7.12.18

El privilegio de la sencillez y los ronquidos de la Juana

Como párroco de mis tres pueblos he recibido del Señor la gracia de poder vivir la fe y ejercer mi sacerdocio en medio de la debilidad de este mundo.

Esta mañana me he sentido muy sacerdote, especialmente sacerdote. Misa en la residencia de ancianos de Buitrago en la que he administrado el sacramento de la unción de enfermos a cincuenta residentes. Emociona acercarte a cada uno de ellos, ungir su frente y ver cómo extienden las manos para ser ungidas a continuación. Sacerdote que se acerca al débil por los años y la pesadez de los achaques, sacerdote que conforta, anima, unge y con la unción regala el perdón de Dios y la fuerza que permite afrontar el deterioro y el final si así Dios lo quiere.

Leer más... »

6.12.18

Yo soy muy poco ecologista

Pero que muy poco. Y me van a permitir que les dé mis razones, posiblemente equivocadas, pero, desde luego, mías y muy mías.

Uno es de pueblo y vive en un pueblo. Nacido en una familia de agricultores y ganaderos, en permanente contacto con el campo desde niño y sabiendo muy bien que del cuidado del campo dependía no algo tan abstracto como la creación, sino el pan de cada día. Por eso se cuidaba la naturaleza con mimo. Pero es que además vivo en el campo. Y la gente de mis pueblos lo más que dice es eso de ecolo… qué? ¿Qué hay que cuidar la naturaleza? ¡Ah! Que no lo hemos hecho nosotros… que no sabemos, que los montes, las huertas, los prados y dehesas los cuidaban otros. Interesante. Dicen que más que ecologistas, hay mucho ecolo jeta.

Leer más... »

3.12.18

Los brazos cansados de bautizar ( y nosotros rodeados de cantamañanas)

Me ha impresionado. Hace un rato he celebrado en la misa de hoy la memoria de San Francisco Javier. Al comenzar la celebración, hoy con cinco personas en mi parroquia de Braojos, les he leído la pequeña nota biográfica que aparece en el libro de la sede. He de reconocer que me ha impactado el final: “murió en 1552, con los brazos cansados de bautizar”.

Hace algunos años un obispo, creo, en la selva, se mostraba orgulloso de que en años no había bautizado ni a un solo indio. Hoy cuántos tenemos felices en sus labores solidarias y asistenciales, pero sin un solo bautizo. La cosa del respeto, ya saben.

Leer más... »

1.12.18

Autocrítica

Hay datos incuestionables.  Por ejemplo, que el número de católicos y de católicos practicantes va en franca decaída. No me hace falta acudir a los datos estadísticos oficiales. Basta hablar con cualquier compañero para constatar que viene menos gente a misa, que los bautizos son pocos y las bodas escasísimas. Incluso en los pueblos lo vemos. El dato es el dato, y puede perfectamente extrapolarse a otras realidades, sin excluir la plaza de san Pedro.

Tras el dato, surgen las reflexiones. Evidentemente la sociedad secularizada, los medios de comunicación hostiles, campañas de desprestigio hacia la Iglesia. Seguimos por familias que no colaboran, por colegios cerrados, por profesores de religión más que dudosos. De acuerdo. Nada que objetar.

Leer más... »

30.11.18