A los diez años del fallecimiento del "Padre Tocino"

El P. VAN STRAATEN Y LA CARIDAD A GRAN ESCALA

Werenfried van Straaten, el conocido como “Padre Tocino” representa el arrojo de la Iglesia en el s. XX para socorrer a los más necesitados portando ante todo el mensaje evangélico. Nació en Mijdrecht, Países Bajos, el 17 de enero de 1913. Sus padres eran maestros y el joven Flip, aunque inclinado y dotado para la pintura, decidió estudiar magisterio cumpliendo el deseo de su padre. En 1932 comienza sus estudios en literatura clásica en la Universidad de Utrecht. Sin embargo su corazón apuntaba a otro lugar y poco a poco empezó a discernir su vocación. En 1934 entró en la abadía de Tongerlo, cerca de Amberes, en Bélgica. En la abadía norbertina tomará el nombre de Werenfried.

La estancia en la abadía no comenzó con buen pie. Al poco tiempo de ser monje van Straaten contrajo la tuberculosis, por lo que quedó alejado de la labor pastoral y profundamente debilitado. Una vez recuperado de la enfermedad se incorporará al puesto de secretario del abad al no poder atender las demandas diarias del servicio pastoral. No podía predicar, no podía hacer misiones y no podía hacer frente a muchas de las obligaciones de la vida monástica. Pero quería seguir entregado. Por esa razón sus superiores decidieron no expulsarlo de la orden, decisión frecuente en este tipo de casos, asegurando su permanencia en el monasterio como secretario y encargado de la edición de la revista del monasterio.

Vivirá la Segunda Guerra Mundial junto con su comunidad, sin destacar particularmente, pero su vida dio un vuelco en 1947. Consciente de las penurias de los refugiados alemanes que habían huido de la zona oriental y que malvivían en búnkeres y antiguos cuarteles decidió salir en su ayuda. Cuando llegó la Navidad, profundamente conmovido, publicó un artículo en la revista de Tongerlo titulado ¿La paz en la tierra? No hay lugar en la posada. Con 34 años se decidió a ayudar a los 14 millones de alemanes refugiados, de los que la mitad eran católicos.

La situación era complicada. Para los belgas era enormemente doloroso atender al pueblo que les había invadido seis años antes y que había llevado su país a la ruina. La iniciativa de van Straaten encontró una gran oposición pero su celo apostólico y su insistencia acabaron por convencer a muchos belgas para que ayudaran a los refugiados alemanes. La clave no era ayudar a los antiguos invasores. Para van Straaten lo importante no era la nacionalidad, sino que detrás de aquellas personas estaba Cristo. Con el propósito de ayudarles creó una asociación que coordinara sus esfuerzos, la Ayuda a la Iglesia Necesitada.

El comienzo de la asociación fue sencillo. El P. Werenfried se acercaba a las granjas de los campesinos flamencos pidiendo tocino, materia barata, pero energética que se convertiría en la base de la alimentación de los refugiados. El método era el acertado. Difícilmente los agricultores podían dar dinero para los alemanes, pero no les costaba nada desprenderse de una parte del tocino de sus cerdos. La campaña fue todo un éxito; se recogieron toneladas de tocino y el P. Werenfried consiguió el apodo que le acompañará toda su vida, el de “Padre Tocino”.

En 1948 se incorporó al trabajo monseñor Kindermann, fundador de la “Casa del Padre para los desplazados” y responsable del seminario de Königstein, cerca de Frankfurt. Juntos comenzarán en Königstein la iniciativa de los “sacerdotes mochila”, que en medio de la dura situación de la postguerra alemana se dedicaban a atender a los desplazados para prestarles servicios pastorales.

