No creen en el poder de la gracia. Eso es todo

Este artículo lo escribí en el 10 de mayo del 2015. Lo republico.

—-

En todos estos meses de pleno periodo sinodal e intersinodal, están saliendo a la luz dos modelos de entender no ya la Iglesia sino el cristianismo. Modelos que, a la larga, es evidente que no podrán convivir en comunión.

El primero consiste en mantener lo que la Iglesia ha enseñado siempre. A saber, que el hombre es pecador, pero Dios ha querido salvarlo mediante Cristo y enviando el Espíritu Santo para darle la capacidad de vivir en santidad. La Escritura es muy clara al respecto. Ser santo no es una opción para el cristiano. Es su destino, es su llamamiento, es su “deber". Pero no es algo que pueda alcanzar por sí mismo, en sus propias fuerzas. La gracia no es que venga en su auxilio, como una especie de bastón de apoyo. Es que es lo único que le permite llegar a ser lo que está llamado a ser. Los sacramentos, especialmente el de la Eucaristía y la Confesión, son fundamentales. La Revelación es la que es y la pastoral debe ser fiel a la misma.Nadie como la Iglesia sabe tanto de la miserias humanas y del poder de Dios para sacar oro de donde solo había hierro oxidado.

El segundo considera que eso de la santidad es cosa de unos pocos. Que se puede ser cristiano y vivir en pecado de forma continua. Que la Iglesia está para comprender que hay situaciones imposibles de superar, porque al fin y al cabo, no hay por qué esperar de un cristiano mucho más de lo que se puede esperar de quienes no lo son, porque todos somos carne y sangre y no ángeles del cielo. Sí, dicen, sería mejor que los cristianos no se divorciaran, no abortaran, no se dedicaran al consumo desenfrenado, etc. Pero como de hecho muchos hacen eso, hay que asumirlo sin más porque Dios ama a todos por igual. Todo es mudable. Desde la doctrina hasta la pastoral.

Obviamente hay grados y matices en ambos modelos, pero en esencia son así. Y si algo es muy claro es que el primer modelo le choca al mundo, es rechazado por quienes no quieren vivir conforme a la ley divina, mientras que el segundo busca que el cristiano se adapte al mundo como mano a guante, dotándole solo de un ciero tamiz moral buenista, que tiene mucho de pelagiano y muy poco de vida en el Espíritu.

Ni que decir tiene que los que abogamos por el primer modelo sabemos que somos pecadores. No somos puros. No somos perfectos. No somos en principio mejor ni peor que nadie. Simplemente, confiamos en el poder de Dios para transformar nuestras vidas, para ir dejando el pecado atrás, siquiera sea poco a poco. No nos conformamos con vivir igual que aquellos que han sacado a Dios de sus vidas o nunca le han tenido como Soberano de sus almas. Es más, como sabemos que la vida en Cristo es verdadera vida, rogamos al Señor que nos ayude a ser instrumentos de conversión de quienes están alejados de Él. No despreciamos a los que viven esclavos del pecado, sino que deseamos que aprendan a vivir en libertad como Dios nos ha concedido aprender a nosotros.

Unos creemos en un Dios todopoderoso capaz de crear a Cristo en nosotros. Otros creen en un dios inválido, torpe, que no es capaz siquiera de que sus hijos dejen atrás todo lo que les aleja de Él. Unos sabemos que nuestros pecados -sí, he dicho NUESTROS- no tienen la última palabra. Que si clamamos a Dios, si dejamos que Cristo sea el Cirineo que nos ayuda a cargar nuestras cruces, iremos creciendo en santidad. Por gracia vivimos lo que dice la Escritura: “La senda de los justos es como la luz de la aurora, cuyo resplandor avanza hasta el pleno día” (Prov 4,18). No pretendemos brillar ya como el sol en su cénit. Pero no queremos vivir toda la vida en la noche oscura de luna nueva.

No queremos una Iglesia de cátaros, de puros absolutos, aunque no está de más recordar que esa, y no otra, es la Iglesia que ya está en el cielo. Queremos una Iglesia de pecadores que por gracia caminan por la senda de la santidad, que se reconocen absolutamente dependientes de Dios para ir dejando atrás el hombre viejo y vivir como renacidos por el Espíritu Santo. Y, antes o después, quedará evidente que no podemos estar en la misma Iglesia que aquellos que no creen en el poder de la gracia. No son instrumentos de santificación y sí de iniquidad. Y cuanto más disfracen su ponzoña herética de lenguaje supuestamente cristiano, más peligrosos son.

Santidad o muerte.

Luis Fernando Pérez Bustamante

85 comentarios

  
sav-gal
Estoy totalmente de acuerdo con el contenido de esta opinión.

El problema grave es cuando tenemos que enfrentarnos a personas contrarias al mensaje cristiano, y las mismas nos argumentan con que algún príncipe de la Iglesia dice lo mismo que ellos, deduciendo de todo ello que nuestra visión de las cosas es medieval.

Nuestro problema es doble: 1º no apartarnos del mensaje, 2º comunicar el mensaje a una sociedad que está intentando borrarlo a marchas forzadas.

En fin, ya iremos encontrando la fórmula.

Gracias y salu2.
10/06/15 11:38 AM
  
Francisco Javier
Mi opinión:

No se trata tando de decir: "Como la gente peca, da igual, dejémosla en sus pecados y pensemos-prediquemos-creamos que la santidad es cosa de pocos".

Creo que lo que se trata es de algo mucho más profundo: "Esas cosas NO son pecado".

Es decir, es pecado: la corrupción, oprimir a los pobres, la guerra, los deshaucios, la discriminación..... (Que efectivamente lo son).

Pero no es pecado: la fidelidad sexual entre personas (justamente esto: ya sean hetero-homo, casados-no casados), la búsqueda del placer por el placer con la persona querida, el rehacer tu vida con otra persona si te fue mal... etc etc

La lucha no es tanto contra el "abandonémoslos en sus pecados". Sino con el "Estas cosas no son pecado sino parte de una estrechez de miras de la Iglesia durante siglos y ya es tiempo de acabar con ello".

Los pecados hoy tienen que ver con la "falta de tolerancia" y la "discriminación". Ha cambiado el paradigma social. Los pecados sexuales (y ningún otro) ya no son tales, salvo que no haya consentimiento por parte de la otra persona.

El consentimiento lo valida todo. Si hay consentimiento, ya no hay pecado.
10/06/15 11:52 AM
  
Renzo
Editado:
Corregido. Gracias.
10/06/15 11:58 AM
  
Damián
Mientras hay Gracia, hay Esperanza. Luego, siempre hay Esperanza, ESPERANZA EN CRISTO. " Yo hago nuevas todas las cosas" Ap 21,5. Los arrianos y pelagianos piji-progres vomitan su impostura: "no queremos profetas de calamidades". Obvian a Cristo Vivo y el poder de su Gracia.
10/06/15 11:59 AM
  
Shylock
Editado.
---

LF:
No mezclemos churras con merinas y menos que sean offtopic. Hay pronunciamientos magisteriales sobre asuntos que no son ni dogma de fe ni doctrinas firmes, que pueden ser modificados por diversas razones. Por ejemplo, el tema de las corridas de toros. Pretender que eso se aplica también a cuestiones dogmáticas, es demostrar un desconocimiento absoluto de lo que es la fe católica. Es su caso.
Y como la cuestión es offtopic, ni siquiera doy paso al comentario para no abrir un debate absurdo.
10/06/15 12:11 PM
  
Marka
LF, no puedo estar más de acuerdo con tu post. Mi experiencia, que no ha sido corta, me ha permitido experimentar ambas situaciones. Desde el mas puro pensamiento heterodoxo que siempre resultó catastrófico en el que se hizo uso de lo que hoy llamaríamos "misericordina" y en el que se trataba de quitar importancia a los pecados de una juventud turbulenta, hasta la ortodoxia predicada por la Iglesia de los últimos 2 milenios en la que por fin he encontrado la paz. El camino ha sido largo (10 años) pero la accion del Señor, su Gracia, no ha faltado.
En el primer caso acababa siendo peor persona mientras que, en el segundo, han cambiado las tornas y en la actualidad mi preocupación se centra en cumplir con los propósitos de mantener un camino intenso de oración de alabanza para lo que sin duda también necesito de la Gracia y ayuda del Señor. ¡Nada se consigue sin Él!

