Dos Iglesias

En la Iglesia Católica conviven dos “sensibilidades”. Yo diría que en realidad conviven dos Iglesias bajo un mismo techo: una Iglesia moderna (modernista) y otra tradicional.

La “Iglesia Liberal” del “nuevo paradigma” es un apéndice del globalismo que pretende imponer su nuevo orden mundial. Es una Iglesia con pretensiones de convertirse en religión universal y que aspira a agrupar en una sola institución todas las religiones que existen: budismo, hinduismo, panteísmo, cristianismo, judaísmo, islam… Para esa iglesia universalista lo importante es el amor. Lo importante es que nos abracemos y nos besemos; que terminemos con las guerras y con las armas; que se abran todas las fronteras; que cuidemos el medio ambiente y vivamos en armonía con la Madre Tierra para que todos podamos vivir en un mundo sostenible y respetuoso con los ecosistemas; que acabemos con la contaminación, con los combustibles fósiles; que dejemos de comer carne y que se acabe con la pobreza (siendo todos pobres, no habrá diferencias entre ricos y pobres: “no tendrás nada y serás feliz”, dicen estos malvados impresentables que te quieren tener cogido por tus partes para sojuzgarte y maniatarte). Esa Iglesia Liberal Antropocéntrica y Kantiana predica el indiferentismo y el sincretismo religioso: todas las religiones son caminos válidos para la salvación por eso no hay que hacer proselitismo ni bautizar a nadie. Cada uno se salva desde su cultura y su religión: nada de conversiones de unas religiones a otras, porque, en realidad son todas igualmente buenas.

Por eso la Iglesia Neoparadigmática no predica a Cristo, único Salvador y Redentor del género humano, sino el amor: un amor vago, un tanto ñoño, emotivo y sentimental. Porque si dice que solo se salvan los que creen en Cristo y se bautizan, seguramente los musulmanes, los budistas, los judíos o los hinduistas no estarían muy de acuerdo. Predicar a Cristo provoca divisiones, guerras, conflictos. Necesitan un Dios inclusivo que englobe todos los dioses. Necesitan un dios amor que unos pueden llamar Cristo y otros Krishna y otros Alá y otros Jehová; un dios poliédrico, con distintos rostros y aspectos, con distintas facetas adaptadas a las distintas culturas. La nueva Iglesia tiene pretensiones universales, inclusivas, ecológicas y sostenibles. No es la Iglesia Católica, sino una nueva religión sincrética, una religión de religiones.

La Iglesia del Nuevo Paradigma, liberal ella, predica el panenteísmo (“todo está conectado con todo”, como en la película Avatar) y plantea una paraíso en términos puramente inmanentes, terrenales: nos ofrece una utopía a ras de suelo; una pseudorredención del género humano en clave kantiana: debemos construir un cosmopolitismo jurídico y ético que garantice la paz perpetua. Hay que acabar con las armas, con los ejércitos, con las guerras, con las fronteras, con las clases…

Dicen que caminamos hacia un futuro mejor: una Federación Mundial que necesita un solo gobierno y una sola religión que amalgame a la humanidad entera. El “Reino de los Fines” de Kant culminaría en la constitución de una comunidad política y una paz perpetua de todos los pueblos de la Tierra, que se sienten unidos entre sí por el amor y la ternura y en armonía con la Naturaleza (la Pacha Mama), que es nuestra madre y nuestra casa común.

El Reino de los Fines representa una sociedad de seres humanos autónomos, libres para hacer lo que quieran, para ser lo quieran ser; dueños de su vida y responsables de sus actos. Los Fines en sí mismos no dependen de nada ni de nadie ni tiene por qué someterse a ninguna ley divina que ellos no se hayan dado de antemano a sí mismos. El hombre es soberano y rey de sí mismo: no es Dios el Señor ni el Rey, ni el Principio ni el Fin. El hombre es su propio dios. El hombre es fin en sí mismo porque no tiene otra finalidad ni otra razón de ser que disfrutar de su propia vida. El fin, el sentido de la vida, la razón de ser del hombre ya no es Dios, sino el hombre mismo: disfrutar de la creación y respetar a los demás Fines.

La Iglesia liberal kantiana es, pues, Antropocéntrica: pone en el centro al ser humano, a la persona: no a Cristo. Por eso no respeta la tradición ni los dogmas ni el credo ni la liturgia ni los Mandamientos de la Ley de Dios.

Los sagrarios se esconden en capillas laterales y se quitan del centro del altar mayor. Porque el centro de la celebración litúrgica ya no es Cristo Eucaristía, sino el pueblo congregado alrededor del altar, presidido por el sacerdote o el pastor. El pueblo se congrega en torno a sí mismo y no mira a Dios, sino al hombre mismo. La fe en la presencia real de Cristo en la Eucaristía, la fe en la transubstanciación, ni se predica ni se cree. Cualquiera puede dar la comunión y de cualquier manera…

Los mandamientos se desprecian en nombre de la inclusión LGTBI; se pide el sacerdocio femenino, en contra de la Tradición y en nombre del feminismo moderno y de la “igualdad” de la Revolución. Se bendice el pecado y muchos prelados, sacerdotes y laicos viven contrariamente a la ley de Dios. La fornicación se ha vuelto derecho y la castidad se proscribe como algo anticuado propio del pasado oscurantista. El divorcio y el aborto se consienten y se comprenden desde “la misericordia, la compasión y el amor”; lo mismo que la eutanasia, la fecundación artificial, los métodos anticonceptivos o la eugenesia y la experimentación con embriones. Las iglesias y los colegios “católicos” de la Iglesia Liberal Kantiana se llenan de banderas arco iris, se bendicen las uniones homosexuales en los templos y se da de comulgar a divorciados vueltos a casar, a luteranos y a cualquiera que pase por allí, aunque no profese la fe de la Iglesia ni viva en gracia de Dios. Las blasfemias, las herejías, la apostasía y los sacrilegios van de la mano de esta nueva iglesia liberal kantiana del nuevo paradigma ecologista, sostenible, onanista, gayfriendly y jacarandosa; guitarrera y panderetera.

