(361) Amoris laetitia y la ética individual de Karl Rahner

«Es mezquino detenerse sólo a considerar si el obrar de una persona responde o no a una ley o norma general, porque eso no basta para discernir y asegurar una plena fidelidad a Dios en la existencia concreta de un ser humano.» (Amoris laetitia, 304)

 

En su obra Peligros en el catolicismo, Karl Rahner dedica un capítulo al tema El individuo en la Iglesia, donde afirma:

«existe un ámbito de lo individual-moral y religioso, un ámbito de obligaciones y deberes morales y religiosos que, sin poder contradecir a las leyes universales de lo moral, sobrepasan, sin embargo, decisivamente ese ámbito, no pudiendo ser ya afectados por normas formulables de manera universal» (Karl RAHNER, Peligros en el catolicismo, Cristiandad, Madrid, 1964, pág. 34)

 
Rahner defiende la existencia de un individualismo ético que aunque no niega la ley universal:

«Ciertamente, no puede ni debe haber ninguna ética individual en la que el individuo y su derecho contradigan a las normas universales de la moralidad» (Idem.).

Sin embargo es

«una moral individual que afecta al individuo, imponiéndole deberes, como ética suya irrepetible, y que  no puede ser considerada como un simple caso, como una mera aplicación individual de una ley universal, colocada bajo las normas universales de la moralidad» (Idem.).

Rahner propugna que existe una ética individual privada inaccesible a la ley moral universal y aún así querida por Dios sólo para un individuo en concreto:

«se encuentra  inequívocamente sometida a la voluntad santa de Dios, que impone obligaciones morales; sometida a aquella voluntad que, desde luego, quiere justamente la singularidad irreemplazable y única del hombre individual» (Ibid., pág. 35)

 

Rahner opina que esta ética singular es un proyecto personal:

«Esta singularidad no es sólo un hecho, sino también tarea que el hombre tiene que realizar libremente» (Idem)

Este proyecto ético único e irrepetible inaccesible a la ley moral es vislumbrado por la conciencia:

«por un órgano en el hombre que percibe esta moralidad individual como norma obligatoria. Si llamamos conciencia a este órgano, debemos distinguir dos funciones de la conciencia: la función que transmite al saber subjetivo del hombre las norma universales de la ética y la teología moral, aplicándolas a su “caso", y la función por medio de la cual el individuo escucha la llamada siempre única de Dios, llamada que se dirige sólo a él y que no puede deducirse jamás completamente de normas generales» (Idem.)

 

Obsérvese que Rahner habla de la ley moral como de “normas generales", al igual que Amoris laetitia, en clave convencionalista, como si se tratara en realidad de leyes meramente penales. Esto lo tratamos en este artículo. La idea de oponer la ética general a la ética particular, y proponer, para primar el ethos individual, una suspensión teleológica de lo general, viene del existencialismo de Kierkegaard, en Temor y temblor. Pero este tema ya lo hemos tratado en artículos anteriores.

 

Rahner opina, además, que debe de haber un arte o técnica apropiado para valorar esta ética individual única e irrepetible, un arte que sea distinto por completo de la teología moral que prescribe normas universales.

Este arte es el discernimiento. Que según Rahner ha sido tradicionalmente mal entendido, porque

«se le reducía expresamente o de manera tácitamente natural, a la facilidad de aplicar casuísticamente las normas teóricas al “caso” particular"» (Ibid., pág. 36)

Para Rahner, sin embargo, el discernimiento se dirige «al individuo único en cuanto tal» (Idem.)

 

Como puede comprobarse, la teología de Karl Rahner está muy presente en Amoris laetitia, desarrollada y aplicada al tema de los divorciados en nueva unión y los actos intrínsecamente malos, y llevada al extremo, con grave daño para los fieles. No es una teología exclusiva de Rahner, sino que representa la mentalidad e idiosincrasia personalista.

En numeros artículos de este blog hemos demostrado la vinculación de la teología de Amoris laetitia con la escuela personalista y la Nueva Teología, y el existencialismo o individualismo ético, que condena la Humani generis «porque rechaza las esencias inmutables de las cosas y sólo se preocupa de la existencia de los seres singulares.». El mismo Pío XII, en su Discurso sobre los errores de la moral de situación, de 1952, califica de existencialismo ético y de individualismo ético la Nueva Moral. 

 

El Pontífice insiste en que, aunque esa nueva moral  «no niega, sin más, los conceptos y los principios morales generales», sin embargo «los desplaza del centro al último confín».  Que en eso, precisamente, radica el individualismo existencialista, en poder situarse fuera del alcance de la ley moral universal para autodeterminarse.

Plantear la existencia de una moral individual donde la ley moral universal no tiene cobertura ni aplicación es una grave irresponsabilidad, que puede ser utilizada para el mal. Es lo que la philosophia perennis, tradicionalmente, denomina libertad negativa, y es la esencia de la Era de Subjetivismo, es decir, de la Modernidad. 

 

David Glez. Alonso Gracián

 
 

53 comentarios

  
Luis Fernando
Lo que ha sido condenado por pontífices se pretende ahora magisterio pontificio.

Existe una cosa que se llama principio de no contradicción. Su versión popular es así:
"Lo que no puede ser, no puede ser y además es imposible."

Pues eso. Que no.
07/06/19 9:23 PM
  
Palas Atenea
Es un peligroso deslizarse hacia un individualismo en el que las normas éticas no tienen más que un valor abstracto que en nada obligan al individuo particular. Yo siempre había entendido que la conciencia es la que obliga a la persona a obrar moralmente cuando se encuentra en una situación que no está previamente regulada, pero nunca en el caso de que sea así. En el caso del Beato Franz Jägerstätter, por ejemplo, se puede entender que su negativa a hacer el juramento a Hitler y entrar en una guerra que no se ajustaba al concepto de guerra justa fue una decisión de conciencia y que los católicos alemanes que si participaron en la guerra, porque no se plantearon la cuestión de una manera tan estricta, no pecaron por ello puesto que la Iglesia no se había pronunciado sobre la cuestión; ahora bien si se trata de un mandamiento claramente especificado no es posible discernir, hay que cumplirlo. Es decir la conciencia puede exigir más (que fue el caso del beato austriaco) pero nunca menos. No me parece que la conciencia esté para discernir si cumplo o no una Ley Divina o simplemente la Ley Natural, está para otras cosas, que a lo largo de una vida pueden ser muchas.
Que hacer con mi madre enferma puede ser una de estas cosas porque "Honrar padre y madre" puede hacerse de múltiples maneras, tendré que ver en conciencia si me es posible desplazarme hasta su casa, si es posible trasladarla a la mía o si es mejor una residencia por la razón que sea. Ahora bien, divorciarme y volverme a casar no es una decisión de conciencia porque no hay más opción que el respeto al Sacramento con lo cual la posibilidad de un segundo matrimonio no existe si quiero cumplir la Ley de Dios. Tampoco es una decisión de conciencia tener relaciones con tercera persona si estoy casada yo, él o los dos.
Es decir lo que se puede discernir y lo que no parece bastante claro.


_________
A.G.:
Gracias por su comentario, ilumina el asunto.
07/06/19 9:52 PM
  
Juan Andrés
Dentro de mi escaso nivel intelectual leer a Rahner en teología es como leer a Hegel en filosofía; son formulaciones interminables que parecen no concretar nada y que, sólo para iniciados, pueden llevar a cualquier consecuencia como ahora que matizas con el "llevadas al extremo". Quizás si Rahner viviera y tuviera que comentar AL sacaría un libro de mil páginas donde abundarían los si pero... y muchos adverbios indeterminados en su significado. Le admiro la paciencia.
________
A.G.:
En efecto, puede llevar a cualquier consecuencia, es lo que tiene la ambigüedad, el discusionismo sin fin, el sí y no y todo lo contrario.
07/06/19 10:58 PM
  
Pablo
Rahner no se equivoca cuando dice que "el individuo escucha la llamada siempre única de Dios, llamada que se dirige sólo a él y que no puede deducirse jamás completamente de normas generales".

Se observa la cuestión en el sacrificio exigido a Abraham, en la marcha de Pedro a Roma abandonando su hogar, en el acceso a los panes de la propiciación en el Templo, en la aceptación de José al recibir a la Virgen María en su casa, en la curación en Sabbath o en tantos otros momentos en los que un acto de Fe parece contradecir la norma moral universal.

El problema que no resuelve Rahner es si puede inferirse de un acto privado de Fe una norma moral general. La propia Iglesia no lo hace al no contemplar como dogma de Fe las revelaciones privadas aun habiéndolas aprobado.

