Pedro Arrupe: A los 30 años de una dimisión que hizo historia

CLAROSCUROS DE UNA GRAN FIGURA DE LA COMPAÑÍA DE JESÚS EN EL SIGLO XX

Se cumplen en 2013 los 30 años de la renuncia definitiva como Prepósito de la Compañía de Jesús del español Pedro Arrupe, que fue precedida y acompañada por la polémica y que todavía tiene que ser valorada adecuadamente por los historiadores de la Iglesia y de la Compañía. Con ocasión del aniversario nos acercamos al que fue gran misionero en Asia y discutido dirigente de los Jesuítas

Nacido el 14 de noviembre de 1907 en Bilbao, en el seno de una familia acomodada, último de cinco hijos, su padre era arquitecto y su madre hija de un médico, ambos profundamente creyentes. Niño vivaz y estudiante extraordinario, como alumno de los Escolapios con once años entró en la Congregación Mariana, en cuya revista “Flores y Frutos” escribió en marzo 1923 un breve artículo sobre San Francisco Javier, Japón y las Misiones. No podía sospechar entonces el joven que quince años más tarde él mismo habría de seguir, como misionero, las huellas de Francisco en Japón.

Ese mismo año empezó los estudios de Medicina en Madrid; era un excelente estudiante. Amaba extraordinariamente la música, iba con frecuencia a la ópera y con su hermosa voz de barítono cantaría más tarde en ocasiones especiales, como misionero en Japón e incluso como Prepósito General. Un compañero de estudios le invitó a hacerse miembro de las Conferencias de San Vicente y a visitar familias pobres en los suburbios de Madrid, experiencia que después describió del modo siguiente: “Aquello, lo confieso, fue un mundo nuevo para mí. Me encontré con el dolor terrible de la miseria y el abandono. Viudas cargadas de hijos, que pedían pan sin que nadie pudiera dárselo; enfermos que mendigaban la caridad de una medicina sin que ningún samaritano se la otorgase…”

En julio de 1926, durante sus prácticas con los enfermos, viajó a Lourdes, donde fue testigo de tres curaciones extraordinarias: una religiosa paralítica pudo volver a caminar al paso de la custodia; una mujer con cáncer de estómago en estado terminal, curada en tres días; un joven con parálisis infantil que saltó de su silla de ruedas en el momento de la bendición eucarística. Sobre ellos escribió: “Sentí a Dios tan cerca en sus milagros, que me arrastró violentamente detrás de Sí.” Impresionado por las experiencias de Lourdes, maduró su decisión de hacerse jesuita.

El 25 de enero de 1927 Pedro Arrupe entró en el noviciado de la provincia jesuítica de Castilla, en Loyola, e hizo sus primeros votos en diciembre de 1928. Durante los Ejercicios Espirituales de ocho días en su primer año de juniorado despertó en él la llamada misionera, por lo que tras consultar a su director espiritual escribió una carta al General de la Orden, Wladimiro Ledóchowski, con la petición de ser enviado a Japón. Sin embargo, sólo recibió una lacónica respuesta, que no decía nada sobre el futuro. Un año después escribió una nueva carta y recibió la misma contestación. Quedó el joven jesuita profundamente decepcionado, pero más tarde, ya General, diría que él habría reaccionado de la misma manera a una carta semejante de un joven jesuita.

En 1931, Arrupe comenzó sus estudios de Filosofía en el Colegio Máximo de Oña, Burgos. En 1932 el anticlericalismo republicano llevó a la expulsión de la Compañía de Jesús de España y los jóvenes jesuitas debieron continuar sus estudios en el destierro, en Marneffe (Bélgica). De 1933 a 1936 Pedro Arrupe estudió Teología en el Colegio de Valkenburg, en Holanda, con los jesuitas alemanes. El 30 de julio de 1936, fue ordenado sacerdote con otros 40 compañeros jesuitas de su provincia, pero ningún familiar suyo pudo estar presente en la ordenación, pues en España acababa de estallar la Guerra Civil. En 1936, inesperadamente, su provincial le envió a Estados Unidos a especializarse en ética de la medicina. De 1937 a 1938 hizo en Cleveland (Ohio) su tercera probación, y, por fin, el 7 de junio de 1938 recibió la tan deseada carta del General que le destinaba a Japón. Antes de partir para Japón pasó algunos meses de trabajo pastoral en una prisión de alta seguridad en Nueva York, donde en poco tiempo se ganó el corazón de los presos.

