(519) Apocalipsis (II). –7 cartas, 7 trompetas y 2 Bestias

 Iglesia en Boston, EE.UU.

–Pero bueno, todo esto serán como símbolos y parábolas ¿no?

–Craso error. «Apocalipsis de Jesucristo, que para instruir a sus siervos sobre las cosas que han de suceder pronto ha dado Dios a conocer por su ángel a su siervo Juan» (Ap 1,1).

 

–Visión inicial del Cristo glorioso, Señor del cielo y de la tierra

A los que hablan de «Jesús de Nazaret», sin mencionar apenas su divinidad; a quienes ven a Jesús como un hombre tan unido a Dios que puede decirse divino, sin que sea Dios; a los que pasan ante el Sagrario como si nada tuviera dentro; a quienes son incapaces de arrodillarse ante la Eucaristía, y por supuesto a todos los cristianos, ha de abrirles los ojos la visión del Cristo glorioso que se le presentó al apóstol San Juan en la isla de Patmos hacia el año 68. Cito extractando:

«El día del Señor [el domingo] fui arrebatado en espíritu y escuché detrás de mí una voz potente como de trompeta… “Lo que estás viendo, escríbelo en un libro y envíalo a las siete iglesias”… Me volví y vi siete candelabros de oro, y en medio de los candelabros como un Hijo de hombre, vestido de una túnica talar, ceñido con un cinturón de oro. Su cabeza y cabellos eran blancos, como la nieve, y sus ojos como llama de fuego… Tenía en su mano derecha siete estrellas, y de su boca salía una aguda espada de doble filo. Su rostro era como el sol cuando brilla en su apogeo. Cuando lo vi, caí a sus pies como muerto».

Ya la apariencia de Cristo ascendido al Padre no es la de los cuarenta días de resucitado, en los que trata amigablemente con sus discípulos, comiendo y conversando con ellos sobre el Reino… A partir de la ascensión a los cielos, la humanidad de Cristo se muestra ya infinitamente gloriosa y divina. Su más íntimo discípulo, Juan, el que en la Cena apoya su cabeza en el pecho de Cristo, al verlo ahora, cae en tierra como muerto.

«Él puso su mano derecha sobre mí diciéndome: “No temas, yo soy el Primero y el Ultimo, el Viviente. Estuve muerto, pero ya ves: vivo por los siglos de los siglos, y tengo las llaves de la muerte y del abismo. Escribe, pues, lo que estás viendo: lo que es y lo que ha de suceder después de eso”» (Ap 1,9-19).

Juan apóstol cae en tierra como muerto al contemplar al Cristo glorioso… Recuerda la visión de Daniel (10). El Jesús que se le manifiesta no es el de rubios tirabuzones y dulce expresión muy humana. Es el Señor del cielo y de la tierra: «Contempladlo y quedaréis radiantes» (Sal 33,6).

 

Cartas a las siete Iglesias

Elige el Señor a siete Iglesias locales para dirigirles cartas. No hay opinión unánime para explicar por qué fueron éstas las elegidas entre tantas otras del Asia Menor. Quizá, simplemente, porque lo necesitaban más que las otras. El caso es que en la primera visión de San Juan «los siete candelabros de oro, las siete estrellas, son los ángeles de las siete iglesias»: Éfeso, Esmirna, Pérgamo, Tiatira, Sardes, Filadelfia y Laodicea. Transcribo literalmente fragmentos de estos mensajes (Ap 2-3).

«Escribe al ángel de la Iglesia en Éfeso:

Esto dice el que tiene las siete estrellas en su derecha… Conozco tus fatigas, tu perseverancia… Has puesto a prueba a los que se llaman apóstoles, sin serlo, y has descubierto que son mentirosos… Pero tengo contra ti que has abandonado tu amor primero… El que tenga oídos, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al vencedor le daré a comer del árbol de la vida, que está en el paraíso de Dios».

«Escribe al ángel de la Iglesia en Esmirna:

Esto dice el Primero y el Ultimo… Conozco tu tribulación, y las calumnias de los que se llaman judíos, pero que no son sino sinagoga de Satanás… No tengas miedo de lo que vas a padecer. El Diablo va a meter a algunos de vosotros en la cárcel. Sé fiel hasta la muerte y te daré la corona de la vida».

«Escribe al ángel de la Iglesia en Pérgamo:

Esto dice el que tiene la espada de doble filo. Sé que habitas donde está el trono de Satanás, pero mantienes mi nombre y no has renegado de mi fe… Pero tienes ahí a los que profesan la doctrina de Balaán, que enseñó a comer de lo sacrificado a los ídolos y a fornicar. Conviértete, pues, si no, vendré pronto a ti y combatiré contra ellos con la espada de mi boca. Al vencedor le daré el mana escondido».

