4.05.08

¿Por qué mayo es el mes de la Virgen?

Medjugorje

En 1893 se publicó Meditaciones y Devociones, obra póstuma del cardenal Newman, complemento perfecto a los Sermones de su época anglicana. Es una obra deliciosa (muy newmaniana, claro) temas profundamente católicos, devociones en este caso, que el cardenal explica a gente sencilla –a sus feligreses del Oratorio de Birmingham– enraizándolos en la Sagrada Escritura y los Santos Padres. La primera parte está dedicada al mes de mayo, con una estructura muy peculiar: una breve meditación de las letanías lauretanas —una por día—, en la que destaca a primera vista su peculiar agrupación: Introducción, Inmaculada Concepción, Anunciación, Dolores de Ntra. Señora y la Asunción.

No he encontrado traducción al español, así que planeaba ir traduciéndolas día a día. Cumplía al menos dos propósitos: poner a disposición del público los escritos de Newman, varios comentaristas lo habían pedido (me pareció oportuno empezar por lo que todavía no está en castellano) y aprovechar el esquema para dedicarle un post diario durante el mes de mayo a Nuestra Señora.

Además nos servirá a aquellos que como costumbre filial tenemos rezar el Santo Rosario, poder hacer una breve consideración de esas jaculatorias que muchas veces rezamos rápido, porque como las sabemos de carrerilla, parece que si nos detenemos perdemos el hilo. Quizá nos pueda ayudar a seguir la recomendación de santo Tomás de Aquino para la oración: cuidar lo que se reza, saber lo que se reza, saber a quién se reza (es algo así, en cuanto encuentre la cita exacta os la pongo).

En algunos casos tengo notas suplementarias al texto de Newman que también incorporaré. Os dejo con el día primero de mayo (en dos o tres días corregiré el desfase).

Leer más... »

29.04.08

George W. Bush, ¿un nuevo Constantino?

Bush y Benedicto XVI

Eso se deduce de la ‘noticia’ del último número de la revista italiana Panorama (eso sí, sólo alguien sometido a lobotomía puede tomar esta revista como criterio de certeza, el resto del reportaje sobre el viaje a USA es decepcionante):

Después de Tony Blair, es el turno de George W. Bush. De acuerdo a rumores en Washington, el presidente, metodista, estaría en proceso de conversión al catolicismo, como antes el anglicano Blair. La oración que el Papa y la familia Bush rezaron juntos en el Despacho Oval de la Casa Blanca podría ser el signo de una conversión ya realizada, que el presidente de los Estados Unidos podría hacer pública al final de su mandato. También Jeb, el hermano menor de George, se convirtió hace cinco años, gracias a su mujer mejicana Columba. (Horrorosa traducción la mía, pero es lo que hay).

La verdad es que no es más que un refrito de los rumores (aunque es la primera vez que se recogen en Europa), desatados en Washington los días previos al viaje pastoral de B16, que algunos han querido ver confirmados en gestos de Bush; como la recepción en la base militar de Andrews —por primera vez en la historia el presidente se desplazaba para recibir a un ‘jefe’ de estado extranjero—; la entrevista concedida en los días previos al canal EWTN —en un tono altamente elogioso al Papa—; o la oración que rezaron juntos «por la familia».

Leer más... »

25.04.08

Un milagro para San J. H. Newman

John Henry Newman

El «Vaticano» reconoce —i.e., no hay explicación científica posible— un milagro atribuido al Cardenal Newman, condición previa y necesaria para poder declararlo beato. Y el anuncio parece que va a ser inminente.

Hace tres años ganaba velocidad la causa de canonización de John Henry Newman —cómo le llamaremos, ¿san Juan Enrique?, cuesta decirlo así—. El fin de semana pasado el Times nos revelaba que fue Jack Sullivan, diácono de Marshfield (Massachusetts), el que afectado de un severo trastorno espinal crónico, hace siete años, una noche, pidió por intercesión Newman su curación, y a la mañana siguiente despertó y el dolor había desaparecido.

El Times (no sé si agarrándose a un clavo ardiendo o deseándolo) prevenía a sus lectores de que aún así, todavía faltaba otro milagro para la canonización. Ese milagro también está en estudio, un joven de diecisiete años con graves lesiones craneales provocadas en un accidente de tráfico.

He esperado unos días a publicar el artículo, confiaba en conocer más detalles, reacciones y comentarios, pero nada. Silencio en la prensa. Y me molesta el ocultamiento —picajoso que es uno—. Por que milagros de Newman, milagros también de los de verdad: conversión y paz, conozco varios. Y alguno de mis compañeros de blog os podrían contar.

