El cardenal Cipriani tiene razón sobre las uniones homosexuales

El cardenal arzobispo de Lima es una de las figuras más destacadas de la Iglesia en Hispanoamérica. Desde que InfoCatólica empezó su andadura, el primado católico peruano ha sido protagonista de no pocas noticias que han ocupado el primero o segundo lugar en nuestra portada. De él se podrán decir muchas cosas pero no que tenga pelos en la lengua. Le gusta llamar al pan, pan y al vino, vino.

De hecho, la sensación que da es de ser plenamente consciente de tener una autoridad moral sobre la sociedad peruana que le permite dar magisterio con la seguridad de que, como poco, va a ser escuchado. Otra cosa es que se le haga caso. He de confesar que esa sensación no me llega cuando oigo hablar a muchos de los obispos que están a este lado del charco. De hecho, dentro de la Iglesia, salvedad sea hecha del Papa Benedicto XVI, son pocos los prelados -Pell, Burke, Dolan y alguno más- con los que me ocurre lo mismo.

Por tanto, conviene tener muy en cuenta lo que S.E.R el cardenal Cipriani ha dicho en relación a las parejas homosexuales y la legislación que está surgiendo en Occidente alrededor de las mismas. El purpurado cree que en el fondo da lo mismo una ley de matrimonio homosexual que una de uniones civiles que reconozca los mismos derechos para las parejas homosexuales que para los matrimonios. En España, por ejemplo, son muchos los que parecen conformarse con que no se llame matrimonio a la unión de dos personas del mismo sexo. Salvo en eso, y quizás en la cuestión de la adopción, aceptan que tengan los mismos derechos que los matrimonios de verdad. Pero no es esa la doctrina de la Iglesia y no es eso lo que emana de la ley natural. Y es que, por su propia naturaleza, una unión de dos hombres o de dos mujeres no puede recibir el mismo tratamiento que la unión de un hombre y una mujer. El problema es que la conciencia de gran parte de la sociedad está tan corrompida que acepta como bien lo que es un mal objetivo. Pasa con esto y pasa con el aborto.

Sin embargo, el deber de un pastor de la Iglesia es decirle al mundo la verdad, aunque la misma sea políticamente incorrecta. No hay lugar para el conchabeo y el pacto con el mal y la mentira. Desde el punto de vista de la moral católica, cualquier legislación que vaya encaminada a la legalización de las relaciones homosexuales es ilegítima, contraria al bien común y por tanto debe ser rechazada por todos los que se consideren a sí mismos católicos. Aún más, vuelvo a decir que la Iglesia debería ser más estricta con los políticos católicos que insistan en votar en contra de lo que el Magisterio dictamina sobre estas cuestiones. A nadie se le obliga a ser católico. Pero no puede pretender serlo aquel que en su actividad profesional atenta contra la doctrina y la moral católica.

Luis Fernando Pérez Bustamante

Documento magisterial de la Congregación para la Doctrina de la Fe:
Consideraciones acerca de los proyectos de reconocimiento legal de las uniones entre personas homosexuales

37 comentarios

  
missdiagonal
Muy bien dicho, Luis, muy bien dicho. Y tú que lo digas.
25/01/11 3:18 PM
  
Uno de los de siempre
"cualquier legislación que vaya encaminada a la legalización de las relaciones homosexuales es ilegítima"

Eso es, bien claro, que todos sepan que eres homófobo.

---

LF:
Delante de "tu" entrecomillado, pongo la siguiente frase: "Desde el punto de vista de la moral católica..."
Es decir, yo soy todo lo homófobo que pueda ser la moral católica. Si queréis ir abriendo las cárceles para que las llenemos por profesar dicha moral, empezad cuando queráis. A ver si tenéis "narices" a hacerlo. Pero recordad bien que el hartazgo del personal católico empieza a alcanzar cotas poco recomendables para vuestros intereses. Y si no, leed lo que dijeron ayer los profesores de religión católica de la zona de Baza sobre dicho hartazgo.
25/01/11 3:19 PM
  
Otra vez el mismo
Creo que te equivocas, el que desea abrir las cárceles para encerrar a homosexuales creo que eres tu. Yo te animo que te sigas declarando homófobo, pero nunca pediría que te encarcelaran ni te demandaran por ello.

---

LF:
De ninguna de las maneras deseo que nadie vaya a la cárcel por ser homosexual. La práctica de la homosexualidad me parece pecaminosa pero no delictiva.
25/01/11 3:57 PM
  
Yolanda
"Pasa con esto y pasa con el aborto"

ya empezamos: la manía de poner ambas cosas al mismo nivel desacredita la causa antiabortista que es, de lejos, lago mucho más grave.

..."desde el punto de vista de la moral católica, cualquier legislación que vaya encaminada a la legalización de las relaciones homosexuales es ilegítima..."

Explícate, ¿hablas de la legslación que vaya encaminada a la "legalización" de las relaciones homosexuales? ¿Se trata de que las uniones homosexuales sean ilegales, ergo perseguibles, ergo punibles por la ley civil? (no hablo de matrimonio, de adopciones, no: hablo de las meras uniones, ¿i-legalizarlas?)

----

LF:
No es que yo ponga ambos temas al mismo nivel. Más bien es la izquierda la que lo hace. Me limito a constatar ese hecho. Obviamente considero que el aborto es de mucha mayor gravedad porque afecta a la dignidad de la vida humana.
Por cierto, una cosa es no querer que se legalice una unión contra natura y otra pedir que se persiga penalmente. Ni lo uno ni lo otro.
25/01/11 4:23 PM
  
¿Por qué?
No veo que el blogger dé ninguna razón para rechazar las uniones civiles, salvo argumentos de autoridad y alguna invectiva contra los contrarios, que supongo que no considera válidos como guía para la ley civil.
Los pactos civiles de convivencia con los mismos derechos económicos que los matrimonios (pero no el derecho de adoptar) parecen una forma de contrato válida, aplicable no sólo a los homosexuales sino a binas de personas que conviven sin mantener relaciones sexuales (hermanas solteras, un cura y su madre...). Sería interesante saber en qué sentido va ello contra la ley natural, y por tanto estamos tan corrompidos los que pensamos que las unidades de convivencia pueden ser muy variadas, y que la regulación civil de esa variedad puede evitar abusos entre las partes, o a terceros.
Evidentemente, si esos contratos fueran legales, los homosexuales podrían utilizarlos para regular derechos y deberes económicos en sus uniones. Ahora, que dentro de una legislación sean amparadas situaciones pecaminosas, nunca ha sido obstáculo para la legitimidad moral de la legislación. El hecho de que el alcohol sea legal ampara el alcoholismo, pero no sé si el blogger extendería su idea, por analogía, hasta ilegalizar el alcohol.

