La Cruz derrotará a los Impíos

A las puertas de la Semana Santa, retomo el tema de la dignidad de la vida humana.

La Organización Mundial de la Salud aboga por dar barra libre en todo el mundo para que cualquier mujer pueda abortar en cualquier momento de la gestación, independientemente de que la embarazada esté de dos meses o de nueve. Recuerden ustedes que la mujer es una persona y tiene dignidad y derechos porque es autónoma, libre, responsable de sus actos y plenamente racional. Y la mujer, como ser autónomo, tiene derecho al aborto. La ley le ampara. 

Vean ustedes el video.

¡Menudos hijos de Satanás!

Para un católico o para cualquier científico con escrúpulos morales (los carniceros a sueldo no los contamos aquí), o para cuelquier pesona de buena voluntad, la vida de un ser humano comienza en el mismo momento de ser engendrado en el seno materno. Ahí, en el cigoto, ya hay un ser humano con un genoma propio distinto del de su padre y del de su madre. Los embriones humanos son seres humanos y con una dignidad sagrada e inalienable. Resulta inmoral y repugnante justificar la eliminación o la experimentación con embriones humanos. La vida humana en gestación deben ser respetada y protegida. El aborto es un crimen abominable que asesina la vida de un ser humano inocente e indefenso. Si ustedes no son conscientes de ello, es que no tienen conciencia. Y un ser humano sin conciencia es un ser cruel, inhumano y despiadado. Exactamente igual que quienes no consideraban realmente a los judíos como seres humanos: eran ratas infectas que había que eliminar. Los abortistas os escandalizaréis con lo que voy a decir y os rasgaréis las vestiduras, pero no sois mejores que los nazis de los campos de exterminio o que los comunistas del gulag o de la Revolución Cultural china. Vuestros crímenes claman al cielo y espero que os arrepintáis y os confeséis mientras estéis a tiempo de hacerlo. Lucas 13, 27-28:

Apartaos de mí todos, obradores de iniquidadAllí habrá llanto y crujir de dientes, cuando viereis a Abraham, a Isaac y a Jacob y a todos los profetas en el reino de Dios, mientras vosotros sois arrojados fuera.

Pero fíjense. Nada es casualidad. Hace unos días, la psicóloga de la Sección del Menor de la Consejería de Igualdad de Valencia declaró ante el juez que la menor abusada por el marido de Mónica Oltra, literalmente, “no es una persona, es una adolescente". La noticia y el video los tienen en Libertad Digital (pinchen el enlace y vena el video; no tiene desperdicio). Dice la noticia:

El fiscal toma la palabra e insiste en la línea argumental del juez, al no comprender que la psicóloga no preguntará a la menor sobre los abusos e Inmaculada Martín responde: “Cuando yo le hago las peguntas que le tengo que hacer, las preguntas abiertas e indirectas, son las preguntas suficientes para que ella empiece a mostrar algo y no muestra nada, no dice nada. Yo no le puedo decir ‘entonces qué pasa’, es una manera de manipular y eso está en todo manual. No puedo hacerlo".

El representante de la Fiscalía interrumpe: “Es para que quede claro. Evidentemente cada profesional tiene su criterio, pero ¿usted cree que confrontar a una persona con sus propios actos anteriores es manipularle?". “No es una persona”, afirma sorprendentemente la psicóloga ante la incredulidad del fiscal “¿¿No es una persona??". La psicóloga del Departamento de Oltra se ratifica: "No, no es una persona, es una adolescente, una niña y existen criterios específicos para hablar con ellos".

El magistrado Vicente Ríos vuelve a tomar la palabra tras la afirmación de la imputada. ¿Puede usted matizar su apreciación respecto a la niña en el sentido de que ha dicho que no es una persona? No, perdone es que yo sí que le puedo confrontar y si usted quiere, me contesta claro". “Claro que es una persona, no es una persona adulta“, apunta Martín. “Era sencillamente para darle la oportunidad de rectificar antes, yo soy el primero que me equivoco, pues ya está, no pasa nada", zanja el juez.

“No es una persona adulta". Ahí está la clave. Hay personas con derechos y deberes, que son los que votan; pero los menores no son plenamente personas. No es que la psicóloga se haya equivocado. Están convencidos de que los niños y adolescentes no son realmente personas porque, según los parámetros de la filosofía moderna, no lo son. Los menores no son responsables de sus actos. No tienen plenos derechos. Por eso un menor que asesina a alguien no va a la cárcel: no es responsable. Y por lo tanto, no son imputables. Una adolescente no es persona. Un niño no es persona. No son libres. No son autónomos. No son plenamente imputables ni responsables de sus actos. No tienen pleno uso de razón. No es de extrañar que ya estén avanzando en el camino de legalizar el infanticidio. Y si los adolescentes tampoco son personas, se podría abrir la veda… Porque si no son personas, no tienen dignidad ni derechos. Serían, simplemente, cosas o seres inferiores.

Lo que está claro es que el Demonio odia al ser humano y disfruta matando. Su mayor felicidad - si así se puede decir - es nuestra muerte. Odia al hombre porque es imagen y semejanza de Dios. Y Satanás odia a Dios. Y todos los que odian a Dios son siervos del Maligno. 

Esta semana que viene vamos a celebrar la Semana Santa. Cristo derrotó el poder del pecado y de la muerte en la cruz. Por eso adoramos la Cruz de Cristo, que es signo de salvación y de victoria sobre el poder de Satanás. La muerte no tiene poder sobre nosotros. Cristo nos ha liberado, nos ha salvado. Bajo el signo de la cruz, venceremos a los impíos. El signo de la Cruz protege a los piadosos. 

Que disfrutéis de una piadosa Semana Santa.


Post Scriptum

La polémica sobre el aborto posparto

Para quienes piensan que exagero… Pinche y lean lo que escriben en este enlace sobre el «aborto posparto». Les dejo una muestra:

Los investigadores van más allá y sostienen que matar a un recién nacido después del parto no es una alternativa al aborto, ya que afirman que realizarlo en las primeras etapas del embarazo es la mejor opción. Sin embargo, añaden, que “si después del nacimiento se detectase alguna enfermedad no identificada durante la gestación; si algo va mal durante el parto o si alguna circunstancia económica, social o psicológica cambiase y supusiese una carga inaguantable", las personas deberían tener la opción de no verse forzadas a hacerse cargo del niño. También argumentan que los padres deberían poder matar a su bebé si es discapacitado sin que ellos lo supieran antes del nacimiento. “Educar a estos niños puede ser una carga insoportable para la familia y la sociedad en su conjunto, cuando el Estado no ofrece ayudas para su cuidado".

Sin comentarios.

Vean también:

Aborto post-parto (After-birth abortion)

 

39 comentarios

  
Juan Mariner
Es evidente. desde hace años, que el que, por desgracia, no tiene las facultades mentales plenas, niños o ancianos seniles, goza de menos derechos que los demás en las democracias liberales.
08/04/22 7:28 PM
  
África Marteache
Si la magistrada Ketanji Brown Jackson cree que el aborto es un derecho constitucional, es decir derivado de la propia Constitución de los EE.UU, la OMS puede considerar también que se deriva de su propia Constitución que es del 7 de Abril de 1948. Las constituciones suelen decir lo que los gobiernos quieren que digan. Es imposible que una constitución de postguerra, es decir hecha solo dos años después de los Juicios de Nuremberg, pueda decir nada sobre el aborto. Lo que dirá son palabras vagas, como casi todas las constituciones, que serán interpretadas según los tiempos. Lo mismo pasa con los DDHH, uno de los cuales es el de profesar libremente una religión, y ya vemos que Finlandia vulnera ese derecho una y otras vez tratando de condenar a Päivi Räsänen a pesar de que los tribunales le han dado la razón, pero la fiscalía no se rinde haciendo polvo los DDHH que se supone se respetan en esa nación tan "adelantada".
08/04/22 8:07 PM
  
