¿Darwin tenía razón? –3

5. Desafíos al darwinismo desde la teoría de la información

Los cuerpos animales están repletos de órganos que requieren una coordinación muy ajustada de partes complejas para poder cumplir sus funciones. ¿Cómo tales órganos pueden haberse formado mediante una enorme cantidad de variaciones aleatorias pequeñísimas, cada una de ellas favorable para la especie? Por ejemplo, ¿para qué sirve el 5% de un ojo? Richard Dawkins respondió que puede servir para tener un 5% de visión. Pero es una falacia suponer que el 5% de un ojo implica un 5% de visión normal.

La teoría darwinista implica una enorme sucesión de hechos improbabilísimos. Lo menos que se puede decir es que el cálculo de probabilidades arroja muy serias dudas sobre esa teoría. En 1967, un encuentro en Filadelfia entre biólogos darwinistas y matemáticos dio lugar a una agria confrontación acerca de la plausibilidad de la evolución darwinista. Matemáticos como Ulam y Schützenberger concluyeron que el tiempo disponible desde el origen de la vida no era ni remotamente suficiente para que la evolución darwinista pudiera haber tenido lugar. La respuesta de los darwinistas fue dogmática: dado que la evolución darwinista de hecho ocurrió, las dificultades matemáticas se resolverán de un modo u otro.

Consideremos el número que el matemático William Dembski denomina “límite de probabilidad universal”. El valor que Dembski dio originalmente a ese límite es de 1 en 10 exp 150. Ese número es el inverso del producto de las siguientes cantidades aproximadas:

• 10 exp 80, el número de partículas elementales en el universo observable.
• 10 exp 45, la máxima tasa por segundo a la cual pueden ocurrir las transiciones en los estados físicos (es decir, el inverso del tiempo de Planck).
• 10 exp 25, mil millones de veces más que la edad estimada típica del universo en segundos.

10 exp 150 = 10 exp 80 × 10 exp 45 × 10 exp 25. Este valor representa un límite superior del número total de eventos físicos posibles de la historia cósmica, es decir de los eventos que podrían haber ocurrido desde el Big Bang.

El descubrimiento más comprometedor para las teorías materialistas o naturalistas de la evolución (como el darwinismo) es que los sistemas biológicos contienen información. La información biológica está contenida fundamentalmente en las moléculas de ADN (Ácido Desoxirribo-Nucleico). El ADN almacena las instrucciones para ensamblar proteínas, que constituyen el principal componente de las células. Esta información está representada bajo la forma de un código de cuatro caracteres: A, G, C y T, que corresponden respectivamente a la adenina, la guanina, la citosina y la timina, cuatro sustancias llamadas “bases”. El genoma de un virus puede estar compuesto, por ejemplo, por unas 20.000 bases. La cantidad total de permutaciones posibles de 20.000 bases es 4 exp 20.000, que equivale aproximadamente a 10 exp 12.041. Por su parte, el genoma humano está compuesto por unos 3.000.000.000 de bases, por lo cual la cantidad total de permutaciones posibles es 4 exp 3.000.000.000 = 10 exp 1.806.180.000 (aproximadamente). Más allá de estos dos ejemplos, las cantidades totales de permutaciones posibles de las bases del genoma de cualquier especie son números inconcebiblemente inmensos.

Comparando esos números con el “límite de probabilidad universal” podemos intuir fácilmente que la probabilidad de que esta información biológica (tan genial como la información contenida en una obra maestra literaria) sea únicamente producto del azar (por medio de mutaciones genéticas aleatorias) es tan abismalmente baja que debe ser despreciada. Es importante tener en cuenta que tanto en el caso de la información literaria como en el caso de la información genética, la cantidad de permutaciones “inútiles” supera enormemente a la cantidad de permutaciones “útiles”; y también que, en general, las distintas permutaciones “útiles” forman algo así como “islas” separadas por grandes océanos dentro de los respectivos espacios probabilísticos. A partir de aquí se puede inferir que afirmar que el azar es la única causa positiva del origen del genoma, a la manera neodarwinista, requiere una credulidad casi ilimitada. La reflexión acerca de estos datos de la ciencia contemporánea fue la razón fundamental que impulsó al filósofo británico Antony Flew (1923-2010), uno de los principales defensores del ateísmo, a cambiar de idea y anunciar que creía en la existencia de Dios, el Creador del mundo, de la vida y de la información genética contenida en los seres vivientes.

El mismo Dembski ha propuesto un criterio de detección del diseño inteligente basado en lo que él llama “información compleja y especificada” o “complejidad especificada”. La complejidad especificada está presente en un sistema o configuración si éste cumple las siguientes dos condiciones: a) es complejo, es decir: tiene una probabilidad de ocurrencia suficientemente baja, menor que el “límite de probabilidad universal”; b) es especificado, es decir: puede ser descrito por medio de un patrón especificado de forma independiente del sistema o configuración considerado.