El 30 de septiembre de 1938, en Seattle, comenzó la travesía hacia Japón. Al llegar, experimentó no pocas dificultades: lengua extranjera, costumbres japonesas, comida japonesa, pero el joven misionero no se echó atrás, sino que siguiendo la tradición de los más venerables misioneros de la Compañía, se sumergió en la cultura japonesa y así se ejercitó en el tiro del arco, en la ceremonia del té, en la meditación Zen y en el arte de escribir japonés. Su primer destino fue de párroco en la ciudad de Yamaguchi, en la región de Chugoku sobre la isla de Honshu.

Poco antes de la entrada de Japón en la Segunda Guerra Mundial, el 8 de noviembre de 1941, el P. Pedro, sospechoso de ser espía, fue encarcelado. Pasó semanas llenas de inseguridad y privaciones en una prisión militar hasta el 12 de enero de 1942: “Aprendí la ciencia del silencio, de la soledad, de la pobreza severa y austera, del diálogo interior con el huésped del alma -‘hospes animae’-, que nunca se me ha mostrado más ‘dulcis’”. Le conmovía profundamente que los feligreses de su parroquia en Nochebuena se arriesgasen a cantar un villancico de Navidad ante la celda de su cárcel.

En 1942, el P. Pedro fue nombrado maestro de novicios y pasó a Nagatsuka, cerca de Hiroshima. El 6 de agosto de 1945 fue testigo de la explosión de la bomba atómica en Hiroshima: un relámpago, como un fogonazo de magnesio, cortó el cielo. 80.000 personas murieron en el acto; más de 100.000 quedaron heridas. El noviciado, distante siete kilómetros del centro de la ciudad, fue seriamente dañado, pero ninguno de los 35 novicios resultó herido. El P. Pedro fue a la capilla y pidió luz al Señor en aquella terrible oscuridad. Decidió convertir el noviciado en un improvisado hospital, retomando los conocimientos de sus interrumpidos estudios de medicina, y en condiciones de lo más primitivo y sin anestesia, tuvo que hacer operaciones muy complejas y limpiar heridas gravísimas. De los 150 pacientes que atendió durante meses, sólo dos murieron.

El 22 de marzo de 1954, fue nombrado Viceprovincial de la Viceprovincia de Japón, que en 1958 fue erigida Provincia independiente y entonces fue su primer Provincial. Poco a poco el número de jesuitas creció en Japón, de 126 en el año 1954 a 426 en el año 1961. El P. Pedro desarrolló una impresionante actividad, para algunos demasiado acelerada, por lo que el gobierno general de la Orden en Roma en 1964 nombró Visitador al holandés Padre George Kester, quien debía elaborar un informe sobre la provincia de Japón. Como General recién elegido, el P. Pedro se convertirá en el destinatario del informe.

De hecho, el 22 de mayo de 1965 Pedro Arrupe había sido elegido 28º General de la Compañía de Jesús, después del belga Johann Baptist Janssens (1889-1964), que había dirigido la Compañía desde 1942. En una ajustada elección, entre los cuatro candidatos salió elegido en la tercera ronda, prevaleció sobre el italiano Pablo Dezza, anterior rector de la Pontificia Universidad Gregoriana, que era el candidato del “ala conservadora”. Comenzó así un generalato que ha pasado a la Historia por su carácter polémico.

Con él se iniciaron en la Compañía los cambios para afrontar los tiempos azarosos y renovadores en los que entraba la sociedad humana y, muy especialmente, la Iglesia después del Concilio Vaticano II, cambios que para muchos no estaban en consonancia ni con la primigenia espiritualidad ignaciana ni con la propia tradición de la Iglesia. Por las decisiones tomadas durante su generalato tuvo que sufrir incomprensiones y contradicciones de todas partes, incluso, a veces, de las más altas instancias de la Iglesia. De hecho, sus detractores llegaron a decir de él que “un vasco (san Ignacio de Loyola) había fundado los Jesuitas y otro los iba a destruir”. Pero, se opine como se opine, lo cierto es que el P. Arrupe marcó unos derroteros hoy ya imborrables para la Compañía de Jesús, que no dejaron de influir también en otros sectores de la Iglesia.