La siguiente iniciativa fue mucho más ambiciosa. Titulada “Un coche para Dios”, pretendía que los “sacerdotes mochila” se movieran en automóvil para hacer así más fáciles los desplazamientos. De nuevo fue un éxito rotundo, consiguiendo más de 400 Volkswagen para los sacerdotes y consiguiendo además 35 coches capilla, una revolución para la época, vehículos de más de 16 metros de largo en los que poder realizar el culto. En cada coche capilla viajaba un sacerdote misionero para administrar los sacramentos en las zonas protestantes alemanas, en las que no había ni iglesias ni comunidades que pudieran acoger a los más de 6 millones de católicos desplazados en 1950.

A partir de 1952, una vez estabilizada la situación en Alemania Occidental, el Padre Tocino colaboró con otros movimientos para que la ayuda pueda llegar al otro lado del Telón de Acero. La Iglesia estaba siendo duramente perseguida en el Este, sometido a la dictadura comunista. Ese mismo año P. Werenfried se embarcó en una gira por Alemania, Austria y Suiza para recabar apoyos. Ese mismo año se comenzó un proyecto para construir casas a los desplazados, especialmente iglesias y viviendas para los más pobres. Para esta iniciativa contribuyeron numerosos jóvenes organizados en la “Compañía Internacional de la construcción”. La iniciativa no sólo fue un éxito pastoral, también ayudó a reconciliar a los ciudadanos de las dos Alemanias al desarrollarse los proyectos en una parte en la Oriental.

Durante los siguientes años las actividades crecerán en intensidad y número, la fama de van Straaten crecía en Alemania y los católicos se organizaban en la labor asistencial. En 1958 tuvo un encuentro con el canciller alemán Adenauer en Bonn. Son los años de la iniciativa de los “millones”. El Padre Tocino se dedicaba a pedir fondos por toda Alemania mientras seguía llevando un sombrero agujereado, signo de su pobreza. Durante el encuentro Adenauer alabó la labor de Ayuda a la Iglesia Necesitada, conoció la labor de la asociación entre los pobres de Bonn, pero al final del encuentro no hizo ninguna donación. Al día siguiente P. Werenfried escribía a Adenauer pidiéndole su colaboración porque una simple foto no valía de nada. La respuesta no se hizo esperar. Al día siguiente llegaba un cheque de 3000 marcos firmado por el propio Adenauer.

Esta anécdota es sólo un ejemplo de la facilidad que tenía P. Werenfried para conseguir fondos, incluso entre la clase política. Aun viviendo pobremente, el control de los fondos de Ayuda a la Iglesia Necesitada era meticuloso, aprovechando cada céntimo. Esta es una de las razones de la efectividad de la asociación: caridad cristiana con riguroso control económico. El destinatario de la ayuda económica sabía a ciencia cierta que si no era bien aprovechada no volvería a repetirse, algo que hacía que la eficiencia creciera a la hora de manejar la ayuda. El trabajo se extendía por Alemania y Austria. El novicio torpe de finales de los 40 a principios de los 60 había creado una gran institución a nivel internacional. Era organizador eficiente, un auténtico altavoz público de las necesidades de los católicos oprimidos del Este. A partir de la sublevación húngara de 1956 había intensificado su actividad de ayuda a Europa Oriental, creando un fondo de ayuda a los sacerdotes orientales.

Pero la Iglesia no estaba necesitada únicamente en los países del entorno soviético. Juan XXIII pedirá a van Straaten que extienda su influencia a América Latina. A partir de los años 60 Ayuda a la Iglesia Necesitada se extiende en América, Asia y África. Mientras tanto su actividad como predicador se multiplicó. Él, que de joven no podía predicar ningún sermón por su estado de salud llegó a predicar 90 sermones en un mes, una media de dos por día. Había descubierto su verdadera vocación, vivir la pobreza evangélica ayudando a los más pobres. Su iniciativa de los “millones” se había extendido por la mayor parte de las parroquias y escuelas de Alemania.