Es decir, se puede tener la íntima convicción de que un matrimonio nunca fue válido (cfr. Familiaris Consortio) y separarse, para unirse a otro, o mantenerse firme en un vínculo inexistente. En cualquiera de los dos casos prima el acto de Fe personal sobre el dogma establecido. Sin embargo, el acto privativo no constituye fuente de la norma universal pues esta queda reservada al dogma explícito enseñado por la Iglesia.

Es la primacía del Espíritu Santo sobre la conciencia moral rectamente formada. Pero como Éste no reparte sus dones de igual manera no puede decirse que todos puedan sustraerse de la norma moral universal. No creo que Rahner se refiriese a la conciencia personal como elemento director del comportamiento sino a la prevalencia del espíritu de discernimiento sobre la norma moral básica.

_________
A.G.:
Todo ser humano tiene el mismo fin último, que es Dios mismo. Se está haciendo creer en una teleología individualista, como si Dios fuera dando fines últimos únicos e irrepetibles a cada individuo.

¿Qué significa que el Espíritu Santo tiene primacía sobre la conciencia rectamente formada? No se entiende y mueve a confusión. El Espíritu Santo nunca va a contradecir los juicios ciertos y verdaderos, ni va a actuar como si éstos no tuvieran valor, también, para esa persona en concreto.

El discernimiento subjetivo no tiene primacía sobre la aplicación de la ley al caso que realiza la conciencia.
07/06/19 11:33 PM
  
Manuel Pérez
De los párrafos de Rahner expuestos por Alonso, no entiendo lo mismo que él. No digo que no sea ese el pensamiento de Rahner porque no conozco más que algunos detalles de su obra, pero me parece que nuestro amigo David no ha tenido en cuenta algunas cosas. Dicho sea con todo el respeto y deseoso de ser corregido si me equivoco. Copio alguna de las frases:

"...una moral individual que afecta al individuo, imponiéndole deberes, como ética suya irrepetible." Aquí, veo que Rahner no está diciendo que la ética individual otorgue derechos, sino que impone deberes. Esa ética, por tanto, vendría a "endurecer" la ley. Ciertamente, la ley moral objetiva y universal es para todos, pero puede ocurrir que una persona que reciba más dones no deba conformarse con una ética de mínimos, sino aspirar a una mayor perfección.

Pero veamos otra frase: «se encuentra inequívocamente sometida a la voluntad santa de Dios, que impone obligaciones morales". En la misma línea, veo que la ética individual invocada por Rahner impone obligaciones.

Parece que podría resumirse así: todo el mundo debe cumplir la ley universal como mínimo, pero las circunstancias individuales pueden hacer que las exigencias de la ley sean mayores.

Y, como esas obligaciones y deberes exceden la ley moral universal, cada uno debe discernirlas, pues la Iglesia no califica el fuero interno. Ejemplo: todos debemos ir a misa los domingos, pero puede ser que mis circunstancias individuales hagan que en mi caso sea pecado no ir a diario. Por ejemplo, por mi ambiente, formación, facilidades, etc.

En mi pobre opinión.

_________ _________
A.G.:
Es el problema de la ambigüedad, del esto sí y lo contrario también. Es un recurso del personalismo, que tanta confusión y discusionismo está causando, porque unos leen el asunto de una forma y otros de otra y es el cuento de nunca acabar. Por eso es una mala teología, que causa división.

Lo que expone Rahner ya lo exponía antes Kierkegaard, que tanto ha influido en los personalistas. No se niega la ley universal pero se la suspende teleológicamente en pos de un ethos individual. Es la interpretación existencialista del caso del sacrificio de Isaac, que menciona el mismo Kierkegaard en Temor y temblor.

Rahner es claro: hay una ética individual única e irrepetible cuyos deberes "sobrepasan, sin embargo, decisivamente ese ámbito [de la ley moral universal], no pudiendo ser ya afectados por normas formulables de manera universal".

Habla de una ética individual que "no puede ser considerada como un simple caso, como una mera aplicación individual de una ley universal, colocada bajo las normas universales de la moralidad".

Lo que está diciendo es que hay un ámbito moral que, aunque no contradiga la ley moral, está por encima suya. Salta a la vista lo peligroso, ambiguo y confuso del planteamiento, y los peligros que supone. Es lógico que, si se aplica al tema de los divorciados en nueva unión, el asunto se desmande.

La ley moral no padece incompletitud, ni hay casos inaplicables, ni casos por encima de su universalidad. Porque hasta en los casos más personales, la ley moral no está desactivada ni al margen. Es lo de siempre, querer darle a la subjetividad una autonomía que no tiene.

¿Es sensato pensar que hay acciones humanas cuya calificación moral está fuera de la ley moral? Yo diría que no.
08/06/19 12:25 AM
  
carmelo
Tendre que darle un las gracias a Don Alonso, junto con L.F y P. JMI, ciertamente me han sido mis compañeros en esta turbulenta travesía.
Don Alonso una vez mas desarrolla a de gran manera, y preciso, la defensa de la Fe, como en los multiples post. Sin duda AL cap VIII sufre serios problemas y entre mas a fondo se indaga se puede uno percatar que aquello de "apacentar o pastorear" no es el fin de ese documento.
Recapitula uno tras otro error ya condenado.
Viendo la etica así, queda como un " valor horizontal" y ya sin "esperanza", termina encadenando las esperanza sin la gracia para alcanzar aquello para lo que nos han querido preparar "las moradas".
S. Pablo no necesitaria enseñar valores eticos subjetivos cuando ya eso lo hablaban filosofos de la epoca.
El evangelio es otro los medios y el fin...
gracias Don Alonso por permitirme siempre participar en sus grandes post, los tengo todos impresos desde el inicio de esta "mala noche en una mala posada" como decia S.Teresa

________
A.G.:
Gracias carmelo. Lo que dice Ud. del valr horizontal es muy apropiado a este tema. Porque Rahner tiene mucha responsabilidad en la horizontalización del cristianismo.
08/06/19 2:42 AM
  
Luis Ignacio
Apreciado Alonso Gracian: vaya por delante que mis conocimientos de Teología son solamente básicos.

De su escrito extraigo las siguientes conclusiones:

1. En el ejercicio de "Discernimiento" acorde con la doctrina revelada, se pretende dilucidar como se aplica la ley moral, general y universal por voluntad divina, a un caso particular (ejercicio de la virtud de la prudencia). La luz divina sugerirá siempre pautas de actuación conformes al 100% con esa moral querida por Él, como no puede ser de otro modo. No hablo de discernimiento vocacional (éste no tiene por objeto temas de moral)

2. En el ejercicio de "Discernimiento" rahneriano, que inspira el documento Amoris Laetitia, se pretende dilucidar cual es la ley particular que Dios ha promulgado para un caso concreto, que se puede apartar de la ley moral universal, aunque ésta siga siendo válida como "ideal". Dios concedería excepciones por ley particular ("no se puede matar el bebé o consumir anticonceptivos en general, salvo que en un profundo discernimiento Yo, Dios, dictamine otra cosa en este caso concreto en atención a tus circunstancias"). Pensar de otro modo sería "mezquino". Este nuevo enfoque sería disruptivo con la doctrina revelada, tal como nos ha sido recordada en Humani Generis, Veritatis Splendor o el Catecismo de San JP II., entre otros documentos magisteriales. En el fondo, el enfoque rahneriano es más casuístico que nunca, mal que le pese a nuestro Papa actual).

¿Es correcta esta ínterpretacion libre de su escrito?




_________ _________
A.G.:
Es cierto que el nuevo enfoque es más casuístico, porque en el fondo lo que defiende es que todo depende del caso, del plan que Dios tiene para cada individuo único e irrepetible.

Lo que dice Rahner lo dice el personalismo en general. Cada individuo es único e irrepetible y tiene un ethos único e irrepetible, en el cual la ley moral universal es inoperante. Eso, llevado al extremo, es Amoris laetitia.
08/06/19 6:46 AM
  
José Ignacio.
Leyendo su artículo, D. David, y el comentario de D. Juan Andrés, me viene a la mente algo que escribió en otro: "Todo un andamiaje de teorías, concebidas sin tradición, ideadas para mantener la razón en permanente estado de obras."
(Allí Vd. lo clava. He copiado la idea, como señal de STOP; para evitar atropellos.)
________
A.G.:
Gracias. Es que es eso, tener la doctrina tradicional en estado permanente de obras, desmontada y deconstruida.
08/06/19 8:37 AM
  
Manuel Pérez
David, insisto: de los escritos citados por tí, parece extraerse que la moral individual ha de ser más exigente que la moral universal, en cuanto que incluye a ésta.