África Marteache
En todo el S. XX la constitución más osada que he podido encontrar es la mexicana de 1917, en la cual no se privan de decir el recorte de derechos de los católicos en cantidad de artículos (no la tengo presente porque está en mi domicilio y yo no) y que, actualmente, está tan llena de enmiendas que ya no es reconocible. Es una constitución sorprendente porque ni la Nazi ni la de la URSS entran en detalles y menos en prohibiciones tácitas. Lo mismo pasa con los organismos como la OMS, con la revisión del Juramento Hipocrático que avergonzaría a Hipócrates, y que no tienen derecho a usar su nombre, y demás documentos de ese tipo. A estas alturas de la película lo que está escrito no sirve para nada, aquí lo importante es el poder fáctico, es decir, lo que se puede hacer sin necesidad de registrarlo o con un registro inocuo al que se puede recurrir para legitimar esto o aquello por su propia inanidad.
La Constitución Mexicana de 1917 era tan bestia que colgaba como la Espada de Damocles sobre la cabeza de los católicos, pero imposible de llevar a la práctica más que en un periodo de tiempo muy corto, y continuó vigente hasta 1990 cuando se dieron cuenta que el Código Penal derivado de esa Constitución era infumable. Pero no todo el mundo es tan directo como Plutarco Elías Calles y los masones de la época, a los que no les importó suscitar un levantamiento, lo normal es tener constituciones mucho más "sositas" que permitan cualquier cosa, ya sea concediendo derechos a tutiplén como quitándolos.
Y eso sirve tanto para los estados como para los organismos de todo tipo.
El que la fiscalía de Finlandia pretenda llevar a alguien a los tribunales por citar la Biblia ya da una idea de lo que piensa esa fiscalía de los DDHH, que estoy segura Finlandia firmó en su día sin pensárselo dos veces. Porque Sauli Väinämö Niinistö no es Putin, así que solo cosas buenas se pueden esperar de él y de la fiscalía del estado que preside, ya que estoy segurísima que en su constitución no figura perseguir a ninguna religión ni enmudecer las bocas de los creyentes. ¡Por favor!
08/04/22 8:38 PM
  
Marta de Jesús
Los matices son importantes.
Si no fueran personas, no tendrían derechos. Que es el interés, precisamente, negarles los verdaderos y darles unos falsos que en realidad son para poder esclavizarlos por parte de los adultos. Niños con pitos, navajas, carteras ajenas, o incluso ametralladoras en la mano. Esclavos sexuales. Esclavos del terrorismo. Etc. Tal cual como en la época pagana precristiana y como en otras culturas no cristianas.
La realidad es que el hecho de no ser adultos, de ser menores o infantes, los hace más vulnerables a ciertas cosas. Precisamente porque están desarrollándose. Con lo cual la diferencia es abismal. Eso les hace merecedores de más derechos porque son personas. Pero verdaderos derechos. El derecho a desarrollarse correctamente. Ej, la protección a menores de 13 años en España respecto a la pederastia es #directa#, a partir de 13 años habría que demostrarlo y tal. No se cumple porque los pederastas elegetePeberos campan a sus anchas a sabiendas de la policía y no hacen nada más que maquillaje. Pero de momento la ley, la teoría, les protege. Quieren pasar de eso a una desprotección total para corromperlos.
Horror.

Feliz Pascua a todos.
Cristo venció. Y volverá.
08/04/22 8:47 PM
  
Marta de Jesús
Respecto al aborto comentado en el post, un horror de tantos actuales.
Satanás, de mano de los satánicos dominadores del mundo, quiere el poder de la vida y de la muerte. Lo de aparentar dárselo a las mujeres es una manzana de tantas, podrida, claro. A ver si despiertan.
08/04/22 8:55 PM
  
claudio
Respetado Pedro, con el único objetivo que colaborar, recuerdo que:
DE LA CONDICIÓN CANÓNICA DE LAS PERSONAS FÍSICAS (Cann. 96-112)
96 Por el bautismo, el hombre se incorpora a la Iglesia de Cristo y se constituye persona en ella, con los deberes y derechos que son propios de los cristianos, teniendo en cuenta la condición de cada uno, en cuanto estén en la comunión eclesiástica y no lo impida una sanción legítimamente impuesta.
97 § 1. La persona que ha cumplido dieciocho años es mayor; antes de esa edad, es menor.
§ 2 El menor, antes de cumplir siete años, se llama infante, y se le considera sin uso de razón; cumplidos los siete años, se presume que tiene uso de razón.
98 § 1. La persona mayor tiene el pleno ejercicio de sus derechos.
§ 2. La persona menor está sujeta a la potestad de los padres o tutores en el ejercicio de sus derechos, excepto en aquello en que, por ley divina o por el derecho canónico, los menores están exentos de aquella potestad.

Es más que interesante ver la claridad de las normas Canónicas, donde lo que es si es si y lo que es no es no.
Claro están dirigidas a los bautizados por el que nos convertimos en personas en la Iglesia de Cristo, otro efecto del Sacramento.
La dignidad humana que es la que siempre está en juego es sabernos creados a imagen y semejanza de Dios.
Por otra parte la condición de persona no desaparece ni disminuye por la edad y el uso de razón o no es meramente presuntivo.

Alabado sea Cristo.
08/04/22 9:51 PM
  
Carlos Dueñas
¿Decir la necedad de que una adolescente de 14 años no es una persona (luego aclaró que no era una persona adulta) es allanar el camino para legalizar el infanticidio? Esta psicóloga se está defendiendo y quizás protegiendo a Mónica Oltra, y lo está haciendo muy mal, intentando desacreditar a la menor con argumentos muy penosos, poniendo en entredicho su credibilidad como persona inmadura.

Creo, Pedro, que estás muy impactado y sensibilizado con las noticias sobre la legalización del infanticidio en dos estados de USA (en uno el senador que presentó la ley afortunadamente canceló la audiencia, aunque no sé en qué estado se encuentra la tramitación), y no es para menos, pero me parece que relacionar la torpe declaración de esta psicóloga con la legalización del infanticidio no tiene ni pies ni cabeza. Un saludo.
____________________________________
Pedro L. Llera
Feliz semana santa, Carlos.
El que avisa, dice el refrán, no es traidor. Cosas veredes...
09/04/22 12:08 AM
  
hornero (Argentina)
Tiene razón, Dn. Pedro, la pendiente del error conduce al abismo. No hay otro sitio a donde conduzca. Por eso, porque se rompe la cadena de la verdad humana, de su realidad de persona desde la concepción hasta la muerte, se saltan los peldaños y se termina rodando hasta abajo.

Toda prevención es poca, y quien no se prevenga y prevenga es un ingenuo.

No advertir que la tiranía que gobierna al mundo es enemiga de la vida, es no entender el ABC de lo que ocurre.

¿Porqué, si no, ha llegado el mundo a las puertas de la guerra nuclear?
09/04/22 2:37 PM
  
África Marteache
En los viacrucis de Semana Santa se suele cantar:

Victoria
Tú reinarás
Oh, cruz, Tú nos salvarás
Victoria
Tú reinarás
Oh, cruz, Tú nos salvarás
El verbo
En Ti clavado
Muriendo
Nos rescató
De Ti
Madero santo
Nos viene
La redención
Victoria
Tú reinarás
Oh, cruz, Tú nos salvarás
Victoria
Tú reinarás
Oh, cruz, Tú nos salvarás
09/04/22 5:03 PM
  
marcelo 2
------- La OMS queda totalmente desacreditada.

------- Como alguien ha dicho, es MUCHO MÁS CLARO, DISUASIVO Y CONVINCENTE utilizar el término "INFANTICIDIOS PRENATALES" que usar el término ya gastado "aborto"
09/04/22 6:47 PM
  
Maria M.
Es tan horrible que hay personas que cuando les lees esta noticia, no se la creen, dicen que es mentira.....
09/04/22 9:32 PM
  
hornero (Argentina)
CONVERSIÓN O EXTINCIÓN

El Reino tiene sus tiempos. La Virgen nos dice que “hay urgencia” en responder al llamado a la conversión.

Si el mundo sigue impávido, caminará hacia su extinción por la vía que el Señor disponga.

Retrógrados de la muerte, no hallo la palabra adecuada para denominar el estado del mundo moderno; cultura de la muerte es una contradicción en los términos, el asesinato ni el suicidio, ni las armas nucleares son cultura. Infrahumanos demoníacos se aproxima algo más.

El tiempo del “hombrte viejo del pecado” termina, se han agotado sus posibilidades intelectuales y alientos. Aún la herencia de la Edad Media, tomismo, escolástica, universidades y catedrales, arte y copistas, reinos y naciones, Descubrimiento del Nuevo Mundo y su evangelización cierran los tiempos de creaciones y expansión de la cristiandad.

Los filósofos y teólogos son incapaces de añadir una iota a lo ya dicho y escrito por los genios y santos medievales. El arte, la ciencia y la técnica han aportado trigo excelente, pero mezclado con cizaña sembrada por el enemigo.

No hay caminos de salida, sólo la conversión. Borrón y cuenta nueva.
Esperemos que la Iglesia y los hombres respondamos al llamado del Señor.

