La humanidad está dividida en dos

En el evangelio de ayer, escuchamos:

La Palabra era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre. Al mundo vino, y en el mundo estaba; el mundo se hizo por medio de ella, y el mundo no la conoció. Vino a su casa, y los suyos no la recibieron. Pero a cuantos la recibieron, les da poder para ser hijos de Dios, si creen en su nombre. Éstos no han nacido de sangre, ni de amor carnal, ni de amor humano, sino de Dios.
Jn 1,9-13

La humanidad está radicalmente dividida en dos: aquellos que creen en Cristo y han sido bautizados y aquellos que no. Unos son hijos de Dios -en el sentido de filiación sobrenatural-, otros no. Los que no creen en Cristo son solo hijos del primer Adán. Los que creen son hijos de Dios en el segundo Adán, que es Cristo (1 Cor 15,45) (*). De ahí la absoluta necesidad de predicar el evangelio a todos los hombres. 

Entre los hijos de Dios también se puede establecer una división. Los que viven en pecado y los que viven en gracia. Se entiende que vivir en pecado no es pecar ocasionalmente, cosa que todos hacemos, sino pecar gravemente a conciencia -pecado mortal- y sin intención de arrepentirse y cambiar de vida. Si mueren en ese estado, aun siendo hijos de Dios su condenación es segura e incluso se puede decir que su situación será peor que la de aquellos que nunca creyeron porque nadie les predicó el evangelio.

En uno de sus sermones navideños, San León Magno, Papa, explicó para qué nació Cristo y cuál es el deber de todo cristiano:

Demos, por tanto, amadísimos hermanos, gracias a Dios Padre por medio de su Hijo en el Espíritu Santo, pues, por la inmensa misericordia con que nos amó, ha tenido piedad de nosotros y, cuando estábamos muertos por nuestros pecados, nos vivificó con Cristo, para que fuésemos en él una nueva creatura, una nueva obra de sus manos. Despojémonos, por tanto, del hombre viejo y de sus acciones y, habiendo sido admitidos a participar del nacimiento de Cristo, renunciemos a las obras de la carne. Reconoce, oh cristiano, tu dignidad y, ya que ahora participas de la misma naturaleza divina, no vuelvas a tu antigua vileza con una vida depravada. Recuerda de qué cabeza y de qué cuerpo eres miembro. Ten presente que has sido arrancado del dominio de las tinieblas y transportado al reino y a la claridad de Dios.

Por el sacramento del bautismo te has convertido en templo del Espíritu Santo; no ahuyentes, pues, con acciones pecaminosas un huésped tan excelso, ni te entregues otra vez como esclavo del demonio, pues el precio con que has sido comprado es la sangre de Cristo.


Sermón 1 En la Natividad del Señor, 1.3

Por tanto, que nadie nos engañe. Ni todos los hombres son hijos de Dios en el sentido de filiación sobrenatural, ni todos los hijos de Dios en Cristo se van a salvar por el mero hecho de haber creído. Quien vive según la carne, seguramente morirá en la carne y se condenará. Quien por gracia de Dios vive en Cristo, seguramente morirá en Cristo y se salvará. Esclavos del pecado y condenados o libres en Cristo y salvos.

Ven pronto, Señor.

Luis Fernando Pérez Bustamante

(*) Desde muy temprano (s. II), los cristianos entendieron que al igual que Cristo era el segundo Adán, la Virgen María era la segunda Eva y, por tanto, madre de la nueva humanidad al haber concebido al Salvador. Cristo nos confirma y concede la maternidad de María en la Cruz.

38 comentarios

  
Alonso Gracián
Cristalino. Es una de esas verdades centrales de la fe cristiana que no se predican, que se omiten, que han dejado de creerse.

Estar en gracia o estar en pecado. Salvarse o condenarse. Aquí está todo.
26/12/18 3:35 PM
  
Francisco
Así es. Y la pregunta es... por qué no se predica esto desde las homilías habitualmente? Me quedo sin respuestas...
Paz y bien
26/12/18 3:39 PM
  
Begoña
Gracias, Luis Fernando y a todos los que escribís en infocatólica
26/12/18 4:10 PM
  
Alberto GT
Hay una pregunta que me atormenta y, aunque sé que el sitio no es el adecuado ni el momento, ruego a Dios recibir una respuesta sabia.