---

LF:
El Espíritu Santo, salvo en casos concretos, no parece demostrar especial prisa en transformar las almas. Pero no deja de hacerlo. O sea, se podría decir eso de "lento pero seguro".
10/06/15 12:51 PM
  
Juan Andrés
Para creer en la gracia primero hay que estar enamorado de la Santísima Trinidad, de nuestro Dios único y trino. El tema es que no creen en este único Dios y por ello el mensaje de Cristo es desvirtuado. Entonces el problema es anterior a la gracia. El dios de ellos no es el mío, camino verdad y vida. No puede serlo, es incompatible. Le pido a Dios constantemente discernimiento en estos tiempos, y no me saca ni un ápice de donde me encuentro. Alguien está sobrando, ellos o yo. Y hasta ahora no he logrado que Dios me diga que soy yo.
10/06/15 1:18 PM
  
Fred
El cristianismo, que no pone la santidad como objetivo de su vida, el que confranterniza con la mundanidad, y que no cree en la gracia, tiene una consecuencia clara: la negación del pecado. Esto lo estamos viendo en nuestros días.

El que no està dispuesto a luchar para quitar el pecado de su vida, y que el peor y raíz de todos los males es el pecado, poco a poco, considera que muchas acciones ya no son pecado, o casi nada es pecado.

Dicho con una imagen: el que no va contracorriente, es arrastrado por la corriente.
10/06/15 1:26 PM
  
andrea
Al final quedará "pusillus grex" como cuando nació nuestro Señor y los que esperaban eran pocos,los anahuin,los pobrecitos de Dios.
10/06/15 1:37 PM
  
Horacio Castro
Es un artículo además de necesario muy oportuno.
10/06/15 1:38 PM
  
Rafael de Higuera
"Simplemente confiamos en el poder de Dios para transformar nuestras vidas y dejar atrás el pecado, siquiera sea poco a poco"
Luís Fernando, espléndido diagnóstico todo el artículo. Destacó esa frase porque emociona leerla. Lo dice quien ha vivido en su persona los dos modelos y ha pasado en los últimos dos años de pelagiano o semipelagiano a católico, y espera que el Espiritu Santo, por intercesión de María, termine su trabajo conmigo y con aquéllos por quienes rezo.
Y como dices que los elogios no te hacen bien, te compenso el anterior con una corrección filológica. Donde dice "cierto tamiz moral buenista", debe decir a mi parecer "cierto matiz moral buenista".
PD. No puedo evitar tener una tremenda curiosidad sobre cómo ha mezclado un comentarista anterior este tema con las corridas de toros


---

LF:
No, lo los toros lo he sacado yo. Él sacó otro asunto.
10/06/15 1:46 PM
  
Quinocho
No es que no se crea en el poder de la gracia. Es que ni siquiera se sabe qué es eso de la "gracia". No es que no se crea que la gracia te libera del pecado. Es que no se cree que exista el pecado porque la moral se ha visto reducida a psicología, sociología, biología...¿Cómo vas a convencer a alguien de que la relación homosexual es pecado si cree que Dios le ha hecho así? (Y argumentar con la Escritura no serviría de nada porque entonces empezaría a parlotear con cosas como "la mentalidad de la época", "los descubrimientos científicos" y cosas por este estilo). Dices que la gente de hoy es pelagiana, yo digo: ¡ojalá fuera así! Porque el problema es que ni a eso llegan. Ese es el problema básico de la Iglesia de hoy: que está llena de gente que ha sido bautizada pero no evangelizada. Quizá habría que replantearse seriamente la práctica de bautizar sistemáticamente a los bebés visto los lamentables resultados que está dando. En tiempos de mortalidad infantil elevada tenía mucho sentido hacerlo así, pero no hoy cuando es rarísimo que un niño muera sin llegar al uso de razón. Añado que antes podía contarse con que el neófito absorbería inconscientemente mucho cristianismo incluso si su instrucción religiosa explícita era deficiente (y a menudo lo era). Pero hoy tampoco podemos contar con ello.
10/06/15 1:55 PM
  
María de las Nieves
Muy bueno que cada uno nos demos cuenta de dónde estamos y con la gracia nos hace crecer en la Verdad ,hay realidad natural y lo Sobrenatural.
El cristiano está llamado a la divinización o participar en el misterio trinitario, por eso se aparta del pecado que a la vez no es lo natural.
Esta radicalidad de la llamada del Señor está desde siempre en marcha y más desde la Resurrección y Glorificación de Cristo Jesús.
La Segunda Venida es que ya Él descienda glorificado a esta tierra .¿A qué y a quién estamos esperando sino ? La luz de la Gloria del Tabor es el anticipo para que muramos del todo y resucitar con Él en este cuerpo de carne.
10/06/15 1:55 PM
  
Jordi
Lo de la gracia es gracioso, pues llevando al absurdo el modelo de antievangelio, anticristo y antiiglesia, nos podemos encontrar con un purgatorio o infierno "por parcelas".

Hans, Otto y Arnold mueren como católicos en Berlín, Hamburgo y Hannover el 1 de enero del 2016. Los tres son pecadores del mismo pecado de sextum y tienen las mismas condiciones de conocimiento y consentimiento.

Hans va al cielo, su obispo ha derogado la conducta como pecado y la ha elevado a virtud.

Otto, con menos suerte, pero almenos ha ido al purgatorio, pues su obispo ha puesto unas condiciones para ir al cielo que no cumplió.

Arnold lo pasa peor, pues su obispo, un carca, mantiene la doctrina tradicional. Sólo se salvaría si Hannover acoge un día la doctrina más favorable para él, o Hannover pasa a ser "invadida" por el obispo de Berlín y se la anexiona :)

Un mismo pecado, tres destinos.
10/06/15 2:43 PM
  
Percival
Parafraseando a San Jerónimo: "El mundo se despertó un día y gimió de verse pelagiano". La pura verdad.
Peor: no hay fe en la gracia porque no hay fe en Cristo Redentor. Y así no hay fe ninguna.
10/06/15 3:02 PM
  
Gabriela de Argentina
Brillante artículo. Quienes, como yo, hemos vivido largos años en la oscuridad, con nuestras almas adoremecidas, valoramos sobremanera vivir en la luz, cualquier rayo de luz por pequeño que sea es bienvenido. Y rogamos a Dios nos conceda la gracia de no volver jamás a la oscuridad. Aunque caigamos mil veces, mil veces rogamos para levantarnos. Asi es LF, los que pugnan por acomodarse al mundo no creen en el poder de la gracia, quizas porque nunca la han experimentado. Que el Espíritu Santo los ilumine.
10/06/15 3:09 PM
  
luis
Si no se cree en el poder de la gracia, no se cree que Dios es omnipotente. Y si no se cree que Dios sea omnipotente, no se cree en Dios.
10/06/15 3:23 PM
  
José María Iraburu
Escribe Santa Teresa, ya una vez convertida de su vida espiritual mediocre, que durante diecisiete años "gran daño hicieron a mi alma confesores medio letrados... Lo que era pecado venial decíanme que no era ninguno; lo que era gravísimo mortal, que era venial" (Vida 5,3).

Así puede un cristiano estar cautivo en la penumbra o en las tinieblas, pecando tranquilamente, hasta que algún siervo fiel de Dios le comunique la luz de Cristo, la verdad. Y le anime a pasar con la gracia de Cristo de la obscuridad a la luz, de la mentira a la verdad, de la cautividad a la libertad propia de los hijos de Dios, del pecado a la gracia, de la muerte a la vida.
10/06/15 4:23 PM
  
Leonardo
Tremendo. Una vez en mi infancia le pregunté a un sacerdote, en un paseo, si por cambiar de Diócesis podría yo "portarme un poco mal". La pregunta era una broma infantil, pero la respuesta fue clara: de ninguna forma. Ni en broma, ni en serio, hay variantes en la Moral, en la Doctrina, según la Diócesis.


Es lo que quieren hacer los alemanes y algunos más, en definitiva: al pasar la línea de una Diócesis, se admiten cosas que en otra no se admiten. Y no son `peccata minuta, de que me porté un poco mal, o me impacienté o me puse caprichoso... no precisamente. Quieren formalizar lo que ya practican, y eso es aún más grave. Esto, en previsión meramente humana y racional, se llama tremendo Cisma.

Que Nuestro Señor Jesucristo solucione esto. El problema no está al alcance de la "buena onda"...
10/06/15 5:38 PM
  
Ricardo de Argentina
El cuento que nos ha traído Jordi grafica muy bien la peste del Relativismo, ése que Benedicto XVI nos animó a enfrentar y desterrar apenas asumió su pontificado.