10/04/22 1:10 AM
  
Oscar Ignacio
Pues esto es el colmo ya, un curso para los obispos y demás donde se justifica el aborto y se va en contra del magisterio de la iglesia: https://www.religiondigital.org/educacion/Curso-Cebitepal-Vivimos-sociedad-abortiva-Iglesia-aborto-america_0_2438756118.html
10/04/22 10:54 AM
  
maru
La OMS , hoy día para mí, está desacreditada, ya no solo por este tema, sino por otros muchos, claro que lo del tema del aborto, por parte de esta organización, es de traca y de ateísmo total .
11/04/22 10:10 AM
  
Oscar
Muchísimas gracias D. Pedro por explicar de un modo tan fácil para mí, que no se mucho de la fe, y amena. Muchísimas gracias otra vez D. Pedro
11/04/22 11:29 AM
  
hornero (Argentina)
Este artículo excelente de Dn. Pedro es una respuesta cristiana al desafío diabólico de un mundo en proceso de extinción.

Digo "de un mundo", no, del mundo. Porque lo que se extingue, muere y aniquila es el sarcasmo del anti-cristo lanzado contra el orden cristiano, que ha embadurnado a la Iglesia y a la humanidad con las miasmas del racionalismo-nihilista y de la perversión.

“No estáis en el ocaso, sino en el más brillante Amanecer” nos dice la Virgen en un Mensaje en San Nicolás (Argentina).

Los teólogos, exégetas, filósofos, historiadores y pensadores cristianos, no lo entienden. Se detuvieron en las magnificencias de los siglos cristianos de la patrística, de la Edad Media y de los tiempos que la siguieron con repiques del genio espiritual que floreció en las grandes obras escritas, talladas en piedra, o coloreando vitrales, tablas o lienzos.

Estamos ante el amanecer de un Mundo Nuevo. Al respecto algo adelantaron hombres profetas como E. Hello, León Bloy, Chesterton, Belloc, Donoso Cortés, Papini, J, Maritain (lo vislumbró en Los Grados del Saber, Grandeza y Miseria de la Metafísica).

Lo anunciaron S. Luis de Montfort, Pío XII (“restauración de la armonía primitiva”; "Un Mundo Mejor"); Pablo VI (La Civilización del Amor); S.J.P.II (Cruzar el umbral de la Esperanza).

Pero, es María la “Profetiza de estos últimos tiempos” (Mens. al P. E. Gobbi, Mov. Sac. Mariano), quien nos habla explícita y reiteradas veces de los “nuevos tiempos” iniciados por Ella con sus frecuentes Visitas y Mensajes; de modo específico por su Aurora que resplandece con la Luz de Gloria que Cristo le participa y colma: “Causa de la Aurora más resplandeciente es el Señor, Yo haré que la veáis” (S. Nicolás); “Ha llegado el Día. ¿Y no lo ven? Ha llegado la Misericordia ¿Y no la aceptan?” (Mens. de Jesús en S. Nicolás).

La inteligencia cristiana se ha oscurecido, ofuscada por el orgullo del racionalismo que ha penetrado aún en las mentes de los teólogos y filósofos tomistas que atinan sólo a repetir las lecciones de los maestros, pero incapaces de reconocer los límites del pensamiento de la escolástica, la que se elevó y exploró el cielo de los universales metafísicos, pero se detuvo ante la indescifrable realidad última de las cosas materiales, singulares, concretas y visibles, coherente con el axioma de Aristóteles: “sólo hay ciencia de lo universal”.

De este modo quedó fuera de la consideración del tomismo la realidad concreta y singular del vasto universo material, desde el átomo a las galaxias.

Por ello, faltas de la guía de la sabiduría que debió ofrecerles la filosofía y la teología, las ciencias naturales cayeron en la red desquiciante de racionalismo subjetivista-nihilista.

La Aurora de María nos ofrece la luz de la sabiduría necesaria para proseguir el camino trazado por Santo Tomás de Aquino, fruto de su genio y santidad, faro glorioso de la Iglesia, que debe nuevamente encenderse en estos tiempos de tinieblas de la inteligencia y de la voluntad, incapaces por sí mismas de penetrar en los territorios inexplorados de las cosas materiales singulares.

Es el camino que nos abre el paso al mundo de la “armonía primitiva, que se puede y debe restablecer” (Pío XII), a la “Civilización del Amor” (Pablo VI), y nos permite “Cruzar el umbral de la Esperanza” (S.J.P.II), esto es, conquistar para el Reino de Cristo los feudos usurpados por el enemigo desde los tiempos del pecado original.

Inicio de un trabajo sacro realizado como una Liturgia que ha de renovar el hacer de los hombres en todos los campos, sea del pensamiento, de las ciencias, de la técnica, de la política y cultura, en la agricultura, industria, en las relaciones internacionales y demás actividades propias, elevadas en un himno de honor y gloria al Altísimo. por una humanidad que habrá vuelto a Dios por la CONVERSIÓN, y constituido así la gran familia de los hijos de Dios.

Una humanidad purificada del error y del mal recuperará su UNIDAD, sólo en la cual podrá llevar adelante las inmensas tareas que el Reino reclama, las que son propias del TODO y que NINGUNA DE LAS PARTES puede realizar por sí misma.

Nos espera un espacio que amplía en medida inconmensurable nuestra concepción actual del universo hasta las regiones imprevistas de su última realidad: la que le es PARTICIPADA POR EL VERBO CREADOR, logos o idea inefable que mana desde las profundidades de la Sabiduría, Amor y Poder divinos.

Tal la reserva de lo REAL, la que nos permitirá edificar la Nueva Edad del Reino, necesitada de un poder que supera sin medida la energía del cosmos conocido y por conocer, porque es de un orden superior. reserva inagotable que fluye del Abismo de Dios por los tiempos eternos.

SER INTELIGIBLE MATERIAL, SINGULAR, CONCRETO Y SENSIBLE, AÚN INEXPLORADO.




11/04/22 4:42 PM
  
hornero (Argentina)
PÍO XII, SAN PABLO Y LA SOBERANÍA DE CRISTO

Pío XII en su XIX Mensaje de Navidad a los Pueblos del Mundo (22 de Diciembre de 1957) decía: “Más aún, hay quienes insinúan ser sabiduría cristiana el tornar a la llamada modestia de las aspiraciones de las catacumbas. Al contrario, sería prudente el volver a la inspirada sabiduría del Apóstol San Pablo, quien, escribiendo a la comunidad de Corintio, con el valor digno de su grande alma, pero fundado en el pleno dominio de Dios, abría todos los caminos a la acción de los cristianos: “Todas las cosas son vuestras…ya el mundo, ya la vida, ya la muerte, ya las cosas presentes, ya las futuras, porque todo es vuestro. Mas vosotros sois de Cristo, y Cristo de Dios” (I Cor 3, 22-23). El cristiano que no osase hacer suya esta plenitud de libertad, negaría implícitamente al mismo Cristo la prerrogativa del “poder con el cual Él puede subyugar a sí todas las cosas” (Fil 3, 21). Más aún, debería tener por afrenta el dejarse vencer por los enemigos en la activa laboriosidad y espíritu emprendedor, aún con espíritu de sacrificio. No hay terrenos acotados ni direcciones prohibidas para la acción del cristianismo; ningún campo de vida, ninguna institución, ningún ejercicio de poder se puede negar a los cooperadores de Dios para sostener el orden divino y la armonía del mundo”.

Esta es la conciencia que debe despertar en los cristianos; somos depositarios del señorío de soberanía participado por Cristo para llevar adelante la edificación del Reino, sobre la tierra visible y a nuestro alcance y sobre los mundos invisibles de los espacios siderales.

Toda problemática que se plantee fuera de los términos de Cristo es espúrea, insoluble y perturbadora.

La renuncia o dubitación de nuestro ejercicio soberano de cristianos, es defección y traición a nuestro deber de asumir el gobierno total de las cosas conforme al mandato de Cristo.

El conocimiento y reflexión de nuestra misión de cristianos en el mundo, sea en la tierra o en el universo, es necesaria como condición previa a su ejercicio efectivo. No se trata de ejercer una sabiduría y poder del que carece nuestro “hombre viejo del pecado”, sino de apelar a nuestra condición de “hombres nuevos” nacidos en Cristo por el Bautismo, el cual debe “manifestarse cuando Cristo se manifieste en Gloria”.

Más he aquí, que la Aurora de María es propiamente la manifestación creciente del Señor mediante Su Madre: “Causa de la Aurora más resplandeciente es el Señor. Yo haré que la veáis” (Mens. de la Virgen en S. Nicolás).

Por consiguiente, han llegado los tiempos de orar insistentemente se manifieste en la Iglesia ese “hombre nuevo” que “permanece en nosotros oculto con Cristo en Dios. Entonces, cuando Cristo se manifieste, vosotros os manifestaréis también en gloria con El” ( Col 3, 3-4).

Sólo entonces, conocerá el mundo el esplendor de la Redención, cuando los cristianos sobrepasen el poder de las tinieblas, barran las escorias del error y del pecado, y asuman el gobierno efectivo de la Creación.