Las consecuencias no se dejaron esperar. En 1965, al concluir el Vaticano II, había treinta y seis mil jesuitas. En 1975 la lenta captación de nuevos miembros y las renuncias al ministerio habían reducido la cantidad a veintinueve mil. Seguiría disminuyendo durante el resto de la década, y también en la de los ochenta, aunque en países como India se acelerase el reclutamiento. A pesar de ello, los jesuitas seguían constituyendo una influencia de primer orden entre muchas comunidades religiosas, tanto masculinas como femeninas. Históricamente habían desempeñado un papel protagonista, y tampoco faltaba quien considerase que la dirección que habían tomado desde el Vaticano II era el camino del futuro. A fin de cuentas había sido confirmada y refrendada con entusiasmo por la trigésima segunda congregación general de la Compañía, celebrada en 1974.

Pablo VI siguió especialmente de cerca y con preocupación la evolución de los acontecimientos en la Compañía de Jesús, y ello por diversas razones: por la importancia que tenía en la vida de la Iglesia universal y, también, por la condición que le correspondía de Superior supremo de la Compañía, derivada del vínculo particular que, desde su fundación, ligaba la Orden al Romano Pontífice. Dos preocupaciones primordiales inspiraron la actuación de Pablo VI: La salvaguarda de la integridad de la Formula Instituti -su constitución orgánica- y la fidelidad de la Compañía a sus fines propios. En una carta dirigida al P. Arrupe el 15 de febrero 1975, el Papa escribió: “No se puede introducir novedad alguna con respecto al cuarto voto. Como supremo tutor y garante de la Formula Instituti y como Pastor universal de la Iglesia, no podemos permitir que sufra la menor quiebra este punto, que constituye uno de los fundamentos de la Compañía de Jesús”.

El 11 de diciembre de 1978, el P. Arrupe tuvo su primera audiencia con Juan Pablo II para jurar obediencia al nuevo Papa en representación de la orden. Diez meses más tarde, en la asamblea de presidentes de la Conferencia Jesuita (que se reunían una vez al año para acometer un análisis internacional de la Compañía), Juan Pablo II se dirigió al grupo por invitación del P. Arrupe. El mensaje fue categórico, y sorprendió a los oyentes. El Papa dijo que el escaso tiempo de que disponían le impedía enumerar todo lo positivo que estaba haciendo la Compañía. No obstante, Juan Pablo II fue al grano: “Deseo deciros que habéis sido motivo de preocupación para mis predecesores, y que lo sois para el Papa que os habla”. Por si no bastara con tan rotundo desafío, el Papa envió al Prepósito unas palabras críticas destinadas a ser leídas al gobierno central de la Compañía por Juan Pablo I, cuya muerte lo había impedido, añadiendo que él estaba de acuerdo con todo.

Cuenta George Weigel en su biografía de Juan Pablo II que, en junio de 1979, el P. Arrupe empezó a mantener conversaciones confidenciales con los cuatro asistentes generales de la Compañía, sus asesores más directos, sobre la posibilidad de jubilarse. Les dijo que había sido elegido ad vitalitatem, no ad vitam (mientras tuviera vitalidad, no vida), y que sentía menguar sus energías. Seis meses después, el 3 de enero de 1980, volvió a entrevistarse con el Papa para organizar otra reunión, a la que acudió con sus asistentes generales con objeto de que estos expusieran sus ideas sobre el porvenir de la Compañía y averiguaran cómo encajaban en las metas del pontificado. El Papa estuvo de acuerdo, pero no se puso fecha a la reunión.

El P. Arrupe siguió pensando en la dimisión. En febrero de 1980 comunicó a sus cuatro asistentes generales que ya no tenía dudas sobre su decisión de dimitir. Durante la primera semana de marzo pidió a los asistentes un voto consultivo sobre su dimisión, alegando la edad como motivo de peso suficiente, el que exigían las constituciones jesuíticas. Después de una semana de reflexión oficial, los asistentes confirmaron que el Prepósito contaba con motivos suficientes para la dimisión. Su veredicto fue comunicado al general por el primer asistente, un estadounidense, el P. Vincent O’Keefe. Siguiendo el procedimiento establecido, se consultó a los ochenta y cinco provinciales jesuitas repartidos por todo el mundo, y el sí obtuvo una mayoría abrumadora.

