InfoCatólica / Cor ad cor loquitur / Categoría: Actualidad

17.09.19

El P. Maurizio Chiodi tiene razón

Muchos son los que se han mostrado escandalizados por los cambios que el papa Francisco y Mons. Vicenzo Paglia están imponiendo en el Pontificio instituto Juan Pablo II. 

Recordemos lo que dijo recientemente Stanisław Grygiel, filósofo, moralista y antropólogo, así como gran amigo de San Juan Pablo II: «el Papa disolvió el trabajo de San Juan Pablo II con una sola frase y con la siguiente creó su propio Instituto»

La situación se describe fácilmente. Echan a Mons. Livio Melina y al P. José Noriega, que defienden el magisterio del papa polaco -o sea, el de la Iglesia de siempre- para sustituirlos por los que defienden la “Iglesia” del nuevo paradigma, basada en los textos pretendidamanete magisteriales de Francisco, caso del P. Mauricio Chiodi. 

Entre los que se han pronunciado sobre lo que está sucediendo quiero fijarme en dos sacerdotes españoles que, al menos por ahora, tienen un papel destacado en dicho instituto. El P. Juan Pérez-Soba, profesor, y el P. José Granados, vicepresidente.

Dijo el P. Granados hace un par de semanas:

«Circulan luego rumores de que vendrá a enseñar el profesor Maurizio Chiodi, quien se abre a la licitud de la contracepción y acepta como “bien posible” en algunas situaciones los actos homosexuales. Si se promoviera a nuevos profesores estables en la misma línea (sin seguir los procedimientos normales, alegando una “urgencia” para la que no se dan motivos”) se crearía una tensión grande dentro del Instituto. Con los poderes que ahora tiene el Gran canciller, y las intenciones que revela al prescindir de Melina y Noriega, será cuestión de tiempo el reemplazo del cuerpo docente con otro ajeno a la visión de san Juan Pablo II. Pues para el gran Papa polaco en el centro estaba siempre la fidelidad de la Iglesia a la carne de Cristo, que asume en sí el proyecto del Creador, y de este modo puede curar y sanar las heridas y fragilidades del hombre».

Pues bien, ya no son rumores sino hechos.

Dijo el P. Pérez-Soba

….Eliminar la pastoral familiar es una carencia muy grave, contraria a lo que dice el Papa en el motu proprio Summa familiae cura. Se refunda el Instituto para ser más fieles a Amoris Laetitia, ¡y se reduce la pastoral familiar, que es clave en Amoris Laetitia! Espero que sea un error por la precipitación con que se han hecho las cosas. Es necesaria una pronta rectificación, si no se quiere que esta nueva licencia tenga esta extrema pobreza.

¿Cómo ha acogido el Instituto la enseñanza de Amoris Laetitia?

El instituto ha desarrollado las intuiciones del Papa desde las claves de acompañamiento, integración y discernimiento. Frente a muchos que han visto una ruptura, hemos leído el magisterio en la necesaria continuidad eclesial. Sin esta continuidad es imposible hacer ninguna reforma. Fíjese: somos la única institución académica que ha hecho y enseñado un comentario a las Catequesis del Papa Francisco sobre la familia. ¿No será que a mucha gente le interesan solo los cambios sociológicos, pero le interesa poco dar vida a las familias?

Como ven ustedes, la clave está en Amoris Laetitia. Se refundó el instituto para adecuarlo a esa exhortación post-sinodal, y algunos han estado intentando la cuadratura del círculo. Es decir, amoldar Amoris Laetitia al magisterio previo. Pues miren, lo que no puede ser, no puede ser y además es imposible.

Leer más... »

28.08.19

Monseñor Schneider se ha tomado en serio lo de ser obispo

En ocasiones ocurre que el nombre que recibe uno en el bautismo, o el que elige al consagrarse, imprime carácter. Es el caso de Mons. Athanasius Schneider, obispo auxiliar de Astaná. A pesar de ser un “simple” obispo auxiliar, hace honor a aquel gran Patriarca que defendió la fe nicena, o sea la fe católica, ante el avance del arrianismo, que parecía imparable. Efectivamente, San Atanasio fue el instrumento más eficaz de Dios para que la verdad prevaleciera en medio de la que fue la mayor crisis de la historia de la Iglesia hasta hoy.

Hoy la crisis tiene un nombre: modernismo. En InfoCatólica hay suficientes posts como para que no sea necesario que explique en qué consiste.

Pues bien, de igual manera que San Atanasio defendió en el siglo IV la fe entregada de una vez para siempre a los santos, Mons. Schneider la defiende hoy, en pleno siglo XXI. Y lo hace a pesar del evidente peligro que corre al corregir públicamente a quienes debiera ser los principales custodios de dicha fe. He aquí el último ejemplo.

Para evitarle acusaciones de ser “preconciliar", conviene recordar lo que el Concilio Vaticano II dijo acerca del ministerio de todos los obispos. Cito de Lumen Gentium, 23:

Cada uno de los Obispos que es puesto al frente de una Iglesia particular, ejerce su poder pastoral sobre la porción del Pueblo de Dios a él encomendada, no sobre las otras Iglesias ni sobre la Iglesia universal. Pero en cuanto miembros del Colegio episcopal y como legítimos sucesores de los Apóstoles, todos y cada uno, en virtud de la institución y precepto de Cristo, están obligados a tener por la Iglesia universal aquella solicitud que, aunque no se ejerza por acto de jurisdicción, contribuye, sin embargo, en gran manera al desarrollo de la Iglesia universal. Deben, pues, todos los Obispos promover y defender la unidad de la fe y la disciplina común de toda la Iglesia, instruir a los fieles en el amor de todo el Cuerpo místico de Cristo, especialmente de los miembros pobres, de los que sufren y de los que son perseguidos por la justicia (cf. Mt 5,10); promover, en fin, toda actividad que sea común a toda la Iglesia, particularmente en orden a la dilatación de la fe y a la difusión de la luz de la verdad plena entre todos los hombres. 