---

LF:
Yo no estoy en contra de pactos civiles entre personas adultas. No es eso lo que se propone. De hecho, no conozco ninguna ley de unión civil donde quede patente el derecho de un hermano a cobrar pensión por la muerte de otro que haya estado trabajando para mantenerle.
Yo lo que estoy en contra es de que se dé el mismo tratamiento legal a un matrimonio que a una relación que, por su propia naturaleza, no lo es. Vamos... no yo. Mi Iglesia.
25/01/11 6:07 PM
  
Otro de siempre
Editado:
No, estoy afirmando que muchos catolicos empiezan a estar hartos. Pero eso no implica violencia física alguna. Nosotros no vamos a quemar sedes de partidos ni a reventar por la fuerza tenidas masónicas.
25/01/11 6:16 PM
  
rojobilbao
Las uniones afectivo-sexuales serán diferentes sean hombre-mujer o del mismo sexo; pero entiendo que hacer como que no existen dichas uniones afectivo-sexuales y pretender que una viuda (sin hijos, porque optó el marido por hacerse la vasectomía) reciba pensión, pero un hombre no si muere su pareja masculina (de toda la vida) no es justo.

Que ni es matrimonio, ni deba recibir el mismo tratamiento (ni por supuesto debieran poder adoptar, pues debemos buscar el bien del niño) no quita que merezcan un ejor trato que la nada.

---

LF:
Te cuento un caso que conocí directamente. Dos hermanas vivían juntas durante toda su vida. Una de ellas, la menor, trabajaba y mantenía a la otra. La mayor nunca trabajó y por tanto, nunca cotizó a la S. Social. Por cosas que pasan en la vida, la menor murió antes que la mayor. Desde ese momento, el único ingreso que le quedó fue una pensión asistencial que nada tenía que ver con la que le habría correspondido en caso de haber estado "casada" con su hermana.
Dime tú por qué es justo que una lesbiana tenga derecho a cobrar la pensión si se muere su pareja y no lo tenga esta otra mujer por la muerte de su hermana. ¿Lo que marca la diferencia es que unas se acostaban y las otras no? Pues hete aquí que es más conforme a ley natural que cobre la pensión la hermana que la pareja de la lesbiana.

25/01/11 6:36 PM
  
Iker
En temas de homosexualidad la ICAR, o cualquier otra confesión, tiene competencia para sentar su doctrina acerca de qué es o no es pecado, qué gusta a Dios, según su credo, y qué lo ofende, quién irá la cielo y quién al infierno, o para orientar a quien quiera ser fiel de esa Iglesia acerca de cómo ha de vivir la vida.

Pero cuando llegamos a las leyes del Estado que regulan la convivencia entre todos, la competencia de la ICAR, como de cualquier otra confesión, se acaba porque las normas de convivencia no se dictan en función de qué gusta o disgusta al Dios de cada religión, sino a partir de criterios laicos, tales como el respeto a los derechos y libertades de las personas o el principio de no discriminación, protegiendo el ejercicio de tus derechos mientras no hagas daño a nadie.

Por más que comer jamón serrano sea abobinable para los musulmanes, tan abobinable como las relaciones homosexuales en la religión católica tradicional, la ley civil debe garantizar el derecho a ser un abobinable infiel y comer jamón serrano.

Por más que tomar anticonceptivos sea pecado mortal para los católicos, la ley civil debe garantizar el derecho a ser pecador y tomar anticonceptivos, en función de la edad o de sus características médicas, con o sin receta médica.

Por más que recibir una transfusión de sangre sea una desobediencia a Dios para los Testigos de Jehová, la ley civil debe garantizar el derecho a recibir transfusiones.

Las personas homosexuales que viven en pareja no hacen daño a nadie, organizan libremente su relación de pareja de acuerdo con su orientación sexual exactamente del mismo modo que las parejas heterosexuales organizamos libremente nuestras relaciones con arreglo a nuestra orientación.

Por lo tanto, es lógico que la mayoría, acepte reglas civiles análogas para ambas modalidades de pareja y personalmente no me crea ningún problema que a igualdad de derechos e igualdad de obligaciones haya igualdad de nombre.

Cuestión completamente independiente es que muchos bautizados en tu confesión acepten la legitimidad moral de las parejas homosexuales (algunos matizan, estables) Ése es otro debate: Si la ICAR puede cambiar su doctrina, si debe cambiarla o si debe mantenerla. Y ahí entiendo que sólo los fieles de esta Iglesia deben opinar.

Son dos debates completamente distintos:

a) Las normas de conducta para ser buen católico o para ir al cielo las debe fijar la ICAR (su jerarquía o sus fieles, eso es cosa de todos vosotros) no con criterios éticos laicos ("no hacen daño a nadie") sino con criterios religiosos, y el que no quiera, que no sea católico.

b) Las leyes civiles, que deben redactarse con criterios de respeto a las libertades individuales, sin discriminación y al margen de si el criterio legal coincide o no con el mensaje del Dios de los católicos o del de otras confesiones.

Tan inadmisible es que un no-católico pretenda imponer sus criterios a la ICAR como que Cipriani pretenda imponer lo que él cree que es voluntad de Dios a todos sus conciudadanos.

Saludos.

----

LF

1- Cipriani no impone nada. Se limita a decir cuál es la ley natural y la doctrina de la Iglesia. Y pide que la legislaciòn no quebrante aquella. Él no legisla ni tiene otra fuerza que no sea la moral. Que no es poca, dicho sea de paso.

2- Por más que las leyes civiles digan que la luna es cuadrada, la luna es redonda. De la misma manera, por más que las leyes llamen matrimonio a la unión de dos hombres o dos mujeres, dichas uniones jamás serán matrimonios.

