(255) Información y formación personal –y 5. Televisión, internet, redes sociales

–Yo creo que ya está bien ¿no?

–Yo creo que no, que habría que decir más verdades, y con más orden y concisión. Pero.

En nuestro tiempo se ha acrecentado enormemente la tentación de la curiosidad vana o mala. Durante casi toda la historia el hombre común ha tenido un acceso muy limitado a noticias y publicaciones. Normalmente el común de los hombres vivían clausurados en las noticias y comentarios de familiares y vecinos, de bodas y niños, enfermedades y muertes, de las cosas del campo. No tenían diario ni radio. Sus libros eran la Biblia y el catecismo, las vidas de santos y los libros de piedad, y quizá algún libro profano de leyendas o aventuras. A todo lo cual se añadían también algunas veces noticias, recibidas normalmente en modo confuso, que salían de lo ordinario: proyectos políticos o sociales, obras de caminos y construcciones, guerras y paces, nuevos impuestos, etc. El hombre vivía ensimismado en sí mismo y su familia, en su municipio y sus trabajos. Y si era religioso, centrado en Dios.

La imprenta aumentó con rapidez hacia el 1500 el círculo de noticias asequible a la gente. Pero ese acrecentamiento se aceleró enormemente desde hace un siglo por la radio, por la televisión después, y más recientemente –esta vez en forma torrencial y casi ilimitada– por internet y los medios de comunicación facilitados por la informática.

Antes de 1.500 Europa producía unos 1.000 títulos al año. Era necesario un siglo para formar un catálogo de 100.000 obras. Pero en 1950 Europa producía 120.000 títulos en un año. A finales de los sesenta la producción mundial de libros era de unos 2.000 títulos diarios (Alvin Toffler, El shock del futuro, Plaza-Janés 1972, 44-45). Y esta explosión cuantitativa de publicaciones se ha producido, lógicamente, de forma equivalente en las publicaciones cristianas. Si antiguamente una biblioteca monástica era considerada importante por reunir varios cientos de libros, hoy cualquier lector particular puede tener mil o 3.000 libros en su casa.

Pero ha sido Internet el medio que ha multiplicado inmensamente no sólo la cantidad de las publicaciones de noticias, textos e imágenes, sino la accesibilidad fácil a todos esos objetos de conocimiento. Cualquiera que posea un ordenador o algún terminal informático apropiado tiene acceso inmediato a muchos millones de sitios de la red (web), que le dan noticiacon textos, imágenes y sonidos acerca casi de omni re scibile.

Es difícil saber cuántas páginas web existen en Internet, pero se calcula que hay 861 millones. Más de un tercio de los habitantes del mundo usan internet. Y el número de «objetos» conectados a internet es casi inconmensurable: de ordenadores y terminales informáticos personales, de cajeros bancarios automáticos y cajas de supermercado, de semáforos y alertas en carreteras, cámaras de seguridad y alarmas, estaciones meteorológicas, webcams

El mundo real queda así duplicado en un mundo virtual. Un mundo-B, que es la réplica de una gran parte de los objetos más importantes del mundo-A, se hace de pronto accesible a cualquier persona, de modo instantáneo y gratuito, en cualquier lugar, no sólo en su despacho o en una biblioteca, sino en cualquier circunstancia, mientras come, tumbado en la cama, paseando en un jardín, conduciendo un coche.

Por otra parte, los aparatos electrónicos e informáticos eran en un principio relativamente caros, pero cada vez son más perfectos y más baratos, de tal modo que aparatos y programas, al menos en sus modelos más sencillos, quedan en los países desarrollados al alcance de la gran mayoría de la población: aparatos como radio, televisión, teléfono fijo o móvil, smart-phone, ordenador fijo, portátil, tableta, y sistemas de comunicación como correo electrónico (e-mail), mensajes cortos (sms), Skype, Hangouts, Messenger, Google+, Facebook, Twitter, Wahtsapp, blogs personales…

* * *

Los valores positivos de este inmenso desarrollo de las comunicaciones son obvios. Los nuevos medios posibilitan transmitir noticias, imágenes, enseñanzas científicas, religiosas, técnicas, en forma instantánea y económica, a los hombres de todos los lugares del mundo. Ponen al alcance de todos, incluso de gente pobre, casi siempre gratuitamente, objetos textuales o gráficos que para muchos eran antes inasequibles. En la vida de la Iglesia universal –transmisión de Misas, de recursos catequéticos, doctrinales, acceso a bibliotecas, etc.– tienen, y han de tener más, gran importancia. Entre cristianos, esos medios pueden fomentar la comunión de los santos, prestando ayudas a personas que han de vivir la fe contracorriente y en solitario, e informando a mucha gente de buenas iniciativas y obras, facilitándoles su posible colaboración en ellas. Esos adelantos técnicos permiten el mantenimiento y desarrollo de relaciones personales en las familias, entre amigos o en círculos más amplios, que no podrían darse sin ellos. Hacen posible –como bien lo sabemos en InfoCatólica– la colaboración diaria en una misma obra de un buen número de personas, a veces situadas en diferentes poblaciones o incluso países. Permiten tener una voz pública relativamente potente y expansiva –vuelvo a considerar el caso de InfoCatólica– a grupos humanos de muy escaso potencial económico. Etc.

En fin, sería inacabable la relación de las ventajas de la imprenta, la radio, la telefonía, la televisión, internet. De suyo, este formidable desarrollo técnico de las comunicaciones, suscitado por la Providencia divina en nuestro tiempo, ayuda a que la humanidad entera, en la que hay tantas culturas, razas y naciones diferentes, se vaya considerando a sí misma como una familia única mundial.