Obviamente, esta iglesia no es la verdadera Iglesia Católica: es otra cosa, es otra religión. La religión católica es dogmática, Teocéntrica (Cristocéntrica), predica la sana doctrina, la verdad revelada por Dios a través de las Sagradas Escrituras y de la Tradición Apostólica. Y su fin primordial es la salvación de las almas para que todas vayan al Cielo. La verdadera Iglesia Católica resiste y no perecerá, aunque quede reducida a un resto fiel estadísticamente insignificante y socialmente irrelevante. Nuestro fin es el paraíso, el cielo: no un paraíso terrenal verde, igualitario y fraternal con olor a logia. Nosotros queremos hacer la voluntad de Dios y no la nuestra; queremos obedecer los mandamientos de la Ley de Dios y no dejarnos llevar por nuestra voluntad; nos sometemos a la Ley de Dios, con el auxilio de su gracia, y preferimos morir por nuestro Señor que traicionarlo.

De repente, una mañana nos levantamos y descubrimos que había surgido una nueva iglesia que llamaban del “Nuevo Paradigma” que se había vuelto modernista; y que la mayoría de los fieles, sacerdotes y obispos ya no eran católicos, sino liberales, kantianos, fenomenológicos, ecologistas y depravados doctrinal y moralmente; herejes integrales, cismáticos (sin cisma) y apóstatas de facto.

El antropocentrismo liberal se ha colado en la Iglesia Católica con el firme propósito de acabar con ella. El Anticristo quiere acabar con la Iglesia: con Cristo. Pero sabemos que Cristo vence y que no tienen nada que hacer… Su fin está próximo y sus días contados. En realidad, solo hay una Iglesia verdadera. Yo creo en la Iglesia que es una, santa, católica y apostólica. Solo una. La falsa Iglesia Liberal, del Nuevo Paradigma, etc., no es sino una burda parodia destinada al fuego. 

Yo seguiré rezando el rosario, confesándome con regularidad, adorando al Santísimo y yendo a misa los domingos y fiestas de guardar. Deberían ustedes plantearse una conversión en serio: pero a Cristo; no al hombre. Un reinicio estaría bien: el que se producirá cuando Cristo vuelva en honor y majestad a juzgar a vivos y muertos. Que Dios nos coja confesados.

¡Ven, Señor Jesús! No tardes.

44 comentarios

  
Luis Fernando
Amén.
01/06/21 3:13 PM
  
Teofilo
Excelente artículo, enhorabuena por su claridad y decir las cosas como son. Gracias. Que Dios le bendiga.
01/06/21 3:25 PM
  
Jose Alcubierre
Interpreto que el autor, refractario de la iglesia conciliar, liberal, ecuménica y antiproselitista, esta de acuerdo con los postulados de la Iglesia de la Syllabus, y aprueba la "evangelización" de los niños indígenas canadienses llevada a cabo por instituciones católicas en el internado de Kamloops. Por allí pasaron más de 150.000 niños indios. Fueron obligados a convertirse al cristianismo y a dejar de hablar en sus idiomas nativos, muchos de ellos fueron golpeados y maltratados verbalmente. Unos 6.000 murieron como consecuencia de los abusos. De momento han aparecido 215 cadaveres en fosa común... Esa era la Iglesia de la Syllabus...
__________________________
Pedro L. Llera
Interpreto que es usted un hijo de Satanás que me acusa de estar a favor del pecado. Yo estoy a favor de la santidad. Yo estoy a favor de los mártires que dieron su vida por Cristo. Estoy a favor de quien entrega su vida por amor al prójimo. Estoy a favor de Santa Teresa de Jesús, de San Juan de la Cruz, de San Agustín, de Santo Tomás de Aquino, del Santo P. Pío de Pietrelcina; de San Ignacio de Loyola, de San Francisco Javier... Yo vivo en la Iglesia la comunión de los santos. Esa era y es la Iglesia. Y yo soy de esa misma Iglesia.
Por cierto, yo ni he mencionado el Syllabus ni el Concilio Vaticano II ni nada que se le parezca.
Es usted un impresentable que viene aquí a insultarme y no se lo consiento. No tiene usted vergüenza ni educación. Está usted bueno para dar lecciones de nada. Ni un comentario más le admito.
01/06/21 4:06 PM
  
Marcelo
Gracias por el trabajo que te tomaste de hilar todas las realidades que veo. Abrazo en Cristo
01/06/21 4:09 PM
  
Lector
Las dos muertas.
________________________
Pedro L. Llera
La Iglesia de Cristo no muere ni morirá nunca. Las puertas del infierno no prevalecerán. Cristo ha resucitado y la Iglesia es su Cuerpo Místico. Otra cosa es que la Iglesia Católica quede reducida a la mínima expresión. El propio catecismo (posconciliar) lo dice de manera profética:

675 Antes del advenimiento de Cristo, la Iglesia deberá pasar por una prueba final que sacudirá la fe de numerosos creyentes (cf. Lc 18, 8; Mt 24, 12). La persecución que acompaña a su peregrinación sobre la tierra (cf. Lc 21, 12; Jn 15, 19-20) desvelará el "misterio de iniquidad" bajo la forma de una impostura religiosa que proporcionará a los hombres una solución aparente a sus problemas mediante el precio de la apostasía de la verdad. La impostura religiosa suprema es la del Anticristo, es decir, la de un seudo-mesianismo en que el hombre se glorifica a sí mismo colocándose en el lugar de Dios y de su Mesías venido en la carne (cf. 2 Ts 2, 4-12; 1Ts 5, 2-3;2 Jn 7; 1 Jn 2, 18.22).