Hubo una epoca en que, creyendo que el Dios de los musulmanes era un ídolo como Baal, lo insultaba en mis pensamientos con vejacione e insultos. Un día me confesé de ello diciendo «he tratado a Dios como un ídolo», con cierta intención de que el sacerdote no sospechara toda la verdad y se pensase lo que quiesiera. ¿Esa confesion fue sacrilega e inválida?

PD: sí, soy astante escrupuloso

Gracias.
26/12/18 5:01 PM
  
Anacoreta
Alberto Gt
Si usted tiene bien claro que Jesucristo, el Señor, es la Palabra de Dios encarnada, Hijo de Dios Padre, consustancial al Hijo, y que por medio de este Hijo, Jesucristo, se nos fue devuelta la filiación al Padre como hijos adoptivos, ya que por el pecado la habíamos perdido, no sé qué problema puede usted tener ya que Jesús es el camino, la verdad y la vida, camino seguro donde no hay ninguna perdida. Y si además tiene la certeza de labios de Jesucristo cuando dijo a los apóstoles al ser preguntado por el Dios que nadie ha visto, que: "Quién me ha visto a mí ha visto al Padre" A este Dios único, "Yo soy el único Dios, allá arriba en el cielo y aquí abajo en la tierra" (Dt 4, 39), no puede usted confundirlo con ningún Baal. Y para evitar confusiones y escrúpulos, caminatas invalidas o nulas, nada mejor que buscar un buen confesor y exponerle su sentir con claridad, para no buscar tres pies al gato; pero si una persona se acerca al confesonario con doble intención, recibirá la cosecha que desde el corazón está sembrando, sin que en ello nada tenga que ver el sacerdote que no está dentro del corazón de esa persona. Mas sencillo, si usted va a un sitio a por rábanos y allí solo suministran patatas ¿de quién es el error si los términos están bien especificados? Como usted comprenderá, a Dios no se le puede engañar. Y Él sí, que conoce el corazón del hombre, por lo tanto si usted se confía en Él y en su inmensa misericordia y ternura con sus hijos, nada ha de temer pues es un buen padre que práctica una excelente pedagogía con sus hijos, a cada uno según su capacidad. Más Amor, imposible. Éste es el Amor que celebramos estos días de Navidad, para que nosotros amemos también.
26/12/18 7:20 PM
  
María de las Nieves
El bautismo nos injerta en Jesucristo morimos y resucitamos con El,y desde el bautismo necesitamos acoger al Espíritu Santo crecer en gracia, y no ser esclavos de pecado.
El cristiano sigue sufriendo en el cuerpo y en el espíritu ,pero este sufrimiento tiene sentido y salida en la cruz redentora,y tenemos la Palabra de Dios y los sacramentos, y la Eucaristia el mismo Cristo sacramentalmente presente.
Sin mí no podéis hacer nada ,así que postrémonos y adorémosle con humildad es el Señor y Adam es la rebeldía y orgullo.
26/12/18 7:22 PM
  
franciscus
Es así de simple y eso hoy a muchos en la Iglesia les incomoda y buscan fábulas para justificar que se fueron por otro lado
26/12/18 7:40 PM
  
Josafat
Es importante aprender a leer en nuestras vidas diarias signos que nos demuestren que estamos en el bando de los salvados.

Urge huir de aquellos hombres de Iglesia que se divierten incitando a la apostasía.
26/12/18 7:50 PM
  
Fuenteovejuna
LF
Coincido que entre los hijos de Dios hay que hacer una división entre los que viven en pecado y los que viven en gracia.
La diferencia está en que para mi habría que hacer otra división entre los que viven en pecado.
De un lado, y como bien dices, yo pondría a los que pecan gravemente y a conciencia sin intención de arrepentirse. Aunque creo que esos son muy pocos.
Del otro lado estarían los que para mi son legión. Me refiero a los que se han construido un dios personal, simpático y bonachón que nunca les reprocha nada, porque quiere todo lo que ellos quieren y desprecia todo lo que ellos desprecian.
Esta legión de malos hijos de Dios no sólo está integrada por la inmensa mayoría de los católicos que gustan disfrutar de los placeres de este mundo y en la otra vida esperan gozar eternamente en el Paraíso, sino que, y esto es lo más grave, también por la mayoría de la jerarquía católica, incluso la que habita entre los muros del Vaticano.
El dios de ellos es tan misericordioso que perdona a todos los que ellos perdonan, pero a la vez también muy severo, porque condena con sumo rigor a todos los que ellos condenan.
No sé cuál es peor de los dos, si el que peca gravemente y a conciencia sin intención de arrepentirse, o el crápula de manga ancha que se inventó una iglesia falsa donde todos tienen cobijo, sean hijos de Dios o del demonio.