Los cristianos no nos conformamos con cumplir. Aspiramos a la perfecta santidad. No basta con no matar, no robar... Es decir, con el cumplimiento somero de los mandamientos. Cristo apela al corazón, al interior del hombre: como ejemplo, el adulterio en el corazón, que no es detectable "desde fuera".

La Revelación pública no significa que no pueda existir una revelación privada no contradictoria con la primera.
_________
A.G.:
Manuel no se trata de consideraciones piadosas o del grado de virtud que hemos de alcanzar ni de revelaciones privadas. El asunto va por otro lado.

Se trata de que la ley moral abarca todos los casos particulares, y que todos los casos particulares encuentran su verdadera esencia EN la ley universal inscrita en la naturaleza humana, no AL MARGEN de ella.

No se puede poner entre paréntesis lo común, lo universal, lo esencial. Esto se llama nominalismo, y es la base del existencialismo personalista.

Se trata de que la ley moral es universal no porque sea abstracta o teórica o porque no perfeccione la individualidad, sino porque está inscrita en la naturaleza común a todo individuo, porque el perfeccionamiento del individuo no se produce al margen de su naturaleza común, sino gracias a ella.

La universalidad de la ley está presente en cada individuo concreto, perfeccionándolo desde dentro. Es el fundamento del bien común.

No hay una ley moral universal abstracta, y luego, por encima, una ética autónoma para Juan, otra para Pedro, otra para Luisa y otra para Clara, y así hasta el infinito, en la que la ley moral universal no es aplicable.

La ley moral universal es participación de la ley eterna, que es la misma sabiduría de Dios, y NADA se puede hacer poniendo la sabiduría de Dios entre paréntesis, como si nos moviéramos en una doble esfera, individuo/persona, que es la falsa dicotomía en que se mueve Rahner, como el personalismo en general.

08/06/19 10:42 AM
  
Alonso Gracián
Amigos, prefiero no publicar comentarios con alusiones personales a éste o aquél obispo, sea de nuestro agrado o de nuestro desagrado. Sabéis que es norma de mi blog no hacer alusiones. Limitémonos a las ideas.
08/06/19 10:57 AM
  
Alonso Gracián
Amigos, el asunto radica en que nadie puede decir: --hay que respetar la ley moral universal, pero también una moral mía, propia, que vale solamente para mí porque soy único e irrepetible, en la que la ley moral universal no tiene cobertura ni es aplicable.

Creo que es de sentido común que esta idea es más que confusa, que puede ser utilizada para el error moral, y que, exagerada, da pie a los excesos de A.L.
08/06/19 11:15 AM
  
Palas Atenea
Mis estudios sobre la IIGM me permiten encontrar muchos casos en los que hubo que discernir por encontrarse ante dos decisiones, una mejor que la otra, pero ninguna pecado. Karl Ranher, por lo que yo sé, se pasó gran parte de la guerra en una parroquia de un pequeño pueblo austriaco a dónde apenas llegaban ecos de la guerra y nadie fue a buscarlo; su compañero jesuita, y también teólogo, Alfred Delp explicaba Doctrina Social de la Iglesia a un grupo clandestino, razón por la que fue detenido y ejecutado; su otro compañero jesuita el beato Rupert Mayer era párroco en Munich y, además, muy carismático, lo que le llevó a Dachau. Es decir la forma de colocarse ante una situación así es optativa: puedes retirarte o no y quedar al Juicio de Dios. Entramos en decisiones de conciencia.
Pero si uno se encuentra ante una situación de pecado perfectamente regulada ya no hay discernimiento posible y, lamentablemente, eso es lo que nos están diciendo. Sería impensable que personas que tomaron decisiones que, por así decirlo, eran un plus fueran a entrar en discernimiento en otras que son claramente un pecado.
Así que es posible que el mismo Ranher ya practicara entonces una religión personalista que, ¡mira por dónde! le fue muy conveniente dada la situación.


_________
A.G.:
En efecto, decidir entre opciones buenas no es una moral individual que vale sólo para uno, en la que la ley moral no tiene cobertura, sino, sencillamente, el ejercicio de la libertad.

08/06/19 11:19 AM
  
maru
Sin meterme en teologia ni en filosofia, porque mis conocimientos son pocos, lo que está clarísimo, es que Dios, cuando estableció su Ley para que el hombre la cumpliera, fué para todos los hombres y no dijo este caso puede ser así, el otro no, aquí pongo una excepción, en el otro no. Eso, seria un caos, a mi ésto me parece bien, al otro no. Qué religión sería? Esto abarca a lo del pastor espiritual, para una causa concrets, uno te dice que es pecado, el otro no; vuelvo a repetir, ésto sería un caos. Ahora, lo que sucede, es que estamos enmendarle a Dios lo que él estipuló y nos creemos, incluso, con más sabiduria que él. El problema de siempre, ''queremos ser más que Dios, o.igualarnos en su sabiduria, no en su santidad. Me quedo con el último párrafo de su contestación a Manuel Pérez que, entre otras cosas, dice que no se puede poner ''la sabiduria de Dios entre paréntesis. Lo felicito y le agradezco este artículo que lo copiaré para repartirlo.

___________
A.G.:
Gracias maru. El asunto es que Rahner, y lo insinúa también Amoris laetitia, no dice que se puede contradecir la ley moral, sino que hay un ámbito moral único e irrepetible donde ésta no es aplicable ni puede ser afectado por ella. Lo cual es todas luces erróneo.

08/06/19 11:27 AM
  
José Ignacio.
La ley universal, dice que el triángulo tiene tres lados y tres ángulos. Salvo los rectos y los equiláteros; ninguna ley trata, sobre los grados que tiene que tener cada uno de ellos. A base de trucos -la razón se extravía-, pretenden demostrar, que algunos triángulos, según conveniencia, tienen cuatro ángulos, cinco,...

Tres elementos de un timo:
a) Puesta en escena (Casuistica,...).
b) Apelar a las pasiones (Supuesta conveniencia).
c) Urgencia (o demora).
08/06/19 11:47 AM
  
Daniel Lagos de Perú
Excelente post maestro Alonso.
Ese subjetivismo personalista de Rahner, lo encuentro presente en el último post de un Filósofo que he criticado en Facebook.
Pues en ese post se pone a La Doctrina (sin querer, queriendo, es lo de menos) como si fuera un teorema sobre el cual, hay causas superiores que rigen La Doctrina.

Amoris Laetitia es insalvable a la Luz de La Doctrina BiMilenaria, salvo uso descarado de Subjetivismo Personalista que todo lo trastoca.

__________
A.G.:
Gracias Daniel. Como muy bien dices, Amoris laetitia es insalvable. Todo intento de justificar tesis o argumentos es inútil, porque la teología de fondo es perniciosa.
08/06/19 1:06 PM
  
Manuel Pérez
"Amigos, el asunto radica en que nadie puede decir: --hay que respetar la ley moral universal, pero también una moral mía, propia, que vale solamente para mí porque soy único e irrepetible, en la que la ley moral universal no tiene cobertura ni es aplicable."

En esto, por supuesto, hay acuerdo completo. La frase contendría afirmaciones contradictorias. Por sí misma no es válida.

Pero, claro, bastaría conocer un poco de biología para saber que cada uno de nosotros es único e irrepetible. Absolutamente. Y eso, en todas nuestras dimensiones, y ya me salgo de la biología. No hay que llevar la defensa de la aplicación universal de la ley moral hasta el absurdo. Una maravilla de la ley divina es que vale para todos aún siendo únicos, distintos, irrepetibles y originales. Tal es el poder de Dios. Pero, en lugar de negar esa maravilla, parece como que queramos anular nuestra unicidad, etc.
_________
A.G.:
Manuel dice:

Una maravilla de la ley divina es que vale para todos aún siendo únicos, distintos, irrepetibles y originales



Je, paisano, eso es precisamente lo que sostengo, que todos los casos, en su unicidad, están bajo la cobertura de la ley moral, y que para afirmar su individualidad y concreción no es preciso declararla en off.

Paréceme que en el fondo, una vez más, decimos lo mismo.
08/06/19 2:59 PM
  
Palas Atenea
Es decir, insisto, la ética individual existe como ejercicio de libertad siempre que sea en grado de excelencia, es decir más de lo exigido, pero nunca en casos de situación de pecado claramente establecido por la Ley de Dios o la Ley natural. Mary Wagner puede seguir entrando y saliendo de las cárceles por su postura ante el aborto o puede cesar su actividad sin que por ello tenga que ir a confesarse; una mujer que está embarazada no puede discernir si va a dar a luz o no y, si aborta, comete un pecado mortal y debe arrepentirse y confesarse.