Leer más... »

23.04.08

El vulgar es el que pasa junto a lo sublime y no se da cuenta

Miércoles de ceniza

Dicen que decía Chesterton «que el vulgar es el que pasa junto a lo sublime y no se da cuenta» (no he encontrado la cita, pero no me extraña la autoría; agradecería que si alguien la encuentra me la haga llegar). Encontré esta nota en un cuaderno antiguo cuando estaba preparando otro artículo sobre el laicismo que viene en su forma más chusca pero eficaz: erradicar los símbolos religiosos (ya se sabe que cuando se habla de símbolos religiosos se quiere decir el crucifijo).

De repente me sentí vulgar cayendo en la cuenta de que sólo apreciamos las cosas cuando están en peligro. Como ese juguete en mitad del pasillo, que como nadie recoja a la primera, se mimetiza con el parqué, aunque sea fucsia.

Hay muchos actos cotidianos que hacemos con demasiada rutina, como tantos crucifijos que están ahí y no vemos: despedirnos con un adiós, llevar una medalla o un escapulario, dar gracias a Dios, hacer o hacerse la señal de la cruz… Quiero detenerme es este último, me trae recuerdos de infancia. Recuerdos de los primeros ejercicios de memoria: ¿os acordáis? ¿Cuál es la señal del cristiano?, ¿qué es santiguarse? (por favor decidme que os acordáis, si no me voy a sentir demasiado mayor). Recuerdos de mis primeros ejercicios de coordinación: de derecha a izquierda, de paciencia de mis padres por la noche.

Leer más... »

20.04.08

Carta abierta a don Alejandro

Alejandro Fernández Barrajón

Estimado don Alejandro, los pocos que me conocen —y usted no está entre ellos— saben que este no es un tema que me guste, todo reino contra sí dividido será desolado. Pero los seis párrafos que escribió en la revista Vida Nueva son de una indecencia nauseabunda, tanto por lo que dice, como por quien lo dice: el Presidente de la Confederación Española de Religiosos, ya que como tal firma. Creo que no es la opinión mayoritaria de los religiosos en España, pero no conozco a los 64.000 religiosos españoles, sólo a algunos. Esta carta abierta no va dirigida a ellos, va humildemente dirigida a Vd.

Es probable que tenga motivos para el hartazgo, no lo dudo. Es probable que haya cuestiones personales y destinatarios del artículo que por prudencia o cobardía no quiera explicitar; tampoco lo dudo, no estoy juzgando ni su persona ni sus intenciones. Yo seré el primero en amparar el derecho que tiene, no sólo de defenderse, si no también de hacer propuestas positivas. Aunque en alguna ocasión opine que no son las mejores. Tampoco soy quien para criticarle el tonillo de pellizco de monja, cada uno con sus cadaunadas; eso sí ningún laico podía pertenecer a los tribunales de la Inquisición, tenga cuidado con el lenguaje que asume.

Sí me ha causado perplejidad el fondo del artículo, que denota un profundo desprecio a los laicos y su encaje en el mundo actual y en la Iglesia, y el desfasado diagnóstico sesentayochista de la realidad, aunque estemos a las puertas de su aniversario.

Leer más... »

18.04.08

Suicidios y eutanasia

Suicidio de Marat

La hipocresía (o incoherencia) de los medios progres españoles es tremenda. Todos prestan atención a la resolución recién aprobada de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, en la que expresa su inquietud, porque la sociedad subestime el número de suicidios de adolescentes, de entre 11 y 24 años, que afecta anualmente a decenas de miles de jóvenes.

En principio la noticia no da mucho de sí, se limitan a transcribir párrafos de nota de agencia con algo de cosecha propia: que si está entre las cinco causas más numerosas de muertes, que no se sabe qué es lo que pasa en los países ricos, que si se debe dar la noticia o no, que si aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid se anima a luchar contra la homofobia (no sé como lo han colado, pero es cierto lo dicen).

La prensa es bastante unísona: el suicidio es malo y el suicida necesita tratamiento, ya que en la mayoría de los casos (suelen cifrarlo entorno al 90%) se debe a trastornos psíquicos —me pregunto a qué se deberá el porcentaje restante—. Y sin embargo, hace una semana, el catecismo progre (a.k.a. El País) nos intentaba convencer de que esta era la legislatura de la eutanasia, así que intenté —sin ningún éxito— averiguar cómo conseguían hilar un discurso en el que cupiesen el desprecio al suicidio y el aprecio a la eutanasia.

Machaconamente se nos predica que la eutanasia es el derecho a una «muerte digna», cuando, visto lo visto, no es más que la desaprobación de la «vida indigna».

Leer más... »