Sacerdotes, reyes y profetas de Cristo, no siervos del mundo.
11/04/22 11:55 PM
  
hornero (Argentina)
2022: CUARESMA DE LA IGLESIA – CUARESMA DEL MUNDO

Ambas Cuaresma coinciden de modo notorio este año.

¿Qué otro nombre cabe darle a las tribulaciones que hoy aquejan a la humanidad? Vienen de mucho tiempo antes, pero los hechos de Ucrania han subrayado cierta semejanza, no sólo para Ucrania, sino para Europa en particular y para el mundo en general.

Como señala Dn. Pedro Llera, “La Cruz derrotará a los Impíos”.

“Si somos hijos, también somos herederos, herederos de Dios y coherederos de Cristo, porque sufrimos con él para ser glorificados con Él” (Rom 8, 17). Esto es, venceremos con Él.

La Cuaresma nos conduce a la Semana Santa y ésta a la Pascua. Así, también el mundo es preparado por la cuaresma que experimenta y por los días que le aguardan, a ser purificado, alcanzar a la conversión y participar de la Resurrección de Cristo, de su Victoria.

De hecho, vivimos inmersos en el crepúsculo de un mundo que se extingue, pero, señalaba Pío XII: “La noche que ha caído sobre el mundo y que oprime los corazones, tiene señales claras de un alba que vendrá a la que besará un sol nuevo y más esplendoroso”.

No todo es oscuridad y amenazas, hay una gran esperanza confirmada por hombres visionarios como Pío XII, Pablo VI (La Civilización del Amor), S.J.P.II (Cruzando el umbral de la Esperanza), y reiterada por diversos Mensajes de la Virgen, acerca de su Misión que lleva delante de parte de Cristo.

La Aurora de María irradia la luz de sabiduría necesaria en estos “tiempos nuevos” para trabajar conforme a los parámetros del Reino.

No estamos solos. Los ángeles al ser asumidos por Cristo han sido sobreelevados en su condición original eminente; su relación con los hombres y las cosas se ha hecho más inmediata merced a la Humanidad de Cristo que los vincula de modo nuevo con nuestra realidad humana y nuestro mundo. Así, nuestros trabajos por la edificación del Reino cuentan con la ayuda fundamental de los ángeles en el orden de la inteligencia y del gobierno de las cosas.

Además, los santos del Antiguo Testamento esperan ser incorporados a la Sagrada Liturgia de modo pleno por la Iglesia, adquiriendo su intercesión una eficacia equivalente a la de los santos del Nuevo Testamento.

Si a esto sumamos el triunfo del Corazón Inmaculado de María en el mundo, comprenderemos que la Victoria de la Cruz sobre los impíos cuenta con excelentes ministros, amén de la Madre de Cristo, Madre nuestra y Madre de los ángeles.

Por lo tanto, despertemos de la inercia que paraliza a la Iglesia, no está vestida de andrajos sino de la Luz de la Gloria de Cristo que María irradia sobre ella.

Que la Santa Cuaresma nos permita comprender la inmerecida misión que nos compete: alentar a nuestros hermanos los hombres a la conversión a fin de que todos unidos nos dispongamos a trabajar en el Reino, tras la Cruz de la Victoria de Cristo.

13/04/22 1:50 AM
  
hornero (Argentina)
- CON TODAS LAS LETRAS –

Sin dubitaciones, debemos poner nuestras manos de sacerdotes, reyes y profetas sobre el arado y arar la tierra, sembrar surcos de trigo sobre la cizaña de los impíos.

No hay margen de tiempo, ni prórroga para las infamias que cubren la tierra y la Iglesia.

No necesitamos armas de guerra, contamos con los ejércitos celestiales y el señorío de soberanía que Cristo nos participa.

Intimemos la rendición de los impíos,

Convoquemos con nuestras oraciones y actos cristianos a los pueblos, naciones y culturas a la conversión, a fin de constituir la gran familia de los hijos de Dios.

Liberemos las creaturas de las ataduras del pecado que las somete contra su voluntad, a fin de que participen en la libertad de la gloria de los hijos de Dios (cf. Rom 8).

La diferencia entre el tiempo del “hombre viejo del pecado” y el tiempo del “hombre nuevo” es semejante a la que hay entre el neolítico y el tiempo histórico, o la que separa al mundo moderno del Reino de Cristo.

Cavernas y una selva fenomenal de los más diversos injertos y transgénicos científico-técnicos de toda clase y linaje, electrónicos, programados, robotizados, computados, biónicos, próximos, remotos, humanizados, dogmáticos, autoritarios, masificados, bienvenidos, cuestionados, crueles, contradictorios, ingenuos, inofensivos, positivos, negativos, son recursos con que el moderno cavernícola cuenta en su haber, tras la caza y pesca de un “laburo” o de un subsidio.

Mientras, otros de sus congéneres acarician átomos y moléculas con fines pacíficos o guerreros ante un eventual desenlace.

Parece una pesadilla; es la esencia de un tiempo neolítico a la deriva que va a estrellarse para dar paso al tiempo transhistórico que viene y ha venido, conforme a una ley inexorable.


14/04/22 12:43 AM
  
hornero (Argentina)
CRISTIANISMO VS. MUNDO DEL NEOLÍTICO

El Card. A. I. Schuster O. S. B., en Liber Sacramentorum, Lunes de Pasión, señala:
“Una de las plagas más perjudiciales de nuestro siglo es la falta de energía sobrenatural, cuyos funestos resultados se manifiestan incluso en los predicadores del Evangelio que a veces no aciertan a echar en cara a la frívola generación contemporánea lo opuestas que van sus mundanas aspiraciones a la verdadera doctrina cristiana…Ya no se quiere pensar en los Novísimos , y hay que callar todo aquello que atañe a los inalienables derechos de Dios y de la Iglesia, por no herir la arrogante susceptibilidad de los hombres. Así las cosas, no diremos ya que el cristianismo convierta al mundo, mas que el mundo se adereza un Cristianismo a su gusto, No obstante, ahí tenemos a Jesús y a los Mártires, quienes no dudaron, sirva esto para ejemplo nuestro, en anunciar el Evangelio tal cual es, aunque tenían por cierto que una tal osadía les acarrearía la muerte”.

Gran desafío y programa de trabajo para los cristianos. ¿Convertir el mundo es difícil? Sí, pero se puede y se debe lograrlo. Para ello contamos con la gracia que nos ofrece Cristo por medio de Su Madre, la Luz que irradia su Aurora.

Si miramos hacia su Aurora, el Día amanece; si miramos el mundo, vemos tinieblas que anochecen. Dos visiones y concepciones opuestas.

El mundo es una rémora que pesa sobre la inteligencia y la voluntad, nos inhibe a realizar emprendimientos grandes, como la evangelización, la restauración de la armonía primitiva, o la expansión de la vida en los mundos siderales.

Para convertir a los hombres de hoy, admirados ante los “prodigios” del “progreso”, incapaces de elevarse hasta el misterio de las cosas, acosados por el “prestigio” del mundo moderno, es conveniente disponer de argumentos superiores a los que el mundo les propone.

Los “nuevos tiempos de María”, permiten hablar de tiempos escatológicos que devuelven al hombre su señorío de soberanía sobre las cosas, participado por Cristo, es de orden superior al dominio que ejerce en la actualidad.

Mas, para lograr este paso del neolítico cristiano, más aún desde el neolítico mundano, a los tiempos del Reino, es condición necesaria la conversión. Sólo la Fe nos permite ver más allá de nuestra inteligencia natural-racional.

Si no auscultamos siquiera el ámbito de las realidades últimas inteligibles de todo cuanto existe en el universo material o cosmos, no podremos elaborar nuestros planes ni alentar su realización más allá de nuestros enfoques acostumbrados, sean del hombre común, sean de la ciencia, o de la filosofía y de la teología.




14/04/22 5:51 PM
  
hornero (Argentina)
EL OCÉANO : HACIA UN MUNDO NUEVO

Colón pre-anunció nuestro viaje hacia un Nuevo Descubrimiento. Abrió el camino a través del océano ignoto y pisó las tierras del Nuevo Mundo como acontecimiento que llevaba oculto su sentido profético: el viaje de nuestras Carabelas presididas por la nave Capitana Santa María, a cuyo bordo va nuestra Madre, navegan en busca del Mundo Nuevo que viene.

Cruzan el Océano desconocido de la Fe y de la Esperanza: “Lo que se está preparando es algo tan grande, como nunca lo hubo desde la creación del mundo” (Mens. de la Virgen al P. E.- Gobbi, 13 de octubre de 1990).

