La Opción Benito

Rod Dreher, The benedict OptionLa Opción Benito

Daniel Iglesias Grèzes

La génesis de un libro extraordinario

Desde hace más de diez años muchos cristianos de Norteamérica  discuten acerca de una idea o propuesta llamada “la Opción Benito”. El principal propulsor de esa idea es Rod Dreher, escritor estadounidense ex católico, actualmente de religión ortodoxa oriental, quien la expuso y defendió primero en múltiples artículos. En 2017 Dreher publicó el libro The Benedict Option. A strategy for Christians in a post-Christian nation (”La Opción Benito. Una estrategia para los cristianos en una nación post-cristiana“).Muchos consideran a esta obra de Dreher como el principal libro sobre temas religiosos de esta década. En 2018 se publicó una versión de ese libro en español, titulada “La opción benedictina. Una estrategia para los cristianos en una sociedad postcristiana”.

Dreher tomó la idea central de la Opción Benito del párrafo final del libro de Alasdair MacIntyre After Virtue (“Tras la virtud”), publicado en 1981. Tras la virtud fue uno de los libros de filosofía moral más influyentes de los años ’80 en Norteamérica. A continuación citaré el párrafo final de Tras la virtud.

“Es siempre peligroso establecer paralelismos demasiado precisos entre un período histórico y otro; y entre los más engañosos de tales paralelismos están aquellos que han sido establecidos entre nuestra propia época en Europa y Norteamérica y la época en la cual el Imperio Romano declinó adentrándose en la Edad Oscura. No obstante existen ciertos paralelismos. Ocurrió un punto de inflexión crucial en esa historia anterior cuando hombres y mujeres de buena voluntad se apartaron de la tarea de apuntalar el imperium Romano y cesaron de identificar la continuación de la civilidad y de la comunidad moral con la conservación de ese imperium. Lo que ellos se propusieron lograr en lugar de eso –a menudo sin darse cuenta completamente de lo que estaban haciendo– fue la construcción de nuevas formas de comunidad dentro de las cuales la vida moral podía ser sostenida, de modo que tanto la moralidad como la civilidad pudieran sobrevivir en la era adveniente de barbarie y oscuridad. Si mi descripción de nuestra condición moral es correcta, deberíamos también concluir que desde hace algún tiempo también nosotros hemos alcanzado ese punto de inflexión. Lo que importa en esta etapa es la construcción de formas locales de comunidad dentro de las cuales la civilidad y la vida intelectual y moral puedan ser sostenidas a través de la nueva edad oscura que ya está sobre nosotros. Y si la tradición de las virtudes fue capaz de sobrevivir los horrores de la última edad oscura, nosotros no estamos enteramente carentes de fundamentos para la esperanza. Esta vez, sin embargo, los bárbaros no están esperando más allá de las fronteras; ellos ya han estado gobernándonos por bastante tiempo. Y es nuestra falta de conciencia de esto lo que constituye parte de nuestro problema. No estamos esperando a un Godot, sino a otro –indudablemente muy diferente– San Benito.” (Alasdair MacIntyre, After Virtue. A Study in Moral Theory, University of Notre Dame Press; Notre Dame, Indiana, 1984, p. 263; traducido del inglés por mí).

En la Introducción de La Opción Benito, titulada “El Despertar", Rod Dreher dice que durante la mayor parte de su vida adulta fue un cristiano creyente y un conservador en política, pero a partir de 1999, cuando su esposa y él tuvieron su primer hijo y quisieron darle una educación cristiana tradicional, comenzaron a preguntarse qué era exactamente lo que la corriente principal del conservadurismo político estaba conservando. Entonces Dreher se dio cuenta de que muchos de sus compañeros conservadores, principalmente por su entusiasmo acrítico por el mercado, estaban minando la principal institución a conservar: la familia.

También llegó a la conclusión de que, pese a su aguerrida lucha contra el aborto y el matrimonio homosexual, la gran mayoría de los cristianos conservadores (católicos, protestantes u ortodoxos orientales) no estaba haciendo gran cosa para contrarrestar las fuerzas del individualismo radical y del secularismo de la modernidad, que estaban llevando al cristianismo a una declinación.

En un libro suyo de 2006, Dreher abordó la obra de MacIntyre, “quien declaró que la civilización occidental había perdido sus amarras. Estaba llegando el tiempo, dijo MacIntyre, en el que los hombres y mujeres virtuosos entenderían que la continuación de una plena participación en la sociedad de la corriente principal no era posible para aquellos que querían vivir una vida de virtud tradicional. Estas personas encontrarían nuevas formas de vivir en comunidad, dijo él, igual que San Benito, el padre del siglo VI del monaquismo occidental, respondió al colapso de la civilización romana fundando una orden monástica. Yo llamé a la retirada estratégica profetizada por MacIntyre ‘la Opción Benito’. La idea es que los cristianos conservadores serios ya no podían vivir vidas normales en los Estados Unidos, y que tenemos que desarrollar soluciones comunitarias y creativas para ayudarnos a aferrarnos a nuestra fe y nuestros valores en un mundo siempre más hostil a ellos. Tendríamos que elegir hacer un salto decisivo hacia una forma verdaderamente contracultural de vivir el cristianismo, pues de lo contrario condenaríamos a nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos a la asimilación.” (Rod Dreher, The Benedict Option, Sentinel, New York 2017, p. 2; éste y los demás textos de The Benedict Option citados en este trabajo fueron traducidos por mí).

Descripción del contenido del libro

A continuación describiré el contenido de La Opción Benito, un libro interesantísimo, cuya lectura recomiendo.

En el Capítulo 1 el autor compara la gran inundación que afectó al sur de Louisiana en agosto de 2016 con el avance abrumador del secularismo en las últimas décadas. Dice que “la decisión Obergefell de la Corte Suprema de los Estados Unidos declarando un derecho constitucional al matrimonio del mismo sexo fue el Waterloo del conservadurismo religioso. Fue el momento en que la Revolución Sexual triunfó decisivamente y la guerra cultural, tal como la conocíamos desde los años ‘60, llegó a su fin. A raíz de Obergefell, las creencias cristianas sobre la complementariedad de los sexos en el matrimonio son consideradas como un prejuicio abominable y –en un número creciente de casos– punible. La plaza pública ha sido perdida.” (Ibídem, p. 9).

En el Capítulo 2 el autor analiza las raíces de la crisis de la civilización occidental, remontándose hasta el siglo XIV.

En el Capítulo 3 el autor analiza la Regla de San Benito de Nursia, valorándola como una guía también para los fieles cristianos laicos, a pesar de que fue concebida para monjes. Dreher destaca algunas de las características principales de esa Regla, que desempeñó un rol tan importante en la historia de la Iglesia: orden, oración, trabajo, ascetismo, estabilidad, comunidad, hospitalidad y equilibrio. Dreher visitó varias veces el monasterio benedictino de Nursia (en Italia) y desarrolló una amistad con los monjes.

En los Capítulos restantes, principalmente por medio de entrevistas con miembros de comunidades cristianas europeas y norteamericanas de distintas denominaciones que, de diferentes modos, pretenden poner en práctica la Opción Benito, el autor analiza varias dimensiones de la nueva estrategia que propone para los cristianos.

En el Capítulo 4 el autor analiza una nueva forma de política cristiana. Dreher pone como ejemplo sobre todo la “política antipolítica” y la “polis paralela” de los disidentes checos bajo el régimen comunista. “He aquí cómo empezar con la política antipolítica de la Opción Benito. Sepárate culturalmente de la corriente principal. Apaga la televisión. Guarda los smartphones. Lee libros. Juega juegos. Haz música. Haz fiestas con tus vecinos… Comienza… un grupo dentro de tu iglesia. Abre una escuela cristiana clásica… Planta un jardín… Únete al departamento de bomberos voluntarios” (Ídem, p. 98).

El Capítulo 5 se titula “Una Iglesia para todas las épocas". Destaco un texto de este capítulo: “Si no cambiáis vuestros caminos, vais a morir, y por ende también morirá lo que queda de la fe cristiana en nuestra civilización. La Opción Benito es vital para la vida de la iglesia local hoy. ¿Por qué? La espiritualidad benedictina es buena para crear una cultura cristiana porque se refiere totalmente al desarrollo y sostén del cultus cristiano, una palabra latina que significa adoración. Una cultura es la forma de vida que emerge de la adoración común de un pueblo. Lo que consideramos más sagrado determina la forma y el contenido de nuestra cultura, la que emerge orgánicamente del proceso de hacer tangible una fe. Si va a traer consigo una renovación de la cultura cristiana, la Opción Benito tendrá que centrarse en la vida de la iglesia. Todo lo demás se seguirá de ahí.” (Ídem, p. 101). En este capítulo Dreher propone seis consejos principales: redescubrir el pasado, redescubrir la adoración litúrgica, re-aprender los hábitos cristianos tradicionales de ascesis, apretar la disciplina de la Iglesia, evangelizar con el Bien y la Belleza, abrazar el exilio y la posibilidad del martirio.

En el Capítulo 6 (llamado “La idea de una aldea cristiana") el autor propone otros nueve consejos: convierte tu hogar en un monasterio doméstico; no tengas miedo de ser inconformista; no des por sentados a los amigos de tus hijos; no idolatres la familia; vive cerca de otros miembros de tu comunidad; haz real la red social de la Iglesia; traspasa las fronteras eclesiales para construir relaciones; ama a la comunidad pero no la idolatres; no dejes que lo perfecto sea enemigo de lo suficientemente bueno.

En el Capítulo 7 el autor analiza la educación como formación cristiana. Sus propuestas principales sobre este tema son las siguientes: da a tu familia una educación correctamente ordenada; enseña la Escritura a los niños; sumerge a los jóvenes en la historia de la civilización occidental; saca a tus hijos de las escuelas públicas; no te engañes a ti mismo acerca de las escuelas cristianas; funda escuelas cristianas clásicas; ¿No hay una escuela cristiana clásica? Entonces educa a tus hijos en tu hogar; [considera la relación entre] la Opción Benito y la Universidad; regresa a los clásicos y avanza hacia el futuro.

En el Capítulo 8 el autor analiza la situación del cristiano en el mundo del trabajo. Éstos son sus principales consejos en esta área: [considera] para qué es el trabajo; [no caigas en la] quema de incienso al César; sé prudente; sé audaz; sé emprendedor; “compra cristiano", incluso si cuesta más; construye redes de empleo cristiano; redescubre los oficios; prepárate para ser más pobre y más marginado.