676 Esta impostura del Anticristo aparece esbozada ya en el mundo cada vez que se pretende llevar a cabo la esperanza mesiánica en la historia, lo cual no puede alcanzarse sino más allá del tiempo histórico a través del juicio escatológico: incluso en su forma mitigada, la Iglesia ha rechazado esta falsificación del Reino futuro con el nombre de milenarismo (cf. DS 3839), sobre todo bajo la forma política de un mesianismo secularizado, "intrínsecamente perverso" (cf. Pío XI, carta enc. Divini Redemptoris, condenando "los errores presentados bajo un falso sentido místico" "de esta especie de falseada redención de los más humildes"; GS 20-21).

677 La Iglesia sólo entrará en la gloria del Reino a través de esta última Pascua en la que seguirá a su Señor en su muerte y su Resurrección (cf. Ap 19, 1-9). El Reino no se realizará, por tanto, mediante un triunfo histórico de la Iglesia (cf. Ap 13, 8) en forma de un proceso creciente, sino por una victoria de Dios sobre el último desencadenamiento del mal (cf. Ap 20, 7-10) que hará descender desde el cielo a su Esposa (cf. Ap 21, 2-4). El triunfo de Dios sobre la rebelión del mal tomará la forma de Juicio final (cf. Ap 20, 12) después de la última sacudida cósmica de este mundo que pasa (cf. 2 P 3, 12-13).
01/06/21 4:34 PM
  
Fulgencio
He borrado un extenso comentario. Mejor, sólo digo que, según leía me venía a la mente el nombre de un papa. El nombre de ese papa que lo ponga cada cual.
01/06/21 4:44 PM
  
Francisco de México
Don Pedro:

lo felicito por el post.

Me acuso de ser muy mal pensado, estoy seguro que son imaginaciones mías, pero desde el título y el completo desarrollo de Post, me hicieron pensar en el ejercicio espiritual Ignaciano "Dos Banderas", con una Bandera de Satanás y otra Bandera de Cristo.

01/06/21 4:45 PM
  
maru
Muy buen artículo D. Pedro. Qué tengamos que reivindicar lo que es la Iglesia Católica...!!!!, cuando todo lo que expone es consustancial a ella, pero es lo que nos toca sufrir, después de años de manga ancha, cercanía, misericorditis, etc.etc. y a este caos hemos llegado. Como vd.bien dice, hay dos iglesias y el que opine lo contrario , es que realmente, no ve muy bien. Que el Señor nos ayude.
01/06/21 4:55 PM
  
luis p
Quisiera darle las gracias por su post, animarle y pedirle disculpas por las ofensas que recibe, piense que no son solo para Ud., sino también, para Nuestro Señor y para los que como Ud. nos sentimos siervos de Dios.
Paz y Bien en Cristo Jesús Nuestro Señor.
________________________________
Pedro L. Llera
Muchísimas gracias. Efectivamente, hay mucho odio a Dios.
01/06/21 4:59 PM
  
África Marteache
No he visto la película Avatar, gracias a Dios. Yo sigo como usted, Profesor Llera, abrazada a la Cruz porque sin ella no hay salvación para el hombre. Caigo y me levanto, me levanto y caigo pero siempre mirándole a Él y a su Amantísima Madre. ¡Ven, Señor Jesús!
¿podría decirme que tal está el niño por el que rezamos? Sigo llevándolo en el corazón.
________________________________
Pedro L. Llera
Alejandro está milagrosamente bien. A su madre le dijeron que probablemente tendría que volver a aprender a hablar y a caminar. Y el niño, anda, ve, oye, recuerda, habla... Así que demos gracias a Dios. Aparentemente está normal. Incluso viene por las tardes a clases de apoyo...
Gracias por interesarte por nuestro niño. Un beso, África.
01/06/21 5:00 PM
  
alma
Yo en mi ignorancia de la historia y de la filosofía (no soy de letras) he llegado a la conclusión de que lo que estamos viviendo es un nuevo ataque del gnosticismo disfrazado de masonería dominante donde el "gran arquitecto" puede ser asimilado en forma de cualquier creencia, no lo puedo asegurar, pero me permite comprender hasta cierto punto este maremagnun o caos liderada por esta neoiglesia dominante actual. No sé qué le parece, pero si pudiese dar su enfoque sería interesante saber su opinión al respecto ,y si me equivoco pues perdone mi ignorancia.
_________________________
Pedro L. Llera
No se equivoca, no. Yo he mencionado a la masonería indirectamente en el artículo. Y sí que el modernismo este tiene mucho de gnosticismo porque cambian el conocimiento de la doctrina (mandamientos, credo, Padre Nuestro, etc) por los "sentimientos": por lo que sientes cuando experimentas eso que llaman "un encuentro personal con Cristo". Dicen que la fe no es conocer una doctrina (razón, entendimiento) sino sentimiento y voluntad... Una especie de intuicionismo experiencial psicologicista... Hay que sentir, no hay que saber ni aceptar nada que tú mismo no hayas experimentado... Por eso los mandamientos están bien si tú llegas al convencimiento de que son buenos y los asumes como algo propio y no como algo "impuesto" por Dios o por la Iglesia. Es como si la fe necesitara ciertos ritos de iniciación secretos en vez de un catecumenado que te permita conocer la fe de la Iglesia.
01/06/21 5:38 PM
  
Lucía Victoria
La iglesia que predica el buenismo vs. la Iglesia que predica La Bondad.
La iglesia que predica la apariencia vs. la Iglesia que predica La Belleza.
La iglesia que predica "mi verdad" vs. la Iglesia que predica La Verdad.

Es la iglesia que predica el amor vs. la Iglesia que predica al Amor.