El ejemplo que ha puesto es muy a propósito, porque los obispos alemanes -especialmente su cúpula jerárquica- al manifestarse dispuestos a desconocer los resultados del Sínodo si ellos no les satisfacen, se han mostrado infectados de relativismo hasta el tuétano.
10/06/15 5:45 PM
  
Joaquín Simó Caballer
Y llegará un día, cuando Cristo reine hostensiblemente en la Tierra en los corazones, que los hombres y mujeres, llenos de la Gracia de Dios, podrán decir como a la Virgen dijo:
"Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador porque ha mirado la humillación de su esclava/o. Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí; su nombre es Santo y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación. Él hace proezas con su brazo, dispersa a los soberbios de corazón, derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes. A los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos." Lc 1,46

Y yo pregunto a los del "1er Modelo": ¿cuántos creen que esto vaya a suceder?
Ya puedes ir hipotetizando Luis Fernando en una dramática subdivisión entre ese 1er Modelo ... entre los patológico-optimistas-pelagianos-hipócritas y los "otros": los que esperamos la -todavía no consumada- "restauración de todas las cosas en Cristo" Hch 3,21. Y sinceramente, que me tilden como les dé la gana.
Saludos crack!! jajaja ...
10/06/15 6:11 PM
  
Rexjhs
Ciertamente Luis Fernando, es un problema de falta de fe. Pero creo detectar algo más: no quieren creer, como el peor de los ciegos.

Muchos de ellos saben que lo que promueven y enseñan no es correcto, pero lo hacen porque, tras algunas renuncias y errores iniciales, han acabado pensando del mismo modo en que viven, en el pecado, y porque así creen poder esconder sus faltas bajo el manto de la misericordia.

Y, aparte, rechazan la cruz, que es el punto clave de un catolicismo sano: al renunciar al sufrimiento, a la continencia, a la castidad, a la moral, etc. rechazan la gracia. Llegan así a la paradoja de que rechazando la cruz creen rechazar el sufrimiento y vivir más cómodamente, cuando lo cierto es que se llega al relativismo moral y social, a la acedia espiritual, a la muerte de la virtud, y, finalmente, a la más completa infelicidad. Es por ello que la vida del católico es un plano inclinado: o se sube con la gracia o se baja sin ella. No es posible quedarse quieto en ese plano, y eso explica que el tibio acabe frío y el frío congelado. Sólo pidiendo la gracia y la santidad se puede subir al Carmelo. Te lo dice uno que llevaba bajando años y años y al que la Virgen le tiró del pelo un día en sentido contrario. Abrazo.
10/06/15 6:39 PM
  
Joaquín
El Papa actual también ha repudiado expresamente el relativismo y el "cristianismo light".

---

LF:
Varias veces.
10/06/15 6:51 PM
  
Alonso Gracián
Muy necesario post. Sin la gracia no es posible nada saludable. Y esto hay que predicarlo a los cuatro vientos.

10/06/15 7:10 PM
  
Almudena
Me parece un acto de suma injusticia el querer hacer ver que la posibilidad de santidad es para unos pocos, es hasta insultante el planteamiento ese de que como algunos no pueden hay que dejarles en el hoyo. ¿Quienes son y que se creen esos que deciden que tu si puedes y tu no? ¿Con qué autoridad contradicen al mismísimo Dios? Misericordia no, veneno en vena.
Gracias LF, y perdona pero estoy que ardo con todos aquellos que hacen sentirse inferiores a unos respecto a otros de cara a Dios, Su Bondad y la posibilidad certera de Su Gracia. Yo peco, y hay lo que hay, pero jamás consentiré a nadie que me diga lo bien que estoy en el hoyo y que la santidad es de superhombres y no de Dios.

---

LF:
El celo de tu casa me consume.

10/06/15 7:23 PM
  
Rexjhs
Perdón, se me olvidó decir antes que el plano inclinado es consecuencia del pecado original, que dañó nuestra naturaleza dejándola caída y permitió en nosotros la inevitable reliquia de la tendencia al pecado. El bautismo borra, evidentemente, el pecado original, pero no evita esa tendencia al mal. Sólo la gracia nos permite subir. Sin ella, caemos hacia aquél que infligió tan gran herida en nuestra naturaleza humana pura inicial.
10/06/15 7:26 PM
  
Japo
Magnífico post
10/06/15 7:46 PM
  
Esteban de Alemania
Como en algunos comentarios aquí se insinúa, que la Iglesia de los obispos alemanes fuese muy liberal en materia de disciplina sacramental, como católico alemán me siento forzado a elevar mi protesta. Acá en Alemania mas bien tenemos la más rigurosa y severa disciplina sacramental del mundo. Si cometes una infracción contra el primer mandamiento (de la Conferencia Episcopal Alemana), estás ipso facto excluído de:
- recibir los sacramentos de la Reconciliación, Eucaristía, Confirmación y Unción de los Enfermos (excepto peligro de muerte)
- ser padrino de Bautizo o Confirmación
- ser miembro de consejos parroquiales o diocesanos
- poder participar en elecciones de esos consejos
- membresía en asociaciones eclesiásticas públicas
- contraer matrimonio en la Iglesia, salvo con permiso del obispo
- funeral católico, salvo haber mostrado señal de arrepentimiento (por esa infracción específica)
- si eres uno de los 700.000 empleados de empresas eclesiásticas católicas en Alemania, pierdes tu trabajo
- si ejerces un ministerio de la Iglesia, se te retira la licencia
- sin afectar los efectos inmediatos ya encionados, se te invitará a una "conversación", en la que se te exhortará a volver a cumplir con el primer y único mandamiento de la CEA y se te amenazará con que de rechazar esta "invitación", se te considerará haber incurrido por ello en herejía, chisma o apostasía, según gusto y parecer del obispo, aunque firmes todo el Catecismo y te atengas al Derecho Canónico de la Iglesia universal y lleves una vida de santidad según estos.
(...dbk.de/fileadmin/redaktion/diverse_downloads/presse/2012-145a-Allgemeines-Dekret-Kirchenaustritt_Dekret.pdf)

¿Conoce alguien acaso una diócesis en otro país con una disciplina sacramental mas estricta y rigurosa que esta? Y esta disciplina reina en todas las diócesis de Alemania, sin excepción! Así que nada de mudarse de Berlin a Hannover!

Bueno, eso sí, nuestros obispos han simplificado un poco esos 10 mandamientos de la Biblia y los 5 mandamientos de la Iglesia, así como los miles de cánones del Derecho Canónico, reduciendo los deberes del católico alemán a uno solo: el pago del impuesto eclesiástico. Si pagas este, estás excento de todo lo demás. Si pagas y eres hereje, apóstata o ateo desde siempre, ya estás altamente calificado para ser profesor de religión, agente pastoral o incluso catedrático de facultad teológica, si además tienes doctorado de alguna universidad o facultad heterodoxa. Si eres homosexual practicante, la CEA te podrá recomendar alguna comunidad religiosa aperturista, donde puedes desenvolver libremente tus inclinaciones. Si aparte de homosexual practicante eres ambicioso y te gusta el juego del poder, pues los jesuitas alemanes te esperan con puertas y braguetas abiertas. Si eres divorciado y no te gusta vivir sin pareja, pues no hay problema, que tu párroco no pueda solucionar, sino se las tiene que ver con su obispo. Acá no esperamos ningún sínodo, sino que practicamos eso ya desde muchos años, por no decir decenios.

---

LF:
A veces me pregunto si lo que hay de catolicismo en Alemania es la Iglesia de Cristo o una Sociedad Anónima en manos de gestores ineptos y necios.
Pero bueno, siempre quedará un remanente fiel. Al menos eso espero.
10/06/15 8:38 PM
  
Isabel D.
Por supuesto que no hay mudanza en la Doctrina y que las cosas son lo que son sea en la Diócesis que sea. La ley natural está inscrita en el corazón del hombre y la gracia sana y eleva la naturaleza, haciendo posible lo que parecía que no lo era.
Lo que sí cambia es el entorno y la percepción que se pueda tener más o menos obscurecida o lo que es peor poco evangelizada.
¿Por qué en lugar de criticar a los alemanes no se arman de valor para ir a evangelizar allí? Porque... no sé qué es peor si morir en Siria entre bombas o entre la gélida indiferencia del materialismo acomodado.


---

LF:
¿Y por qué nosotros, seglares que no hablamos una palabra de alemán, tenemos que ir a evangelizar a Alemania, cuando es deber de los sacerdotes y obispos de allá?
10/06/15 8:43 PM
  
Isabel D.
¿Por qué en lugar de hablar del "deber" de santidad, algo que para algunos suena como un frío impuesto pecuniario, no se habla de la maravilla que es vivir la virtud que es calidad de vida moral, un esfuerzo que vale la pena, un regalo de la gracia a nuestra pequeña colaboración, un diálogo de amor entre Padre e hijo?
¿Acaso no hay más pecado que el sexto ni otra virtud que la castidad? ¿Es que es el más grave de todos?
Sé que los que aquí escriben no lo piensan. Es sólo que así pueden recibirlo algunos o así me lo han planteado.

