InfoCatólica / Cor ad cor loquitur / Categoría: Obispos españoles

28.11.18

Mons. Luis Argüello es quien es, no quien se quiere que sea

Reconozco que desde que los obispos españoles eligieron como portavoz y secretario general de la Conferencia Episcopal a Mons. Luis Argüello, obispo auxiliar de Valladolid, he intentado averiguar cuál es su trayectoria personal.

Entre otras cosas, me llamaba la atención que los responsables del Pravda progre-eclesiático español, pasaran de decir que don Luis era parte de una “terna a imagen de la vieja guardia y sin representante francisquita”, a publicar una serie de artículos laudatorios hacia el obispo castellano, pintándole poco menos que como el nuevo Sansón que va a arremeter, quijada de burro en mano, contra las hordas rigoristas y avinagradas en la Tierra de María. Algo no encaja en ese “cambio". Y, efectivamente, ahora entiendo lo que no encaja. Religión Confidencial lo ha recordado hoy.

Resulta que hace casi ocho años, para los responsables de Religión Digital, Mons. Argüello era parte de un sector fuerte e influyente de la CEE que acosaba el pluralismo teológico…:

La persecución del libro de Pagola se ha producido en un momento especial de la Iglesia española, que vigila desde grandes atalayas la doctrina oficial y persigue a los autores más críticos y libres, en un acoso sin precedentes al pluralismo teológico
Los ataques contra Pagola están apadrinados por un sector fuerte e influyente de la Conferencia Episcopal Española, que arremetió contra el libro apenas tres meses después de salir a las librerías y comprobar que tenía un éxito sin precedentes. El primero que abrió el fuego fue Demetrio Fernández, obispo de Tarazona entonces. El prelado calificó de «arriana» la obra y acusó al teólogo vasco de desfigurar a Jesús.
Esta posición fue secundada por Luis J. Argüello, vicario de Valladolid, por los teólogos José María Iraburu y José Antonio Sayés, y por José Rico Pavés, director del Secretariado de la comisión episcopal para la Doctrina de la Fe. Rico, ahora muy bien situado para acceder a la mitra..

Efectivamente, Mons. Argüello, siendo vicario general de Valladolid, fue de las primeras voces en advertir que el “Jesús de Pagola", deslegitima “la enseñanza de la Iglesia al no tener fundamento en Jesús y en la Historia". 

Aparecer al lado de Mons. Fernández, Mons. Rico Pavés, el P. Iraburu y el P. Sayés es algo que el progresismo eclesial no olvida fácilmente, a menos que le interese olvidarlo. “Casualidades” de la vida, una de las pocas webs donde se puede leer completo el artículo de Mons. Argüello sobre el libro de Pagola está en un blog “abandonado” en Religión Digital.

Mucho más recientemente, Mons. Luis Argüello fue de los escasísimos obispos que osó criticar públicamente la censura contra el autobús de HO que era contrario a las barbaridades que nos llegan impuestas por la ideología de género. Cito del diario Abc:

El obispo auxiliar de Valladolid, Luis Argüello, ha mostrado este miércoles su «perplejidad» después de que la Policía Municipal de Madrid haya inmovilizado el autobús «antitransexualidad» de la plataforma Hazte Oír, rotulado con el lema «Los niños tienen pene, las niñas tienen vagina. Que no te engañen». «Viendo esta polémica desde fuera, simplemente por las noticias que nos han llegado desde los medios, expreso la perplejidad de que se pueda decir negro y no se pueda decir blanco, o viceversa», ha insistido.

A Luis Argüello le parece «sorprendente» que no se pueda «exponer algo que parece obvio, de sentido común, como que los niños son niños y las niñas son niñas», cuando, ha recordado, una reciente campaña sobre el mismo asunto del sexo de las personas, «y de una forma singular referido a los niños», que se planteó «de otra manera que parece que contraviene una antropología adecuada a lo que la propia corporalidad nos dice».

Como ven ustedes, no parece un obispo que guste de callar ante el discurso político-social dominante. De hecho, en su comparecencia tras la última Plenaria de la CEE, ya advirtió que no era lógico legislar en base a los sentimientos dejando a un lado la naturaleza de las cosas.