01/06/21 5:43 PM
  
Rexjhs
Amén, Pedro. Es algo de lo que muchos hemos avisado en los últimos años.
01/06/21 5:59 PM
  
Guillermo Orjuela Bermeo
Muchas gracias don Pedro por este magnífico artículo. Deja mucho en qué pensar, sobre todo sobre la suerte que correremos los católicos fieles a Jesucristo y a nuestra Fe apostólica. ¿qué será de nosotros? Tiempos muy difíciles y tremendos estamos viviendo. Y a veces pienso: ¿A quién acudir? y la Esperanza me dice: a Jesucristo el Eterno, el Solo, el Todopoderoso, el que no nos abandonará en las garras de los lobos.
_______________________________
Pedro L. Llera
Amén.
Podemos acudir a Cristo y a la Santísima Virgen María y a los santos que nos han precedido y nos han enseñado el camino hacia el cielo.
Nuestra Roca es Cristo: Él es el Camino, la Verdad y la Vida. Y solo Él tiene palabras de vida eterna.
Como dice San Agustín, "nos hiciste, Señor, para ti y nuestro corazón está inquieto hasta que descanse en Ti".
01/06/21 6:24 PM
  
Juan Mariner
Dos Iglesias, no: sólo una y media.
01/06/21 6:52 PM
  
Oscar de Caracas
Me ha impresionado la intuicion de Alma sobre el nuevo gnosticismo. En esta web católica https://www.countdowntothekingdom.com/gisella-a-warning-against-gnosticism/ nos previene de ella...es el nuevo paganismo
01/06/21 7:52 PM
  
Goatmaster
Oscar de Caracas, me parece que Giselle Cardia es una falsa vidente. Véase catholicplanet.com/apparitions/index.htm , punto 226
01/06/21 9:10 PM
  
Ana Palacios
Muchas gracias don Pedro Luis. Son muchas cosas que vemos a diario, y nos escandalizan. No es el pecado, xq aquí nadie nació santo, sino la oscuridad de los que debiendo ser luz, son tinieblas, debiendo predicar La Verdad, difunden el error, y debiendo guiar al Cielo, conducen al infierno. Doloroso y triste. Pero en el fondo el tema es que tenemos que darnos cuenta de que, como Usted tan claramente dice, no es ya una Iglesia sino dos, la Santa, Católica y Apostólica Esposa de Nuestro Señor Jesucristo, y la impostora. Hay q ir saberlo ver y distinguir, tener buen claro con que bueyes aramos, sacarle la ficha a cada quien, dilucidar para quien trabaja, quien es su padre, para que equipo juega, sin dejarnos confundir por la camiseta que ocasionalmente traigan puesta.
Que Dios le pague por su trabajo para Su Reino y Nuestro Señor nos mantenga firmes en Su santo servicio, para Su Gloria, bien de las almas y nuestra propia salvación, con fidelidad a toda prueba y amor eterno para El que es nuestro TODO. Y que la Virgen Inmaculada nos ampare bajo su manto maternal. Dios lo bendiga.
01/06/21 9:17 PM
  
Vicente
Solamente existe una Iglesia, la Católica, presidida por el Sucesor de Pedro y por todos los que están en comunión con él.
01/06/21 9:17 PM
  
Miguel Antonio Barriola
Desgraciadamente es el triunfo de K.Rahner, con su confuso "cristianismo
anónimo".
Tan contrario al "NOMBRE" DE DIOS PADRE, HIJO Y ESPÍRITU SANTO, que ha de ser predicado explícitamente y aceptado lúcidamente, para que
se pueda obtener la salvación.
¿Dónde queda: "El que no crea se condenará" (Mc 16,16)?
01/06/21 9:29 PM
  
Carmen
Gracias D. Pedro.


01/06/21 9:47 PM
  
África Marteache
Un beso para Alejandro, Profesor Llera, yo en todos los años en los que ejercí perdí una alumna por meningitis, se llamaba Maite, y por eso mi corazón de maestra no puede quedar indiferente ante el sufrimiento de un niño, padres y maestros. Seguiré rezando por él, siempre acudo al llamamiento de la oración.
01/06/21 10:00 PM
  
Martín M Cavanna
Jose Alcubierre,Puedes interpretar lo que te salga del mismisimo pero nada tiene que ver con lo que dice P.llera. La Palabra de Xto no tiene porqué ajustarse a tus gustos si no tu a los suyos. Hemos escuchado tanta burrada de los progres que solo se os puede calificar de memos
01/06/21 10:08 PM
  
África Marteache
Por cierto, Maite murió a finales de junio de 1976 con nueve años. Sus notas quedaron encima de mi mesa y tuve que llevárselas, junto a sus enseres, a sus padres. Cuando entré en la iglesia el día del funeral los niños se levantaron de los bancos en los que estaban con sus padres para venir a abrazarse a mi y yo ni me acuerdo que sentí en aquellos momentos. Si Dios Todopoderoso me lo permite me gustaría volver a verla porque es la alumna de las alumnas para mí, eternamente alumna y eternamente querida. No le extrañe que me haya conmovido, no soy madre pero sí maestra.
01/06/21 10:09 PM
  
Martin M. Cavanna
Excelente escrito que me ha dado animo. Ha descrito una iglesia tal y como yo la veo que nada tiene que ver con la instituida por Xto y que por desgracia es la que en los ultimos 50 años ha vaciado las iglesias y hecho perder la fe a millones de catolicos. Le felicito y envio el link a todos mis conocidos.
01/06/21 10:18 PM
  
Ricardo de Argentina
Hace apenas anteayer, en la homilía de la misa dominical, escuché decir al sacerdote que "LA IGLESIA DE MI ÉPOCA DE SEMINARISTA NO ES LA MISMA IGLESIA DE HOY". Textual. Creémelo Pedro, dijos tal cosa y tal como lo puse. El hombre andará por el medio siglo de vida, o sea que comparaba esto que vemos hoy con la Iglesia finisecular, ya bien postconciliar por cierto.