«Escribe al ángel de la Iglesia en Tiatira:

Esto dice el Hijo de Dios: conozco tus obras, tu amor, tu fe, tu servicio, tu perseverancia, y que tus obras últimas son mejores que las primeras. Pero tengo contra ti que permites a esa mujer Jezabel, que se dice profetisa, enseñar y engañar a mis siervos a fornicar y a comer de lo sacrificado a los ídolos. No quiere convertirse de su fornicación. Mira, voy a postrarla en cama, y a sus hijos los heriré de muerte. Pero a vosotros, los demás de Tiatira, que no profesáis esa doctrina, os digo: Mantened lo que tenéis hasta que yo vuelva. Al vencedor, que cumpla mis obras hasta el final, le daré autoridad sobre las naciones, y le daré la estrella de la mañana».

«Escribe al ángel de la Iglesia en Sardes:

Esto dice el que tiene los siete espíritus de Dios y las siete estrellas. Conozco tus obras, tienes nombre como de quien vive, ero estás muerto. Se vigilante y reanima lo que te queda. Acuérdate de como has recibido y escuchado mi palabra; guárdala y conviértete. Tienes en Sardes unas cuantas personas que no han manchado sus vestiduras, y pasearan conmigo, porque son dignos. El vencedor vestirá blancas vestiduras, y no borraré su nombre del libro de la vida».

«Escribe al ángel de la Iglesia en Filadelfia:

Esto dice el Santo y Verdadero. Conozco tus obras, y aun teniendo poca fuerza, has guardado mi palabra y no has renegado de mi nombre. Mira, voy a entregarte algunos de la sinagoga de Satanás, los que se llaman judíos y no lo son, y se postrarán ante tus pies, para que sepan que yo te he amado. Porque has guardado mi consigna de perseverancia, yo también te guardaré de la hora de la tentación que va a venir sobre todo el mundo. Mira, vengo pronto. Mantén lo que tienes, para que nadie te arrebate tu corona. Al vencedor le haré columna del templo de mi Dios, en la nueva Jerusalén».

«Escribe al ángel de la Iglesia en Laodicea:

Esto dice el Amén, el Testigo fiel y veraz. Conozco tus obras: no eres ni frío ni caliente. Y estoy a punto de vomitarte de mi boca. Tú dices: “soy rico, no tengo necesidad de nada”. Y no sabes que eres un desgraciado, digno de lástima, pobre, ciego y desnudo. Yo, a cuantos amo, reprendo y corrijo; ten, pues, celo y conviértete. Mira, estoy de pie a la puerta y llamo. Si alguien escucha mi voz y abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él y él conmigo. Al vencedor le concederé sentarse conmigo en mi trono».

Estas cartas misteriosas, cada una, terminan diciendo: «El que tenga oídos, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias». La Iglesia vive en el mundo una gran batalla entre las fuerzas de Cristo y las de Satanás. Se manifiesta siempre Jesucristo como Señor, como dominador absoluto de la historia del mundo y de la Iglesia. Conoce bien las tentaciones y las victorias del Malo. Pero conoce también y alaba siempre a quienes se mantienen fieles, que a veces son pocos, un resto de Yavé. Y asegura que todos los que mantienen la fe en su nombre salvador recibirán premios grandiosos.

 

–Las siete trompetas

En el corazón del Apocalipsis se halla el septenario de las trompetas (8,2-14,5). En él se contem­plan los estremecimientos de la historia hu­mana en torno a la encarnación del Hijo de Dios, su Pasión y su Resurrección.

Siete ángeles van tocando sucesivamente las siete trompetas, que a un mismo tiempo designan cala­midades terribles y acciones salvíficas de la Providencia divina. A pesar de estos sones cósmicos de las trompetas angélicas, «el resto de los hombres, que no murió en estas plagas, no se arrepintió de las obras de sus manos… No se arre­pintieron de sus homici­dios, ni de sus maleficios, ni de su fornica­ción, ni de sus robos» (9,20-21). Más aún, como se ve también en el septenario de las copas, los hombres «blasfemaban de Dios a causa de sus penas, pero de sus obras no se arre­pentían» (16,11; +16,9). En efecto, los hombres, aplastados por las consecuencias intrínsecas de sus propios pecados, en vez de arrepen­tirse, echan la culpa de esas plagas a Dios.

En la quinta trompeta «una es­trella caída del cielo a la tierra», esto es, un demonio, «abrió el pozo del Abismo y subió del pozo una humareda como la de un horno grande, y el sol y el aire se oscurecieron con la humareda del pozo» (9,1-2). Comienza en el mundo a ser difícil para los hombres ver la realidad. Sigue a esto una plaga como de langostas, y en la sexta trompeta, una innumerable caballería misteriosa lleva la muerte a un tercio de los hombres.

