15.01.17

La Era de la Posverdad: la razón ha muerto

En 1979, los Monty Python estrenaron La Vida de Brian. Por aquel entonces, nadie había oído hablar, al menos en España, de la ideología de género. Sin embargo, no me negarán que el sketch que les enlazo aquí resulta de una actualidad asombrosa:

Lo que en la España de 1980 provocaba hilaridad ahora, en 2017, es lo “normal” y, si te atreves a cachondearte del tema o lo criticas, acabarás con sanciones administrativas o con denuncias ante la fiscalía por homofobia o por incitación al odio.

“Es un símbolo de su lucha contra la realidad", afirma el líder del Movimiento Anti-imperialista. Stan quiere ser Loretta y defiende su derecho a parir. “¿Donde vas a gestar al feto? ¿En un baúl?". En los años 80, no se habían desarrollado como hoy en día las técnicas de reproducción asistida ni se habían “inventado” los vientres de alquiler. 

Los Monty Python se adelantaron a su tiempo y hoy en día deben ser reconocidos como auténticos precursores de la Era de la Posverdad. Los posverdadianos no se preocupan de la realidad: cuando la realidad no encaja en su marco de ideas preconcebidas, simplemente se inventan una realidad distinta que se adapte a sus preferencias.

Leer más... »

16.12.16

Quiero ser modernista posverdadiano

Está decidido: quiero ser modernista. Después de tantos años, por fin he descubierto mi verdadero caminio. Ya está bien de verdades dogmáticas, propias de fanáticos integristas. Yo pertenezco a la Era de la Posverdad, que es la palabra de moda: la palabra del año para el Diccionario Oxford (registraré el término «posverdadiano» en la Sociedad General de Autores). ¿Que no habían oído hablar de esta palabra? ¿Que no la conocían? Están ustedes out. No están en la onda (ni buena ni mala: si la tienen buena, mándenmela). Han quedado ustedes desfasados, anticuados, carrozas, carcas… Permítanme humildemente que les ilustre: la posverdad significa que los hechos objetivos importan un bledo; lo que cuenta es lo que cada uno sienta o crea.

La posverdad representa el triunfo final del subjetivismo absoluto sobre la verdad objetiva. La validez universal de la norma moral objetiva ha quedado definitivamente abrogada. Algo es bueno si yo opino y siento que es bueno; y es malo, si siento lo contrario.

Otro tanto sucede con la percepción de la realidad. No existe una realidad objetiva, sino tantas realidades virtuales como individuos. Si yo me siento un pez y creo que soy un pez, entonces ¿por qué no voy a ser un pez? ¿Qué más da lo que diga la biología? La verdad científica no importa: solo cuenta lo que yo siento, lo que yo creo, lo que yo opino o lo que yo quiero. Esto es una especie de egolatría narcisista y hedonista. La posverdad, como diría mi buen amigo Néstor Mora, es líquida y poliédrica: es el triunfo de Matrix.

Leer más... »

4.12.16

Vigilia de la Inmaculada y Consagración al Corazón de María

El próximo miércoles, 7 de diciembre, recibiremos en nuestro Colegio a la Patrona de Puerto Real, la Santísima Virgen de Lourdes. El programa de actos será el siguiente:

  • A las ocho de la tarde, se celebrará la Santa Misa de Vísperas de la Inmaculada en la Iglesia Prioral de San Sebastián.
  • Al finalizar la Eucaristía, sobre las 20:45, la imagen de la Virgen de Lourdes saldrá en procesión de antorchas hacia el Colegio y por el camino se rezará el rosario.
  • Hacia las 21:15, nuestra Madre llegará al Colegio y se rezará la Vigilia de la Inmaculada en el Patio Blanco, organizada por el Grupo Joven de la Asociación de la Virgen de Lourdes.

Como broche final de la Vigilia, procederemos a la Consagración del Colegio al Inmaculado Corazón de María. Recordemos que el lema del pontificado de San Juan Pablo II fue Totus Tuus: “Soy todo tuyo, y todo lo que tengo es tuyo, Oh Santísimo Jesús, a través de María, tu Santísima Madre”.

Leer más... »

20.11.16

La Batalla Final

 

El sábado 15 de octubre de 2016 tuvo lugar en el Cerro de los Ángeles la consagración al Sagrado Corazón de Jesús de la Fundación Educatio Servanda. Consagrábamos todas las obras de la Fundación y nos consagrábamos todos nosotros: yo también.

¡Qué momento de gracia!

Leer más... »

22.10.16

Halloween

CIRCULAR: Halloween

 

Queridas familias:

Alguna madre se ha dirigido a mí para preguntarme por el asunto de esa “fiesta” importada que llaman “Halloween”. En nuestro Colegio no celebramos “Halloween”. Como saben ustedes, este es un Colegio católico y nosotros celebramos la Fiesta de Todos los Santos el día uno de noviembre y el Día de los Difuntos, el dos.

Evidentemente, a simple vista resulta mucho más divertido hacer una fiesta de disfraces con los niños que ir a misa o visitar cementerios. Pero no siempre lo que aparentemente es bueno (o inocente) lo es de verdad; ni siempre lo que parece desagradable o aburrido, lo debemos evitar a toda costa. Podemos encontrarnos en nuestro día a día con cosas atractivas y apetecibles que pueden resultar mortales y venenosas (“No poner al alcance de los niños”: el otro día vi ese letrero en el envase de unas pastillas para el lavavajillas con un colorido realmente atrayente para un niño pequeño); y, en cambio, ponerse una inyección o una vacuna puede resultar muy doloroso y desagradable para un niño, pero le puede salvar la vida y, aunque el niño llore, no dejamos de ponérsela.

La fiesta de Halloween, con sus disfraces de brujas y monstruos, se está importando de la cultura anglosajona y resulta completamente ajena a las tradiciones españolas. En clase de inglés, se hará referencia a “Halloween” y se les explicará en qué consiste esa tradición británica y norteamericana. Pero nosotros no vamos a celebrar nada que tenga que ver con todo eso. Entre otras cosas porque, evidentemente no creemos en brujas, fantasmas ni patochadas similares.

Yo les invitaría a comer “huesos de santo”, buñuelos o castañas; y a visitar el cementerio para rezar por sus difuntos para que el Señor los tenga en su gloria. Los disfraces me atrevería a sugerirles que los dejaran mejor para Carnaval, que es una fiesta mucho más gaditana. No nos dejemos colonizar por las modas americanas y honremos la memoria y las tradiciones de nuestros antepasados. Ese es mi consejo: pero cada uno es muy libre de celebrar lo que estime oportuno en su casa. Faltaría más.

Atentamente,

 

Pedro L. Llera Vázquez

Director