Él veía lo mismo que tú, Pedro, y lo expresaba a su manera, bien errónea por cierto.
¿O no?
¿O hay efectivamente dos Iglesias, una Iglesia que permanece desde Pentecostés siendo "Una, Santa, Católica y Apostólica", y otra de plastilina que no tiene empacho en decir:"Éstos son mis principios, pero si no le gustan tengo otros"?

El aumento de las contradicciones hace que el peligro de que alguien patee el tablero está muy cercano. Pueden ser los Unos. O pueden ser los Otros. O también puede ser Alguien que de pronto se canse y haga tronar el escarmiento de Su santa ira.
01/06/21 11:01 PM
  
claudio
Estimado, no creo en dos Iglesias, si en la existencia de Traidores y Traiciones dentro de la Iglesia, en un golpe de estado disfrazado de modernismo, resabio del siglo XX, para obtener poder ofreciendo una panacea digna de país en elecciones, el que menos puede ganar realmente tiene que ofrecer lo imposible: un mundo ideal, saben que es imposible pero lo ofrecen, es el humo de satanás que ha penetrado la Iglesia, son las tentaciones de ofrecer el hombre ser como Dios envueltas en el amor, qué amor, no importa, como decía Cantinflas en Los tres Mosqueteros lo importante es el amor, el amor, el amor y el amortiguador.
Pero el ángel caído tiene una dificultad, no conoce el resultado de la tentación, por lo cual para que tenga éxito debe ser aceptada libremente por el tentado y ahí es donde debemos actuar con la oración y la acción, no nos dejes caer en tentación.
01/06/21 11:19 PM
  
Jorge Cantu
Claudio:

"Estimado, no creo en dos Iglesias..."

Hablar de "dos Iglesias" es sólo una figura retórica. Quiero pensar que
es obvio que existe una sola real y legítima Iglesia de Cristo: la Católica. Pero muchos hoy dentro de la misma Iglesia se identifican con una versión falsa y deformada de la Iglesia, alienada de su verdadera identidad definida por su Divino Fundador.

Algo similar sucede cuando se habla hoy de "iglesias" evangélicas, protestantes, bautistas, reformadas, "cristianas", interdenominacionales, anglicanas, incluso las "ortodoxas", que no guardan comunión plena de autoridad y doctrina con el Papa, etc. Ya el plural las delata. En la Iglesia primitiva todos eran miembros de la única Iglesia de Cristo existente. Cuando se hablaba de "iglesias" se referían a las comunidades católicas locales de Jerusalén, Nazaret, Cafarnaúm, Antioquía, Éfeso, Esmirna, Galacia, Corinto, Chipre, Roma, etc. todas en comunión de Vida, Caridad, Fe, Moral y Culto (aunque nunca faltaron los 'modernistas' y herejes de la época).
02/06/21 1:12 AM
  
Perplejo
Don Pedro. Mil gracias por su certero artículo. Desde hace varios años estoy en permanente lucha conmigo mismo por no querer (quizás, por no atreverme) a llegar a una conclusión como la que usted ha expuesto aquí: la existencia de dos sensibilidades
¡tan opuestas! en la iglesia católica que resultan del todo inconciliables entre sí. Mi sentido de pertenencia a la Iglesia que es una, santa, católica y apostólica me llevaba a rechazar esta idea. Pero ya no me resulta posible seguir así: las dos iglesias descritas por usted son demasiado evidentes....Y esto es desgarrador. Porque, ¿dónde quedan los límites entre ellas? Me refiero, ante todo, a los límites humanos. ¿Quién puede decidir: éstos sí, éstos no? ¿Quién puede establecer quiénes están dentro del Santuario? O, ¿cuál es la magnitud del Santuario? Porque queremos todo nuestro deseo es entrar a él y acogernos a seguro....
Tiene usted razón al decir que hay que plantearse una conversión en serio: la conversion a Cristo. Ése es el único criterio: seguir a Cristo, guardar la palabra de Cristo, unirnos en la Eucaristía a Cristo, vivir en Cristo. Y aqui, no sé porqué, se me viene a la cabeza la imagen de un pasaje del Apocalipsis, cuando se le encarga al testigo (Juan) medir el Santuario de Dios y el altar y a los que adoran en él, y se le dice que "el patio exterior del Santuario, déjalo aparte, no lo midas, porque ha sido entregado a los gentiles que pisotearan la Ciudad Santa cuarenta y dos meses (Ap. 11, 1-2). ¿Acaso ese patio exterior es la iglesia del nuevo paradigma que hoy ha sido entregada a los gentiles de nuestro tiempo?


02/06/21 1:24 AM
  
mercedes
Yo creo en la Iglesia católica sin distinción de antes o post concilio,creo en una sola Iglesia que va atravesando etapas con mayor o menor santidad en sus miembros.
02/06/21 1:49 AM
  
Enrique Alberto ( desde Argentina)
Gracias Don Pedro.

Solo puedo decir Amen.

Saludos Cordiales.
02/06/21 5:24 AM
  
Angeles Wernicke
Gracias, don Pedro, por su magnífico artículo. Coincido plenamente. Dios lo bendiga!
02/06/21 7:45 AM
  
Josue, desde Colombia
Don Pedro, gracias por esa visión amplia, y a su vez concreta, sobre la situación actual de nuestra Iglesia.
02/06/21 4:16 PM
  
jb
D.Pedro, a su artículo nada que añadir excepto tal como Luis Fernando dice "Amén".