_________
A.G.:
Pienso que es más claro y tradicional plantearlo así, como ejercicio de la libertad, que dice Ud., y no como una moral individual única e irrepetible extra-ley moral.
08/06/19 3:04 PM
  
carmelo
Muchas gracias Don Alonso por sus comentarios.
San Pablo en su tiempo tenia las mismas dificultades en cuanto al “acomodarse al mundo” -Rom 12-”, es decir uno siempre tiene tentación de crearse una voluntad personal, acomodada referente (como situacioncita, en la comodidad de lo que personalmente uno sugiere y que prevalece) sobre la voluntad divina y trascendente que brota del Amor del Resucitado; gran parte de este existente cisma silencioso y letal como el gas es que irrumpe en una Mente católica, que esta incauta, que se deja secuestrar, siendo incapaz de distinguir la voluntad suprema y entenderla como la verdadera libertad.
EL post da en el clavo, en cuanto al peso irreconciliable de esta tesis de Karl Rahner adentrada que busca distorsionar desde anos inclusos en seminarios con esta Ética de situación y que siempre tiene de premisa la defensa que se “juzga - victimizada”: dice “Ya afectada por normas formulables de manera universal”, y ve como inalcanzables las normas morales evangélicas o las verdades de Fe, (como acusando a Dios de imperfecto, o de sembrar en uno lo imposible – y el resultado es bulling a los mártires como meros héroes-) la segunda defensa que plantea es que si el individuo sostiene esa “situación Ética subjetiva-discernida” alcanza gracia, y busca en las obras de caridad una especie de mercadeo piadoso. Lo tercero es que al no ser plena y entonces carente de omnisciencia e inerrancia, necesita de la iluminación y corrección por parte del hombre de su discernimiento que le da la plenitud de la gracia, siendo lo único infalible la Subjetividad.
Todo este andamiaje es un cismo desde muy dentro de la iglesia esparcida. Yo incluso, en un pequeño intercambio surgido al inicio de esta impostura, con el cura parroquial, le escuche que “lo de S. Pablo solo son recomendaciones” y aquello “no lo separe el hombre, es muy rígido”, esta conversa demoro 5 min, con otro casi me cair como condorito cuando dijo "caso por caso".
En fin, en esa tensión del hombre de hoy, de no abrir su mente a la “incomodidad de una Ética que viene de lo alto y que libera” para quedarse en la subjetiva, se corre el riesgo de vivir sin esperanza, sin aquello que puede mantenernos unidos uno con otros durante 2 mil años.
Se pone de relieve el resurgimiento de discusiones o puesta en duda de que si la “verdad moral revelada y contenida en la escritura” como si la misma fuera insuficiente e inmaterial, incapaz de tocar la realidad del hombre en su caso.
08/06/19 4:50 PM
  
Palas Atenea
En el caso del médico argentino que se negó a practicar un aborto no había nada que discernir, lo diga Ranher o lo diga la Amoris Laetitia, porque tal cosa le hubiera convertido en un asesino y es falso que se considere "objeción de conciencia". Objeción de conciencia fue la decisión de Jägerstätter o lo es la de Mary Wagner, pero la de este médico es, simplemente, negarse a cometer un asesinato, que eso esté penado por ley es otra cosa, pero no puedes discernir nada en ese caso, si eres cristiano, porque hay unos Mandamientos objetivos que cumplir.
Si Ranher pretendía un cristianismo individualizado diciendo "el discernimiento se dirige «al individuo único en cuanto tal» el individuo único no puede discernir por si mismo el bien y el mal, puede discernir solamente de qué manera y hasta que punto puede y debe ejercer el bien y su obligación como teólogo era calcular las consecuencias de lo que decía porque una afirmación así no fortalece la recta conciencia sino que da alas a conciencias mucho menos rectas.


08/06/19 6:01 PM
  
vicente
A.L. es Magisterio Papal. No lo olvidemos.
_________
A.G,:
Hay que distinguir las reflexiones personales y especulaciones privadas contenidas en A.L., que eso no puede serlo. La teología privada sigue siendo privada aun encontrándose dentro de un texto magisterial.
08/06/19 9:40 PM
  
Ricardo de Argentina
HECHA LA LEY, HECHA LA TRAMPA.
Esto es así desde Adán y el pecado original en adelante. Fue Adán quien quiso excusarse de su trampa a la Ley aduciendo -y casi recusando- a Dios de que la culpa era más bien de la mujer que Él le había dado.
"No ha lugar", sentenció el Juez.
Y esto siguió así en el devenir de los siglos.
Siempre llamándose "trampa", "delito" o "pecado" a lo que tal cosa era: querer imponer la voluntad particular por sobre lo que ordena la ley, divina o humana.
Lo cual es el fundamento de cualquier ordenamiento moral.
Sin ese fundamento, no hay orden moral que quede en pie.
Y sin orden moral, es el caos.
La Iglesia fue instituida por Dios para rescatar almas para el cielo, para lo cual puso como condición cumplir la Ley de Dios, básicamente los Mandamientos. "Quien me Ama, cumple mis mandamientos".
Por lo cual desde su divina fundación la Iglesia fue baluarte del orden moral, porque Dios así lo quiso.
¿Qué decir pues, de alguien que postule que la voluntad individual puede sobrepujar a la orden imperativa de la Ley de Dios?
Diré lo que entiendo ha dicho siempre la Iglesia : que ese tal no sólo que no es católico, sino que es amoral. Y que si no se arrepiente y corrige, tan públicamente como haya expresado sus postulados, no podrá salvarse ni por el modo ordinario, ni tampoco por el extraordinario.
Ni tampoco quienes, advertidos, le sigan en su desvarío.
Ni mucho menos los maestros que enseñen ese veneno.
Estén en el cargo que estén.
Incluso - mejor dicho especialmente - si ocupan altas jerarquías en la Iglesia.
08/06/19 11:12 PM
  
hornero (Argentina)
Cuánto esfuerzo meritorio requiere recoger diariamente los escombros de un mundo y de una Iglesia que que se derrumban, volverlos a acomodar en su lugar, restablecer el equilibrio de las paredes agrietadas, sanar las mentes aplastadas por los estruendos y polvareda irrespirable. Es una misión verdaderamente cristiana, para la cual se requiere la vocación de una inteligencia dispuesta a escudriñar y rescatar la verdad de entre las ruinas amontonadas por la crisis racionalista.En medio de esta dura tarea viene la Virgen a ayudarnos y alentarnos, no sólo a combatir el trabajo de los demoledores, sino también a señalar los nuevos caminos que ofrece a la humanidad para edificar la nueva etapa del Reino de Dios entre nosotros. Tarea, ciertamente necesaria que permitirá "rehacer el mundo desde sus cimientos" (Pío XII ), "Cruzar el umbral de la esperanza" (S.J.P. II). La conciencia del advenimiento ya iniciado de un mundo renovado por la gracia transfigurante de la Aurora de María, surge como don a la respuesta que damos a sus llamados; de confianza en la promesa del triunfo de su Corazón Inmaculado. Nuestro tiempo, “nuevo” le llama la Virgen (P.E. Gobbi), está animado por la creciente manifestación de la gloria de Cristo, que irradia y nos participa María, en lo que se cumple lo afirmado por San Pablo “Cuándo Él, que es vuestra vida, se manifieste, entonces,vosotros os manifestaréis con Él en gloria” ( Col.3,4), y en Romanos ,8, 18: ”los sufrimientos del tiempo presente son nada en comparación con la gloria que ha de manifestarse en nosotros”. María nos dice que estos son los tiempos en los que Ella prepara el camino a la Venida del Señor.

