InfoCatólica / Cor ad cor loquitur / Categoría: Sociedad siglo XXI

2.09.16

¿Qué pueden hacer los padres ante una clase política que pisotea sus derechos?

A pesar de que el sentido común indica que los padres son los principales responsables de la educación de sus hijos, de forma que la escuela es un complemento necesario, pero no superior, en esa tarea, y a pesar de que la constitución española dice, en su artículo 27.3 que “Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones“, lo cierto es que la clase política española con representación parlamentaria está empeñada en cargarse ese derecho.

Da igual que esa clase política sea de izquierda, centro o “derecha". Todos se ponen de acuerdo en cargarse la patria potestad en materia de educación en valores. Se da además la circunstancia de que la politización de la justicia convierte en bastante quimérica la idea de que el poder judicial haga algo para evitar ese atropello totalitario.

En San Fernando (Cádiz, Andalucía), se van a impartir a los críos unos talleres de ideología de género. Algunos padres están recogiendo firmas para pedir que no se haga tal cosa. Pero no cabe esperar de la consejería de educación del gobierno andaluz la retirada de dichos talleres. Ante ello, esos padres, supongo que mayormente cristianos y católicos tienen varias opciones:

1- Tragar y pasar del tema. 

2- Tragar e intentar contrarrestar en casa lo que se les enseña en el colegio. Se dirá que eso puede provocar que los críos se sientan confundidos, pero siempre será mejor que dejar que acepten como bueno lo que para Dios es malo.

3- Negarse a que sus hijos acudan a esos talleres, dejándoles en casa mientras se celebran. Pero es altamente probable que el estado use medidas coercitivas para impedir esa acción.

Leer más... »

16.08.16

Señor Zambrano, ¿sabe qué le digo? ¡Viva Cristo Rey!

Al presidente de la Cámara de Diputados de México, D. Jesús Zambrano Grijalva no le gusta que la Iglesia haga de Iglesia. No le gusta la libertad religiosa (obligatoriamente orientada a la verdad). Y no le gusta la libertad de expresión. En realidad, todo se resume en que no le gusta Cristo. 

Resulta que la Iglesia en México se opone a que se legalice el “matrimonio” homosexual en todo el país. O sea, exactamente lo mismo que hace la Iglesia en todas partes, salvo quizás en algunas diócesis concretas de Centro Europa, infectadas hasta los tuétanos de la apostasía generalizada que se nos viene encima. La diferencia es que en México siguen coleando las leyes totalitarias que pretenden amordazar a la Iglesia de Cristo. Si un obispo dice algo en contra de alguna ley emanada del parlamento nacional o los parlamentos estatales, le pueden acusar de meterse en política, lo cual es penalizado hasta con la cárcel. En todo caso, parece que hay obispos, como el de Cuernavaca, dispuestos a tomar el testigo de aquellos cristeros que no temieron enfrentarse a un poder déspota que quería aplastar la fe católica en la tierra de la Virgen de Guadalupe y San Juan Diego.

En España también sabemos de eso. Los obispos que claman públicamente contra las leyes inicuas de ingeniería social, son acusados ante la fiscalía y los tribunales por parte del lobby LGTB y/o sus patrones políticos. Lo que ocurre es que aquí, a diferencia de en México, un obispo todavía puede defender lo que le venga en gana siempre que tenga sustento en la fe y moral católicas. Digo todavía porque es cuestión de tiempo que la práctica totalidad de la casta política española haga tal cosa poco menos que imposible. Ahí tienen ustedes, sin ir más lejos, las leyes autonómicas que bajo el pretexto de defender los derechos del colectivo LGTB quieren imponer la censura sobre la enseñanza católica acerca del matrimonio y la moral sexual.

Leer más... »

11.08.16

Ideología de género. El Papa tiene razón: tanta coincidencia no es casual

España, Colombia, Argentina y lo que está por venir. En esa escalera de la muerte que llevamos años escalando, el peldaño de la ideología de género es el que está de moda. Es por ello muy necesario difundir por todas partes las palabras del papa Francisco a los obispos polacos:

«En Europa, América, América Latina, África, en algunos países de Asia, hay verdaderas colonizaciones ideológicas. Y una de estas – lo digo claramente con nombre y apellido – es el ‘gender’. Hoy a los niños – a los niños – en la escuela se enseña esto: que cada uno puede elegir el sexo. ¿Por qué enseñan esto? Porque los libros son los de las personas y de las instituciones que dan el dinero. Son las colonizaciones ideológicas, sostenidas también por países muy influyentes. Y esto es terrible. Hablando con Papa Benedicto, que está bien y tiene un pensamiento claro, me decía: ‘Santidad, esta es la época del pecado contra Dios creador’. Es inteligente. Dios ha creado al hombre y a la mujer; Dios ha creado al mundo así, así, y nosotros estamos haciendo lo contrario. Dios nos dio un estado ‘inculto’ para que nosotros lo transformáramos en cultura; y después, con esta cultura, hacemos cosas que nos devuelven al estado ‘inculto’. Lo que ha dicho el Papa Benedicto tenemos que pensarlo: ‘Es la época del pecado contra Dios creador‘».

Hay quien sugiere que sería mejor que el Santo Padre dijera lo mismo de forma más pública y no en un encuentro con obispos. Pero el caso es que lo ha dicho y toca a la prensa católica aprovechar que lo ha dicho. Si nosotros no difundimos ese mensaje tan claro, ¿quién lo va a hacer? ¿los medios que solo citan al Papa cuando creen que dice algo que gusta al establishment socio-cultural reinante?