Mas acerca de algunos comentarios ridículamente acusatorios puedo escribir libros...no tan elocuentemente como Vd. D. Pedro.
Lo que ha pasado en Vancouver y otros lugares de Canadá no es nuevo pero dígase con más alevosía que nunca. Sí, no se sabe exactamente como ocurrió, pero sé de otras supuestas víctimas, que se apuntan por la indemnización entre las auténticas víctimas. Por cierto no sólo de parte de personajes de la Iglesia Católica, pero de otras comunidades eclesiales; y sin duda alguna manipuleo del gobierno de entonces.
Que por cierto el mentecato del nuestro Primer Ministro tan comunista como su padre y tan,,, he dicho mentecato... está todo entusiasmado con hacer ¿justicia? olvidándose que es responsable de miles de muertes, pagados con nuestros impuestos, alrededor del mundo mundano. adoctrinamiento a niños inocentes para convertirlos en trans-quien sabe qué. Ni que decir de los que claman al cielo por la real injusticia y son parte del loby lgbt trans y hasta transhumanismo del NOM tan simpático.
En fin D.Pedro Luis Llera eso , Amén. Siga en la brecha.
02/06/21 7:27 PM
  
Jose Juárez
Me parece que no tengo la misma lectura da Kant y el sentido que que se le da en el artículo sobre todo en la Crítica a la Razón Práctica, pero sobre todo me recuerda a San Pablo y su fe cierta y absoluta en Dios antes de su encuentro con Jesucristo (Iglesia Dogmática) y su Fe cierta y absoluta después de conocer a Jesús ( iglesia Conciliar), yo creo en "ambas iglesias" , no en excesos producto del humanismo globalizado y matizado de derechos humanos que más bien parecen deshumanizados, pero tampoco creo en el juicio cuasidivino de los que tienen la postura de que si no están conmigo están contra mi que asumen sin CARIDAD CRISTIANA los tradicionales "fariseos dogmaticos" de nuestros tiempos; oro por qué el Espíritu Santo nos ilumine a TODOS los que creemos en un Dios Trino y Uno a saber distinguir y seguir su camino humilde, firme y decididamente.
__________________________________________
Pedro L. Llera
1.- ¿El tema es Kant y la Crítica de la Razón Práctica? ¿De verdad? Su lectura de Kant me trae sin cuidado, sinceramente.
2.- La analogía que hace entre la fe de San Pablo antes y después de su conversión con la Iglesia "Dogmática" y la "Iglesia Conciliar" me resulta tan audaz como falsa y lamentable. No hay una Iglesia antes y otra Iglesia después del Concilio. Si no hay continuidad, sino ruptura, como usted sugiere (no yo), la iglesia posconciliar sería falsa. Solo hay una Iglesia verdadera que es una, santa, católica y apostólica. ¿No pretenderá que la Iglesia fetén empezó hace 50 años? ¿Está usted despreciando como fariseos dogmáticos a los santos que han vivido en la Iglesia anterior al Concilio Vaticano II? Como ya he señalado, mi Iglesia es la de San Ignacio de Loyola, la de San Francisco de Asís, la de San Francisco Javier, la de Santa Teresa de Jesús, la de San Juan de la Cruz, la de San Juan de Ávila, la de Santo Tomás de Aquino, la de San Agustín de Hipona? ¿Hace falta que siga?
3.- Dígame en qué he faltado a la caridad... ¿Llamar a la conversión a Cristo es faltar a la caridad? ¿Defender la santa doctrina, la liturgia, los sacramentos, la centralidad de Cristo, la fe que la Iglesia ha predicado siempre y en todas partes; los mandamientos, el credo, los dogmas... ¿Eso es faltar a la caridad?
Fariseo dogmático lo será usted o quien yo le diga: no le consiento que me insulte lanzando juicios de intenciones o descalificaciones por su parte ni por parte de nadie. Un poquito de respeto. No le admitirá más comentarios. Hasta aquí llegamos.
Conversión y penitencia.


02/06/21 8:21 PM
  
Mad Max
Enhorabuena, usted acaba de escribir la mejor razón para pasar al ateísmo:

"Predicar a Cristo provoca divisiones, guerras, conflictos. "

Vamos igual que los musulmanes, su profeta y su religión de la "paz"


____________________________________
Pedro L. Llera
La necedad no conoce fronteras ni límites... No voy a darle a usted citas bíblicas porque, ¿para qué? Le daré algunos datos que usted pueda comprobar en la Wikipedia, que está más a su alcance:
1) Muertos por los liberales de la "libertad, igualdad y fraternidad" en la Revolución francesa: solo en un año (1793-94) no menos de 10000 personas fueron guillotinadas ante acusaciones de actividades contrarrevolucionarias. La menor sospecha de dichas actividades podía hacer recaer sobre una persona acusaciones que eventualmente la llevarían a la guillotina. El cálculo total de víctimas varía, pero se cree que pudieron ser hasta 40000 los que fueron víctimas del Terror.
Para que tenga un punto de comparación, la Inquisición provocó entre 5000 y 10000 muertos en 350 años.
2) Muertos por los "superhombres" nazis (ateos ellos e hijos de Nietzsche): seis millones de judíos más otros 11 millones incluidos civiles soviéticos, polacos, prisioneros de guerra, discapacitados, etc.
3) Muertos por el Comunismo (ateos ellos hasta el tuétano): aunque las cifras bailan de unos autores a otros, se calcula que murieron unos 88 millones solo en los gulag estalinistas, unos 60 millones en China, 2 millones en Corea del Norte, 2 millones en Camboya, además de los miles de muertos en España, en Hispanoamérica y en África. Se calcula que así, grosso modo, el número total de muertos del comunismo ateo supera ampliamente los cien millones de seres humanos en los últimos cien años (y estos siguen matando gente todavía hoy).
4) Muertos por las bombas atómicas (las que lanzaron los masones ateos norteamericanos en Japón): 20000 soldados muertos y 70000-146000 civiles muertos.

El mundo sin Dios se convierte en un infierno. Y su vida sin Dios, también.
Disfrute del ateismo.
03/06/21 12:52 AM
  
María M.
D. Pedro, muchas gracias por el artículo, que acaba de perfeccionar y que pienso difundir con este resumen tan certero de las torturas y
muertes realizadas por los Necios de toda clase y de cada época, abanderados de la libertad y sabiduría....