En la séptima trompeta van a enfrentarse, por fin, definitivamente la cólera de Dios y las naciones encoleri­zadas contra Él. «Ya llegó el reino de nuestro Dios y de su Cristo sobre el mundo, y reinara por los siglos de los siglos… Te damos gracias, Señor, Dios todopoderoso, el que es, el que era, porque has cobrado tu gran poder  y entrado en la posesión de tu reino» (11,15-17).

 

En María se encarna el Hijo de Dios: estalla la gran batalla contra el Dragón infernal

Apocalipsis 12: «Apareció en el cielo una señal grande, una Mujer vestida del sol, con la luna bajo sus pies, y sobre la cabeza una corona de doce estrellas», gimiendo con dolores de parto. Y «apareció en el cielo otra señal, y vi un gran Dragón de color de fuego… Se paró el Dragón delante de la mujer para tragarse a su hijo en cuento pariese… La mujer huyó al desierto… Y hubo una batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles combatían contra el Dragón, y peleó el Dragón y sus ángeles, que no pudieron triunfar ni hubo lugar para ellos en el cielo».

«Oí una gran voz en el cielo: Ahora llega la salvación, el poder, el reino de nuestro Dios y la autoridad de su Cristo, porque fue precipiado al Acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de nuestro Dios de día y de noche.

Con la Encarnación del Hijo divino toda la histo­ria se acelera, sufre el mundo espasmos de gozo o de horror, y estalla una guerra tremenda. El Dragón, que no es sino «la Serpiente an­tigua, el llamado Diablo y Satanás, el se­ductor del mundo entero», frustrado por la encarnación, pasión, resurrección y ascensión del Mesías al cielo, y por la huída del Hijo de la Mujer, «se fue a hacer la guerra al resto de sus hijos, los que guardan los mandamientos de Dios y mantienen el testimonio de Jesús».

 

Las dos Bestias potenciadas por el Diablo

Apocalipsis 13. Así las cosas, «vi surgir del mar una Bes­tia» poderosísima, a la que el Dragón le dio su poder y su trono y gran poderío. Y «la tierra entera siguió maravi­llada a la Bestia», que durante cuarenta y dos meses blasfemó contra Dios. En ese tiempo se le dió a la Bestia diabólica «hacer la guerra a los santos y vencerlos», y se le concedió «poderío sobre toda raza, pue­blo, lengua y nación», de tal modo que su reinado vino a hacerse casi universal, pues le adoran «todos los habitantes de la tierra cuyo nombre no está inscrito, desde la creación del mundo, en el libro de la vida del Cordero degollado».          

¿Qué harán, pues, los cristianos fieles en medio de esta apostasía generalizada?…

«El que tenga oídos, oiga. El que a la cárcel, a la cárcel ha de ir; el que ha de morir a es­pada, a espada ha de morir. Aquí se re­quiere la paciencia y la fe de los santos». Fidelidad y paciencia. Guardar la fe verdadera, sin concesión al­guna a la mentira. Participar en la paciencia de la Pasión de Cristo. Abandonarse a las penas que el mundo inflija, sean las que fue­ren, con un corazón firme en la esperanza: que sea lo que Dios quiera o per­mita. La victoria es de nuestro Dios y la de su Cristo glorioso.

Una segunda Bestia, menos poderosa, salida de la tierra, actúa como agente ideológico para la propaganda de la primera. Esta Bestia, realizando grandes señales y dotada de un poder de seducción inmenso, consigue que sean «exterminados cuantos no adoran la imagen de la Bestia. Y hace que todos, pe­queños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se hagan una marca en la mano derecha o en la frente, y que nadie pueda comprar nada ni vender, sino el que lleve la marca con el nombre de la Bestia o con la cifra de su nombre».

 

–Victoria final de Cristo y de su Iglesia

El septenario de las trompetas ex­presa la victoria final de Cristo y de sus santos con una gran liturgia. En ella «el Cordero, de pie sobre el monte Sión, y con él ciento cua­renta y cuatro mil que tenían su nombre y el nombre de su Padre inscrito en la frente», cantan «un cántico nuevo». Éstos son vírge­nes, y no se han contaminado con el adulterio y la fornicación de la idolatría, sino que han guar­dado «el tes­timonio de Jesús». Han sido fie­les al seguimiento del Cordero, por donde quiera que éste les llevara,  a veces hasta la pérdida de todo y la muerte. No se halló la mentira en su boca, ni nunca el Dragón, el padre de la mentira, tuvo poder sobre ellos. Han vencido al mundo y a su Príncipe, y son bienaventura­dos, pues han sido gratuitamente «rescatados de entre los hombres como ofrenda para Dios y para el Cordero» (14,1-5).