08/06/19 11:30 PM
  
Horacio Castro
D. Alonso Gracián. Las citas de la obra del teólogo Karl Rahner S. J. me obligaron a esperar algunos minutos antes de escribir este comentario. Suele suceder con citas que pueden quedar fuera de un contexto para su rápida comprensión. Ayuda a ésta el contenido de su artículo y creo que también aportan mucho los comentarios de ‘Pablo’, ‘Manuel Pérez’ y ‘Pruden’. Hoy los católicos son informados acerca de los procesos dentro de la Iglesia que eventualmente les permiten gestionar la nulidad de inexistentes matrimonios sacramentales. Así que no me refiero a la cuestión de la Sagrada Comunión respecto a divorciados con nueva unión civil. Para ser breve recurro a la vía del ejemplo para el tema de la ética individual. Muchos católicos, tradicionalistas especialmente, han expresado su disconformidad con la última modificación del Catecismo porque entienden que la pena de muerte es un acto intrínsecamente malo solo cuando se mata a un inocente. Otros católicos coinciden en que actualmente es inadmisible la aplicación de la pena capital ‘a sangre fría’ (para ser suficientemente preciso), aunque aceptan como justo matar en un acto de defensa propia o de otras personas. Rahner apunta quizá más alto que lo que aquí parece respecto a una ética individual que no es la mera aplicación de una ley universal (en el Mandamiento de “No matarás” su interpretación). En varios países donde rige la pena de muerte, es obligatorio cumplir un servicio militar en distintas circunstancias, haciendo posible que un católico contrario a la pena de muerte sea elegido como integrante de un pelotón de fusilamiento (hay casos reales). Supongamos que se trata de ajusticiar a un terrible criminal. Es verdad que difícilmente se pueda apelar a la objeción de conciencia por motivos religiosos (además sería contra un acto que justifican hasta algunas jerarquías de la Iglesia), pero el soldado en cuestión podrá discernir con su conciencia y, por encima de lo que el sacerdore más bien intencionado le aconseje procurará liberarse de una triste imposición. Es de interés recordar que, para la selección de jurados que intervendrán en procesos penales, donde la declaración de culpabilidad en algunos países pueda representar la aplicación de la pena de muerte, se tienen en cuenta las convicciones morales individuales.
08/06/19 11:33 PM
  
Pablo
"En cualquiera de los dos casos prima el acto de Fe personal sobre el dogma establecido." No sobre el dogma sino sobre la ley moral establecida.

La norma moral se establece a partir del dogma por lo que no puede contradecirla. Sin embargo, una revelación particular puede eximir de su cumplimiento al ser en el ámbito de la Fe donde se origina el precepto moral. Lo mejor no es enemigo de lo bueno y cuando se habla de una moción del Espíritu Santo no es para cometer un mal sino para realizar un acto mejor. Esa moción no sólo se manifiesta en la conciencia como fruto del diálogo interior ya que puede darse por motivaciones más básicas (como los que no toman un avión que finalmente se estrella)

El mismo Pío XII toma la decisión de no denunciar, en cada momento, los crímenes que se cometían durante el régimen nazi (hasta hace poco nos hemos enterado de la cantidad de sacerdotes recluidos en Dachau). ¿Significa eso que obviaba la norma moral transgrediendo el deber de ayudar al necesitado? No, significa que callar, entonces, era la decisión que mejor podía adoptar para no incurrir en un mal peor (como los acontecimientos demostraron).

Existen normas para evitar el pecado porque la transgresión nace del conocimiento de la ley (comieron del árbol prohibido y se vieron desnudos) pero no hay normas para la adquisición de la virtud por ser éstas un don gratuito de Dios. Se habla de una mínimas "normas" de prudencia en el enjuiciamiento de los actos pero todos sabemos que la prudencia o ponderación en el juicio no admite norma alguna.

De una norma se deducen derechos y obligaciones pero de igual forma que uno puede no ejercitar su derecho también puede abstenerse de una obligación en orden a un bien superior, como ocurre con aquellos que convencidos de un matrimonio nulo se mantienen unidos por el bien de los hijos sustrayéndose del deber de interrumpir la vida marital. Es decir, la guía del Espíritu Santo se deja traslucir de diversas formas, tanto dentro como fuera del ámbito de la conciencia, y el acomodo es una de ellas.

_________
A.G.:
La palabra norma es de rango inferior a ley, utilizarla en exceso para hablar de la ley moral no es bueno, porque nos sumerge en la atmósfera convencionalista del personalismo. Y esto es lo que hace Rahner y A.L., sobrecargar el concepto de norma para minimizar el concepto de ley.

La cosa es mucho más clara de lo que Rahner propone con su verbosidad. La elección entre opciones buenas, en un caso concreto y específico, es ejercicio de la libertad moral, no un acto de una moral propia que vale sólo para uno.
08/06/19 11:40 PM
  
Soledad
Es una delicia leer algunos comentarios, aprender de otros es sumamente gratificante. Los ejemplos de Palas Atenea esclarecedores y muy prácticos a la hora de aplicar la Ley Moral universal a casos particulares, desde la excelencia, no desde la transgresión a las leyes de Dios. Chapeau!

Mi comentario es para hacer una pregunta, y sacar una conclusión, burda si se quiere. NO entro en el debate, no estoy cualificada.
Agradecería me aclarase un punto, que de ser cierto, explicaría la cascada de errores continuos y porque esta moral de situación.

RAHNER funda el ser en el juicio de la conciencia?. Si es así esto se parece al"pienso luego existo"de Descartes:.el hombre en el centro y su capacidad de conocer la regla que lo mide todo.

La conclusión personal a la que llegó, mirando hacia atrás en mi vida, es que según esta moral individual, por ser únicos, irrepetibles, cuantas decisiones dolorosas, por exigentes me pude evitar. Cuantos atajos (discernimiento, que más bien parecen coartadas) pude aplicar.

Y pongo un ejemplo final, extremo, absurdo y altamente perturbador. En la película "El juicio de Nuremberg" o "El Hundimiento", creo que es Goring quien dice "mi conciencia es el Fuhrer"..
Según veo yo la cosa Dios en su bondad nos deja clara su Voluntad, el grado de descamino es inmenso. Únicos, irrepetibles con el ADN y en nuestra relación con Dios, pero la frontera del pecado, de los "actos intrínsecamente malos" no debe ser sobrepasado. Esto es de cajón. Ni filósofo, ni teólogo, si no eres capaz de ver esta verdad... eres un topo filósofo o teólogo. Vaya cualquiera de las ancianas que rezan el rosario en mi parroquia todos los días ven esta verdad.
09/06/19 10:35 AM
  
Palas Atenea
Horacio Castro: El soldado en cuestión puede no disparar, no disparar a alguien no es pecado. Estamos hablando de lo que es pecado y de lo que no lo es: si es objetivamente pecado no se puede discernir. Imagínate a alguien ante un confesor acusándose de no haber disparado, lo lógico es que el sacerdote le diga que no ha cometido pecado, pero si se acusa de adulterio lo lógico es que le diga que sí. No disparar no necesita perdón ni propósito de enmienda, ser adúltero sí. El problema es meter el discernimiento en lo que siempre ha sido pecado, como el adulterio, las segundas nupcias, el asesinato-que no es la pena de muerte-las relaciones de personas del mismo sexo, el abandono de los padres a su suerte sin preocuparse de ellos, y todos aquellos relacionados con el mandamiento "Amarás a Dios sobre todas las cosas que en el Decálogo son los tres primeros y que, por lo visto, actualmente, carecen de importancia, pero de los que tendremos que responder. Por lo visto todo el mundo es antropocéntrico pero de lo que es debido a Dios nos preocupamos muy poco siendo cristianos y creemos que Dios no nos va a demandar lo que le es propio, Respeto, Adoración y Gloria. ¡Muy equivocados estamos!
09/06/19 11:57 AM
  
carmelo
" vicente
A.L. es Magisterio Papal. No lo olvidemos.".
reflexion personal que es opinion sobre reflexion de unos obispos de una teologia personal, como dice Don Alonso no es magisterio.
Ahora bien el tono de esa reflexión es entendida en clave de murmuración por conferencia de obispos y ya entendida de una sola vez por obispos de Argentina posteada en web de Santa Sede.
Es como si el Espiritu Santo no hablara ya la misma lengua en una Conferencia para unos obispos y para otros si.
Cuando no hay unidad en torno a una verdad el espiritu que se desprende no es el de pentecostes, y eso debe ser mas importante que si una oponión es de X o Y papa.
La verdad es verdad y en El Espiritu Santo debe ser entendida en la Amazonia como en Madrid como en Sir Lanka o New york. No hay anuncios distintos ni 2 espiritus, eso es MURMURACION. La vara de Aroon era puesta para eso, para anular murmura ión no para generarla.
09/06/19 12:55 PM
  
Carlo Pino
Sobre lo que dice Manuel Pérez, me gustaría comentar que si al hecho de autoimponerse deberes morales extra, Rahner lo llama “ética individual”, no vamos muy bien, pues la expresión no refleja adecuadamente la idea que quiere transmitir, ya que el término va más allá del concepto, a no ser que Rahner utilizara la expresión con una intención diferente a la de poner nombre al hecho de autoimponerse obligaciones extra.
09/06/19 1:42 PM
  
Andrés
Yo creo que habría que salir del atolladero de entender la verdad como mera adecuación formal a un modelo. Si no corremos el peligro de racionalizar la ley moral al modo de una ley matemática, error en el que por ejemplo sucumbió E. Husserl.
09/06/19 2:53 PM
  
Pablo
"y separarse, para unirse a otro,". Y separarse uniéndose, eventualmente, a otro, expresa mejor lo que quería decir.

Dice usted que -la elección entre opciones buenas, en un caso concreto y específico, es ejercicio de la libertad moral, no un acto de una moral propia que vale sólo para uno-.