3- Por más que las leyes digan que es lícito matar seres humanos antes de nacer, eso es un asesinato, una salvajada. Y la Iglesia dirá que cualquier sistema político que acepte tal cosa es ilegítimo de raíz.

4- Por más que Batasuna consiguera la mayoría absoluta en el País Vasco, el terrorismo etarra sería una bestialidad.

5- Por más que las leyes pretendan negar el derecho a objetar a unos padres que quieren que sus hijos no sean adoctrinados en valores contrarios a su moral, dichos padres tienen derecho a objetar.

6- Por más que las urnas volvieran a llevar al poder a un tipo como Hitler, el nazismo seguiría siendo una ideología política detestable.

Por tanto, por más que la democracia llame bien al mal o incluso llegue a imponer el mal por ley, el mal seguirá siendo mal y los cristianos tendrán el derecho y el deber a rechazarlo y combatirlo con todos los medios que les sean posible, excluyendo el de la violencia física -salvo en caso de peligro real de exterminio-.
25/01/11 6:44 PM
  
Yolanda
No es que yo ponga ambos temas al mismo nivel. Más bien es la izquierda la que lo hace. Me limito a constatar ese hecho.

______________________

Pues peor. No les sigamos el discurso, No hagamos lo mismo,

¡Siquiera por la credibilidad y el relieve de la causa pro-vida!

---

LF:
Bueno, es que la raíz de ambos males es la misma.
25/01/11 6:57 PM
  
rojobilbao
Luis Fernando, la sexualidad importa en las relaciones. Un matrimonio no consumado no lo es tal. Por eso hablo de relaciones afectivas-sexulaes.

Las hermanas ¿merecen algo mejor? No digo que no. Pero no se puede abrir el melón para toda cuasística. ¿o sí?

Merece especial atención aquel matrimonio abierto a la vida (aunque la naturaleza no permita su descendencia) Todo matrimonio que no esté abierto a ella, no merece especial cuidado (hablo de derechos tributarios y demás) y por ello las parejas homosexuales en eso claman con razón. En eso y sólo en eso.

---

LF:
O sea, no se puede abrir el melón para toda la casuística pero sí para las relaciones afectivo-sexuales que, según la Escritura, son contra natura. Pues mira, ese argumento no es católico.
25/01/11 8:02 PM
  
Siempre toparemos con...
Luis Fernando, se mete usted en cada berenjenal....Olvídese, no importa lo que usted diga, que si es conforme con la enseñanza de La Palabra, La tradición o hasta simplemente del buen gusto, saldrán a flote los que le llamarán homófobo o racista; intransigente o falto de caridad cristiana, vamos que no tiene usted la más mínima secuela de amor cristiano o sentido común. Y esto le viene no desde fuera de la Iglesia, que es de esperar, sino de entre las filas católicas-resabiadas-resentidas.
Por supuesto todo esto según buenistas de siempre, los más papistas que el Papa, la siniestra pura y dura y una buena porción de homosexuales con sus progenitores (A ó B).
El caso es que hay que rebelarse contra lo que Dios decía, ya que “[email protected]” ha cambiado, es más [email protected], se adaptó ; (así me han dicho literalmente). San Pablo, claro, perdió la cabeza por nada. Bah sería por ser un misógino
¡Qué difícil se me hace!. Si no se para de escandalizar ¿a quién vamos a evangelizar.
Ánimo Luís Fernando!!! No se desanime.


---

LF:
No, desánimo nunca. Siempre habrá 7000 rodillas que no se doblen ante el Baal del indiferentismo y relativismo reinante.
25/01/11 9:34 PM
  
Iker
LF, ante la ley civil confundes dos ámbitos.

Hitler hacia daño, violaba derechos: mataba judíos. Les recluia en campos de concentracion y les gaseaba. ETA mata. Stalin mataba y recluia en Gulags...

Nada que ver con el pacífico ejercicio de derechos y libertades en los que no se hace daño a nadie pero se infringen preceptos morales de una religión si tu tienes relaciones homosexuales, comes jamón serrano o aceptas transfusiones de sangre, no haces daño a nadie.

En el ambito de una religión no hay diferencia, el fundamento de lo que puedes o no puedes hacer para salvarte consiste en que tu Dios te lo permite o te lo prohibe. Te condenaras por matar judíos (ahora) o por tener relaciones homosexuales.

En el ámbito de una ética civil, en cambio, tu no puedes matar o secuestrar no porque lo diga un Dios sino porque esto es hacer daño a otro. Y puedes tener sexo gay, comer jamón serrano o aceptar transfusiones de sangre porque no haces daño a nadie, siendo civilmente irrelevante si ofendes a algún Dios.

Comprendes la diferencia entre los dos ámbitos? Cipriani, no.

Y si una norma religiosa pretende hacer daño? La ley civil laica debe impedirlo. Ejemplo: la ley debe proteger a los maestros de escuela que en clase hablan del jamón serrano. O de las relaciones homosexuales sin condenar a nadie.

Por último, es cierto que cuando gobiernan los que no respetan la libertad de la persona y su pleno ejercicio, los resultados son terribles. Paso con el gobierno de la ICAR en la Edad Media, con los nazis en los 40, con los comunistas casi todo el siglo XX y pasa ahora con los integristas islámicos. Por eso mi esfuerzo irá encaminado a que Ciprianis, extrema derecha, extrema izquierda o integristas islámicos no alcancen el poder.

Saludos

---

LF:
Hitler mataba judíos. Los encerraba en campos de concentración, los gaseaba, etc. Lenin y Stalin, idem con su pueblo. Y la legislación española y de gran parte de los países occidentes permite que se troceen y machaquen embriones y fetos humanos en el seno materno. Es decir, lo mismito. La diferencia estriba en el "tamaño" de los seres humanos.
Por otra parte, cuando se quebranta la ley natural, las consecuencias nefastas son inevitables. Por ejemplo, un Occidente entregado a la anticoncepción, a la promoción de las relaciones contra natura y al aborto, necesariamente desaparecerá del mapa para ser sustituido por otro tipo de sociedad donde esas cosas no son permitidas e incluso son perseguidas. Siquiera fuera por una mero instinto de supervivencia, Occidente debería de optar por no llamar derecho a lo que siempre ha sido considerado como algo inmoral. ¿Que no lo hace? Pues nada, se recogerá lo que se ha sembrado.