De toda esta movida perversa, la peor parte es el intento de adoctrinar a los niños contra el criterio moral de sus padres. Bien saben los hijos del Príncipe de este mundo (Efe 2,2) que para lograr su objetivo es necesario conquistar la mente y el alma de los más pequeños. Y si para ello tienen que cargarse el derecho paterno y la escuela cristiana -la de verdad, no solo la de nombre-, lo harán. 

Si los padres se oponen, les quitarán a sus hijos, como ya está ocurriendo en algunos países. Y si los centros católicos intentan sortear esas leyes inicuas, los sancionarán y los cerrarán. Decir esto no es ser profeta de calamidades. Es tener los ojos bien abiertos y mirar lo que está pasando.

Leer más... »

9.08.16

Doña Cristina, lea usted al Papa antes de hablar contra nuestros obispos

La presidenta de la Comunidad de Madrid, del PP, ha jugado la única carta que piensa que desde la propia Iglesia se le ha cedido, para minimizar la importancia de la carta conjunta de los obispos de Getafe y Alcalá de Hernares contra la ley infame aprobada recientemente por el parlamento madrileño. 

Doña Cristina quiere presentar a esos obispos como una especie de radicales que sostienen posturas minoritarias no solo en la sociedad -eso es hartamente posible- sino en la propia Iglesia.

Sin duda, el silencio pertinaz del arzobispo de Madrid ante esa misma ley, ayuda a la tesis de la señora Cifuentes. Pero hete aquí que esos obispos no hacen sino desarrollar lo indicado por el papa Francisco a los obispos polacos. Lea usted conmigo, doña Cristina:

«En Europa, América, América Latina, África, en algunos países de Asia, hay verdaderas colonizaciones ideológicas. Y una de estas – lo digo claramente con nombre y apellido – es el ‘gender’. Hoy a los niños – a los niños – en la escuela se enseña esto: que cada uno puede elegir el sexo. ¿Por qué enseñan esto? Porque los libros son los de las personas y de las instituciones que dan el dinero. Son las colonizaciones ideológicas, sostenidas también por países muy influyentes. Y esto es terrible. Hablando con Papa Benedicto, que está bien y tiene un pensamiento claro, me decía: ‘Santidad, esta es la época del pecado contra Dios creador’. Es inteligente. Dios ha creado al hombre y a la mujer; Dios ha creado al mundo así, así, y nosotros estamos haciendo lo contrario. Dios nos dio un estado ‘inculto’ para que nosotros lo transformáramos en cultura; y después, con esta cultura, hacemos cosas que nos devuelven al estado ‘inculto’. Lo que ha dicho el Papa Benedicto tenemos que pensarlo: ‘Es la época del pecado contra Dios creador‘».

Es más, en Colombia la Iglesia también ha tenido que salir al paso del intento de pervertir moralmente a los niños, que es exactamente lo mismo que hace su ley, la de su partido, la de su comunidad autónoma, la de todos los partidos con representación parlamentaria en Madrid.

Leer más... »

27.06.16

Os envié profetas y no obedecisteis

Publicado el 21 de junio del 2014. Republicado el 27 de junio del 2016.

Dios sabe hacerse oír. Cuando quiere que su pueblo no siga por el camino de perdición, envía profetas que advierten de las consecuencias. Pero el pueblo no siempre escucha, o lo hace pero no obedece. Esto dijo a través del profeta Jeremías:

Así dice Yahvé de los ejércitos, Dios de Israel: Ve y di a los hombres de Judá y a los habitantes de Jerusalén: ¿No aprenderéis a obedecer mis palabras? Oráculo de Yahvé. Las palabras de Jonadab, hijo de Recab, son obedecidas: mandó a sus hijos no beber vino, y no lo han bebido hasta hoy, cumpliendo el mandato de su padre, y yo os he hablado tantas y tantas veces, y no me habéis obedecido.
Os he enviado una y otra vez a mis siervos los profetas para deciros: Convertios de vuestros malos caminos, enmendad vuestras obras y no os vayáis tras de los dioses ajenos para darles culto, y habitaréis la tierra que os he dado a vosotros y a vuestros padres; pero no me habéis dado oídos, no me habéis obedecido.

(Jer 35,13-14)

Eso mismo hizo Dios a través de varios Papas de finales del siglo XIX y primera mitad del siglo XX. Ejemplos:

… desgraciadamente, y con gran daño para la religión, se ha introducido un sistema que se adorna con el nombre respetable de «alta crítica», y según el cual el origen, la integridad y la autoridad de todo libro deben ser establecidos solamente atendiendo a lo que ellos llaman razones internas. Por el contrario, es evidente que, cuando se trata de una cuestión histórica, como es el origen y conservación de una obra cualquiera, los testimonios históricos tienen más valor que todos los demás y deben ser buscados y examinados con el máximo interés; las razones internas, por el contrario, la mayoría de las veces no merecen la pena de ser invocadas sino, a lo más, como confirmación. De otro modo, surgirán graves inconvenientes: los enemigos de la religión atacarán la autenticidad de los libros sagrados con más confianza de abrir brecha; este género de «alta crítica» que preconizan conducirá en definitiva a que cada uno en la interpretación se atenga a sus gustos y a sus prejuicios; de este modo, la luz que se busca en las Escrituras no se hará, y ninguna ventaja reportará la ciencia; antes bien se pondrá de manifiesto esa nota característica del error que consiste en la diversidad y disentimiento de las opiniones, como lo están demostrando los corifeos de esta nueva ciencia; y como la mayor parte están imbuidos en las máximas de una vana filosofía y del racionalismo, no temerán descartar de los sagrados libros las profecías, los milagros y todos los demás hechos que traspasen el orden natural.
(Encíclica Providentíssimus Deus 40, León XIII)

No se le hizo, o más bien no se le hace, apenas caso. Y se ha cumplido lo que profetizó. Literalmente.

Leer más... »