Leer más... »

21.11.18

La irrelevancia de la CEE

Los obispos españoles han elegido hoy nuevo secretario general de su conferencia episcopal. Y lo han hecho en la persona de Mons. Luis Argüello, obispo auxiliar de Valladolid. Ayer parecía que el elegido podría ser el P. Jorge Fernández Sangrador, vicario general de Oviedo, pero finalmente los prelados han optado por el único obispo de la terna sobre la que se ha votado.

Vaya por delante que no conozco ni poco ni mucho a Mons. Argüello. No recuerdo declaraciones suyas y no creo que haya sido protagonista de ninguna noticia con repercusión nacional más allá de su nombramiento como obispo. Como hablar de quien no se conoce me parece una temeridad, no pienso hacerlo. Evidentemente es un hombre cercano a su arzobispo, el cardenal Blázquez, que es a su vez presidente de la CEE. Pero hasta ahí no más puedo decir.

Lo que sí puedo decir es que la creciente irrelevancia mediática, social e incluso eclesial de la Conferencia Episcopal es un hecho incontestable. A ello contribuye el perfil bajísimo -en el sentido mediático del término- de su presidente. Don Ricardo Blázquez siempre ha sido un obispo discreto, con un discurso lleno de típicos tópicos, lugares comunes y ausencia de aristas. O sea, está pero como si no estuviese. Durante su primer trienio al frente de la CEE, el cardenal Cañizares llenó de sobra el vacío mediático desde su condición de vicepresidente. Hoy, ni eso. 

Leer más... »

23.10.18

Monseñor Agrelo y la nada

Entre los personajes peculiares del panorama eclesial de España hay uno que tiene la condición de sucesor de los apóstoles. Se trata de Mons. Santiago Agrelo, arzobispo de Tánger. A pesar de estar al frente de una archidiócesis en el país vecino con menos fieles (aprox 2.500) que muchas parroquias rurales de España, aparece en la prensa con mucha más asiduidad que la mayoría de los obispos españoles. Incluso más que algunos de nuestros cardenales. 

Aquí en InfoCatólica, el inefable Bruno y el cura rural más famoso de España le han dedicado unos cuantos posts en los últimos años:

Mons. Agrelo y el discernimiento que no discierne
Polémicas matrimoniales (XVIII): Mons. Santiago Agrelo
Las fronteras cerradas de monseñor Agrelo
Monseñor Agrelo y la transustanciación
Sobre presencia de católicos en paises islámicos. Carta de monseñor Agrelo

Don Santiago es, sin el menor género de dudas, el obispo de habla española que más uso hace de Facebook. La verdad es que no suelo leerle, pero ayer por la noche me encontré esto nada más entrar en esa red social:

Santiago Agrelo Martínez

¡Que vuelva el latín!
Lo digo en serio: ¡Que vuelva el latín a la liturgia romana!
Y no piensen que he perdido el juicio. He perdido sólo la esperanza, no ya de ver retirado de la circulación el «Misal Romano. Edición típica según la tercera edición típica latina, aprobada por la Conferencia Episcopal Española y confirmada por la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos», sino incluso la de ver asomar al ánimo de los pastores una mínima señal de preocupación o inquietud por el abandono en que el Misal ha dejado a los fieles. ¿Por qué volver al latín? Porque cuando el latín era la lengua ritual, los fieles suponían que con aquella lengua incomprensible el cura expresaba pensamientos sublimes, realidades misteriosas, cosas de Dios. Y ahora, que de aquella lengua del clero se ha hecho traducción literal a la lengua del pueblo, a todos ha resultado evidente que detrás de las palabras no había nada: ¡Nada!
Fíjense en el texto que padecemos esta semana en las misas del Tiempo Ordinario:
“Dios todopoderoso y eterno, haz que te presentemos una voluntad solícita y estable, y sirvamos a tu grandeza con sincero corazón.”
“Concédenos, Señor, estar al servicio de tus dones con un corazón libre, para que, con la purificación de tu gracia, nos sintamos limpios por los mismos misterios que celebramos.”
“Señor, haz que nos sea provechosa la celebración de las realidades del cielo, para que nos auxilien los bienes temporales y seamos instruidos por los eternos.”
Me pregunto si entre los millones de fieles de lengua española se encontrará uno solo que utilice semejante fraseología. Apuesto a que no.
Entonces, por favor, volvamos al latín. Al menos, nos engañaremos un poco a nosotros mismos pensando que decimos algo.

Inmediatamente envié ese texto a algunos de mis amigos añadiendo un comentario que me abstengo de reproducir aquí. 