En el capítulo 9 (titulado “Eros y la nueva contracultura cristiana") el autor analiza los desafíos de la revolución sexual a la actual vida cristiana. Sus consejos y afirmaciones principales en esta área son los siguientes: no cedas para conservar a los jóvenes; afirma la bondad de la sexualidad; el moralismo no es suficiente; los padres deben ser los educadores sexuales primarios; ama y apoya a las personas solteras de tu comunidad; lucha contra la pornografía con todo lo que tienes.

En el capítulo 10 (titulado “El hombre y la máquina") el autor analiza los desafíos de la revolución digital a la actual vida cristiana. Dreher subraya que la tecnología no es moralmente neutral y que la Internet es la compuerta de la modernidad líquida. Sus principales consejos en esta área son los siguientes: asume el ayuno digital como una práctica ascética; aleja los smartphones de los niños; mantén a las redes sociales fuera de la liturgia; haz cosas con tus manos; cuestiona el progreso.

El debate sobre la Opción Benito

El debate norteamericano sobre la Benedict Option es algo confuso, en parte debido a la gran complejidad del asunto, y en parte porque, al parecer, Dreher no ha logrado presentar con absoluta claridad lo más esencial de su propuesta. Así, la Benedict Option, por medio de una traducción quizás demasiado lineal de la “fuga del mundo” característica de la vida monástica medieval, es entendida por muchos partidarios y detractores como una propuesta de retirada de la lucha política y de las “guerras culturales” (culture wars) que han absorbido buena parte de las energías de los cristianos norteamericanos en las últimas décadas. Sin embargo, a mi juicio, el abandono de esa lucha es, no sólo una idea suicida, sino también una idea que no surge necesariamente de la esencia de la Benedict Option. Ésta parece consistir más bien en un énfasis intenso y renovado en la dimensión comunitaria de la vida cristiana.

En parte la discusión sobre la Benedict Option es intrincada porque falta una definición clara y compartida de la misma. Cada uno (y aquí me incluyo) imagina esa opción un poco a su manera. A mi modo de ver, la Opción Benito que hoy se discute no consiste en una imitación exacta de lo que hicieron San Benito y sus monjes hace unos 1.500 años, sino que se trata más bien de una analogía o similitud parcial. Los monasterios benedictinos fueron durante mucho tiempo algo así como oasis cristianos en medio de una sociedad en gran medida pagana. Sin embargo, no renunciaron a la evangelización, sino que, en realidad, fueron sobre todo los monjes los que evangelizaron o re-evangelizaron Europa. La Iglesia es misionera por naturaleza, así que no puede ponerse en cuestión si debe o no dedicar esfuerzos a la misión. La cuestión es cómo evangelizar mejor.

Un libro excelente y muy original del sacerdote español José María Iraburu, Editor del portal InfoCatólica, arroja mucha luz sobre esta importante cuestión. Me refiero a su libro de 1998 Evangelio y utopía, que puede ser descargado gratuitamente en formato PDF desde el sitio web de la Fundación GRATIS DATE, sección Textos, en esta página. Recomiendo vivamente la lectura de Evangelio y utopía a quienes estén interesados en el debate sobre la Opción Benito.

Pienso que en Norteamérica se liga demasiado estrechamente la Opción Benito con un retiro físico o geográfico comunitario. Empero, guiado en esto por las reflexiones del Padre Iraburu, creo que las comunidades cristianas laicales “utópicas” (en el sentido en que él usa el término “utopía” en su libro Evangelio y utopía) no implican necesariamente la vida en común, como los monasterios. Pueden ser también ámbitos de encuentro, de formación y de comunión que fortalecen la fe y las demás virtudes de cristianos que físicamente siguen viviendo y actuando separados y “en medio del mundo".

Familias, escuelas y parroquias

A continuación intentaré aportar algunas reflexiones sobre un tema muy relacionado con la Opción Benito: el tema del “equilibrio” o la combinación correcta de dos dimensiones de la vida de los fieles cristianos, sobre todo laicos: por un lado sus relaciones con otros cristianos; y por otro lado sus relaciones con los no cristianos.

En la discusión de este tema hay una amplia gama de posturas diferentes. En un extremo estaría la posición de quienes abogan por una especie de nueva y masiva “fuga del mundo”, creando grandes ambientes católicos (por ejemplo, barrios o ciudades enteras) en donde transcurriría casi toda la vida de muchos fieles. En el otro extremo estaría la opinión de quienes parecen pensar que, para impregnar el mundo con los valores del Evangelio, bastan los cristianos individuales debidamente formados y alimentados con los sacramentos y la oración. Ellos solos, sin apoyarse en ninguna clase de asociaciones católicas, y mezclándose con los no católicos “como levadura en la masa”, deberían ser capaces de llevar el Evangelio a sus respectivos ambientes y de hacerlo prosperar allí.

Para comenzar a abrirnos camino en un tema tan complejo, consideremos la forma más primaria de asociación: el matrimonio y la familia (basada en el matrimonio), célula básica de la sociedad. Con respecto a este aspecto de nuestra cuestión, la ley de la Iglesia Católica es clara: el derecho canónico no permite los matrimonios con disparidad de cultos (cf. Código de Derecho Canónico (CDC), c. 1086) y los matrimonios mixtos (cf. CDC, c. 1124), excepto mediante una dispensa. De hecho hoy esos impedimentos son dispensados habitualmente, pero el principio permanece en pie. A priori y por lo general, la Iglesia desaconseja esa clase de matrimonios, aunque, obviamente, a posteriori los valora y apoya en cada caso particular. Los matrimonios mixtos y (más aún) los matrimonios con disparidad de cultos conllevan peligros que en principio parece recomendable evitar, por lo menos como criterio general.

La Iglesia Católica no sólo exhorta a sus fieles laicos con vocación matrimonial a formar matrimonios católicos, sino también familias católicas. Esto implica, muy especialmente, la obligación de dar a sus hijos una educación católica (cf. CDC, c. 226). Todo esto es bien conocido.

Pasemos pues a otro aspecto de nuestra cuestión: las escuelas. También en este sentido la doctrina y la legislación de la Iglesia son muy claras: “La Iglesia tiene derecho a establecer y dirigir escuelas de cualquier materia, género y grado. Fomenten los fieles las escuelas católicas, ayudando en la medida de sus fuerzas a crearlas y sostenerlas.” (CDC, c. 800). “Los padres han de confiar sus hijos a aquellas escuelas en las que se imparta una educación católica; pero, si esto no es posible, tienen la obligación de procurar que, fuera de las escuelas, se organice la debida educación católica.” (CDC, c. 798).

Lo dicho es suficiente para desmentir la tesis de los católicos que desestiman la escuela católica porque piensan que allí sus hijos padecerán un nocivo aislamiento del “mundo real” (que, supuestamente, sería sólo la parte del mundo que desconoce o rechaza a Dios, a Cristo o a su Iglesia). La educación católica de los hijos es un deber de los padres católicos y esa educación no puede impartirse adecuadamente sino en ambientes católicos.

Además de la familia y la escuela, otro ambiente de gran importancia para la vida cristiana es la parroquia, organizada generalmente según el principio territorial. Trataré brevemente sólo dos problemas referidos a la parroquia territorial.

El primer problema es el referido a la participación de los fieles laicos en pequeñas comunidades parroquiales. Pienso que también en esto es necesario guardar un equilibrio. Por una parte, está bien alabar y fomentar esas pequeñas comunidades, pero sin llegar al punto de tratar de volver obligatoria la participación en ellas y de despreciar a los simples “fieles de Misa”, que no participan de esos grupos, considerándolos como “cristianos de segunda”.

El segundo problema es el de la relación entre las parroquias territoriales y los movimientos o comunidades eclesiales organizados según otros principios, dones o carismas.Pienso que en esto debe prevalecer la voluntad de mutua colaboración y mutuo enriquecimiento. Sin negar la gran importancia de la parroquia en la estructura de la Iglesia, es preciso aceptar serenamente que hoy en día la vida de fe de muchos fieles cristianos pasa más bien por esa otra clase de comunidades eclesiales.

Asociaciones de fieles

Pasemos ahora a la cuestión de las asociaciones de fieles. “Existen en la Iglesia asociaciones distintas de los institutos de vida consagrada y de las sociedades de vida apostólica, en las que los fieles clérigos o laicos, o clérigos junto con laicos, trabajando unidos, buscan fomentar una vida más perfecta, promover el culto público, o la doctrina cristiana, o realizar otras actividades de apostolado, a saber, iniciativas para la evangelización, el ejercicio de piedad o de caridad y la animación con espíritu cristiano del orden temporal.” (CDC, c. 298, 1).

También aquí rige el principio de la libertad de los hijos de Dios. Los cristianos pueden formar asociaciones de fieles pero no están obligados a ello. Pertenecer o no a una asociación de este tipo es una decisión prudencial, que depende de una infinidad de circunstancias personales concretas, que cada uno debe valorar y discernir en conciencia.

Los posibles objetivos de estas asociaciones de fieles abarcan todas las dimensiones de la vida cristiana, incluyendo “la animación con espíritu cristiano del orden temporal” (Ídem). Esta última expresión es tan amplia que abarca las asociaciones católicas de orden cultural, social, deportivo, empresarial, gremial, político, etc.

Aquí entramos al núcleo de la cuestión disputada. ¿Esas asociaciones católicas, que –según el CDC– son en principio concebibles y legítimas, son también convenientes hoy? Al fomentarlas, en lugar de cumplir el mandato misionero de Jesucristo resucitado, ¿no estaríamos creando algo así como ghettos, donde los católicos, lejos de muchas de las tentaciones mundanas, proseguirían su camino más o menos indiferentes a la suerte de sus conciudadanos no católicos o no cristianos?

Hay quienes piensan que tales asociaciones confesionales son un residuo de la Iglesia pre-conciliar y que no tendrían lugar en nuestros tiempos, en los que se impondría una noción de laicidad tolerante y pluralista, abierta a la más amplia cooperación de los cristianos con los no cristianos en todos los asuntos temporales.

Opino que, cuando algunos fieles católicos se asocian para trabajar juntos en la animación con espíritu cristiano del orden temporal, en cualquier ámbito determinado, lo más lógico es que también su asociación (y no sólo los socios individuales) sea católica, más allá de que esa confesionalidad asuma o no la forma canónica precisa de una “asociación de fieles”.

