Consejo a mis hermanos católicos: no os dejéis llevar por la rumorología

Supongo que es inevitable. La dimisión del Papa abre la caja de los truenos de la rumorología. La inmensa mayoría de los medios de comunicación le están buscando los tres pies al gato de las razones que ha dado el Santo Padre para presentar su renuncia. Unos directamente niegan que el Papa haya dicho la verdad. Otros apuntan a que no ha dicho todo. Y los de más allá bucean en los últimos años de este papado buscando claves que nos ayuden a entender por qué un anciano de 85 años nos cuenta que su vigor físico ha disminuido tanto que, en conciencia, no se siente capacitado para desarrollar el ministerio al que Dios le ha llamado. Me gustaría saber cuántas personas en el mundo serían capaces de desarrollar a esa edad una tarea tan agotadora.

Habrá quien diga que han habido papas más ancianos. Cierto. León XIII, sin ir más lejos, falleció a los 93 años de edad. Pero es que hasta hace bien poco, los papas se pasaban todo su pontificado en Roma, sin apenas salir fuera del Vaticano. Pablo VI ya hizo viajes al extranjero y no hace falta que explique lo que hizo el Beato Juan Pablo II. Benedicto XVI, sin llegar a viajar tanto como su antecesor, se ha pateado medio mundo, con la particularidad de que era bastante más anciano que el papa polaco. En otras palabras, las exigencias “físicas” para un Papa del siglo XXI son bastante más elevadas que para uno del siglo XIX. ¿Significa eso que a partir de ahora todos los papas van a retirarse cuando se vean muy mayores y cansados? Pues solo Dios sabe. Cada uno tendrá que hacer lo mismo que ha hecho Benedicto. Es decir, examinar su conciencia delante de Dios y tomar la decisión que crean mejor para la Iglesia.

También entramos en la vorágine de las quinielas para el próximo cónclave. Las listas de papables que dan algunos medios es tan extensa que parece que puede ser Papa hasta el prefecto de los barrenderos de la Plaza de San Pedro. Dar listas amplias tiene sus “ventajas". Siempre hay más posibilidades de que salga elegido uno de los que aparecen en la “lista propia". Y así luego se puede sacar pecho apuntándose un acierto. Yo voy a hacer una apuesta que dudo que pueda fallar. El próximo Papa saldrá de los entre 117 cardenales electores que participarán en el cónclave. Si alguien me pide que haga público un pronóstico sobre quién quiero y/o quién creo que va a salir, mi respuesta será negativa. No entro en ese juego. Me basta y me sobra con saber que el elegido será el Vicario de Cristo, Sucesor de San Pedro.

No esperen ustedes muchos análisis periodísticos en los que no aparezca la idea de que hay una lucha por el poder dentro de la Iglesia. El mundo, en el sentido bíblico del término, no entiende que el papado es sobre todo un ministerio de servicio espiritual y eclesial. Ciertamente el factor humano está presente en el seno de la Iglesia. A lo largo de la historia hemos contemplado a papas que más parecían reyes mundanos que verdaderos obispos. Aun así, Dios no permitió jamás que esos papas tocaran una tilde del depósito de la fe. Si el papado ha sobrevivido hasta nuestros días a pesar de todo eso, es señal inequívoca de que fue instituido por Cristo. Las puertas del Hades no han prevalecido. Y no prevalecerán. Hoy los papas, a pesar de que el Vaticano sigue siendo un estado independiente -lo que garantiza no depender de ningún otro estado-, son aquello para lo que se constituyó el ministerio petrino. Son auténticos líderes espirituales que cumplen el mandato que Jesucristo dio a Pedro: confirmar en la fe a sus hermanos y pastorear el rebaño del Señor.

En la tranquilidad de que la Iglesia está en las manos de Aquél que la fundó, pasemos estos días confiados en que Dios sabrá proveer a su rebaño de un buen pastor, conforme a su corazón. No es el Espíritu Santo quien elige directamente al Papa. Pero sí que puede ayudar a los cardenales a elegir al más adecuado. Ese debe ser el objeto de nuestras oraciones. Pidamos al Señor que ilumine a los príncipes de la Iglesia para que opten por el mejor candidato para ser la cabeza del colegio apostólico, para sentarse en la Cátedra de San Pedro. Lo demás, estimados hermanos, es vanidad de vanidades.

