InfoCatólica / De profesión, cura / Categoría: Sin categorías

7.07.24

5.07.24

In vigilando

Nadie sabía nada. Nadie se enteraba de nada. Era vox populi pero se ingoraba el asunto. No me digan que casos sonadísimos como los de Maciel, McCarrick o Rupnik jamás habían suscitado la más mínima sospecha. Y de los cientos de casos que van saliendo a la luz tampoco se sabía nada de nada. 

El próximo martes, 9 de julio, la Conferencia Episcopal Española dabatirá el «Plan de Reparación Integral a las Víctimas de Abusos sexuales a menores y personas equiparadas en derecho». Leo que el plan está orientado a la reparación integral de las víctimas de abusos sexuales en el ámbito de la Iglesia, principalmente en los que ha fallecido el victimario o el caso ha prescrito, para ofrecer una reparación adecuada que responda a la demanda que cada caso particular requiere.

Vaya por delante que un servidor está de acuerdo en atender a las víctimas en todo lo que sea necesario, pero me hago algunas reflexiones.

Leer más... »

1.07.24

Cosas de Juana...

Juana, en La Serna, es algo así como mi Rafaela particular. Muchos años, muchas penas, mucho trabajo, y una sonrisa siempre en su rostro.

La feligresa más constante. Cuántas misas no habremos celebrado los dos, y no digo solos porque con nosotros están siempre san Andrés, la Virgen del Socorro, san Agustín y san Antonio, que el templo se veneran, amén de ángeles, arcángeles, serafines, querubines, tronos, potestades y toda la corte celestial, para ir resumiendo. 

Juana tiene su forma de hablar. la de siempre, la del pueblo, la que suena a diálogo con solera y verdad profunda. Clara, concisa, precisa en el lenguaje. Todo se le entiende.

El caso es que un servidor andaba este sábado pasado renqueando del pie derecho, cosa de poca importancia pero molesta, y que, por cierto, ya está casi superada del todo. 

Fue entrar Juana al templo y verme andando con esa poca dificultad y me dice:

“Tenga cuidado, que lo mismo hocica y se va p’al suelo y luego a ver quién le levanta… Ya sabe cómo son estas cosas. Una caída mala… y dobla peineta".

Se entiende todo. Hasta lo de la peineta. 

Le digo un día:

- ¿Vendrá alguien más a misa?

- Sí. Pelé, Melé y el palo la escoba. Me parece que ya estamos todos… Pero usted tranquilo, que ellos se lo pierden. 

- Amén. 

28.06.24

Empeñarnos en lo que no podemos controlar

La liturgia de los últimos días está siendo terrible. Desde el pasado domingo, la tempestad y la barca que casi se hundía, la casa edificada sobre arena o sobre roca, el destierro a Babilonia, hoy mismo la memoria del mártir san Ireneo. Todo son catástrofes. 

Demasiado sencillo concluir diciendo que es que nos atacan por todos lados, aunque pudiera ser verdad, que no lo voy a negar. Parece que todo lo tenemos en contra: una sociedad secularizada, los medios de comunicación, las redes sociales, los políticos, incluso la gente más cercana. Como siempre. Cuando no son los vientos huracanados que encrespan el mar y se lanzan contra la casa, son los perseguidores de la fe, babilonios o autoridades romanas. Una historia muy vieja.

Es el gran lamento. Todo lo que nos pasa es por culpa de los otros que son muy malos. No estoy en absoluto de acuerdo. 

Leer más... »

26.06.24

Rejuvenecer cuarenta años

La nostalgia es la nostalgia, y en la medida en que nos hacemos mayores nos produce una especial ternura volver a nuestros orígenes. Cosas en las que hacía tiempo que no reparábamos, hoy hasta nos humedecen los ojos de emoción. Me siento rejuvenecido. Mucho. Los que nos formamos en los años setenta y ochenta hoy nos estamos reencontrando con las propuestas de nuestra juventud. Cualquier día saco los pantalones campana y un jersey de cuello vuelto. Me estoy planteando una posible trenka y la cazadora de pana.

Emocionante encontrarte en cualquier parroquia de nuevo los carteles de nuestra juventud, eso que colgábamos en nuestros templos y que con letras enormes nos recordaban la esencia de nuestra fe: “Dios te ama", “Cuaresma, tiempo de conversión”, “Jesús te espera". Hoy vuelven y nos sacan la emoción de aquella lejana juventud. 

Leer más... »