Según las constituciones de la Compañía, el P. Arrupe tenía la obligación de convocar una congregación general, órgano legislativo supremo de la Compañía y único cuerpo con poder para aceptar o rechazar su dimisión, así se lo explicó a Juan Pablo II el 18 de abril de 1980, en audiencia privada. El Papa manifestó su sorpresa por el hecho de que el proceso de dimisión hubiera llegado tan lejos, y preguntó al P. Arrupe qué papel desempeñaba el Pontífice en todo ello, suponiendo que desempeñara alguno. El religioso le explicó que las constituciones de la Compañía no le atribuían ninguno, aunque la práctica consistiera en consultar al Papa cada vez que se hacían planes para una congregación general. A continuación, el Papa preguntó al Prepósito qué pensaba hacer si él se mostraba contrario a la dimisión. El P. Arrupe contestó que el Papa era su superior, con lo que Juan Pablo II dio fin a la audiencia diciendo que reflexionaría sobre el problema y que le escribiría una carta.

Dos semanas después, el 1 de mayo, el Pontífice pidió por carta al P. Arrupe que no dimitiera ni convocara una congregación general, por el bien de la Compañía y el de la Iglesia. Añadió que a su regreso de África entablarían un diálogo para resolver el problema. Los asistentes generales del General interpretaron que por fin conseguirían su reunión con el Papa, pero se demostró que no era ésa la idea de Juan Pablo II. Dicha reunión tuvo que esperar hasta el 17 de enero de 1981 y, en esta ocasión, no dio frutos.

Entretanto, la prensa italiana seguía especulando sobre las malas relaciones entre el Vaticano y la Compañía de Jesús. Los dos hombres volvieron a reunirse el 13 de abril de 1981. Juan Pablo II dijo al General que estaba preocupado por lo que pudiera hacer una congregación general sin el P. Arrupe como superior, pues la trigésima tercera congregación general propuesta se habría reunido para aceptar la dimisión de Arrupe, elegir a su sucesor -las apuestas favorecían al padre O’Keefe o al padre Jean Yves Calvez, el asistente general francés- y seguir con el tema que escogiese. Dijo el Papa que Pablo VI había acogido con gran preocupación los resultados de la XXXII congregación general, celebrada en 1974, y no cabe duda de que Juan Pablo II temía que una nueva congregación general post-P. Arrupe dificultara todavía más la situación. El religioso negó que la XXXII congregación general hubiera desafiado al papa Pablo VI, y más tarde escribió una larga carta a Juan Pablo para defender sus conclusiones. Al cierre de la entrevista, Juan Pablo II garantizó al P. Arrupe que seguirían hablando, pero un mes más tarde se produjo el atentado contra el Papa.

El 7 de agosto de 1981, de regreso de un viaje a Filipinas, el P. Arrupe sufrió un derrame en el Aeropuerto Internacional Leonardo da Vinci de Roma, y lo llevaron al hospital Salvator Mundi. Se le diagnosticó bloqueo de la arteria carótida con efectos sobre el hemisferio izquierdo del cerebro y el lado derecho del cuerpo. Los médicos convocaron a O’Keefe y los demás asistentes y les comunicaron que en su opinión médica el P. Arrupe no debería volver a ocupar ningún puesto de responsabilidad. Dijeron que el General estaba en condiciones de recibir al cardenal Casaroli. Éste, de camino al hospital, pasó por el generalato jesuita para recoger al padre O’Keefe. Mientras se dirigían al centro, O’Keefe hizo lo posible por que Casaroli le diera permiso para convocar una congregación general, ya que la Compañía no podía ser gobernada indefinidamente por un general vicario. Casaroli eludió contestar. Cuando llegaron al hospital, hizo que O’Keefe leyera al P. Arrupe una carta personal del Papa, en la que Juan Pablo II lamentaba lo ocurrido, señalaba que ambos estaban convalecientes y le transmitía sus mejores deseos. A1 volver del hospital, O’Keefe siguió presionando a Casaroli, pidiéndole que escribiera al Papa y le comentara la necesidad de una congregación general.