De momento el totalitarismo laicista consiste en que no sólo no se admite que la moral religiosa pinte algo en el ámbito público sino que se pretende inculcar dicha idea, contraria a la práctica totalidad de las religiones, en la educación de nuestros hijos. Es decir, los que no quieren que la religión influya en la legislación, atentan contra la libertad religiosa. Finalmente el laicismo radical es tan totalitario como los fundamentalismos religiosos. Con la particularidad de que se rebela contra algo que es connatural al hombre a lo largo de toda su historia. La creencia en algo superior a él.

En todo caso, siempre habrá Ciprianis. Y el péndulo hará que antes o después los que piensan como él influyan de verdad en las leyes de cada país. En EEUU es evidente que el voto cristiano influye, y mucho, en estas cuestiones. Y no sólo no mengüa dicha influencia sino que crece. Empieza a pasar lo mismo en Rusia y Polonia es otro ejemplo de lo que estoy diciendo. Si se tiene en cuenta que son los cristianos practicantes y los musulmanes quienes más hijos tienen, es cuestión de tiempo el que la religión vuelva a pesar en toda Europa. Lo que ahora se decide es si dicha religión ha de ser la cristiana o la islámica. Adivine usted cuál nos interesa más.
25/01/11 9:48 PM
  
Beatriz
En el Perú ya existe una ley que le da a la concubina los mismos derechos patrimoniales que a la casada. Si un hombre convive con una mujer dos años, AUTOMATICAMENTE ésta tiene derecho al 50% de los bienes adquiridos dentro de esos dos años o más, y si fallece el susodicho, hereda, SIN NECESIDAD DE FIRMAR NINGUN CONTRATO DELANTE DE UN JUEZ....lo único que tiene que hacer la mujer es DEMOSTRAR que ha cohabitado con él en el mismo domicilio durante ese tiempo por medio de testigos, etc. A mí me parece que el mismo trato se debería dar a los homosexuales sin llegar a firmar ningún contrato.

Si las concubinas tienen ese trato legal y están protegidas, por qué con los homosexuales tiene que hacerse la farsa de un matrimonio con juez por delante y firma de documentos?


Si Rafael Rey lee esto, que lo proponga ;)

----

LF:
Beatriz, ¿y ocurre lo mismo con los "concubinos"? Es decir, con los homosexuales que han cohabitado durante dos años.
25/01/11 9:54 PM
  
Eduardo Jariod
¿Qué puede hacer la Iglesia católica y cada bautizado, miembro de la misma, en una época en la que se promueve el error, la mentira, la ignorancia y, en definitiva, el pecado? Lo que siempre ha hecho: proponer la verdad. En la medida que lo haga, también irá protegiéndonos, protección también como propuesta, de nuestra tendencia al desvarío.

En esa propuesta se incluye muchas cosas: la condena, la denuncia, la orientación, pero también la comprensión misericordiosa, precisamente a la luz de la verdad. El católico ha de negarse siempre a dar cobertura o justificación a ningún tipo de mal, pero ha de proponer una salida a ese mal en quien tiende a caer. Y no hay otra salida que anunciar la enorme belleza del amor del que somos portadores, pues de lo contrario sólo quedará de nosotros la prohibición o el rechazo.

Bien es cierto que la otra parte ha de presentar una mínima receptividad para escuchar la propuesta. Si uno está orgulloso de ser homosexual u obtiene beneficios económicos provocando abortos, a los que no quiere renunciar, es obvio que poco puede hacerse, más que recordarle el error en que vive. Lo terrible no es que el hombre peque (es inevitable, va en nuestra naturaleza), sino en crear "estructuras de pecado" que transforman el mal en bien en las conciencias de los hombres. En este aspecto, la Iglesia y cada bautizado no puede ceder un milímetro.

El cardenal Cipriani, con su actitud, está en su justo papel de católico y pastor de su Iglesia. En el momento que renunciemos a la verdad para acomodarnos o reconocer nuestra naturaleza falible con el fin de instalarnos en el error para desde él construir nuestro mundo normativo, nos habremos despeñado por completo. Entonces construiremos el infierno mucho antes de nuestra muerte. Sartre en tal caso acabaría teniendo razón: "El infierno son los demás". Y con ellos uno mismo, añadiría.

Aunque es peor reconocer como matrimonio las uniones homosexuales que concederles un mero estatuto de unión civil o forma de convivencia (nunca familia), este reconocimiento de pareja de hecho, con su panoplia de derechos civiles, no deja de significar una allanamiento para vivir en la mentira. En una sociedad que ya no distingue el bien del mal, lo natural de lo construido por el hombre, esto suena a reaccionario, pero sería mucho más reaccionario dejar al hombre a su suerte y saludar militarmente al que se cree que es Napoleón.
25/01/11 10:01 PM
  
Roi
"Si se tiene en cuenta que son los cristianos practicantes y los musulmanes quienes más hijos tienen, es cuestión de tiempo el que la religión vuelva a pesar en toda Europa."

Da usted por supuesto,LF,que todos los hijos de los practicantes serán practicantes a su vez. ¿Cuántos hijos ateos de católicos practicantes conoce usted? Yo a unos cuantos,aunque no es mi caso.
Lo que vaya a pasar de aquí a unos años no lo sabe nadie,y las suposiciones fallan muchas veces.

Con respecto al tema del post,veo que en cuanto se rasca un poquito veo una tendencia inequívoca de inmoralizar las relaciones homosexuales. Con matices varios,claro. Lo que yo no entiendo es que,si no hacen daño a nadie,y si no son católicos,¿por qué la ICAR quiere legislar contra ellos?

----

LF:
Dios tiene hijos, no nietos. Es decir, la adhexión a la vida cristiana es siempre fruto de la gracia de Dios y la respuesta positiva del individuo a la misma. Una respuesta, dicho sea de paso, iluminada también por dicha gracia. Por tanto, la ecuación padres practicantes=hijos practicantes no se da siempre y en todo lugar. Ahora bien, las probabilidades de que los hijos de unos padres que viven consecuentemente su fe -lo cual incluye una relación personal con Cristo que redunde en buenas obras y no una mera práctica de aparencia piadosa pero sin sustancia- lleguen a ser creyentes comprometidos en la edad adulta son muy altas. Y el porcentaje pequeño de aquellos que no siguen en la fe se ve cubierto por aquellos que llegan a la misma procedentes de procesos de conversión.
Eso por un lado. Por otro, aquí nadie pide que se legisle contra los homosexuales. Más bien pedimos que no se legisle contra la institución familiar equiparándola a relaciones que, por su propia naturaleza, no son matrimoniales.
25/01/11 11:28 PM
  
Iker
LF, más que contratar a mis argumentos abres nuevas líneas de debate.