* * *

Las tentaciones y peligros de los medios de comunicación nuevos son también muy grandes. Y en este aspecto quiero fijarme especialmente, pues los valores positivos son obvios. Las observaciones que haré tendrán que ser bastante desordenadas y generales, pues son muy diversos los medios de comunicación disponibles, como los que acabo de señalar. Pero estas consideraciones pueden ser una ayuda para la reflexión personal. Y también –así lo espero– pueden ocasionar comentarios valiosos a este artículo, que precisen y amplíen cuanto en él se llegue a decir.


Luz y tinieblas. La abundancia de la mentira y de la pornografía es grande en los medios de comunicación, especialmente en la televisión y en internet. Esa abundancia del mal es un signo del poder que sobre este mundo virtual tiene el diablo. El Concilio Vaticano II enseña que «toda la vida humana, la individual y la colectiva, se presenta como una lucha, ciertamente dramática, entre el bien el el mal, entre la luz y las tinieblas» (Gaudium et spes 13). «A través de toda la historia humana existe una dura batalla contra el poder de las tinieblas», que durará hasta el último día (37). Pues bien, este combate enorme y continuo que existe en el mundo real, se da también en el mundo virtual.

Pobreza evangélica. Ese conjunto de medios conecta mucho a la persona con el mundo que le envuelve, y si la conexión es excesiva, fácilmente la mundaniza, o lo que es igual, la des-cristianiza. Por eso ha de vivirse también en estas cuestiones la pobreza evangélica como una gran fuerza liberadora. Cuanto menor sea el consumo del mundo, en principio, mejor. Pero ese uso y consumo prudente, habrá de ser sin duda muy diverso en un campesino, un periodista, un sacerdote, un político, un ama de casa.

En todo caso, la pobreza debe inclinarnos a –tener lo menos posible, justamente lo necesario y conveniente, nunca lo superfluo. Si nos arreglamos bien con un teléfono móvil, resistámonos a tener un smartfone. Y debe inclinarnos también a –usar con la mayor sobriedad posible el medio que tenemos: si basta con llamar a casa una vez al día, no llamemos por la mañana y por la tarde y por la noche.

Niños. Darle a un niño un smartfhone es como darle una metralleta, recomendándole que la use con cuidado. Es prácticamente imposible que el niño no se haga daño con un terminal informático de esas posibilidades. Es imprevisible que haga de él un uso útil y bueno. A un niño o adolescente le bastará muchas veces un móvil, si es que conviene que lo tenga, y si el móvil carece de conexión de internet, tanto mejor. Los cumpleaños, las celebraciones de Navidad y otras ocasiones semejantes, nunca han de ser ocasión para regalar objetos que sean perjudiciales a la persona receptora.

Privacidad y comunicatividad son dos valores que deben armonizarse en su justa medida. –Una privacidad quizá altanera y autosuficiente,que lleve a una situación morbosamente solitaria y egocéntrica –a veces disfrazada de misticismo en personas religiosas– puede ser perjudicial y asfixiante. –Una comunicatividad excesiva, en la que alguien se vincula por varios medios –blog personal, e-mail a listados, facebook, twitter–a cientos de personas, sin acabar de hacer amistad real con ninguna, ocupa mucho tiempo, da lugar a una lluvia de respuestas, que en ocasiones suscitarán réplicas. Procede a veces esa comunicatividad compulsiva de un egocentrismo, que le hace pensar al sujeto super-comunicativo que lo que a él le sucede, los pensamientos que ha tenido, las lecturas o viajes o experiencias que se van dando en su vida, deben ser comunicadas a cuantos más mejor. Nótese que un cierto narcisimo puede darse tanto en la excesiva privacidad egocéntrica como en la comunicatividad habitual ilimitada. Los santos, incluso los de vocación más activa y pública, muestran por el contrario una tendencia a pasar inadvertidos, a que nadie se fije en ellos, a transparentar a Cristo solamente: su vida «está escondida con Cristo en Dios» (Col 3,3).

Comunicatividad intimista. Hay personas que desnudan en público sus íntimos estados de ánimo, sus éxitos y fracasos. Se ve que, por ser suyos, les parecen muy importantes, y que lógicamente merecen una difusión amplia. Facebook y twitter se prestan especialmente a ello. Creen así abrirse al mundo, cuando en realidad se ensimisman, se encierran más y más en sí mismos y en las vicisitudes, a veces mínimas, de su vida personal. Creen importante todo lo que les sucede, por insignificante que sea; y por eso lo comunican a sus amigos quizá diariamente –o varias veces al día–; y en ocasiones no sólo a sus amigos sino al público en general… En algunos casos se crean situaciones en las que uno experimenta vergüenza ajena. Pero otros hay, sin embargo, que consideran muy interesantes estas informaciones confidenciales. Serán otros que probablemente sean adictos al mismo vicio. Ellos reciben con interés estos intimismos expansivos, y con sus comentarios y confidencias sobreañadidos los estimulan. Y esta retroalimentación (feed-back) se multiplica (causa-efecto-causa-efecto) formando un enorme círculo vicioso de comunicaciones.


Impulsividad. Una persona, por ejemplo, lee un artículo que le parece valioso y lo remite a un listado de cien «amigos». Fácilmente se entiende que si esa comunicatividad impulsiva y compulsiva se da también, como es frecuente, en bastantes personas de su entorno cibernético, estar conectado al correo electrónico o a ciertas redes sociales puede traer consigo verse ametrallado continuamente por innumerables mensajes, imágenes, vídeos, informes, cuestionarios, etc. indeseables o simplemente indeseados. Algunos sufren una lluvia tal de envíos informáticos, que se ven obligados a desconectarse de ciertos medios o de restringir al extremo los accesos de extraños o de conocidos insoportables.