Resumo la exégesis de Jean-Pierre Char­lier, O.P. (Comprender el Apocalipsis, I-II, Desclée de Brouwer, Bilbao 1993):  La Bestia es el Imperio romano, y con­cretamente Domiciano, que reinó del 81 al 96 (el Apocalipsis se escribió hacia el 95): «la Bestia sería este emperador que se hacía llamar Dominus et Deus», gran blasfemia, por la que se seculariza to­talmente el poder civil (I,254). Pero cuando Roma pase, «habrá otra Roma que tomará inevitablemente el relevo. Por consiguiente, [la Bestia] es todo edifi­cio político como tal, sea quien sea quien lo ejerza –Domiciano o cualquier otro– en la medida en que busca su poder, su autoridad y su trono fuera de Dios» (255). «Más allá de Roma y Domiciano, más allá del siglo I de nuestra era, éste [la Bestia] es cual­quiera que haga pesar su autoridad sobre los hom­bres, pretendiendo guiarlos fuera de los valores del Evangelio» (256), queriendo obligarles a aceptar su marca en la mano derecha o en la frente: esto es, en la conducta o en el pensamiento.

Con todo esto se forman, ine­vitablemente, «dos grupos antinómicos: el que reco­noce el sistema político, ideológico y económico, y, por otra parte, el que se desvincula de él para su ma­yor incomodidad: los adoradores idólatras y codicio­sos, y los verdaderos religiosos en espíritu y en ver­dad» (261). La victoria final es, ciertamente, de Dios y del Cordero, y de los fieles que han guardado la fe. «Sobre el monte Sión ya no hay Templo, sino sólo el Cordero. Ya no hay sacrificios de holocausto, sino la muchedumbre de los excluidos de la sociedad, resca­tados por Dios y su Cristo, transformados en obla­ción suprema» (268).

 

–No adorar a la Bestia

«Toda la tierra seguía maravillada a la Bestia... La adoraron todos los moradores de la tierra, cuyo nombre no está inscrito, desde el principio del mundo, en el libro de la vida del Cordero degollado» (13,3.8). En efecto, la Bestia realiza grandes signos, al tiempo que blasfema contra Cristo y persigue y vence a sus santos. Domiciano, el emperador, o el Es­tado sin Dios, da igual, se ha declarado Dominus et Deus, y todos han de aceptar su marca en la frente y en la mano de modo público y manifiesto. Sólo así se adquiere ese libellum imperial –cédula o carnet–, sin el cual se hace imposible comprar o vender, publicar escritos o enseñar, relacio­narse a niveles altos e influir socialmente.

Ante esta situación, el vidente del Apocalipsis, con apostólica solicitud y por encargo del mismo Señor, pone en guardia a los cristia­nos de su tiempo y a los de todos los siglos. «Escribe lo que has visto, lo que ya es y lo que va a suceder más tarde» (Ap 1,19). «Éstas son palabras ciertas y verdaderas de Dios» (19,9; 21,5; 22,6)… ¡Cuidado! ¡Reconoced a la Bestia, daos cuenta de que todo su poder lo ha recibido del Dragón in­fernal! (13,2). ¡No sucumbáis a su fascina­ción ni le deis culto! ¡No os fiéis de sus pa­labras ni promesas, que el Padre de la Men­tira es su alma falsa y engañadora! ¡No temáis por lo que ha­béis de sufrir! (2,10). Estad segu­ros de que Dios tiene medido el tiempo de esta Bestia, pues solamente «se le dio poder de actuar durante cuarenta y dos meses» (13,5). ¡Que nadie se rinda y ceda, que todos guarden fielmente la Palabra divina y el testimonio de Jesús! Y si alguno ha de ir a la cárcel o a mo­rir a espada, no dude en ir a la cárcel o a la muerte. Ahí es donde se manifestará la pacien­cia y la fe de los santos (13,10).

Y Juan apóstol y evangelista, con el mismo amor con que ex­horta a ser fieles a Cristo Esposo, en martirio y bo­das de san­gre, con el mismo amor amenaza, bus­cando que nadie se pierda... «Si alguno adora a la Bestia y a su imagen, y acepta la marca en su frente o en su mano [en su pensamiento o en su conducta], tendrá que  beber también del vino del furor de Dios, que está preparado, puro, en la copa de su cólera. Será atormentado con fuego y azufre delante de los santos Ángeles y delante del Cordero. Y la humareda de su tormento se eleva por los siglos de los siglos. No hay re­poso, ni de día ni de noche, para los que adoran a la Bestia y a su imagen, ni para el que acepta la marca de su nombre» (14,9-11; +21,8.27; 22,15).