En cuanto al aborto, creo dos cosas: la primera, que el esquma que te he dibujado en nada legítima el aborto. Cuestion aparte es q nunca encarcelaria a una mujer q ha abortado. La segunda, que los rancios metan en un mismo saco aborto, divorcio, anticonceptivos, homofobia y culto al infierno, causa estragos en la causa provida.

Amenaza islamista: La hay y no creo que deba combatirse aceptando, como quieren los integristas, un principio de sumisión de la libertad a la religión, sino todo lo contrario. Los islámicos necesitan todavía más horas de EpC que tu! (tomatelo en tono de broma cariñosa)

----

LF:
No abro nueva líneas. Es todo lo mismo.
Dices que el esquema que has dibujado no legitima el aborto. Pero ocurre que el sistema político en el que vivimos sí lo legitima. Y ello demuestra que dicho sistema no acepta la existencia de una serie de valores pre-políticos que no pueden ser alterados por la función política sin perjudicar gravemente al bien común. Conste que esto no se me ha ocurrido a mí. Forma parte del magisterio papal del último siglo.
Eso de "rancio" me hace gracia. De momento, te contesto asegurando que el vino rancio está riquísimo, je je.
La relación entre anticoncepción, educación sexual amoral -o al menos contraria a la moral cristiana- y aborto es un hecho estadísticamente inobjetable. Y además, "profetizado" por Pablo VI, tal y como recordó recientemente el P. Alberto Royo Mejía en un artículo publicado en este portal. Las cigras cantan: a más anticonceptivos, a más educación sexual de ese tipo, más abortos. El tema del divorcio afecta a la institución familiar, que es el lugar idóneo para el desarrollo de la vida.
Da por hecho que los islamistas no van a someterse al laicismo ni a doscientas EpCs que les pongas. Y es cuestión de dejar a las tasas de natalidad hacer su trabajo para ver qué queda de toda esta ingeniería social en un par de décadas. De momento la Iglesia avisa. Es su deber. Luego, que cada nación decida si quiere suicidarse o no.
25/01/11 11:29 PM
  
Edgar Lay
Lo de Siempre Hermanos, Cuando la Iglesia levanta la voz, nos Dicen de Todo, pero cuando unos de esos Liberales Laicistas politicos o periodistas, lo hace, es una opinion discutible y razonable.

"Y a cualquiera que me niegue delante de los hombres, yo también le negaré delante de mi Padre que está en los cielos."
"Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará."
25/01/11 11:52 PM
  
Flavia
Lo que ha dicho Beatriz sobre las concubinas - y ojo, que se refiere a un país evangelizado como es Perú - me parece gravísimo porque abre el paso a la poligamia, otro ataque al matrimonio cristiano.

¿ Estamos perdiendo la civilización cristiana ? De ser así, estamos en los umbrales del fin de los tiempos, que no es el fin del mundo, sino el fin de la era cristiana.

¿ Y qué vendría después ? Sumad todo lo que estamos viendo y ya veréis el resultado.

Para los que piensan que soy alarmista; mirad los números 675-677 del Catecismo de la Iglesia Católica.
26/01/11 1:52 AM
  
José Ángel Antonio
A efectos civiles, la relación entre 2, 3 o 4 o más personas del mismo sexo que se excitan sexualmente unas a otras (Vaaale, de forma estable y comprometida hasta que deja de ser estable y comprometida) no debería asemejarse legalmente a un matrimonio de hombre y mujer.

Como se ha dicho, la situación de 2 o 3 o 4 hermanas o hermanos que viven juntos, con afecto, cariño, compromiso, etc... (y lazos mil veces ma´s fuertes que las de la mayoría de relaciones gays) ... y las relaciones gays (de 2 o más, ¿por qué no?) deberían ser vistas por el Estado a pie de igualdad.

Los gays reivindican que ellos son distintos a los grupos de hermanos o amigos que comparten casa por solo dos motivos: PORQUE LO DICEN ELLOS y PORQUE TIENEN RELACIONES SEXUALES (no procreativas).

"Somos matrimonio porque lo decimos nosotros" no es argumento. Lo mismo pueden decir los que se casan consigo mismo (2 casos en Taiwan), con personajes de cómic (algunos mangakas japoneses), con difuntos (en varias culturas), etc... Y los polígamos, poliamoristas, incestuosos, fantasiosos en general,

El mero "así lo deseo" no debe ser fuente de derecho.

Por eso, la situación legal de adultos que deciden hacer pactos de convivencia y ayuda debe ser igual entre grupos de hermanos, amigos, o homosexuales. NO HAY QUE DAR A PAREJAS GAYS DERECHOS QUE NO DARIAMOS A TRIOS DE HERMANOS O A GRUPOS DE AYUDA MUTUA.

Desde luego, no hay que darles los derechos de un matrimonio.

Tampoco hay que llamar matrimonio a cualquier cosa; matrimonio no es lo que el 51% de los votantes a un lado de una frontera impone al 49% de sus vecinos... y se cambia cada 8 años según los votantes. Matrimonio es algo natural que han vivido la mayoría de adultos del planeta durante milenios: un hombre y una mujer que dejan de ser dos para hacerse uno, y de cuya unión física (y volitiva) pueden nacer hijos (si la salud no lo impide).

Tres NO son matrimonio.

Uno NO es matrimonio.

¿Lo serían si votase el 51% de un electorado? ¿Dejaría de serlo si cambiase el gobierno? No: es una institución lógica y natural bien definida.

De igual forma, dos gays, o tres gays, o cuatro gays juntos NO son matrimonio, aunque lo diga tal o cual gobierno.

Si Zerolo cruza la valla de Melilla, hay todo un continente donde nadie se cree el papel chorra lleno de sellos donde dice que está casado con un hombre... porque no está casado con un hombre: simplemente, tiene un papel idiota de un país idiota con leyes idiotas.