Los siguientes ejemplos de Dembski ilustran este concepto: “Una sola letra del alfabeto es especificada sin ser compleja. Una frase larga de letras aleatorias es compleja sin ser especificada. Un soneto de Shakespeare es a la vez complejo y especificado.”

Según la experiencia humana universal, todos los sistemas con información compleja y especificada tienen causas inteligentes (no hay “falsos positivos”). En cambio el mismo criterio puede dar “falsos negativos”: algunos sistemas diseñados por agentes inteligentes no exhiben complejidad especificada; por ejemplo, porque un agente inteligente puede simular la acción de una causa no inteligente.

El criterio de la “complejidad especificada” fue planteado por Dembski en 1998 en una monografía titulada “La inferencia de diseño”. Dembski constata que diversas ramas de la ciencia (por ejemplo, la medicina forense, la arqueología, la criptografía, la inteligencia artificial, la búsqueda de inteligencia extraterrestre, etc.) son capaces de detectar un diseño inteligente. La teoría de la complejidad especificada justifica esos esfuerzos científicos sobre una base más general.

Dembski demuestra que los mecanismos naturales de la ley física (la necesidad) sólo pueden conservar o perder información, pero no producirla; y también muestra que el azar puede producir información compleja y no especificada o información simple y especificada, pero no información compleja y especificada. Por último, demuestra que la necesidad y el azar, trabajando juntos, tampoco pueden generar información compleja y especificada. A través de este proceso de eliminación, Dembski concluye que la complejidad especificada sólo puede ser debida a la inteligencia y es por lo tanto un indicador confiable de diseño. Dado que la complejidad especificada es una propiedad observable en los seres vivos (por ejemplo en el ADN), se infiere que los seres vivos no pueden haber surgido por medio de una evolución “no guiada”, sino que son el resultado de un diseño inteligente. (Continuará).

Daniel Iglesias Grèzes

8ª Feria Internacional de Promoción de la Lectura y el Libro
San José de Mayo, 22/10/2013.

El autor ha publicado el libro “Soy amado, luego existo. Reflexiones sobre el darwinismo, el diseño inteligente y la fe cristiana” (disponible aquí).


InfoCatólica necesita vuestra ayuda.


Para suscribirse a la revista virtual gratuita de teología católica “Fe y Razón”
Por favor complete y envíe este simple formulario. Se enviará automáticamente un mensaje a su email pidiendo la confirmación de la suscripción. Luego ingrese a su email y confirme la suscripción, presionando el enlace correspondiente.

8 comentarios

  
Renzo
Daniel

Los sistemas autoorganizados existen con independencia de que a ti y a Dembski os parezcan imposibles o altísimamente improbables.

---

DIG: Veo que eres partidario de la teoría de Kaufmann, otro crítico del darwinismo ortodoxo. Entonces deberías coincidir en mi crítica del neodarwinismo.

En cuanto a la "auto-organización", supone un diseño inteligente previo. Si yo excavo en la ladera de un monte formando con los pozos la palabra "auto-organización" y luego dejo derramo mucha agua desde un lugar situado algo más arriba de esos pozos, muchas moléculas de agua caerán en los pozos formando "espontáneamente" la palabra "auto-organización". Pero sin mí (el agente inteligente que ideó y llevó a cabo el experimento) no habría auto-organización alguna.

La teoría de la "auto-organización" me recuerda el cuento del barón de la Castaña, que decía haberse escapado de un pantano en el que se estaba hundiendo, jalando de su propio cabello hacia arriba.

---


La complejidad es un concepto intelectual y altamente subjetivo, no natural.

---

DIG: No. Es un concepto rigurosamente matemático.

---

A la Naturaleza le trae sin cuidado el límite de probabilidad universal,

---

DIG: La naturaleza obedece a leyes expresables en forma matemática. Hasta el azar tiene sus leyes matemáticas (de ahí toda la ciencia de la estadística).

---

sobre todo porque no parte cada vez de cero, como sería en el caso de usar el planteamiento probabilístico que se hace, sino que "aprovecha" todo lo que "funciona" de cada "experimento" y sigue desde ahí (nota el uso de las comillas).

Falacia, Daniel, es hablar como haces de visión normal.¿Normal para qué y para quién?. Un 5% de tú visión sería muy poco para ti, seguro, pero podría ser una mejora impagable para otras formas de vida. De nuevo os puede la subjetividad, el antropocentrismo y la soberbia.

Saludos.