S.J.P.II habló de “Cruzar el umbral de la Esperanza”, y en verdad debemos salvar una distancia decisiva: la que separa el tiempo del “hombre viejo del pecado” del tiempo del “hombre nuevo” nacido en Cristo por el Bautismo, que vive la vida de resurrección que Cristo le participa, oculta aún con Él en Dios, pero que ha de manifestarse en nosotros cuando Él se manifieste (cf. Col 3, 4).

La Aurora de María ha iniciado esta Manifestación creciente de la Gloria de Cristo; Ella la irradia sobre la Iglesia, la humanidad y el universo. Por ello podemos y debemos prepararnos a trabajar como “hombres nuevos” que somos dados a luz por el Corazón Inmaculado de María de modo creciente, aún cuando no lo advirtamos.

Navegamos por el Océano de la Fe y de la Esperanza como una nave que sin conocer a ciencia cierta su llegada a destino, navega rumbo a la Luz.

Las “tierras nuevas” por descubrir guardan recursos incalculables que nos han de permitir edificar la nueva Edad del Reino, cuando comprendamos el inefable discurso de las cosas. Hasta hoy las hemos conocido bajo sus apariencias, y hemos hecho de ellas con mayor o menor acierto nuestra morada actual. Debemos conocer su verdadera realidad inteligible que late en su íntima realidad, reservorio de sabiduría, amor y poder que nos permitirán transformar el “neolítico cristiano” en tiempo trans-histórico, las cavernas y sus utensilios primitivos, en obras eminentes que ordenen la tierra en su clima y quizás añadan nuevos continentes desde los fondos oceánicos, para una humanidad más numerosa y saludable.

Todo será como el curso de una sacra Liturgia, alma de una “Civilización del Amor” (Pablo VI), que disfrutará de la “armonía primitiva” (Pío XII). Del abismo de inteligibilidad de lo real surgirán los vínculos con las cosas que nos permitirán ejercer el señorío de soberanía que Cristo nos participa.

No estamos frente a un mundo inerte, ciego e impenetrable. La ceguera del hombre es consecuencia del pecado original, Cristo nos devuelve la vista, cura nuestra parálisis, nos manda ponernos de pie, recoger nuestra camilla y volver a nuestra casa: el Paraíso terrenal del que fuimos expulsados. Y la Creación exulta de gozo por la hermandad restablecida.

Que el Viernes Santo de dolores e ignominias que padece nuestro mundo sea el camino que nos conduzca a participar en la Resurrección de Cristo.



15/04/22 3:48 PM
  
hornero (Argentina)
Don Pedro Llera: ¿será necesario decir que oro por usted y por Infocatólica?

Pido a Dios y a nuestra Madre que sean instrumento del Mundo Nuevo que viene traído por la Aurora de María, de parte de Dios.
15/04/22 5:06 PM
  
hornero (Argentina)
¡VEN HIJO A MI CORAZÓN DE MADRE!

Con estas duces palabras brotadas de su Corazón Inmaculado, María convocó al Verbo de Dios a fin de que tomase posesión de su seno virginal.

Con estas mismas palabras, creo, se dirigiría a Jesús mientras moría en la Cruz.

Qué más podía ofrecer a Su Divinidad cuando dejaba su Cuerpo en el sepulcro.

¡Permanece en Mí, Hijo Mío, halla sosiego y paz en Mi Corazón Inmaculado!

¡Tu Cuerpo yace en la tierra, pero Tu Divinidad hallará su Trono en Tu Madre que te pertenece en unidad inseparable y absoluta!

Consuelo de la Madre, Consuelo del Hijo, y consuelo de los cristianos estrujados por el dolor de este Viernes Santo.

Paz y Esperanza en el sepulcro.

Bonanza de la Victoria que espera recogida en el Corazón Inmaculado de Su Madre el Día radiante de la Resurrección.

El SÍ de la Madre lo fue desde la Anunciación hasta la Muerte en la Cruz. En ella alcanzó su plena dimensión y realización.

No hallo otras palabras para ofrecer al Hijo y a Su Madre. Sólo quedan las lágrimas.




15/04/22 11:12 PM
  
hornero (Argentina)
“MUERTOS AL PECADO, PERO VIVOS PARA DIOS” (Rom 6, 11).

¡Cristo ha Resucitado! Esta es la garantía de nuestra Esperanza. Y si esperamos, alcanzaremos, porque “a los que llamó, los justificó, y a los que justificó, glorificó” (Rom 8, 30).

Por consiguiente, nada nos impide cumplir con el mandato de Cristo de edificar Su Reino.

Anunciemos su Resurrección, pregonemos su Gloria, agradezcamos su Misericordia, felicitemos a María nuestra Madre porque ya estrecha entre sus brazos a Su Hijo Resucitado, al Verbo Hecho Hombre-Dios en su seno purísimo, al Vencedor del pecado y de la muerte, al Señor y Rey del Universo.

Los acontecimientos temporales que se suceden constantemente, por importantes que parezcan, son nada en comparación con los designios del plan de la Creación.

Mientras estamos atentos a ellos, y participamos en la medida de nuestros deberes, no podemos perder de vista nuestros grandes objetivos. Están más allá y muy por arriba de lo que nuestro “hombre viejo del pecado” debe soportar.

Si hemos resucitado con Cristo, “no somos deudores a la carne” (Rom.8, 12), sino “coherederos de Cristo” (id. 8, 17), porque “todo es vuestro, ya el mundo, ya la vida, ya la muerte, ya lo presente, ya lo venidero, todo es vuestro; y vosotros de Cristo y Cristo de Dios” (I Cor 3, 21-23).

Así, mientras la caridad nos manda ser solícitos con nuestros hermanos los hombres, debemos ocuparnos también solícitos del plan que Dios trazó desde la eternidad. Plan que no quedó reducido por el pecado original, sino que, vencido éste por Cristo en la Cruz y Resurrección, debemos retomar su curso, insertarnos en él con nuestros trabajos por la edificación del Reino, que habrán de prolongarse por los siglos eternos.

Plan deslumbrante ante la mirada de los ángeles y de los que participan de la Sabiduría de Dios, de los que miran hacia la Aurora de María, hacia la Luz de la Gloria de Cristo.

Luz de Gloria que alumbra, vivifica y renueva la Iglesia, la humanidad y el universo: “He aquí que hago todo nuevo” (Apoc 21, 5).

Porque debemos trabajar, no sobre las apariencias sensibles de las cosas, sino sobre sus realidades inteligibles que nos pertenecen, responden y obedecen. Esta es nuestra semejanza con las cosas nuestras hermanas, no inertes, sino vivas y en reciprocidad de inteligencia y voluntad. Un mundo no ciego y muerto por el pecado, sino creado a semejanza de Dios, restablecido en su armonía original y asumido en Cristo.

Los ángeles, los hombres y el universo hemos sido asumidos por Cristo (Col 1, 16-17), humanizados según la Humanidad-Divina de Cristo. De ahí ha nacido una nueva unidad entre las partes de la Creación, Discurso del Creador, del que hemos sido constituidos todos, ángeles, hombres y universo, palabras partícipes de la Palabra o Verbo de Dios, a fin de que resonemos proclamando eternamente su Gloria, de más en más, de gloria en gloria (II Cor 3, 18) ) en un himno de alabanza, de gratitud, de honor y glorificación. Así, insertados en el plan creador de Dios lo llevaremos adelante según sus designios inescrutables, extendiendo el Reino sobre la Creación, edificándolo en nosotros, en los ángeles y en el cosmos. Unos y otros ejecutamos nuestra parte en la gran sinfonía del Reino de Cristo.

Oremos a nuestra Madre a fin de que su Aurora ilumine nuestra inteligencia y fortalezca nuestra voluntad para abordar nuestros trabajos sobre la tierra y sobre los mundos de los espacios conforme a los parámetros del Reino.

Invoquemos a San Francisco de Asís y a San Juan de la Cruz que conocieron la hermandad del hombre con las creaturas y el discurso que pronuncian las cosas, como partícipes de nuestra semejanza con el Creador.

No reduzcamos nuestra condición a la disminuida por el pecado original, sino que asumamos el señorío conquistado por Cristo que Él nos participa. Que la Aurora de María despierte en nosotros la conciencia de responsables del gobierno de la tierra y del universo todo en tanto somos sacerdotes, reyes y profetas de Cristo. Hermanos mayores que debemos atraer a la conciliación original a todo lo creado, a cuanto lleva en sí la participación en la inteligibilidad del Verbo Creador.

Esperemos la creciente manifestación de nuestro “hombre nuevo”, condición sine qua non para llevar adelante los trabajos por el Mundo Nuevo que viene.