---

LF:
En mi opinión, no tienen excusa. La Palabra de Dios es clara. Y la doctrina católica tradicional no está escondida en un caja fuerte inexpugnable.
Y recordemos que si Cristo desprecia a alguien de verdad es a los tibios. Lo dice en el Apocalipsis.
26/12/18 8:58 PM
  
Beatriz Mercedes Alonso (Córdoba - Argentina)
Muchísimas gracias, Luis Fernando, por tan claras enseñanzas.
Quiera Dios que aumente el número de sacerdotes que se animen a comunicar el Evangelio sin respetos humanos.
¡Muy feliz Navidad y un buen año 2018! Que Dios te bendiga y la Santísima Virgen María y San José te protejan siempre.
26/12/18 9:11 PM
  
Palas Atenea
Ya me gustaría a mí oír lo mismo de labios de ciertos sacerdotes. Hoy, fiesta de San Esteban, he tenido que escuchar una homilía sobre el testimonio, ya que el protomártir murió por dar testimonio, y después de oír que San Esteban predicaba a Cristo inspirado por el Espíritu Santo y por eso la multitud le lapidó ha habido un cambio de tercio y resulta que el testimonio que nosotros tenemos que dar es todo lo contrario, es decir molestar lo menos posible. Yo no sé si se dan cuenta de lo que dicen. Hasta pienso que al cura, como comulgo en la boca, me arrodillo en la Consagración y tengo una balconera con el Niño Jesús que dice: "Dios ha nacido" le parezco demasiado "ostentosa". ¡Y yo de miedo de ser demasiado tibia!

---

LF:
Es tiempo de cerrar los oídos a las predicaciones de obispos y curas necios. Se puede aprovechar el tiempo rezando un misterio del rosario o cualquier otra actividad más edificante. Y si hace falta llevar tapones para los oídos, se llevan. Es más, si resulta que se nota mucho que no escuchamos al necio, tanto mejor.
26/12/18 9:19 PM
  
Anacoreta
Ja ja ja, Luis Fernando, por la recomendación a la amiga Palas, ja ja ja. Yo tengo un familiar con un párroco muy modernista, que cuando comienza la homilía, se coloca los auriculares y escucha Radio María o la Misa en gregoriano. Él dice que ofrece ese mal rato por la conversión del cura, y que no pierde la fe de conseguirlo.

---

LF:
Muy sabio tu familiar. Ciertamente muy sabio.
27/12/18 10:40 AM
  
Roblete
La principal ocupación de algunos es intentar convencernos de que lo bueno no es tan bueno y lo malo no es tan malo. No para relativizar, sino para confundir e impedir que se defienda el bien y se denuncie el mal. Muchos, contagiados por esa actitud, consideran la tibieza razonable, pero es principio de ruina. El necio busca la sensatez a mitad de camino entre el bien y el mal.
27/12/18 10:52 AM
  
Luis López
Poder llamar a Dios, padre... ¿Hay algo más hermoso en el mundo?

Sólo los cristianos tenemos esa grandeza. Y esa responsabilidad.
27/12/18 1:02 PM
  
Alberto GT
Escuchar una mala homilía es algo muy bueno. E sun sufrimiento a ofrecer muy grato a Dios. Igualmente ser leal (que no vasallo ni adulador) del Papa es mejor en estos tiempos que en los que los Papas eran más claros en doctrina, pues entonces ser leal era fácil.

---

LF:
Escuchar herejías no es bueno. Nunca.
27/12/18 2:31 PM
  
Ricardo de Argentina
Bien dicho y recordado LF, hay que insistir a machamartillo con estas verdades católicas a modo de antídoto contra tanto veneno buenista con tufillo a fraternidad universal masónica.
27/12/18 4:10 PM
  
Mikel
Gracias LF, tus escritos son de mucho provecho espiritual. A veces me parece que esta prueba por la que atraviesa la Iglesia y esta división de la humanidad entre trigo y cizaña no pueden crecer más, pero me doy cuenta de que mientras sigan acentuándose disponemos de tiempo para afinar el alma y habilitarla para ser receptiva a la guía del Espíritu ante los años de tribulación que le esperan a la humanidad. Yo creo que el Señor nos concede tiempo extra para que se llene el nuevo Arca, el Inmaculado Corazón de María. La copa se tiene que rebosar. Ven pronto, Señor.
27/12/18 6:32 PM
  
Maria Alejandra
Gracias, Luis Fernando. En estos tiempos de confusión, donde muchos quieren convertir la mentira en verdad y el mal en bien, lo importante, creo, es saber en qué bando está cada cual y obrar en consecuencia. Que Dios nos ilumine y ayude a distinguir el polvo de la paja, crecer en Fe, Esperanza y Caridad, y liberarnos de todo y de todos los que nos aparten del Camino, la Verdad y la Vida.

