¿Se está produciendo un calentamiento global antropogénico catastrófico? –2

Comentario del libro: Steve Goreham, The Mad, Mad, Mad World of Climatism –Mankind and Climate Change Mania, New Lenox Books, New Lenox IL USA, 2012.

En el Capítulo 5, Goreham critica otras cuatro conclusiones científicas básicas del climatismo.

1. ¿El dióxido de carbono (CO2) conduce el clima de la Tierra?

Según el climatismo, el CO2 conduce el clima de la Tierra; y, más aún, lo ha conducido a lo largo de toda la historia. La pequeña contribución del CO2 al efecto invernadero atmosférico, que es sólo uno de los muchos procesos físicos de la Tierra, se ha convertido en la explicación de la marcha global del clima, y hasta de los terremotos y tsunamis.

Sin embargo, el clima de la Tierra es un sistema caótico y complejísimo, en el que intervienen cientos de factores, entre ellos la radiación del Sol, los rayos cósmicos de las estrellas, la fuerza gravitatoria de la Luna, las nubes, los volcanes, las corrientes oceánicas, etc. “Sólo cuatro de cada diez mil moléculas del aire son dióxido de carbono. En toda la historia humana, las emisiones de origen humano son responsables de agregar sólo una fracción de una de esas cuatro moléculas” (p. 72). Los océanos tienen más de 250 veces la masa de la atmósfera y retienen unas 1.000 veces más calor. “Pero los climatistas están obsesionados con el efecto invernadero, el calentamiento causado por la absorción de la radiación infrarroja saliente de los vestigios de gas dióxido de carbono” (p. 74). La contribución del CO2 al efecto invernadero atmosférico es de tan sólo el 19%. El 75% corresponde al vapor de agua y las nubes, y el 6% al metano y otros gases. Del 25% correspondiente al CO2 y al metano, sólo un 3% es de origen humano. Por lo tanto, en principio la humanidad es responsable de menos de un 1% del efecto invernadero.

Hacia el final de esta sección, Goreham cita al físico Freeman Dyson, quien sostiene que los modelos de computadoras de los climatólogos describen muy mal el mundo real. Éste “está lleno de cosas como nubes, vegetación, suelo y polvo, que los modelos describen de un modo muy pobre” (ídem).

2. ¿El aumento del CO2 se debe al hombre?

La variación del CO2 de la atmósfera a lo largo del tiempo se estima midiendo la composición de las burbujas de aire atrapadas en hielo o contando el número de estomas de hojas de plantas. Por lo común los climatistas se basan en el primer método. El segundo método ha dado resultados de hasta 400 ppm (partes por millón) de CO2 en el año 500 DC, un nivel superior al actual. Además, ha mostrado cambios de más de 50 ppm por siglo, un cambio que, según los climatistas, sólo puede ocurrir debido a emisiones de origen humano.

Los datos de los núcleos de hielo de la estación Vostok en la Antártida muestran una fuerte correlación entre la temperatura y la concentración de CO2 en los últimos 400.000 años. De allí los climatistas, desestimando la teoría clásica de los Ciclos de Milankovich, deducen que la variación del CO2 ha sido la causa principal de las cuatro edades de hielo y los cinco períodos cálidos interglaciales de esos años. Sin embargo, una mirada más atenta muestra que la concentración de dióxido de carbono, aunque tiene una evolución similar a la temperatura, sigue a ésta con un retardo de unos 500 años, por lo que sus cambios no pueden ser la causa de los calentamientos y enfriamientos. “Lo más probable es que las temperaturas crecientes calentaron los océanos, los cuales luego se desgasificaron de dióxido de carbono, causando el aumento del CO2 atmosférico” (p. 80).

Por otra parte, debido a la Ley de Henry, los 6 mil millones de toneladas de carbono emitidas anualmente por el hombre deben ser vistas en relación, no solamente con los 750 mil millones de toneladas de la atmósfera, sino con los 40.000 miles de millones de toneladas de carbono de todo el sistema del clima.

3. ¿El vapor de agua produce una realimentación positiva?

El dióxido de carbono, por sí mismo, no puede causar un calentamiento global catastrófico. Los modelos del clima alcanzan sus conclusiones alarmantes asumiendo que el vapor de agua multiplica el calentamiento producido por el CO2.