Como bien señala, dejan a los muertos de la inquisición en pequeña cifra si se compara con todas las masacres llevadas a cabo por esos que eran "tan justos, tan ateos, sabios y liberales", una joyita de personajes que seguramente estarán ahora en el mismísimo infierno que crearon aquí....Aunque seguramente hasta alguno pudo salvarse Por su completa conversión al final de sus vidas....algo que es realmente muy difícil, pues como se vive, se suele morir.....Aún así puede ser posible porque Dios, nuestro único Dios verdadero, es realmente justo, bueno y pleno de Misericordia.
03/06/21 9:22 AM
  
Santiago de MVD
Excelente la descripción que hace de lo que estábamos viviendo. Mons Fulton Sheen habló de las dos iglesias allá por 1947:
“El Falso Profeta tendra una religión sin cruz, una religión sin un mundo por venir, una religión para destruir las religiones. Habrá una iglesia falsa.
La Iglesia de Cristo. ( la Iglesia Católica ) será una. Y el Falso Profeta va a crear otra. La falsa iglesia será mundana, ecuménica y mundial. Va a ser una federación de iglesias. Y las religiones formarán algún tipo de asociación global. Un parlamento mundial de iglesias. Vaciadas de todo contenido divino y será el cuerpo místico del Anticristo. El cuerpo místico en la tierra hoy tendrá su Judas Iscariote , y él será el falso profeta. Satanás lo reclutará de entre nuestros obispos.”
03/06/21 1:35 PM
  
Argia
Yo personalmente, solo conozco una Iglesia catolica, apostolica y romana, y luego conozco un monton de apostasías y apostatas.
Tambien conozco, gente que se deja llevar por las corrientes del mundo, y que les está empezando a dejar de parecer pecado, lo que si lo es.
Otros católicos, andan como en una burbuja, sin querer enterarse de ciertos hechos, sobre todo los que se refieren al Papa, de quien no quieren saber nada que sea negativo, o que se refiera a una equivocación.
También estan los del polo contrario: todo lo que diga o haga el Papa esta mal, no admiten ninguna buena noticia ni hecho bueno que provenga de él. En estos últimos, he llegado a comprobar, que son capaces de llegar a el extremo de afirmar que lo bueno es malo, si lo dice el Papa.
Tambien hay un monton de misógenos, que aprovechan cualquier noticia para echar la culpa al feminismo radical. Todas las apostasías de la Iglesia provienen del feminismo radical, según ellos el feminismo radical gobierna el mundo, aunque en la realidad, no son más que 4 chaladas que meten mucho ruido, pero que en verdad están dirigidas por hombres, que quieren perjudicar a las mujeres, como en los casos trans, ocupando los lugares de las mujeres, como en los deportes.
A estos le parece, si una mujer quiere ser sacerdote, que no es un problema de Fe el que tiene, sino que es una barbaridad, porque un ser de 2ª categoria como la mujer, como va a poder ser sacerdote.
Supongo que hay más grupos, y mas clasificaciones. La verdad es que la Iglesia está llena de pecadores, algunos quieren dejar de serlo y otros no. También ahora está influenciada por muchas ideologías, pero el que sigue a Jesucristo de verdad, no se perderá. "yo soy el buen pastor conozco a mis ovejas y mis ovejas me conocen a mi "
La Iglesia Catolica es la Iglesia de JESUCRISTO, y Él es el que decide lo que permite y lo que no. Todo es para bien de los que le aman. Incluso cuando venga el Anticristo, El estará siempre con nosotros, y la forma de no perdernos, es vivir en humildad, que es vivir en la verdad y caridad.
03/06/21 4:45 PM
  
Javier de Miguel
Efectivamente. Hoy, la herejía, más aún, la apostasía conviven en las mismas estructuras visibles que la verdadera Iglesia de Cristo. Y lo peor de eso, es que a casi nadie parece importarle. Juan XXIII dijo que el tiempo de los anatemas había pasado. Pablo VI suprimió el Index librorum prohibitorum. porque "la caridad echa fuera el temor" (desde 1542 la Iglesia había sido falta de caridad por indexar libros peligrosos). Pues aquí tienen los efectos de esta filosofía: el humo de Satanás convertido en un auténtico incendio; la herejía campando por sus respetos; el seguimiento de la Tradición, tratado como una enfermedad; misericordia sin arrepentimiento para todos los que están fuera de la Iglesia, y mano dura con el pueblo fiel que cuestiona la deriva conciliar y posconciliar; el papado, convertido en una monarquía absoluta, de puertas para adentro; y de puertas para afuera, en un siervo dócil de sus enemigos.
Lo más lamentable de todo: los frutos podridos de todo esto llevan décadas manifestándose, y no solamente no hay el más pequeño resquicio de autocrítica, sino que todavía se saca pecho, con total despecho, valga la redundancia. diciendo por activa y por pasiva que la "reforma" es irreprimible e irreversible, mientras se contemplan los desastres con el aplauso de papólatras y demás sectarios.
03/06/21 10:10 PM
  
Luis Fernando
Suscribo lo escrito por Javier de Miguel.
03/06/21 11:45 PM
  
María M.
D. Pedro esa nueva iglesia que describe no es la iglesia católica, para esa nueva iglesia ya existe las ideas de las religiones New Age.

La Iglesia católica solo es una y se vive de una sola manera, de la manera que Jesucristo nos mostró y está escrita en La Palabra de Dios.

Para los que sustentan cargos de gran responsabilidad en este gran Barco de nuestra Iglesia, decirles que se conviertan o que se replanteen que es lo que realmente quieren, porque pueden con ello descubrir que realmente lo que quieren es cambiar las cosas a su manera, ya que debido a su falta de Fe y de Gracia de Dios, no quieren abrazar la Cruz, ni seguir Jesucristo a la manera de Jesucristo, sino a la suya propia.

Respecto al Papado, no creo que sea falta de respeto hacia el Papa lo que siente mucha gente, sino una decepción tan grande por algunos errores que ha cometido, ejemplo: Recentia Sacrílega, que ya no sienten hacia él, interés alguno, cosa bastante lógica y humana...