Sagrado Corazón de Jesús, en Vos confío.
Dulce Corazón de María, sed nuestra salvación.
27/12/18 8:44 PM
  
Palas Atenea
Alberto GT: ¡Qué extraño razonamiento el suyo! ¿Desde cuándo es fácil ser leal? La lealtad es una virtud costosa en cualquier circunstancia ¿o crees que en 1920 y 1930 cumplir los Mandamientos, seguir la Tradición y creer en los dogmas era fácil? Pregúntaselo a los cristeros o a los mártires del 36.
27/12/18 9:03 PM
  
DylanBob
No hay nada seguro estimado. Muchos de los que viven de la carne y lo hacen no por ofender a Dios han de salvarse (obvio que no especulan con ello... por eso) Lo que es imposible para los hombre es posible para Dios. Y uno ruega por la salvación de todas las almas. No se sabe bien que ocurre luego de la muerta inmediatamente a ella con cada alma..Sería precioso no ser tan tajante en los juicios y rezar por ellos. POR ALGO LA IGLESIA JAMAS DIJO QUE JUDAS ESTA EN EL INFIERNO. Espero citas.... a ver si me equivoco.

---

LF:
Sí hay cosas seguras. La Palabra de Dios es segura, es "útil para enseñar, para argumentar, para corregir y para educar en la justicia" (2 Tim 3,16)

Yo no digo que alguien en concreto se haya condenado. Digo que los que no mueren en la gracia de Dios se condenan. Pero no lo digo yo. Lo dice la Escritura y la Tradición.

Y por cierto, fue Cristo quien dijo que son más los que se condenan -puerta ancha- que los que se salvan -puerta estrecha-. Fue Cristo quien dijo que quienes no creen en Él ya están condenados. Fue Cristo quien, Ël solo, habla en los evangelios del infierno más que lo que se habla en el resto de la Escritura.
27/12/18 9:28 PM
  
Sancho
Alberto GT:
Pues el dios de los musulmanes les mandó en el corán que no tomen como amigos a los cristianos (ni a los judíos) por ser un pueblo impío, y también perseguir con saña a los asociadores. Los cristianos son considerados como tales por "asociar" a Jesucristo y al Espíritu Santo a Dios, pese a que se trata de un único Dios con tres personas distintas.

En relación a sus insultos y vejaciones a los ídolos, medite sobre esto: "Estos hombres audaces y arrogantes no tienen miedo de blasfemar contra los ángeles caídos, mientras que los ángeles superiores en fuerza y en poder no pronuncian ningún juicio injurioso contra ellos en la presencia del Señor" (2 Pe 2, 10-11). Un saludo.
27/12/18 9:41 PM
  
Antonio Bayardo
Magnífico artículo, como nos tienes acostumbrados. Gracias, Luis Fernando.
Respecto a la duda de Alberto GT. El dios de los musulmanes es un dios falso, pues no es uno y trino, y rechazan a Jesucristo como Dios Verdadero, Hijo unigénito del Padre, su Redención (su muerte en la cruz y su Resurrección) y Su única Iglesia. No es el mismo Dios (es de distinta naturaleza) que en el que, por gracia, nosotros creemos. Es un ser que no existe más que en su imaginación, proviene del dios de la luna de la antigua Arabia, y aunque el falso profeta conoció judíos y cristianos, y elaboró su credo con elementos del monoteísmo de aquellos, es una divinidad diferente y falsa.
Según algunos modernistas existe un conocimiento "gradual" de Dios (no Revelado) en los credos no cristianos. Para San Pablo son doctrinas de demonios.
Insultar dioses falsos no es pecado. Es ocioso e inútil.
27/12/18 10:12 PM
  
ererud
Respecto al tema de los que se salvan y los que se condenan...si no hubiese purgatorio sí pienso que se salvarian pocos y se condenarian muchos.