Nunca se menciona una moral propia individual puesto que la Fe es compartida y única. Pero esa Fe se materializa en cada persona de manera distinta, no en su contenido pero sí en su certeza. El espíritu de la norma lleva al Talión, el espíritu de la ley a la Misericordia. Eso fue lo que ocurrió en el juicio de Salomón (no sabemos quién era realmente la madre del niño). Los eximentes de la norma moral son válidos únicamente para el individuo sobre el que se juzga la transgresión y no pueden generalizarse según un cuerpo normativo. Que la elección entre opciones buenas es siempre un ejercicio de la libertad moral queda desmentido por el final de la película "El Abuelo", de José Luis Garci (el abuelo creía haber adoptado a su legítima nieta).

_________
A.G.:
La libertad es elección entre opciones buenas. Porque, no lo olvidemos, la elección de una opción mala no es talmente libertad sino abuso de libertad. La elección, también, de un error involuntario, es una elección errada, pero nada más.
09/06/19 4:20 PM
  
Denisovic
Al menos hay que reconocer en el pensamiento de Rahner, que era "magistralmente" ambiguo. No es ninguna sorpresa; era jesuita. Dicho de otra forma, esto ya no tiene solución
_________
A.G.:
Todo el personalismo filosófico y teológico es ambiguo. También el psicológico.
09/06/19 5:41 PM
  
Palas Atenea
Pablo: Una película jamás puede desmentir nada. "El espíritu de la norma lleva al Talión, el espíritu de la ley a la misericordia" es el ese tipo de frases que no se entienden bien, ignoro si la frase es tuya o es de otro, pero si el espíritu de la ley es aquello que está en el transfondo y permite que una persona se divorcie y otra no será difícil demostrar en qué consiste ese fondo común y de que manera se le puede llamar ley. Es más, una ley aplicada de esa forma tendría muchos problemas con la Justicia, y la Justicia es también un atributo de Dios. El justo y el misericordioso pueden ser la misma persona, pero en las religiones monoteístas, no solo en el cristianismo, el justo es aquel que sigue la ley de Dios y, si esa ley es elástica, cualquiera puede ser un justo. En el AT los justos tienen una características muy determinadas. El apelativo misericordioso, que hoy tanto se emplea, en el NT nunca se aplica a una persona, la que se aplica es justo, verbigracia San José, pero pocas cosas verás en lo que conocemos del Esposo de la Virgen que impliquen una interpretación subjetiva de la Ley de Dios, más bien lo que se ve es una aplicación literal, lo que no implica que ignorara la misericordia. La parábola de la misericordia es la del "Buen Samaritano", pero en la acción del samaritano no hay nada que llame la atención como particularismo, muchas personas que salvaron judíos durante la IIGM, al preguntarles por la razón de su peligrosa decisión, mencionaron, precisamente, esa parábola porque hicieron lo mismo (literalmente lo mismo). Hasta a Jesucristo se le aplica la palabra Justo, el Justo entre los justos. Que hoy en día la palabra justo no se emplee ya quiere decir algo sobre las intenciones subrepticias de querer saltarse la justicia oponiendo a ella un falso antónimo: la misericordia. Jamás la misericordia se ha opuesto a la justicia.
09/06/19 6:59 PM
  
Horacio Castro
Palas Atenea. Con tu objeción me das un ejemplo de “lógica individual”. A lo que voy es que, a mi juicio incumpliendo un Mandamiento, algunos soldados dispararían creyendo cumplir la ley de Dios. Otros católicos en un jurado declararían la culpabilidad de un acusado a sabiendas de que así se le podrá aplicar la pena de muerte. Además, el pecador lo es porque tiene conciencia de su pecado. También es cierto que hay éticas eternas que el hombre recibe con la capacidad llamada sindéresis inscrita en su alma.
09/06/19 7:31 PM
  
Andrés
Estimado David, según la RAE el significado de ambiguo es:
"Comportamiento, hecho, palabra o expresión que puede entenderse o interpretarse de diversas formas"
Las actuaciones de los hombres están lastradas de ambigüedad. No se puede emplear este término de forma peyorativa, pues aunque hay una ambigüedad indeseable hay otra ambigüedad inevitable.
Por ejemplo, es muy difícil acertar siempre en la educación de los hijos, hay decisiones que tenemos que tomar y resultan desgarradoramente ambiguas.
Por otro lado no comparto su propensión a meter a "todo el personalismo en el mismo saco".
Creo que hay notables diferencias, yo personalmente prefiero a Ratzinger que a Rahner.


_________
A.G.:
La ambigüedad es mala cuando produce confusión, incertidumbre, o mueve a error. La teología de Ratzinger no me apasiona, aunque yo también la prefiero a la de Rahner.
09/06/19 8:38 PM
  
Palas Atenea
Me gustaría que alguien me hiciera la caridad-expresión antigua pero muy católica-de decirme en qué parte de la Biblia, sea el AT o el NT, se califica a una persona como misericordiosa. Como no soy protestante, que suelen sabérsela de memoria, puede habérseme pasado el detalle, pero yo siempre he creído que la Misericordia es un atributo de Dios. En los salmos muchas veces alguien se califica de justo, pero de misericordioso, que yo sepa, nunca. Dios Misericordioso es una apelación común para dirigirse al Altísimo, pero no a las personas. Me pregunto cuando ha desaparecido la Caridad, que es una virtud teologal, y ha aparecido la Misericordia como sustituta cuando la Misericordia solo puede ser ejercida por alguien superior a un inferior. Existen las Obras de Misericordia, efectivamente, pero el adjetivo aplicado a una persona es una deriva claramente modernista porque el modernismo despreció, por influencia de la Ilustración, la Caridad y se inclino, magnánimamente*, por la Misericordia bajo el nombre de Altruismo. Desplazó la Misericordia Divina a los hombres porque los hombres han ocupado el lugar de Dios. Tengo 75 años y en mi infancia jamás oí calificar a nadie de misericordioso y en este momento me encuentro a la misericordia hasta en la sopa. Alguien debería explicarme qué ha pasado.
*Comte podía calificarse a si mismo como magnánimo porque ya estaba revestido de una superioridad que le permitía hacer eso, yo no puedo ser magnánima porque soy una mindundi y la magnanimidad es cosa de seres superiores por autoridad o gobierno.
Estamos pervirtiendo el lenguaje y con él los significados.
09/06/19 10:53 PM
  
Lucas
Lc 6, 27-38. Sed misericordiosos como vuestro Padre es misericordioso.

En cambio, a vosotros los que me escucháis os digo: Amad a vuestros enemigos, haced el bien a los que os odian, bendecid a los que os maldicen, orad por los que os calumnian. Al que te pegue en una mejilla, preséntale la otra; al que te quite la capa, no le impidas que tome también la túnica. A quien te pide, dale; al que se lleve lo tuyo, no se lo reclames. Y como queráis que la gente se porte con vosotros, de igual manera portaos con ella. Pues, si amáis a los que os aman, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores aman a los que los aman. Y si hacéis bien solo a los que os hacen bien, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores hacen lo mismo. Y si prestáis a aquellos de los que esperáis cobrar, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores prestan a otros pecadores, con intención de cobrárselo. Por el contrario, amad a vuestros enemigos, haced el bien y prestad sin esperar nada; será grande vuestra recompensa y seréis hijos del Altísimo, porque él es bueno con los malvados y desagradecidos. Sed misericordiosos como vuestro Padre es misericordioso; no juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados; dad, y se os dará: os verterán una medida generosa, colmada, remecida, rebosante, pues con la medida con que midiereis se os medirá a vosotros».
10/06/19 12:45 AM
  
Pablo
Palas, la ley procede de Dios, la norma del hombre y por ese motivo ante un "No matarás" el hombre lo hace en defensa propia. Todos los mártires tienen la posibilidad, aunque no la certidumbre, de no morir a esta vida si reniegan de Jesucristo.

Dios no necesita castigar al hombre, pues su Justicia es su Misericordia (hasta setenta veces siete hay que perdonar y eso puede resultar insoportable para algunos), pero si lo permite es para impedir un mal mayor. Ya sea sobre los culpables, para que no sigan haciendo daño, o sobre los inocentes para evitar la condenación de los primeros.

No niego ni la observancia de la Ley de Dios ni la derivación normativa de esa Ley pero sí digo que el "No cometerás adulterio" puede -no quedar- resuelto por la razón ética o moral, norma material, enunciada por el hombre. En ese punto interviene la luz del Espíritu Santo.

