16.10.21

El desgarrador lamento de Rafaela

Ya ven mis amigos lectores que llevo tiempo sin escribir. Parte por unos días de vacaciones, parte, mayor en este caso, de cansancio eclesial, con mezcla de autocensura, comodidad y hartazgo. Pero Rafaela es mi debilidad, y si la encuentro, no digo cabreada, que eso significa que no pierde vitalidad ni ganas de vivir, sino abatida, me preocupa más, y lleva varios días muy tocada.

Leer más... »

9.09.21

Un necesario paréntesis

No pasa nada. Simplemente que me voy a tomar un descanso en el blog y las redes sociales. 

Me doy cuenta de que son casi nueve años en Infocatólica. Y antes llevaba otros seis con un blog alojado en otro portal. Quince años. Y escribiendo mucho. 

Me he ganado unas semanas de vacaciones. 

Pero con vuelta garantizada, Dios mediante. Me vendrá bien un tiempo de tranquilidad. Y a mis lectores, también. 

Lo dicho Un pequeño paréntesis. 

Las avemarías pueden seguir rezándolas…  

6.09.21

Sordomudos

Mucho bien me hizo el evangelio de ayer, el de la curación del sordomudo: “Él, apartándolo de la gente a un lado, le metió los dedos en los oídos y con la saliva le tocó la lengua. Y, mirando al cielo, suspiró y le dijo: «Effetá», esto es: «Ábrete.» Y al momento se le abrieron los oídos, se le soltó la traba de la lengua y hablaba sin dificultad".

Pueblo de sordomudos.

Nos hemos acostumbrado a no escuchar.

No escuchamos la realidad, porque no nos interesa. Y la realidad de nuestra Iglesia es triste. Los datos son tercos y nos confirman que el edificio sufre graves deterioros. Bautizos en disminución, bodas ya ni cuento. La pertenencia a la Iglesia se desploma, y no me atrevo a preguntar cuántos de los hoy practicantes aceptan la fe de la Iglesia en su totalidad y sus presupuestos morales. 

Leer más... »

2.09.21

Dejar el blog

Tentación recurrente, la verdad. De cuando en cuando te preguntas si merece la pena estar en las redes sociales. Mantengo el blog, cada semana el correo a los feligreses, algo en Facebook y en octubre posiblemente, solo posiblemente porque aún tengo que pensarlo más, recomencemos las charlas de formación.

Me asaltan dudas por muchos motivos.

Quizá el primero sea yo mismo. La autocensura. De cosas que me gustaría hablar no sé si debo o sería conveniente o si merecería la pena, o si eclesialmente podría ser correcto o ser más negativo que positivo. Incluso cosas que trato sin demasiados problemas tampoco estoy muy convencido de que valga la pena tocarlas.

Leer más... »

26.08.21

Aprenda a ser progre. No cobro

Parece mentira que tenga que ser uno quien dé las ideas, pero es que esta mañana me he levantado generoso. Gratis total. Con dispensa de ave maría, que para un progre la cosa mariana siempre rechina. Son apenas ideas tomadas al vuelo pero más que suficientes para ser un progre medianamente pasable e incluso de una cierta categoría. 

Vamos a ello.

Para empezar, y fundamental, si quiere ser progre no estudie, por favor. Usted no lo necesita. Por el hecho de ser progre es usted un ser infinitamente superior con suficientes ideas propias para hablar constantemente ex cathedra. Los estudios quedan para esos pobres sin ideas propias, rancios, limitados y carcas que, a falta de criterio propio, tienen que acudir a los libros. Seres despreciables. Usted, aspirante a progre, o progre consolidado, ya ha estudiado bastante en la universidad de la vida. La Gregoriana para los carcas. Usted, como mucho, acuda a Higinio Fernández y los artículos de Aradillas.

Leer más... »