* * *

Ya se comprende que no todos los cristianos necesitan absolutamente leer y estudiar el Apocalipsis. Después de todo, sus grandes luces pueden llegarle por los otros libros del Nuevo Testamento y de la Liturgia, por la Tradición y la predicación. Pero sí puede decirse que quien carece en gran medida de la visión histórica del Apocalipsis no entiende nada de la historia de la humanidad pasada y presente. Aunque sea un historiador sumamente erudito y prestigioso, si no tiene las luces del Apocalipsis, aunque conozca miles de datos anecdóticos, ignora el pasado, no entiende nada de lo que está viviendo en el presente, y desconoce absolutamente el futuro. No conoce la historia de la humanidad.

José María Iraburu, sacerdote

Índice de Reforma o apostasía

 

 

18 comentarios

  
Luis López
Toda esa impresionante escenografía se comienza a entender muy bien en nuestro tiempo. Como han planteado grandes comentaristas del Apocalipsis, las 7 Iglesias de Asia se corresponden a 7 etapas de la historia de la Iglesia, desde sus humildes comienzos hasta su cenit histórico -siglo XIII- y su camino de decadencia tras las rupturas del protestantismo, la ilustración y el ateísmo contemporáneo.

La verdad es que es difícil es no compartir este esquema, tras estudiar la historia de la Iglesia y de sus hijos, ayer y hoy.

Tampoco es difícil conjeturar que será en nuestro tiempo (o no muy lejano) , cuando aparezca esa trinidad diabólica -diablo, anticristo y falso profeta-: habrá una Iglesia falsificada -manejada por ese falso profeta- que convivirá con un resto fiel y minoritario; habrá un poder omnímodo (anticristo) que, bajo una máscara de humanitarismo, perseguirá a los santos del Altísimo, y habrá una presencia intensísima del Diablo, padre de la mentira, en los corazones y las instituciones humanas. ¿No intuimos que todo ello se acerca a pasos agigantados?

Verdaderamente no podemos negar que vamos cuesta abajo hacia ese mundo de sombras, y que si no nosotros, serán nuestros hijos o nuestros nietos los que lo sufran en toda su crudeza . Y será un tiempo tan espantoso que "si no acortasen esos días se pondrá en peligro hasta la salvación de los elegidos"

En cualquier caso hay algo impresionante en todo esto: Cristo ya venció en la cruz; Cristo vence en nuestro corazón y Cristo vencerá a sus poderosos enemigos y los pondrá bajo sus pies. Tan certero es esto como lo anterior. Por eso como cristiano -aun consciente de lo que vendrá- vivo en la esperanza del Hijo de Dios "el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí".
----------------------------------------
JMI.-Nos pasamos la vida diciendo en la liturgia que "JCristo vive y REINA por los s. de los s".
Pero parece que no nos enteramos del todo.
09/11/18 11:41 AM
  
Angel Alvarez
La medida humana

Apocalipsis de San Juan.
Cuando quiso Dios crear
a la Santísima Virgen María,
sin pecado concebida,
creó la mujer perfecta…
llena de Gracia :)

¿Cómo medir a una mujer así?
¿Con su CI (Coeficiente de Inteligencia)?
¿Con su IMC (Índice de Masa Corporal)?

Idiotaaaaaaaaa :)

Mídela con medidas humanas,
que son medidas de ángeles :)

Mide su Templanza
Mide su Bondad,
Mide su Caridad,
Mide su Esperanza.

Mide su Fe
Mide su Piedad
Mide su Misericordia
Mide su Justicia
Mide su Santidad…

Y luego me cuentas :)

Ángel Álvarez
09/11/18 12:03 PM
  
Diego
¡Excelente artículo!
En la misma línea, Dice Pieper:

" (...) el fin no ocurrirá en el sentido de un caos, en el que una multitud de potencias históricas se enfrentan entre sí, llegando paso a paso por ese camino a una disolución general de los entramados y estructuras, produciendo al final una especie de descomposición. Sino que al final habrá una figura soberana dotada de un poder inaudito, y que bien mirado no establece un verdadero orden. Al final de la historia se impondrá un pseudo orden sostenido por un abuso de poder. (...) La designación de"pseudo orden" es también atinente en el sentido de que tiene éxito el "engaño" siendo desde luego un elemento de la profecía sobre el fin que la "desolación del orden" del Anticristo se considere como un verdadero y auténtico orden. La concepción de un andamiaje social puramente organizativo, en el que "funciona sin estridencias" todo lo "técnico", desde la producción de bienes hasta la higiene, y que en el fondo sigue siendo un entramado de desorden, es una idea que no está lejos de la experiencia contemporánea."