Por otra parte, el "matrimonio" gay en España es una frikada impuesta por rodillo, una de las leyes con menos consenso de la historia de la democracia:

- El Senado (que también expresa al pueblo, dicen) votó en contra: 131 senadores contra 119. [Solo el peculiar sistema español de Senado inútil salvó al matrimonio gay; en cualquier país bicameral de verdad, no habría prosperado].
- La ley la criticó el Consejo de Estado (dictamen 2628/2004),
- la criticó la Real Academia de Legislación y Jurisprudencia,
- la cristicó el Consejo General del Poder Judicial,
- la criticaron 700.000 firmas avaladas por la Junta Electoral Central
- la criticó una manifestación de 500.000 personas en Madrid (si usamos las cifras de la prensa italiana, por ejemplo).
- Está en el Tribunal Constitucional desde hace casi 6 años...

NO es una ley de consenso: es una imposición de lobby sobre la población.

Si un lobby impone llamar "matrimonio" a dos hombres... ¿quién impide que impongan llamarlo a tres, o cuatro, a alguien con su personaje de manga, consigo mismo, con sus hijos, con sus seres queridos difuntos, con "alguien que ya conoceré en el futuro", etc...

¿La política debe regular el bien común o dar barniz legislativo a los deseos de cualquier friki?

Lo peor es que los gays ni querían ni quieren casarse... las cifra de bodas gays son ridículas y son actos de militancia ideológica... lo que quieren es parecer "normales". Si mañana un dictador decidiera que queda abolido el concepto matrimonio en España, que solo habrá individuos arrejuntados, no veríamos ningún lobby gay defendiéndolo.
26/01/11 3:02 AM
  
Beatriz
"Beatriz, ¿y ocurre lo mismo con los "concubinos"? Es decir, con los homosexuales que han cohabitado durante dos años"

Hola Luis, esa ley menciona el concubinato entre hombre y mujer. Lo que podría hacerse es incluir a los homosexuales y listo! están protegidos.

Si yo fuera homosexual esa ley del concubinato me parecería más beneficiosa desde el punto de vista material-patrimonial, que un falso matrimonio. Creo que a muchos homosexuales no les gustaría porque es conocido lo fácil que cambian de pareja, mientras más parejas tienen, menos patrimonio $$$$

Si lo que buscan es estar protegidos contra el abuso, no es necesario firmar ningún documento o sociedad delante de un juez. En otros países la ley del concubinato contempla cinco años....en el Perú sólo dos años.



Saludos

26/01/11 3:31 AM
  
rojobilbao
"Pues mira, ese argumento no es católico."

Afirmas tajante que no es católico equiparar administrativamente y con efectos tributarios las uniones afectivo-sexuales homosexuales con las uniones de personas de diferentes sexos que se cierran a la vida (sea temporalmente, uso de anticonceptivos incluso abortivos, sea perennemente, vasectomía) siendo ambos pecados graves.

---

LF:
Afirmo lo que afirma el magisterio de la Iglesia. Si dudas, léete lo que la Congregación para la Doctrina de la Fe dijo respecto a este asunto:
http://www.vatican.va/roman_curia/congregations/cfaith/documents/rc_con_cfaith_doc_20030731_homosexual-unions_sp.html

Dice:
Ante el reconocimiento legal de las uniones homosexuales, o la equiparación legal de éstas al matrimonio con acceso a los derechos propios del mismo, es necesario oponerse en forma clara e incisiva.


Si tienes algún problema con este punto, consulta con la Santa Sede. Yo me hago eco de sus enseñanzas.
26/01/11 8:54 AM
  
dulcinea del toboso
!!Que mania contra los gays!!Por favor Luis Fernando,por favor no te olvides de llevarme el bocadillo a la prision,cuando me detengan por ser homosexual.rezo por ti.

----

LF:

Tu principal problema no son las prisiones en este mundo -a la que no irás mientras España no vuelva a ser conquistada por el Islam- sino la prisión eterna a la que sin duda irás si no te arrepientes de tus pecados y te acoges a la gracia y la misericordia de Dios. Allí no se pueden llevar bocadillos.
26/01/11 10:50 AM
  
rojobilbao
Luis Fernando, NUNCA he defendido la equiparación a los matrimonios. Me limito a afirmar que dichas uniones pueden exigir con el mismo derecho cierta prevendas tributarias y sucesorias que aquellos matrimonios cerrados a la vida que como Onán, ofenden gravemente a Dios. Y lo que digo es que está muy bien que clamemos contra las dichosas uniones gays, cuya equiparación al matrimonio destruyen el concepto de familia, pero que no disponemos de autoridad mientras legalmente defendamos privilegios a familias que en nada apoyan y sostienen la sociedad, esas familias cerradas a la vida.

---

LF:
Pero es que el magisterio va más allá de la oposición a la equiparación. Se opone a cualquier tipo de legalización de uniones homosexuales. Y dicho magisterio no dice nada sobre la legalización de los matrimonios cerrados a la vida. Tanto si es por voluntad de las partes, como si es por razones no deseadas, como puede ser el caso, por ejemplo, de las parejas infértiles sea por enfermedad o por edad avanzada de la mujer. Y como comprenderás, el Estado no va a ponerse a preguntar a los que quieren casarse si tienen intención o no de tener hijos.
26/01/11 11:23 AM
  
Qué cosas se leen
"Tu principal problema no son las prisiones en este mundo -a la que no irás mientras España no vuelva a ser conquistada por el Islam- sino la prisión eterna a la que sin duda irás si no te arrepientes de tus pecados y te acoges a la gracia y la misericordia de Dios. Allí no se pueden llevar bocadillos."

Hace unos días me decía una compañera (del Opues Dei) que la religión católica ya no se basaba en el miedo, que eso eran cosas del medievo.
Por cierto, LF, tú a dónde crees que irás, ¿al cielo o al infierno?