04/06/21 9:50 AM
  
hornero (Argentina)
Don Pedro, un hombre de combate, como es usted, no puede sino crear espíritu de combate en quienes lo leen.

Me sumo con entusiasmo a las disquisiciones que ha motivado su muy oportuno artículo.

Entiendo que la crisis grave que afecta a la Iglesia reconoce dos causas fundamentales, que en el plano escatológico, una es secundaria a la otra: una, que "el demonio ataca con todo su furor porque sabe que le queda poco tiempo" (Apoc 12, 12); la otra, causa dominante, es que este “poco tiempo” está señalado por el término del tiempo del “hombre viejo del pecado” y la manifestación del “hombre nuevo” nacido en Cristo por el Bautismo.

Asistimos a un cambio histórico jamás acontecido, cuyo fundamento está en Cristo Resucitado, que, como afirma San Pablo, “está oculto en Dios. Cuando se manifieste Cristo, vuestra vida, también os manifestaréis gloriosos con Él” (Col 3, 4).

Ahora bien, la Aurora de María, está irradiando sobre la Iglesia, la humanidad y el universo todo, la Luz de la Gloria de Cristo, que ya Amanece sobre el horizonte de la Historia de la Salvación. Es un anticipo de la Parusía, de la cual nos dice María del Rosario de San Nicolás, “la venida del Señor es inminente y como dice la Escritura, nadie sabe el día ni la hora, pero será y ciertamente para esa hora, debe el alma del cristiano prepararse. Hasta las piedras sabrán de Él” (26-3-88).

El acontecimiento que estamos viviendo, implica que el “hombre nuevo” se está “manifestando” de modo incipiente, aún poco visible, pero que conmueve los estamentos de un mundo sometido aún a las peripecias del “hombre viejo”; mundo que ansía “participar en la libertad de la gloria de los hijos de Dios” (Rom 8).

Conmoción escatológica de la Iglesia, que se proyecta sobre la humanidad y el cosmos. Que enciende la esperanza en los “tiempos nuevos” anunciados por la Virgen, los tiempos del triunfo ya iniciado de su Corazón Inmaculado en el mundo, contra el que desespera satanás.

Tiempo inaudito, que la Misericordia de Cristo ha querido concedernos, a fin de que seamos partícipes en la batalla final que libra María contra el anticristo y sus secuaces, comandando su ejército de las milicias angélicas, de bienaventurados y de sus hijos fieles que militamos en la tierra.

Tiempo de proclamas, desafíos e intimaciones finales contra los enemigos, que se atropellan unos a otros en su desbande y confusión. No les temamos, los declaramos derrotados, al mismo anticristo lo desafiamos en su próxima tiranía desahuciada, a la que llega maltrecho por las espadas angélicas y de los Apóstoles de los Últimos Tiempos (La Salette; S. L. de Montfort).

Nos preparemos a edificar la Nueva Edad del Reino de Dios, el Nuevo Paraíso Terrenal, con la guía de María. “Se puede y se debe restablecer la armonía primitiva”; “hay todo un mundo que debe ser reconstruido desde sus fundamentos”; así “la noche que ha caído sobre el mundo y que oprime los corazones, tiene señales claras de un alba que vendrá, a la que besará un sol nuevo y más esplendoroso (Pío XII).

"Ha venido el Día, ¿Y no lo ven. Ha venido la Misericordia. ¿Y no la aceptan?". "A la maldad pisadla, eso debéis hacer, pisarla, y la destruiréis" (Mensajes de Jesús en San Nicolás).





04/06/21 4:12 PM
  
hornero (Argentina)
.Más que de dos Iglesias, entiendo bien la fuerza de la expresión, creo hay dos universos mentales contrapuestos: el del hombre racionalista-ateo, y el que Dios ha creado conforme a su semejanza impresa por el Logos Creador.

La ciencia racionalista-atea no representa ya a la ciencia más avanzada, perpleja ante incógnitas que no alcanza a resolver, tanto en el conocimiento de la física, como en el de la biología. No obstante, el mundo del poder mundial prefiere hacer oídos sordos.

Y los oídos sordos del mundo, han también ensordecido a gran parte de la Iglesia. El “humo del demonio ha penetrado en ella” (Pablo VI). La tiniebla ha abierto, como decía hace poco Mons. Aguer, una brecha en la Iglesia. No sólo la ha dividido, la está desmenuzando y pulverizando.

Pero, la Creación se conserva incólume en el ser, a pesar de los intentos del demonio de corromperla y aniquilarla, si le fuera posible. “Dios creó el mundo con su sabiduría, lo conserva con su poder y lo gobierna con su providencia” (viejo Catecismo).

La reflexión sobre la Creación, o mejor dicho, sobre el Discurso de Dios impreso sobre todo ser creado, es útil en estos tiempos de desconcierto, porque nos permite vislumbrar su permanencia eterna, a pesar de las negaciones.

Las cosas conservan en lo profundo de su ser, el discurso vivo del Logos, que las hace partes del Reino. La Iglesia debe poner nuevamente sus ojos en la sacra hermandad de la Creación, desde el micro-cosmos al macro-cosmos, desde las partículas sub-atómicas, a las galaxias y los espacios inconmensurables.

Debe desalojar al enemigo que ha usurpados estos sagrados dominios sujetos a la Soberanía de Cristo Rey. El mundo de la ciencia agnóstico-atea se vanagloria de sus prodigios. La Iglesia, el pensamiento cristiano y los hombres de ciencia cristianos deben separar el trigo abundante, de la cizaña que lo estorba y oculta.

La sabiduría que irradia la Aurora de la Virgen, nos ofrece los medios para devolver al universo las condiciones paradisíacas que la ciencia minúscula y atea ni siquiera se plantea.





04/06/21 8:30 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.