InfoCatólica / Liturgia, fuente y culmen / Archivos para: Octubre 2020

27.10.20

Orar litúrgicamente (Notas de espiritualidad litúrgica - X)

 El Señor   

Orar “litúrgicamente” si así podemos decirlo y llamarlo: una meta, un método. La liturgia es oración y nos enseña a orar.

     La espiritualidad litúrgica consiste en esto: lo primero es orar, orar de verdad y así vivir toda la liturgia con espíritu interior y orando; es más que asistir o que mirar una ceremonia sagrada bien ejecutada –y debe estar bien realizada, sin duda-: es orar, orar la liturgia, orar con la liturgia, sin buscar distracciones ni sustitutivos piadosos. Y orar es aplicarse a la inteligencia del Misterio de Cristo que se hace presente, se da y nos santifica en la liturgia:

      “La primera y esencial condición para orar litúrgicamente es simplemente la de orar. Cuando se ora así, asimilando el alimento espiritual que la Iglesia ofrece en sus textos litúrgicos, el espíritu queda completamente satisfecho y ya no tiene necesidad de refugiarse en otras prácticas de piedad. No porque las desprecie o las tenga en menos, sino simplemente porque ya está saciado” (Brasó, G., Liturgia y espiritualidad, Barcelona 1956, 253).

    Y esto, además, aplicado de un modo particular y exigente a un tiempo a los mismos sacerdotes, que tratan los santos misterios con sus palabras y sus manos:

     “Esto se debe decir especialmente respecto a los ministros de la plegaria litúrgica, ya que ellos por deber de estado están dedicados a ser los hombres de la oración de la Iglesia. El oficio divino, la misa, la administración de sacramentos y sacramentales llena buena parte de su día: con sólo penetrar y asimilar lo que pronuncian en nombre de la Iglesia tienen alimento sobreabundante para nutrir la más intensa vida interior. No es otra la norma de vida sacerdotal que les trazó la Iglesia en el día de su ordenación. Agnoscite quod agitis. Imitamini quod tractatis” (Brasó, pp. 253-254).

Leer más... »

20.10.20

La Catedral cuyo arquitecto es Dios (Tu catedral - I)

 catedral de burgos    Tiene algo distinto, posee algo único. Es grande, es inmensa, y no es fría ni distante. Habitualmente se incluye en el recorrido turístico de la ciudad, pero no es un museo, ni un edificio muerto habitado por sombras del pasado y memorias de lo que fue tal vez alguna vez.

     La catedral es un edificio vivo. El Espíritu Santo es su gran animador. En la catedral hay vida sobrenatural, la de la gracia y los sacramentos, y vida activa, la del pueblo cristiano que acude, que es convocado, que reza.

     La catedral es un gran edificio, una mole. Su tamaño está pensado con una doble coordenada: glorificar a Dios y levantar un templo hermoso por Dios y para Dios, y al mismo tiempo, capaz de albergar a los fieles cristianos de toda la ciudad y diócesis. Ver una catedral, tan grande y tan hermosa y tan alta, es recordatorio perenne doble: por un lado buscar en todo la gloria de Dios, por otro lado entender que ese edificio alberga algo tan vivo como la Iglesia cuando se reúne para la santa liturgia y todos cabemos y todos tenemos un lugar.

       La catedral suele ser alta, además con un campanario que destaca sobre el conjunto de las demás edificaciones locales. La catedral se suele hacer visible desde muchos puntos de la ciudad; antes, sin edificios altos sino casas bajas, sí dominaba la vista de todo. A ella concurren las miradas. Es un signo para los hombres, es un signo para cada generación: el signo de Dios que pone su morada en medio de nosotros, aunque tal vez no le demos tanto relieve, ocupados en mil cosas. Su belleza llama la atención, es un reclamo. Se produce una primera epifanía, la de la belleza de Dios:

Leer más... »

13.10.20

Atención y rezo de la Liturgia de las Horas (Notas de espiritualidad litúrgica - IX)

 orando    La liturgia en su celebración pide atención, porque eso es participar y también pide atención, concentración, cuando se prolonga en la meditación personal.

     Esta atención hay que calificarla de amorosa, cordial, sapiencial, implicando todo el ser personal. Es concentración, sujetando en la medida de lo posible, la mente para que la imaginación no irrumpa y lleve lejos. Es recogimiento, de tal forma que el alma esté morando en sí, y sus potencias calmadas, acudan a su centro para estar allí junto al Señor.

    La espiritualidad litúrgica reclama y realiza a un tiempo la suma de la perfección de san Juan de la Cruz: “Olvido de lo creado, / memoria del Creador, / atención a lo interior / y estarse amando al Amado”. Sólo así se podrá vivir bien la liturgia, sólo así se podrá orar y asimilar la liturgia personalmente.

     Hemos, pues, de seguir la liturgia con atención amorosa, hasta donde podamos, aunque se nos escape alguna palabra, pero sí estando centrados en la liturgia misma, sin superponerle otros pensamientos, ni mucho menos superponerle o añadirle devociones privadas durante la misma liturgia; es introducirnos en esa corriente sobrenatural de gracia que es el desarrollo de la liturgia misma.

    El gran paradigma es el rezo de la Liturgia de las Horas, en común o en privado, tanto de sacerdotes como de consagrados y fieles laicos. Esta gran oración eclesial, el Oficio divino, a todos atañe, y por tanto todos habremos de ver cómo vivirla mejor.

“Es importante prestar mayor atención pastoral a la promoción de la Liturgia de las Horas, como oración de todo el pueblo de Dios. En efecto, aunque los sacerdotes y los religiosos tienen un mandato preciso de celebrarla, también a los laicos se les recomienda encarecidamente” (Juan Pablo II, Aud. Gen., 28-marzo-2001).

Leer más... »

6.10.20

Unirse a los textos litúrgicos (Notas de espiritualidad litúrgica - VIII)

 libro      La liturgia da más fruto en nosotros si tenemos una disposición interior, si nos preparamos a ella. Parte de ese trabajo personal es asimilar los textos litúrgicos conociéndolos por la oración y meditación personal. Eso nos facilitará luego su escucha orante en la liturgia.

      Aquí, de nuevo, con otro matiz, hay que abordar el tema de la participación en la liturgia, buscando siempre su concepto verdadero y no su caricatura, ya que es siempre requisito y cualidad del alma ante el Misterio que se vive en la liturgia, y no acción exterior “creativa”, un hacer cosas y producir movimiento en torno al altar.

     La participación activa y fructuosa en la liturgia es poner en sintonía el alma con el espíritu de la liturgia, unirse a la liturgia con toda la mente y el corazón, amando a Cristo:

    “Sin afectar a la eficacia de la acción cultual de Jesucristo, tanto el ministro como los simples fieles que intervienen en la celebración o en la recepción de este culto esencial, por su razón de miembros vitalmente unidos a la Cabeza, pueden añadir algo a su integral perfección o al grado de percepción de su eficacia si, como seres inteligentes, aportan a la acción litúrgica una consonancia espiritual con la actitud correspondiente del alma de Jesucristo. Así, en el sacrificio de la misa, aunque siempre es grato y acepto al Padre porque siempre es el acto supremo de religión que le tributa Jesucristo, el carácter social y representativo del sacerdocio del Señor tendrá una expresión más perfecta y adecuada si el celebrante y los fieles asistentes no sólo participan exteriormente a la celebración de la misa, sino que además procuran adaptar su actitud espiritual a la del alma de Jesucristo” (Brasó, Liturgia y espiritualidad, Barcelona 1956, 236).

Leer más... »