19.01.15

(57) Catálogo de Vicios, I: la Gula de sí mismo

EN QUE SE DEFINE ESTE VICIO DE LA GULA DE SÍ MISMO COMO APETITO INSACIABLE DE LA PROPIA VOLUNTAD 

1.- Algunos tienen tanto apetito de autonomía, que no cesan nunca de saborearse y repetir el plato de la propia voluntad. Andan siempre trasteando sus apegos, aliñándose opiniones suyas y solamente suyas, condimentando prejuicios de entretiempo, sirviéndose su propio interés una y otra vez, como un pescado que nunca fue fresco.

Cocineros de sí mismos, a toda la Iglesia universal quisieran invitar a cenar sus propios platos, pero a cuenta ajena: que siempre pagan la cuenta los mismos: Arrio y Pelagio, Lutero y Melanchton…

Leer más... »

17.01.15

(56) De nuevo sobre el avestruz pelagiano, mascota de Arrio

Siendo el avestruz un gorrión casi tan grande como un camello, creo conveniente al menos veinte aforismos más para retratar el optimismo ciego que simboliza.

No deja de ser muy práctico para mostrar la impostura del irrealismo pelagiano, tan querido por el relativismo y sus antecedentes y secuaces varios.

Mi respeto, no obstante, para struthio camelus. El pobre y bello avestruz no tiene culpa de nada.

Ruego buena voluntad al leer esta nueva serie de máximas avestrúcicas, si es posible. Creed que es por buena causa, y siempre con caridad y buen humor, también con el dramatismo que emerge de esta época.

En este post reflexionamos, una vez más, sobre síntomas de descomposición, saltando de uno a otro con soltura y libertad, con una idea motriz de fondo: no podemos cerrar los ojos a los problemas que nos aquejan.

Abstenerse sujetos enfadados o políticamente correctos hasta el extremismo, que es un tanto cansino andar siempre justificando la ironía y dando cuenta de la buena fe con que se escriben las cosas.

Leer más... »

15.01.15

(55) Que es urgente confiar.

Con la oración aumenta nuestra confianza en los auxilios del Señor. No debemos dejar de orar, para no desconfiar, para no desesperar.

Persiste, amigo, en la oración litúrgica de la Iglesia, por la cual el Cuerpo de Cristo orante te enseña el lenguaje de la divina confianza. A ella te mueve el Espíritu Santo, no lo dudes, con la potencia del Amor de Cristo. La Iglesia te muestra el esmero que pone el Señor en conducirte a su morada.

Leer más... »

12.01.15

(54) Que nunca es bastante

1.- No imagino tormento mayor que estar sin Cristo. Por eso, ora, para estar con Él. Que nunca es bastante.

2.- Los discípulos pidieron al Señor que les enseñara a orar. Cuánto asombro les inundaría, contemplándole.

3.- Del Padre Nuestro en tu mente y en tu corazón todo el día, brotan tremendos surtidores de gracia en tu vida.

4.- Calla y escucha la Voz del Hijo del Hombre, orando en ti cuando oras.

Leer más... »

10.01.15

(53) Contra tibiezas y quietismos y otras mediocridades

En el amor a Dios por encima de todo, y al prójimo como a uno mismo, ha de consistir nuestro día a día. En el ejercicio orante del bien no cabe quietismo, ni mediocridad alguna, ni falta de celo.

Antes bien, la caridad de Cristo nos empuja a la propia abnegación en la caridad, vínculo de perfección, y a dar testimonio de la verdad que libera.

En este post trataremos de ello.

***

1.- La mala manera con que se hacen las cosas en la sociedad del hastío, es una forma de aniquilación lenta de la voluntad y de rechazo de las gracias actuales por las que Dios mismo intenta rehabilitarla. Quien es infiel en lo pequeño no puede ser fiel en lo grande.

2.- Se puebla la sociedad de monstruosidades, y tú te limitas a hablar de valores humanos. Con miel de abejas de Pelagio quieres endulzarle la boca al diablo.

Leer más... »