Pero la decisión de Juan Pablo II no fue la que habían previsto el P. Arrupe o sus asistentes generales. El 6 de octubre el cardenal Casaroli llevó al enfermo Prepósito la carta en que se nombraba “delegado personal” del Papa al P. Dezza (a dos meses de cumplir ochenta años) para que dirigiera la Compañía hasta nuevo aviso, con el P. Giuseppe Pittau, antiguo rector de la Universidad Sophia de Tokio y provincial jesuita en Japón, como coadjutor o suplente. El gobierno regular de la Compañía de Jesús quedaba suspendido, y no se preveía la convocatoria inmediata de la trigésima tercera congregación general. Cuando durante la cuarta semana de octubre apareció la noticia en un periódico español y la prensa italiana se hizo eco, fue el mayor impacto relacionado con los jesuitas desde que en 1773 el papa Clemente XIV suprimiera la Compañía.

La intervención papal enfureció a quienes, satisfechos con la labor del P. Arrupe al frente de la Compañía, deseaban verla retomada por su sucesor. De todos modos, la afirmación de que todo nacía de un malentendido general sobre lo ocurrido en la trigésima segunda congregación general no resulta convincente. Los años posteriores al Concilio Vaticano II coincidían con una crisis en la vida de las órdenes religiosas, y si bien es posible que Juan Pablo II no considerara peores que otros a los jesuitas, sí creía que su influencia era tan grande que se imponía un período de reflexión. Dijo a los padres Dezza y Pittau que no habría intervenido de no haber tenido en muy alto concepto el carisma excepcional de la Compañía, y su capacidad de contribuir a una puesta en práctica real del Vaticano II.

Por fin, el 3 de septiembre de 1983, en la tan deseada XXXIII congregación general que, sin embargo, ahora tenía un aire completamente distinto al que se pensaba dos años atrás, el P. Arrupe presentó su renuncia al cargo ante todos los padres congregados y el padre Peter-Hans Kolvenbach fue elegido General de la Compañía. Su primer gesto fue abrazar al P. Arrupe mientras le decía: “Ya no le llamaré a usted Padre General, pero le seguiré llamando ‘padre’ “. Éste, después de casi diez años de dolorosa inactividad y de ofrenda física y psíquica por la Compañía, la Iglesia y la humanidad, el 5 de febrero de 1991 falleció en la casa generalicia de los jesuitas en Roma. A su funeral en la Iglesia del Gesù de Roma asistió una gran multitud.

27 comentarios

  
Luis Fernando
¿Alguien sabría decirme cuántos seminaristas, novicios o como se llame hay en la Compañía de Jesús en España actualmente?
22/04/13 10:59 AM
  
Joel
Parece ser que para toda Europa occidental este año tienen 23 novicios (han aumentado en 3). Si consideramos que de toda esta zona donde más tienen es en Italia, que probablemente se lleve la mitad, el resto queda para toda Europa occidental. Puedes imaginar que en España no deben tocar a más de 2 por provincia. Pero son todo aproximaciones
22/04/13 11:18 AM
  
Marina
En una página que tienen sobre las vocaciones jesuitas, en enero de este año tienen una foto de los novicios de primer año para toda España cuando van a empezar los ejercicios espirituales, y aparecen 4. Se puede ver en:
http://vocacionesjesuitas.blogspot.com.es/2013/01/mes-de-ejercicios-espirituales.html
22/04/13 11:24 AM
  
Josafat
Arrupe como jesuita debió ser intachable. Pero no tenía dotes de mando porque era un místico. Me da que quienes mas le aplaudían eran quienes mas le desobedecieron.

De todas formas creo que es positivo para la Iglesia una Compañia de Jesús mas débil. Era demasiado poder el que acumulaban y eso no era nada bueno.
22/04/13 12:17 PM
  
Jorge
Dios haya tenido misericordia del alma del Padre Arrupe
22/04/13 2:49 PM
  
Norberto
... Dijo el Papa que Pablo VI había acogido con gran preocupación los resultados de la XXXII congregación general, celebrada en 1974 ...