Las personas forman asociaciones para alcanzar más fácilmente determinados fines deseables. Como dice un sabio refrán popular, “la unión hace la fuerza”. Ahora bien, si la iniciativa emprendida por los socios fundadores está inspirada en el Evangelio de Cristo y tiene realmente como objetivo animar el orden temporal con espíritu cristiano, sería bastante extraño que precisamente esa fuente primera de inspiración y ese objetivo último constituyeran sólo un compromiso individual, pero no colectivo, como si en esa dimensión trascendente ya no valiera la eficacia de la tendencia asociativa, o como si la unión requerida en ese sentido fuera únicamente la genérica comunión eclesial.

Ejemplo: un grupo pro-vida

Para no perdernos dentro de la gran variedad de casos posibles, consideremos un caso particular: el de un grupo de católicos que se asocian para trabajar en la defensa y promoción del derecho humano a la vida. Mutatis mutandis, lo dicho para las asociaciones pro-vida vale también para los demás tipos de asociaciones.

En principio caben dos posibilidades: que la nueva asociación sea católica o bien que sea aconfesional, un ámbito secular que agrupa tanto a católicos como a no católicos en procura de objetivos meramente seculares.

Es importante notar que la primera alternativa (la de la confesionalidad) no excluye la posibilidad de cooperar con no católicos en el amplio campo del movimiento pro-vida, puesto que no impide participar de un segundo ámbito donde distintas personas o asociaciones (entre ellas nuestra asociación católica) cooperarían en distintas iniciativas comunes, sin perder sus identidades propias ni su legítima autonomía.

Este esquema de “círculos concéntricos” tiene varias ventajas:

• ayuda a mantener vivo y operativo el espíritu cristiano que inspiró a los socios fundadores;
• evita reducir los objetivos sociales al “máximo común denominador” de los principios, creencias o valores compartidos por socios católicos y no católicos;

• muestra que el diálogo y la cooperación de católicos y no católicos no debe ni necesita hacerse a expensas de la identidad católica de los católicos.

En el caso concreto de un grupo pro-vida o pro-familia, podemos agregar la siguiente consideración: si bien en principio la ley moral natural (sustento del derecho a la vida y de todos los derechos fundamentales del hombre y de la familia) es una base común accesible a católicos y no católicos, de hecho son muy raros los casos de no católicos que se adhieran a la ley moral natural en toda su integridad. La Iglesia Católica es la única organización religiosa que se atiene firmemente a toda la ley moral natural, incluso en lo relativo al divorcio, la anticoncepción, la reproducción humana artificial, etc. Por lo tanto, renunciar como colectivo a la confesionalidad católica implicará, tarde o temprano, terminar discutiendo dentro del grupo cosas que los socios fundadores daban por supuestas, con el consiguiente desgaste interno.

La confesionalidad del grupo implica, ante todo, la fijación de un objetivo trascendente, no meramente intramundano. Por ejemplo, el objetivo último de un grupo pro-vida católico no puede reducirse a salvar el mayor número posible de vidas humanas, aunque naturalmente esto sea un bien muy deseable. En cambio, el objetivo último de ese grupo, como quiera que sea formulado, será contribuir (en el ámbito específico del movimiento pro-vida) a “hacer que todo tenga a Cristo por Cabeza, lo que está en los cielos y lo que está en la tierra” (Efesios 1,10).

Si el objetivo último del grupo es sobrenatural, entonces sus medios no podrán ser sólo naturales. En el caso concreto del movimiento pro-vida, esto significa, entre otras cosas, que no hay razones válidas para renunciar al lenguaje teológico a favor de un lenguaje exclusivamente científico o filosófico. Esa renuncia equivaldría a caer en la trampa del secularismo, que quiere hacernos creer que la fe sólo tiene lugar en el ámbito privado, mientras que en el espacio público sólo tienen derecho de circulación los argumentos no religiosos. Tenemos el derecho y el deber de predicar el Evangelio de la Vida en privado y en público, y para ello será preciso usar, de forma conveniente y oportuna, argumentos teológicos, filosóficos y científicos, en función de los destinatarios del mensaje y de otras circunstancias.

La renuncia al lenguaje teológico no sólo impediría el logro del objetivo último religioso de la asociación católica, sino que incluso comprometería gravemente el logro de sus objetivos intramundanos; porque, como enseñó Santo Tomás de Aquino, Dios reveló verdades de suyo accesibles a la sola razón natural (como las que integran la ley moral natural) para que en el estado presente de la humanidad todos los hombres pudieran conocerlas fácilmente, con certeza y sin mezcla de error.

Montevideo, 18 de agosto de 2019

Tercer Congreso Rioplatense Provida

“Sumate a la Ola Celeste”


InfoCatólica necesita vuestra ayuda.

Libros, artículos y conferencias de Daniel Iglesias Grèzes

46 comentarios

  
Drgandalf
Me hace ruido que el autor se haya convertido a la religión ortodoxa. Eso me hace dudar de su lógica, pese a que encuentro atractiva su propuesta.

---

DIG: Por desgracia, eso nos suele suceder a los seres humanos: acertamos en algunas cosas y erramos en otras. Es lamentable que Dreher haya abandonado la Iglesia Católica; pero cabe decir que él sigue apreciando a la Iglesia Católica y a los católicos.
19/08/19 3:23 PM
  
Ramontxu
"Cuestiona el progreso" lo resume todo.

---

DIG: Lo cual debe entenderse así: cuestiona el "progreso", es decir lo que te venden como "progreso" y a menudo, bien considerado, es un retroceso.
19/08/19 5:14 PM
  
Ricardo de Argentina
La discusión acerca de la propuesta de este libro ya se dio tiempo atrás en Infocatólica. Fue en varios blogs, pero particularmente en el de Pedro Llera.
Si mal no recuerdo, la opinión mayoritaria entre los comentaristas era favorable a la "Opción Pelayo", o sea a dar el Buen Combate por la Fe, antes que la opción que propone Draher, la cual luce como huir hacia el monte - como en su momento hicieron los paganos frente al cristianismo- borrando así todo vestigio del Reinado Social de NSJC.

---

DIG: No creo que esa evaluación de la Opción Benito sea correcta.
19/08/19 5:24 PM
  
Saulo
Evidentemente en la antigüedad te mataban , pero el control era menor , ahora, está todo interconectado y la persecución es total, aunque no nos demos cuenta, el adoctrinamiento dura 24 horas, los pueblos más pobres y aislados se escapan. De todas formas nuestro Señor no nos abandona y todo lo puede. Un abrazo.

---

DIG: Sí, como dice la cita de MacIntyre en mi ponencia, la analogía entre el siglo VI y nuestra era no es perfecta; pero hay similitudes reales. Y nuestra situación tal vez requiera aún más que la del siglo VI la existencia de comunidades sólidamente cristianas.
19/08/19 5:45 PM
  
Juan 120
Si el autor de este libro ha abandonado la Iglesia Católica y se ha unido a la Iglesia Ortodoxa, entonces objetivamente considerado es un hereje y un cismático.

---

DIG: El tema del post no es Rod Dreher.
19/08/19 6:09 PM
  
Carlos Bockor
Ya empezamos con que me hace ruido... por favor el ansia la santidad y el Cielo como usted
Aunque si sigue con los juicios temerarios...

---

DIG: Hola, Carlos. Me da mucho gusto reencontrarme contigo aquí. Que el Señor te bendiga y te guarde día tras día.
19/08/19 6:45 PM
  
Jeremías
"Muchos consideran a esta obra de Dreher como el principal libro sobre temas religiosos de esta década"

Esa consideración ya dice mucho de como andamos: como pollos sin cabeza.

Como ciencia ficción o como literatura distópica, el argumento es interesante. Como planteamiento real, no hay por donde cogerlo.

La sociedad occidental actual no permite a nadie vivir al margen de su estructura. El ejemplo de la decadencia social no es - todavía - EEUU ni Europa, es, por ejemplo, Venezuela, donde se vende que el problema es Maduro, cuando es sólo una consecuencia.

La sociedad venezolana está deshecha, y ¿que pueden hacer?.

Nada, solo irse del país.

El mismo Dreher vende modelos de vida que ni él mismo compra. Otro pollo descabezado que fue protestante, luego católico y ahora ortodoxo.

Un señor de fe desarreglada, que propone, ni más ni menos, un disparate utópico como solución a la civilización cristiana y que muchos obispos muy influyentes lo compran y distribuyen para alimentar a sus feligreses católicos.

¿Qué puede salir mal?



---

DIG: ¿Tomar como modelo a San Benito y su Regla es un disparate utópico? Le recomiendo leer primero "Evangelio y utopía" de José María Iraburu. El texto completo se puede descargar gratuitamente en el sitio de la Fundación GRATIS DATE.
19/08/19 6:59 PM
  
Soledad
No se, me recuerda un poco a los Amish. De vida sencilla, apartados del mundo y la tecnología. Posiblemente haya propuestas viables concretas o ideas para llevar a la práctica. Será cuestión de leerlo.
De todas maneras me parece de alguna manera una deserción. Como se puede ser levadura si pones tierra por medio con la masa.

Es utópico pretender esa "asepsia" en relación al mundo. No somos ángeles, somos hombres y las tentaciones van con nosotros.
Se puede estar en el mundo no perteneciendo a el. Tenemos los medios para ello.
Posiblemente se tenga que ir a comunidades cristianas pequeñas, sólidas, donde poder vivir la fe, donde poder tener el apoyo tb humano
Estamos en repliegue porque ahora mismo existe un pensamiento dominante que lo inunda todo. Yno hay contrareplica
Dios proveerá, pero Nuestro Señor salió al ámbito público, se mezclaba con "publicanos y pecadores". A mi no me gusta esa idea de Iglesia como un hospital de campaña, entrando en situaciones que pueden llevar a la pérdida de la fe o al pecado, pero irse al monte, como que no. No se lo que pensáis vosotros.
Ricardo dice :Benito o Pelayo, yo soy más de lo segundo y confiar en la Providencia de Dios,que nos hará ver como navegar en estos tiempos convulsos.
Intentare encontrar y leer el libro.