Creo que por eso FC permite la cohabitación (razón espiritual) entre los anteriormente casados pero no su ayuntamiento carnal (razón material). Algunos hablan de la necesidad de relaciones íntimas por el bien de los hijos pero yo no lo he visto escrito en AL ni tampoco que sea exigible en los matrimonios.

Como decía aquél, el corazón tiene razones (espirituales) que la razón (material) no entiende. Pero esas razones sólo pueden venir de lo Alto. Si alguien mantuviese relaciones maritales con quien no es legalmente su esposa (juramento nulo en conciencia...pero consumado) muy seguro debería estar de su decisión (en contra de los testigos y del sacerdote), sin poder nunca hacerse extensible al resto de las parejas no canónicas.
10/06/19 1:05 AM
  
Ricardo de Argentina
Palas, dices una gran verdad: la deriva de falsa misericordia que ha inundado el discurso eclesiástico de las últimas décadas, y que se ha acentuado de manera dramática últimamente, da la medida de la irrupción del lenguaje modernista (léase : herético) que se ha impuesto sin que mediara contención de ningún tipo, antes bien, ha sido abiertamente estimulado.

La Misericordia, como bien dices, sólo puede ejercerla un superior que imparte Justicia. De lo que se deduce, por un lado, que no corresponde "misericordiarse" entre pares, y por otro lado, que no se concibe Misericordia sin Justicia.

El aberrante lenguaje eclesial al uso pretende, en cambio, imponernos una misericordia tipo virtud teologal, cosa que debemos rechazar absolutamente. Porque no sólo que esta falsa misericordia se nos quiere vender como sustituto de la verdadera y católica Caridad, sino que agravando la cosa, la tal falsa misericordia anularía la Justicia Divina, a la que se la llega a considerar como una "crueldad" de parte de Dios.
Lo cual es disparatado, pero por sobre todo, herético.
10/06/19 5:33 AM
  
Palas Atenea
Horacio Castro: Ningún católico que sea jurado puede interpretar a su gusto las pruebas para que declaren a nadie culpable con la intención de que se la aplique la pena de muerte. ¡Qué barbaridad es esa! Tiene, simplemente, que averiguar si hay duda razonable o no, y si no la hay declararlo culpable independientemente de la pena que aplique el juez de lo contrario incurriría en pecado mortal.
Un soldado que dispara no incumple la Ley de Dios por la sencilla razón que nadie ha prohibido a los militares o policías ser católicos. No es obligatorio ser pacifista, es opcional, ni Chesterton, ni Tolkien lo eran y el segundo estuvo en el Somme con el 11º Regimiento de Fusileros de Lancashire, como montones de católicos más. Católicos alemanes y austriacos cayeron por el otro lado y los curas castrenses daban los santos óleos a amigos y enemigos. Todos ellos habían luchado por su patria aquí y se dirigían juntos a la Patria Celestial. Me deja estupefacta tanta preocupación por el cuerpo y tanta indiferencia por el alma y más estupefacta todavía en una sociedad que mata inocentes sin necesidad alguna de conflicto bélico.
10/06/19 7:21 AM
  
Luis Fernando
Palas, he aquí algunos ejemplos:
Job 6,14
Quien niega la misericordia al amigo, rechaza el temor del Todopoderoso;

Zacarías 7,9
Esto dice el Señor del universo: Pronunciad sentencias justas y practicad el amor y la misericordia unos con otros.

Mateo 5,7
Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.

10/06/19 7:45 AM
  
Horacio Castro
Palas Atenea. De intenciones hablas tú, yo hablé de selección de jurados y de las consecuencias previsibles de algunas declaraciones de culpabilidad. Además no queda claro a qué te refieres con “de lo contrario incurriría en pecado mortal”. El Catecismo expone la fe, doctrina y moral de la Iglesia. La enseñanza tradicional de la Iglesia no excluye, supuesta la plena comprobación de la identidad y de la responsabilidad del culpable, el recurso a la pena de muerte, si esta fuera el único camino posible para defender eficazmente del agresor injusto las vidas humanas. Actualmente, como consecuencia de las posibilidades que tiene el Estado para reprimir eficazmente el crimen, haciendo inofensivo a aquél que lo ha cometido sin quitarle definitivamente la posibilidad de redimirse, la nueva redacción del n. 2267 del Catecismo de la Iglesia Católica señala que: “"por tanto la Iglesia enseña, a la luz del Evangelio, que «la pena de muerte es inadmisible, porque atenta contra la inviolabilidad y la dignidad de la persona» y se compromete con determinación a su abolición en todo el mundo". Lo que comenté es que hay católicos que tienen convicción sobre que aplicar la pena de muerte no es un acto intrínsecamente malo y otros que sí lo es. Ahora bien, hay otros ejemplos posibles, pero no creo necesario extenderme más porque podría apartarme del tema del post.
10/06/19 2:15 PM
  
Palas Atenea
Gracias, L.F., pero no me refería a eso. Sé que la Misericordia se puede ejercer porque existen las Obras de Misericordia, pero no es un apelativo que los seres humanos se den unos a otros, ni que nadie se presente a si mismo como tal, ni que Jesucristo empleara para definir a nadie. "Bienaventurados los misericordiosos" indica que hay personas que ejercen la Misericordia (como el Samaritano que he nombrado antes) pero en el AT hay salmos escritos por un justo-o en nombre de alguien que se da esa denominación-, del tipo: "Señor, he seguido tus Mandamientos, he sido justo y por eso me persiguen..." etc,...pero nadie se define como misericordioso. Todo el mundo sabe que Job fue un justo, nadie niega esa verdad, por eso el mal que se cierne sobre él parece incomprensible, pero no dice que fuera misericordioso. Es como si esa palabra nos quedara grande, como si nadie se atreviera a denominarse así ni a aplicárselo a otra persona. Caritativo, sí, porque es una virtud, pero misericordioso....¡Dios Misericordioso! en Tu Santo Nombre podemos hacer actos de Misericordia pero aléjanos de pensar en tal cosa como algo que sirva para definirnos. En manos de Dios está la palabra, en las nuestras no.
10/06/19 2:25 PM
  
Palas Atenea
Yo lo que digo es que hay una soberbia luciferina con carita de humildad, si alguien dice que es justo, porque trata de cumplir la Ley de Dios, le llaman fariseo pero ellos van más allá, con la humildad de Lucifer pretenden ser mucho más...pretenden ser misericordiosos perdonando pecados que solo Dios puede perdonar sin necesidad ni de confesión ni de sacerdote mediante una cosa que se llama "discernimiento". Porque, al fin y al cabo, la moral personalista está hecha para eso. ¿Para qué si no?
10/06/19 2:51 PM
  
jorge
Dice:

"una moral individual que afecta al individuo, imponiéndole deberes, como ética suya irrepetible, y que no puede ser considerada como un simple caso, como una mera aplicación individual de una ley universal, colocada bajo las normas universales de la moralidad".

Por definición, la moral es colectiva, su etimología conduce a la idea de costumbres, no de una persona, sino de un colectivo, de un pueble, de una cultura.

Proponer la existencia de una moral individual, una para cada quien, implica excluir el concepto de norma, pues toda norma establece una sanción respecto de su incumplimiento e identifica el sujeto (autoridad) que determina la sanción.

Si hubiera una norma moral individual, la autoridad para modificar la misma (eludiendo alguna disposición sancionadora) e imponer una sanción recae en el propio sujeto que la elabora.

Una filosofía así sólo conduce a la primacía de la voluntad y, por lo tanto, al autoritarismo.

________
A.G.:
En efecto, lo ha expresado muy bien. Matizo que más que el de norma, excluiría el concepto de ley.
10/06/19 7:25 PM
  
Ricardo de Argentina
Excelentes los dos comentarios anteriores.

Jorge señala que "moral individual" es una contradicción en los términos, un imposible. Y con ello, ¡solamente con ello!, dinamita todo el montaje que representa A.L., la cual está basada en una FALACIA.
Como todo el relato de Rahner que le da sustento. Pura sofística.