La entrada es sobre Arrupe, no sobre la Congregación Gral.,pero no queda claro si él fué, o no, negligente en algún aspecto. Tres papas, tan distintos, no van a inventarse un peligro, ¿qué paso, qué se aprobó, cómo se aplicó lo aprobado?.
22/04/13 3:30 PM
  
Jose
cuando por aca donde vivo dicen jesuitas inmediatamente los asociamos con teologia de la liberacion e izquierda
22/04/13 7:00 PM
  
Pedro Gimenez
Hace unos dias escribian un articulo en Libertad Digital, titulado : la Compañia de Jesus; una orden religiosa de ancianos. Creo que los datos aportados por el autor son demoledores para los jesuitas. Quizas sea consecuencia de lo que han sembrado decadas atras. ¿ se ha suprimido o ha desaparecido para siempre alguna orden religiosa en la historia de la Iglesia ? No lo se, pero quiza interese dejar que la biologia haga su trabajo y diezme la C. de J. hasta su desaparicion practica, para resurgir cuando Dios disponga con su Carisma Ignaciano original. Porsupuesto, esperemos que la moda de beatificar a todo kiske que participo en el Concilio VII no incluya al papa negro.
22/04/13 8:30 PM
  
Miguel
Estoy cada vez más seguro de que el ínclito director de aquesta página tuvo que estudiar con los jesuitas.

No se entiende de otra forma tanto odio acumulado contra la Compañía, si no es por culpa de múltiples collejas y castigos en la infancia.

Vamos digo yo.
23/04/13 1:15 PM
  
Eduardo Mantilla
Padre Alberto,

Muchas gracias por esa ayuda a refrescar la historia de la Iglesia y poner los hechos en contexto.

Me formé con los Jesuitas en mi colegio y universidad y gracias a ellos les debo un conocimiento profundo de la obra de San Ignacio y por eso les estoy agradecido.

Sin embargo "amor no quita conocimiento" y lastimosamente con el pasar de los años (70's y 80's) los jesuitas se fueron y se han ido apartando del Espíritu de San Ignacio, abandonaron los colegios y universidades, que supuestamente eran elitistas, para dedicarse más a la opción por los pobres y así mismo abandonando su gran espiritualidad.

Incursionaron en política y fueron los gestores de la Teología de la Liberación que tanto daño hizo y ha hecho a la Iglesia. En lugar de convertir y atraer fieles a la iglesia, asustaron y espantaron a los pocos que tenían.

Sus vocaciones se vieron menguadas brutalmente y se convirtieron en una asociación pía con más tintes de ONG que de comunidad religiosa. Qué paradoja que el Papa Francisco sea el que tenga que poner de presente esta situación.

De ser los grandes teólogos de la Iglesia fueron desplazados por otras comunidades como el Opus Dei y los Legionarios de Cristo. Comunidades que presentaban un mensaje más evángelico, más místico y más orgullos de su condición religiosa y espiritual.

Lastimosamente hoy la Compañía de Jesús está recogiendo de lo que sembró. Sus universidades (al menos en Latinoamerica) que algunas vez fueron faros de la gran intelectualidad, han sido superadas por Universidades Laicas con mayor prestigio, lo mismo con sus colegios y cada vez quedan rezagados al sostener un pensamiento post-moderno, liberal y poco espiritual.

Dios quiera que el Papa Francisco sea un signo de los tiempos para hacer recapacitar a la Compañía de Jesús y en lugar de seguir tanto a las Congregaciones Generales, sigan el pensamiento de su Fundador. Todo para que sea A Mayor Gloria de Dios.
23/04/13 5:14 PM
  
Gregory
Si un kiske que participo en el Vaticano II es una persona que practico las virtudes heróicas ¿vamos a negar hecho y el proceso de beatificación presisamente porque participo en el Vaticano II? vamos será por otras causas que tengan que ver con su desempeño en el ejercicio del gobierno o de su apostolado. Con el p. Arrupe ocurre eso precisamente no se niegan sus meritos pero como han dicho durante su generalato las desviaciones dentro de la Compañia fueron muy evidentes. Tengo entendido que él mismo vio esa situación con preocupación sin embargo considero que no debia imponerse a la misma. Por otro lado no creo que los jesuitas esten muy interesados en eso.
23/04/13 7:13 PM
  
Joaquín
Los herejes modernos son en gran parte o jesuitas (Karl Rahner, Teilhard de Chardin, Juan Luis Segundo, Tony de Mello, Roger Haight, John Sobrino, Jose Ignacio González Faus, etc.) o discípulos de los jesuitas (no olvidemos que de las facultades de teología jesuíticas como Comillas han salido muchos sacerdotes españoles)
23/04/13 7:42 PM
  
damaso
Pedro ha desaparecido mas de una por ejemplo los jesuatos su fundador fue San Juan colombino.
23/04/13 7:46 PM
  