---

DIG: El modelo propuesto por Dreher no son los amish sino los monjes benedictinos de los siglos VI y siguientes. Y esos monjes no se desentendieron para nada de sus vecinos. De hecho fueron un potente foco de evangelización y civilización para las zonas en las que establecieron sus monasterios.
19/08/19 9:25 PM
  
Ecclesiam
La «Opción Benito» ya lo hicieron los judíos en tiempos de los Macabeos:

Gritó entonces Matatías a grandes voces por la ciudad, diciendo:
“Todo el que tenga celo por la Ley, y quiera permanecer firme en la
Alianza, sígame.” Y huyó con sus hijos a los montes, y abandonaron todo cuanto tenían en la ciudad. 29Entonces muchos que amaban la Ley y la justicia, se fueron al desierto; y permanecieron allí con sus hijos, con sus mujeres y sus ganados; porque se veían inundados de males.

1 Macabeos 2, 27-30

Y en el Apocalipsis 12, 6 leemos:

"Y la mujer huyó al desierto, donde tiene un lugar preparado por Dios para ser allí alimentada 1.260 días."


No parece, pues, contrario a la voluntad de Dios que los cristianos, en algún momento histórico, tengan que realizar algo semejante.

---

DIG: Puede ser, pero creo que la esencia de la Opción Benito no es el retiro físico o geográfico.
19/08/19 10:55 PM
  
Carmen
Por sólo haber abandonado la Iglesia de Cristo, nada de lo que pueda decir este sr. me interesa. Pienso que la única opción en estos últimos tiempos es mantenerse firmes en la fe. Lo demás fantasias.

---

DIG: Tú te lo pierdes. "Toda verdad, dígala quien la diga, proviene del Espíritu Santo". Para mantenerse firmes en la fe, los cristianos de hoy y del futuro próximo necesitarán una estrategia más o menos similar a "la Opción Benito", que no es muy diferente de lo que el P. Iraburu propone en "Evangelio y utopía".
19/08/19 11:23 PM
  
Luis Fernando
Carlos Bockor, quien abandona voluntariamente la Iglesia Católica para unirse a cismáticos y/o herejes, tiene altísimas posibilidades de condenarse.

No lo digo yo. Lo dice el Concilio Vaticano II:

14. El sagrado Concilio pone ante todo su atención en los fieles católicos y enseña, fundado en la Escritura y en la Tradición, que esta Iglesia peregrina es necesaria para la Salvación. Pues solamente Cristo es el Mediador y el camino de la salvación, presente a nosotros en su Cuerpo, que es la Iglesia, y El, inculcando con palabras concretas la necesidad de la fe y del bautismo (cf. Mc., 16,16; Jn., 3,5), confirmó a un tiempo la necesidad de la Iglesia, en la que los hombres entran por el bautismo como puerta obligada. Por lo cual no podrían salvarse quienes, sabiendo que la Iglesia católica fue instituida por Jesucristo como necesaria, rehusaran entrar o no quisieran permanecer en ella.


Y ese es el caso de Rod Dreher, por mucho que haya escrito un buen libro. Es más, solo por esa razón no me interesa nada lo que diga o deje de decir. Si fuera el caso de alguien nacido y criado como ortodoxo, le leería. Siendo un renegado de la fe católica, paso. Ni que decir tiene que respeto al que opine diferente.

---

DIG: Yo también rechazo el abandono de la fe católica, pero dejo a Dios el juicio sobre Rod Dreher. En cuanto a su libro "La Opción Benito", sí está dentro de mi capacidad el juzgarlo. Y juzgo que es muy valioso, por lo que recomiendo su lectura. Por lo demás, muchos de los entrevistados por Dreher en ese libro son católicos.
20/08/19 9:31 AM
  
José Ángel Antonio
Dreher no propone "utopías", solo comunidades, algo que en muchos lugares no Occidentales se da de manera natural. Propone comunidades como la de Tipi Loschi en Italia. Hay una buena entrevista en ReligionEnLibertad donde lo resume: se titula «Nadie me da alternativas reales a la opción benedictina; sólo dejarlo todo igual o hacer política»

- ¿Qué es lo que no entienden los que critican La opción benedictina?

- Ellos dicen que lo que yo pido es que los cristianos se escondan en catacumbas. Pero yo no pido eso. Los laicos cristianos no somos monjes, pero para mantenernos como cristianos en el mundo vamos a necesitar más tiempo dedicado a Dios, más Escritura, más contemplación, más oración y vivir en comunidad. No se trata de elegir entre salir del mundo o dedicarse al mundo, no; necesitamos ambas cosas. También nuestro Señor, antes de ir a predicar a la gente, se preparaba ayunando y orando. Al final, ese es el modelo que propongo.

[...]
20/08/19 11:21 AM
  
Palas Atenea
La Opción Benito (o Benedicto que queda mejor) es una opción que tiene sus pros y sus contras. La situación de soledad, único entre muchos ajenos, debe ser considerada; si, además, tienes hijos la cosa es todavía más peliaguda. Si no puedes hacer iglesia porque a tu alrededor no hay personas con quién hacerla no habrás elegido nada pero, de facto, ya te encuentras con la situación dada. Es absurdo pensar que la situación de aislamiento te la da la tal opción porque la situación de aislamiento pueden dártela tus circunstancias. En los tiempos de Roma el cristianismo estaba en ascenso y, además, era muy fervoroso, razón por la cual un cristiano que viviese en Corinto o en Alejandría sin necesidad de irse a ninguna parte contaba con una comunidad; hoy en día según en qué lugar te encuentres eso no es posible porque no estamos en cuarto creciente sino en cuarto menguante. Una comunidad de ese tipo tiene más posibilidades de irradiación que yo sola con mi propia mismidad. Es más, si consigues un grupo de cristianos por internet que te ayuden en la oración y hagan iglesia contigo ¿eso cómo se llama? Pues, probablemente, Opción Benedicto también.
20/08/19 12:48 PM
  
Palas Atenea
Si en el s. I vivías en Atenas y tenías que trasladarte a Corinto llevabas referencias claras y direcciones de los cristianos de Corinto, así que cuando llegabas te integrabas en la comunidad; ahora te cambias de autonomía, aquí en España, llegas a una comunidad nueva que no conoces, ves siempre a la misma gente en misa que te da la paz sin interesarse en más, ves al sacerdote, que te distingue perfectamente porque te ve en las misas, los via crucis y demás actos litúrgicos, pero no se acerca. Un día acudes al sacerdote para hacerle una pregunta puntual, te la contesta como si jamás te hubiera visto, y así por años. ¿A esa opción cómo la llamaremos? ¿Opción Robinson Crusoe?
20/08/19 1:14 PM
  
Jeremías
Antes de recomendar lecturas, conviene mejor refutar argumentos.

---

DIG: Perdone, pero en su primer comentario no encuentro ningún argumento, sino sólo una colección de epítetos tan pintorescos como arbitrarios: "pollos sin cabeza" (todos nosotros), "pollo descabezado" (Dreher), "ciencia ficción", "literatura distópica" y "disparate utópico" (La Opción Benito). ¿Cómo discutir con un planteo tan caprichoso?

---

Y me reafirmo en lo dicho anteriormente. Que se haga apología de este tipo de lecturas en tantos ambientes cristianos que se tienen a si mismos como la última esperanza de la Iglesia, dice mucho del estado de la Iglesia.

---

DIG: InfoCatólica no se tiene a sí misma como la última esperanza de la Iglesia y mi blog mucho menos.

---

En un comentario no se puede hacer una síntesis precisa de la bobada tan inmensa que es tomarse en serio ese planteamiento. Además peligrosa. Peligrosa porque es la típica mezcla de cosa buenas y hasta excelsas con claras desviaciones de tipo sectáreo y salpimentadas con ideas directamente inviables. Propuestas parecidas a la de este tipo llevan surgiendo en el cristianismo desde el mismo inicio. Lo que ocurre es que desde entonces, siempre ha surgido quién ha luchado en contra de ellas. Montano, Nestorio, los Meselianos, los Cátaros, Jansenistas...y muchos otros fueron condenados.

Pero hoy aparecen multitud de tipos que predican de todo y a todos los llamamos carismas. Un tipo Dreher, apóstata para más señas, y ¿recomendamos la lectura de sus libros?. Un señor que rechaza la fe de la Iglesia, ¿va a enseñarnos a revitalizarla?

¿Ahora resulta que el Espíritu Santo habla en boca de apóstatas?

Ese es el problema, que ya ni siquiera nos llama la atención que haya católicos y supuestos buenos obispos que hacen propaganda de las ideas de un apóstata. A muchos se les ve el plumero, los días impares salen en los medios como mártires en la defensa de la fe, y los pares organizan congresos a lo grande dónde los renegados predican su doctrina desde las estructuras de la Iglesia.

---

DIG: "Apóstata" es el cristiano que ha rechazado toda la fe cristiana. Dreher no es un apóstata. Y reitero que no basta adjetivar una propuesta para refutarla: "bobada inmensa", "peligrosa", "inviable", parecida a las iniciativas sectarias o heréticas, etc. Mucho mejor y más útil sería decir: Dreher sostiene tal cosa concreta (en lo posible indicando la cita) y yo considero que en ese punto está errado por tales y cuales motivos.

