(502) Jesús, al ver a las muchedumbres, se compadecía de ellas

Legalización del aborto en Irlanda, 2018

–Evangelio de la Misa de hoy, martes XIV, T.O. … Ahí los vemos, felices de que se les haya abierto un camino de perdición.

Y aún nos quedan por ver apoteosis semejantes de gozo cuando, si Dios lo permite, se legalice por ejemplo la eutanasia. Qué felicidad: aborto y eutanasia libres… Pero sobre todo, qué felicidad: por fin somos nosotros los que decidimos qué es bueno y qué es malo: por fin somos como dioses.

 

–¿Por qué Cristo siente compasión por el mundo?

Jesús, «al ver a las muchedumbres, se compadecía de ellas, porque estaban extenuadas y abandonadas, ‘‘como ovejas sin pastor’’» (Mt 18,36). Sentía compasión porque sabía que cada hombre puede decir con verdad: «pecador me concibió mi madre» (Sal 50). Siente compasión porque sabe que «el mundo entero  yace bajo el poder del Maligno» (1Jn 5,19). Porque sabe que el diablo es «el padre de la mentira», y «homicida desde el principio» (Jn 8,44-45).

En nuestro tiempo, la condición diabólica de la mayoría de las naciones «desarrolladas» se muestra de forma suficiente porque aprueban, financian y exigen la legalización del aborto; es decir, porque afirman como un dogma la gran mentira que hace lícito el homicidio abominable de seres humanos matados antes de nacer.

 

–¿Y cómo Cristo se compadece de los pecadores que integran este mundo?

El Hijo del Padre, siendo Dios eternamente, ve la miseria de la raza humana, incapaz por sí misma de librarse del pecado, y se solidariza inefablemente con ella por medio del misterio de la Encarnación. Así introduce en la humanidad por la Cruz, al precio de su sangre, una fuerza sobre-humana de salvación: la gracia que da al hombre una participación nueva en la vida de Dios.

Creo en un solo Señor, Jesucristo, Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos, por quien todo fue hecho, que por nosotros los hombres y para nuestra salvación, bajó del cielo, y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre. Y por nuestra causa fue crucificado, resucitó al tercer día y subió al cielo. Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida. Y en un solo Bautismo para el perdón de los pecados. Y en la vida del mundo futuro.

El nombre de nuestro Salvador es Jesús, «porque Él salvará a su pueblo de sus pecados» (Mt 1,21).

 

–¿La compasión de Cristo se extiende a los hombres de todas las religiones?

Todos, absolutamente todos, estamos necesitados de la compasión de Jesús, pues «ningún otro Nombre nos ha sido dado bajo el cielo, entre los hombres, por el cual podamos ser salvados» (Hch 4,12). ¿Todos? ¿También estaban necesitados de la compasión de Cristo los hombres muy religiosos de la ciudad de Éfeso, en el Asia Menor?… Consideremos como ejemplo este caso histórico.

Éfeso era en los comienzos de la Iglesia uno de los más prestigiosos centros religiosos. El templo de Artemisa o Diana era por entonces una de las siete maravillas del mundo antiguo, tan grandioso como las pirámides de Egipto, los jardines colgantes de Babilonia o al Faro de Alejandría. Aquel suntuoso templo era quizá el más espléndido y atraía a peregrinos de todas las partes del mundo. En su tercer viaje misionero el apóstol Pablo llega a la ciudad de Éfeso, y sus ciudadanos claman con el mayor entusiasmo: «¡Grande es la Artemisa de los efesios!» (Hch 19,28)… ¿Cuál es la actitud del Apóstol ante una religiosidad tan intensa? Una carta suya a la comunidad cristiana allí fundada por él nos la da a conocer:

«También vosotros un tiempo estabais muertos por vuestras culpas y pecados, cuando seguíais el proceder de este mundo, según el príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora actúa en los rebeldes contra Dios. Como ellos, también nosotros vivíamos en el pasado siguiendo las tendencias de la carne [mundo-demonio-carne], obedeciendo los impulsos del instinto y de la imaginación; y, por naturaleza, estábamos destinados a la ira, como los demás.

«Pero Dios, rico en misericordia, por el gran amor con que nos amó, estando nosotros muertos por nuestros pecados, nos ha hecho revivir por Cristo –estáis salvador por pura gracia–; nos ha resucitado con Cristo Jesús, nos ha sentado en el cielo con él, para revelar a los tiempos venideros la inmensa riqueza de su gracia, mediante su bondad para con nosotros en Cristo Jesús» (Ef 2,1-7).

 

 –La compasión de Cristo por el mundo pecador se manifiesta continuamente en los misioneros que le envía

«Se me ha dado todo poder en el cielo y en la tierra. Id, pues, y haced discípulos a todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo; enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado. Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el final de los tiempos» (Mt 28,19-20).