Merece la pena señalar también que en este mundo de las comunicaciones cibernéticas abunda una agresividad sorprendente. Quizá se deba en parte a que muchas de las intervenciones de los usuarios son anónimas (el nick, por ejemplo, empleado generalmente en los comentarios de los blogs). Es probable que las mismas personas que en la red discuten insultándose y empleando palabras gruesas, reunidas físicamente en una sala para debatir alguna cuestión, tuvieran un comportamiento cortés y respetuoso, muy distinto del que usan con frecuencia en el mundo informático.

Verborrea. Algunos usuarios de las redes sociales no se cansan de hablar, quiero decir, de escribir mensajes. Ahora bien, si esos innumerables mensajes son 1) breves (no podrían ser largos si son muchos), y 2) personales, es casi imposible que eviten la superficialidad, el narcisimo, la tontería, la murmuración, el juicio temerario, los malentendidos y discusiones, a veces violentas, la cháchara insustancial, perfectamente vana a innecesaria. Cuántas veces los hombres «calladitos, estamos mejor».

A los apóstoles que Cristo envía, conociendo él la palabrería usual de los mutuos saludos en el mundo semítico, les da esta instrucción: «no saludéis a nadie por el camino» (Lc 10,4). La frase es formalmente muy extremosa, pero se entiende perfectamente. Viene a decir: «no perdáis el tiempo en conversaciones demasiado prolijas e innecesarias; dedicáos a vuestra misión evangelizadora, porque el tiempo pasa, y no hay nada más urgente en este mundo que la predicación del Evangelio». Y recordemos también lo que dice no ya a sus enviados apostólicos especiales, sino a todos los hombres, a todos los cristianos: «en verdad os digo que el hombre dará cuenta en el día del juicio de toda palabra ociosa [inconsiderada] que haya dicho. Porque por tus palabras serás declarado justo o por tus palabras serás condenado» (Mt 12,36-37).

Filtros de mensajes. En muchos casos, para reducir el ametrallaiento incontrolable de nuestros corresponsales, viene a ser imprescindible la elaboración de una lista (blacklist) que los bloquee eficazmente. Ciertos filtros para el correo, a veces gratuitos, como el Mail Washer, vienen a ser auxiliares imprescindibles. También hay otros filtros que son muy aconsejables para blindarse contra las oleadas informáticas de la pornografía.

Pornografía. Como es sabido, internet es un mundo virtual ocupado en una buena parte por la pornografía, que tanto si es dura como si es blanda, es pornográfica. Nunca el diablo de la lujuria ha tenido medios cómplices tan poderosos y casi omnipresentes para tentar a las personas. Durante la mayor parte de la historia humana, al menos para la mayoría de los ciudadanos, las tentaciones quedaba mucho más distantes. Era preciso ir a un burdel, asistir a un espectáculo indecente o comprar una revista o un libro obscenos. Actualmente la lujuria diabólica invade gran parte del mundo real. Y parece evidente que el mundo virtual es todavía más pornográfico, con mucho, que el mundo real. Por tanto, es obligado que niños, adolescentes y adultos conozcamos y reconozcamos claramente que navegar sin rumbo fijo por internet es como ir correteando sin mayores cautelas por un campo sembrado abundantemente de minas. Nadie se extrañe si se forma en seguida una muchedumbre de hombres cojos, mancos, tuertos, ciegos… o muertos.

Debemos autoprohibirnos los paseos internáuticos sin rumbo fijo. Y no sólo por el peligro de la pornografía.La navegación aleatoria por internet, curioseando por aquí y por allá sin búsquedas elegidas y determinadas, es una pésima costumbre, que trae consigo con frecuencia pérdidas grandes de tiempo, fomento de curiosidades vanas, y a veces morbosas, entradas en antros y juegos de azar en los que quizá nunca el usuario de la web entraría en el mundo real.

La vida cristiana debe ser siempre elegante, es decir, debe ser una sucesión de actos humanos: conscientes, libres, elegidos (elegans-tis, de eligere, elegir). El cristiano debe ser elegante en todas y cada una de las maneras habituales de su vida: horarios, oración, sacramentos, lecturas, comida, vestido, relación con otros, trabajos, modos de descanso, sueño, ejercicio físico, estudio, vacaciones, etc. Debe ser continuamente elegante porque ha recibido del Señor mandato y fuerza espiritual para «no configurarse al siglo presente», renovando, por el contrario, íntegramente su vida según «la voluntad de Dios, buena, grata y perfecta» (Rm 12,2). Entrar asiduamente en la maraña de las redes sociales disminuye en gran medida la condición libre de nuestra vida, creando vínculos, ocasiones y actividades, que en gran medida condicionan nuestras criterios y pautas conductuales, y obligan nuestra atención y nuestra actividad. Queda entonces nuestra vida no tanto bajo la dirección de nuestras elecciones libres, es decir, bajo la iniciativa y acción del Espíritu Santo, sino a merced de estímulos exteriores, cambiantes y siempre mundanos.


