InfoCatólica / Liturgia, fuente y culmen / Categoría: Textos litúrgicos

21.01.23

Las oraciones de la Misa

Misal Romano, Cathopic

La Misa tiene tres oraciones: la oración colecta (que cierra el rito de entrada), la oración sobre las ofrendas (concluyendo el ofertorio) y la oración de postcomunión para terminar el rito de comunión. Además, el centro y corazón de todo, la gran plegaria eucarística, con el prefacio y el Santo, consagración, memorial e intercesiones y el Por Cristo final.

“Entre las cosas que se asignan al sacerdote, ocupa el primer lugar la Plegaria Eucarística, que es la cumbre de toda la celebración. Vienen en seguida las oraciones, es decir, la colecta, la oración sobre las ofrendas y la oración después de la Comunión. El sacerdote que preside la asamblea en representación de Cristo, dirige estas oraciones a Dios en nombre de todo el pueblo santo y de todos los circunstantes. Con razón, pues, se denominan «oraciones presidenciales»” (IGMR 30).

Estas tres oraciones y la plegaria eucarística las pronuncia sólo el sacerdote en nombre de todos –mejor aún si son cantadas las oraciones, el Prefacio y el Por Cristo en la Misa dominical-, las reza en nombre de la Iglesia. Son oraciones y por tanto están dirigidas a Dios como interlocutor, delante de todos.

Leer más... »

7.01.23

Recordemos qué es el Aleluya antes del Evangelio

cln Antes del Evangelio, como canto procesional con el Evangeliario, y estando todos de pie, se entona el canto “Aleluya”.

Consiste en que el coro y fieles entonan “Aleluya”, repitiendo varias veces sólo esa bendita palabra: “Aleluya”. Luego todo el coro, o un cantor, entonan el versículo breve que propone el Leccionario, normalmente tomado del Evangelio que se va a leer, y todos cantan y responden alegres “Aleluya”, repetido también varias veces, es decir, la palabra “Aleluya” sin más, cantada varias veces con gozo del alma.

No se trata de entonar cualquier canto con letras y estribillo, ni paráfrasis del Aleluya, ni un “canto antes del Evangelio” que mencione la palabra “Aleluya”.

Leer más... »

28.12.22

Anotaciones para celebrar mejor la Plegaria eucarística (y V)

Plegaria Eucarística: epiclesis

Sabiendo qué es la liturgia, y cómo Cristo es el centro absoluto de todo, el sacerdote será un humilde servidor de los misterios para bien de los fieles presentes, de la comunidad celebrante. El sacerdote es un ministro, es decir, un servidor: “Cuando celebra la Eucaristía, debe servir a Dios y al pueblo con dignidad y humildad, y en el modo de comportarse y de proclamar las divinas palabras, dar a conocer a los fieles la presencia viva de Cristo” (IGMR 93).

El sacerdote, con espíritu de fe y de obediencia, sigue el Misal, la liturgia que la Iglesia le entrega, y evita ser el centro de la celebración para que brille sólo Jesucristo. Sin duda, hay que evitar los protagonismos, así como la manipulación de la liturgia y la arbitrariedad. Han sido constantes y reiteradas las llamadas del Magisterio para frenar estos excesos “por un malentendido sentido de creatividad y de adaptación”, considerando “como no obligatorias las ‘formas’ adoptadas por la gran tradición litúrgica de la Iglesia y su Magisterio” (Juan Pablo II, Ecclesia de Eucharistia, n. 52).

Leer más... »

10.12.22

Cuidado, solemnidad y decoro en la Plegaria eucarística (celebrarla mejor - IV)

Plegaria Eucarística: epiclesis

Habremos de recordar y asimilar que el centro de toda la Misa, su culmen, es la Plegaria eucarística, no otros elementos, no otros ritos, ni siquiera la homilía (que a veces parece acapararlo todo por su extensión, por su forma, avasallando todo).

La Plegaria eucarística es el centro de la Misa, su culmen: su solemnidad al pronunciarla y el respeto con que se recita deben indicar esa centralidad y su importancia. Es “el centro y culmen de toda la celebración” (IGMR 78); la gran Plegaria eucarística “es una oración de acción de gracias y de santificación” (Ibíd.).

Leer más... »

3.12.22

Cristo y el sacerdote en la Plegaria eucarística (celebrar mejor - III)

Plegaria Eucarística: epiclesis

El Señor mismo pronunció una plegaria de bendición sobre el pan y el vino, es decir, dio gracias. ¿Qué es “eucaristía” sino dar gracias?

“La acción de gracias caracteriza la oración de la Iglesia que, al celebrar la Eucaristía, manifiesta y se convierte cada vez más en lo que ella es. En efecto, en la obra de salvación, Cristo libera a la creación del pecado y de la muerte para consagrarla de nuevo y devolverla al Padre, para su gloria. La acción de gracias de los miembros del Cuerpo participa de la de su Cabeza” (CAT 2637).

Este sacramento llama también “Eucaristía porque es acción de gracias a Dios. Las palabras eucharistein (Lc 22,19; 1Co 11,24) y eulogein (Mt 26,26; Mc 14,22) recuerdan las bendiciones judías que proclaman —sobre todo durante la comida— las obras de Dios: la creación, la redención y la santificación” (CAT 1328).

Leer más... »