15.09.19

Por un pacto educativo global

Sábado, 14 de Septiembre de 2019. Exaltación de la Santa Cruz

 PRINCIPIO Y FUNDAMENTO

“El hombre es criado para alabar, hacer reverencia y servir a Dios nuestro Señor y, mediante esto, salvar su ánima; y las otras cosas sobre la haz de la tierra son criadas para el hombre, y para que le ayuden en la prosecución del fin para que es criado. De donde se sigue, que el hombre tanto ha de usar dellas, quanto le ayudan para su fin, y tanto debe quitarse dellas, quanto para ello le impiden. Por lo qual es menester hacernos indiferentes a todas las cosas criadas, en todo lo que es concedido a la libertad de nuestro libre albedrío, y no le está prohibido; en tal manera, que no queramos de nuestra parte más salud que enfermedad, riqueza que pobreza, honor que deshonor, vida larga que corta, y por consiguiente en todo lo demás; solamente deseando y eligiendo lo que más nos conduce para el fin que somos criados.”

Principio y Fundamento. Ejercicios Espirituales, San Ignacio de Loyola

He sido creado para Dios. Y no me importa vivir más o menos. No me importa absolutamente nada tener más dinero o menos: de hecho, he vivido toda mi vida con lo puesto y vivo prácticamente con una mano atrás y otra adelante. No prefiero tener salud a estar enfermo: la enfermedad puede ser mejor que la salud siempre y cuando contribuya a que el sufrimiento sirva de reparación por mis muchos pecados. No me da más tener prestigio que dejar de tenerlo; y si tienen que injuriarme, mentir sobre mí, insultarme o despreciarme en público o en privado, lo doy por bien empleado con tal de que todo ello contribuya a conducirme al fin para el que he sido creado: amar a Dios, alabarlo, adorarlo y servirle. Lo único importante es dar gloria a Dios. Y todo lo demás será bueno en tanto en cuanto contribuya a la mayor gloria de Dios y a la salvación de las almas, empezando por la mía.

                       Tomad, Señor, y recibid
                       toda mi libertad,
                       mi memoria,
                       mi entendimiento,
                       y toda mi voluntad,
                       todo mi haber y mi poseer.


                       Vos me lo disteis.
                       A Vos, Señor, lo torno.
                       Todo es vuestro,
                       disponed todo a vuestra voluntad;
                       dadme vuestro amor y gracia,
                       que con ésta me basta.

La gracia de Dios me basta. No necesito nada más. Todo es tuyo, Señor. Te ofrezco todo lo que soy: toda mi libertad, toda mi memoria, mi entendimiento, mi voluntad; todo lo que tengo y todo lo que soy.

Solo necesito tu amor, Señor. Solo necesito tu gracia para que Tú, Señor, transformes mi corazón en el Tuyo y así poder amarte sobre todas las cosas y amar al prójimo como Tú quieres que sea amado.

Leer más... »

8.09.19

En el Día de Asturies

 

El 8 de septiembre, fiesta de la Santina de Covadonga y Día de Asturias, es un día complicado para los asturianos que estamos fuera. Se acumulan los recuerdos, se amontona la nostalgia y se forma un nudo de lágrimas en el corazón que amenaza con anegarte los ojos con ese orbayu que te cala de morriña hasta los huesos del alma.

Leer más... »

3.09.19

Mantened la Esperanza

Parece que todos los días te levantas con una noticia mala o un escándalo nuevo. Y todo te lleva a perder la esperanza: inmoralidades, abusos, pecados contra el sexto mandamiento; curas y obispos pro-LGTBI que quieren bendecir los pecados que claman al cielo; documentos que afirman que todas las religiones son queridas igualmente por Dios; otros que dicen que puedes comulgar aunque vivas en flagrante adulterio; nombramientos de cardenales que meten miedo al pánico; documentos que dicen, poco más o menos, que la Amazonia es el paraíso terrenal y que los indígenas amazónicos poco menos que viven libres del pecado original y que tenemos mucho que aprender de su canibalismo, de su vida paleolítica y de la espiritualidad de sus chamanes, que pillan unos ciegos con las hierbitas que se fuman que flipas… Y así vamos tirando día a día… De mal en peor.