Adicción. El mundo de la comunicación informática, tan inmenso, fascinante, variado, instantáneo, gratuito, asequible, ilimitado, cambiante, tiene grandes posibilidades de que crear en el usuario adicciones tan fuertes o más que el alcoholismo o la drogadicción. Los tratamientos para liberarse de vínculos malos adictivos habrán de ser aplicados con perseverancia y gran rigor –«con determinada determinación», diría Santa Teresa–, y tendrán los modos que la adicción concreta requiera. Como estudios fidedignos han demostrado ya y evaluado, entre los diversos medios de comunicación, son la televisión e internet los que más producen en los usuarios excesivos ciertos efectos hipnóticos, por los que pierden en gran medida la captación del paso del tiempo y casi anulan la voluntad en su libertad de ejercicio práctico. La bebida en exceso, por ejemplo, puede hacer que un hombre venga a ser un alcohólico. Y cuando ya lo es, ha perdido el uso libre de la bebida, lo perdió culpablemente, y ahora si bebe, cae en el abuso inevitablemente. Está claro: el mal uso de la libertad personal en la bebida lo llevó a perder su libertad respecto de ella. Esa persona mantendrá en cierto grado su libertad en otros campos de su vida; podrá, por ejemplo, alejarse de sus malos amigos; pero si libremente se junta con ellos a beber, ahí se le acaba la libertad, y recae en la cautividad alcohólica inevitablemente. Todo esto es así exactamente en las adicciones a los medios de comunicación.

La abstinencia. Niños, jóvenes y adultos debemos ser muy conscientes de nuestra vulnerabilidad ante las adicciones que pueden formarse en nosotros si, resistiéndonos a la gracia divina, no usamos bien de nuestra libertad, concretamente en internet. Y todos debemos saber –lo saben perfectamente las Sociedades antialcohólicas– que es imposible salir del abuso y llegar al uso sin pasar por la total abstinencia. Hay adicciones a la televisión, a internet, al uso morboso de ciertas redes sociales, que solamente pueden ser vencidas privándose totalmente del uso de tales medios o reduciendo éste en medida extrema. Esto es lo que quiere enseñarnos nuestro Señor Jesucristo cuando nos dice «si tu ojo derecho te escandaliza, sácatelo y arrójalo de ti, porque mejor es para ti que perezca uno de tus miembros, que no que todo tu cuerpo sea arrojado a la gehenna» (Mt 5,29). Esa ascética fuerte es la única verdadera y eficaz.

Tener, por ejemplo, en casa una televisión que nos cautiva con su fascinación es aceptar una pérdida habitual de la libertad personal en una zona relativamente amplia de nuestra vida. La televisión entonces se apodera de la persona, y ya ésta no posee la televisión, sino que es poseída por ella. Mantenerla en su habitación es como tener en ella un tigre suelto. En una casa se puede tener un tigre, pero siempre que esté atado o recluido en una jaula. Mantenerlo en libertad es suicida.

Es falso, y muchas veces la persona lo sabe, que se pueda escapar de una semejante cautividad gradualmente, poco a poco: «seguiré viendo la televisión, pero moderadamente»; «seguiré bebiendo, pero con mucho más cuidado de no pasarme de lo debido». Múltiples experiencias negativas muestran y demostrarán con toda claridad al adicto que en las adicciones fuertemente arraigadas es im-po-si-ble pasar del abuso al uso por una disminución gradual. Esta persona tiene que dejar de beber totalmente. Ha de alejarse de sus amigos tabernarios. Debe quitar de su habitación la televisión. Tiene que desconectarse de facebbok, de twitter o de lo que sea. «Muerto el perro se acabó la rabia». «En la ocasión está el peligro». Si de verdad se quiere vencer el peligro y no caer en él, hay que quitarse de la ocasión. No hace falta que lo pensemos dos veces. No hay otro modo.

Las redes sociales son adictivas, están preparadas justamente para serlo. Siempre sugieren más cosas que hacer, más personas que conectar, más colaboraciones, más suministros de imágenes, juegos, actividades en las que participar, álbumes con fotos sobre viajes, bodas, bautizos. Por ejemplo, facebook. Y cuanto más se utilice, más estimulos y enganches suscita. Por lo que dicen algunos informes, son muchos los usuarios que pasan varias horas al día cautivos de ese mundo virtual, consultándolo e interviniendo en él a cada rato. Favorece así este medio y otros semejantes la multiplicación indefinida de contactos, pero siempre distantes y virtuales, sin la consistencia y el compromiso implícito de los contactos amistosos reales. Hay personas solitarias que en un principio esperan encontrar en las redes la compañía que les falta; pero pronto van experimentando que la dedicación asidua a estos medios de comunicación acrecienta su soledad, no la disminuyen, y las desvinculan aún más del mundo real.

Lógicamente, dado su formato, medios como twitter, en los que no es posible ir más allá de los 140 caracteres, dan lugar a intervenciones muy numerosas y muy breves, de tal modo que casi es inevitable que favorezcan la crítica, el cotilleo, el lenguaje epigramático, siempre en broma, la expresión breve e imprecisa, los temas superficiales, triviales, el lenguaje alusivo, las polémicas con palabras fuertes, las peleas insultantes. Con relativa frecuencia, en el uso de este medio y de otros semejantes la distinción entre la conversación privada y la pública no es guardada con prudencia, ocasionando así perjuicios y daños, a veces graves, sobre todo en personajes públicos, artistas, políticos, que se ven enmarañados por su locuacidad cibernática con exigencias apremiantes de aclaraciones o excusas, con ataques de la prensa, con rectificaciones, etc. Un desastre. Puede cerrarse cautelosamente una comunicación personal a un círculo muy reducido, de absoluta confianza; pero basta que uno, imprudentemente, lo pase a otro de menos confianza y discreción, para que finalmente esas frases o imágenes comprometedoras tengan una ilimitada difusión.