---

LF:
A quien le es dado aprender a caminar por los caminos de la gracia, el "deber" de santidad no solo no es un frío impuesto, sino una realidad gozosa que les concedida hacer.

Respecto al pecado contra el sexto, San Pablo explica cuál es su verdadero peligro:

Huid de la fornicación. Todo pecado que un hombre comete queda fuera de su cuerpo; pero el que fornica peca contra su propio cuerpo. ¿O no sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, que está en vosotros y habéis recibido de Dios, y que no os pertenecéis? Habéis sido comprados mediante un precio. Glorificad, por tanto, a Dios en vuestro cuerpo.
1 Co 6:18-20
10/06/15 8:57 PM
  
Isabel D.
Totalmente de acuerdo en todo. Maravillosa pureza del corazón y del cuerpo que nos permite ver a Dios. Dicho esto, los jóvenes hoy se emborrachan y drogan porque no ven sentido a sus vidas: atentan contra el quinto mandamiento y el primero les suena a música celestial.
Y no en Alemania, no, en España. Porque no ven futuro profesional, porque sólo se habla de corrupción, porque el discurso se basa más en la condena y marginación que en la liberación del Evangelio.
¿Qué estamos haciendo?
Pues si esto ocurre aquí, calculen en Alemania: país al que, paradojas de la vida, debemos la claridad doctrinal de un Papa como Benedicto XVI.
10/06/15 10:08 PM
  
Marco
Post impecable.
Si Santa Teresa se quejaba de los confesores "medio letrados" ayer, ¿qué diría de los de hoy?
O Gracia o nada.
11/06/15 12:10 AM
  
frayescobabcn
Muy buen post LF

Es una pena que no se diga esto mismo desde los púlpitos


11/06/15 12:52 AM
  
Esteban de Alemania
Isabel D.:
Ir a evangelizar a Alemania? Magnífico! ¿Y como lo piensa a hacer? ¿Con permiso del obispo del lugar de su estadía o sin el? ¿Y si el obispo está convencido de que su diócesis no es tierra de misiones para misioneros de otras latitudes, sino mas bien lumbrera y ejemplo a seguir para la Iglesia universal? ¿Si como prueba de la ejemplaridad de su diócesis el obispo le enseña la excelente situación de mantenimiento de todas las Iglesias, casas y centros parroquiales, casas de retiro, oficinas de la burocracia diocesana, números de empleados, especialmente de personal áltamente calificado, muchos con estudios teológicos completos, números de membresía de asociaciones oficialmente (=nominalmente) católicas y de subsidios que estos reciben? Si como último bonbón le enseña el vehículo de oficio hasta de su obispo auxiliar, Mercedes clase "S", último modelo por supuesto y con chofer, y le dice que vuelva para evangelizar, cuando haya logrado el mismo estándard en su diócesis de orígen?

Le doy a pensar, que en los pontificados de Juan Pablo II y Benedicto XVI, los obispos alemanes ningunearon y basurearon a los movimientos católicos emergentes, cerrándoles las puertas de sus diócesis, para quedarse a solas con sus asociaciones oficialistas, que compartían con ellos toda clase de herejía, apostasía y desobediencia al Romano Pontífice. Si un obispo se enteraba de que alguien excesivamente católico osaba realizar algún tipo de apostolado por su cuenta, revisaban todo el derecho canónico, para encontrar alguna posibildad de detenerlo. Y si no le encontraban nada, igual intentaban intimidarlo, con una carta amenazante de uno de sus abogados. Amigos míos llevan 35 años haciendo un fructífero apsotolado con revistas y libros de clara línea católica en la antaño diócesis del Cardenal Kasper y han recibido, a lo largo de los años, varias de esas cartas amenazantes del "pastor" de turno o uno de sus súbditos.

En la misma diócesis, muy cerca de donde yo vivo, en el 2011 un sacerdote de la India, que se negó a participar de los numerosos abusos litúrgicos del párroco de la nueva parroquia, a la que había sido reasignado como vicario parroquial, y que incluso recibió el apoyo del consejo parroquial de su nueva parroquia, fue tratado por el párroco y la diócesis como indio tontito que no entiende como marchan las cosas en Alemania. El vicario parroquial terminó renunciando a su puesto por no estar dispuesto a efectuar actos en desacuerdo con la „Redemptionis Sacramentum“. Debe haber regresado a su diócesis de origen en la India. Mi propio párroco, alemán netamente, fue reprendido y relevado de su cargo por su obispo, por haber terminado con la praxis de "hospitalidad eucarística" (intercomunión) con los protestantes en la parroqia adonde había sido enviado como vicario parroquial despues de su ordenación. Tras mucho revuelo en medios católicos, se le ofreció una "segunda chance" en la periferia mas periférica.

Isabel, ya ve que, aparte de "la gélida indiferencia del materialismo acomodado" hacia el Evangelio, de parte de la jerarquía y sectores del laicado organizado incluso le puede esperar una cálida hostilidad. Hace pocos días la Iglesia celebró a San Bonifacio, el "Apóstol de los Alemanes", que murió con la cabeza partida por una espada en manos de paganos, la que tambien había partido el libro del evangelio que el misionero llevaba en la mano. Como legado pontificio, San Bonifacio no solo tuvo que lidiar con un clero moralmente corrupto, sino tambien tuvo que enfrentar muchos problemas con obispos germanos. Su afán de verdaderas reformas le trajo no solo las antipatías de quienes veian en peligro sus prebendas, sino incluso planes de asesinarlo. Bonifacio escribe a una abadesa: „La hostilidad de los falsos hermanos es peor que la maldad de los paganos incrédulos“.

Esa frase podría haber dicho tambien una de las pocas luces en las tinieblas del episcopado alemán de los últimos decenios, el arzobispo-obispo de Fulda, Johannes Dyba, quien muriera repentinamente de fallo cardíaco el 23 de Julio del 2000. Su lucha sin componendas por los no nacidos le trajo la enemistad a muerte del casi monolítico episcopado alemán bajo el mando del Cardenal Lehmann. Dyba, dentro de un encendido debate con sus "hermanos" en el episcopado, les contó una anécdota: »Queridos hemanos, el Cardenal Meisner se quejó conmigo: Johannes, tú operas siempre sin anestesia.« Hubo grandes carcajadas. Dyba siguió: »Puede haber tenido razón, pero yo les digo, queridos hemanos, Ustedes anestesian desde hace 30 años, sin operar.«“. Ni bien sepultado, el cabildo de los canónigos de Fulda prohibió toda muestra de veneración en la tumba y removió las flores. A toda costa se le quería hacer pasar al olvido lo mas pronto posible. En el año 2011 sin embargo surgió una iniciativa recolectando firmas para su beatificación. Apoyó esa iniciativa tambien el obispo auxiliar de Salzburgo, Andreas Laun, uno de los poquísimos teólogos morales no heterodoxos de habla alemana, que había compartido con Dyba el odio del episcopado alemán.
11/06/15 1:55 AM
  
Roberto
En un proceso de fe es Dios quien toma la iniciativa, es verdad, la fe es don, gracia, el Reino se da como regalo (gratis) para aquel que lo quiera acoger, porque también se puede rechazar, y aquí está la grandeza y el drama de la libertad humana, que el hombre puede decir sí o no a Dios y en eso le va la vida.

Y aquí veo que viene el segundo paso, le fe es don y gracia, pero también tarea del hombre, el secundar o no ese don, por eso el esfuerzo y trabajo humano creo que tienen un papel importante; "El Dios que te creó sin tí, no te salvará sin tí" (San Agustín); "Confiad para todo en Dios, pero hacedlo todo como si todo dependiera de vosotros" (San Ignacio de Loyola).
Don y tarea, fe y esfuerzo humano deben ir de la mano. Fe y razón, la una sin la otra, sino las dos.
Ni pelagianismo, ni espiritualismo desencarnado.



---

LF:
Lo que usted dice suena mucho a semipelagianismo.

Hasta nuestros méritos sobre obra de la gracia de Dios operando en nosotros:
"Cuando Dios corona nuestros méritos no corona sino sus dones"
San Agustín, Carta 194, 5, 19.


Y Trento:
«Lejos, del hombre cristiano el confiar o el gloriarse en sí mismo y no en el Señor [cf. 1 Cor. 1, 31; 2 Cor. 10, 17], cuya bondad para con todos los hombres es tan grande, que quiere sean merecimientos de ellos lo que son dones de Él».
Decreto sobre la justificación, c. XVI


Y como decía el profesor Canals:
«Algunos [semipelagianos] opinan que la eficacia de la gracia se constituye por el asentimiento y la cooperación humana, de modo que por su resultado se llama eficaz la gracia… y obtiene su efecto porque la voluntad humana coopera. Esta opinión es absolutamente ajena a la doctrina de San Agustín [y de Santo Tomás], y en cuanto a lo que yo entiendo, incluso ajena a la doctrina de las Divinas Escrituras»
(De gratia et libero arbitrio I, cp. XII; cf. F. Canals, Gracia y salvación, Anales de la Fund. Fco. Elías de Tejada, 2, 1996, 13-30).