Pero al haber purgatorio, creo que Dios, sabiendo que una persona se condena para siempre, es misericordioso y salva a muchos, aunque tengan que pasar 1000 años de purgatorio. Eso sí, los que van al cielo directamente sí son pocos.

Recordemos que Dios mismo dice también que es más facil que un camello pase por el ojo de una aguja que un rico se salve, pero luego dice que para Dios todo es posible. Yo pienso que se salvan más que los que se condenan, pero bueno es mi humilde opinión.

----

LF:
Cristo es muy claro. Pocos entran por la puerta de la salvación. Muchos por la de la condenación.
No es opinión. Es lo que Él dijo.
28/12/18 2:26 AM
  
Alejandros
Se avecina otra división en la Iglesia. De hecho ya la estamos experimentando. Vemos como los consagrados y los laicos estamos cada dia más divididos entre nosotros por causa de la predicación del falso evangelio del anticristo.
Ya nos avisó el gran Papa Juan Pablo II:
Siendo aún Cardenal el Papa Juan Pablo II dijo en el congreso eucarístico en Filadelfia: “Estamos ante la confrontación histórica más grande que los siglos jamás han conocido. Ante la lucha final entre la iglesia y la anti-iglesia; entre evangelio y anti-evangelio… pero ahora hemos llegado al final de esta batalla que muy pocos realmente perciben en el mundo actual y que los hace incapaces de discernir los signos de los tiempos y entender lo que está pasando en el mundo de hoy en sus más profundas causas ontológicas, porque viendo no ven, y oyendo no oyen, ni tampoco entienden.” En efecto, en ellos se cumple la profecía de Isaías, que dice: Ustedes oirán una y otra vez y no entenderán; mirando, no verán. Porque el corazón de este pueblo se ha vuelto insensible, han cerrado sus ojos y tapado sus oídos, con el fin de no ver con los ojos y no oír con los oídos, ni comprender con el corazón.

---

LF:
Sí, menos mal que el gran Papa polaco creó cardenales a Kasper, Bergoglio, Ravasi, Danneels, etc, etc.
Si no llega a ser por eso, estaríamos mucho peor, sin la menor duda.
28/12/18 10:23 AM
  
Ricardo de Argentina
Sobre el tema de insultar a los falsos dioses, o ídolos, huelga recordar que es doctrina católica segura que las falsas religiones tienen algo de diabólico. Ahora el ecumenismo reinante y asfixiante nos repite cansino lo de las semillas del Verbo, pero siempre se tuvo en claro que lo que no es de Cristo es de Satanás, ya que el que no junta, desparrama.
Y a Satanás y sus seguidores, gerentes, valedores y viadores se los puede insultar, tal como hacía la grande Santa Teresa cuando decía aquéllo de que "Lo que sale de mi boca es para Dios..."
28/12/18 1:22 PM
  
vicente
DIOS NOS SALVÓ Y NOS LLAMÓ A UNA VIDA SANTA.
28/12/18 10:49 PM
  
Juan Caballero
AAlberto GT.

El concepto islámico de Dios está profundamente equivocado, pues rechazan la doctrina de la Sma. Trinidad, considerando que se trata de Alá, Jesús y María. Rechazan la divinidad de Jesucristo y consideran que no murió en la cruz, y por ello no es el Redentor. Además, es un dios que odia toda la humanidad que no acepta el islam y se goza en ver que los que el Corán considera pecadores se vayan al infierno. Además,. el islam no es una religión como en cristianismo o el judaísmo, porque las supuestas revelaciones a Mahoma son falsas. Contiene muchos aspectos tomados del paganismo. Aunque algunos cristianos creen que el dios del islam es el verdadero Dios, no parece en cuanto que conociendo al menos en parte la doctrina de la divinidad de Jesucristo y la redención la rechaza explícitamente, considero que no es el verdadero Dios.
San Pablo en la Primera Carta a los Corintios, al responder a una duda sobre el tema de comer las carnes sacrificadas a los ídolos, dice que no son nada o son demonios. Por lo tanto, pensar mal del dios del isalm o rechazarlo no es ningún pecado y no hay necesidad de confesar tal cosa en el Sacramento de la Penitencia, a no ser que subjetivamente uno está convencido que es pecado grave. En todo caso, el sacerdote tendría que iluminarle para que supere este escrúpulo. Una persona tendente a los escrúpulos debería de evitar confesar muchos pecados veniales porque eso le puede aumentar los escrúpulos. Ha de atenerse a lo que dice el Catecismo. Recordar también que los pecados veniales se remiten de otras maneras a través de la recepción fervorosa de la Sagrada Comunión, obras de caridad y de penitencia. Sí, la Iglesia recomienda confesarlas también, pero la obligación es confesar pecados graves. No olvidar las tres condiciones para que un pecado sea grave: materia grave, pleno conocimiento pleno consentimiento. En el caso de pecados veniales no es necesario entrar en detalles o circunstancias. Conviene también meditar en la misericordia de Dios, por ejemplo, la Parábola del Hijo Pródigo.
29/12/18 9:48 AM
  
