InfoCatólica / Cor ad cor loquitur / Categoría: Religiosos

7.02.15

Indígenas víctimas de delincuentes espirituales

Quaterly Americas es una revista cuatrimestral que publica la Americas Society and Council of Americas, dedicada al análisis de la situación política, económica y de desarrollo social de orientación claramente izquierdista. 

La publicación suele prestar atención a la situación de las comunidades indígenas en el continente americano. En su último número lleva una información sobre el asesinato del líder de una tribu en Brasil a manos de los mafiosos que se dedican a esquilmar el Amazonas. Ivan Theramin fue encontrado el dos de diciembre gravemente herido tras sufrir una paliza que finalmente le produjo la muerte. Este incidente, como tantos otros, viene provocado por el hecho de que la tribu del fallecido vive en una zona que ha sido ilegalmente ocupada por esas mafias. Se puede leer -en inglés- la historia del “confilicto” en este enlace.

El problema es que en el texto de la noticia nos encontramos con este párrafo:

La Hermana Laura Manso, coordinadora de la oficina regional del Conselho Indigenista Missionário (Consejo Misionero para Pueblos Indígenas-CIMI), que defiende los pueblos indígenas en Brasil y que expresamente se abstiene de convertirlos al cristianismo, dijo que cada una de las 57 comunidades indígenas de la región está sufriendo invasiones de madereros, mineros y rancheros-y que el gobierno federal no hace nada para detenerlos.

Sí, lo han leído ustedes bien. Una religiosa franciscana coordinadora de una oficina misionera renuncia expresamente a la conversión a la fe cristiana de las comunidades indígenas que tiene a su cargo.

Pues bien, solo cabe calificar a la Hna. Laura Vicuña Pereria Manso -ese es su nombre completo- de auténtica delincuente espiritual. Los mafiosos agreden físicamente a los indígenas. Ella, y los que siguen sus instrucciones, les roban la salvación del alma, que es algo infinitamente más grave.

Leer más... »

26.12.14

Al P. Masiá cabe "agradecerle" que sea claro en su herejía

Llevamos camino de un año viendo como se intenta de nuevo -ya se hizo durante el papado de San Juan Pablo II- introducir en la Iglesia una herejía, consistente en proponer que se dé la comunión a quienes Cristo llama adúlteros. Herejía que afecta gravemente a tres sacramentos: matrimonio, eucaristía y confesión.

Aunque varios blogueros hemos escrito artículos sobre la cuestión, es Bruno Moreno quien le está dedicando más atención. Lo último ha sido un post sobre unas desafortunadísimas declaraciones del cardenal Martínez Sistach, arzobispo de Barcelona.

Sin embargo, algunos cardenales, obispos y teólogos que nos quieren vender como caballo alazán la burra coja de la comunión de adúlteros, intentan guardar las apariencias diciendo que no pretenden atentar contra la indisolubilidad del matrimonio. Es más, apelan, para vergüenza de ellos, a la misericordia de Dios, a la necesidad de acoger a todos en la Iglesia, como si la gracia divina, tal y como nos recuerda Mons. Demetrio Fernández en su última carta semanal, no fuera capaz de liberarnos del pecado. Dice el obispo de Córdoba:

Lo que el hombre no es capaz de conseguir por sus solas fuerzas, y ni siquiera con la ayuda de los demás, puede alcanzarlo con la gracia de Dios, que quiere hacer feliz al hombre, salvándole de su debilidad y de su pecado.

Hay otros que no se andan por las ramas cuando de lo que se trata es de pisotear las palabras de Cristo y la fe de la Iglesia. Es el caso del P. Juan Masiá, sacerdote jesuita, que acaba de escribir un artículo en El País pidiendo abiertamente que la Iglesia acepte el divorcio. No solo el civil, sino también el religioso. Es más, tiene el valor de pedir tal cosa en nombre de la “dignidad de los cónyuges”

Leer más... »

20.09.14

¿Quién les haría caso si no fueran religiosos?

El mundo del circo, con sus grandezas y sus miserias, a veces era un instrumento por el cual personas con “anomalías” físicas podían ganarse la vida. Es el caso de las conocidas como “mujeres barbudas", que padecían un desequilibrio hormonal que les provocaba un exceso de vello facial. En ocasiones se convertían en el mayor reclamo publicitario para atraer a la gente a las funciones.