---

Y el que tiene el cuajo de decir estas cosas, es un pobrecillo que no sabe, no lee, ignorante...
20/08/19 1:21 PM
  
Javidaba
Opción Benito u Opción Pelayo, intuyen lo que el P. Iraburu predica en Evangelio y utopía.
Y tenemos la guerra ganada: Desde que en el Génesis dijo Dios "que era bueno" lo que creaba, y cuando hace al hombre remacha "que todo era muy bueno", y lo que crea es una Creación para celebrar una Boda (familia) entre Adán y Eva, Él, Dios, no tiene duda: "Todo era muy bueno".
¿Que lo estropeó el pecado original?, ¿y qué?, arrestos tiene Dios para colgarse por Amor de una Cruz y restaurar todo, y además mediante la descendencia de unos esponsales, se aplastará la cabeza de la serpiente. Faltaría más.
¿Y como termina la Biblia en su Apocalipsis?. Con las Bodas del Cordero.
Todo es boda y banquete en el plan de Dios, aunque el camino debamos recorrerlo como vía crucis, en el cual se puede encontrar hasta el don divino de la fruición, por cumplir la Voluntad de Dios.
Y si yo fuera capaz de vivir en esa Fe, Esperanza y Caridad del plan de Dios... ruega por nosotros pecadores...
20/08/19 2:03 PM
  
Pepe Jacobo
A mi tambien me chirria su conversion a la ortodoxia. Pero el debate que plantea es importante y valido. No se trata de desertar ni nada. Se trata de asumir lo que hay: vivimos en una cultura pagana. El destino natural de una subcultura dentro de otra mas grande es desaparecer, sin mas. Y es lo que esta pasando con cualquier rastro de subcultura catolica. Nuestras comunidades se paganizan a marchas forzadas. Los hijos de los cristianos que viven en una atmosfera pagana fuera de casa mayoritariamente se paganizan de un modo u otro, ya sea acabando como ateos, agnosticos o cristianos a medias. Los que perseveran lo hacen contaminados con pensamientos paganos. Buscar vivir en comunidades mas cristianas que la cultura prevalente es una opcion inteligente. No se trata de aislarse. Sino de buscar ub ambiente cristiano que hoy dia no se puede dar en la mayor parte del pais.
20/08/19 2:10 PM
  
Pepe Jacobo
Estoy de acuerdo con que lo mejor es la opcion don Pelayo. Que no consiste en luchar porque todo fuera como antes cuando ya no es posible. Sino en hacer como hicieron Don Pelayo y los suyos: construir donde menos puedan actuar los enemigos comunidades cristianas y luchar por defenderlas cuando sean atacadas. Es decir la opcion benito, pero teniendo claro que no podra subsistir sin defenderla.

---

DIG: Dreher no niega la necesidad de la continuación de la lucha política y cultural. Su aporte principal, en cambio, es que afirma muy enfáticamente el primado de la dimensión espiritual y religiosa de la vida cristiana, subrayando dentro de ella las dimensiones litúrgica y comunitaria. Lo político y cultural debe venir de allí, como "añadidura".
20/08/19 2:13 PM
  
Carmen
D. Diego, el P. Iraburu es un sacerdote fiel, el sólo dice lo que dice la Iglesia, no es comparable con Dreher aunque haya algún parecido en Evangelio y Útopia, es diferente. No me explico como un renegado católico, se quiere poner a enseñar a los católicos.
Pienso como Luis Fernando, si fuera nacido ortodoxo no me importaría leerle, a un renegado nunca. Ha abandonado la Iglesia de Cristo, ha abandonado la Verdad plena.

---

DIG: Repito que aquí no estoy juzgando personas sino ideas. Yo he leído los dos libros y encuentro importantes similitudes entre ambos. Una similitud importante es que ambos autores sostienen que la vida cristiana de los fieles laicos se ha alejado demasiado de la de los buenos religiosos o monjes y que convendría que volviera a tomar más a esta última como modelo en algunos sentidos, no como modelo a imitar servilmente sino como fuente de inspiración creativa.
20/08/19 2:59 PM
  
Tulkas
El problema real de la Opción benedictina es que YA está inventado y se llama PARROQUIA.

Los que proponen otro tipo de “comunidad” la basan en relaciones afectivas, yo a eso lo llamo FAMILIA Y AMIGOS.

La opción benedictina carece de una recta comprensión de la PARROQUIA como comunidad y de la AMISTAD como vínculo.

Para leer a un ortodoxo que no comprende eso prefiero al anglicano Lewis de “Los cuatro amores”, que son la alternativa real, aplicada en todo aspecto de la vida y, particularmente, en la PARROQUIA.

Todo planteamiento de comunidad que exceda la parroquia me parece, de entrada, dudoso.

---

DIG: No concuerdo con ninguna de las cinco frases de este comentario: 1) Una comunidad tipo "Opción Benito" no tiene por qué ser necesariamente una parroquia. 2) Las comunidades cristianas no parroquiales pueden estar basadas en vocaciones particulares, en lugar de relaciones afectivas. 3) Tu afirmación de que Dreher carece de una recta comprensión de la parroquia y de la amistad me parece arbitraria. 4) La propuesta de Dreher no se opone a la de Lewis. 5) Hay muchas comunidades cristianas legítimas que "exceden" la parroquia, en el sentido de que exceden sus límites territoriales.

20/08/19 4:24 PM
  
María Arratibel
Quien compare la Opción Benito con los Amish o la identifique como un aislamiento del mundo simplemente no ha leído el libro.
Indudablemente es un reto importante la supervivencia de nuestra fe en medio de los paganos y apóstatas. Es natural que las familias, que para empezar deben funcionar como Iglesia doméstica, tiendan a crear lazos de relación que procuren ambientes católicos para sus hijos. No olvidemos que la levadura tiene una relación proporcional a la harina que no se puede alterar si queremos que fermentar. Con un gramo de levadura jamás se fermenta una tonelada de harina.
La experiencia de colarse en medio del mundo para evangelizar se ha dado ya y en muchos casos acaba con la mundanización de quien tenía que evangelizar.
En ningún caso es posible el aislamiento total y Dreher no propone eso. La idea es formar comunidades fuertes que puedan soportar la presión del entorno anticristiano sin ser contaminados por él.
Ni qué decir tiene que una fe bien alimentada y encendida puede ser mucho más "eficaz" en la evangelización que la estrategia del disimulo y la sonrisa buenista
En cualquier caso la sociedad apóstata en la que tenemos que criar a los hijos que Dios nos ha dado es una amenaza.

---

DIG: Muchas gracias, María. Concuerdo totalmente contigo.
20/08/19 8:14 PM
  
Feri del Carpio Marek
Muy bueno tu análisis, Daniel. Este es un tema que cada vez hay que pensarlo más y compartirlo más entre los católicos para que comiencen a surgir las iniciativas que el Espíritu Santo quiere suscitar. En ese sentido, el aporte de Dreher es valiosísimo, y en cuanto a su paso a los cismáticos, pues hay que seguir a Santo Tomás de Aquino: la verdad, diga quien la diga, viene del Espíritu Santo.

Es importante partir de lo que realmente propone Dreher en su libro, y no de ideas preconcebidas que se pueda tener. Igualmente importante es tener un conocimiento de la regla de San Benito. Entonces hay que dar a conocer ambas cosas para que la gente se familiarice con estas ideas. Quien de verdad se plantea vivir la fe cristiana de manera intensa, comunitaria y digna, que es como debe vivirse, no tiene dificultad en reconocer el enorme valor de un planteamiento como la opción San Benito.
21/08/19 2:16 AM
  
Tulkas
El problema es la delimitación de “comunidad” y su definición exacta.

¿Por qué comunidad y no parroquia? ¿La parroquia no es comunidad? Si mo lo es, ¿qué hay que añadirle para que lo sea?

Todo lo de Dreher està muy bien si por comunidad se entiende parroquia. Si no, que alguien explique QUÉ es una comunidad.

---

DIG: Es obvio que una parroquia es una comunidad, o una comunidad de comunidades. También es obvio, como ilustra muy gráficamente uno de los comentarios de Palas Atenea, que por desgracia hoy muchas parroquias están lejos de ser las comunidades que los cristianos necesitan como apoyo y alimento para la vivencia fiel de su fe en un entorno hostil.
21/08/19 9:01 AM
  
Tulkas
Perfecto.
El problema de las parroquias es que todos somos pecadores, y por eso hay imperfecciones. Como en mi casa y en la tuya.

Pero, ¿qué?, ¿dejaremos de ser pecadores en la “comunidad”?

No. Conclusión: las perfecciones de la parroquia terminarán apareciendo también en la “comunidad”.

Por favor, defínanme “comunidad” y delimítenme el término concretamente para que yo entienda en qué se diferencia la opción de Dreher de una simple parroquia.

Y si por “comunidad” se entiende estructura supraparroquial, eso también está inventado: arciprestazgo, diócesis.

Defínanme “comunidad”.

---

DIG: Nadie necesita un diccionario para entender qué es una comunidad cristiana. "Donde hay dos o más reunidos en mi nombre, allí estoy Yo en medio de ellos". En cuanto a la parroquia territorial, en mi post yo (no Dreher) sugiero que, aunque es importante, no hay que absolutizarla. Hay muchas realidades eclesiales válidas que no son parroquias: comunidades religiosas, movimientos, fraternidades, prelaturas o parroquias personales, pastorales ambientales (por ejemplo de artistas), etc., etc. Nunca entenderás la "Opción Benito" si te centras en el punto de vista del derecho canónico. No va por ahí la cosa.
21/08/19 11:54 AM
  
Tulkas
Y también es obvio que todos los males que puedan aquejar a una parroquia pueden afectar también a la comunidad.

Pero no es ése el problema.

El problema se limita a que me definan “comunidad” y en función de ello me expliquen por qué las comunidades naturales del católico (parroquia e Iglesia local, tras la familia) no son suficientes sino que hay que inventarse otras, pero sin definirlas exactamente.

¿Más Escritura, más Liturgia, más catequesis, más caridad activa, más oración litúrgica? Sí, sí y sí, pero en la COMUNIDAD NATURAL del católico: familia, parroquia e Iglesia local.

¿A qué otro tipo de “comunidad” se refieren? ¿Cómo se define y delimita?

---

DIG: Dreher no dice que en abstracto esas comunidades naturales no sean suficientes. Pero basta abrir un poco los ojos para ver que de hecho hoy son con mucha frecuencia insuficientes. La propuesta de Dreher me recuerda la frase de San Juan Pablo II sobre la nueva evangelización: "nueva en su ardor, en sus métodos y en su expresión". JP II siempre destacó que lo más importante era el nuevo ardor. Y Dreher sugiere algo similar: no nuevas estructuras, sino una forma renovada de vivir la fe, con nuevo ardor.
21/08/19 12:02 PM
  
Soledad
Según veo yo la cosa y con lo escrito por unos y otros, me posiciono en lo que dice Tulkas. Las parroquias son imperfectas y a veces hay que poner tierra por medio. Tb lo son las familias, instituciones religiosas, solo hay que pensar en lasnoticias que se publican aquí.

Es un problema de FE. Un gramo fermenta la masa, la fe mueve montañas, pero la nuestra no alcanza un grano de mostaza. Leer la vida de los Santos, es leer la victoria ante las dificultades.
Que ocurre, que vivimos un cristianismo aguado, y así sólo puede haber los frutos que tenemos. Es la fe la que cambia las cosas.
Esta bien como disertación intelectual, de hecho lo leeré, pero la solución es la santidad, y los Santos encuentran el camino.