Gregory
Disculpe pero no tengo conocimiento que Rahner sea considerado hereje, ciertamente tuvo mucho influencia quiza demasiada recordemos aquel comentario medio jocoso y medio en serio del entonces Pbro. Ratzinger "Rahner locuta causa finita" en sustitución del "Roma locuta causa finita"
24/04/13 6:55 AM
  
maríax
Ratzinger se apartó de Rahner.
24/04/13 1:24 PM
  
Esteban
"De ser los grandes teólogos de la Iglesia fueron desplazados por otras comunidades como el Opus Dei y los Legionarios de Cristo. Comunidades que presentaban un mensaje más evángelico, más místico y más orgullos de su condición religiosa y espiritual."

Pues ahora resulta que a la Iglesia solo la forman los ricos y los empresarios, y que el mensaje evangélico tiene un enfoque de liberalismo económico, de no ser así no se entiende que usted diga que son desplazados por el Opus y los Legionarios

"abandonaron los colegios y universidades, que supuestamente eran elitistas, para dedicarse más a la opción por los pobres y así mismo abandonando su gran espiritualidad."

Osea que antes del Vaticano II, la espiritualidad de los jesuítas era la "opción por los ricos"?
24/04/13 7:35 PM
  
Gregory
Sobre la expresión del entonces profesor Ratzinger sobre: "Rahner locuta causa finita" era una ironia suya usada precisamente ante quienes habian hecho del teologo jesuita una especie de doctor infalible y ultima voz de la teología hacia falta más critica. Recomiendo el libro de Gianni Valente: "El profesor Ratzinger"
24/04/13 8:03 PM
  
Eduardo Mantilla
Para Esteban,

Como me cita sin nombrarme y formula preguntas, debo tener la cortesía de responderle.

Le recomiendo que lea la Historia de la Compañía de Jesús de Jean Lacouture, una Biografía sencilla de San Ignacio (de las muchas que hay le recomiendo la Ignacio Tellechea de Idígoras-Ignacio de Loyola Solo y a Pie) y sino está muy cansado, le de una miradita a la obra de "Ejercicios Espirituales" de San Ignacio.

Lo anterior para que comprenda la verdadera espiritualidad de la Compañía de Jesús. Una vez la conozca se dará cuenta que fue lo que movió a un vasco de familia noble a fundar con unos compañeros de la Universidad de La Sorbona, la "Compañía de Jesús" y el carácter militante que tenía.

Esteban. El problema no es si se hace opción por los pobres u opción por los ricos; el quid es si se hace opción por el hombre y el evangelio. No se le olvide que Jesús al tiempo que estaba con los menesterosos, las prostitutas y los publicanos estuvo con Zaqueo, José de Arimatea, Ananías y otros discípulos "ricos" (en el lenguaje utilizado por usted). Eso es lo valioso del Evangelio que no excluye a nadie por clases económicas o sociales; porque la salvación fue dada para todos los creyentes, independientemente de su estirpe, rango o condición social.

25/04/13 6:19 PM
  
cesar alonso
Don Ricardo de la Cierva entre otros escribio un impresionante libro dedicado a la Compania de Jesus llamado "Infiltracion en la Iglesia", es un estudio muy interesante y completo. En Espana es ma facil adquirirlo en America costoso pero vale la pena.
26/04/13 3:15 AM
  
luisa
JAJAJAJAJAJA
Ay, señor Eduardo, no nos haga reír:
"De ser los grandes teólogos de la Iglesia fueron desplazados por otras comunidades como el Opus Dei y los Legionarios de Cristo. Comunidades que presentaban un mensaje más evángelico, más místico y más orgullos de su condición religiosa y espiritual."
Para empezar, mándenos la bibliografía de tan excelsos teólogos, y para acabar, siga haciendo el ridículo defendiendo a los impresentables e indefendibles...
27/04/13 2:42 PM
  
Gregory
La verdad es que los jesuitas han sido desplazados por encima de todo por el Opus Dei, es decir no han desaparecido es cierto de los ambitos dosentes ni siquiera de los episcopales pero ciertamente se percibe que o pocos son examinados con lupa y otros por el contrario parecen regodearse del hecho de ser contestarios cuando en una epoca no corta ni remota eran la brgada del asalto de la Iglesia y con mucha orgullo debo decir que no somos pocos los sentimos cariño por lo menos por cinco santos que sean jesuitas. Al Opus Dei lo estimo también somos Iglesia y estamos en el mismo rollo de Dios.
27/04/13 5:39 PM
  
Eduardo Mantilla
Luisa...Luisa...Luisa por qué me persigues y dices que hago el ridículo?, ¿Porque no pienso como tú?, Menuda la forma de practicar la caridad.