Sin embargo, un conjunto creciente de datos indica que la sensibilidad del clima a los cambios de nivel del dióxido de carbono atmosférico es baja. A) Las mediciones desde satélites muestran que el nivel de vapor de agua atmosférico se mantuvo relativamente constante en los últimos 30 años. B) Recientes publicaciones científicas han sostenido que el efecto del vapor de agua podría ser una realimentación negativa (o sea, una amortiguación del calentamiento), en vez de positiva. C) Los modelos del clima de los catastrofistas (=climatistas) predicen la formación de un “punto caliente” en la tropósfera, centrado sobre el Ecuador; pero las mediciones de temperatura realizadas desde los años ’60 por miles de globos no muestran ninguna señal de ese “punto caliente”.

4. ¿Es correcto ignorar al Sol?

El climatismo sostiene que el Sol es un factor poco significativo en el cambio climático debido al carácter muy constante de su enorme influencia en el clima. De 1610 a 1995 hubo una muy buena correlación entre el número de grupos de manchas solares y la temperatura de la Tierra. La gráfica correspondiente encaja bien con los dos mayores fenómenos climáticos del período: la Pequeña Edad de Hielo y el Período Cálido Moderno. Pero aunque esa correlación era muy alta, los cambios en los niveles de irradiación de la luz solar eran tan pequeños que no parecía que pudieran explicar los cambios de temperatura.

Sin embargo, en los años ’90 científicos daneses (Svensmark, Marsh y otros) encontraron el eslabón faltante del clima: los rayos cósmicos y las nubes. Con base en datos experimentales, Svensmark formuló la siguiente teoría: “La actividad de las manchas solares refuerza el viento solar, o campo magnético solar, el cual bloquea una porción de los rayos cósmicos que entran a la atmósfera de la Tierra. Menos rayos cósmicos significan menos iones creados por colisiones con los gases atmosféricos. Menos iones proveen menos núcleos de condensación de nubes para la formación de nubes de baja altitud. Menos nubosidad de bajo nivel refleja menos luz solar, por lo que más luz solar es absorbida por la tierra y los océanos de la Tierra, haciendo que la Tierra se caliente” (p. 96). Una disminución del nivel de actividad de las manchas solares produce el efecto inverso: un campo magnético solar más débil, más rayos cósmicos que entran a la atmósfera, una Tierra más nubosa y más fría.

Goreham concluye el capítulo subrayando que el mundo es como parece ser: “el Sol, el tiempo y las nubes y los ciclos de los océanos son las fuerzas dominantes que dan forma al clima de la Tierra. El dióxido de carbono, ese gas invisible y vestigial que es culpado de nuestra predicha destrucción del clima, es sólo una parte minúscula del cuadro” (p.99) (Continuará).

Daniel Iglesias Grèzes

Nota: Las traducciones del inglés son mías.


InfoCatólica necesita vuestra ayuda.


Para suscribirse a la revista virtual gratuita de teología católica Fe y Razón , por favor complete y envíe este simple formulario. Recomendamos dejar el formato HTML.
Se enviará automáticamente un mensaje a su email pidiendo la confirmación de la suscripción. Luego ingrese a su email y confirme la suscripción, presionando el enlace correspondiente.

11 comentarios

  
Alf_3
Comentaba el IQ Urbina de la Universidad Autónoma de México, hace unos 25 años, Catedrático de muchas generaciones de Ingenieros Químicos; que en otras épocas de la tierra, cuando era constante la actividad volcánica en que exhalaban grandes cantidades de Cloro, ácido clorhídrico y clorados, así como otra gran cantidad de contaminantes(hoy llamados así); que no produjeron cambios notables en los seres vivientes de entonces, ni modificaron el clima.
El ozono hoy se le considera gran contaminante, pero él rebatía: con éste, se consigue mayor oxidación de la sangre en los pulmones, que es su función normal, así que con el ozono se consigue más fácilmente la función pulmonar. Y el ozono existe naturalmente en la atmósfera, especialmente en situaciones de tormenta eléctrica.
Con ésta y otras explicaciones, concluía que el asunto de la contaminación y el calentamiento global, eran un invento exagerando la realidad y sus consecuencias.
El artículo me hace recordar al mencionado maestro y coincide con lo explicado en el libro de referencia.
Otra 'teoría' para llevarnos a vivir de la manera en que 'alguien' quiere que vivamos. Gracias por la información.
11/05/14 4:50 PM
  
Percival
Me está convenciendo...
11/05/14 9:37 PM
  
Jaume
Ya no se habla apenas de bombas nucleares. Hoy las nuevas armas son las armas climáticas. Por tanto, algo tendrán que ver con el cambio climàtico. El clima no ha cambiado, nos lo han cambiado, que no es lo mismo.

