InfoCatólica / De Lapsis / Etiquetas: china

7.06.11

Frutos de la política antinatalista China: cosificación de la mujer y tráfico de niños

Ian Malcom con el T-Rex en Parque JurásicoIan Malcom, el matemático de Parque Jurásico, descubre que hay un problema cuando observa que la población de dinosaurios es normal. Cuando el hombre violenta el sistema, el sistema suele reaccionar para recuperar la normalidad, y sólo el hombre, ser libre, puede violentarlo, el resto de las criaturas siempre tienen un comportamiento natural de estímulo-respuesta.

La distribución de dinosaurios nunca podía haber sido normal, en origen eran todo hembras.

Con la política antinatalista del régimen socialista chino va a terminar ocurriendo lo mismo, el propio sistema se rebelará. La tragedia reside en que no son saurios de ficción quienes pagarán y ya están pagando las consecuencias.

Leer más... »

16.03.11

¿Las ecografías matan a las niñas?

One Child Policy ChinaEcógrafos, benditos «aparatos». En USA los abortistas los llaman «el arma de destrucción masiva» del movimiento provida. La visión del «fruto del vientre» consigue muchas veces avivar ese pequeño rescoldo de humanidad que reside en los instintos. Y se salvan vidas.

También nos hace a los varones algo partícipes de los embarazos de nuestros hijos. Es muchísimo más que el «pon la mano aquí, sentirás cómo se mueve». Una delicia poder contemplar al bebé en seno de la madre. Es una experiencia personal, pero seguro que compartida.

Pero,…. Siempre hay un pero. En un discurso de 2006 en las Naciones Unidas, el demógrafo Nicholas Eberstadt, decía:

Desde hace cinco años, el público estadounidense recibe puntual información sobre lo que comunmente llamamos «guerra global contra el terror». Sin embargo, una guerra mundial no menos importante, de hecho es una guerra contra la naturaleza, contra la civilización y contra la humanidad está en marcha en los últimos años. Esta guerra, desgraciadamente, atrae mucha menos atención y cobertura a pesar de su inmensa importancia. Es una batalla mundial que podríamos llamar «la Guerra Global contra las Niñas»

Los ecógrafos se han convertido en esta guerra en la gran arma femenicida, permite determinar el sexo del feto en estadíos muy tempranos, y no sólo en países como China, con la política de sólo un hijo, o en la India o en otras culturas asiáticas. También en Occidente, la baja natalidad fruto del egoísmo combinada con la posibilidad de la elección de sexo y la facilidad del asesinato, vía aborto provocado, hace que se prefieran a los varones sobre las mujeres.

Como demuestra Eberstadt es un hecho que ya tiene manifestaciones demográficas evidentes y terroríficas. La tasa de nacimiento de varones es algo superior al de mujeres en condiciones normales, entre 101 y 107 niños por cada 100 niñas. Parece que tiene su justificación natural en que la tasa de mortalidad infantil masculina es también mayor y en esos porcentajes precisamente.

Leer más... »

22.09.10

Objetivos del Milenio: cuando el aborto no es ya una opción

One Child Policy en China

Li Hongmei, una joven madre de 23 años de Changfeng, China, daba a luz a su primer hijo en junio. No se imaginaba que sería el último, el 15 de julio fue secuestrada y obligada a firmar el consentimiento y esterilizada a la fuerza por los miembros de la «policía para el control de la población».

La madre de Hongmei fue encarcelada durante diez días «por obstaculizar el desempeño de funciones oficiales». El 'grave delito': denunciar la desaparición de su hija recién parida.

La «función oficial» no es más que asegurar que se cumplen los «Programas de Desarrollo Económico» que incluyen tanto la One Child Policy —política de sólo un hijo— como el mantenimiento de cuotas de población por territorio, que no pueden ser sobrepasadas en ningún caso y que facultan para hacer esterilizaciones forzosas (masculinas y femeninas) o abortos, incluso en el noveno mes de embarazo.

Desgraciadamente no es una novela futurista, los ejecutores son terriblemente reales, mucho más que los «bomberos» de Fahrenheti 451, o la «policía del pensamiento» de 1984. Y ahora que se está revisando la consecución de los Objetivos del Milenio en Nueva York, me estremecí recordando la historia.

Leer más... »

18.05.10

Horror en China: bebé llora instantes antes de ser arrojado a la incineradora

Aborto en China

Conozco gente que quiere ser incinerada por el temor de ser catalépticos. Supongo que demasiadas historias de E. A. Poe, o también honda impresión por la historia atribuida al ataúd con las uñas incrustadas de Fray Luis.

Pero esta historia es real, así la cuenta Shaghai Daily.

Un bebé abortado, y declarado muerto por los médicos (sic, en el original), en la provincia de Guangdong, gritó justo antes de ser arrojado al crematorio. Tristemente falleció horas después.

Un trabajador de la funeraria de Nanhai, en la ciudad de Foshan, oyó movimientos y gemidos dentro del féretro, cuando estaba a punto de arrojarlo al horno. Abrió el ataúd y encontró un niñito de siete meses con un algodón en la boca.

Una vez que se lo retiró, el bebé sietemesino respiró con normalidad. Lo llevó al mismo hospital que lo había facturado como desecho médico. No pudieron hacer nada más,…supongo.

Al parecer no es el único caso. El 31 de marzo se hallaron 21 fetos y bebés muertos flotando en un río en la ciudad de Jining. Ocho de ellos tenían el código de la clínica pegado en los pies.

Leer más... »

8.03.10

Femenicidio, ¿qué ha ocurrido con 100 millones de niñas?

Portada The Economist: Gendercide: What happened to 100 milion baby girls?

A la mafia se le empieza a vencer cuando cae el muro de la «omertà», del silencio que acaba siendo cómplice. También aquí es preciso que la prensa libre empiece a llamar a las cosas por su nombre.

Así termina Diego Contreras su análisis sobre el último número de The Economist: «Gendercide: What happened to 100 milion baby girls?» [Femenicidio, qué ha ocurrido con 100 millones de niñas] Revival de la Revolución devorando a sus hijos, en este caso hijas. ¿Esa es la liberación de la mujer?, ¿qué desparezca?

El reportaje es terrorífico, y como buena prensa anglosajona comienza con una anécdota. El escritor chino Xinran Xue cuenta cómo oye desde la cocina los gritos típicos del parto, luego un silencio y la voz de un hombre: «¡es inútil!». En el cubo de agua sobresalían los pies todavía moviéndose de la recién nacida. Xinran cree que a la comadrona se le ha caído la niña al cubo de agua sucia y que se está ahogando. Le detienen:

«Pero eso es …asesinato…, ¡policía!» Los policías me sujetaron unos minutos más [los pies seguían moviéndose]. «Es una niña y no pueden hacerse grandes cosas», le dije una mujer intentando tranquilizarle. «Es un ser vivo», responde con voz temblorosa señalando el cubo de agua sucia. «No es un niño», le corrigen. «Es una bebita y no podemos mantenerla. Sólo podemos tener un hijo: «las niñas no cuentan»

Leer más... »