---

DIG: Esto ya ha sido discutido aquí otras veces. Si consideramos todas las especies animales, hay muchos tipos de ojos, pero resulta que no están ordenados en una secuencia evolutiva. Por eso un gran darwinista como Ernest Mayr sostuvo que el ojo había evolucionado en forma independiente (y aleatoria, no lo olvidemos) más de 40 veces, algo altísimamente improbable (me quedo muy corto: no encuentro palabras para expresar lo improbable que es). Ya una sola vez es demasiado, una especie de milagro sin Dios. Pero 40 veces...

El problema es que, siendo la evolución darwinista ciega, no puede seleccionar para uso futuro un componente que de momento es inútil, pero ya le servirá más adelante, cuando logre combinarse del modo exacto requerido con otros n componentes inútiles igualmente retenidos previsoramente para uso futuro. La selección natural darwinista no puede prever nada, porque el darwinismo niega la finalidad inmanente. Luego no puede hacer ese acopio de componentes para uso futuro. ¿Para qué serviría el estómago sin el resto del aparato digestivo? La selección natural destruiría a los portadores del sistema incompleto, no-funcional.
25/10/13 12:31 PM
  
Eloy
Es cierto que el nº total de combinaciones de bases de ADN es inmenso, pero también es pequeño comparado con el nº total de combinaciones de átomos.

Los cristales son estructuras ordenadas que surgen espontáneamente en la naturaleza en determinadas circunstancias. Cualquier pequeño cristal (aunque no sea visible) contiene muchos más átomos que bases el ADN humano (en una billonesima de g. de sal hay más átomos).

No hace falta siquiera calcular el nº de posibles combinaciones de posiciones que pueden adoptar los átomos de sal para darse cuenta que la formación de cristales de sal sería un proceso altamente improbable (mucho más improbable que con los ejemplos del ADN).

La explicación física es que al variar un parámetro (temperatura, campo magnético, ...) se puede producir una brusca ordenación de un sistema (transición de fase). Otro ejemplo es cuando un liquido solidifica al bajar la temperatura.

Según el argumento utilizado en el artículo, este sería un sistema complejo y especificado. Pero no requiere un diseño inteligente. ¿por qué? Porque existe un mecanismo espontaneo que crea el orden de forma natural (la minimización de energía del sistema).

En los sistemas biológicos ocurre lo mismo. Es cierto que los procesos biológicos son mucho más complejos y se desarrollan a lo largo de más tiempo que la formación de cristales y por eso puede parecer menos evidente el proceso de evolución natural.

En conclusión el mero hecho de ser sistemas complejos y especificados no implica la existencia de un diseño inteligente.

---

DIG: Un cristal no es un sistema con información compleja y especificada. La estructura de un cristal se puede describir con una simple fórmula. Tu argumento equivale a decir que un libro de un millón de páginas cuyo único contenido es la palabra "cristal" repetida n veces tiene más información que "Don Quijote de La Mancha". Pero eso no es así: todo el contenido de ese libro queda encerrado en esta expresión: "la palabra "cristal" repetida 500.000.000 de veces". Esto es muy poca información, para un libro.

---

A no ser que queramos explicar todos los fenómenos de ordenación espontanea como diseño inteligente (es decir, mediante la existencia de Dios) en lugar de mediante leyes físicas.

Notese que no asumo que la explicación de la naturaleza mediante leyes implique la no existencia de una divinidad. Es decir, no excluyo a Dios del mundo, simplemente no lo utilizo para explicar fenómenos que creo pueden ser explicados satisfactoriamente mediante leyes naturales.

---

DIG: Dios es la Causa Primera de todo lo que existe, tanto de los sistemas con complejidad especificada como de los sistemas sin complejidad especificada. Él ha diseñado inteligentemente todos esos sistemas y todo el universo. Lo que ocurre es que para nosotros es más fácil detectar el diseño inteligente en los sistemas con complejidad especificada que en los otros. Esto no quiere decir que Dios sustituya las causas segundas, produciendo esos sistemas de un modo milagroso.
25/10/13 1:21 PM
  
Franco
Daniel, muy interesante, pero... ¿No los estas publicando demasiado rapido?

---

DIG: Muchas gracias.