---

DIG: No creo que existan armas climáticas propiamente dichas. Además, si existieran, sería tonto usar un arma que causa daño tanto al agredido como al agresor, al cambiar el clima a nivel global, no sólo local.
11/05/14 10:14 PM
  
Alfonso Campusano Osores
Son muchas las teorías que se han considerado. Hasta donde entiendo, dos de los mayores problemas que podemos tener son: Exceso de Nitrógeno Atmosférico y Incremento del Calor oceánico, entre superficie y 700 m de profundidad, aproximadamente. Si este calor se transfiere a la atmósfera la temperatura subiría no unos pocos grados, sino muchos grados. Sin embargo estos aspectos pareciera que no están considerados por Steve Goreham.
Pareciera importante ver otras visiones. No podemos equivocarnos, para evitar equivocarse es necesario considerar todas y cada uno de las teorías.

---

DIG: Exactamente. La ciencia no puede prescindir del debate científico. Pero el estribillo permanentemente repetido por los "climatistas" es: "The debate is over" ("El debate ha terminado"). Sin embargo, muchos científicos eminentes son más o menos escépticos con respecto a la teoría del calentamiento global antropogénico catastrófico. Esos escépticos son a menudo censurados, "ninguneados", atacados personalmente, etc. Se pide incluso su castigo por el crimen de "negacionismo".

---

En caso que nos equivocáramos, no tendríamos tiempo para correcciones.

---

DIG: Y en caso de que los climatistas estén equivocados, destruirán la economía mundial sin ninguna necesidad.
11/05/14 10:34 PM
  
Néstor
Muy interesante. ¿Qué quiere decir 40.000 miles de millones de toneladas?

Gracias y saludos cordiales.

---

DIG: "Mil millones" es la traducción del término inglés "billion". "40.000 billions" son 40 billones de los nuestros, o sea 40 millones de millones. Expresé las tres cantidades en miles de millones de toneladas para que se las pueda comparar más fácilmente.
12/05/14 2:03 PM
  
Antonio1
Fuente, Diario ABC, edición Madrid:

"La oleada de terremotos que sufrió la costa de la provincia de Castellón no fue fruto de la casualidad. El informe del Instituto Geográfico Nacional (IGN) sobre la actividad sísmica en el entorno del proyecto Castor concluye que existe una "relación directa" entre los más de 400 seísmos que se produjeron en septiembre de 2013 en el litoral norte de Castellón y la inyección de gas.

El estudio, además, revela la existencia de una falla en la zona hasta ahora no identificada y asegura que no se tuvo en cuenta el informe de "impacto de sismicidad inducida" para determinar la peligrosidad del proyecto Castor.

Teniendo en cuenta la peligrosidad sísmica de la zona, todo indica, según el informe, que el origen de la serie sísmica registrada tiene "una relación directa con la inyección de gas en el proyecto Castor".

Esta inyección de gas, añade, habría "acelerado el proceso sismotectónico con acumulación de esfuerzos".

---

DIG: No conozco el proyecto Castor, pero no parece razonable pensar que puede afectar el clima global. Tal vez pueda tener un impacto local.
12/05/14 4:59 PM
  
Renzo
Alf_3,
es una cuestión de concentración. Intenta respirar O3 y verás lo divertido que te resulta. Idem para el O2 en concentraciones elevadas y largo tiempo de respiración o cuando tenemos presiones parciales altas de O2 en el gas que respiramos.

Saludos.
12/05/14 5:09 PM
  
JotaGeCe
Estimado Daniel,
Muchas gracias por estos cuatro años de "Razones para nuestra esperanza". Es admirable todo el esfuerzo y dedicación que implican todos esos posts. Recuerdo particularmente uno: "Diez claves para el renacimiento o la renovación de la cultura católica", de setiembre de 2012, que he releído varias veces y me ha servido de inspiración a lo largo de estos meses que han pasado. Que el Señor te bendiga!

---

DIG: Muchas gracias, Juan. Ese post es uno de mis favoritos. Me alegro de que le haya servido a alguien. Y doy gracias a Dios por ello.
12/05/14 7:15 PM
  
Antonio Lebeo
He estado leyendo su serie (I y II) sobre el cabio climático.
Me gustaría hacer dos comentarios generales, no tanto por estar de acuerdo, como dice este articulo con los "climatistas" del calentamiento global antropogénico catastrófico; Ni con los “negacionistas”. Cierto es que como bien comenta la ciencia en esencia está abierta al debate y al aceptar o refutar hipótesis. Sin embargo hay que poner matices, para poner el articulo y al libro en su justa dimensión.