En el no tan maravilloso mundo del circo de los medios de comunicación, es habitual ver aparecer a personajes de lo más peculiares, que se ganan una fama más fruto de sus características anómalas que de su talento personal. Ese fenómeno tiene su apartado “eclesial". En España hay dos monjas a las que se le conoce más por sus declaraciones inicuas ante cámaras y micrófonos que por su fidelidad a la Iglesia. Se trata de Sor Lucía Caram, dominica, y Sor Teresa Forcades, benedictina. Lo más patético del caso es que se supone que ambas pertenecen a comunidades religiosas contemplativas. Pero su actividad para-eclesial les ha convertido en “contempladas” por una sociedad que gusta de consumir material exótico.

A ellas quiere unirse ahora un monje trapense que, demostrando que tiene una vocación por la Trapa similar a la de Rasputín por la castidad sexual, se ha embarcado en la “nobilísima” tarea de dar un barniz espiritual a los promotores de la idolatría populista caribeña -con padrenuestro hugochavista incluído- en España. Es decir, la buena gente de Podemos. Se trata de José Antonio Vázquez, que a día de hoy todavía pertenece a la Orden Cisterciense de la Estrecha Observancia. A lo que se ve, va camino de convertirse en la Orden Cisterciense de la Ancha Manga.

Leer más... »

29.08.14

Algo hay que hacer con el patrimonio de las comunidades religiosas que desaparecen

Lo que acaba de ocurrir con el monasterio de las Jerónimas en Palma de Mallorca es solo uno de tantos ejemplos que indican que la Iglesia se encuentra ante un problema de magnitud considerable.

Son muchas, demasiadas, las congregaciones religiosas que están en claro proceso de desaparición. Incluso grandes órdenes, como la Compañía de Jesús, tienen que reestructurarse para poder adaptar su realidad organizativa a su realidad eclesial. No sé si Monseñor Rodríguez Carballo, arzobispo secretario de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, tenía esa realidad en mente al decir que en la Iglesia estamos casi en un invierno. En el caso de un sector importantísimo de la vida religiosa, no se trata de un invierno sino una glaciación intensa que, además, no tiene remedio. Lo tendría si se volviera al carisma de los fundadores, pero muchos prefieren ver morir sus congregaciones antes que hacer lo que en la mayor parte de su vida no han hecho. El propio Mons. Rodríguez Carballo sabe muy bien en qué se ha convertido su orden en España y cuál es el futuro que le espera de aquí a 20-30 años.

Leer más... »

19.08.14

Las monjas heterodoxas de EE.UU y las pérdidas de tiempo

Anda bastante movidito el mundo de la blogosfera católica de EE.UU (ejemplo) a cuenta de la reciente asamblea nacional de la LCWR (Leadership Conference of Women Religious), organización que agrupa a la mayoría de las religiosas de ese país, con la particularidad de que su edad media supera los 75 años y llevan mucho tiempo pasando por una sequía vocacional irremediable. Existe otra organización de religiosas, la CMSWR (Council of Major Superiors of Women Religious), minoritaria pero creciente. Su edad media es varias décadas inferior a las mayoritarias y sus noviciados gozan de muy buena salud. No hace falta que les expliqué dónde está el futuro de la vida religiosa en ese país. Vean ustedes ambas webs y saquen sus propias conclusiones.

El caso es que las religiosas de la LCWR no tuvieron mejor idea para este año que invitar como ponente principal a Elisabeth Johnson, una teóloga que ha sido reconvenida por los obispos de EE.UU a causa de sus errores doctrinales. La teóloga replicó a las tesis de los prelados y estos le dejaron bien clarito que su teología es heterodoxa. A Mons. Sartain, delegado apostólico del Papa para supervisar la organización, le informaron cuando ya habían hecho la elección. Ello les valió una reprimenda histórica por parte del cardenal Müller, Prefecto a la Congregación para la Doctrina de la Fe. Como cabía esperar, no aceptaron de buen grado dicho rapapolvo vaticano.

Leer más... »