Solis
Mientras se vive en esta carne no podemos dar por hecho nada. Ni salvación ni condenación. De ahí el vivir con el temor de Dios.
Dice San Agustín. De aquel que tanto esperábamos, mañana cambia y se convierte en el peor. De aquel que no esperábamos nada. Mañana cambia y se convierte en el mejor. Sólo hay juicios temerarios.
Peligrosos los juicios sobre nadie

---

LF:
Nadie ha juzgado a nadie. Yo he sido testigo directo de dos arrepentimientos en el lecho de muerte. Personas que llevaron una vida alejada de Dios y que recibieron esa enorme gracia. Y lo contrario, desgraciadamente, también lo he visto.
Por eso hemos de implorar la gracia de la perseverancia final.
Pero lo habitual es que quien vive en gracia, muere en gracia. Y quien vive en pecado, muere en pecado.
29/12/18 5:54 PM
  
Antonio Mª
LOS SANTOS SIEMPRE HAN DICHO QUE SON POCOS LOS QUE SE SALVAN

Antes de las apariciones de Fátima y a Santa Faustina Kowalska los santos dijeron unánimemente que la mayoría va al infierno. Veamos algunas frases de ellos:

“Señor, ¿son pocos los que se salvan? Pero Él les dijo: esforzaos a entrar por la puerta estrecha, porque muchos, os digo, tratarán de entrar y no podrán”, Lucas 13: 23-24

“Porque muchos son llamados, más pocos los escogidos”, Marcos 20:16

“No todos, ni siquiera la mayoría, se salvan” San Agustín, Doctor y Padre de la Iglesia

“El número de los salvados es tan sólo el número de las uvas después de que los viñadores han pasado”, San Juan María Vianney.

“Medita sobre los horrores del infierno que durarán por la eternidad a causa de un pecado mortal cometido fácilmente. Trata duramente para estar entre los pocos que son elegidos. Piensa en las llamas eternas del infierno, y qué pocos son los que se salvan”, San Benito José Labre.

“La mayor parte de los hombres eligen ser condenado en lugar de amar a Dios Todopoderoso”, San Alfonso María de Ligorio, Doctor de la Iglesia.

“Una multitud de almas cae en las profundidades del infierno, y es de fe que todos los que mueren en pecado mortal están condenados por los siglos de los siglos. Según las estadísticas, aproximadamente 80.000 personas mueren cada día. ¿Cuántos de ellos morirán en pecado mortal, y cuántos serán condenados? Porque, como ha sido su vida, también será su fin”, San Antonio María Claret.

“He aquí, ¡cuántos hay que son llamados, y qué pocos que son elegidos! Y he aquí, si no tienes cuidado, tu perdición es más segura, sobre todo porque el camino que lleva a la vida eterna es muy estrecho”, San Juan de la Cruz, Doctor de la Iglesia.

“Muchos empiezan bien, pero pocos son los que perseveran”, San Jerónimo, Doctor y Padre de la Iglesia.

“El número de los elegidos es tan pequeño, tan pequeño, que si fuéramos a saber lo pequeño que es, deberíamos desmayarnos por el dolor”, San Luis María Griñón de Montfort.

”No hablo precipitadamente, como lo siento y pienso. No creo que muchos obispos se salven, los que se pierden son muchos más numerosos”, San Juan Crisóstomo, Doctor y Padre de la Iglesia.

“Lo que voy a decir es terrible, pero no voy a ocultarlo. De esta ciudad densamente poblada con sus miles de habitantes no se salvarán un centenar de personas. Incluso dudo si tanto tantos como eso”, San Juan Crisóstomo, Doctor y Padre de la Iglesia.

“Los salvados son pocos, pero hay que vivir como los pocos, si queremos ser salvos con los pocos de Dios. Muy pocos de hecho lo son aún entre aquellos pocos que desean serlo”, San Alfonso María de Ligorio, Doctor de la Iglesia.