17/04/22 3:05 PM
  
hornero (Argentina)
LA CREACIÓN: DISCURSO O PARTICIPACIÓN DEL VERBO DE DIOS.

Para ejercer nuestro gobierno de señorío sobre las cosas, debemos saber qué sean éstas. Debemos saber que no son meras “cosas”, es decir, objetos inertes, profanos e irracionales. Por el contrario, son nuestras hermanas, de las cuales como hermanos mayores, debemos obtener su colaboración, su reciprocidad de respuesta a nuestro llamado. Las cosas están destinadas en el plan de la Creación a servir como instrumentos para la edificación del Reino.

San Pablo se detuvo en precisar esta disposición de las cosas: “Tengo por cierto que los padecimientos del tiempo presente no son nada en comparación con la gloria que ha de manifestarse en nosotros; porque el continuo anhelar de las criaturas ansía la manifestación de los hijos de Dios, porque las creaturas están atadas a la vanidad, no de grado, sino por voluntad de quien las sujeta, con la esperanza de que también ellas sean llamadas de la servidumbre de la corrupción para participar en la libertad de la gloria de los hijos de Dios. Pues sabemos que la creación entera hasta ahora gime y siente dolores de parto, y ni sólo ella sino también nosotros, que tenemos las primicias del Espíritu, gemimos dentro de nosotros mismos suspirando por la adopción , por la redención de nuestro cuerpo. Porque en esperanza estamos salvos; que la esperanza que se ve, ya no es esperanza. Porque lo que uno ve, ¿cómo esperarlo? Pero si esperamos lo que no vemos, en paciencia esperamos” (Rom 8, 18-27).

Este texto de San Pablo es todo un documento-apología del plan que nos concierne. Contamos con la vocación de las cosas y de nuestro propio cuerpo para alcanzar “la gloria que ha de manifestarse en nosotros”. Que esperamos con paciencia esta manifestación que ha de hacer de nosotros verdaderos ministros del Reino.

Ahora bien, todo parece indicar que ha llegado el tiempo de nuestra manifestación, esto es, de la gloria que Cristo nos participa por medio de la Aurora de María, plena de Luz transfigurante que pondrá de manifiesto el “hombre nuevo” que hemos recibido en Cristo por el Bautismo.

Nuestro “hombre nuevo” está llamado a trabajar por la edificación de la Nueva Edad del Reino conforme a los parámetros que lo rigen. Debemos restablecer los canales de comunicación con las cosas a fin de que las conozcamos en su realidad de hermandad, en su disposición de solicitud por servir al plan que nos es encomendado.

Penetremos el misterio de su interioridad, de su inteligibilidad, del verbo o palabra que las constituye, anima y hace de ellas nuestra colaboración. Descubramos la razón de ser de cada una de ellas, nos preguntemos por el lugar que ocupan en la partitura de la sinfonía del universo, por la amistad humana que nos ofrecen en el misterio que las anima. Son nuestras hermanas, sean piedras, vegetales, animales o mundos siderales. Las hemos mirado con ojos de extraños, las hemos maltratado y profanado, hemos ignorado su amor, su “continuo anhelar” por nuestra manifestación.

Que la Resurrección de Cristo introduzca en nosotros la gloriosa manifestación de nuestro “hombre nuevo”, y podamos así poner nuestras manos y nuestro corazón, nuestra inteligencia y voluntad, sobre las creaturas nuestras hermanas que esperan de nosotros las llevemos a participar en “la libertad de la gloria de los hijos de Dios”.
18/04/22 9:43 AM
  
hornero (Argentina)
UN UNIVERSO DE VIDA DE AMOR Y DE SABIDURÍA

Las cosas que nos rodean, dicho en lenguaje filosófico, la multitud de entes singulares, materiales y concretos que constituyen el universo, son depositarios activos del amor y sabiduría divinos participados.

En otros comentarios en este y en otros blog me he referido a esta cuestión fundamental, pendiente de estudio por parte de filósofos, teólogos, científicos y pensadores cristianos.

En efecto, el tomismo y la escolástica en general no abordaron una reflexión sistemática sobre la realidad última de las cosas materiales singulares, atentos al axioma de Aristóteles; “sólo hay ciencia de lo universal”. Esto dio lugar a que se elaborara de modo grandioso la metafísica, el ámbito supremo de los inteligibles, culmen de toda realidad.

Sin embargo, como lo reconoció el mismo Santo Tomás de Aquino, la metafísica no es una ciencia perfecta por cuanto no comprende los entes singulares materiales que son en definitiva la realidad del universo tal como existe desde su creación.

Estamos frente a un universo INEXPLORADO en su interioridad singular material concreta y última, esto es, en su INTELIGIBILIDAD, En su abismo ontológico que hunde sus raíces en la Causa Primera; verbo o palabra divina participada y proferida por el Verbo Creador que le dio el ser y su sustancia.

No corresponde que nos extendamos aquí sobre la estructura ontológica de esta inteligibilidad que hace del universo una realidad que supera en magnitud inconmensurable sus dimensiones físico-sensibles conocidas.

Basta a nuestro propósito señalar que las cosas representan una reserva de amor y de sabiduría que la Providencia ha puesto a nuestro alcance a fin de llevar adelante el plan de la Creación. En efecto, las cosas laten agitadas por la participación de la vida divina según el orden de su realidad material. Como hay una vida animal y otra vegetal, hay también una vida mineral.

Todas tienden al fin último de la Creación: proferir el Discurso del Verbo Creador y desarrollarlo según procede del Abismo de Dios, ejecutando los movimientos físico-biológicos que conocemos por nuestros sentidos, suerte de sinfonía eminente de armonías cósmicas.

El mundo del “hombre viejo del pecado” se atuvo a recurrir a las cosas conforme a sus apariencias sensibles, las cuales sólo le ofrecen rudimentos de un saber y de un poder que le fueron segados por el pecado original.

Pero, este recurso tiene límites que le impiden al hombre conservar indefinidamente las civilizaciones que hubo de construir en los tiempos. Hoy parece haber agotado este recurso rudimentario que las cosas le ofrecen: los bienes que el “progreso” y los “prodigios” han obtenido estrujando las cosas al máximo, lo han conducido al borde del precipicio. Los “bienes” tan abundantes conseguidos, amenazan su supervivencia, sea por agotamiento de los recursos naturales, sea por el sistema del consumismo que limita el número de la población por el aborto y la eutanasia, sea por las perversiones propias del hedonismo impuesto como horizonte de la “civilización”, sea por el orgullo que genera competencias, rivalidades y odios individualistas que han inducido a la ciencia a desarrollar las armas nucleares y a los estados a amenazarse mutuamente con una guerra devastadora.

Para apelar a las reservas de amor y de sabiduría que guardan las cosas en su realidad invisible e inteligible cuasi espiritual, porque tiene correspondencias perfectas con el espíritu del hombre conforme al plan original de la Creación, el hombre debe desprenderse del “hombre viejo” y vestirse del “hombree nuevo”, tal como nos lo pide San Pablo: “Dejando, pues, vuestra antigua conducta, despojaos del hombre viejo, viciado por la corrupción del error; renovaos en vuestro espíritu y vestíos del hombre nuevo, creado según Dios en justicia y santidad verdaderas” (Ef 4, 22-24).

Este es el fundamento del restablecimiento de la “armonía primitiva” urgido por Pío XII porque “se puede y se debe” llevar a cabo. Es algo que debe entender el sentido común, o hallamos los recursos que la “justicia y santidad verdaderas” del hombre nuevo nos ofrecen, o continuamos a breve plazo el camino hacia la autodestrucción.

Las suertes están echadas. La decisión es nuestra. Oremos a nuestra Madre a fin de que su Aurora, que resplandece sobre nuestras cabezas, irradie la sabiduría, el amor y el poder para “edificar todo un mundo desde sus fundamentos” (Pío XII).

Que la Resurrección de Cristo manifieste en nosotros la vida nueva que nos participó por el Bautismo.




18/04/22 2:48 PM
  
hornero (Argentina)
CONVOQUEMOS A LAS CREATURAS

Que cada bautizado convoque a alguna o algunas creaturas como colaboradoras de la nueva Evangelización, del llamado a la conversión hecho por María.

Quien llame a las flores, quien a las aves, quien a las arenas de los desiertos, a los fondos o peces marinos, a las nubes o lluvias, montañas o volcanes, sembradíos o bosques, fieras o animales domésticos, selvas o estepas, regiones ecuatoriales o polares, al día o a la noche, al sol o a las estrellas.

Un coro de voces suplicantes acuda a nuestras hermanas las creaturas a fin de que broten de ellas y se difundan sus perfumes y voces de amor que guardan en su interioridad su discurso inefable, y dispongan favorables las mentes y voluntades de los hombres a las voces del Espíritu que los llama a la conversión al Evangelio.