Mons. Schneider, que cuenta con el apoyo de su arzobispo, Mons. Tomash Peta, no es el único obispo que está llevando a cabo lo que indicó el concilio, pero es sin duda uno de los más “mediáticos” en esa tarea. 

Leer más... »

27.08.19

No temas, pequeño rebaño

Dios mío, ven en mi auxilio.
Señor, date prisa en socorrerme.
Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén. Aleluya.

Jer 10,20-21
Mi tienda ha sido arrasada y todas mis cuerdas, rotas. Mis hijos se me han ido, no queda ninguno, no hay ya quien monte mi tienda, ni quien levante mis toldos, pues los pastores se han vuelto estúpidos y no buscan al Señor, por eso no razonan, y todo su rebaño se ha dispersado.

Eze 34,9-10
Por eso, pastores, escuchad la palabra del Señor. Esto dice el Señor Dios. «Estoy contra los pastores. reclamaré mi rebaño de su mano y les impediré pastorear a mis ovejas para que los pastores no vuelvan a apacentarse a sí mismos. Libraré mi rebaño de su boca y nunca más les servirá de alimento».

Esdrás 9,13-15
Ciertamente, todo lo que nos ha sobrevenido ha sido por nuestras maldades y grandes culpas —y eso que tú, ¡Dios nuestro!, nos has imputado menos culpa de la que teníamos y nos has dejado un resto como este—.
Y después de esto, ¿volveremos a incumplir tus mandamientos uniéndonos con estas gentes abominables? ¿No te irritarías contra nosotros hasta exterminarnos, sin dejar este pequeño resto?
¡Oh Señor, Dios de Israel, eres justo al haber dejado como muestra este pequeño resto que somos! Aquí nos tienes con nuestra culpa. En verdad, somos indignos de estar en tu presencia».

Lucas 12,32
No temas, pequeño rebaño, porque vuestro Padre ha tenido a bien daros el reino.

Ap 22,10-14
Y me dijo: No selles las palabras proféticas de este libro, porque el tiempo está cerca. Que el injusto siga cometiendo injusticias y el manchado siga manchándose; que el justo siga practicando la justicia y el santo siga santificándose.
Mira, yo vengo pronto y traeré mi recompensa conmigo para dar a cada uno según sus obras. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin, el primero y el último.
Bienaventurados los que lavan sus vestiduras para tener acceso al árbol de la vida y entrar por las puertas en la ciudad. Fuera los perros, los hechiceros, los lujuriosos, los asesinos, los idólatras y todo el que ama y practica la injusticia.

Leer más... »

5.07.19

Aviso a navegantes sobre la canonización de Newman

He leído en AciPrensa que Jack Valero, el portavoz (sic) de la canonización del cardenal Newman “explicó la importancia del próximo santo tanto para la Iglesia Católica como para la Anglicana".

Dice Valero:

“La Iglesia Anglicana ha dicho que les alegra la canonización porque el Cardenal Newman vivió 44 años como anglicano, hizo muchas cosas por esta Iglesia, creció en el anglicanismo. Newman es una figura que une más a los católicos y anglicanos”.

Y añade la noticia:  

De hecho, el Cardenal Newman era uno de los principales impulsores del llamado “Movimiento de Oxford”, que trata de demostrar que la Iglesia Anglicana desciende de los apóstoles. Algo que le hizo reflexionar de manera profunda sobre la Iglesia Católica y asumir una postura cada vez más cercana a Roma y que le llevó a convertirse. 

Bien, pues para empezar, cuando Newman se convirtió al catolicismo dejó de considerar Iglesia -con sucesión apostólica válida- a la comunión eclesial anglicana. O sea, exactamente lo contrario de lo que pretendía el Movimiento de Oxford

Para continuar, dejó escrito que tenía la convicción de que si seguía siendo anglicano, se condenaría. o sea, aceptó el dogma “Extra ecclesiam, nulla salus” (*). 

Leer más... »

3.07.19

No son misioneros

Reconozco que hay que ser de una pasta especial para plantarse en el Amazonas y pasar buena parte de la vida en contacto con diversas tribus indígenas. Reconozco que hay que tener valor para enfrentarse a empresas, e incluso gobiernos, que buscan desforestar la selva. Reconozco que es cosa meritoria defender el derecho de esas tribus a no ser arrancadas de su entorno, a no ser explotadas, etc.

Pero reconocerán ustedes conmigo que para hacer todo eso no hace falta ser misionero. Ni siquiera cristiano. Hay muchos voluntarios de ONGs en el mundo que dedican buena parte de sus vidas a llevar a cabo una labor social encomiable, que dan de comer al hambriento y de beber al sediento. Pero no solo de pan vive el hombre. 

El misionero debe tener como principal objetivo ganar almas para Cristo. Y si no, que se dedique a otra cosa o que no se llame a sí mismo misionero.

De la multitud de testimonios que se han publicado en los últimos meses en medios de comunicación religiosos de clara tendencia modernista sobre “misioneros” católicos en el Amazonas, uno llega a la conclusión de que apenas debe de haber un solo misionero católico de verdad allá. No hablan de conversiones, no hablan de bautizos, no hablan de evangelización real. Más bien parecen ellos los “evangelizados” por las religiones naturales de los indígenas. Si tan maravillosas son esas religiones, ¿para qué llevarles a Cristo? Pues nada, sencillamente, no se lo llevan.

Leer más... »