A los sufridos maragatos (o sea, habitantes de San José) que asistieron a mi conferencia del martes pasado les zampé los cuatro posts en menos de una hora. Ustedes tuvieron cuatro días para digerirlos, así que no se quejen (ja, ja).
25/10/13 1:52 PM
  
ESTEBAN SALMERÓN
¡Enhorabuena, Sr. Iglesias, y muchas gracias por compartir con nosotros sus excelentes artículos! Con frecuencia llego a la conclusión de que es necesario tener más "fe" (en el sentido de "creer en lo que no se ve") para no creer en Dios que para creer en Él. Nuestra Fe Católica es razonada y razonable, y explica mejor y más sensatamente las cosas que cualquier otra posición intelectual. Además, sus fundamentos están claramente grabados en el fondo del corazón del hombre. Basta con buscar la Verdad con Amor, para que La Verdad aparezca en nuestro interior con toda su grandeza. Cabeza y Corazón caminan inseparablemente unidos en esta búsqueda como en todas las empresas grandes de la vida.¡Muchas gracias otra vez!
26/10/13 12:02 PM
  
Ricardo de Argentina
Daniel, permitime un excursus que me parece oportuno.
De tu frase:
"La respuesta de los darwinistas fue dogmática: dado que la evolución darwinista de hecho ocurrió, las dificultades matemáticas se resolverán de un modo u otro."

Y de otras de los artículos anteriores y de los comentarios, yo deduzco sin dificultad que el darwinismo radical, naturalista (DN)es un fraude a designio, útil al poder político de Occidente, y por lo tanto impuesto a sangrte y fuego.
Asimismo, varios comentarios insisten en que cuesta más creer en el DN que en el creacionismo, y eso es una gran verdad.
De todo lo cual deduzco que:

ES EL PODER POLÍTICO EL QUE DECIDE LO QUE LAS MASAS CREEN.

Constantino, Vladimiro, los príncipes alemanes y Enrique VII, la Masonería desde la Francesada, Lenin , Hitler, Mussolini y Franco entre tantos otros, son ejemplos elocuentes.
Es por eso que la Iglesia insiste tanto en la acción política, pues dependiendo de lo que creen (entre otras cosas), las almas pueden salvarse o no.
El poder político imperante en Occidente no solamente ha impuesto el DN (cosa que se ve clarísima) sino también y principalmente otras creencias que alejan a millones de almas de Cristo (cosa que a veces no se ve tan claro pero que es absolutamente real).

Perdón por el excursus.





26/10/13 1:00 PM
  
Renzo
Veo con desilusión que vuelves a censurar los mensajes más en función de quién es su autor que por que su contenido sea poco correcto en las formas.
Así, parece que llamar barbaridades a algunas afirmaciones que aquí se están haciendo por parte de quienes no aceptan, no sólo al darwinismo, sino a la teoría de la evolución en general ( ya sé que no es tu caso ).
Pues espero que me disculpes, pero afirmar como haces que la autoorganización supone un diseño inteligente previo, es decir una barbaridad, o no tener demasiada idea de qué es y como se rige la autoorganización. Tu ejemplo de los pozos y el agua, no tiene nada, pero absolutamente nada que ver con la autoorganización y además es de los peores con los que me he encontrado, lo siento pero no puedo ser más políticamente correcto.

Saludos.

---

DIG: Eliminé un mensaje tuyo no porque fuera tuyo (he publicado muchos comentarios tuyos) sino porque estaba lleno de insultos, expresiones despectivas y descalificaciones globales. Este otro mensaje, aunque mucho más comedido, va un poco en la misma línea. Por ejemplo, decir que "afirmar... que la autoorganización supone un diseño inteligente previo es decir una barbaridad" sin aportar ningún argumento para esa descalificación no hace avanzar el debate ni un ápice, sino que más bien lo enturbia.
26/10/13 8:02 PM
  
Alf_3
Con el solo estudio probabilístico del Límite De Probabilidad Universal, que tiene 'holgura' de 10 a la 7, que son cien mil millones de veces; es para no aceptar la casualidad. De ahí que ateos piensan que la Creación es inteligente.
Por otro lado, la intervención de Eloy. Primero, el Cloruro de Sodio, la sal común, es molécula, no átomo. Esta molécula sigue las leyes de la naturaleza, impresas por Dios en la materia. En ciertas condiciones siempre cristaliza. Cambiando las condiciones, podría o no cristalizar, pero siempre será igual. Sigue leyes termodinámicas invariables. La humanidad ha ido 'descubriendo' poco a poco, esas leyes y cada vez vamos conociendo más de estas y otras leyes que 'existen' en el universo. Tales leyes 'existen', las conozcamos, o no; existamos nosotros, o no. Ahí están esas leyes. No las podemos cambiar, aunque sí, irlas descubriendo y utilizando.
Tardo en leer y entender estos artículos científicos, pero llego a la conclusión de que son irrefutables.
Gracias Daniel.
26/10/13 10:43 PM
  
Juan Carlos
La autoorganización no hace sino remitirnos de nuevo a la direccionalidad, la cooperatividad y la funcionalidad, es decir, a las dimensiones finalistas presentes en la naturaleza, y que requieren una explicación.
28/10/13 1:38 AM

Los comentarios están cerrados para esta publicación.