4.02.21

(631) Espiritualidad, 9. –Jesucristo, en el camino de la Cruz

 

–Lo raro es que no lo hubieran matado antes.

–Jesucristo nuestro Señor manda en las circunstancias de su vida. Si en Caná dijo al principio de su ministerio público: «Mujer, no ha llegado todavía mi hora» (Jn 2,4), en la última Cena, tres años después, dirá: «Padre, ha llegado la hora; glorifica a tu Hijo» (17,1).

 

El martirio de Jesús se inicia desde que despierta al uso de la razón, y en cierto modo antes, desde que recién nacido es perseguido, y su Madre virginal y San José han de protegerlo huyendo a Egipto. Esta condición martirial, como ya vimos en (625) y en (630), es continua en su vida. En este artículo contemplaré el camino de Cristo a la Cruz a lo largo de su vida pública.

Para ello me he ayudado principalmente con estas obras: la Sinopse des quatre Évangiles, de los dominicos P. Benoit y M.-E. Boismard (Cerf 1965); la Sinopsis de los cuatro Evangelios, del jesuita J. Leal (BAC 124, 1961, 2ed.), y la gran obra Jerusalén en tiempos de Jesús, de Joachim Jeremias (Cristiandad, Madrid 2000, 4ed,). Me he apoyado con frecuencia en el libro de los judíos conversos Augustin y Joseph Lémann, La asamblea que condenó a Cristo (Criterio, Madrid 1999). 

Leer más... »

25.01.21

(630) Espiritualidad, 8. –Jesucristo, escándalo y locura

«Cristo Crucificado, escándalo para los judíos y locura para los paganos»…

–«pero fuerza y sabiduría de Dios para los llamados, judíos o griegos» (1Cor 1,23-24).

 

–Jesús, mártir toda su vida

El pecado del mundo es ignorado por los hombres. Y esto por dos razones: primera, porque en él han vivido sumergidos desde siempre; y segunda, porque en mayor o menor medida son cómplices de ese mal, y están, por decirlo así, con-naturalizados con él.

Leer más... »

17.01.21

(629) Vacunas derivadas de abortos – Biología y Biotécnica (y IV)

 

–¡Por fin!… (y IV)… «Danos, Señor, una noche tranquila y una muerte santa».

–Amén… De todos modos piense que si usted se ha cansado leyendo estos artículos, más me he cansado yo al escribirlos.

* * *

En los artículos precedentes, con ocasión de la pandemia del coronavirus-19, he estudiado las (626) Vacunas derivadas de abortos, la(627) Doctrina de la Iglesia sobre esta cuestión; y (628) otras cuestiones complementarias, incluyendo la Nota de la Congregación de la Fe (21-12-2020) sobre las vacunas anti-Covid-19, publicada pocos días antes iniciarse las vacunaciones masivas.

Leer más... »

2.01.21

(628) Vacunas derivadas de abortos – para el Covid-19. ¿Y para los niños, para ciertos viajeros y otros, qué? (III)

–Perdone, pero no sé si se está repitiendo demasiado.

–Ya puede ser. Cuando uno escribe sobre temas que ha tratado con frecuencia, puede hacerlo con ordenada brevedad. Y no es éste el caso. Pero recuerde que repetitio est mater studiorum: la repetición es la madre de los estudios.

* * *

La discusión sobre la licitud moral de aplicar y recibir vacunas elaboradas con células de abortados se ha encendido actualmente con ocasión del Coronavid-19. Pero otras vacunas del mismo origen fueron y son aplicadas y recibidas desde hace ya decenios sin problemas de conciencia, por ejemplo, en la vacunación de los niños, o como condición exigida para ciertos viajes y en otras circunstancias. 

Leer más... »

21.12.20

(627) Vacunas derivadas de abortos – doctrina de la Iglesia (II)

–Algunos cristianos indignados exigen: ¡que hable la Iglesia!

–La Iglesia ya ha hablado. Ha publicado sobre ese tema varios documentos verdaderos y prudentes.

 

Nuestro Señor y Salvador Jesucristo vino a salvar al hombre, a todo el hombre, en alma y cuerpo. Y es por tanto lógico que los miembros de su Cuerpo, la Iglesia, los cristianos, hayan promovido siempre en favor del hombre no sólo la salud de su espíritu, sino también la de su cuerpo. De hecho, gran parte de los progresos en biología, genética, inmunología, bacteriología, vacunas, y tantas otras ciencias médicas y farmacológicas, han sido logrados por investigadores cristianos. En representación de su gremio innumerable, cito solamente a dos científicos muy notables, Louis Pasteur (1822-1895) y Jerôme Lejeune (1926-1994).

Leer más... »