A todo esto, la verdadera libertad no consiste en poder decir no a Dios. Lo explica muy bien el Papa León XIII en su encíclica Libertas Praestantissimum:

Si la posibilidad de apartarse del bien perteneciera a la esencia y a la perfección de la libertad, entonces Dios, Jesucristo, los ángeles y los bienaventurados, todos los cuales carecen de ese poder, o no serían libres o, al menos, no lo serían con la misma perfección que el hombre en estado de prueba e imperfección.

El Doctor Angélico se ha ocupado con frecuencia de esta cuestión, y de sus exposiciones se puede concluir que la posibilidad de pecar no es una libertad, sino una esclavitud.
Libertas Praestantissimum, 5


Dicho lo cual, no es este post el lugar ideal para debatir sobre esas cuestiones.
11/06/15 10:01 AM
  
Rexjhs
Devastador comentario sobre la Iglesia alemana Esteban. ¿Alguien duda de dónde saldrá la apostasía oficial? Yo hace tres años tuve la fortuna de ir a la tumba de Ana Catalina Emmerick, cuyas visiones tuvieron un papel fundamental en mi conversión, y participé en la eucaristía. Ni uno solo de los fieles comulgó en la boca, sólo yo, y cuando me acerqué al sacerdote con las manos cruzadas detrás de la espalda le entró una especie de shock y no sabía qué hacer (creo que no recordaba lo que era la comunión en la boca). Al cabo de unos segundos que se le harían eternos, accedió a dármela. Todo el mundo me miraba como si fuera un extraterrestre.

---

LF:
Pues si te llegas a arrodillar, se desmayan.
11/06/15 10:04 AM
  
Roberto
Para Luis Fernando:

¿semipelagianismo?

Si yo afirmo la iniciativa de DIos y el poder de la gracia, por supuesto.
Pero recibe tú la gracia y crúzate de brazos y no hagas absolutamente nada y verás que bien.
Pero como según tú este post no es lugar para debatir estas cuestiones no digo más.

———

LF:
La gracia salvífica eficaz obra el hacer en quien la recibe. Indefectiblemente.
Por tanto, no es que yo la reciba y decida hacer o no hacer, sino que mueve mi voluntad a hacer, sí o sí.
11/06/15 12:42 PM
  
Roberto
Par Luis Fernando:

Si la gracia mueve mi voluntad si o sí indefectiblemente ¿donde queda la libertad humana? ¿cuantos reciben la gracia bautismal y luego no quieren saber nada de esto? Porque son legión, por cierto.
Y voy a intentar no decir nada más de esto. (no se si lo conseguiré)

———

LF:
Luego respondo
11/06/15 1:22 PM
  
Joaquín Simó Caballer
Roberto:

“Todo es don gratuito de Dios”, recuerda el Papa Francisco en Fiesta de la Inmaculada Concepción.
www.aciprensa.com/noticias/todo-es-don-gratuito-de-dios-recuerda-el-papa-francisco-en-fiesta-de-la-inmaculada-concepcion-41585/

Paradógicamente Roberto, el estado de libre esclavitud -que no es contradicción- a la Voluntad de Dios, o sea, el esposorio espiritual, trae como consecuencia directa la plena realización de la libertad de los Hijos de Dios, que es la "auténtica" libertad.. Y cuanto más esclavo, más libre, más santo. Y cuantas menos preguntas, más respuestas. Así es la gracia.
El Papa Francisco también habló de la LIBERTAD DE LOS HIJOS DE DIOS -te gustará-:
ttps://w2.vatican.va/content/francesco/es/cotidie/2013/documents/papa-francesco_20130704_libertad-hijos.html)

Saludos cordiales
11/06/15 4:07 PM
  
Alonso Gracián
Roberto. "Si la gracia mueve mi voluntad si o sí indefectiblemente ¿donde queda la libertad humana? "

Precisamente, Roberto, cuanto más movida la voluntad, más libre es, más perfecta.

El Angélico enseña que la gracia mueve la voluntad a moverse por sí misma. Esta es la clave.

Dios, causa primera, mueve a la causa segunda, el ser humano, a moverse por sí misma con toda plenitud.
11/06/15 4:16 PM
  
Palas Atenea
¡Pobre San Bonifacio, si levantara la cabeza!
11/06/15 9:48 PM
  
Piedade
SACROSANTO, ECUMÉNICO Y GENERAL CONCILIO DE TRENTO, Sesione VI


CAN. IV. Si alguno dijere, que el libre albedrío del hombre movido y excitado por Dios, nada coopera asintiendo a Dios que le excita y llama para que se disponga y prepare a lograr la gracia de la justificación; y que no puede disentir, aunque quiera, sino que como un ser inanimado, nada absolutamente obra, y solo se ha como sujeto pasivo; sea excomulgado.

----

LF :
Amén. Es obvio que obramos lo que Dios obra en nosotros. Y cada pecado es un disentir de la voluntad divina.
11/06/15 11:09 PM
  
Joaquín
Decir que la gracia es irresistible e infalible es calvinismo, no simplemente jansenismo (aunque también es eso, sí). Entiendo que contradice los cánones IV y XXIII del decreto de la justificación del Conclio de Trento. Es afirmación incluida entre las proposiciones condenadas por la bula Unigenitus (concretamente la número 13, pero implícitamente también las 10, 12, 16, 21, 25).

————

LF:
¿Y quién ha dicho acá tal cosa?
Si no entendéis la diferencia entre gracia eficaz, que sin duda existe, e irresistibilidad a la gracia, aprended. Aprended antes de cometer el necio error de volver a acusar a los tomistas de jansenismo.
12/06/15 10:00 AM
  
Horacio Castro
Dios pone en nuestro corazón la virtud de la esperanza para la que todos tenemos gracia suficiente. La esperanza nos mueve a la oración que cuando es sincera es infalible ante Su misericordia. Por la oración Dios nos dará gracias eficaces que nada quitan a la gratuidad de la predestinación de sus elegidos. Todos tenemos conciencia de nuestra libertad para la oración.
12/06/15 2:15 PM
  
Alonso Gracián
Respecto al lema de Spínola. Él lo presentaba no sólo como lema personal, sino como lema para todos nosotros. Decía: "Nuestro lema debiera ser Santidad o muerte". Es decir, un bautizado tiene un objetivo: ser santo. Su objetivo no es ir al purgatorio, sino ser santo, perfecto. Por eso, si uno resiste las gracias que conducen al camino de santidad, y sigue su propio camino de pecado, ¿qué destino, por desgracia, le esperará? La muerte eterna, la autoexclusión. O con Cristo, o contra Él. Si no quieres a Cristo, quieres seguir en la muerte del pecado.

Respecto a la libertad. La elección del mal no es un acto propio de libertad. Es un abuso, una enajenación voluntaria. Se puede consultar la Libertas.

Respecto a la eficacia de la gracia. También la Libertas tiene un pasaje memorable.

Precisamente porque el ser humano debe colaborar con la gracia, existe la gracia. La obra de la santificación, que excede totalmente las fuerzas naturales, es obra 100% de la gracia. y justo por eso, es obra 100% de la libertad. Cuanto más movida la voluntad, más libre, más perfeccionada en orden al acto.

La gracia hace que la voluntad cambie libremente de mala en buena, y además, por sí misma. Es un misterio. pero es así. Y esto es doctrina de la Iglesia. Escandaliza porque siglos de semipelagianismo no pasan en vano.
12/06/15 2:29 PM
  
Maga
Luis Fernando, gracias por el artículo. Te rogaría que leyesen esta salvajada que está pasando en la Universidad Católica de Deusto. Es desolador : blogs.periodistadigital.com/jose-arregi.php/2015/05/20/amor-homosexual

————

LF:
Si alguien entra en esa universidad pensando que es católica, es porque no tiene remedio o porque vive aislado de la realidad. A estas alturas ya sabemos quién es cada quién
12/06/15 9:23 PM
  
Joel
Eso mismo D. José Fernando, afirmar la FE de la Revelación y la Doctrina de la FE que es la FE de la Iglesia fundada por Jesucristo en la roca Pedro. La FE objetiva que se nos ha dado por los Apóstoles para saber cuándo nos atenemos a ella y actuamos en consecuencia o cuándo nos la saltamos o la orillamos, cuando hacemos regates para marcarnos nuestros caprichosos autogoles.
El que quiera que la asuma para vivir en ella y no solamente como invocación retórica de una declaración de intenciones. Y a quien no le importe la Revelación, la FE, Cristo, la Salvación, pues no le importa. Pero lo que no cabe es la mixtificación, el engaño o la amalgama deísta o cínica impía como doctrina católica y la pastoral que de ella nace y a ella ha de conducir si no es un falseamiento indecente. .
Gracias por su actitud sostenida en la afirmación de FE Católica.
13/06/15 12:07 AM
  
Horacio Castro
Queremos y realizamos de hecho el bien porque Dios mueve nuestra voluntad con gracias eficaces.
13/06/15 10:42 AM
  
rastri
"Santidad o muerte"

Dicho así, con este rigorismo, cabe entenderse que quien no sea santo, pues, al hoyo.