1) Mi primer comentario, tiene que ver, no directamente en el tema, pero si con una comparativa, y en la cual me deja perplejo ante las inconsistencias y debates ideológicos. El tema del cambio climático es muy complejo, para dejar cosas a la imprecisión y sin especificar. Si cierto es que es muy probable que el cambio climático antropogénico no valla a provocar los catástrofes o ni siquiera este sucediendo (o sucederá) como se dice. Es cierto que el libro ataca dos pilares del paradigma del desarrollo económico 1)la cumbre de Río de Janeiro (cumbre por la tierra) y el protocolo de Kioto. Si bien en Río de janeiro se empezó hablar del cambio climático, no fue exclusivamente esa su preocupación. Sino la insostenibilidad del sistema capitalista, ciertamente que no he leído el libro de Steve Goreham, pero sigo su análisis, si bien lo que al autor pone en tela de juicio, es que con el calentamiento se está financiando intereses económicos, eso es una afirmación a priori, porque nadie niega el problema ambiental-económico que conlleva el uso de hidrocarburos, no solo en el cambio climático, sino, también con la lluvia acida, precios del petróleo, derrames petroleros, fin de los hidrocarburos, problemas con la extracción de gas gotita etc. Por lo cual en si los hidrocarburos en un futuro serán un problema grave. Tampoco se a medido, las posibles consecuencias de una economía “hidrocarburisada” para el futuro, Que con la contaminación del aire “smog”, en ciudades como China, Brasil o el D.F., Por lo cual su preocupación al que los “climatistas” atacan el sistema capitalista, no es cuestión únicamente de ellos, sino de economistas y de toda la población en general.
2) El tema tanto de los dos bandos lleva algo de ideológico y fines político-económicos. Y es que no es el primer tema donde suceda lo mismo, citare dos casos “famosísimos” 1) El científico Ingles R. Doll quien fue el primero en sugerir y descubrir la relación que tiene el fumar con el cáncer de pulmón. Después fue contratado por una famosa industria farmacéutica para “argumentar” que el “agente naranja” usado por los soldados en Vietnam, no causaba cáncer. La otra más polémica y que han corrido ríos de tinta sobre el tema es que el VIH-SIDA es una mentira, (no se niega el virus, aunque hay unos que si lo niegan, sino la causalidad virus síndrome.) entre los disidentes se encuentran 4 premios nobel de economía y centenares de académicos de dudosa o mayor reputación.
Por lo cual, no tendría ningún problema en aceptar la tesis de Steve Goreham, pero en su justa dimensión.

Saludos cordiales.


---

DIG: Gracias, Antonio. Hago algunos comentarios breves:

1) Hasta ahora he comentado los primeros cinco capítulos del libro, que primero presentan un panorama general del climatismo y luego hacen una crítica de sus principales aspectos científicos. En esos capítulos Goreham no sostiene la tesis de que la teoría del calentamiento global antropogénico catastrófico sea una simple fachada para defender ciertos intereses económicos; aunque sí dice que mucha gente está ganando dinero gracias a esa teoría, lo cual es un hecho. Creo que la tesis de Goreham al respecto se puede sintetizar así: los científicos y casi todo el mundo sacaron una conclusión apresurada en 1988 y pusieron en marcha una serie de políticas que hoy tienen una enorme inercia, por lo que se hace muy difícil cambiarlas. Porque además hay muchos intereses en juego y a mucha gente le conviene que esas políticas sigan adelante.

2) En el prólogo Goreham dice que él es consciente de la existencia de problemas ecológicos reales (como la calidad del agua de los ríos o del aire en las grandes ciudades); pero se trata de problemas distintos al analizado en su libro. En cambio el libro sí trata del problema de los hidrocarburos y la energía renovable. Ya escribí algo al respecto y espero poder añadir algo más en los próximos días. Obviamente, el libro de Goreham no trata ni del capitalismo en general, ni de los problemas de salud causados por el tabaco ni de la causa del SIDA.
12/05/14 9:39 PM
  
Antonio Lebeo
Una corrección
“4 premios nobel de economía”
quería decir 2 premios nobel de química y fisiología-medicina
disculpe la confusión
12/05/14 9:51 PM
  
Yo2
@Renzo, pero eso como todo.
No solo es la cantidad, sino también el tiempo de exposición y la sensibilidad al agente.
Hasta el agua es veneno si se consume en exceso.
El tema es cuál es el límite? Nos podemos fiar de lo que nos dicen los que, personalmente, ganan algo marcando el límite? Cómo se está financiando la investigación de esos límites?
Un saludo en la Fe
13/05/14 10:43 AM

Los comentarios están cerrados para esta publicación.