Yo sé que hay mucha gente desmoralizada, desorientada, confusa… Hay mucha gente que no sabe qué hacer ante lo que está pasando en la Iglesia. Bueno… Seamos sinceros: mucha gente tampoco. La mayoría pasa de todo. A la mayoría no le importa un bledo lo que pase. La mayoría ni siquiera se entera de nada. Y como llevamos décadas de adoctrinamiento modernista, hay mucha gente a la que todo lo que está pasando le parece fenomenal. Y luego está el sector, llamémosle “oficialista”, que cree que hasta los ronquidos del Pontífice son magisterio infalible y que cuando Francisco orina, mea agua bendita. En fin… “Hay gente pa to”, que decía el torero.

Leer más... »

26.08.19

Hay un océano escondido de bien

Como hijo obediente de la Iglesia, colaboro en la difusión del Documento sobre la Fraternidad Humana por la paz mundial y la convivencia común. Si pinchan el enlace lo pueden leeer completo. Pego aquí un par de párrafos. Pero les recomiendo que lean el documento completo:

Nos dirigimos a los intelectuales, a los filósofos, a los hombres de religión, a los artistas, a los trabajadores de los medios de comunicación y a los hombres de cultura de cada parte del mundo, para que redescubran los valores de la paz, de la justicia, del bien, de la belleza, de la fraternidad humana y de la convivencia común, con vistas a confirmar la importancia de tales valores como ancla de salvación para todos y buscar difundirlos en todas partes.

Yo pensaba y creía firmemente que la salvación para todos venía de Cristo: no de los valores. Es más. Sigo pensando y creyendo lo mismo: no hay otro Salvador que Jesucristo.

Otro párrafo:

La libertad es un derecho de toda persona: todos disfrutan de la libertad de credo, de pensamiento, de expresión y de acción. El pluralismo y la diversidad de religión, color, sexo, raza y lengua son expresión de una sabia voluntad divina, con la que Dios creó a los seres humanos. Esta Sabiduría Divina es la fuente de la que proviene el derecho a la libertad de credo y a la libertad de ser diferente. Por esto se condena el hecho de que se obligue a la gente a adherir a una religión o cultura determinada, como también de que se imponga un estilo de civilización que los demás no aceptan.1

Hoy ha señalado el Santo Padre que «aunque desafortunadamente a menudo es noticia el mal, el odio, la división, hay un océano escondido de bien que crece y nos hace esperar en el diálogo, en el conocimiento mutuo, en la posibilidad de construir, junto con los creyentes de otras religiones y todos los hombres y mujeres de buena voluntad, un mundo de fraternidad y de paz».

Construyamos todos juntos un mundo de fraternidad y de paz. ¿Lo imaginan?

Leer más... »

23.08.19

¿Cisma?

Hace unos días leí la noticia de que la mitad de los católicos norteamericanos creen que la presencia de Cristo en la Eucaristía es puramente simbólica. La otra mitad, obviamente, sí creerá en la presencia real de Cristo en la Hostia Santa. Mitad y mitad. Así está la Iglesia hoy: la noticia es perfectamente extrapolable a toda la Iglesia. Sin ánimo de establecer verdades estadísticas, me parece a mí que, hoy en día, la mitad de los católicos son modernistas y apóstatas y la otra mitad (seguramente menos de la mitad) son verdaderos creyentes. El cisma es real, aunque (todavía) no formal. Pero resulta más que evidente. Mi fe no tiene nada que ver con la del P. James Martin SJ o con la de sor Lucía Caram, por poner solo algunos ejemplos. Mi fe no tiene nada que ver con el Instrumentum Laboris del próximo Sínodo de la Amazonia. Y cuando digo nada es nada.

Los modernistas, en realidad, no creen en nada. Y por supuesto, no creen en la transubstanciación. “Eso es algo del pasado que ya no vale para los tiempos actuales”, dicen los herejes.

La civilización católica es básicamente la Santa Misa. Nosotros creemos lo que celebramos y celebramos lo que creemos. Y el católico quiere vivir en gracia de Dios para ser santo a los ojos de Dios. Así lo dice el Catecismo:

1327 En resumen, la Eucaristía es el compendio y la suma de nuestra fe: “Nuestra manera de pensar armoniza con la Eucaristía, y a su vez la Eucaristía confirma nuestra manera de pensar” (San Ireneo de Lyon, Adversus haereses 4, 18, 5).

Leer más... »