El Padre Tocino, además, cuidó la difusión de su obra en los medios de comunicación. El boletín mensual de la asociación comenzará de una forma muy modesta, pero poco a poco se convirtió en una publicación internacional. En la actualidad se publican más de 700.000 ejemplares en siete lenguas distintas. También fue creciendo su autoridad moral. En medio de la revolución húngara de 1956 consiguió que el cardenal Mindszenty saliera de la cárcel tras mediar con el régimen. En 1959 visitó Asia y conoció de primera mano la obra de Teresa de Calcuta, algo que le impresionó. En 1960 aparecía su primer libro, Me llaman el Padre Tocino, en el que cuenta su trayectoria.

La actividad de van Straaten no quedaba al margen de la Iglesia, estaba plenamente inserta en el tejido eclesial. En 1962 asistió al Concilio Vaticano II, ocasión que aprovechó para encontrarse con más de 60 obispos de países del Este y valorar el trabajo realizado hasta esa fecha. De esa reunión salió un fortalecimiento de las actividades directas e indirectas de Ayuda a la Iglesia Necesitada. En 1964 Pablo VI le nombra Moderador General de la misma, dando un cuerpo organizativo definitivo a la asociación.

Terminado el Concilio, en 1965, van Straaten se embarcaría en un viaje para conocer las actividades en África. En Zaire (la actual República Democrática del Congo) fundó junto a la monja belga Hadewych la congregación de las Hijas de la Resurrección para la atención de los niños más necesitados.

Su labor activa como responsable de la organización continuaría en los siguientes años. En 1981, con 68 años, dejó el liderazgo más activo y pasó a dedicarse más profundamente a ser asistente eclesiástico y a predicar. Ese mismo año recibió la Gran Orden del Mérito de la República Federal Alemana y es premiado en Bélgica y Austria. En 1989, tras la caída del Telón de Acero, parecía que la misión de Werenfried van Straaten había finalizado. El mundo oriental podía ser libre. Pero, sin embargo, había que llevar a cabo una enorme tarea de reconciliación, labor que comenzó a realizar con empeño. La tarea a realizar daba de lleno en el problema del ecumenismo, era intentar propiciar el acercamiento de posiciones entre los católicos romanos y los ortodoxos rusos.

Desde 1992 su grito fue superar las divisiones del cristianismo. Llamó a los católicos a ayudar a la Iglesia hermana ortodoxa en su reconstrucción, igual que había llamado a los belgas a ayudar a sus antiguos enemigos alemanes. Fue el empeño de los últimos años de su vida. Reconocido internacionalmente en su 80 cumpleaños en 1993 se retiró a vivir en el estado alemán de Hesse. El 17 de enero de 2003, con motivo de su 90 cumpleaños, se realizó una celebración extraordinaria a la que acudieron más de 700 invitados. Pocos podían pensar que unos días después van Straaten caería en coma, falleciendo el 31 de enero en su residencia de Bad Soden. Una larga y activa vida para un sencillo premonstratense tuberculoso que supo entregar su vida.

7 comentarios

  
Joaquín J
Otra hermosa piedra de la Iglesia.
20/05/13 5:00 AM
  
AntonioFM
Soy voluntario en Ayuda a la Iglesia Necesitada y soy testigo de la seriedad y celo con la que todos sus empleados trabajan. No son simples asalariados sino personas convencidas de que su trabajo es un trabajo para sus hermanos los hombres más necesitados y perseguidos por su fe y en definitiva para mayor gloria de Dios.
20/05/13 8:34 AM
  
Javier López
"En medio de la revolución húngara de 1956 consiguió que el cardenal Mindszenty saliera de la cárcel tras mediar con el régimen."

Yo creía que al cardenal Mindszenty lo habían liberado los alzados anticomunistas húngaros al desplomarse momentáneamente dicho régimen. Pero quizá el autor, al aludir al régimen, se refiere al régimen del comunista rebelde Nagy, del cual dudo que quisiera mantener al venerable prelado en la cárcel.

