Hazlo posible. Cree en ti

Este es el vídeo del lema anual de los colegios marianistas: “HAZLO POSIBLE”

Se supone que los marianistas son colegios católicos. ¿Ven ustedes en el vídeo la menor referencia a la fe católica, al Dios cristiano, a Cristo, a María, a los santos, a los sacramentos, etc? (*)

No, al contrario. Lo que vemos es un mensaje buenista y profundamente pelagiano. No se trata de creer en Dios sino en uno mismo. No se trata de agarrarse a la gracia para poder obrar conforme a la voluntad divina. Se trata de confiar en los pasos que uno da. 

Es prácticamente IMPOSIBLE que los críos que son educados en esos valores puedan convertirse en cristianos católicos que aprenden a vivir la vida de la gracia

Ahora bien, no piensen ustedes que tengo algo contra los autores de la canción. Seguramente ellos también fueron educados en ese catolicismo heterodoxo, chupiguay, chachi, modelo Disney. Llevamos décadas en las que en España han pasado millones de niños por colegios católicos sin que el catolicismo haya pasado por ellos. A lo sumo han recibido un barniz que no ha resistido, ni por un casual, el aire gélido de la neopaganización y apostasía reinante en la sociedad. Uno se pregunta si no es mejor llevar ya a nuestros hijos a colegios públicos donde se les va a enseñar lo mismo pero al menos sin sufrir el engaño de que eso es catolicismo. Uno se pregunta si merece la pena luchar por una escuela católica que no es católica. 

Lo peor de todo es que estamos llegando, o hemos llegado ya, a una situación en la que no hay vuelta atrás. No puede educar en la fe quien no ha sido educado en la fe. No hay relevo para los pocos que sí profesan la fe católica en su integridad. Y los colegios que, ya en manos de seglares, pretenden revertir las cosas, que pretenden ser auténticamente católicos, son y serán objeto de persecución tanto desde las autoridades civiles (ejemplo) como, ya lo verán ustedes, desde amplios sectores de la propia Iglesia.

Luis Fernando Pérez Bustamante

(*) Parece que sí asoma una cruz con una M debajo que llevan dos de los nenes.