¿Más quién es tan santo para saber , y por ende juzgar, quién es o no es tan santo como para saber hasta donde llega la misericordia de Dios?

Cierto que Jesús el Cristo dice: Quien no está conmigo está contra mi; Quien no siembra desparrama.
Y que yo sepa: Jesús siendo Él, Dios y Hombre, nunca dijo eso de "santidad o muerte"

La santidad en sí no es un fin que uno u otro deba y pueda alcanzar; es la consecuencia más o menos perfecta de una actitud continuada hacia el Santo que es Dios; Y que solo Dios puede conocer y juzgar.





13/06/15 10:59 AM
  
Horacio Castro
Romanos 6:21- 23.- ¿Qué frutos cosechasteis entonces de aquellas cosas que al presente os avergüenzan? Pues su fin es la muerte. Pero al presente, libres del pecado y esclavos de Dios, fructificáis para la santidad; y el fin, la vida eterna.
13/06/15 3:12 PM
  
Joaquín Simó Caballer
Creo que un gran pecado actual muy desconocido es la presunción de Misericordia. Y percibo esta confusión sobre este pecado contra el Espíritu Santo por parte de muchos del Modelo 1º y el Modelo 2º. Y no se puede hablar de Misericordia sin hablar también del límite de la presunción, más allá del cuál no se puede perdonar tal pecado al que prevarica de tal Gracia, en mayor o en menor medida.
Y no es por hacer la pelota -nada más lejos- a Luis Fernando por su lema, pero las tres palabras elegidas son en sí mismo un compendio profundo de toda la Revelación Pública, desde los Evangelios hasta el Apocalipsis. O estamos con Jesús que exige todo -por que se dio todo a Sí mismo-, o estamos con el mundo, que exige repudiar esa exigencia y exclusividad de Jesús. Sólo Cristo es la vida perdurable y la Sabiduría Eterna de Dios. Y sólo María es Su Trono y mediadora de todas las Gracias. Y el que no ama como Cristo -de pé a pá-, odia la Sabiduría de Dios, es un temerario y ama la muerte. Y el que no entiende esto, no sabe nada, ni ha entendido nada, ni lo entenderá. Y vagará como un beodo hasta el final de sus días, sin encontrar respuestas, alimentando en su corazón un mortal espíritu traidor como el de Judas, que al igual que Juan, también recostó su cabeza junto al pecho de Jesús. Mas uno le traicionó y se ahorcó. Y el otro fue preservado como ninguno de los demás apóstoles. Uno no creyó en la Gracia, en su poder y en su Amor. Y el otro todo lo entendió, ó en todo confió, y por eso fue elegido por Cristo para el binomio María-Juan. Hasta el final de los tiempos.
Oh Jesús, en Tí confío!!
13/06/15 4:16 PM
  
Lector
Me alegro de no ser el único reticente con el lema "Santidad o muerte", ni el único en opinar que se parece más a las consignas que hieren los ojos desde los muros de La Habana, que a los cálidos fervores de, por poner un ejemplo, los mártires cristeros.
Y respecto al beato Spínola, encontrar esa frase en un párrafo de su obra no creo que autorice a tenerla definitivamente por lema suyo. Como tampoco se ha debido autorizar por la Iglesia el imponer como epitafio de la nueva tumba de Cervantes un fragmento descontextualizado de uno de sus prólogos literarios.


---

LF :
¡Qué gran alegría la suya por encontrar a otros que detestan ese lema que quizás convierta en el nuevo título de este blog!
Hoy ya puede dormir más feliz.
13/06/15 5:35 PM
  
Alonso Gracián
Santidad o muerte. Es un lema lleno del poder de Dios para motivarnos a santidad y alejarnos del infierno.

Y además, todo un exorcismo.
13/06/15 5:43 PM
  
Lector
Si por sostener un lema tan dudoso llega usted a sustituir el fragante y soñador "Cor ad cor loquitur", le aviso que su bitácora puede quedar malherida. Porque el prestigio espiritual del cardenal Newman está tan acrisolado, que de patrocinar al blog con su presencia puede pasar --como por un misterioso efecto boomerang-- a pesar en el ánimo de los lectores por su ausencia tan toscamente reemplazada...


---

LF:
Me conmueve su preocupación por el futuro de este blog. Pero déjeme que le diga algo. Me importa un pimiento la salud de mi bitácora. Es un mero instrumento. Por no ser, no es ni una mascota a la que se le tiene afecto. Solo guardo afecto a muchos de mis lectores. Nada a lo que sale de mi "pluma", que deja de ser mío en cuanto sale. Este blog durará lo que Dios quiera. Dejará de existir cuando Dios lo disponga. No me considero digno de llevar el lema cardenalicio de semejante cardenal converso. Pero el lema santidad o muerte es mucho más que un lema. Es una oración, un deseo que el Señor ha puesto en mi alma. Anhelo la santidad, y mientras no se me da alcanzarla, me siento enfermo, cercano a la muerte.

¿Que no les gusta a algunos, muchos o pocos? ¿Que les incomoda? Lo siento mucho, pero no me vendo por el aplauso de los incómodos. Si no voy a ser santo, ¿qué sentido tiene mi vida? Ninguno. Quien aprende a amar a Dios un poco, le quiere amar sin medida.

Así que, desde ya, dejen de importunarme arremetiendo contra ese lema. Quien así lo haga, le consideraré como mensajero de Satanás que quiere turbar la paz de mi alma. Y sí, he dicho paz. Gozo. Alegría. Eso es lo que produce aprender a dar los pasos por el camino de la santidad cogidos de la mano del Autor de nuestra salvación.
13/06/15 6:19 PM
  
Luiscar73
Todo lo que no sea desear la Santidad ,es,sin lugar a dudas, estar en la senda de la muerte espiritual. Santidad o muerte es indiscutible."Sin Santidad nadie vera a Dios"(Hebreos 12;14) y sin la Vida del Hijo, no tenemos Vida(1ª de Juan;5;12).
A mi me parece ademas un lema que espanta la tibieza. Todo lo que sea exaltar la Santidad, viene del Espiritu Santo.

La Paz de Cristo.

----

LF:
Sin santidad nadie verá a Dios, efectivamente. ¿Y quieren que renunciemos a eso?
A Satanás sirven. A propósito o sin querer. Pero le sirven.
13/06/15 6:26 PM
  
Lector
Para concluir: no es por la santidad, sino por la tétrica invocación de la muerte. Por supuesto, usted debe seguir escribiendo lo que le plazca.
Y si afirma que sólo por esta discrepancia, al fin y al cabo estética, soy un servidor de Satanás, entonces sí que creo que extravía en esto a sus seguidores y se aleja penosamente del ideal de santificación.


---

LF:
Si quiere hablamos de las veces que Cristo habla de la muerte espiritual, la condenación, el infierno, etc. Pero si me va a salir con que es tétrico, mejor lo dejamos estar.
13/06/15 7:46 PM
  
Luiscar73
Cuando por nuestro pecado nos cerramos la puerta de la comunion con el ser de Dios, se apaga nuestro celo por SU Gloria y cuando no participamos de SU Santidad ,no tenemos nada para dar en SU Nombre y todo lo que no es en SU Nombre,Jesucristo,no tiene Vida eterna.

Santidad o muerte es una inspiracion del Espiritu Santo; esta revelado,
Asi lo tienen que sentir los que estan viviendo en la Gracia, creciendo en la comunion con Dios.
Estoy convencido de que todos los santos de todos los tiempos,lo firmarian.
La Santidad es un anhelo que va creciendo en la medida de nuestra intimidad con Dios. Por eso el que tiene una relacion muy cercana a Dios, sabe que sin Santidad esta muerto,porque estaria lejos de EL.

No entiendo otra manera de interpretarlo en un cristiano. Nosotros no lo podemos interpretar como un pagano,que no tiene relacion con Dios y entonces es comprensible que lo entienda mal, desde la carne mortal del hombre viejo caido. De hecho no entiendo como se puede entender mal,por nosotros, lo que viene claramente de la Luz del Espiritu Santo.