Podemos decir entonces, nos reuniremos "los perfectos", aquellos que queremos vivir la fe de verdad, si se quiere con radicalidad. No es a caso una forma de donatismo? Pregunto. No existe un riesgo de aísla miento. Pregunto.Si la santidad no mueve nuestras vidas, podemos perfectamente caer en un gueto. Lo creo factible.

Acaso un laico es igual que un monje. Queramos o no vivimos en medio del mundo. Por mis manos todos los días pasan 50 personas cada cual con su forma de ver la vida. Trabajo con gente con una vida no precisamente cristiana. Después están amigos, familia..... Los medios son los de siempre. El monje está entre muros, con planes de vida exigentes. Pero sin santidad no hay nada. Benito era San Benito. Otras instituciones religiosas hacen agua por todos los lados

Dicho lo cual no quiere decir que no haya que buscar alternativas, sobretodo en la educación y la familia. Nombró esta última, porque está semana he sabido de tres divorcios de conocidos, en unos términos que sólo se explican desde las psicópatias o el odio. Aquí nos jugamos el futuro :familia y educación.

Volviendo a las parroquias. Voy a relatar algo que Le pasó a mi madre. Era de misa diaria. Un día llega llorando a casa. Al salir de misa, después de comulgar, ella y otras vecinas, se pusieron a hablar del aborto. Tuvo que hacer una defensa vehemente de la vida. Pero lloraba por escuchar de estas personas que estaban a favor el aborto. Con ello quiero decir que el grado de contaminación, incluso en aquellos que se llaman católicos, es aberrante. Esto no es de ahora, hace 20 AÑOS....como esto más....
el mal a trabajado bien y sin vacaciones. Evidentemente mi madre ese día no recibió apoyo a su fe.

Sobre las tecnologías, uno saca de ellas lo quiere sacar. Yo tengo la TV del salón sin encender desde hace nueve meses, es insoportable la programación. Solo veo la de la cocina y cosas contadisimas.
InfoCatolica es un claro ejemplo de cómo utilizar la tecnología de manera positiva. La leo no sólo en casa, comentó en cualquier lugar y hasta creo somos un poco de comunidad. Leo los comentarios, además de los artículos. Voy conociendo, o eso creo, a algunos de los que comentan e incluso los encomiendo, este de acuerdo o no con ellos.

Disculpad si el comentario puede parecer un sermón, pero escribo como persona de fe, mis argumentos intelectuales, son los que son:escasos y limitados.
21/08/19 1:30 PM
  
Tulkas
“Una forma renovada de vivir la Fe, con nuevo ardor”.

Ya inventado también: conversión y metanoia.

---

DIG: Parece que buscas novedades en "La Opción Benito" y, al no encontrarlas, no comprendes el revuelo generado en torno a ese libro. En el fondo, no hay ningún invento en "La Opción Benito", sino una toma de conciencia de nuestra situación real y una re-propuesta de las soluciones cristianas tradicionales. Todo debajo de un título sugerente (Opción Benito), que no es sólo una cuestión de marketing, sino que indica/repropone la estrategia benedictina, adaptada a nuestra época y a las circunstancias y vocaciones particulares de cada cristiano o grupo de cristianos.

---

Con respecto a los ejemplos que pones de “comunidades” pues mira: algunos son figuras canónicas y otros no lo son. Yo siempre habïa creído que el Derecho Canónico està al servicio de la comunidad de los creyentes. ¿Qué tiene de malo centrarse en el mismo?
¿Propones acaso figuras “comunitarias” extracanónicas? No creo. ¿Propones nuevas figuras canónicas? Tampoco creo que vaya por ahí la cosa.

Las comunidades de religiosos no creo que se deban mezclar con las “comunidades” de laicos.

---

DIG: Hay familias religiosas reconocidas por la Iglesia que tienen miembros sacerdotes y miembros laicos, religiosos y no religiosos.

---

Reitero que no comprendo qué tipo de “comunidad” laical se desea que la estructura familia/parroquia/diócesis no aporte. ¿Incluir la escuela? ¡Conforme: familia/escuela/parroquia/diócesis!

---

DIG: En principio el autor no propone nuevas estructuras, sino una nueva estrategia. Aunque obviamente en ocasiones será conveniente crear grupos o comunidades nuevas.

---

La parroquia está abierta, y creo que es esa apertura la que molesta.

---

DIG: La apertura de la parroquia no me molesta en absoluto; más bien me entristece ver que de hecho la mayoría de las parroquias crecen (o más bien decrecen) sólo de modo vegetativo, sin llegar a los extraños, y a menudo casi sin intentarlo siquiera.
21/08/19 1:53 PM
  
Ecclesiam
Concuerdo Daniel, por ello he puesto «Opción Benito» entre comillas «». Es algo semejante.

Pero, más allá de que haya propuesto o no aquello el autor, lo que menciono es que no es imposible un aislamiento físico del pueblo cristiano en un momento dado; Dios ya lo inspiró en tiempos anteriores, y tiene total libertad de hacerlo, si así lo desea, a los cristianos (de modo universal o particular; en un determinado tiempo histórico).

Al que objete que de ese modo no se evangelizaría al mundo, y por ello, sería contrario a la voluntad de Dios, recuerde dos nociones católicas previas.

Primero: Dios tiene misericordia de quién Él desee. "Tendré misericordia de quien quiera y tendré compasión de quien quiera." Romanos 9, 15

Por lo tanto, Dios puede no desear tener misericordia de uno o más pueblos en particular en algún momento histórico en específico, y por consiguiente, no desear que se les envíe la saludable predicación. Por eso advierte Jesucristo: "No deis lo santo a los perros, ni echéis vuestras perlas delante de los cerdos" (Mateo 7, 6).

Segundo: La predicación es por obra e impulso del Espíritu Santo. Y el mismo Espíritu Santo puede impedir que un lugar reciba la predicación. "el Espíritu Santo les había impedido predicar la Palabra en Asia. Estando ya cerca de Misia, intentaron dirigirse a Bitinia, pero no se lo consintió el Espíritu de Jesús."
Hechos 16, 6-7

Esto deviene y se puede deducir de la anterior noción. De esto se sigue que bien puede ser impedida la predicación para lugares y momentos históricos particulares, por obra del mismo Espíritu Santo, quién es el que lo impide.

Por todo lo dicho hasta aquí, se sigue que argüir que, saliendo al desierto -por ejemplo- y dejando la predicación, sería contrariar la voluntad de Dios y que por lo tanto no es posible en ningún caso; es verdadera si nos referimos a la voluntad antecedente de de Dios ("Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura" Mc 16, 15) pero no lo es si nos referimos a toda voluntad consecuente de Dios ("el Espíritu Santo les había impedido predicar la Palabra en Asia."), por lo tanto, puede Dios mandar que los cristianos salgan físicamente del mundo y que no prediquen en particular a ciertas naciones o pueblos durante ciertos tiempos.

Concedo que esto que digo es más que lo que propone la Opción Benito, aunque guarde semejanza.

Sin embargo, es necesario, puesto que la fuga mundi puede realizarse incluso con un verdadero aislamiento físico del mundo (también en los laicos); y sólo bajo la mentalidad semi-pelagiana uno puede considerar aquello como imposible, resistiendo así a la apertura creativa que puede realizar y podría querer realizar el Espíritu Santo en los cristianos; y más en los tiempos de apostasía, que son semejante los nuestros a los que vivieron los judíos en tiempos de los Macabeos.

---

DIG: La Iglesia es misionera por su misma naturaleza. Por principio, no puede dejar de predicar jamás el Evangelio a toda criatura. Es como el sembrador de la parábola, que siembra la semilla de la Palabra de Dios en todas las direcciones, incluso en los lugares aparentemente más absurdos. "¡Ay de mí si no evangelizara!" Otra cosa son las estrategias más adecuadas para la predicación, según las circunstancias.
21/08/19 5:47 PM
  
Tulkas
Ecclesiam, dos objeciones:

Primera: la voluntad antecedente la conocemos por la certeza de la Revelación y la consecuente no la conocemos en absoluto, salvo indicios.

Segunda: Cristo no sólo envía al mundo a predicar sino que ora específicamente por sus discípulos que están en el mundo y no hay en los Evangelios ni un indicio de que sea la voluntad de Dios una huída radical del mundo excepto la recomendación puntual de abandonar Jerusalén y de quitarse el polvo de las sandalias para ir a otra aldea.

Concedo que la recomendación de abandonar Jerusalén antes de su destrucción es un typos de los tiempos del Anticristo, al igual que lo de los Macabeos es un typos de los tiempos del Anticristo y que los creyentes se/nos veremos obligados a ir al desierto en los tiempos del Anticristo.

Me llama la atención que en todos estos planteamientos de “huída del mundo” modernos no figure la huída tal y como la han entendido los mïsticos: la huída afectiva, el despegue afectivo de todos los bienes del mundo. Hay más respuestas en san Juan de la Cruz que en la opción Benito.

---

DIG: También San Benito fue un místico, y no de los menores.

Por lo demás, recuerdo aquí algunos de los consejos de Dreher citados en mi post: a) re-aprender los hábitos cristianos tradicionales de ascesis; b) prepárate para ser más pobre y más marginado; c) la práctica del ayuno digital; etc.
22/08/19 3:10 AM
  
Jeremías
Gracias por responder.

De todas formas, Daniel, se enreda Vd. en los detalles más de la cuenta.

El problema no es Dreher, ni su libro. Aquí la cuestión es descubrir, con ocasión de este señor, qué catolicismo y qué fe profesa cada uno.

Ahora son discusiones por las ideas de este señor, pero podría haber sido otra cosa. Porque este señor y su libro, no está de más recordarlo, en pocos años no serán recordados por nadie. Serán una mera anécdota en el tiempo. Es y será causa de entretenimiento para unos pocos durante un pequeño tiempo y luego vendrán otras novedades y será agua pasada. Sin poso. Como tantos otros.

Pero la falta de consenso entre todos los que participamos aquí, no es por el libro en si mismo, sino porque no tenemos una misma fe. Y no solo por aspectos doctrinales, sino también por los pastorales. Las diferencias son como la herida de un estilete. Por fuera no parece gran cosa, pero la herida es mortal.

Cuando Vd. pide explicaciones a algunos comentaristas sobre algunos puntos, queda reflejado que lo que a algunos les parece evidente y capital, Vd. parece verlo muy cuestionable. Y viceversa.