Lo de Palas está genial. ¡Sí, efectivamente, nos quieren vender un talismán llamado "discernimiento", el cual sería un perdonalotodo de amplio espectro y sin contraindicaciones, al alcance de quienes hayan alcanzado una "fe adulta" que excuse de las prescripciones sacramentales que se necesitaron en los 2.000 años de oscurantismo preconciliar!
De aquí también puede deducirse fácilmente, esta vez por reducción al absurdo, la falsedad de los postulados "amorislaetíticos".
O sea, rahnerianos.
11/06/19 4:09 PM
  
Palas Atenea
Indudablemente aunque la Ley de Dios sea común las circunstancias particulares pueden hacer más difícil su cumplimiento y entonces, por un erróneo concepto de misericordia, queremos hacerla más elástica. No hay más que ver los ejemplos utilizados para introducir leyes anticristianas basadas siempre en ejemplos particulares: la violación o la pobreza para el aborto, el maltrato para el divorcio (cuando es posible la separación siempre que esa persona no se vuelva a casar), etc...y todos sabemos que esas particularidades acaban por dejar de serlo y afectan a muchos, si no por imposición si por contagio. Es decir la destrucción de la Ley de Dios es sustituida por una no-ley que acaba por imponerse como si realmente alguien la hubiese dictado. No hay ninguna ley que prohíba el matrimonio pero el no casarse es ya una opción tan generalizada que más que una opción parece una norma de vida que ha acabado por imponerse sin que ningún legislador la haya dictado (es moral desde el momento que se convierte en costumbre y afecta a una parte importante de la población) pero es una moral negada por la misma población que se empeña en que es optativa aunque se haya convertido en costumbre. Es decir, el olvido de la Ley de Dios, o incluso de la Ley Natural, lleva a la imposición de una no-ley que, en la práctica, también acaba siendo vinculante, porque los que cumplen la Ley de Dios se convierten en los extraños y, por lo tanto, los que quedan fuera de los usos y costumbres. No existe la moral particular, como bien ha dicho Jorge, por lo que por vía del "discernimiento" todo el mundo llega a conclusión más fácil construyendo una moral corrompida que también es para todos y el que se empeñe en no seguirla acaba convirtiéndose en el "maldito" virtuoso que provocó a Caín y, naturalmente, el cumplimiento de la Ley de Dios se acerca mucho al martirio no cruento en ese tipo de sociedad.
11/06/19 8:56 PM
  
Pablo
No existe una moral individual y no veo que AL la proponga (y eso que pocos la han leído completamente). Que la norma moral no admite excepciones es obvio, pero no lo es que no admita eximentes. Sin necesidad de abundar, se pueden enumerar algunos: el privilegio petrino (matrimonio rato, no consumado), el privilegio paulino (matrimonio entre personas de Fe distinta o no creyentes), la dispensa para nupcias entre personas con lazos de consanguinidad, la no obligación de ayuno y abstinencia para los enfermos, la muerte del contrario en legítima defensa...

Quizá el problema sea saber cuándo habla el Espíritu Santo y cuándo no lo hace. Podrían aducirse razones psicofísicas que justificasen las relaciones íntimas entre los no casados sacramentalmente pero no dejaría de ser un motivo puramente material o natural. Es la razón sobrenatural la que impera sobre las relaciones entre los no casados. No es tanto la prohibición de relaciones conyugales por un matrimonio anterior, nulo en conciencia, como el hecho de no existir un vínculo sobrenatural entre los que cohabitan.

El Espíritu Santo confirma en la Fe por medio del sacramento de la Confirmación repartiendo sus dones y carismas entre los bautizados. Sin embargo, el atar y desatar queda restringido al sucesor de Pedro y al Colegio apostólico. Por mucha sabiduría, consejo, prudencia que pueda denotar una persona nunca será equiparable a la que recibe el obispo de Roma y los demás obispos en su ordenación.

La fundamentación del privilegio paulino, puede sonar a arbitrariedad de la autoridad eclesiástica, se puede encontrar en la interjección de los judíos ante la exigencia del matrimonio indisoluble -¡quién podrá soportarlo¡- siendo la respuesta "para Dios nada es imposible". Es decir, entra en juego el grado de certeza en la Fe, o simplemente Fe. Por lo tanto, desde tiempo inmemorial ha existido el eximente de las obligaciones propias del sacramento para aquellos que en su recepción ya flaqueaban en la Fe. Pero claro, no hay una norma que nos pueda decir cuál es el grado de certeza o profundidad en la Fe para acogerse a esta dispensa y formar un matrimonio verdaderamente cristiano. Por ello, la necesidad de discernir para no engañar y no engañarnos.

_________ _________
A.G.:
El asunto es mucho más sencillo: el fin no justifica los medios, nunca es lícito un acto intrínsecamente malo, quien está en adulterio público y manifiesto no puede comulgar.
11/06/19 10:59 PM
  
carmelo
esto es lo que están ensenando en las escuelas católicas en 2019:
https://pa.susaetainteractivo.org/civ7-e/#civ7/page54-page55
pagina 54:
“en la religión católica, recientemente se ha hecho una excepción para disolver el matrimonio y es que la persona interesada puede enviar una carta al vaticano, exponiendo sus rayones y luego de un largo proceso hasta que se obtiene una respuesta acerca de la disolución. El matrimonio civil se puede disolver con la figura del divorcio"

Esta enseñanza no tiene nada que ver con Nulidad, ademas fomenta el adulterio la división y el divorcio. Crea confucion y murmuración contra los mandatos de Dios "sera Uno", y lo mas peligroso pone a los hijos contra los padres o los padres contra los hijos, unos contra otros.
Esta generación, todos se nos va a pedir cuenta!
12/06/19 3:29 PM
  
Luis Fernando
Pedro y los apóstoles no pueden atar y desatar la ley de Dios, a la que están sujetos. La autoridad de los apóstoles, y tanto más la de sus sucesores, está subordinada a la de Cristo y su evangelio.
Por eso mismo san Pablo advierte que si él, que era apóstol, o un ángel del cielo, predica otra cosa, sea anatema.
Y el que niega eso tiene un concepto de la Iglesia, del ministerio petrino y de todo calcado al de sectas como los Testigos de Jehová.
12/06/19 4:52 PM
  
Néstor
Es que una ética individual y la falta de ética es lo mismo. Dice Rahner que no contradice la norma universal. Pero suponemos que se distingue de ella, porque si no, no sería individual. ¿Y cómo se distingue de la norma universal, si no es contradiciéndola? La norma universal dice, por ejemplo, "no matarás al inocente". ¿Cómo se distingue de eso la moral individual, sino admitiendo que en ese caso particular sí se puede matar al inocente? De lo contrario, sería, según Rahner, una "mera aplicación" de la norma universal al caso particular. ¿Y cómo no contradice eso la norma universal?

Saludos cordiales.
13/06/19 2:18 AM
  
Néstor
No existe el matrimonio "nulo en conciencia". El adulterio no requiere el sacramento del matrimonio entre los esposos, el matrimonio es ante todo una institución natural y el adulterio se define por relación a él. Es cierto que entre bautizados el único vínculo válido es el sacramental, pero si cometen adulterio no es por falta de vínculo sobrenatural con su pareja adúltera, sino porque uno de ellos al menos está casado con otra persona. Y es adulterio, objetivamente considerado, lo que realizan los mal llamados "divorciados vueltos a casar", no una inmoralidad sexual genérica.

Saludos cordiales.
13/06/19 2:28 AM
  
carmelo
interesante Nestor "maritimonio Nulo en conciencia".
la consecuencia de ese juego de el "discernimiento" es que al solo ser nulo en conciencia se esta regularisando o instituyendo una segunda nupcia es decir un nuevo Sacramento dee la conciencia un 8 vo sacramento.
esto sin mencionar que la conciencia se conviwrta en la "extrema unsion" donde no necesite ni siquiera dejar de sostener el pecado teniendo capacidades de reconocer que falta la norma general. Seria este el 9no dogma.
La Eucaristia en este caso, para esta determinada Secta seria como el premio a perceverar en el mal intrinceco guardando cierta Paz como reflejo del amor al projimo.
Todo esto hace 10 años quien pensaria que se estubiera discutiendo?
13/06/19 3:10 PM
  
Horacio Castro
Néstor , lo que Ud. comenta es suficientemente claro respecto a la aplicación de la pena de muerte según muchos católicos. El hecho comprobable es que también muchas personas católicas individualmente aceptan actualizar la norma universal considerando ya inadmisible la pena de muerte. La decisión moral es individual aun para cumpir este Mandamiento recibido. Me parece interesante la distinción. Respecto a que en la Iglesia, entre bautizados el único vínculo matrimonial válido es el sacramental, no puede haber dudas. Hablamos de la unión de bautizados en condición de solteros. En Amoris Laetitia se recomienda el acompañamiento de las personas abandonadas, separadas y divorciadas, subrayando la importancia de la reforma de los procedimientos para el reconocimiento de los casos de nulidad matrimonial. No se conoce la cantidad de divorciados vueltos a casar civilmente que reclaman recibir la Sagrada Comunión en su situación. Obviamente deben ajustarse a lo que disponga la Iglesia, incluso para una declaración de nulidad si correspondiera. Si hay cambios al respecto perdurarán o serán suprimidos en su momento por los pastores responsables de la Iglesia católica.
13/06/19 5:51 PM

Esta publicación tiene 2 comentarios esperando moderación...

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.