Hacer el bien, en cualquiera de sus modalidades, es el mejor modo de evitar hacer el mal. Nuestro Señor Jesucristo «pasó haciendo el bien» (Hch 10,38). Podemos rezar, estudiar, integrar en nuestra vida la Misa y las Horas litúrgicas, estar con el cónyuge y los hijos, ayudarles, conversar con nuestros familiares y amigos, realizar ciertos trabajos manuales, prestar ayuda a un familiar agobiado, visitar diariamente a una persona que está sola, dar catequesis en la parroquia, echar una mano en Caritas o en el Coro parroquial, participar en el alguna asociación cristiana –hay muchas, variadas, buenas–, completar con lecturas bien elegidas algunas lagunas importantes de nuestra formación doctrinal y moral, histórica y estética, escuchar música, hacer ejercicio físico. La necesidad del ejercicio físico es algo peculiar de nuestro tiempo, pues a muchos nos vienen impuestos unos modos de vida muy sedentarios: no tenemos que cortar leña ni acarrearla después, tampoco hemos de sacar agua del pozo y llevarla a la casa, ni hemos de subir cuatro pisos de escaleras, tampoco nos vemos obligados a caminar cada día varios kilómetros a causa del trabajo, etc. Esta situación hace absolutamente necesario que, mediante el ejercicio físico, reactivemos asiduamente los sistemas respiratorios y musculares, circulatorios y nerviosos.

¿Cómo se ocupa el tiempo del adicto a las informaciones y comunicaciones virtuales? Es evidente que la familia, la vida religiosa, el trabajo, la atención a los amigos y a los necesitados, son un conjunto de objetos primarios para nuestra atención y dedicación. Y casi siempre, para atenderlos como quisiéramos, nos vemos muy escasos de tiempo. Ésta es la realidad. ¿Qué hace, pues, con su vida el adicto a los medios?

Puede ser –no digo que siempre sea así, por supuesto– que se derrame en interminables búsquedas informáticas aleatorias, o que se enrede en diálogos informáticos totalmente inútiles («hoy Matías puso su frase en el muro a las 3,27 hs.» – «Lleva días con el sueño alterado» – «Le afectó mucho la pelea entre Ana y Terminator» – «No, no es por eso» – «¿Tú qué sabes?» – «¿Preguntas o acusas?» – «Pregunto» – «Le cambiaron el trabajo en la empresa» – «¿Para arriba o para abajo?». etc.). Una vez terminado el diálogo, estimándolo de alto interés, lo copia y lo envía a 12 amigos. Pasa después a ver un vídeo cuyo enlace le mandó un familiar: «Lucha de perros en El Pedregal»; terrible, espantoso, sangriento. Envía el enlace del vídeo a una lista de 37 corresponsales. Mira un rato –tres cuartos de hora– los diarios nacionales más importantes. Compara el modo de dar las noticias unos y otros. Responde, a veces muy brevemente, a 17 correos electrónicos, y elimina 32 sin verlos. Escribe en un blog personal un comentario, y 3 más, empleando nombres (nicks) distintos en un portal digital. Mientras tanto la publicidad, la propaganda, le entra por todas partes. Pasa un rato visitando sus cuentas de facebook primero y después de twitter… Y así, un día y otro. Todo eso, sentado. Horas y horas… Eso no es vida.

La televisión va a menos, internet a más. Según ciertos informes, la TV, tal como la conocemos, está en vías de extinción, o al menos de perder gran parte de su influencia en la sociedad. Cada vez la ve menos gente, y los que la ven son mayores, pues los jóvenes prefieren buscar en internet las informaciones, músicas o películas que les interesan, y no «las obligadas»; a las horas que prefieren, y no «a la hora del parte o del programa», etc. Son no pocas las familias en las que la TV sólo se emplea algunos ratos a la semana, para ver todos juntos un programa o el contenido de algún DVD interesante. Este paso de la recepción pasiva a la búsqueda activa de objetos informativos o gráficos es, en principio, un adelanto, un principio de liberación. De suyo evita una dependencia excesivamente servil de «lo que nos meten en TV», que nos cuela con frecuencia vanidades, pornografía o programas elaborados al servicio de ciertas ingenierías sociales de los políticos que dominan el medio. Y todo ello sin que casi nos demos cuenta.

Termino recordando lo que la Palabra divina nos ha dicho en los cuatro artículos precedentes (251-254).

–«Oremos siempre», en todo tiempo: nunca nos olvidemos de Dios. «En Él vivimos, existimos y somos». Vivamos en su presencia. –«Contemplemos al Señor y quedaremos radiantes»; «miremos más las cosas de arriba, donde está Cristo; no las de abajo». –Pidamos: «aparta mis ojos de las vanidades, dame vida con tu Palabra». –Recordemos la norma de Cristo: «si tu ojo te escandaliza, sácatelo y arrójalo fuera». –Cuanto más nos ocupemos de criaturas y pongamos en ellas nuestra atención y nuestro gozo, menos pondremos nuestro gozo y atención en Dios. –Que la palabrería humana no silencie en nosotros la Palabra divina. –Acerquémonos a los sacramentos, pues son los medios que más nos unen al Señor; pero si perdemos el tiempo, nos quedaremos sin sacramentos. –Que no vivamos desparramados fuera de nosotros mismos, sino que entremos en nuestro interior, donde mora el Señor. –Hagamos el bien continuamente, dedicándonos a la familia, al trabajo y a las obras buenas de beneficencia y apostolado; y no tendremos tiempo para perderlo en cosas vanas o malas. –Salgamos de nosotros mismos hacia los hermanos, especialmente hacia los más próximos y hacia los más necesitados. –Que la curiosidad no mate en nosotros el estudio. –Que volemos alto a lo largo de nuestros días, empleando las dos alas que Dios nos ha dado: «la fe operante por la caridad». –Que dominemos los medios técnicos que la Providencia divina nos ha dado, pero que «los tengamos como si no los tuviéramos», es decir, que ellos no nos dominen, sino que los usemos libremente. –La santa y santificante pobreza evangélica modere en nosotros la avidez por saber, tener y hacer, y nos incline no a lo más, sino a lo menos posible, según la vocación y necesidad de cada uno.