----

LF:
Confío en morir en gracia de Dios.
Y no, la religión católica no se basa en el miedo, pero la atrición a veces produce efectos muy positivos en determinado tipo de creyentes. A los que no creen, les da lo mismo. No creen en Dios... menos van a creer en la existencia de un lugar de castigo eterno.
De hecho, si tu compañera es del Opus Dei, sin duda creerá en la existencia del infierno. Al fin y al cabo, el propio Cristo habló bastantes más veces del mismo que del cielo.
26/01/11 3:13 PM
  
Beatriz
"Lo que ha dicho Beatriz sobre las concubinas - y ojo, que se refiere a un país evangelizado como es Perú - me parece gravísimo porque abre el paso a la poligamia, otro ataque al matrimonio cristiano."

Flavia, averigua antes de escribir. Esa ley del concubinato establece la relación entre UN hombre y UNA mujer, ni dos ni tres mujeres....

Con buscar en la RAE te hubiera bastado:

concubinato.

(Del lat. concubinātus).


1. m. Relación marital de un hombre con una mujer sin estar casados.





26/01/11 3:46 PM
  
Beatriz
Ante el comentario de Flavia quiero dejar claro que no estoy y nunca estaré a favor del "matrimonio" homosexual. Hasta el momento en el Perú no habíamos tenido propuestas de legalizar estos falsos matrimonios, hoy TODOS los candidatos que tienen posibilidades de ganar están a favor de "sociedad", "unión civil" o "matrimonio. Ni un sólo candidato se ha opuesto. Por lo tanto, nos espera a la vuelta de la esquina dicha ley. Por eso he dicho que no es necesario firmar un contrato delante de un juez (que siempre parecerá un matrimonio civil) porque ya existe una ley del concubinato, ley que yo no he creado, que tiene algunos años y que ni Cipriani ni nadie reprobó en su momento. He revisado el documento que citó LF y veo que señala además de la equiparación de "convivientes homosexuales" a matrimonio y la posiblidad de adoptar niños:

"Pero se hace más preocupante en los Países en los que ya se ha concedido o se tiene la intención de conceder reconocimiento legal a las uniones homosexuales, que, en algunos casos, incluye también la habilitación para la adopción de hijos."

Bueno, en el caso de ley de concubinato (entre UN hombre y UNA mujer que no están casados) ellos NO pueden adoptar niños. Legalmente la adopción sólo se puede dar en el marco de un matrimonio.

Esa ley sólo da derechos patrimoniales. Nada más. Se establece que son "convivientes" no matrimonio.

Sobre la actitud del político católico ante una ley de "matrimonio" homosexual dice el documento:

"En caso de que el parlamentario católico se encuentre en presencia de una ley ya en vigor favorable a las uniones homosexuales, debe oponerse a ella por los medios que le sean posibles, dejando pública constancia de su desacuerdo; se trata de cumplir con el deber de dar testimonio de la verdad. Si no fuese posible abrogar completamente una ley de este tipo, el parlamentario católico, recordando las indicaciones dadas en la Encíclica Evangelium Vitæ, « puede lícitamente ofrecer su apoyo a propuestas encaminadas a limitar los daños de esa ley y disminuir así los efectos negativos en el ámbito de la cultura y de la moralidad pública », con la condición de que sea « clara y notoria a todos » su « personal absoluta oposición » a leyes semejantes y se haya evitado el peligro de escándalo.(18) Eso no significa que en esta materia una ley más restrictiva pueda ser considerada como una ley justa o siquiera aceptable; se trata de una tentativa legítima, impulsada por el deber moral, de abrogar al menos parcialmente una ley injusta cuando la abrogación total no es por el momento posible."

Mi comentario va en ese sentido, a limitar el daño ANTES que se de la ley, que lamentablemente se dará, porque todos los candidatos se han mostrado a favor aunque algunos están en contra de la adopción de niños.

26/01/11 4:27 PM
  
pollito
Desde luego, parece mentira que estemos en unos tiempos donde se critica a la Iglesia por decir las verdades de Perogrullo. Que esto no es un misterio inescrutable, como la Santísima Trinidad, que esto es simplemente llamar al pan pan y al vino vino. El matrimonio es beneficioso para el Estado, las uniones homosexuales no. ¿Por qué tratar ambas clases de unión de la misma manera?

Reeeeeepetimos!! Los matrimonios sirven para criar y educar hijos en un entorno estable, y las uniones homosexuales no. Por eso hasta hace un cuarto de hora (en términos históricos) todas las civilizaciones de todas las religiones han concedido a los matrimonios un estatus privilegiado respecto a otros tipos de unión que no cumplían esas condiciones.

Y antes de que se plantee la típica objeción absurda de ¿y los matrimonios que no tienen hijos qué? ya digo que su protección se debe a que colaboran de manera indirecta en esas funciones, mostrando como atractiva una forma de vida que, en la inmensa mayoría de los casos, lleva a engendrar hijos y a que los eduquen conjuntamente su padre y su madre.
26/01/11 4:37 PM
  
Atanasio
Yolanda, tu primer comentario pone en evidencia tu supina ignorancia acerca de toda cuestión jurídico-social.

En primer lugar, es clarísimo que la gravedad del aborto y la de la destrucción del concepto del matrimonio (anticoncepción, divorcio y sodomonio fundamentalmente) son equiparables. Sin el socavamiento brutal que la realidad y el valor del matrimonio padecen ahora mismo no sería posible un genocidio como el del aborto, que también ahora padecemos. Si no lo entiendes, por favor lee Humanae Vitae.

En segundo lugar, el hecho de que no exista una figura jurídica bajo la cual dos maricas puedan registrar sus aberraciones convivenciales no determina su ilegalidad. Es más, una eventual ilegalidad de tal cosa tampoco determinaría su punición o perseguibilidad. Si no lo entiendes, por favor estudia Derecho.

Que lo mismo da que se le llame matrimonio, gaymonio, unión de hecho o pacto civil solidario (el colmo) lo mismo da. Esto es evidente, una discusión puramente nominalista. El profundo daño social está hecho bajo cualquier modalidad. Tampoco hace falta ser cardenal del Opus para afirmarlo.

