedo reprimir pensar que es de las que le gustan a César Vidal.

De esas que rompen el status quo pero con más razón que un templo. Te copio las ideas básicas de los posts publicados en los siguientes. Házsela llegar a Vidal, me da que le va a gustar el argumento tan simple como contundente.

Leña al mono hasta que hable inglés.

Manuel C.
17/12/06 5:38 PM
  
Manuel C.
"Pido perdón y perdono de todo corazón". General Francisco Franco en su Testamento. Eso es GRANDEZA en el alma.

1.Pedir perdón.
2.Perdonar "de todo corazón"

http://www.generalisimofranco.com/cronica1.htm

"Pedimos perdón y perdonamos de todo corazón".

¿Cuando ZP, el PSOE, sus socios y la Masonería española recitarán esa misma frase por su genocidio de 60.000 inocentes y su golpe del 34?.

¿Cuando, ZP?. Queremos oirlo en un acto solemne.
17/12/06 5:40 PM

Los comentarios están cerrados para esta publicación.