Lo que Vd. parece no comprender, es que Vd. no dice encontrar interesante alguna idea, algún punto de esta o aquella persona. Vd. califica de extraordinario un libro que desde el rechazo personal a la fe católica, su autor propone la solución a la vida cristiana en el mundo actual. Vd. lo alaba sobremanera en su conjunto y rechaza sin concesiones cualquier crítica.

Si uno ve un objeto de color rojo y otro lo ve azul, no caben ni el debate ni la explicaciones, uno de los dos tiene un problema. La discusión entre ambos sera una mera pérdida de tiempo, de fuerzas y posiblemente de afectos y hasta de amistad.

Mi fe católica me dice que es un error grave, es decir, un pecado, difundir al pueblo en general, la doctrina de gente que ha abandonado la fe católica. Independientemente del tema tratado. Y ya no digo nada si además se difunde con todo tipo de alabanzas.

Su fe católica y la de otros muchos, no.

---

DIG:

1) No me consta que "The Benedict Option" de Rod Dreher difunda ninguna doctrina contraria a la fe católica.

2) "The Benedict Option" no es un libro escrito "desde el rechazo a la fe católica", como usted dice. No contiene ninguna crítica a la fe católica. Por el contrario, el modelo principal que propone es el ofrecido por un santo católico: San Benito de Nursia. Y varias de las comunidades que presenta como ejemplos concretos de la Opción Benito son católicas.

3) "The Benedict Option" no propone "la solución a la vida cristiana en el mundo actual", como usted dice. Propone sólo una nueva estrategia para los cristianos en una nación post-cristiana.

4) No rechazo sin concesiones cualquier crítica, sino sólo las críticas que considero infundadas.

5) Usted escribió: "Mi fe católica me dice que es un error grave, es decir, un pecado, difundir al pueblo en general, la doctrina de gente que ha abandonado la fe católica. Independientemente del tema tratado." Pues no, la fe católica no dice eso. Hay que examinarlo todo y quedarse con lo bueno, como enseña San Pablo. Incluso lo bueno que proviene de un "hermano separado".
22/08/19 11:02 AM
  
Javidaba
¿Y no nos estamos metiendo ya en teologieces poco teológicas?.
- Que el autor del libro se fue a la Ortodoxia... Y ¡yo qué sé por qué se marchó!. A lo mejor si a mí me hubiesen tocado un par de párrocos al estilo del P. James Martin, con un Obispo como Su Ilustrísima Marx, ¿qué queréis que os diga?... mejor dejo el juicio a Dios, vamos, digo yo... y a rezar seguidamente.
- Que si la Comunidad, o que si la Parroquia... voy a contaros una cosa: Me ha tocado de una forma ineludible pues veo en ello la mano de Dios metiéndome en ese berenjenal, vincularme a una comunidad o parroquia (que no lo voy a especificar) en la que de cuando en vez celebran unos curas la Misa que les da la gana, la liturgia prescrita, la entienden como una especie de sugerencia que ellos están resueltos a "mejorar" con sus mejores palabras (y seguramente intención), pero que acaban siendo un dolor por reducir la grandeza de las palabras celebrativas, a conceptos de niñateces burdas. He hecho varias correcciones fraternas, incluso una extensa por escrito, y firmada, pero no ha servido de nada. Y en vista de eso, me he preguntado: Javi: ¿debes seguir asistiendo a esas misas?. Y puesto en oración, mi respuesta es sí, por dos razones, una, porque si yo no voy, hay muchas personas, mayores y no tanto, y hasta jóvenes que se quedan si rezar el rosario previo a la Misa, y otra, como ya me conocen y saben como pienso, ahí debo seguir a la espera de que me echen quienes tienen la autoridad para ello, (como aquellos fariseos que echaron al ciego curado por Jesús, de la sinagoga), o que con mi constancia reciban la presencia tenaz de mi desacuerdo con su forma de celebrar. Y a rezar, que son dos días. Y ¿a qué viene esto?. pues que en las comunidades o parroquias en que debamos estar, vamos a encontrar de todo, todito, incluso los demás van a tropezarse con nuestros pecados, que ahí los vamos a llevar. Y es lo que nos toca torear.
El mal es mucho más fácil y facilón que el bien. Construir cuesta mucho más que destruir. Edificar necesita de mucha más ciencia, colaboración, tiempo, dedicación, dinero y técnica que destruir. Cualquier casa yo soy incapaz de construirla, pero destruirla con cuatro petardos, o un pico, o simplemente abandonándola, acaba en ruinas.
Pues lo dicho: a rezar y torear tocan.
22/08/19 3:05 PM
  
Jose Ignacio
Muy buen articulo Daniel.
22/08/19 4:01 PM
  
Jose Ignacio
Y las respuestas a los comentarios tambien muy bien.
22/08/19 4:03 PM
  
Jeremías
Ve, Daniel, ya va saliendo todo. Desde el cariño:

"No me consta que "The Benedict Option" de Rod Dreher difunda ninguna doctrina contraria a la fe católica". "The Benedict Option" no es un libro escrito "desde el rechazo a la fe católica", como usted dice."

Yo he dicho que su autor escribe el libro "desde su personal (personal) rechazo a la fe católica". No es que escriba el libro para rechazar a la Iglesia, pero lo escribe desde una óptica no católica, que además rechaza parcialmente. Porque un señor que rechaza la fe católica necesariamente rechaza parte de la doctrina católica. Eso se verá reflejado en sus escritos también necesariamente.

---

DIG: No necesariamente. Hay mucha doctrina en común entre católicos y ortodoxos. Si un ortodoxo escribe sobre uno o varios de esos temas doctrinales donde hay acuerdo, su rechazo a la fe católica no tiene por qué reflejarse necesariamente en ese escrito. Es lo que pasa, por ejemplo, con C. S. Lewis en su libro "Mero cristianismo". Si uno lee sólo ese libro de Lewis, probablemente no sospechará que no era católico (no recuerdo si dice algo al respecto en el prólogo, pero en ese caso podemos exceptuar el prólogo del contraejemplo).

---

Que un lector se de cuenta o no, no es relevante.

""The Benedict Option" no propone "la solución a la vida cristiana en el mundo actual", como usted dice. Propone sólo una nueva estrategia para los cristianos en una nación post-cristiana."

Bueno, Vd. entiende una cosa y yo otra. A mi me parece que el lenguaje y el ámbito al que se refiere el autor es global.

---

DIG: Dreher escribió "La Opción Benito" pensando principalmente en Norteamérica, pero mirando también a Europa y el resto de Occidente.

---

Y no veo que valore otras posibilidades, más bien las rechaza y desconfía de lo existente.

---

DIG: Dicho así, con esa generalidad, no creo que sea verdad. Más bien rechaza la indiferencia religiosa y la debilidad frente al secularismo que predominan en el ambiente "mainstream" (la corriente principal, en sentido sociológico).


" Pues no, la fe católica no dice eso. Hay que examinarlo todo y quedarse con lo bueno, como enseña San Pablo. Incluso lo bueno que proviene de un "hermano separado"."

Esa no es la interpretación católica del pasaje de San Pablo. El hecho de que ahora la prudencia se haya relajado hasta extremos increíbles, no significa que un católico tenga permitido leer todo lo que caiga en sus manos, hacer examen de todo lo que pueda leer y mucho menos ser maestro de si mismo. Esto nunca ha sido así, ni lo es ahora.

Su hermano separado rechazó la fe católica. Parece que eso a Vd. no le parece tan preocupante. Pero lo de fuera de la Iglesia no hay salvación, sigue vigente.

---

DIG: La doctrina católica reconoce a los ortodoxos como cristianos, pese a su cisma: tienen sacramentos válidos, sacerdocio válido, una doctrina en gran parte coincidente con la católica, etc. Cierto, están en el error de rechazar la Iglesia Católica como única verdadera Iglesia de Cristo. Pero creo que podemos esperar que la gran mayoría de ellos estén en ese error de buena fe. De modo que sí, me preocupa, pero dejo a Dios el juicio último sobre las personas. En cuanto a "La Opción Benito", creo que no tiene nada específicamente ortodoxo (en sentido anticatólico). Cierto, Dreher pone ejemplos de comunidades católicas, comunidades ortodoxas y comunidades protestantes que, cada una a su modo, intentan vivir "La Opción Benito" (con o sin ese rótulo). Pero eso es porque en su libro no quiere entrar en las cuestiones que separan a esas denominaciones, sino centrarse en lo que es común a todas, que no es poco.

---

Por eso insisto en que, lo importante de estas conversaciones no es el tema en cuestión. Lo relevante es que discutiendo estos temas, se ve claramente que hay un entendimiento radicalmente distinto de lo que es ser católico y cristiano.

Y eso ocurre en la mayoría de los ambientes católicos. Incluso en los más afines. Y por eso, aunque en la mayoría de las cosas pensemos igual, algunas, aunque determinantes diferencias, nos impiden ponernos de acuerdo.



22/08/19 4:38 PM
  
Ecclesiam
Lo siento Daniel, pero contra los Hechos no hay argumentos:

«el Espíritu Santo les había impedido predicar la Palabra en Asia. (...) intentaron dirigirse a Bitinia, pero no se lo consintió el Espíritu de Jesús».
Hechos 16, 6-7

Si Dios no lo manda, no hay que predicar.