Que la humanidad experimente, ausculte y responda a las voces que resuenen en el interior, pronunciadas por cada una de las creaturas. Que nuestra oración apele al discurso trémulo de amor que late en cada uno de los seres, al modo de una letanía que reitera sobre toda la tierra y brota de cada rincón de ella proclamando el llamado a la conversión.

Si el mundo se apodera de las cosas para profanarlas, los cristianos debemos defenderlas convocándolas como instrumentos de Evangelización y conversión.

Tomemos conciencia del patrimonio de gracias depositadas por el Verbo Creador en la Creación; el mundo ignora su sacralidad, sabiduría y poder participados por Dios para bien del hombre, para que use de él para edificación del Reino. Será nuestro trabajo en la eternidad.

Vamos a lanzar la Creación contra el NOM, la masonería y el anti-cristo, en nuestra condición de cristianos, sacerdotes, reyes y profetas, en ejercicio del señorío de soberanía que Cristo nos participa.

19/04/22 3:03 AM
  
hornero (Argentina)
DESDE EL JARDÍN DE MI CASA

Desde él puedo hacer muchas cosas. Pensar, orar y enviar algunas señales a los hombres mis hermanos en nombre de la Iglesia de Cristo.

Mientras contemplo las estrellas, las he convocado junto con las flores, las arenas del mar y de los desiertos a ayudar a la Evangelización de los pueblos, naciones y culturas.

Que irradien su luz, sacralidad y expectación en favor de la Verdad de Cristo. Su salario será su “participación en la libertad de la gloria de los hijos de Dios” (Rom 8).

No es menester esperar decretos eclesiásticos, ni opiniones de exégetas, para que el cristiano empuñe el arado; hasta aquí disponemos de nuestra soberana decisión de abrir los surcos de la Evangelización de la humanidad. Sin ser vistos, ni oídos, ni atajados, llevamos nuestra voz hasta los confines de la tierra, como mandó el Señor.

Asumamos, pues, la tarea con el concurso de las cosas que nos rodean. Ante la casi absoluta soledad de un mundo transformado en un terreno inhóspito, calcinado, poblado por lo estéril y ponzoñas, no demoremos nuestra decisión de espantar la aridez de esas tierras marchitas por la sequía espiritual, golpeemos sus rocas con el cayado que nos acompaña, y hagamos brotar, como Moisés, ríos de aguas que las vivifiquen (Ex 17, 6).

No hay orfandad para quienes caminan de las Manos de la Madre. Ni carencia de medios para quienes contamos con las estrellas, los océanos, los desiertos y sus creaturas.



19/04/22 2:22 PM
  
hornero (Argentina)
CONVOQUEMOS LOS VIENTOS

Barramos la superficie de la tierra.

Que los huracanes destrocen las filas de los enemigos.

Respondamos con la fuerza que disponemos “Hagamos bajo el estandarte de la Cruz, un ejército bien alineado en orden de batalla y bien reglado, para atacar de consuno a los enemigos de Dios que ya tocaron a rebato: Sonnuerunt, frenduerunt, fremuerunt, multiplicati sunt”, “resonaron y se alborotaron, rechinaron sus dientes, bramaron, se multiplicaron” (Ps. XLV, 4; XXXIV, 16; II, 1; III, II; XXIV, 19; XXXVII, 20; LXVIII, 5) (S. L. de Montfort, Oración para pedir a Dios, misioneros para María).

Bien, pero sabemos que para misionar los más de siete mil millones de hoy, necesitamos por lo menos un millón de misioneros y varios años para formarlos y algún otro tiempo para mejorar la ineficacia de los actuales. Por lo cual sería de gran ayuda apelar a las creaturas como a cuasi sacramentales, aprovechando su proyección o comunicación espiritual conforme lo dispongamos mediante la oración.

Así, podrá el Espíritu Santo mover las inteligencias y los corazones de multitud de hermanos, disponiéndolos a recibir o buscar el Evangelio.

Al respecto vale un episodio narrado por Karol Vojtyla en “Signo de Contradicción”. Sucedió que después de la II Guerra Mundial, mientras las tropas rusas ocupaban Polonia, un soldado ruso golpeó las puertas del seminario de Cracovia. Lo atiende Vojtyla, y el soldado le dice que a él nunca le hablaron de Dios, pero que él siempre supo que Él existe. El Espíritu sopla donde quiere, y se hace entender.

Así, convoquemos los vientos, sea que desparramen a los enemigos y sus planes, sea que porten los efluvios sacros de las creaturas junto con nuestras oraciones y mensajes evangelizadores.





19/04/22 8:11 PM
  
hornero (Argentina)
AUNQUE NO SE ENTIENDA HAY QUE DECIRLO.

No sólo decirlo, hay que proclamarlo: Cristo Resucitado hace un mundo nuevo (Apoc 21, 5).

No vale seguir pensando, hablando y obrando como si nada hubiera ocurrido. Como si nada se nos hubiera dicho. Como si el tiempo permaneciera detenido. Como si el Reino no creciera. Como a la defensiva de que “todo tiempo pasado fue mejor”. Como si el mundo fuera el sujeto principal de la Historia y del Universo, en vez de Cristo.

Esa es una Iglesia del “neolítico cristiano”, que no entiende que se han iniciado los “nuevos tiempos” traídos por la Aurora de María.

Una Iglesia paralizada por el desaliento de la asidia, carente de la fuerza de la parresía que difunde la verdad sin inhibiciones.

No nos atrevemos a cruzar del mundo del “hombre viejo del pecado” al del “hombre nuevo” nacido en Cristo por el Bautismo.

Ya no cuenta ese mundo que se extingue, nos alistemos en las huestes que van a forzar el espacio que separa de los nuevos territorios, crear puentes, vadear los obstáculos. En otras palabras, ayudar al Espíritu Santo que obra por medio de María al tránsito de nuestro mundo decrépito a la nueva Edad del Reino.

Hay que decirlo aunque no se entienda.

20/04/22 3:19 AM
  
hornero (Argentina)
YUNQUE, MARTILLOS Y FRAGUA

Sobre el yunque de la Fe

Con los martillos de la Esperanza

Forjemos las columnas y rejas de la Iglesia

Caldeadas en la fragua de la Caridad.

Seamos herreros que modelan las columnas, los ornamentos de las rejas, la seguridad de los portones.

Los humildes oficios son los artífices de la estructura de todo edificio.

Que el último trabajo sea el forjado de la Cruz sostenida por las cúpulas.




20/04/22 12:15 PM
  
hornero (Argentina)
HABLAR CON UNA PIEDRA: ESO QUIERO DECIR.

“¿Porqué preguntas mi nombre, que es admirable?” (Jueces 13, 18), respondió el ángel.
De modo semejante, la piedra no nos da a conocer su nombre, esto es, su sustancia singular, su última realidad. Porque nuestra inteligencia racional natural no alcanza a penetrar más allá de las apariencias visibles, de las que abstrae los conceptos generales o universales, objeto propio de la metafísica.

No obstante ¿quién no se detiene ante una flor, un árbol, un ave, o una fiera, para contemplar el misterio que trasuntan? Sin embargo, pronto lo olvidamos y miramos las cosas como inertes, profanas, sin trascendencia, meros objetos de nuestros sentidos.

“Porqué buscáis entre los muertos al que vive? No está aquí, ha resucitado” (Luc 24, 5-6).

También el universo ha sido participado por Cristo de la nueva vida de resurrección. Por ello, no dejemos que las apariencias visibles de las cosas confundan a nuestra inteligencia. Aún cuando no podemos conocer su nombre inefable, podemos convocarlas como instrumentos de la Evangelización.

El universo vive una liturgia cósmico-divina por la que lleva adelante el plan de Dios Creador. Nosotros permanecemos ignorantes de esta celebración eminente por la que el universo ofrece a Cristo, su Rey y Señor, todo honor y gloria.

Atrevámosnos a convocar las cosas, a encomendarles nuestros deseos a favor de la conversión de nuestros hermanos, a recurrir al patrimonio de sabiduría, santidad y poder que el Verbo ha depositado en ellas.

Por eso es bueno que hablemos con la piedra, o con la creatura que deseemos hacerlo, como propicia a nuestros deseos. No son inertes, viven, nos escuchan, nos responden, nos ayudan.

Eso quiero decir.



21/04/22 1:04 AM
  
Ricardo de Argentina
En el video se dice que esta postura abortista radical de la OMS es "sorprendente".
Supongo que se trata de una sorpresa retórica, porque ya desde hace mucho la OMS en particular, así como UNICEF, y la ONU en general manifiestan orientaciones francamente diabólicas.
21/04/22 3:25 AM
  
hornero (Argentina)
LA RECIPROCIDAD DE LAS CREATURAS

La Creación en su origen estaba en perfecta armonía consigo misma: “Y vio Dios ser bueno" la obra de cada uno de los días (Gén 1).