Sería deseable una aclaración. Y no hay que olvidar que tras la reacción soviética el cardenal vivió refugiado en la embajada estadounidense durante quince años.
20/05/13 5:06 PM
  
Gregory
El padre Tocino fue un claro ejemplo de lo que implica la comunión en la Iglesia, es decir si mis hermanos sufre yo aliviare su dolor con mi amor, con mi solidaridad. Pienso que no son pocos los que deben a este apostol contemporaneo de la solidaridad.
21/05/13 9:43 PM
  
FINOJOSA ( Martín de )
Veo con sorpresa que se mantiene en este repaso biográfico a la vida del "Padre Tocino" una LAGUNA IMPORTANTE, que por parte del autor no pienso que sea intencionada, sino fruto del desconocimiento.
Me refiero al SILENCIO RESPECTO A LOS SINSABORES que padecio en vida el p. Van Straaten, por la malquerencia que su obra suscitaba en la Curia de Roma. La historia solo se construye medienate la verdad, y más la hª de la Iglesia.
No tiene sentido seguir ocultandolo por más tiempo. Por los años de 1960 la obra del "Padre Tocino" se había desarrollado enormemente y convertido en AYUDA A LA IGLESIA PERSEGUIDA, que principalmente era la situada detras del llamado Telón de Acero. Como ignoro cuanto de personal tenía, diré que IMPULSADA por Pablo VI se había puesto en marcha en el Vaticano una "Oestpolitik", que no era sino una verdadera politica de apaciguamiento con la URSS. Creo que su principal protagonista fue el secrtario de Estado Cassaroli.
Como el Señor no abandona a su Iglesia, asumio la tiara de Pedro y el anillo del pescador un cardenal proviniente del Este que lo primero que hizo fue limpiar de progres la Secretaría de Estado. La inútil "oespolitk" vaticana quedó en evidencia y el secretario se cubrio de vergüenza. Juan Pablo II dió una fortisima patada al entendimiento con el comunismo, con los felices resultados de todos conocidos.
Para el p. Van Straaten acabó el, quizá, período más amargo de su vida, y el Santo Padre fue grande amigo suyo, reconociendo que el camino de la AIP era el correcto, y no el de la Secretaría de Estado.
Ha pasado tiempo suficiente de aquello para superar la prudencia y que se conozca la verdad con todo los nombres y detalles del caso. ¿Estuvo realmente al borde de la disolución el sodalicio del "Padre Tocino" por la soberbia de unos funcionarios curiales?. Es momento de que queden al descubierto los "enanos" de la Sec. de Estado y se complete la brillante y santa biografía del P. Van Straaten, cuya inteligencia y dedicación se llamaba Ntra. Sra. de Fátima.
durante la llamada
29/05/13 6:44 PM
  
FINOJOSA ( Martín de )
POST SCRIPTUM.
GREGORY, no es nada personal.
Aquí, en este contexto, la palabra fetiche de los progres, "solidaridad", es perfectamemte inadecuada. En los boletines de la AIN se encuentran las locuciones "amor en Cristo", "generosidad de corazón", "ayuda a nuestros hermanos" y otra similares. Además de "oración", Virgen de Fátima... etc.
Con afecto.
29/05/13 6:56 PM
  
A Martín de Finojosa
¿Pero de qué hablas? Cassaroli fue creado cardenal y nombrado Secretario de Estado por Juan Pablo II en su primer consistorio (1979), y fue el principal diplomático de la Ostpolitik vaticana durante los años '80.

Cassaroli negoció con todos los regímenes comunistas habidos y por haber, y de hecho ya lo venía haciendo en posiciones menos notables desde por lo menos 1964. Hasta tal punto era así que los soviéticos no tuvieron ningún problema en que presidiera la Asamblea de la OSCE de 1975, donde se firmó el Acta Final de Helsinki. No dejó la Secretaría de Estado hasta 1990, cuando fue sustituido por Angelo Sodano. Pero fue Vicedecano del Colegio de Cardenales desde 1993 hasta su muerte en 1998.

¿De dónde te has sacado eso que dices...?
13/09/13 2:33 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.