(Joseph Pieper, "El fin del tiempo", editoral Herder, 1984, páginas 125 y 126)
-------------------------------
JMI.-Gracias, Diego.
09/11/18 12:12 PM
  
Joaquín Simó Caballer
Palabras magníficas de Jesucristo. Y unas excelentes conclusiones finales las suyas Padre, pues coincide con Leon Bloy que escribe: "cuando quiero conocer las últimas noticias leo el Apocalipsis".
Es inagotable la riqueza de este libro. Las promesas a los Vencedores. La descripción de los Cielos Nuevos y Tierra Nueva. El Triunfo. En fin, que el consuelo que da es definitivo y eficaz. Para la todas las edades del mundo cristiano. De la primera edad, hasta la última. Y la penúltima ... Y la antepenúltima. Pues para Dios, lo último es lo nuevo.
09/11/18 1:30 PM
  
Gris Funcionario
Gracias padre por esta serie de artículos.
Llegué a interesarme por este libro ya mayor, no hace mucho, y ahora veo que es la parte de la Biblia que más esperanza da y más me consuela.
---------------------------------
JMI.- Don de Dios que llegara a interesarle.
Bendición +
09/11/18 9:38 PM
  
Libertaris
Jean Pierre Char­lier (Comprender el Apocalipsis, I-II).

Y de los cientos de interpretaciones que hay sobre la Apocalipsis, Qué razón hay para que ésta merezca ser destacada Padre?
------------------------------------------
JMI.-1º-Porque entre los libros que tengo a mano sobre el Apocalipsis, esa interpretación de Charlier me ha parecido buena y convincente. 2º-Porque si intentara citar, o aludir al menos, a "los cientos" de interpretaciones que usted alude, quizá desfallecería o incluso falleciera en el intento. Y 3º porque si a pesar de todo consiguiera hacerlo, es muy probable que recibiría muy graves ataques de los lectores sobrevivientes.
09/11/18 10:47 PM
  
Libertaris
"...
El impedimento es el Imperio Romano; el principal evento impedido en el "hombre del pecado" (el mayor número de autores latinos y subsecuentes traductores)

. El Apóstol se refirió a personas y eventos de su propio tiempo; el katechon y el "hombre del pecado" son variamente identificados con los Emperadores Calígula, Tito, Nerón, Claudio, etc. (Teólogos protestantes que vivieron después del siglo XVII)
///aciprensa.com/wiki/Anticristo
09/11/18 11:01 PM
  
Beatriz Mercedes Alonso (Córdoba - Argentina)
Muchas gracias, Padre José María Iraburu, por este magnífico, esclarecedor y esperanzador post.
¡Cómo nos ayuda a sortear los difíciles momentos que estamos atravesando!
Que el Espíritu Santo lo siga iluminando y la Santísima Virgen María y San José lo protejan siempre.
¡Viva Cristo Rey! ¡Cristo vence!
-----------------------------
JMI.-"Yo estaré con vosotros siempre, hasta el fin de los siglos".
Saberlo en la fe nos hace invulnerables a todos los males del mundo y de la Iglesia.
Oración y bendición +
10/11/18 1:59 AM
  
enri
La Segunda Venida de Cristo se realiza en el interior de cada persona cuando es receptiva a Dios.
La parte interior es la más importante.
La parte exterior tiene una connotación muy interrogativa en la línea del tiempo. El tiempo se dilata o contrae en función de la voluntad de los seres humanos si así lo dispone Dios-Padre. En realidad no existe el tiempo en la eternidad sino la voluntad y el esfuerzo desde la libertad para dejar de alejarnos de Dios.

Rezar el rosario es importante, vivir escuchando la Voluntad de Dios es nuestra salvación.
Pienso, respecto del Apocalipsis, que la mentira ha dominado el mundo desde la antigüedad, únicamente los grandes santos han sido capaces, siguiendo el Gran Ejemplo de Jesús y de la Sagrada Familia, de plantarle cara. Actualmente las TICs están facilitando que todo se acelere. El ser humano necesita la VERDAD, Dios es consciente de ello y a su debido tiempo creo que todo se irá esclareciendo cada vez más.

Gracias Padre Iraburu.
Ánimo y un abrazo.
----------------------------------------
JMI.-Creo que su interpretación de la Segunda Venida de Cristo es intimista y no concuerda con la Escritura y con lo que la Iglesia ha entendido y enseñado siempre. Habrá grandes señales y nadie podrá ignorar la Parusia cuando Cristo vuelva glorioso al final del tiempo.
10/11/18 12:54 PM
  