No tenía intención de escribir sobre esas palabras del arzobispo franciscano, pero hete aquí que los magníficos y nunca bien ponderados responsables de ese medio de comunicación tan ecuánime, tan samaritano, tan primaveral y tan francisquita llamado Religión Digital, han tenido la felicísima idea de convertir en noticia el “¡Que vuelva el latín!”, del prelado gallego.

Leer más... »

5.06.18

Mons. Ladaria: dos de dos

En apenas una semana hemos publicado en Infocatólica dos noticias realmente importantes que tienen como protagonista al arzobispo jesuita que ha recibido el encargo del Papa de la promoción y defensa de la fe católica:

Mons. Luis Ladaria, Prefecto de la CDF, en un artículo publicado en L´Osservatore Romano, lamenta que, pese al carácter definitivo de la doctrina sobre la ordenación sacerdotal reservada solo para hombres, sigue habiendo quienes confunden a los fieles.

Por medio de una carta enviada por Mons. Luis Ladaria, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, y con la aprobación del Papa, la Santa Sede ha ordenado no publicar la guía de la Conferencia Episcopal Alemana a favor del acceso a la comunión de los cónyuges protestantes de matrimonios mixtos.

Efectivamente, la Congregación para la Doctrina de la Fe (CDF) es el dicasterio encargado de promover y defender la fe. Ambas realidades necesariamente han de ir de la mano. El actual Prefecto, y en breve cardenal, Mons. Ladaria, explicaba tal hecho en una entrevista concedida a Vatican.news

… si nosotros tenemos como función promover y defender la fe pues, evidentemente, la promoción de la fe tiene que ver con el anuncio, es algo eminentemente pastoral. Defender también la fe, porque si en algún momento la fe está amenazada por una razón o por otra, también defenderla es algo eminentemente pastoral.

La fe es algo que nos lleva a la salvación, ¿verdad? Y por consiguiente todo lo que sea promover, defender la fe, es eminentemente pastoral. Sin olvidar que nosotros tenemos una responsabilidad en el campo disciplinar. Y también aquí, no es indiferente para la vida de la Iglesia, que estos casos muchas veces tristes, con los cuales nos encontramos, sean tratados también con justicia y sean tratados teniendo muy presente que también esto incide muy profundamente en la vida de fe de las personas.

Si todo dicasterio vaticano está al servicio del ministerio petrino, y por tanto al servicio de la Iglesia, el que preside el prelado español tiene una misión especialmente “delicada". Sobre todo en tiempos donde la sana doctrina está siendo sacudida tanto desde fuera como, y esto es lo más grave, desde dentro de la propia Iglesia.

Leer más... »

16.04.18

¿De dónde van a salir las vocaciones si apenas hay jóvenes católicos?

El cardenal Blázquez acaba de reconocer en su discurso ante la Asamblea Plenaria de la CEE que los obispos españoles están muy preocupados. La Iglesia en este país lleva sufriendo una crisis de vocaciones al sacerdocio desde hace décadas. Y según se van haciendo mayores y muriendo los curas de antes, no hay reemplazo. 

Me llama mucho la atención una parte de su discurso:

Por otra parte, debemos afirmar al mismo tiempo que el trabajo pastoral por las vocaciones sacerdotales es en general más intenso que en otros tiempos en que había un ambiente propicio constituido por las familias, las parroquias y las escuelas en que las vocaciones surgían fácilmente.

Muy bien. ¿Y entonces? A ver si va a resultar que el problema está precisamente en que las parroquias, las escuelas y las familias han dejado de ser instrumentos vocacionales. Pero ya me dirán entonces de dónde van a salir las vocaciones, por muchos esfuerzos que se hagan.

Seamos serios. Si además del desplome de la natalidad, que afecta a toda la sociedad, apenas el 10% de la juventud española es católica practicante, y en algunas regiones no llegan ni al 5%, ¿cómo vamos a tener los seminarios llenos? De hecho, creo que el número de seminaristas es muy elevado dado el nivel de práctica religosa de ese sector de la población católica.

Es decir, en vez de llorar por los pocos seminaristas que tenemos, deberíamos estar dando gracias a Dios de que, a pesar de que somos corresponsables de la apostasía generalizada que se ha instalado en este país, el Señor todavía llama a un número importante de jóvenes al sacerdocio.

Leer más... »