El que quiera ser perfecto, que lo deje todo y que siga a Jesús.

Palabra del Señor.

José María Iraburu, sacerdote

Índice de Reforma o apostasía

20 comentarios

  
susi
Es verdad que a través de todos estos medios se pueden hacer muchas cosas buenas,interesantes e incluso santas.
Pero hay que tener prudencia para usarlos con medida, sobre todo en los momentos de ocio.
Bendita eutrapelia.
19/01/14 9:23 PM
  
Ricardo de Argentina
Completísimo y actualizadísimo paneo sobre el mundo de la información, historia incluida. Muchas gracias Padre. Con toques de humor sutil: "Hasta que la muerte nos separe"; "Viajando se aprende mucho"; "Disfrutando de la naturaleza"... Sí, es tal cual.

Me ha llamado la atención esta frase:
"Niños. Darle a un niño un smartphone es como darle una metralleta, recomendándole que la use con cuidado."
Es muy cierto eso, y era lo que se solía decir de la TV (incluso en ambientes eclesiales): que había que "seleccionar", sin tener en cuenta la desproporción entre el creador de la programación (que maneja incluso recursos subliminales) y el padre de familia con poco tiempo y escasísima preparación para defender(se) de la avalancha de porquerías que se volcaban en su casa a través del aparato de TV.

También muy acertada y feliz me ha parecido su frase " ... nos cautiva con su fascinación es aceptar una pérdida habitual de la libertad personal." Porque existe ciertamente una "esclavitud de la fascinación", algo así como un hipnotismo o encantamiento que bloquea el raciocinio. Las oxidadas cadenas de los esclavos se han reemplazado por los envolventes lazos de los recursos psico-electrónicos.
Con una diferencia no menor: al esclavo encadenado se le permitía ser conciente de su condición, mientras que al esclavo moderno se lo adiestra para que se afirme en el convencimiento de que goza de una libertad absoluta e irrestricta.
Cosas del perfeccionamiento tecnológico...
19/01/14 11:05 PM
  
Pepito
Magnífico estudio y análisis de las ventajas e inconvenientes que tienen los medios de comunicación actuales, especialmente internet.

De lectura y puesta en práctica imprescindibles para todo aquel adicto que esté enganchado en exceso a la Red.

El recordatorio final que nos da el Padre Iraburu nunca se nos debería de olvidar ni dejar de ponerlo en práctica. Lo diré en dos palabras: im presionante.
19/01/14 11:16 PM
  
José María Iraburu
Aviso a un comentarista que me decía algo privado que le he contestado por e-mail

pero que me ha sido devuelto por el administrador. Doy la dirección camuflada:

mor/////[email protected]


20/01/14 12:56 AM
  
Juan Hdez
Con Tofo respeto deseo externar mi desacuerdo a las desproporcional paranoia a las medios de comunicación. No es justo ni adecuado compararlos con una arma de fuego, porque en el último de las casos lo que podría ser dañino es el contenido y no tanto el medio en si. Así entonces si yo le doy una tableta a mi hijo para que haga la tarea, investigue, de eduque e incluso lea el misal, el catecismo y a biblia no tiena nada de malo y todo de bueno. Por otro lado, si yo me niego a dársela por miedo a que vea prnografia, lo único que ocasionaria es que la vea por otro lado, perdiendo la oportunidad de usar la tecnología para algo bueno. Así entonces lo correcto sería educar sobre el buen uso y los peligros y consecuencias de usarlo para lo malo, sin paranoia. Lo mismo pasa cuando le hijos se enfrentan al mundo fuera de casa desde edad escolar, no los puedes proteger en una burbuja todo el tiempo, por lo que la mejor arma es educarlos, prevenirlos y hacerlos capaces de discernir entre lo bueno y lo malo así como tener una buena comunicación con ellos, lo mismo en el ambiente virtual, no tiene porque ser diferente. El miedo y las restricciones no les ayudan a enfrentar el mundo, la buena formación de la mano de Dios si. Bendiciones.
---------------------------------
JMI.-Doy gracias a Dios que le haya asistido a Ud. para poder navegar por el mar proceloso de internet sin problemas morales: es gran don suyo. Bendito sea. Y también le doy gracias a Dios de que tenga Ud. capacidad para educar a sus hijos pequeños a usar, p.ej., un Smartphone sin problemas ni perjuicios.

Pero creo que son muy pocos los padres que han recibido esa gracia y una libertad semejantes. Y los consejos, como las leyes, se dan "mirando lo que conviene a la generalidad".

Creo, pues, que en mis consideraciones no hay una "desproporcional paranoia a los medios de comunicación". La aplicación de estas orientaciones, como siempre, ha de hacerse según la virtud de la prudencia y el don de consejo del ESanto. Es decir, en este caso, según el padre y según los hijos concretos.
20/01/14 8:55 AM
  
Juan Hdez
Por otra parte, en mis 20 años como internauta nunca me he topado con pornogafia y otras basuras de contenido por accidente. Cuando joven y rebelde lo hice porque así lo quice, ahora que no, ni por accidente la veo. Incluso en redes sociales llegas a ver imágenes impropias que quieren engancharte, pero lejos de darle clic para ver mas, la reporto y rezo... Lo mismo con las adicciones, la adicción a la red no es la red misma sino al contenido o personas a fines, por lo que el problema no es tener o no acceso a la red sino el apego a cierto tipo de contenidos o "amistades", no siempre malos pero que al final envilicen, pero con Cristo eso se logra sanar... Eso hace la fé en Cristo y es lo que deseo inculcar a mi hijo: vivir en el mundo aferrado a Cristo para enfrentarlo a contracorriente sin dejarse arrastrar, pero no el "apartarse" por miedo a caer. Shalom.
20/01/14 9:46 AM
  
Juan Antonio
¿Tiene acaso usted una cámara web en mi casa? Ha descrito con gran precisión mi día a día.