Te agradecería que escribieras con argumentos.

No tienes obligación de admirar a la Compañía de Jesús. Cada comunidad religiosa tiene sus cosas buenas y malas porque son humanos y conozco muchos sacerdotes, religiosos y religiosas que son muy buenos y otros muy malos. ¿No sé si eso hace que las Comunidades religiosas o las diocesis de las que forman parte sean "impresentables y e indefendibles"?

No quiero ofender tu inteligencia y agobiarte con mucha información. Pero como buena navegante de internet te quedará fácil buscar obras de los siguientes teólogos de la Compañía de Jesús:

-San Ignacio de Loyola
-San Francisco de Borja
-San Pedro Canisio (Doctor de la Iglesia)
-Mateo Ricci
-Francisco Suarez

No quiero hacerte la lista más larga, para no fatigarte.

Lastimosamente ha habido teólogos jesuitas, sobre todo en los últimos tiempos (como bien lo anota "Joaquin") que por un ánimos innovador y de avanzada han sostenido herejías y han sido sancionados por las autoridades eclesiásticas. Es triste y ojalá sean circunstancias coyunturales y no generalizadas; pues en últimas, la Iglesia es la que sufre.

Siguiendo tu raciocionio, sería descalificar a todos los Legionarios de Cristo, por los comportamientos del Padre Marcial Maciel, a los del Camino Neocatecumenal por las expresiones que utiliza Kiko Argüello, también cuestionadas por el Vaticano, y al Opus Dei por las críticas a San Jose María Escrivá.

Luisa te pido el favor que lances la primera piedra, sólo si estás libre de pecado.

La Iglesia, no obstante estar llena de pecadores, no deja de ser SANTA. Al fin al cabo como bien lo dice "Gregory" estamos en el mismo rollo de Dios.



28/04/13 2:46 AM
  
Luis
Excelente artículo, que explica de un muy buen modo sin tomar partido. Deseo lo mejor a los jesuitas y a todos los religiosos que ofrendan su vida por la Iglesia y sus fieles.
05/08/13 7:35 PM
  
Antonio Peralta
De este comentario

"De ser los grandes teólogos de la Iglesia fueron desplazados por otras comunidades como el Opus Dei y los Legionarios de Cristo. Comunidades que presentaban un mensaje más evángelico, más místico y más orgullos de su condición religiosa y espiritual."

No me imagino lo que pensarán los niños abusados por Maciel de esto.

12/08/13 6:30 PM
  
Xrisal
No saben lo q hablan aquellos q critican a la Compañía de Jesús, jesuitas, con más años q muchísimas Congregaciónes y más experiencia y mucha sabiduría. Super inteligentes, grandes teólogos y , sobre todo auténticos religiosos, entregados a Cristo con humildad y gran espíritu de servicio. Ya quisieran Congregaciones de pocos años parecerse siquiera un poquito a la Compañía de Jesús q surgió en loa años 1500.
08/10/13 11:03 PM
  
maria
Creo que al padre arrupe le debieran de hacer santo y no criticarle tanto, pues demostró humildad y obediencia al papa, a parte de eso en Japón lo que hizo fue ayudar a los necesitados
27/05/14 1:02 PM
  
Correo
Estimados autores: Después de leída esta reseña me queda la duda de por qué fue polémico el cese de Arrupe, así como los motivos de la preocupación que causaba la Compañía. Los que llegamos de nuevas nos quedamos in albis. El caso de la renuncia, podría resolverse por comparación.

Por otra parte, leo una larga lista de advertencias a los comentarios, algunas de las cuales resultan extrañas. Si por motivos legales, alguna tuvieran que hacer, es comprensible que se incluya. Pero el resto es siempre potestativo de los autores de las páginas. ¿Por qué extenderse en enumeraciones? Dan la impresión de tener un fin cohercitivo.
07/11/16 9:03 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.