InfoCatólica / Razones para nuestra esperanza / Etiquetas: historicidad

21.08.17

Descarga gratis mi libro de apologética cristiana

Durante cinco días (del 21 al 25 de agosto de 2017) Amazon ofrecerá gratuitamente la versión electrónica de mi libro Y el Logos se hizo carne. Apologética católica en diálogo con los no cristianos.

Este libro de 197 páginas busca responder esta pregunta: ¿Por qué ser cristiano? O sea, ¿qué razones hay para creer en Cristo? Por lo tanto, me dirijo sobre todo a los creyentes, cristianos o no cristianos, con la esperanza de ayudarlos a conocer más en profundidad las razones que fundamentan la fe cristiana y la verdad sobre Dios y sobre el hombre revelada por y en Jesucristo.

La obra consta de 27 capítulos, a saber: 1. La historicidad de los Evangelios según la doctrina católica -2. El Nuevo Testamento fue escrito en el siglo I -3. Nueve descubrimientos arqueológicos que apoyan la historicidad del Nuevo Testamento -4. Testimonios no cristianos sobre Jesús -5. Nueva datación del Nuevo Testamento -6. El nacimiento de los Evangelios sinópticos -7. Diez argumentos contra la fuente Q -8. ¿Un nuevo método para la datación temprana del Nuevo Testamento? -9. Los milagros de Jesús -10. La multiplicación de los panes -11. Los dichos de Jesús sobre sus propios milagros -12. El dogma trinitario -13. La investigación histórica sobre Jesús -14. Objeciones contra la inspiración bíblica -15. Constantino no inventó el cristianismo -16. Cristo y Mitra -17. Dios reina en Jesucristo -18. La religión verdadera -19. Objeciones contra la Santísima Trinidad -20. Defensa de la escatología cristiana -21. La visión cristiana de la historia -22. El amor al enemigo -23. El hombre y la naturaleza -24. La reencarnación no existe -25. El Corán y la Santísima Trinidad -26. De la masonería -27. Hay un solo Dios.

Aprovecha esta oportunidad, descargando gratuitamente el libro desde esta página, desde hoy (lunes 21) hasta el viernes 25 de agosto inclusive.

12.04.17

La historicidad de los Evangelios según la doctrina católica

¿Cuál es el valor histórico de los Evangelios canónicos? Los exégetas de los últimos siglos han dado una gran variedad de respuestas a esta cuestión, importantísima para la credibilidad de la fe cristiana. Es posible representar gráficamente sobre una línea recta las posturas principales sobre este tema. Del extremo izquierdo al extremo derecho, esas posturas, según mi terminología (que con gusto cambiaré si encuentro otra mejor), se sucederían así: escepticismo, minimalismo, cuasi-minimalismo, zona de peligro para la fe, cuasi-maximalismo, maximalismo, concordismo. Como se verá luego, las tres primeras posturas son heterodoxas; en mi opinión, la cuarta es errónea y de ortodoxia dudosa; y, en mi opinión, las tres últimas son ortodoxas, pero la última de ellas es errónea.

Leer más... »

23.08.15

La multiplicación de los panes: ¿un simple reparto de provisiones?

En 1996, para culminar mis seis años de estudio de una Maestría en Ciencias Religiosas, escribí una pequeña tesis (“tesina”) que era básicamente un estudio bíblico y teológico del milagro de la multiplicación de los panes y los peces. El texto original de esa tesina, pero sin las notas, está publicado aquí. Al comienzo del Capítulo 4, al elencar las distintas interpretaciones de los relatos evangélicos de ese milagro, digo en primer lugar lo siguiente: “La explicación natural (Paulus, Holtzmann, Evely) ve en este acontecimiento el ejemplo de un reparto fraternal.” Aquí, en vez de “natural”, debí decir “naturalista”.

En ese punto de mi tesina se inserta la nota 14, que dice lo siguiente: “En relación con esta explicación comparto las opiniones de S. Légasse y X. Léon-Dufour:

“En cuanto al intento de desmitologizar el prodigio viendo en su origen un simple reparto de provisiones, lo único que debemos desear es que esta torpe explicación desaparezca para siempre de la literatura.” (S. Légasse, en X. Léon-Dufour (ed.), Los milagros de Jesús, p. 120).

“Este milagro no tiene nada que ver con una excursión en la que se reparte la merienda, sino que tiene como punto de referencia la figura de Dios alimentando a su pueblo en el desierto.” (X. Léon-Dufour, o.c., pp. 321-322).”

Lamentablemente, el justo deseo del exégeta Légasse no se cumplió. Recientemente tuve la oportunidad de leer cuatro textos distintos en los que teólogos y obispos católicos niegan el carácter sobrenatural del gran signo de la multiplicación de los panes y apoyan la “explicación naturalista”: Jesús no multiplicó los panes ni los peces. Sólo los bendijo y no se acabaron. No hizo magia, sino que enseñó a los presentes a compartir lo propio con los demás. Así todos comieron hasta saciarse e incluso sobró comida.

Leer más... »