Luis Fernando Pérez Bustamante

36 comentarios

  
Josafat
De acuerdo con todo.

Con 85 años es normal que algo cuesta arriba se te ponga ser Jefe de Estado, Obispo de Roma, Gobernador administrativo de la Iglesia y referente espiritual para millones de personas.

Eso sin olvidar que fue elegido con 78 años, cuando los Obispos han de presentar automáticamente su renuncia a los 75 años.

Ahora bien, se ha echado de menos cierta lealtad hacia al Papa por parte de la Curia y del aparato administrativo de El Vaticano. Allá ellos con su conciencia.

---

LF:
Yo no he visto falta de lealtad alguna. Pero cada cual que piense lo que quiera.
12/02/13 11:55 AM
  
Juan
Tampoco faltan los que dicen que el Papa debe ser Africano o Americano, que ya es hora, bla,bla,bla.....creo que mucha gente piensa que la eleccion de un papa es como organizar un mundial o una olimpiadas, que se debe rotar entre los continentes, no es la FIFA ni el comite el COI quienes eligen al Papa, gracias a Dios.

Saludos
12/02/13 11:56 AM
  
M. A. Labeo
Editado:
Gracias por avisar. Da gusto tener lectores tan informados. No pongo su comentario porque ya di paso a otro igual.
12/02/13 12:10 PM
  
pumuki
Comparto el texto de Luis Fernando pero eso no quita que suene raro y nos deje descolocados lo de que un Papa renuncie. Quizá alla que acostumbrarse a ello pero desde luego no es lo normal.
Las obligaciones de un papa actual no son, sin duda, las de hace unas decadas pero un cargo vitalicio es lo que tiene y para eso estaban los colaboradores y demás cargos de gobierno. El Papado no es sólo labor a pie de calle sinó una figura de referencia y paternidad.
Que no puede viajar, pues nos quedamos sin viajes. Que no hay JMJ pues que no la haya. Esa también podía haber sido una opción respetable.
El lo ha sopesado y ha decidido, pues bien estará. O no, que también puede equivocarse, oye.
12/02/13 12:18 PM
  
Daniel
Según la constitución apostólica "Universi Dominici Gregis", el número de electores está claro: «33. El derecho de elegir al Romano Pontífice corresponde únicamente a los Cardenales de la Santa Iglesia Romana, con excepción de aquellos que, antes del día de la muerte del Sumo Pontífice o del día en el cual la Sede Apostólica quede vacante, hayan cumplido 80 años de edad...».

Según esta norma, por tanto, la fecha de celebración de un cónclave nunca es referencia para determinar los derechos de voto de los cardenales.

Y, en este caso (en el que no es el fallecimiento del sumo pontífice el "dies a quo"), no tendrán voto solo los cardenales que hayan cumplido 80 años antes del día en que «la Sede Apostólica quede vacante», y, como también se sabe en este caso cuándo ocurrirá esto (28 de febrero, 20:00 horas), si algún cardenal cumple 80 años después de esa fecha (card. Kasper y card. Poletto), según la citada norma, conservan sus derechos electorales.

---


LF:
Vale, pues quito ese tema del post. Gracias por recordarlo.
12/02/13 12:21 PM
  
Periodista
Editado:
Oído cocina. Yo lo vi por la tele.
12/02/13 12:34 PM
  
rojobilbao
No estoy de acuerdo con esta parte (y sí mucho con otras):
"En otras palabras, las exigencias “físicas” para un Papa del siglo XXI son bastante más elevadas que para uno del siglo XIX."

Cuando el mundo está mejor conectado y las imágenes nos llegan incluso al teléfono es cuando pretendemos que sea el Papa más viajero. Pues yo creo que ahora el Papa debe serlo menos y dedicar más tiempo a la curia. Independientemente de algún posible viaje papal (en función de edad y salud) quien quiera ver al Papa siempre puede acudir a Roma. Quiero un papa sabio y en su puesto. Que sea viajero resulta secundario.
12/02/13 12:35 PM
  
Juan Mariner
La rumorología es inevitable porque en el Vaticano se maneja mucho poder, pero debemos salir de ella para bien de la Iglesia. En efecto, sólo 80 años ya son una carga de edad que es difícil de llevar con un agotador trabajo que le puede esperar a un Pontífice. La decisión de Benedicto XVI debe respetarse y debemos agradecerle todo el esfuerzo realizado.
12/02/13 12:49 PM
  