Así fueron enviados los Apóstoles en la hora de la Ascensión. A San Pablo lo envía Jesús en el momento en que lo convierte, y lo hace con estas palabras: «Yo soy Jesús, a quien tú persigues. Levántate y ponte en pie, pues me he aparecido a ti precisamente para elegirte como servidor y testigo tanto de las cosas que has visto como de las que te manifestaré. Te libraré de tu pueblo y de los gentiles, a quienes te envío, para que les abras los ojos, y se vuelvan de las tinieblas a la luz y del dominio de Satanás al Dios; para que reciban el perdón de los pecados y parte en la herencia entre los que han sido santificados por la fe en mí» (Hch 26,15-18).

 

–«Tened entre vosotros los sentimientos propios de Cristo Jesús» (Flp 2,5)

Si Cristo se compadeció de la muchedumbre, viéndola como perdida y abandonada, como rebaño disperso y sin pastor, así nosotros tenemos que compadecernos de los hombres que vemos en esas condiciones y hacer en consecuencia lo que Él hizo por nosotros: «Yo os he dado ejemplo para que lo que yo he hecho con vosotros, vosotros también lo hagáis» (Jn 13,15).

José María Iraburu, sacerdote

 

Índice de Reforma o apostasía

 

 

5 comentarios

  
Antonio Mª
A quien pueda interesar:

Hemos estado tomando el aperitivo hoy con unos amigos de Segovia.

Nos han contado que acaban de venir de viaje de Polonia, una maravilla.

Iglesia de Santa Apolonia, en Czestochowa, con un sacerdote solamente.

Celebra siete misas de diario él solo de L a S y otras ocho los domingos.

En todos los hoteles, una cruz en la entrada de cada habitación.

Los niños, desde los más pequeños, van a misa diaria antes de clase.

La Comunión es recibida de rodillas siempre, nunca en las manos…

La casi totalidad de los sacerdotes visten de sotana en todo momento.

Otros muchos ejemplos realmente edificantes imposibles de referir aquí.

Luego nos preguntaremos por qué allí la fe florece y aquí languidece…

Esto le debería interesar a las autoridades eclesiales de todo el mundo.

Saludos.


-------------------------------
JMI.-Sólo una observación.
"Celebra siete misas de diario él solo de L a S y otras ocho los domingos".
El Código de Derecho Canónico, en principio, solo permite al sacerdote 1 misa por día (905,1). Con justa causa, si faltan sacerdotes, puede 2. Y el Ordinario del lugar puede autorizar hasta 3 con grave causa y sólo en Domingos o fiestas de precepto (905,2). Solamente la Santa Sede podría autorizar más de 3.
10/07/18 7:01 PM
  
Alberto GT
Muy buen artículo.
Tanta compasión tiene el Padre a nosotros, los pecadores, que no perdonó a Su Hijo por nosotros.
En la Cruz Cristo pedía el perdón de sus asesinos deicidas, en vez de pedir la venganza divina.
10/07/18 7:25 PM
  
María de las Nieves
El artículo muy bueno para meditar entero, somos testigos no como los que convivieron con Jesus que tb lo vieron después resucitado ,si como San Pablo ,perseguidor de los cristianos y convertido por la aparición y gracia de Jesucristo.

El,nos convierte por su compasión y amor para ser sus servidores y proclamar las maravillas del Padre ,del Hijo resucitado y siguiéndole y guardando sus mandamientos nos lleva con El ,nos sienta ,nos educa,nos corrige ,nos ama,perdona nuestros pecados si nos dejamos convertir,envía el Espíritu Santo Consolador que gime en nosotros y todo este regalo no lo aceptamos y consciente o inconscientemente seguimos muertos en nuestro pecado y vanagloria mundana y la Santísima Trinidad no nos puede donar el grandioso regalo de compasión para levantarnos de nuestra rebeldía.

Gracias Padre Iraburu ,siga donándonos artículos e incidiendo en el contraste de misericordia y gracia y poniendo al descubierto nuestro pecado de homicidio al estar bajo el mentiroso que ata a las personas.
11/07/18 11:01 AM
  
Alberto GT
En mi parroquia los domingos hacen 6 o 7 Misas.
11/07/18 12:41 PM
  
Lucía Martínez
Desde lo profundo de mi corazón doy infinitas gracias al Señor que con su sacrificio me ha rescatado de los fangos en que he caído. Y suplico por los que aún están en oscuridad. Le pido al Señor que me permita servirle para que muchos reciban su amor y se salven.
--------------------------------------------
JMI.-Amén, amén amén.
Bendición +
11/07/18 3:47 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.