Juan F
Estimado Padre, gracias por escribir y dar sus pensamientos sobre este libro... el único de la biblia que tiene una bienaventuranza para quien lo lea! Estoy totalmente de acuerdo que si no se tiene en cuenta el Apocalipsis para comprender lo que ha pasado, pasa y pasará, no comprenderá lo que se está viviendo... yo he realizado una presentación sobre el misterio de iniquidad y su objetivo de apoderamiento del mundo y a quienes son parte del mundo y si fuese posible a los mismos escogidos, y de verdad que solo fue poner cada pieza en su lugar! Y todo gracias a la Revelación! Dios le siga Bendiciendo! Ven Señor Jesús!
__________________________________
JMI.-¡Ven Señor Jesús!
10/11/18 5:36 PM
  
hornero (Argentina)
Todo bien, como dicen los jóvenes. El Apocalipsis nos interesa hoy no tanto por lo que ya pasó, de lo cual no quedará ni recuerdo, sino sobre todo por lo que nos pasa hoy y pasará en el futuro inmediato de más tarde, mañana o la semana que viene. Tan metidos estamos en el fenomenal embrollo. No hay que perder de vista, si no queremos perdernos nosotros en este gran lío, que la trama de todos los acontecimientos apocalípticos ha sido confiada por Cristo a Su Madre, que Ella va desplegando en su doble faz, por el anverso y por el reverso, es decir, la batalla que libra contra el dragón, a quien derrotará de modo definitivo por el poder que Cristo le ha otorgado, por una parte; y por la otra, la victoria de la Señora Vestida de Sol, esto es, el triunfo de Su Corazón Inmaculado anunciado en Fátima, que prepara el camino para el regreso de Cristo en su Segunda Venida. Mas, debemos puntualizar, que entre quienes procuran entender el Apocalipsis, los hay que aceptan y toman en cuenta las palabras de la Virgen dichas en sus diversas manifestaciones, desde La Sallete hasta hoy, y aquellos que prescinden por distintas razones de los mensajes de la Virgen.(me refiero a aquellas manifestaciones extraordinarias que cuentan con la aprobación eclesiástica); muy detalladas y explícitas son las explicaciones que la Virgen da al P. Gobbi (Movimiento Sacerdotal Mariano) acerca de todos los asuntos expuestos en el Libro último de las Escrituras. Me parece conveniente, Padre, conocer su punto de vista al respecto, porque si la Señora Vestida de Sol, esto es, resplandeciendo en la gloria de Cristo, ilumina y conduce los acontecimientos, la comprensión de los hechos será diferente si Ella no los ilumina ni conduce.
---------------------------
JMI.-Las apariciones de la Virgen María que han sido objeto de una aprobación eclesiástica clara y que se han incluido en el Año Litúrgico son dones de Dios providente que debemos recibir sin duda alguna. Todas las demás deben ser integradas o no o no tanto en la espiritualidad de cada cristiano según el don que Dios le conceda.
10/11/18 6:50 PM
  
estefano sobrino
Ojo con mirar demasiado al poder político (países, partidos).
En los últimos años las empresas tecnológicas están alcanzando cuotas de poder que ni podían soñar los partidos más tiránicos.
Empresas como Google, Apple, Microsoft, Facebook, Movistar, Vodafone, etc., pueden saber qué leemos y escribimos, a qué horas y desde donde, donde estamos, quienes son nuestros amigos, nuestros temas favoritos, nuestras manías, nuestros horarios y viajes, las cosas que nos preocupan...
La verdad es que los diferentes partidos políticos cada vez me parecen más simples marionetas en manos de otros poderes, con una mentalidad territorial decimonónica.
Deberíamos prestar más atención a esos otros poderosos de alcance global...

En cualquier caso está claro que los poderes humanos que no reconocen a Dios se terminan oponiendo al hombre y a Dios.

Respecto al nº de la bestia, en números romanos (que llamamos así, aunque no esté muy claro su uso en el siglo I) el 666 es DCLXVI.
Podría ser Diocleciano, pero me llama la atención que sean todas las letras que se empleaban para numerar, por debajo de M. Es como si fuera 9876543210. O sea "los números". Lo veo como el afán de tecnificar y numerar todo. Puede que no tenga más relevancia que un chiste, pero como ingeniero me sirve para recordar "¡ojo!, no te pases con las técnicas...".
10/11/18 7:33 PM
  
hornero (Argentina)
"Todas las demás deben ser integradas o no o no tanto en la espiritualidad de cada cristiano según el don que Dios le conceda." Bueno, parece haber una doble pedagogía. Si el obispo competente decreta tras largo estudio y treinta y cinco años de aprobación por parte de los dos anteriores obispos de esa diócesis de modo definitivo el carácter De Supernaturalitaer, caso de San Nicolás, y en esos mensajes la Virgen nos dice que Ella vencerá al demonio, " Dejadlo todo en mis manos. Yo lo venceré (al demonio). Ya he comenzado a vencerlo", "Derribaré a cualquier enemigo (así los considera) que se oponga a dar a conocer lo que te doy (a Gladys, la vidente)", y tantas otras afirmaciones que ayudan a comprender que los acontecimientos actuales son "de emergencia", ante la tempestad que habrá de desatarse, mayor que la que estamos padeciendo, por lo cual reitera el pedido de consagración a Su Corazón Inmaculado, que nos preservará en los momentos duros. Jesús nos dice: "Esta vez estoy con mi Arca en tierra firme, a Ella deberán aferrarse las almas", e insiste: "Quien rechaza a Mi Madre, a Mí me rechaza". La Virgen nos lleva a la comprensión del drama del Apocalipsis, presentándola como una realidad diaria. Dios ha enviado a Su Madre a fin de que intervenga en defensa de la Iglesia y de la humanidad frente a los ataques del demonio. La incapacidad de la Iglesia para contener el ataque del demonio, es manifiesto. Por eso viene María, para ayudarla. Pero hay desprecio por la presencia de la Madre y Reina. "No son vuestros planes pastorales” los que van a detener el mal: “hacedlo todo tomados de Mis Manos”. Hay una resistencia a aceptar las intervenciones extraordinarias actuales, pareciera que no se advierte de su presencia activa y decisiva entre las multitudes de fieles, que como ovejas sin pastor buscan la guía y protección de nuestra Madre. En definitiva, hay dos lecturas y actitudes frente al Apocalipsis: con María como Conductora, o sin Ella.