La Paz de Cristo.
13/06/15 7:55 PM
  
Luiscar73
Es doctrina espiritual de todos lo santos y realidad confirmada por los santificados, que cuanto mas se ama a Dios,con mas alegria se espera el encuentro definitivo con EL. Y obviamente,cuanto mas amamos esta vida,menos ganas tenemos de estar con EL.
Si queremos estar en esta vida, es para servir lo mas que la Gracia nos conceda glorificar a Cristo, pero no por ningun otro motivo vano. Esto lo dice San Pablo. Vivir esta vida mortal ,con las penurias del pecado que nos impiden estar como deseamos con Cristo, no es lo mas deseable para el que necesita estar plenamente con el Amado.
Luego,si vemos la muerte como algo que mejor ni pensar en ello ,¡malo!.
El que teme no es perfecto en el Amor,y auque es comprensible,no es,ni deseable ni a lo que estamos llamados; Nuestra patria es la celestial y vivimos como extranjeros en tierra extraña.
Por supuesto,si es para gloria de Dios y el bien de las almas, y asi Dios lo quiere,cuanto mas vivamos aqui,mejor. Lo mejor siempre es lo que Dios quiere.
Que se lo pregunten a San Ignacio de Antioquia y con el, a tantisimos santos.

---

LF:
Lo explicas la mar de bien.
13/06/15 8:23 PM
  
Joel
¡Santidad! ¿Y qué es santidad? ¡Santidad es Vida! No-santidad es vida temporal y después muerte eterna. El lema Santidad o muerte no suena bien ni es adecuado. Va en paralelo aunque sea en el buen sentido con el lema y grito de muerte castrista: ¡Socialismo o muerte!. En católico somos positivos para la eternidad gloriosa Santidad y Vida. Eso entiendo.

---

LF:
O sea, teniendo el tesoro de la tradición católica, de la que forma parte ese lema, vamos a fijarnos lo que hicieron los comunistas en Cuba para rechazarlo.

Bien, vale.

Eso es como los que rechazan el "Viva Cristo Rey" porque los falangistas en España lo usaban. Les parece demasiado facha aunque eran las palabras finales en los labios de muchos mártires. Absurdo.
14/06/15 9:00 AM
  
rastri
.. Tú que estás sentado a la derecha del Padre ten piedad de nosotros; porque solo tú eres Santo; solo tú Señor, solo tú Altísimo Jesucristo,...

14/06/15 10:02 AM
  
Rexjhs
"Los puntos más importantes de la filosofía de Santo Tomás no deben ser considerados como algo opinable, que se pueda discutir, sino que son como los fundamentos en los que se asienta toda la ciencia de lo natural y lo divino. Si se rechazan estos fundamentos o se los pervierte, se seguirá necesariamente que quienes estudian las ciencias sagradas ni siquiera podrán captar el significado de las palabras, con las que el Magisterio de la Iglesia expone los dogmas revelados por Dios. Por eso quisimos advertir a quienes se dedican a enseñar la filosofía y la sagrada teología, que si se apartan de las huellas de Santo Tomás, principalmente en cuestiones de metafísica, será con gran detrimento". (Doctoris Angelici, Motu Proprio, San Pío X, San Pío X).
16/06/15 11:14 PM
  
antonio
Que Dios te bendiga, es más actual que nunca, no se cree en el inmenso poder de la Gracia.,

Las almas que se pierden!!!!!!!!!!!!!!


Nuevamente que Dios te bendiga y lo haga con la Iglesia.

---

LF:
Gracias por las bendiciones, antonio.
11/04/16 1:53 AM
  
Principios Catolicos
En el fondo queremos consagrar las situaciones que nos convienen basándonos en que no hay salida posible por nuestra debilidad.

La flaqueza es grande, pero la gracia lo es más.

Hablando del tema de los divorcios, conozco a personas, con una fe católica muy seria, que sufrieron un divorcio injusto y no culpable, y lo asumieron como parte de su vida, sin pensar en renunciar a la promesa y al vínculo al que se comprometieron, aunque la otra persona los dejara en la estacada.

Decía la Madre Angélica: "Amar no es un sentimiento, es una decisión". Y creo que necesitamos mucho de este pensamiento en nuestras vidas.
11/04/16 2:01 AM
  
Principios Catolicos
Con respecto a la diatriba absurda sobre el lema que usted utiliza, sé que no necesita que le apoye en el uso que hace de él, pero lo hago.

A Satanás le perturba ferozmente cualquier pensamiento o afirmación que ponga a las claras que nuestro camino aquí es la santidad, o no es nada.

Porque este mundo pasará con todas sus pompas, y si no tenemos santidad, si no amamos a Cristo desde el fondo de nuestro corazón, ¿qué nos quedará?
11/04/16 2:08 AM
  
Daniel
Luis, muchas gracias!

No es necesario que publiques el comentario, pero me encantaría que pudieras escribir una especie de "diálogo" entre San Pablo y los promotores del "nuevo lenguaje". Me temo que el Apóstol de los Gentiles no recibiría con demasiado gusto algunos consejos.

---

LF:
Pues mira, me has dado una buena idea, je je.
11/04/16 4:38 AM
  
Néstor
Muy buen "post". Algo análogo se puede decir de la doctrina católica: estas personas no creen en su eficacia liberadora, y por eso temen proponerla, no la proponen, y en su lugar proponen la herética, que sin duda que no ha liberado ni liberará nunca a nadie. Les parece demasiado duro el Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo y por eso optan por "Evangelio según el Nuevo Orden Mundial".

Saludos cordiales.
11/04/16 5:34 AM
  
DJ L
Joel:
¿Santidad o muerte = socialismo o muerte?
Fli-fli-fli-flipa con Floups , colega!
Fli-fli-fli-flipa con Floups , colega!

Aclárate, chavalote, porque en el mismo párrafo dices que "santidad es vida". Si es vida, ésta separa (separar=disyunción "o") de la muerte.

La conjunción correcta para el lema propuesto por Fidel Castro sería: Socialismo "y" muerte. Es la misma mierda, como diría Felipe González, por cierto, socialista "y" millonario, como Fidel Castro.

----

LF:
Ha pasado casi un año desde que se publicó este post y el comentario de Joel, así que es complicado que él te lea.
11/04/16 6:22 AM
  
serloc
Luis Fernando, ayer, en desasosiego, pensando, me acordé de este post. Pensé: eso es lo que pasa (se me vino a la mente el título). Gracias.

---

LF:
Pues ya ves. Republicado.
11/04/16 7:49 AM
  
hidaspes
Que Dios te bendiga, estimado Luis Fernando, por aquellas almas que puedas estar contribuyendo a salvar de la condenación eterna, de ese horrible e indescriptible estado de permanente tristeza y dolor de las almas por no poder participar de la inmensa felicidad de la unión con Dios Creador. En mi caso, es precisamente el tomar nota del dolor que mis pecados causan, ante todo al Señor, y después a los que me rodean, lo que me da fuerzas para transmitir la buena nueva de Cristo Redentor, de la esperanza que su Palabra representa, y los poderosos recursos que son los Sacramentos y la oración a la Virgen Madre de Dios para vencer a los asaltos del demonio y incremente de la gracia santificante. Y esto es todo, no quiero extenderme, no quiere escribir tonterías; además, estoy distrayéndome del trabajo, y se lo he ofrecido al Señor con todo mi amor.

Un fuerte abrazo a todos. Que el Señor nos proteja. Que nos dé gracia santificante y camino de santidad.

---

LF:
Amén.
11/04/16 9:26 AM
  
hidaspes
Estimado comentarista Lector, es un hecho constatado que quien más cerca está del inmenso amor de Cristo más anhela acudir a su seno.Ahora recuerdo la alegría, casi diríase impaciencia, de tantos mártires de la persecución frentepopulista, y su gozo inmenso al saber que acudían al encuentro del abrazo amoroso del Hijo de Dios. Ignoro si es tétrico o no, pero es un hecho. Para mi, pobre pecador y apegado a las cosas perecederas de este mundo, no deja de ser algo precioso pero que, pese a todos mis esfuerzos, sospecho que aun no he entendido en toda su belleza.
11/04/16 9:31 AM
  
Luis Fernando
No publiquéis comentarios en respuesta a otros comentarios escritos hace un año.
11/04/16 10:11 AM
  
pablovelasco
Das en el clavo. Todo se puede reducir a: ¿Es necesaria la conversión? ¿Qué significa convertirse?.
Aparte de que muchos olvidan que estamos llamados a ser... SANTOS!, y aspirar a menos que eso es hacer a Dios un mentiroso. DIos no te abandona en la muerte y soledad del pecado, su gracia te libera, y es la única forma de ser feliz.
Yo lo he experimentado, y lo he visto en muchos hermanos también, que no es un "ideal" la forma de vida cristiana sino algo verdaderamente cierto, que tu vida cambia!, que la gracia y poder de Dios es infinito, e infinita su misericordia. Y esa es la verdadera misericordia, QUE NO TE ABANDONA EN LA MUERTE DEL PECADO!!!!!!
Esto es lo que me hubiera gustado leer en la exhortación apostólica, pero repetido 10000000 de veces.
11/04/16 11:17 AM
  
Pignatelli
Esto no es sino la consecuencia natural de 30 o 40 años de catequesis y predicaciones lights, suavecitas, ñoñas y limpitas, en la que sólo importa que Dios es bueno y nos tenemos que querer mucho entre nosotros.