Un consejo para los que quieran comenzar la abstinencia total de visitar determinadas páginas web, pero por su trabajo u otros no puedan privarse del acceso a Internet: para los navegadores Mozilla y Chrome, hay una aplicación denominada Blocksite, que permite bloquear el acceso a las páginas que queramos. Por ejemplo, si me descubro visitando (perdiendo el tiempo) en www.multireligiondigital.com, hago clic con el botón derecho del ratón y selecciono "Bloquear este sitio". La aplicación no me dejará visitar nunca más dicha página.
20/01/14 10:26 AM
  
Maricruz Tasies
Como el internet es un tan inmenso mundo virtual también hemos de aprender, aunque sea a palos, el ser ciudadanos de ese mundo.
Es por esa razón que a los niños y adolescentes jamás se les debe dejar solos en la red.
Sería como dejarlos solos en las calles de una ciudad enorme.
Si hasta los adultos la hemos pasado mal por relacionarnos en la red con personas nocivas, cuánto más ellos!

PD. Por cierto, va muy bien el uso racional de internet que me propuse. Gracias de nuevo, padre I.

--------------------------
JMI.-Como le comento más arriba a Juan Hdz, a la hora de aplicar en la educación concreta de "tales" hijos concretos ciertos criterios generales, son posibles modos diversos, que la prudencia debe discernir en cada caso.
Bendición + Maricruz
20/01/14 11:26 AM
  
Emiliana
Muy interesante todo el articulo, sería bueno matizarlo un poco más para los religiosos, pues es muy triste verlos a ellos en esas, imaginense un monasterio con la última tecnología en audiovisuales...lamentable.

Dios lo siga bendiciendo Padre.
-----------------------
JMI.-Depende, claro, del uso que les den.
En algún caso que yo conozco hacen trabajos bien útiles y sanos.
Y bien acomodados a una vida monástica.
Recuerdan los "escritorios" de los Monasterios medievales.
20/01/14 1:44 PM
  
María
Estimado P Iraburu.
Soy consciente, de que los medios que tenemos de información hay que utilizarlos debidamente....al igual que el dinero, pero también soy consciente de que se nos abre un mundo de posibilidades INMENSO...pues están las app´s Cristianas.
En el siglo XVII, Pocos podían imaginar...que miles de libros podian sostenerse en la palma de la mano...o que se podía rezar solo el Rosario y con una voz que te contestase...seguro que hubiesen gustado al patrón de los periodistas ( el 24 es su fiesta) para promover la vida devota y la evangelización.
En el dinamismo evangelizador de la Iglesia, se han creado numerosas app´s para la vida Cristiana...Angelus, catecismo de la Iglesia católica, Misa, la Biblia, Missio, oraciones católicas, Papa Francisco fases, Rezar en el Metro, Rosario audio, Vaticans news, Salterio....Maravilloso!!!!!
Pero nunca sustituiré los libros, que durante tantos Siglos nos han Instruido...para mí son un Tesoro.


Saludos
20/01/14 5:21 PM
  
alberto
Los comentarios a pie de foto, me han hecho descoj..goza ud, de un excelente sentido del humor.Que Dios se lo conserve, y a mí también, para disfrutar el suyo.
20/01/14 9:44 PM
  
Luiscar
Que curioso,la TV que fue el principal testigo de mi decadencia y hasta cierto punto complice y cooperadora,Dios la uso para mi purificacion; primero,por las tragedias de otras personas,lo que unido a mi tragedia personal, quebrantaron mi corazon y lo prepararon para la compasion,sumiendolo en un mar de lagrimas y tristeza querida por Dios,porque produce arrepentimiento y conversion y segundo, para mi iluminacion ,aprovechando el Via crucis de Viernes Santo del 2010 en el Coliseo,donde el Señor,me gusta usar este texto,porque describe perfectamente lo que se vive,aunque es cierto que hay que vivirlo para entender su dimension real,como digo,me visito;"como el sol que nace de lo alto para iluminar a los que yacen en tinieblas y en sombras de muerte y para guiar nuestros pasos por el camino de la paz"(Lucas;1;78-79). Posteriormente, tambien hizo que internet me aprovechara,para saciar mi,valga la redundancia,insaciable hambre de conocimiento de SU divina Trinidad.
Es cierto que,una vez siendo ya Cristianos,nacidos de nuevo,el mal uso de estos medios es un abuso de la Gracia de Dios,que a traves de SU Espiritu,en SU Verbo escrito,que lee nuestras vidas por la inhabitacion,nos dice claramente;"Os he sacado de Egipto para romper vuestros altares,no mireis para atras,porque es hora de derribar vuestros idolos".

"Tener como si no se tuviera,para que nada nos posea",como dice el P.Iraburu con palabras parecidas.

Incluso de lo bueno,no hay que tener apego,como dicen los santos.
Si Dios nos va poseyendo,hasta de las consolaciones huiremos.Pero me temos que esto es para los muy adelantados.
Que el Señor nos lo conceda,porque queremos en todo ser como Cristo,que fue abandonado por Dios.Misterio de la Fe.
----------------------------
JMI.-Bendigamos al Misericordioso.
21/01/14 7:26 PM
  
Leonardo
--- a veces por razones laborales se necesita estar conectado, pero creo que nadie necesita intervenir en toda conversación posible que se suscite en el Facebook, o al menos en la mayoría de las mismas ;-)). Creo que convendría aquí acotar las comunicaciones a lo realmente necesario, pero no solo eso, sino también los horarios. Se ha recomendado alejarse de las comunicaciones electrónicas al menos en un plazo prudencial antes del horario del sueño, para que la mente pueda realmente descansar, creo que debemos volvernos "monásticos" en estas cuestiones.
------------------------------
JMI.-Y en muchas otras que miran a un uso sobrio del mundo, por amor a Dios y a los prójimos.
21/01/14 8:10 PM
  
catolico
Un feliz nuevo anyo 2014 padre Jose Maria ,algo tarde he entrado
-------------
JMI.-Siempre se llega a tiempo en las felicitaciones. Dios le bendiga.
23/01/14 12:28 AM
  
JL
Es usted un crack, Padre. Probablemente usted ya lo sabía pero se lo tenía que agradecer.

