InfoCatólica / La Mirada en Perspectiva / Archivos para: Septiembre 2021

11.09.21

(487) Creer en 1789, pero no del todo

1.- Una reducción pragmática.— El liberalismo de tercer grado, desde mediados del pasado siglo hasta el momento presente, ha asumido la ideología del moderantismo católico. Éste consiste en una atenuación utilitaria de la doctrina católica tradicional; atemperamiento doloso e impostado cuyo fin no es otro que privar de terribilidad a la religión revelada, para suavizarla lo suficiente como para hacer innecesaria la cruz de Cristo y de los cristianos, y poder hacerla cohabitar con el siglo. Es el pragmatismo de la acedia.

 

2.- La gran tibieza.— Y es que no se trata, sólo, de hacer de la propia medianía un canon de catolicismo. Se trata, sobre todo, de institucionalizarla, de manera que se extienda de lo personal a lo eclesiástico. Aguar el catolicismo a lo grande, no a lo pequeño. ¿Cómo? Cambiando de nombre la acedia para transformarla, via hechizo lingüístico, en otra cosa: en humanismo piadoso.

Es una licuefacción de la espiritualidad cristiana, por compresión a bajas temperaturas metafísicas, con las que se reduce el orden natural al punto cero ontológico. 

 

3.- Kantiano y siempre kantiano.— Es objetivo específico disimulado, pero cierto, es ahogar el catolicismo inequívoco de otros tiempos, desenfocándolo a base de inyecciones de plauralismo intelectual moderno. Pero no de cualquiera, sino del principal, el del Antitomás de Königsberg. Con sortilegio criticista, convierte la acedia mortal en autonomismo moral. Lo explica con genio y acierto el P. Castellani, en su prédica del buen samaritano:

«Estos días he leído el famoso libro de Troeltsch El Protestantismo y el Mundo Moderno, el cual alaba al Protestantismo de haber quitado (o “superado") la moral sobrenatural, dependiente de Dios y de la Iglesia, sustituyéndole la moral “autónoma", dependiente de la Razón del hombre. Hoy día sabemos lo que trajo al mundo el famoso invento de Kant, la “moral autónoma": trajo un colapso tremendo de toda la moral, de la sobrenatural y de la natural: trajo justamente las calamidades que sufrimos en este “mundo moderno", que jamás se vieron en los siglos cristianos. ¿Moral autónoma, eh? Ya te voy a dar moral autónoma, dice el Diablo».

Leer más... »