Juan35
Yo creo que los medios mundanos son bastante "comprensivos" con esta renuncia, al igual que no comprendían cómo JPII continuaba hasta el último segundo de su vida en la cruz de su dolor y de sus incapacidades físicas en el Ministerio de Pedro.
No nos pidas, querido hermano en Cristo, que veamos como perfectamente normal algo que sólo ha ocurrido 4 veces en la Historia y en circunstancias muy diferentes. Realmente es absolutamente excepcional.
Lo de que ahora el Papa viaja mucho y tiene mucho trajín es una razón mundana. Otros Papas tuvieron guerras y persecuciones y JPII viajó en un estado físico que al mundo le parecía deplorable y a mi, como cristiano, me parecía sumamente evangelizador. Cuántas veces fue atacado JPII por no renunciar? Las mismas que todos los católicos de a pie veiamos que las razones del mundo no son las razones de Dios.
Me niego a pensar que lo normal para el mundo es lo normal para la Iglesia.
De 265 vicarios de Cristo desde el apóstol San Pedro sólo 4 han renunciado y sólo uno, Benedicto XVI, ha alegado cansancio físico y espiritual "ya no tengo fuerzas para ejercer adecuadamente el ministerio petrino."
" es necesario también el vigor tanto del cuerpo como del espíritu, vigor que, en los últimos meses, ha disminuido en mí" O sea el vigor de espíritu también ha disminuido, el mismo Papa lo dice y ese es el detalle perturbador.
"Me gustaría saber cuántas personas en el mundo serían capaces de desarrollar a esa edad una tarea tan agotadora"
Volvemos a mirar la excepcionalidad histórica desde el punto de vista mundano.
El Papa no ha mentido.Pero no debemos quedarnos con "la falta de fuerzas" solamente.
En el discurso de renuncia hay cosas más importantes:
"este ministerio, por su naturaleza espiritual, debe ser llevado a cabo no únicamente con obras y palabras, sino también y en no menor grado sufriendo y rezando."
Entonces, si en no menor grado el ministerio se ha de llevar a cabo sufriendo y rezando como cuadra la renuncia por falta de fuerzas físicas unicamente?.
Qué inmensísima noche oscura esta pasando el Santo Padre para que no le queden fuerzas espirituales, que son al fin y al cabo las necesarias para ejercer el ministerio de Pedro.
El ministerio de JPII en sus últimos meses se llevó a cabo en el "sufrir" y en el "rezar" más que las obras y las palabras.Es decir se llevó a cabo con el espíritu más que con el cuerpo. Pero lo que el mundo no entendía los católicos sí. Y cuánto bien nos hizo JPII evangelizandonos con su sufrimiento corporal y su juventud espiritual.
El ministerio petrino no es sólo un ministerio humano que se ejerce con obras y palabras.El ministerio se ejerce, el mismo papa lo dice: "sufriendo y rezando".
Estamos dando la razón cuando vemos la normalidad de esa "falta de fuerzas" del Papa a los que alegaban que Juan Pablo II debía renunciar.
Dios sabrá por qué el Santo Padre ha creido que lo mejor para la Iglesia es renunciar pues no me cabe duda de que el Papa ha hecho en conciencia lo que cree que es mejor para la Iglesia, pero vamos que muy normal no es.
Sin duda es un misterio la excepcionalidad de la decisión que cada cual deberá meditar en conciencia y en oración.Y es un misterio no por la falta de fuerzas físicas alegadas por el Santo padre sino por la falta de fuerzas espirituales para seguir ejerciendo el ministerio.
Porque nos estamos quedando en la "falta de fuerzas físicas", que son evidentes, pero hemos de meditar en esa falta de fuerzas "espirituales".
No ha dicho el Papa :"Renuncio: Mi cuerpo no puede más. El Papa ha dicho: "Renuncio:Mi cuerpo y mi espíritu no pueden más".
"El que tenga oidos, que oiga". Mateo 13, 1-9
12/02/13 1:36 PM
  
Miguel Angel Clariana
Con lo que ha supuesto el "Vatileaks", no ver falta de lealtad en UNA PARTE de la curia vaticana es no querer enterarse de lo que pasó. Pues es una opción, sí.