Gracias, especialmente porque sus palabras son una referencia segura entre tantas asquerosidades que tenemos que escuchar de otros personajes.


------------------------
JMI.-Dios quiera que "esos personajes" no le den rabia, sino pena.
23/01/14 5:25 PM
  
Maga
Padre, ya sé que me salgo del Post: sólo pido que todos Ustedes recen por la hermana de una amiga mía, que está gravísima de leucemia. Los médicos sólo le dan 15 DÍAS DE VIDA y tiene 31 años tan sólo la chica.
27/01/14 1:58 AM
  
Hesicasta
Escribo con ese nombre, porque la mayor parte del mi tiempo vivo como un ermitaño, en las montañas. Desde que leí el pasado artículo, y este mismo, he puesto todo el énfasis en la práctica de la oración de Jesús "Señor Jesucristo ten piedad de mi, pecador". Antes mi práctica era la que llaman self centeredness prayer, en la que uno está en silencio contemplativo. Pero he notado que la oración de Jesús, es mucho, mucho más efectiva. No obstante, hay veces en que prefiero estar en silencio, con la oración en la parte de atrás del cerebro, por así decir.

Gracias a usted también, he dejado ciertos foros y programas que comían mi tiempo y producían una enorme polución mental. Desde que he abandonado esos programas, tengo mucho más tiempo para escribir un libro, en el que una editorial ha manifestado interés por publicar (es mi primer libro, y probablemente el último) La oración de Jesús parece haber cambiado completamente mi vida. El sábado fui a confesar y he entrado en la iglesia católica local, de la que me considero miembro total, ya.

Pero hay en mí la idea, padre, de que la Iglesia Ortodoxa es la verdadera Iglesia de Cristo. Me doy cuenta de que ellos se han mantenido mucho más puros, cultivando la oración de Jesús, mucho más que nosotros. Llegado el momento en que deba pedir guía para seguir con la práctica de la oración de Jesús, ¿a quien puedo dirigirme en la Iglesia Católica? No conozco ningún monje o "starets" que pueda guiarme, mucho menos un sacerdote católico que tenga la suficiente práctica en esta meditación contemplativa de la oración de Jesús.

Muchas gracias por su tiempo, padre.
----------------------------
JMI.-La Iglesia Católica apostólica y romana es la verdadera, y de ella se separó la Iglesia Ortodoxa, conservando hasta hoy, gracias a Dios, lo que en mil años el ESanto había ido desarrollando en la única Iglesia. Les faltan todos los desarrollos del segundo milenio, obrados en la Iglesia por el ESanto: Inmaculada Concepción, Infalibilidad del Papa, Asunción de la Virgen, no admisión del divorcio y nuevo "matrimonio", etc.
Pero están muchísimo más próximos a nosotros que protestantes clàsicos y evangélicos modernos.

LA ORACION DE JESÚS es de un ejercicio espiritual simplicísimo, y no sé quién podría ayudarle a aprenderla. Más aún sin saber ni dónde vive ud. Ya la conoce ud. Adelante con ella.
27/01/14 10:02 AM
  
Koko
Para Maga que pedía oraciones tiene varios sitios en internet donde mandar esas peticiones:

Ponga en Google "Red de oración" y le saldrán varias direcciones donde seguro la ayudarán.

"Internet es un don de Dios" (Papa Francisco)

Cierto que el Papa ha matizado sus palabras advirtiendo de los peligros que acarrean los mass media.
27/01/14 3:21 PM
  
Calígula
"Una privacidad quizá altanera y autosuficiente, que lleve a una situación morbosamente solitaria y egocéntrica –a veces disfrazada de misticismo en personas religiosas– puede ser perjudicial y asfixiante".
¿Cree usted páter que puede ser perjudicial no estar en ninguna red social; que no me guste que me saquen fotos que luego puedan ser colgadas en dichas redes sociales; utilizar el correo electrónico sólo con motivos laborales; y apenas utilizar el WhastApp? Yo soy muy joven y veo que todos utilizan las tecnologías buscando interacción social, pero me parece excesiva y muchas veces raya el cotilleo y busca meterse en la vida ajena. Para qué tener un facebook donde colgar fotos que todo el mundo pueda ver, escribir comentarios que todo el mundo pueda leer y que todos sepan quiénes son tus amigos. No me gusta. O que la gente te maree por WhatsApp.
-----------------------------
JMI.-"¿Cree usted páter que puede ser perjudicial no estar en ninguna red social?"
¡Nooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo!!!
27/01/14 9:21 PM
  
Hesicasta
Le agradezco enormemente su respuesta, padre, y la tomo como algo importante. Adelante con ella, me dice, lo cual es justamente la respuesta que necesitaba. Creo que el Espíritu Santo me ha aconsejado por su boca. Tomaré su consejo y seguiré con ella.

"Señor Jesucristo ten piedad de mí, pecador"

Rece por este pobre pecador, padre, muchas gracias.

---------------------------
JMI.-Bendición +
27/01/14 9:46 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.