«no debe el hombre tomarse nada, si no le fuere dado del cielo» (Jn 3,27)

---

DIG: Pienso que una inspiración referida a una situación particular no anula ni relativiza la universalidad del mandato misionero.
22/08/19 6:09 PM
  
Palas Atenea
Jeremías: Yo profeso la fe católica y estoy leyendo la "Filocalia", que es un libro que recoge los consejos para orar de los sacerdotes orientales: Isaac de Nínive, Hesiquio de Batos, Teolepto de Filadelfia y otros con nombres tan extraños como estos, casi todos ellos eremitas o stárets rusos, es decir ortodoxos. No hay ninguna razón para que yo no pueda hacer esto, lo mismo que se puede recoger la idea de alguien que no sea católico si la idea parece buena. Hay que distinguir entre el Dogma y lo que no lo es, la manera de dirigirse a Jesús de un stárets ruso es perfectamente aceptable.
Dice Evagrio Póntico: " Ruega, en primer lugar, obtener el don de las lágrimas que ablandarán, por la compunción, la dureza inherente a tu alma y, confesando, en contra de ti mismo tu iniquidad al Señor, pídele su perdón".
Ante esto, ¿qué puedo decir yo? algo así como "¡qué tonterías está diciendo el pope éste!
Para eso está el sensus fidei, para saber que es contrario al Dogma Católico y qué no lo es.
Hay muchos católicos campanudos negando la existencia real del Diablo que Evagrio Póntico jamás negaría. Y la existencia del Diablo, no como alegoría sino como persona angélica, es un dogma.
22/08/19 10:24 PM
  
Pepe Jacobo
Jeremias, llevo años leyendo a diferentes autores ortodoxos y es muy dificil encontrar algo que vaya en contra de la fe catolica salvo en libros u articulos de polemica y, en ciertos fragmentos determinados, en los doctrinales. Pero se los ve venir, no tienen nada que ver con los modernistas. Te los saltas o te ries de la concepcion que tienen del catolicismo y a otra cosa.
22/08/19 11:41 PM
  
Pepe Jacobo
Palas, Evagrio Pontico, (San) Isaac de Ninive y otros autores de la filocalia (los anteriores a 1054 en principio) murieron católicos. Isaac de Ninive es venerado como santo por algunas iglesias catolicas, ademas.
23/08/19 12:41 AM
  
Tulkas
Javidaba:

Das en el clavo. Por eso ni el señor Iglesias ni los otros se atreven a decir claramente qué entienden por “comunidad” exactamente.

---

DIG: No doy una definición de comunidad cristiana porque lo considero innecesario en este contexto y porque creo que Dreher (cuyo libro he intentado reseñar en este post) no aporta ninguna nueva definición. Entender su libro como un intento de reinventar la Iglesia sería un completo malentendido. Cierto, él inventa una etiqueta (Opción Benito), pero la aplica a algo muy tradicional.

---

Pero yo, que soy un lefebvriano silvestre te lo voy a explicar. Aquí estamos cuatro cinco tendencias: el lefebvriano silvestre, el creacionista, el carismático, el parroquia de barrio y el tomista. Todos nos vamos al desierto, a fundar nuestras “comunidades”, nuestros “san Ireneos de Arnois”: el san Ireneo lefebvriano silvestre, el san Ireneo tomista, el san Ireneo de barrio, el san Ireneo carismático, kiko, etc. Nuestra vida al principio es perfecta, y sabes por qué, porque el ejercicio de le AFINIDAD PERSONAL es natural y no es trabajoso, como el de la CARIDAD. ¡Ya vivimos en comunidad y ya hemos reconstruído la Iglesia (cada uno la suya)! El problema viene cuando entre mi población lefebvriana silvestre comienza a haber algunos carismokikos, tomistas de barrio e incluso steinianos fenomenólogo-tomistas (anathema SIS!), y el proceso de atomización sigue y sigue.

Al final, esto atenta contra la catolicidad de la Iglesia.

---

DIG: Pertenecer a distintos movimientos legítimos o seguir distintas corrientes filosóficas o teológicas legítimas no atenta contra la catolicidad de la Iglesia. Rechazar o no aceptar un Concilio Ecuménico aprobado por la Iglesia y el Magisterio de los seis Papas postconciliares sí atenta contra la catolicidad de la Iglesia.

---

Y no es casualidad, NO, que Dreher haya terminado en el cisma. ¿Qué es exactamente ser ortodoxo sino ser filetista?

---

DIG: Que Dreher haya terminado en el cisma es penoso, pero se debió a motivos de un orden totalmente distinto.

---

La Iglesia, hasta ahora y con la única excepción (lamentable) del Opus Dei ha FORZADO la integración de los fieles en la parroquia, como es el caso de los kikos y otros movimientos.

---

DIG: Que el Opus Dei sea una prelatura personal no impide (sino que más bien estimula, creo yo) la relación de sus miembros con sus respectivas parroquias. Por ejemplo, si no me equivoco, nadie se bautiza o se casa dentro de la Prelatura (canónicamente, quiero decir). Los fieles del Opus Dei se casan en su Parroquia, sus hijos son bautizados en su Parroquia, etc.

---

No es baladí el testimonio de san Justino: el Domingo se reunían TODOS en UN MISMO lugar.

---

DIG: Sí. Eso era más fácil cuando los cristianos eran relativamente pocos. Pero la separación geográfica no impide la comunión espiritual.

23/08/19 2:45 AM
  
Pepe Jacobo
Por cierto, Jeremias, si tu fe te dice que es un pecado grave difundir no doctrinas contrarias a la fe católica, sino doctrinas de quienes han abandonado la fe católica, independientemente de si esas doctrinas contradicen la fe católica o no (y no has aportado ningún motivo por el cuál lo que dice este libro este en contra de la fe católica), entonces tienes fe en cosas que exceden el fe católico y, por tanto, tu fe no es la de la Iglesia católica. Porque se peca lo mismo contra la fe por no prestar fe a lo que nos dice la Iglesia que debemos prestar como por prestar fe a lo que la Iglesia no nos dice que debemos prestar (según Santo Tomas, lo que haces tiene el nombre de superstición).
Por supuesto se puede discutir si es prudente o no, pero ahí no puede haber juicios definitivos. Yo creo que este libro puede discutirse mucho, y, aunque yo este muy de acuerdo, entiendo que otros no; en cualquier caso me parece delirante que alguien piense que es una amenaza para la fe católica. Delirante y supersticioso.
23/08/19 3:16 PM
  
Jeremías
Palas, P. Jacobo:

Calma, calma...al fin y al cabo me están dando la razón. Seguramente no hay muchas diferencias de pensamiento entre nosotros, pero las que hay, Vds. mismos las estiman como indignantes, o al menos, lo suficientemente importantes como para enfadarse.

Vds. verán.
23/08/19 5:27 PM
  
Pepe Jacobo
Tulkas realmente no soy capaz de ver que tiene que ver la atomizacion de la parroquia con el asunto este de la opcion Benito. Se entiende que todo el mundo que viviese en esos entornos mas cristianos irian a la misma parroquia. De hecho seria algo fundamental dentro de la idea.
Tampico veo porque los ortodoxos sob mas afines a esa atomizacion cuando, de hecho, eso es un fenomeno que se difundio entre el protestantismo y luego en el catolicismo. En cambio entre los ortodoxos parece que el movimientismo no triunfa mucho. Si dreher es especialmente afin a ello no tiene mucho sentido que por ese motivo se haya hecho ortodoxo.
23/08/19 10:01 PM
  
Palas Atenea
Por cierto, la idea de estas comunidades cristianas procede de Jhon Senior y éste fue católico. Yo no he leído el libro de Dreher, pero he leído a Senior. Por lo tanto lo que Dreher sea me trae al pairo, Senior apuntó esa posibilidad porque le impidieron seguir con su programa en la Universidad de Kansas y vio que ya era imposible que un profesor universitario pudiera dar cursos oficiales del tipo de los que él daba, de modo y manera que, si se quería una educación anclada en el catolicismo, había que hacerla independientemente de cualquier influencia estatal. Tiene dos libros: "La muerte de la cultura cristiana" y "La restauración de la cultura cristiana", ambos publicados en Homolegens.
23/08/19 10:29 PM
  
Tulkas
Javidaba:
No hablo de atomización de la parroquia sino de las “comunidades” de Dreher, en un proceso continuo que termina en “la comunidad soy yo solo”, porque parte de “la comunidad son mis afines”. La parroquia previene este proceso, al ser plural.

---

DIG: La propuesta de Dreher no es formar comunidades con los "afines" en un sentido meramente humano, sino con quienes quieran, como tú, vivir su fe cristiana en serio, vivan más o menos cerca de ti, y formen parte de tu mismo iglesia o denominación.

---

Al renunciar a la Iglesia Dreher ha renunciado a la Sede que “preside en la caridad”. No dudo que pueda haberse hecho ortodoxo por otras razones, pero creo que en su persona ejemplifica bien qué es huir para refugiarse en la propia comunidad: huir de la heterogeneidad católica al particularismo ortodoxo.

---

DIG: En realidad Dreher dejó la Iglesia Católica porque no pudo soportar el escándalo de los abusos sexuales por parte de sacerdotes católicos y su encubrimiento por parte de obispos católicos. No supo distinguir entre la Iglesia Católica y los pecados de sus miembros humanos.

---

Palas: puede que las raíces estén en Senior, pero es el desarrollo de la idea lo que yo creo que ha conducido a Dreher a la ortodoxia.

---

DIG: Como acabo de decir, Dreher llegó a una iglesia ortodoxa oriental por otras razones, que no guardan relación con la Opción Benito. De hecho Dreher sigue sintiendo veneración por el Papa Benedicto XVI.

---

“La Restauración etc” es un hermoso libro. Estuve dudando si traérmelo a las vacaciones para releerlo pero opté por el “Jesús” de Ratzinger.
24/08/19 2:12 AM
  
Rosa M. Pellerey
Interesante reflexión la de C. C. Pecknold, en su artículo "La opción dominicana" , del cual destaco:
"(...) Me parece mejor entonces hablar de la Opción Dominicana. Cuando veo a los frailes en sus hábitos blancos, rezando, dando conferencias o tocando la guitarra y el banjo en el subte, se me forma la imagen de una “sociedad de contraste”, que entra en relación con el mundo; un testimonio evangélico que es alegre, intelectualmente serio, expansivo y caritativo. (...) Domingo envió a sus frailes al mundo y les dijo que no tuvieran miedo: ellos debían estudiar, debían orar y debían predicar. Su Orden armonizaba la vida del contemplativo con la actividad del evangelizador, y esto implicaba un entrenamiento intelectual. (...)
Es esto lo que necesitamos hoy también: un patrón de formación intelectual y testimonio evangélico. No todo cristiano será dominico, por supuesto; pero todos tenemos algo que aprender del patrón de vida dominicano."
Texto completo del artículo en https://www.firstthings.com/web-exclusives/2014/10/the-dominican-option .

24/08/19 3:58 AM
  
Pepe Jacobo
Efectivamente Palas, senior apunto esta posibilidad. Su libro es mucho mejor que el de Dreher y durara mas sin duda. Es mas profundo, mas amplio y mas bello. Yo leo la opcion Benito como un complemento interesante de la restauracion de la cultura cristiana. Pero te puedes quedar solo con Senior y no mecesitas nada mas. Es para leer y releer.
24/08/19 12:42 PM

Los comentarios están cerrados para esta publicación.