El pecado original alteró esta armonía, pero no la aniquiló, Por eso el mundo continúa siendo una manifestación de la sabiduría, amor y poder de Dios.

Las creaturas son llamadas por San Francisco de Asís “hermanas”, y San Juan de la Cruz nos habla de la “música subídisima” que ejecutan todas las cosas, a modo de voz, incluso las inferiores, al proclamar “lo que cada una de ellas es en Dios, y lo que Dios es encada una de ellas” (El Cántico Espiritual).

Esta amistad de las cosas entre sí y con el hombre sigue siendo verdadera hoy, pero la difusión del error del racionalismo agnóstico-ateo-nihilista ha profanado el pensamiento humano que reconocía el orden y parentesco de la Creación con Dios y con los hombres. De ahí ha derivado una minusvalía en la concepción de las cosas, limitando sus vínculos con el hombre a relaciones sólo materiales, físico-químicas y mecánicas.

Pero, no obstante los progresos obtenidos por la investigación científica en este ámbito, adolecen de parcialidad, por haber ignorado y prescindido de las relaciones de reciprocidad de las cosas con el hombre, fundadas en su hermandad y en su participación del Verbo Creador que les otorga afinidad Él mismo, Rey del Universo, y con la humanidad.

Así, el obrar del hombre sobre las cosas es realizado con la torpeza de un procedimiento defectuoso que viola las relaciones fundamentales de éstas con el Creador y con el hombre, su hermano mayor, que le corresponde ejercer su señorío de soberanía sobre toda la Creación. La ignorancia y negación de esta condición de la realidad conlleva una acumulación creciente de tensiones generadas por una estructura científico-técnica deforme que ha eliminado el elemento fundamental: LA RELACIÓN DEL ESPÍRITU DEL HOMBRE CON LA MATERIA DEL UNIVERSO.

Así, suple con recursos sólo materiales lo que el espíritu aporta en su relación con las cosas y la tensión de hermandad de éstas hacia el hombre. En una palabra, las cosas son regidas despóticamente como brutos indómitos, no con la sabiduría, amor y respeto fraterno que corresponde.

De lo cual se han derivado las contradicciones de un “progreso” materializado que ha distorsionado el orden de las relaciones hombre-cosas, con las consecuencias que advertimos en el orden ecológico, de la salud, de la política expuesta al desorden humano, que llega a los conflictos bélicos agravados por la ciencia empírico-materialista del poder atómico.

Tragedia de la ciencia, de la técnica, de la humanidad y de las cosas que la experimentan.

Es necesario restablecer el orden fundamental original en el gobierno de la realidad, la ley de sabiduría, sacralidad y liturgia que rige al espíritu, a la inteligencia y voluntad, de quien debe ejerce el señorío de soberanía participado por Cristo para edificación del Reino.

El mandato de Cristo: “BUSCAD PRIMERO EL REINO DE DIOS Y SU JUSTICIA, LO DEMÁS SE OS DARÁ POR AÑADIDURA” es de cumplimiento obligatorio. Su violación conduce al abismo de la autodestrucción. Hemos buscado primero las añadiduras y renunciado al Reino: así estamos.

Urge que la Iglesia reflexione al respecto, los teólogos y filósofos cristianos, igual, a fin de que la humanidad abra los ojos de su inteligencia y corazón a las magnalia Dei que han sido puestas en nuestras manos para nuestro bien en unidad con nuestra misión fundamental: LA EDIFICACIÓN DEL REINO.

“El universo espera ser librado de su esclavitud al pecado, al que está sometido contra su voluntad, para participar en la libertad de la gloria de los hijos de Dios” (Rom 8).





21/04/22 4:24 PM
  
hornero (Argentina)
EL HOMBRE Y LA CREACIÓN.

Dios puso en nuestras manos la Creación. Nos participó su Señorío de Soberanía sobre la tierra, sus cosas, los mundos y cuanto contienen los espacios.

Hemos logrado a través de los milenios incorporar a nuestra morada, es decir a nuestro hábitat, una parte considerable; nos resta ejercer su gobierno sobre la inmensidad desconocida de los feudos que nos han sido confiados.

Para ello debemos tener en cuenta que más allá de las apariencias físico-biológicas de la realidad, permanece la última constitución ontológica de los seres materiales, desde la cual debemos proceder para ejercer un gobierno de orden superior al domino físico-biológico.

Han llegado los “tiempos nuevos” escatológicos de la Aurora de María, preparan la Venida del Señor, conforme la Virgen nos lo revela.

Esto significa que debemos comenzar a gobernar las cosas con mente y corazón diferentes a los del “hombre viejo del pecado”. María nos trae la Luz de la Gloria de Cristo que comienza a manifestarse mediante la Aurora. Esta Luz en su creciente Manifestación permitirá que se manifieste en nosotros el “hombre nuevo” nacido en Cristo por el Bautismo (cf. Col 3, 4), el que ha de edificar el Reino, conduciendo a la Creación a “participar de la libertad de la gloria de los hijos de Dios” (Rom 8).

La relación actual que el hombre conserva con las cosas mediante la filosofía, ciencias y cultura se ha ofuscado por los errores del mundo moderno, debe transfigurarse en una relación profunda espiritual, conforme a la cual nos reconozcamos artífices de una obra que se prolongará en la eternidad.

Tal sustitución se ha vuelto imperiosa ante un mundo que camina a su extinción necesaria. Hagamos de la Creación el Templo de Dios.

Lo que el mundo moderno ha alcanzado con su "progreso", debe ser cribado para recoger lo que en él haya de trigo, separando la cizaña.




22/04/22 4:56 PM
  
hornero (Argentina)
DEL NEOLÍTICO CRISTIANO A LA PARUSÍA

Es decir, del tiempo del “hombre viejo del pecado” al “hombre nuevo” que bajo la Conducción de María trabaja en la Nueva Edad del Reino que prepara la Parusía del Señor.

Salto cuántico, moderado por la creciente manifestación de la Luz de la Gloria de Cristo.

Nos obliga a buscar la nueva sabiduría de amor y de poder de señorío. que irradia la Aurora. A despertar del sueño de los milenios, ponernos de pie, superar la asidia y desalientos, y disponernos a organizar el Reino en lo que nos toca.

Ante todo la Conversión de la humanidad, condición fundamental para poder llevar adelante aquellas cosas que son propias, específicas del todo, que ninguna de las partes puede ejecutar por sí misma.

Sólo entonces, cuando estemos consustanciados con los “nuevos tiempos”, que nos introducen en una nueva Edad, sustancialmente distinta de los tiempos vividos desde la creación del mundo hasta el presente, podremos lanzarnos a la conquista de los feudos usurpados por el enemigo. Derrotar a los enemigos de la masonería, del NOM, del aborto, homosexualidad, disolución de la familia, perversiones, consumismo, aberraciones culturales, colonialismo, terrorismo, droga, capitalismo-marxismo, sectas, cultos demoníacos, herejías, cisma, guerra nuclear y tantas malas yerbas sembradas por el demonio.

Entonces descubriremos el universo que Dios puso en nuestras manos, que perdimos por el pecado original, y que Cristo nos lo recuperó y devolvió para que sea cumplido el designio de Dios al crearlo.

Podría mencionar muchas cosas, desde el clima hasta el surgir de nuevos continentes, como obras que podrá llevar a cabo la humanidad convertida. Ninguna se compara con el espíritu litúrgico que las habrá de presidir, por el que tributaremos a Dios todo honor y gloria por los siglos de los siglos.



23/04/22 3:25 AM
  
hornero (Argentina)
Corrección de error: acidia
23/04/22 3:30 AM
  
WALDEMIR GARCIA
Me parece un título maravilloso y aplicable contra los impíos y satánicos que gobiernan hoy en Ucrania.
23/04/22 6:06 PM
  
Jorge Cantu
África Marteache:

"Porque Sauli Väinämö Niinistö no es Putin, así que solo cosas buenas se pueden esperar de él y de la fiscalía del estado que preside, ya que estoy segurísima que en su constitución no figura perseguir a ninguna religión ni enmudecer las bocas de los creyentes. ¡Por favor!"

Lo más surrealista del caso es que en estos regímenes presuntamente 'liberales' cuando una persona religiosa ejerce su libertad de expresión y convicción acerca de la moralidad de la ideología y praxis homo y transexualista a eso le llaman 'discurso de odio', mientras que el oprimir, insultar y agredir a las personas religiosas por expresarse libremente no constituye delito alguno.
26/04/22 9:16 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.