---

LF:
No veo yo que un mayordomo sea parte de la curia, pero no pienso admitir un debate sobre esa cuestión.
12/02/13 1:52 PM
  
Misael
Luis Fernando,

Totalmente de acuerdo, como siempre.
Tan bien está que Juan Pablo II "aguante" como que Benedicto XVI se retire: es una cuestión de conciencia del Papa, eso y sólo eso.

Creo que se dice "buscar los CINCO pies al gato", porque el tramposo quiere hacer ver que la cola es pata.

Saludos
12/02/13 1:54 PM
  
Fray Nelson
Tengo un problema con Infocatólica últimamente: cuando pienso escribir algo ya otro autor--en este caso tú--escribe lo que yo pienso, y mejor. :-)

--

LF:
Eso es que te leemos el pensamiento antes de que escribas, je je.
12/02/13 1:54 PM
  
Antonio MR
Es cierto que las puertas del Infierno no prevaleceran, es cierto que siempre habra un Papa legitimo y una Iglesia legitima que este bajo la autoridad de Cristo, pero tambien es cierto que llegara el dia en que la desolacion de la abominacion se sentara en el lugar santo, como dicen las Sagradas Escrituras, llegara el dia en el que pueblo santo de Dios tendra que huir de la Gran Ramera asentada sobre la ciudad de la siete colinas, y llegara el dia en que Roma se convierta en la sede del Anticristo.

¿Quiere decir esto que ese dia esta cercano? Eso no lo sabemos, solo Dios lo sabe, pero debemos estar siempre alerta y no autoengañarnos, el peligro esta presente.

----


LF:
Eso de que Roma será la sede del anticristo no lo tengo yo muy claro. Los protestanes llevan diciendo que lo es desde hace siglos. Pero no vamos a discutir sobre el tema.
12/02/13 2:02 PM
  
José Ignacio
Me ha pasado lo mismo que a Fray Nelson (Aunque yo no había pensado escribir nada)
¡Excelente artículo!
Gracias.
12/02/13 2:10 PM
  
Julio
De acuerdo con Juan35. La duda que me plantea es la falta de fuerzas espirituales. ¿Que batalla tan grande ha debido ser la que ha podido agotar de esa forma el espíritu del Papa? ¿Frente a que o quien?

Las especulaciones son normales ante un hecho no normal y a mí no me gusta y me preocupa su retirada., y no me gusta y me preocupa porqué es un gran Papa y ha sido una bendición para la Iglesia.

En cuanto a la elección del nuevo Santo Padre esto no es operación triunfo o gran hermano, así que confiemos pero sin dejar de estar alerta.


---

LF:
No son fuerzas espirituales sino anímicas. Que no es lo mismo.
12/02/13 2:36 PM
  
Eduardo Jariod
Sin duda, no hay que dar pábulo a rumores sobre la decisión tomada por el todavía Santo Padre. Él mismo explica las causas en el anuncio de aquella. Para mí son perfectamente creíbles; en primer lugar, porque las dice él; y en segundo lugar, como todo en su pontificado, porque son de una sensatez y de una verdad que, en su sencillez, desarma toda resistencia a su asunción.

Hubo grandeza moral en Juan Pablo II al resistir hasta el final en su puesto a pesar de tantas penalidades físicas. Literalmente le vimos agonizar durante sus últimos años. Era hasta desagradable verlo morir en público, inmolarse de esa forma a la vista de todos. Como debió ser muy desagradable contemplar la Pasión del Señor en toda su crudeza. Este ejemplo de entrega, en consonancia perfecta con la de todo su pontificado, nos evangelizó a todos, incluso a no creyentes y católicos alejados de la Iglesia.

Pero no hay menor grandeza en la decisión de Benedicto XVI. Es verdad que su estado físico parece ser muy delicado, pero no es comparable con el terrible desgaste que sufrió su antecesor. No se trata solo (que también) de dos personalidades muy distintas: se trata de que desde el modo de ser de cada uno, ambos se plantearon cuál era el mejor modo de servir a la Iglesia.

Juan Pablo II era un fenómeno de la naturaleza; su fortaleza física era casi tanta como la moral y la de su fe. De ahí que su presencia carismática era considerada por todos y por él como un bien en sí mismo que debía ser preservada. Y fue fiel a esta convicción, dando con ello, en efecto, el mejor servicio.