“Si quieres estar bastante seguro de su salvación, esfuérzate por estar entre los más pocos de los pocos. No sigas a la mayoría de la humanidad, sino sigue a los que renuncian al mundo y nunca relajan de día o de noche sus esfuerzos a fin de que puedan alcanzar la eterna bienaventuranza”, San Anselmo, doctor de la Iglesia

“Todas las personas desean ser salvadas, pero la mayor parte no adoptan los medios para ser salvados, caen en pecado y se pierden. De hecho, los elegidos son muchos menos que los condenados; los réprobos son mucho más numerosos que los elegidos”, San Alfonso María de Ligorio, Doctor de la Iglesia.

“Tiemblo cuando veo tantas almas perdidas en estos días. Veo caer en el infierno como a las hojas que caen de los árboles en la proximidad del invierno”, San Juan María Vianney.

“Con la excepción de los que mueren en la infancia, la mayoría de los hombres serán condenados”, San Regimius de Reims.

“¡Ah, cuántas almas pierden el Cielo y se echan en el infierno!” San Francisco Javier.

“El rebaño de Cristo se llama ‘pequeño’ en comparación con el mayor número de los condenados”, San Beda el Venerable, Doctor y Padre de la Iglesia.

“Hay muchos que llegan a la fe, pero pocos que son guiados al reino de los cielos”, Papa San Gregorio Magno, Doctor y Padre de la Iglesia.

“Algunos dirán, es suficiente para que pueda ser salvo. No, dice San Agustín, no es suficiente.

“Si dices que es suficiente, te perderás”, San Alfonso María de Ligorio, Doctor de la Iglesia.

“Muchos religiosos irán al infierno porque no mantienen sus votos”, San Vicente Ferrer.

“Muchas personas van a morir, y casi todos ellos se van al infierno. Así que muchas personas caerán en el infierno”, Santa Jacinta de Fátima.

“El que abusa demasiado de la misericordia de Dios será abandonado por Él”, San Alfonso María de Ligorio, Doctor de la Iglesia.

“A pesar de garantías de que Dios no creó ningún hombre para el Infierno, y que Él quiere que todos los hombres se salven, sigue siendo igualmente cierto que sólo unos pocos serán salvados. Sólo unos pocos irán al cielo, y la mayor parte de la humanidad se perderá para siempre”, San John Neumann.




---

LF:
Muchas gracias por la recopilación de citas
29/12/18 8:38 PM
  
Monasterio
Alberto GT,

No hay que ser tontos del bote; en la siguiente confesión - previo arrepentimiento de los pecados y proposito de enmienda - lo manifiestas nuevamente al Sacerdote en relación a lo que dijiste o pensaste y se lo explicas al Sacerdote pidiendo " perdón a DIOS " por si hubo pecado. Y luego olvidate.

Feliz Año Nuevo 2019. Y recuerda que el Sacerdote también es pecador, y hay que ser claro en la confesión pues es Dios el que nos escucha y el Sacerdote es un medio. Y quien te perdona es Dios a través de la absolución de cualquier sacerdote. Y ya puedes tener muchos pecados y graves o mortales, que con las debidas condiciones, sale limpia del confesionario tu alma y te hace merecedor del Cielo.

Y aprovecho, por los ignorantes o soberbios, cuando les escucho que ellos se " confiesan consigo mismo (?) " y no necesitan a un sacerdote. Pues nada tio o tia, sigue pensando así, y te vas al infierno, si mueres en pecado mortal, tu mismo, sin necesidad de nadie.
30/12/18 12:44 PM
  
Alberto GT
Gracias por las expñocaciones de diversas personas.
30/12/18 9:07 PM
  
Alberto GT
Antonio María,


“Los salvados son pocos, pero hay que vivir como los pocos, si queremos ser salvos con los pocos de Dios. Muy pocos de hecho lo son aún entre aquellos pocos que desean serlo”, San Alfonso María de Ligorio, Doctor de la Iglesia.





Esta frase me seja desesperanzado. Pareceria casi imposible salvarse. Pues si Ligorio considera pocos los que desean salvarse y que de esos pocos aun pocos se salvarán; parecería que afirma que pocos son los que buscan la santidad sinceramente y que aun así la mayoria de eso buscadores sinceros se perderán.