Saludos cordiales.
26/01/11 5:11 PM
  
Francesc
El problema de las relaciones homosexuales atañe por igual ba la moral religiosa, a la ley natural y a la ley positivaa. Considerar a las uniones homosexuales como matrimonio es un auténtico disparate conforme a la moral católica, que desde luego solo atañe a los católicos, también viola a la ley natural que atañe a todo ser humano, católico o no y por último el ideal es que la ley positiva coincida con la ley natural, pues de no ser así , aunque sea vigente y obligatoria POR LA COERCIÓN DEL ESTADO, no es verdadera ley. y para terminar es muy distinto tener caridad hacia los homosexuales, que tolerar sus cochinadas, como hoy pretende la moral relativista que avanzadía a día por ser más que comodona
26/01/11 6:31 PM
  
Ricardo de Argentina
Está muy bien desarrollado el argumento expuesto por José Angel Antonio.
De la soidez de sus razones queda clarísima la siguiente conclusión: EL INVENTO IDEOLÓGICO DEL "HOMO-MONIO" ES UN MISIL DESTINADO EN EXCLUSIVA A DESTRUIR EL MATRIMONIO CRISTIANO. O lo que todavía queda en pie del mismo.

Por esta vía se llega a la misma conclusión que el Card. Cipriani : "matrimonio" o "unión civil", lo mismo da. Lo que buscan los enemigos de Dios es instalar a la "institución" del homomonio en la sociedad, sabedores que en la medida en que ese engendro se mantenga en pie, el matrimonio cristiano tal como lo conocíamos hasta ahora desaparecerá públicamente, debiendo ir a refugiarse al "armario".

Así como la virtud de la virginidad se va trocando inexorablemente en vergüenza mundana, del mismo modo la fidelidad será estigma social ilevantable a poco que perduren los "homo-monios" como figura jurídica.
26/01/11 6:55 PM
  
Beatriz
Van de la mano el "matrimonio" homosexual y el aborto. Parece algo imparable, como un efecto dominó los países poco a poco aprueban estas leyes injustas, y es que detrás hay todo un lobby o grupo de personas con mucho poder económico que trabajan constantemente y en silencio para conseguirlo. Por ejemplo, un miembro de la nobleza inglesa, Lord Avebury, ha creado una institución que se llama Peru Support Group siendo él su presidente. Este Lord firmó la carta en contra de la visita del Papa a Inglaterra publicada en The Guardian el 15 de setiembre del año pasado:

http://www.forumlibertas.com/frontend/forumlibertas/noticia.php?id_noticia=18009&id_seccion=10

Este mismo Lord en el 2006 invitó a la socialista (que dice ser católica) Susana Villarán (que está a favor de legalizar las drogas), actual alcaldesa de Lima a partir del 2011

http://www.larepublica.pe/28-09-2010/peru-support-group-aclara-relacion-con-susana-villaran-y-rechaza-vinculos-con-te

Quien sabe si apoyó económicamente su candidatura...

Los agentes de la cultura de la muerte (gaymonio, aborto, legalización de las drogas, esterilización, etc.)son muy activos, "trabajan" en silencio con nuestros políticos y futuros candidatos a la presidencia.



26/01/11 7:51 PM
  
Flavia
Beatriz, por algo se empieza, aunque ya veo que de momento, son muy finos y se limitan a uno con una sin estar casados. Pues qué bien, ya ves tú.

" Relación marital de un hombre con una mujer sin estar casados ".

El hecho de no estar casado con la concubina, ¿ impide a un hombre estar legalmente casado con otra mujer, su legítima esposa ? Porque ya en la Biblia se llamaba también concubinas a las amantes, frente a la legítima esposa. Mira por ejemplo las que tuvo Salomón. Investiga tú también. Otra cosa será cómo apliquen allí esa ley a la que aludes. Me limito a señalar el peligro.



26/01/11 8:49 PM
  
Roi
"Tu principal problema no son las prisiones en este mundo, a la que no irás mientras España no vuelva a ser conquistada por el Islam."

Hombre,LF.No hace demasiado que un régimen dictatorial encarcelaba a los "vagos y maleantes",y no me parece que ése fuera un régimen islámico,¿no?
Que hoy en día los homosexuales sean perseguidos,y hasta ejecutados en ciertos países islámicos no significa que en un futuro siga siendo así. No hablo de 20 ni 50 años,por supuesto.

Eso sí,veo muchísimo más probable que a los homosexuales los vuelvan a meter en la cárcel los católicos que los islámicos en España. No hace tanto de la última vez. Pero aunque el futuro es incierto, líbrenos de un régimen teocrático fanático,sea el que sea (o de un régimen laicista fanático,también,aunque con las palabras del diccionario,no las que se estilan aquí).
26/01/11 11:57 PM
  
proby

Roi: no sé si lo sabes, pero la famosa Ley de Vagos y Maleantes fue promulgada por la Segunda República. No fue un invento de Franco.

Si no eres partidario de que los parásitos de la sociedad y los maleantes vayan a la cárcel, pues... tú mismo.

Y que quede claro que el catolicismo nunca ha metido a los homosexuales en la cárcel por el mero hecho de serlo. Lo que se perseguía no era la homosexualidad, sino, en todo caso, la ostentación pública de ésta.

Si lees la Biblia, sabrás cuál es la postura del catolicismo con respecto a la homosexualidad: es "pecado nefando". Y punto.
27/01/11 9:49 PM
  
Roi
La Biblia dice que es pecado la homosexualidad. Y trabajar los sábados,y comer sangre,y sembrar campos con dos cultivos distintos,y otras cosas que hoy suenan "raras". En todo caso es algo que atañe a los católicos y otros que siguen la Biblia. Ya dar como única y universal la famosa ley natural,pues ya me parece de un objetivismo aberrante. Pero sólo es mi opinión.

Los parásitos y los maleantes deberán ser definidos antes de determinar quién es el que va a la cárcel,¿no? El catolicismo no metió a nadie en la cárcel,mas sí apoyó sistemas que lo hacían.
28/01/11 9:22 AM
  
Roi
Y por cierto,la ley sobre vagos y maleantes fue aprobada por la 2ª República,pero no incluyó a los homosexuales hasta el franquismo.Por tanto,sí fue "un invento de Franco" la represión por parte de la ley a los homosexuales.

http://es.wikipedia.org/wiki/Ley_de_vagos_y_maleantes
28/01/11 9:30 AM
  
proby

Te repito que lo que estaba penado no era la homosexualidad, sino la ostentación pública de ésta. Y en un Estado católico eso es lo lógico y lo coherente. ¿O es que había que consentir eso?
30/01/11 2:05 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.