Benedicto XVI es otro tipo de hombre, pero no menos fuerte y riguroso que Juan Pablo II. Él nunca ha poseído esa certeza de sí como el de alguien atractivo, especialmente carismático, que arrastre o seduzca a los demás con su brillantez. Él se sabía potente en otro plano: en el discurso intelectual, en el debate de la ideas, en la penetración del mensaje teológico de las Sagradas Escrituras y de los autores de la Tradición. Juan Pablo II también poseía esta capacidad, pero, sinceramente lo digo, no en grado tan sobresaliente como el alemán. Cuando convencido de que ya no podía estar a la altura de su rigor, el de una vida intelectual fructífera que pudiera iluminar al rebaño del que era el pastor supremo, entendió que su presencia no solo ya no era valiosa, sino que podía ser hasta un obstáculo. De ahí que reconozca en las palabras de su renuncia que su vigor espiritual también había disminuido notablemente.

Hay mucha grandeza, mucha humildad y mucha sabiduría el reconocer públicamente que ya no podía ser el Benedicto, el Ratzinger potente, lúcido, el extraordinario teólogo. Por supuesto, la dimensión física cuenta también, siendo que por su mayor fragilidad constitucional y su timidez caracterial, posea menor capacidad de sufrimiento que el titán que le precedió. La vida de un Papa hoy es de una especial exigencia. Y los últimos Papas han sido ejemplares ante ella, de un rigor espartano, sin duda propio de la santidad. Hay, en efecto, que estar en plenitud para llevar este ministerio con la dignidad que reclama. Una vez más Benedicto con su marcha deja un mensaje claro que no lo estaba tanto hasta que no ha tomado esta sorprendente decisión: hemos de servir hasta cuando sintamos que podamos hacerlo con eficiencia. El ejemplo de entrega absoluta de Juan Pablo II era evidente; el de Benedicto, menos obvio sin duda, no es menos ejemplar: estemos mientras podamos estar a la altura que el puesto de pastor exige. Juan Pablo, resistiendo hasta más allá de lo razonable, fue pleno y potente; Benedicto, renunciando, también.

Ambos finales son el mejor servicio a la Iglesia. Se abre una puerta no mundana a la libertad de los futuros papas para reflexionar con madurez sobre el modo que han de afrontar su tarea.

Personalmente, quizá por mis propias vulnerabilidades afectivas, pues he tenido experiencias repetidas, inesperadas y traumáticas de orfandad, preciso la presencia tangible de aquellas personas que son referentes en mi vida. Me hubiera gustado una mayor presencia de Benedicto XVI en este sentido. Pero él ha optado, sin duda, por la mejor decisión. Su fortaleza está en otro lugar.

[Perdona la extensión, Luis Fernando, pero necesitaba expresarme].
12/02/13 2:50 PM
  
B-52
"vorágine de las quinielas para el próximo cónclave"

Eso es lo peor de todo. Aguantar en mi trabajo a la cadena SER de fondo escuchando memez tras memez de "entendidos en vaticanología" hasta el punto de comentar la desfachatez de una futura pugna entre el Opus Dei y los Illuminaties para colocar a "su Papa".

Otra quiniela igual de ridícula es soportar los comentarios incluso de católicos acerca del fin del mundo basándose en las supuestas profecías de San Malaquías y su lista de Papas (profecía absolutamente falsa porque nadie se la puede atribuir a él, léase a San Bernardo acerca de San Malaquías y lo comprenderá).

Ojalá tengamos Papa pronto y se acaben las quinielas...y, hombre, si se puede elegir...que sea español.
12/02/13 3:12 PM
  
Chimo Vice
Es curioso observar que a más analfabetismo religioso y teológico en los medios de comunicación generalistas, más empeño en ser experto vaticanólogo. Cuánto ignorante hablando sobre nuestros prelados cuando se desconoce lo fundamental, el caracter sobrenatural tanto de la Iglesia como del ministerio pretino.