La verdad es que dar este tipo de frases sin hablar de un consuelo es muy peligroso. Puede llevar a la desesperación y caer en la blasfemia contra el Espíritu Santo.

---

LF:
Él no dice que la mayoría de los que buscan la santidad se condenan sino los que quieren ser salvos. Que no es exactamente lo mismo. Por ejemplo, Lutero quería ser salvo y no precisamente por el camino de la santidad.
30/12/18 9:12 PM
  
Solis
Estoy totalmente de acuerdo que no se puede jugar con fuego. Acabas quemandote. Si sueles vivir en gracia. Lo normal que mueras en gracia. Y al revés. El P. Molinié decia: si eres tan humilde para temer, te digo, no temas. Pero si eres tan soberbio para no temer. Entonces te digo, teme. Y hay una poesía que no se muy bien de quien es. Que más o menos dice: la sabiduría bien acabada, consiste en que el hombre en gracia acabe. Porque al final de la jornada el que se salva sabe y el que no no sabe nada...
30/12/18 10:50 PM
  
Alberto GT
Ah vale, gracoas, Luis Fernando.

Es que he leído el sermón «El pequeño número de los que se salvan» de San Leonardo de Porto Mauricio y me había quedado con mal cuerpo. Y aun en psrte lo estoy.
A ver si se me pasa con la Encilcica de Pio XI sobre el Sagrado Corazón.
31/12/18 12:16 PM
  
hornero (Argentina)
Bienaventurados y felices los que celebramos la Navidad. No nos extrañe que el mundo no reciba al Señor y a Su Madre en sus posadas, un mundo que ha vuelto al paganismo. Pero Jesús Niño y la Sagrada Familia toda encuentran siempre una gruta dónde alojarse: el corazón ignorado de los pobres de espíritu, de los silenciosos y despreciados , entre las ásperas paredes de los sufrientes, en el cálido abrigo de los que aman a Dios, Hoy lo recibimos, como entonces, en la fría noche de la negación de Dios, pero también hoy se escuchan los cantos de los Ángeles que anuncian "les ha nacido un Redentor". Desde nuestro interior iluminado por la Luz de la Navidad, serenado por la Paz del Niño, consolado por María y José que contemplan extasiados al Dios con nosotros, recojámonos en esta Gruta que hoy recibe a Cristo Victorioso y a Su Madre que está pisando la cabeza de la serpiente, que aniquilará de modo definitivo y absoluto al dragón, Ella, La Señora Vestida de Sol, que anuncia y prepara la Segunda Venida de Cristo que viene. La Navidad es hoy, no congoja, sino voz de combate, proclama de la Victoria de Cristo, presencia de María que ha iniciado el "Tiempo nuevo", Su Aurora, la que está haciendo manifestarse en nosotros el "hombre nuevo" que ha de edificar con Ella la nueva etapa del Reino de Dios entre nosotros.
01/01/19 8:54 PM
  
92.187.201.55
04/01/19 1:17 PM
  
hornero (Argentina)
LF:
“Sí, menos mal que el gran Papa polaco creó cardenales a Kasper, Bergoglio, Ravasi, Danneels, etc, etc.
Si no llega a ser por eso, estaríamos mucho peor, sin la menor duda.”

Esto demuestra que el mal viene de lejos y no ha podido ser contenido ni por Papas excelentes en sabiduría y en virtud. Desde que Clemente XII condenó la masonería en 1738 hasta la actualidad en que se la ve pasearse ostensible por la Iglesia, el enemigo ha continuado su ataque imperturbable. Por esto viene la Virgen, la Señora Vestida de Sol, ha defender la Iglesia impotente, a llevar contra satanás su ofensiva definitiva y victoriosa. Por esto se resiste a María, a sus actuales manifestaciones extraordinarias bajo todo un listado de argucias que el enemigo sugiere a aquellos de mentes débiles en la fe en Cristo, porque han sido débiles en la fe en María. El dragón ha arrojado de su boca el río de aguas de argumentos especiosos contra la intervención actual de la Virgen (Apoc 12,15), según Ella nos lo explica en sus mensajes dados al P. Gobbi (Movimiento Sacerdotal Mariano). La Iglesia debe crecer en su fe en María, porque NO HAY CRISTO SIN MARÍA, NI IGLESIA SIN MARÍA.
08/01/19 4:13 PM
  
Luis Fernando
Ok, Gabriela, y una vez que te lo he explicado, retiro el comentario porque no es sobre este post.
09/01/19 1:26 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.