Vete ahora a hablar de pecado y gracia, de la virginidad de María o los milagros, de la Resurrección del cuerpo, o la lucha contra el pecado, de la conversión o de la virtud de la pureza... ¡Anda ya!
11/04/16 11:54 AM
  
Miguel García Cinto
Luis Fernando: Paz y Bien.
Me ha encantado mucho su artículo, pero la aclaración del padre Iraburu sobre los distintos confesores que tuvo Santa Teresa, de cuya Santa soy un fiel devoto, aclara la postura de buenos o mediocres confesores, que se ajustan fiel o mediocremente a la Doctrina de la Iglesia Católica.
11/04/16 12:22 PM
  
Carmen
En los Evangelios se lee que Jesús concluye la cita de los mandamientos diciendo: "Vosotros sed perfectos, como es perfecto vuestro Padre celestial". Lo toma lo toma del Levítico que dice: "Sed santos, porque yo, Yahveh, vuestro Dios, soy santo". ¿Acaso Jesús puede pedirnos algo imposible? LF, no sé que Evangelios leen algunas personas.
Les escandaliza lo de "Santidad o muerte", cuando es la pura verdad, Santidad: estar junto a Dios, felicidad por toda la eternidad.
Muerte: estar sin Dios, sufrimiento por toda la eternidad.
A muchos les puede parecer infantil, pero no hay más verdad que esa.

Bien nos tiene cogida la medida Satanás, del sínodo de lo que más se habla es del tema sexual, queriendo quitarle importancia a todo pecado relacionado con este tema.

11/04/16 1:23 PM
  
Juan Francisco
Está muy claro, falta de fe y apego al bienestar de este mundo, terror y desprecio por la propia cruz.
Sobre "Santidad o Muerte", me acordaba hoy a la mañana al rezar el Pésame: "antes querría haber muerto que haberle ofendido, y propongo firmemente ayudado por tu divina gracia, no pecar mas y evitar las ocasiones próximas de pecado. Amén"
11/04/16 2:25 PM
  
Palas Atenea
Al contrario que algunos comentaristas-no digo de este post pero sí de otros-que creen que los católicos que tratan de vivir según la Tradición y los Evangelios son lanzadores de piedras sobre los demás, yo pienso que son los más alegres y compasivos. Los católicos sabemos que somos pecadores y, por eso, trabajamos para alejarnos del pecado por la Gracia de Dios y procurar que otros también lo hagan. Si yo tuviera que juzgar a mis padres por su permisividad malos padres habría tenido, pero si tengo que juzgarlos por su alegría de lo mejorcito fueron. ¿Qué es una contradicción? En absoluto, puedo dar fe de ello.

---

LF:
Quien aprende a disfrutar y dar gracias a Dios por las pequeñas victorias sobre el pecado en su vida, fruto de la gracia, no puede sino mantener una actitud de misericordia a quienes están todavía en evidente esclavitud.
11/04/16 2:30 PM
  
Mikel
Post más necesario que nunca, mil gracias por darnos tanta luz LF, el Señor nos ayude.
11/04/16 4:46 PM
  
Jordi
Sería interesante que hiciera un artículo sobre este comentario suyo:

Si la posibilidad de apartarse del bien perteneciera a la esencia y a la perfección de la libertad, entonces Dios, Jesucristo, los ángeles y los bienaventurados, todos los cuales carecen de ese poder, o no serían libres o, al menos, no lo serían con la misma perfección que el hombre en estado de prueba e imperfección.

El Doctor Angélico se ha ocupado con frecuencia de esta cuestión, y de sus exposiciones se puede concluir que la posibilidad de pecar no es una libertad, sino una esclavitud.
Libertas Praestantissimum, 5

Pues el espíritu del mundo dice que la libertad auténtica y verdadera incluye la opción de pecar: si peco, soy libre.

Pero por otro lado, contradictoriamente, el espíritu del mundo dice que es imposible ser perfecto y santo y que la gracia es impotente, como la salvación y redención de Jesús ("Sed perfectos...").

---

LF:
Ese artículo ya lo hice:
http://infocatolica.com/blog/coradcor.php/1408091138-ilibres-o-esclavos
11/04/16 5:18 PM
  
Juan Andrés
Nada más que dos modelos? Me parece que hoy tenemos modelos para todos los gustos, sólo es cuestión de buscar y encontraremos el que nos cuadre según nuestra propia situación. Hay incluso momentos en que dudo en qué modelo estoy yo y rezo al Señor por claro discernimiento. Porque si bien la Iglesia sería una y universal tiene múltiples compartimentos que van sirviendo para que la gente vaya de uno al otro según su parecer. Y si se trae nuevamente en "plena comunión" -sea lo que fuere que esto signifique- a la FSSPX, habremos logrado incluir otro compartimento más. No hay brújula, no la hay, y parece que todo es descomposición, como decía Bouyer.
11/04/16 5:53 PM
  
Beatriz Mercedes Alonso (Córdoba - Argentina)
Me encantó todo el post, pero me movilizó en una forma muy especial donde dice: "Ser santo no es una opción para el cristiano. Es su destino, es su llamamiento, es su “deber". Pero no es algo que pueda alcanzar por sí mismo, en sus propias fuerzas. La gracia no es que venga en su auxilio, como una especie de bastón de apoyo. Es que es lo único que le permite llegar a ser lo que está llamado a ser". Es maravilloso.

Muchísimas gracias, Luis Fernando, por publicarlo otra vez en un momento tan especial. Que el Espíritu Santo te siga iluminando y que nuestro Señor Jesucristo proteja siempre a Su Iglesia.
11/04/16 10:23 PM
  
Roblete
Cuánta razón llevas en tu comentario, Palas Atenea. Quien es firme en los principios sabe lo que cuesta esa fidelidad y es compasivo con los demás. Quienes dispensan a todas las opiniones la misma consideración a menudo hacen leña del árbol caído.
Qué bueno ser católicos y poder vivir esto en el Sacramento de la Penitencia. De ningún sitio salgo más contento que del confesionario.
11/04/16 10:27 PM
  
Juan Argento
Creo conveniente observar que la función de los sacramentos, como medios eficaces de la gracia, no es solamente, y ni siquiera ante todo, posibilitarnos la santidad moral sino infundirnos (en el caso del bautismo y la confesión) y hacer crecer (en el caso de la Eucaristía) la santidad óntica u ontológica, la participación de la naturaleza divina por la gracia santificante y la caridad. El tema es muy bien explicado por el P. Iraburu en este artículo:

infocatolica.com/blog/reforma.php/1601030830-355-santidad-1-nuevas-criatur

Por supuesto que la santidad óntica posibilita la santidad moral y a la vez la requiere, dado que las faltas graves a la santidad moral hacen perder la santidad óntica, como en el ejemplo, ciertamente no exhaustivo, que da S. Juan en su primera carta:

"Si alguno que posee bienes de la tierra, ve a su hermano padecer necesidad y le cierra su corazón, ¿cómo puede permanecer en él el amor de Dios?" (1 Jn 3:17)
11/04/16 10:52 PM
  
Roberto Ibarra Videla
Excelente y sobre todo muy verdadero. La verdad es que hoy por hoy, muy pocos creen que Cristo venció a la muerte y que está vivo y Resucitado. Pues si Cristo no venció a la muerte nuestra fe es vana y efectivamente no es posible abandonar los pecados.. La Paz.
11/04/16 11:01 PM
  
Almudena 1
Es una pena pasar por este mundo como católicos sin haber aprendido a saborear La Gracia. Esta es como el buen vino, mejora y hace posible disfrutar de una comida. Nada sin este Buen Vino sabría igual. Todo es mucho mejor cuando hay gracias que dar. Algo que sólo nos tengamos que agradecer a nosotros mismos es tan pobre y raquítico...ensombrece la realidad de Un Amor mayor y mejor que nos lo procura, nos lo brinda porque quiere que no sólo gocemos, sino que nos extasiemos!
Tocar el Cielo es eso, agradecerlo todo.
12/04/16 2:57 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.