En cambio, los medios de comunicación con profesionales especializados en información religiosa, es decir, los serios, los de inspiración católica, son los que menos están hablando del asunto
12/02/13 3:39 PM
  
perenolasc
Este consejo que nos da Luis Fernando lo tendríamos que memorizar y recordar todos los días a partir de hoy hasta que, Dios mediante, tengamos nuevo Papa...y quizás un par de meses más.
¡Muchas gracias por tan aportuno y acertado artículo!
12/02/13 3:39 PM
  
Victoria de Maria
Antonio MR,estoy contigo.
12/02/13 3:44 PM
  
Pedro (Brasil)
Um artigo bastante esclarecedor. Gostaria de ressaltar a observação de que "las exigencias “físicas” para un Papa del siglo XXI son bastante más elevadas que para uno del siglo XIX". Isso vale para a vida profissional da maioria das pessoas hoje em dia. Nos últimos anos ouvimos promessas de que a tecnologia tornaria a vida das pessoas mais fácil e o trabalho mais leve, mas o que vemos é o contrário, o trabalho se torna cada vez mais árduo, exigente, exaustivo e opressivo. Creio a que a maior parte das pessoas pode observar isso em seu próprio dia-a-dia, lutando com cargas imensas de trabalho que nem permitem pensar em outros assuntos, e com congestionamentos de trânsito diuturnos, para ver que hoje o trabalho consome quase toda a vida de cada cidadão.
12/02/13 3:56 PM
  
Fernando Sánchez
Editado:
He hecho una consulta pertinente sobre ese asunto. Si me responde, escribiré sobre el tema. Si no, paso.
12/02/13 4:21 PM
  
Santiago
Respondiendo a Juan35: hay cuatro papas que han renunciado en la historia, pero no es verdad como dices que sólo uno, Benedicto XVI, lo haya hecho por falta de fuerzas. También por falta de fuerzas renunció en 1294 San Celestino V, al menos eso dicen en alguna página web donde citan su renuncia, donde diría algo así como: "Nos, Celestino, Papa V, movido por razones legítimas, esto es, en aras de la humildad, de una vida mejor y una conciencia sin mancha, por la debilidad de mi cuerpo y la búsqueda del saber, por la maldad de la gente, y mi fragilidad personal, para recuperar la tranquilidad y consuelos de mi vida pasada, libre y voluntariamente renuncio al pontificado, cuyo cargo, dignidad, ocupación y honores expresamente renuncio, y nos damos plena y libre facultad al colegio de cardenalespara elegir canónicamente un pastor de la Iglesia Universal." (citado en inglés en http://www.saint-mike.org/library/papal_library/celestinev/biography.html o en http://books.google.es/books?id=7b0jAQAAIAAJ&q=%22weakness+of+body%22#search_anchor )

O sea, que de las cuatro renuncias papales, dos serían por cansancio, y quizá también las dos sean de un papa canonizado santo. El 50%, vaya :-)

Gracias Luis Fernando por tu sugerencia: evitemos caer en la tentación de los rumores. Son eso, una tentación.
12/02/13 5:27 PM
  
Catholicus
Muy acertado todo lo de la rumorología. Algunos no saben que desde las mismas familias patricias en tiempos de los romanos, los idem son los expertos en hacer circular por Roma todo tipo de bulos, calumnias e injurias.. y eso pues sigue parecido hoy en día.

Por qué Dios eligió esa ciudad para poner la Sede sólo él lo sabe, aunque cabe pensar que otra hubiese sido peor.

No ya tan de acuerdo en esas razones del "siglo XXI" y sus diferencias con otros siglos etc. Ya la noche de la Pasión de hace XX siglos fue un trasiego de bolsas de dinero, compra de aplausos y vítores, traiciones y demás en la oscuridad. En fín, que no veo necesario ocultar lo evidente viendo lo que hemos visto en tan sólo este año pasado.

Muy bien LF la fe confiada y sin fisuras. Yo digo lo mismo que dije cuando se hablaba de Martini, que si le nombraban, el mismo Espíritu lo "convertía" ipso facto. No me iba a inmutar.

Pues Dios no elige a los capacitados, sino que capacita a los elegidos. La memoria del primer Pedro siempre presente.

Non Praevalebunt !
12/02/13 5:33 PM
  
Luis Fernando
Fin a los comentarios en este post. Lo que había que decir, dicho está.
12/02/13 5:40 PM
  
Luis Fernando
Por petición de algunos lectores habituales, reabro los comentarios. Pero con una condición. No más de dos líneas por comentario. No publicaré ninguno más largo.
12/02/13 10:29 PM
  
Juan 35
Editado:
Lo de la extensión de los comentarios no lo puse por el tuyo. Es que intento ser coherente con el titular del post. Si pido calma, no puede ser que admita jaleo.