11/11/18 1:02 AM
  
María
Yo me he encomendado a Dios, para que en los tiempos difíciles, si vivo, me asista porque habrá muchos engaños, y que a mis descendientes cuando yo no esté en el mundo si llega el Apocalipsis, que algún ángel les de tuerza la cara hacia Cristo y no se dejen engañar.
11/11/18 8:57 AM
  
DJ L
Ante todo, muchas gracias por el artículo, padre Iraburu.

Yo considero que toda profecía bíblica es "ininterpretable"o, lo que es lo mismo, sólo a toro pasado podremos desmenuzarla, entenderla y dar gracias por ella.

Si el Antiguo Testamento está plagado de referencias a Jesús, describiéndolo como nacido de una virgen en Belén, no llamativo, triturado y colgado de un madero y no supieron reconocerlo los doctos de la Ley, ¿qué podemos decir de un libro impenetrable como el Apocalipsis más que interpretaciones humanas de lo más variado?

Por ejemplo "una marca en la mano derecha o en la frente".
Yo interpreto que se trata del pecado de obra (mano) y pensamiento/corazón (frente) generalizado, es decir, la Apostasía globalizada.
Otros son más tecnológicos que yo y hablan del famoso microchip implantado.

Con las bestias, al menos siete interpretaciones (una es la mía, claro).

Y lo mejor de todo es que el consejo que se suele dar es que no perdamos tiempo en intentar dilucidar estas cosas sino en ser buenos. ¿Para qué escribirlas si lo de buenos escrito está ya?


------------------------------------
JMI.- El Apocalipsis es palabra de Dios "para instruir a sus siervos sobre las cosas que han de suceder pronto" (Ap 1,1). No está revelado y escrito para cuatro eruditos que lo discutan, entendiéndolo cada uno a su modo.
11/11/18 9:56 AM
  
Frabciscus
El Apocalipsis no es un libro alegórico, como la mayor parte de sus interpretaciones sostienen, sino que describe eventos históricos muy concretos, bajo la máscara del símbolo, y cuya clave exegetica son los mismos acontecimientos, que para quienes no hayan cedido a la tentación de las bestias, pueden ser descifrados con bastante claridad.
Las interpretaciones que sugieren a Diocleciano, Caligula y el Imperio Romano, no entienden que la profecía funciona a partir de la estructura de Tipo-Antitipo, donde cada séptiminio retoma los mismos acontecimientos, pero bajo una perspectiva teológica distinta y cada ves más cercana al desenlace.
Hoy podemos ver claramente la profanacion del templo descrita en Ap 11; la verdadera Iglesia llevada al desierto del mundo de Ap 12 en aquella minoría que conserva la Tradicion; la bestia del mar en la maquinaria política anti cristiana que hoy gobierna el mundo y el falso profeta en la gran mayoría del clero apostata, modernista, que hoy predica con la lengua de la serpiente.
11/11/18 1:22 PM
  
José María Iraburu
hornero
///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
______________________________________________
JMI.-No publico su tercer "comentario" porque es muy largo, aún más que los anteriores, y porque no "comenta" para nada el tema de mi articulo.
11/11/18 9:37 PM
  
Afm
No se si estamos ya cerca del Apocalipsis, pero hay gran confusión, no sólo en el mundo, tb en la misma Iglesia, y en los que con sinceridad intentan ser fieles a Cristo. Interpretaciones de todo y de todos, con perdón, muchos como vaca sin cencerro...
Esta "variedad" de ideas, tan moderna, junto con nuestro olvido de Dios,
buena señal no parece.

Dios lo bendiga.




---------------------------------
JMI.-"Dios no es Dios de confusión, sino de paz" (1Cor 14,33)
Una fe, una doctrina, un altar, un solo y señor Jesucristo... Iglesia una.
Un solo Cuerpo, una sola Esposa.
13/11/18 1:10 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.