Respecto a las normas, existen unas comunes para todo el portal. Pero luego cada bloguero actúa como cree conveniente en sus propio blog. Así funcionan las cosas en la blogosfera.
12/02/13 11:06 PM
  
sergio
Por supuesto que las razones son válidas y muy razonables. Pero después de siglos y siglos de Papas más ancianos, enfermos (en siglos pasados donde la medicina no tenía anda que ver con la actual) e incluso que sufrieron atentados (Juan Pablo II)esperemos que esto tampoco se torne en costumbre.

---

LF:
No se retira por enfermedad. Y Papas más ancianos que él, contados con los dedos de una mano.
13/02/13 12:13 AM
  
sergio
Sí, pero ten en cuenta que una persona de 60-70 años de hace siglos, e incluso de principios del Siglo XX es como una persona de 90 años en la actualidad porque la esperanza de vida era mucho menor, la medicina no era la de hoy en día y la mortandad era mucho más alta.

Aunque yo comprendo su decisión, si nos quejamos por la jubilación a los 67 imagínate a su edad. Yo me refiero simplemente a la estadística.

---

LF:
Un Papa de hace siglos no trabajaba ni la cuarta parte que un Papa de ahora.
13/02/13 12:24 AM
  
alma
Es la primera vez en toda mi vida; que me siento realmente testigo de un hecho sin precedentes.Para mi solo hay una palabra que pueda definir todo lo que ocurra a partir de ahora : sorprendente! y yo sorprendido.
13/02/13 12:40 AM
  
Gregory
Es inevitable que algunos por intenciones mezquinas busquen las cinco patas al gato, ahora lo que si es evitable es que no caigamos nosotros. Los que hemos conocido paso a paso el paso de Benedicto XVI por el solio de Pedro podemos dar fe de su labor.
13/02/13 12:55 AM
  
aiya_meldor
Hay otro factor a tener en cuenta, pienso yo, y es que la medicina a avanzado mucho. Quizá el miedo a prolongar su vida de manera no tan lúcida, que merme su capacidad de gobernar la Iglesia haya sido una causa importante en esta decisión. Pensemos que hasta el s XX cuando alguien se ponía enfermo de gravedad, moría al poco, ahora hay muchos medios para prolongar la vida o retrasar la hora de la muerte. No creo que esta sea una situación adecuada para el gobierno de la Iglesia. Pero que sea la Voluntad de Dios.
13/02/13 8:52 AM
  
Pedro F. Barbadillo
Recomiendo la columna de José García Domínguez: Beedicto XVI no es un hombre de nuestro tiempo.

http://www.libertaddigital.com/opinion/jose-garcia-dominguez/no-es-un-hombre-de-nuestro-tiempo-67398/

Y qué pena me da ver a algunos católicos coincidir con el Imperio Progre en difundir la maldad de que la renuncia del Papa se debe a causas siniestras y a conspiraciones.
13/02/13 9:28 AM
  
hidaspes
Que así sea, hermanos, que Dios nos guíe por siempre, y que el Espíritu Santo ayude a quienes asumen la responsabilidad de elegir al sucesor de San Pedro.

En efecto, se va a disparar la rumorología, y lo que no es rumorología, sino la ofensa y al ataque gratuito a la Iglesia. Ayer mismo, en la Sexta, el colmo del cinismo: un periodista que, cuando la recta final dolorosa de S. S. Juan Pablo II, lanzaba improperios contra nosotros por la presunta "inhumanidad" de tener en activo a un anciano enfermo, sin embargo ayer criticaba duramente al Papa Benedicto por "no seguir el ejemplo de sacrificio de Juan PabloII". O sea, si sigue malo, si no sigue malo también. La cuestión es atacarnos, sin importar el cinismo evidente que deriva de decir una cosa ahora y la justamente contraria hace ocho años.
13/02/13 9:51 AM
  
Alfredo toma ya!
Editado:
Lo siento pero no admito más polémica sobre este tema.
13/02/13 9:46 PM
  
Conchi
El Santo Padre,tiene un marcapasos y acaba de ser visitado por su cardiologo.se lo han puesto a punto,no hace mucho,en estos días.Si les parece que puede estar tan 'pipi"y para bailar con la más fea...Buenas noches.
15/02/13 11:47 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminacin o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislacin espaola, as como aqullos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinin de InfoCatlica, sino la de los comentaristas. InfoCatlica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.